EL SODALICIO BLINDANDO A MONS. EGUREN

reunion_de_sodalites

Reunión de sodálites con Mons. Eguren en el centro, y un poco más a la izquierda, Alessandro Moroni y Fernando Vidal

«¿Existe algún tipo de posición institucional respecto del Sodalicio a esta denuncia [de Mons. Eguren contra Pedro Salinas y Paola Ugaz]?» —preguntó el congresista Alberto de Belaúnde a Alessandro Moroni, Superior General del Sodalicio, y Fernando Vidal, Vicario General de la institución, en una sesión efectuada el 20 de noviembre de 2018.

«No, ninguna. Nosotros ni hemos alentado ni estamos detrás. La denuncia es un acto personal de Mons Eguren, que entendemos que es su derecho de hacerlo pero que ni lo apoyamos ni lo hemos alentado ni nada» —respondió Moroni.

Recientemente ha llegado a mis manos una copia de una constancia a favor de Mons. Eguren, emitida el 4 de diciembre de 2018 por Fernando Vidal en su calidad de Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana, que contradice abiertamente las declaraciones de Moroni en el Congreso. En este documento se asegura que no hay ninguna mención, acusación o referencia a Mons. Eguren en ninguno de los informes emitidos por las dos comisiones que convocó el Sodalicio para investigar los casos de abusos.

constancia_de_fernando_vidal_a_favor_de_mons_eguren

La forma en que este documento pretende blindar a Eguren no puede ser más burda y grosera, por las razones que voy a exponer.

Janet Odar, secretaria de la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación, me escribió el 15 de abril de 2016: «el informe general será hecho público sin identificar a persona alguna». A la única persona a la que se identifica en ese informe con nombre y apellido es a Luis Fernando Figari, por razones obvias.

Respecto a los informes personales, es probable que en ninguno de 32 informes que fueron remitidos al Sodalicio haya alguna mención a Eguren. Pero lo que no se menciona es que esos informes personales les fueron remitidos al Sodalicio sólo porque las personas a que se refieren lo autorizaron, no porque fueran los únicos casos en que la comisión identificó víctimas, como parece dar a entender el informe posterior de los expertos internacionales.

De buena fuente sé que los casos tratados por esta primera comisión fueron más de cien, y las personas con las que habría hablado la comisión serían muchas más que las sesenta que menciona la segunda comisión. El número de víctimas que no autorizaron el envío de sus informes personales al Sodalicio superaría ampliamente el de las que sí lo autorizaron. Vidal no puede asegurar legítimamente que no se menciona a Eguren en la totalidad de los informes personales.

Por otra parte, los informes personales eran confiados al Sodalicio para «la implementación de las recomendaciones formuladas», según Janet Odar. Utilizarlos para otros fines —en este caso para favorecer los intereses de Mons. Eguren— está fuera de todo comportamiento ético. Tengo entendido que no hay autorización para revelar públicamente información, sea cual sea, sobre la base de lo que dicen o lo que no dicen estos informes.

Respecto a los dos informes de los expertos internacionales, existen dudas fundadas de que los que publicó el Sodalicio sean los mismos informes que los expertos le entregaron en sus manos al Superior General del Sodalicio. Los informes no fueron publicados ni presentados por los expertos mismos, sino por el Sodalicio, la parte investigada. Es decir, no fueron publicados por una instancia independiente.

Además, su brevedad y estilo fragmentario, así como la omisión de algunos nombres, hacen pensar que el Sodalicio se habría reservado el derecho de edición, de modo que los textos que fueron liberados a la opinión pública habrían sido editados, abreviados y acomodados. De hecho, se anonimizan los nombres de cuatro acusados como perpetradores, lo cual no puede provenir de investigadores que cumplan su tarea profesionalmente. Asimismo, los informes no cumplen a cabalidad con los estándares para este tipo de investigaciones y presentan varias inconsistencias.

Considerando que sólo se menciona a cinco acusados de perpetradores por su nombre (Figari, Doig, Levaggi, Daniels y Murguía) y no se menciona los nombres de quienes estuvieron al tanto de los abusos cometidos en la institución y decidieron callar y no hacer nada para favorecer a la institución, la no mención de Eguren en estos informes carece de todo valor.

El 8 de enero le pedí explicaciones por e-mail sobre esta constancia a Alessandro Moroni y a Fernando Vidal. A día de hoy no he recibido ninguna respuesta.

Y eso sólo confirma lo que siempre se ha verificado en la institución: que cuando se afirma que una iniciativa es decisión personal de un sodálite, en realidad la institución está encubriendo su responsabilidad y lavándose las manos. Como Pilatos.

(Columna publicada en Altavoz el 14 de enero de 2019)

________________________________________

La primera comisión trabajó con transparencia, manteniendo a la vez el sigilo y la reserva donde las circunstancias lo requerían, respetando la voluntad y los derechos de las personas que acudieron a ella. A cada uno de los que rindieron su testimonio ante esta comisión se le envió un informe personal, que podía ser remitido al Sodalicio solamente si la persona lo autorizaba. Además, el informe general fue publicado por los comisionados, sin que nadie del Sodalicio estuviera autorizado a quitar ni una tilde del texto final. En fin, fue un trabajo hecho con transparencia absoluta, donde los comisionados rehusaron recibir ninguna remuneración a fin de garantizar la objetividad de sus conclusiones.

No sabemos cuáles fueron las condiciones pactadas entre el Sodalicio y los expertos internacionales que conformaron la segunda comisión, pues los contratos no se han hecho públicos. No sabemos si el Sodalicio tenía derecho a influir en los informes que iban a ser dados a conocer a la opinión pública. Suponemos que las autoridades sodálites metieron mano en los informes debido a las inconsistencias que presentan y que yo ya he señalado en mi artículo INCONSISTENCIAS Y FALSEDADES EN LOS INFORMES DEL SODALICIO. Asimismo, mayoritariamente era el mismo Sodalicio el que proveía a los expertos de insumos en lo referente a información, lo cual puede haber falseado algunas de las conclusiones.

En mi caso, la primera comisión me reconoció como víctima. La segunda, a pesar de que mi testimonio es uno de los más sólidos, desestimó la verosimilitud de mi relato, tal como me escribió Alessandro Moroni en un e-mail del 31 de enero de 2017:

«…en el testimonio que nos hiciste llegar relataste un episodio que también has descrito por medios de alcance público y que, según los informes que nos hizo llegar la Comisión, también les relataste a ellos. Eso fue encomendado entonces al investigador profesional asignado para estos casos, y en su informe indica que no encontró evidencias para afirmar la verosimilitud de este caso.

Según refirió el Sr. Elliott, en la entrevista que tuvo contigo no fue relatado ningún episodio específico, sino más bien una serie de opiniones sobre tu experiencia en general, y también sobre las cosas que consideras que están o han estado mal en el SCV y deben cambiar. El Sr. Elliott presentó su evaluación a los demás miembros del comité de reparaciones, en el cual él mismo participa. La conclusión unánime fue que, según los criterios establecidos en un comienzo, no correspondía una reparación en el marco de este programa de asistencia».

Por supuesto, nunca se me explicó cuáles fueron esos criterios, a pesar de que solicité esa información, así como anteriormente nunca recibí ninguna respuesta de Ian Elliott cuando le solicité en más de una ocasión que me aclarara por qué yo había sido excluido del programa de reparaciones.

El 22 de diciembre de 2018 le escribí a Moroni, solicitándole aclaraciones sobre cómo se había manejado mi caso, pues no tenía la certeza de que la denuncia que había llegado a sus manos el 27 de octubre de 2015 se la hubiera pasado a ninguno de los expertos internacionales, no obstante que Ian Elliott me aseguro el 28 de octubre en Frankfurt que conocía mi historia y no tenía por qué entrar en los detalles. Como es de esperar, no he recibido ninguna respuesta hasta el día de hoy.

Esa denuncia —que es la misma que fue enviada posteriormente a la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación, a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (Roma) y a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada (Ciudad del Vaticano)— es importante, porque en ella doy testimonio de un abuso y maltrato psicológico grave que sufrí en la Comunidad Nuestra Señora del Pilar (Barranco, Lima) en diciembre de 1992, del cual fue cómplice y participante José Antonio Eguren.

La primera comisión trabajó ad honorem y de manera independiente y recibió todos los documentos probatorios requeridos de las mismas víctimas, mientras que la segunda fue pagada y la documentación requerida fue proporcionada por el Sodalicio mismo, la parte investigada. A esto hay sumarle la barrera cultural y del idioma, problema que no tenía la primera comisión.

Asimismo, en la primera comisión se establecieron procedimientos claros para que las víctimas pudieran contactar a los comisionados y se sabía perfectamente cuáles eran los pasos que se iban a seguir. En el caso de la segunda comisión, nunca hubo procedimientos claros al respecto, con el resultado de que su trabajo se extendió más tiempo y sólo lograron identificar a 66 víctimas —varias de las cuales ya habían presentado su caso ante la primera comisión—, mientras que la primera comisión reconoció más de 100 víctimas, y no 32, como señala el informe de los expertos internacionales. 32 son sólo los casos de víctimas que autorizaron que una copia de sus informes personales fuera enviado al Sodalicio. ¿Metieron aquí mano las autoridades sodálites en el informe de los expertos o les dieron información totalmente sesgada?

Por otra parte, la primera comisión envió un informe personal a cada una de las personas que se presentaron ante ella. La segunda no hizo esto, además de que se negó a responder a las víctimas que solicitaron a Ian Elliott explicaciones por el monto irrisorio de las reparaciones en comparación con el daño sufrido o por no haber sido incluidas en el programa de reparaciones.

La independencia de la comisión de expertos también queda en entredicho desde el momento en que Ian Elliott tenía que consultar el caso de cada víctima con un comité integrado por los sodálites José Ambrozic y Fernando Vidal, el abogado del Sodalicio Claudio Cajina y Scott Browning, abogado norteamericano «que nos diseñó todos los protocolos y las etapas con las cuales terminamos abordando este proceso de asistencia, escucha y reparación», según declaró Alessandro Moroni en el Congreso. De lo que no queda duda es que este comité no tenía nada de independiente y estaba conformado por personas que tenían como tarea defender los intereses del Sodalicio prioritariamente. Como eran ellos los que decidían si se debía reparar o no a una víctima y el monto de cada reparación, al final Ian Elliott terminó convirtiéndose en el recadero y mayordomo irlandés del amo y señor que le paga sus honorarios.

Finalmente, la intención de desacreditar a la primera comisión resulta evidente en esta conclusión del informe de los expertos internacionales: «La Comisión [de Ética para la Justicia y la Reconciliación] no llevó a cabo una investigación exhaustiva de todas las denuncias reportadas ni examinó la cultura actual del SCV».

Se trata de una afirmación gratuita desde el momento en que ninguno de los expertos se entrevistó con ninguno de los integrantes de la primera comisión. Además, si uno lee los informes, encontrará mucho más análisis de la cultura del SCV en el informe general de la primera comisión que en los informes de la segunda. La cultura actual del SCV resulta irrelevante para determinar por qué sucedieron los abusos. Pero para los expertos sí parece relevante, o más bien para el Sodalicio. Ian Elliott me insistió frecuentemente que el Sodalicio había cambiado. Los casos de José Rey de Castro y Renzo Orbegozo, la forma en que se manejó mi caso, las continuas deserciones que ha tenido la institución, las declaraciones de los sodálites en la Fiscalía y las explicaciones de Moroni y Vidal sobre la denuncia de Eguren me llevan a pensar lo contrario.

Anuncios

CUANDO EL PERIODISTA INVENTA LA REALIDAD

gabriel_garcia_marquez_periodista

El periodista Gabriel García Márquez

Cuando en 1954 el diario colombiano El Espectador envió a Gabriel García Márquez a cubrir una protesta multitudinaria contra el gobierno en la remota ciudad de Quibdó (estado del Chocó), el entonces joven periodista, tras un viaje de dos días por la selva, se dio con la sorpresa de que esa protesta no existía. No queriendo regresar a Bogotá con las manos vacías, le propone al corresponsal local de El Espectador organizar una manifestación. De esta manera, García Márquez consigue las fotos para la crónica que escribió, en la cual no sólo el hecho principal es inventado, sino que varios detalles parecen ser fruto de su imaginación, como cuando escribe que «los manifestantes lloraban, escribían memoriales y se lavaban en la vía pública».

Cuando uno lee actualmente ese reportaje, la duda flota sobre cada descripción de la localidad y sus costumbres que hace el escritor colombiano, pues no se sabe cuánto de la realidad fluye en el relato y cuanto proviene de la fecunda imaginación del autor. Como le confesaría años más tarde al periodista Daniel Samper: «Inventábamos cada noticia…»

Mario Vargas Llosa, en su libro García Márquez: historia de un deicidio (1971), señala que el escritor colombiano se sintió atraído al periodismo por el trabajo de reportero, «que se moviliza tras la noticia y, si no la encuentra, la inventa». Esto no se limitó al reportaje sobre Quibdó, sino que parecería ser una constante de sus reportajes, donde aparecen personajes inventados y detalles ficticios como si fueran reales.

Todas estas libertades que el portador del Premio Nobel de Literatura 1982 se tomó sobre la realidad en escritos periodísticos que deberían reflejarla con la máxima fidelidad posible no han sido obstáculo para que la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano instituyera en 2002 el Premio Gabriel Gabriel García Márquez de Periodismo con el fin de incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética por parte de periodistas de habla española y portuguesa en las Américas.

La historia ha sido condescendiente con Gabo, a quien se le han perdonado prácticas que en la actual época de las fake news serían condenadas severamente. Como ha ocurrido recientemente con Claas Relotious, periodista de Der Spiegel —semanario alemán equivalente al Time en Estados Unidos—, a quien se le ha descubierto haber falseado y manipulado información en por lo menos 14 de los 60 artículos que escribió para la prestigiosa revista, sin contar las más de 100 colaboraciones que desde 2010 escribió como periodista independiente para varios medios.

Relotius era considerado como una persona talentosa, sumamente minuciosa y meticulosa con sus escritos, y como una superestrella del periodismo alemán. No era para menos, pues en los años 2013, 2015, 2016 y 2018 ganó el Premio Alemán al Reportero, tres veces por el mejor reportaje y una vez como mejor periodista independiente. Asimismo, la cadena CNN lo distinguió en 2014 como Periodista del Año. En 2017 recibió el Liberty Award y el European Press Prize por su reportaje sobre un yemenita en la prisión de Guantánamo.

Sin embargo, en éste como en otros textos suyos aparecen personajes que no existen, entrevistas que nunca se realizaron, descripciones de lugares que nunca visitó. No todo lo que escribió Relotius está falseado, pues con frecuencia cumplió con los estándares requeridos para la labor periodística. Sin embargo, cuando no obtenía lo que deseaba, al igual que García Márquez recurría a su imaginación para completar lo que faltaba. El resultado son reportajes y entrevistas parcial o totalmente inventados.

Relotius ha caído en desgracia, ha perdido su trabajo, ha sido desposeído de todos los galardones obtenidos, arrastrando a una crisis de credibilidad a la revista Der Spiegel, que reconoce no haber sabido aplicar los mecanismos de verificación para cumplir con la máxima que le dio Rudolf Augstein, su fundador: «Decir lo que es».

«En el oficio de reportero se puede decir lo que se quiera con dos condiciones: que se haga de forma creíble y que el periodista sepa en su conciencia que lo que escribe es verdad», decía García Márquez. Pero “creíble” no es lo mismo que “verdadero” y el concepto de verdad según la conciencia puede implicar una manipulación de los hechos a fin de sustentar lo que uno subjetivamente cree que es verdadero.

Tanto García Márquez como Claas Relotius han sabido escribir bien en sus propias lenguas y ambos han tenido una relación ambigua con la verdad. Pero se les juzga muy distintamente. Al colombiano se le sigue llenado de elogios y al alemán se le condena con dureza. ¿Hay acaso alguna diferencia en lo que hicieron?

(Columna publicada en Altavoz el 7 de enero de 2019)

________________________________________

FUENTES

BBC Mundo
Las exageraciones en el periodismo de García Márquez (17 abril 2014)
https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/04/130422_garcia_marquez_diarismo_magico_ob_nm

SPIEGEL ONLINE
In eigener Sache: Hier finden Sie alle Beiträge zum Fall Claas Relotius
http://www.spiegel.de/kultur/gesellschaft/der-fall-claas-relotius-hier-finden-sie-alle-artikel-im-ueberblick-a-1245066.html

UN ESTUDIANTE DE TEOLOGÍA Y CIPRIANI

juan_luis_cipriani

Juan Luis Cipriani Thorne

Año 1983. Yo era un joven estudiante cursando el tercer año de teología en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. Integrante de la comunidad sodálite San Aelred, ubicada en la Av. Brasil 3029, Magdalena del Mar, asistía todos los días útiles a pie al —en ese entonces— nuevo edificio del centro de estudios teológicos. Construido en estilo brutalista con paredes desnudas de hormigón armado, las tres plantas superpuestas donde se hallan las aulas forman una curiosa pirámide, separada del edificio administrativo por espacios al aire libre donde los estudiantes pueden tomar descanso.

Como sodálite destinado a la vida consagrada, no se me había dado otra opción que estudiar teología, lo cual había aceptado de buena voluntad. Pero con la voluntad ciega de quien no ha sido informado adecuadamente sobre otras opciones, de quien no ha recibido asesoría profesional sobre qué estudios serían los más apropiados según sus capacidades e intereses, de quien ha sido formateado mentalmente para someter toda su vida a los fines del Sodalicio de Vida Cristiana.

En el año 1980 había postulado a Letras a la Pontificia Universidad Católica del Perú sólo para complacer a mi madre, quien desaprobaba que yo estudiara teología y —con la esperanza de que no siguiera una carrera que me acarrearía necesidad económica— me había convencido de presentarme al examen de admisión de la PUCP para demostrarle a ella que yo no era bruto. Textualmente.

Me presenté con actitud bastante relajada y sin mayor interés en ingresar a la Universidad. Ni siquiera fui a ver los resultados. Me enteré posteriormente a través de terceros que había obtenido el octavo puesto.

Ahora que miro este hecho a la distancia, pienso que tal vez mi vida hubiera sido otra si hubiera estudiado en la Católica, y quizás no habría pasado por todas las penurias económicas que han tachonado mi vida hasta ahora. Quizás no hubiera terminado en Alemania como un exiliado huyendo de la falta de oportunidades laborales decentes en el Perú y de la nube de rumores difamatorios sobre mi persona que se había formado en ambientes sodálites. Yo era considerado el loco, el extraño, el excéntrico —y en cierto sentido también un infiel o traidor— debido a cierta libertad de pensamiento que osaba ejercer. Y en realidad lo que yo manifestaba eran visos de normalidad en ese mundo raro que es la Familia Sodálite.

En ese 1983 conocí al P. Juan Luis Cipriani, profesor de teología moral. Al respecto, cito las líneas que le dediqué en una carta abierta en junio de 2012:

«Recuerdo tus buenas intenciones y tu empeño en mantenerte fiel a las enseñanzas morales del Magisterio de la Iglesia, aunque muchas veces, a mi parecer, con interpretaciones rigoristas que no daban pie a una reflexión más profunda sobre algunas cuestiones morales difíciles de abordar. Recuerdo también que cuando algunos alumnos, candidatos al sacerdocio, te proponían problemas referentes a cuestiones éticas límite, en vez de acoger las preguntas para estimular el pensamiento y suscitar una reflexión profunda que abordara el tema en toda su complejidad, buscabas la manera de refutar los planteamientos de esos alumnos con citas del Magisterio de la Iglesia y la Tradición, derrotarlos intelectualmente y forzarlos a callar. […] Ya desde entonces mostrabas poca disposición hacia el diálogo respecto a quienes supuestamente discrepaban contigo —aunque he de suponer que ya interpretabas en ese entonces una discrepancia contigo como una discrepancia con la Iglesia—. Asimismo, pocas veces te vi sonreír, y cuando lo hacías dabas la impresión de que en tu etapa de formación sacerdotal no te habían entrenado los músculos de la cara para efectuar ese gesto […]. Ya desde entonces tenías un aire de solemnidad que no irradiaba ni calidez ni cercanía».

Como he señalado, Cipriani carecía de una cualidad importante que tenían dos recordados profesores jesuitas, el P. Francesco Interdonato y el P. José Luis Idígoras: la capacidad de estimular el pensamiento. Cipriani era sólo un buen repetidor de textos ajenos con olor a naftalina, alérgico a todo lo que fueran nuevas perspectivas y aproximación humana. Tampoco era muy querido por la mayoría de los seminaristas, a los cuales repelía su excesivo formalismo. Ya desde entonces me disgustaba el personaje, perfecta encarnación de todas las taras del Opus Dei.

Finalmente, aprobé el curso con nota diecisiete. No lo considero un honor, visto el funesto historial episcopal de Cipriani, donde la falta de ética ha sido una constante.

(Columna publicada en Altavoz el 31 de diciembre de 2018)

________________________________________

La cita mencionada está tomada de mi primer escrito sobre Cipriani, publicado originalmente el 6 de junio de 2012 en mi primer blog La Guitarra Rota y luego incluido también en Las Líneas Torcidas:

NAVIDAD SIN NAVIDAD

weinachtskarte

«No importa en lo que Ud. crea…
…le deseamos un tiempo de reflexión y un buen comienzo en el Año Nuevo».

La primera frase aparece en el anverso de la tarjeta de Navidad emitida por el equipo de integración del gobierno federal alemán, y la segunda frase en el reverso. Y si bien en la foto de la tarjeta, carente de originalidad por cierto, aparecen ocho personas, dos de ellas con típicos gorros de Papá Noel y una de ellas con una cornamenta de reno de fantasía posando delante de un enorme árbol de Navidad, esta tarjeta navideña sin ninguna mención a la Navidad ha causado indignación en más de uno aquí en Alemania.

Pues se considera que la encargada de integración a nivel federal, Annette Widmann-Mauz, del partido de gobierno Unión Demócrata Cristiana (CDU), responsable de los planes y estrategias de integración de refugiados y migrantes en la sociedad alemana, ha claudicado no sólo de su adscripción religiosa sino de su identidad cultural, en aras de una malentendida condescendencia con quienes son extranjeros en Alemania, en su mayoría de religión musulmana.

Armin Laschet, presidente del gobierno de Renania del Norte-Westfalia y también miembro de la CDU, ha declarado: «Yo considero obvio que, cuando es Navidad, no se deseen felices fiestas (“season’s greetings”) o cualquier otra cosa, sino que se desee una feliz Navidad».

Alice Weidel, presidenta de la bancada parlamentaria de la Alternativa para Alemania, partido extremista de derecha, ha aprovechado la anécdota para enfilar sus lanzas contra la CDU en Twitter: «¡CDU abole la Navidad! En una tarjeta de felicitación de la encargada de integración Annette Widman-Mauz de la cancillería se busca en vano el último residuo de cristiandad, la cual el partido todavía lleva en su nombre».

Sin embargo, las críticas no sólo han llovido desde quienes se identifican con el cristianismo, sino también de quienes son ajenos a esta confesión. Sevem Dagdelen, experta en migración y diputada por la Izquierda en el parlamento alemán, ha dicho: «Es lamentable que una tolerancia mal entendida lleve aparentemente a que la Navidad, la fiesta del amor, se vuelva invisible». Su conclusión es que se trata de un «acto de sometimiento cultural y social».

La indignación ha sido de tal magnitud que el mismo vocero del gobierno, Steffen Seibert, se ha manifestado: «La ministra de estado Widmann-Mauz celebra la Navidad como la gran fiesta cristiana que es, y nada más hay que decir al respecto. Eso también queda claro en su tarjeta personal de Navidad».

Pero quien ha puesto los puntos sobre las íes es Sawsan Chebli, Secretaria de Estado en Berlín del Compromiso Ciudadano, a través de un mensaje de Twitter: «He aquí lo que tanto me enerva del debate de la tarjeta de Navidad: se hablan tonterías sobre la tolerancia mal entendida, la disolución de nuestra cultura, la amenaza a nuestro modo de vida. Pero no conozco a ningún musulmán que quiera una tarjeta de Navidad sin Navidad».

Ciertamente, Alemania ha cambiado. Quiérase o no, el Islam ha obtenido carta de ciudadanía en la sociedad alemana —cuyas leyes protegen la libertad de culto y de conciencia—, en la mayoría de los casos dentro de un clima de respeto y tolerancia. Quienes esgrimen la visión anticuada y caduca de una cristiandad occidental para justificar la marginación y la violencia contra las minorías musulmanas, son generalmente partidarios de ideologías fascistas o neonazis que conculcan los valores fundamentales de cualquier Estado de derecho.

Recientemente, en el asilo de ancianos que es mi centro de trabajo, donde muchos de los miembros del personal son inmigrantes, dos trabajadoras bosnias, rubias y de fenotipo europeo pero de religión musulmana, se pusieron a adornar el árbol de Navidad simplemente porque les gustaba hacerlo y les parecía bonito. Tuvieron que interrumpir la tarea porque el tiempo les quedó corto y tenían que ir a atender a varios ancianos que estaban a su cargo.

En el mundo actual es indudable que la celebración de la Navidad trasciende las fronteras de lo cristiano. Pero como me dijo una de las chicas bosnias: «Quien respeta su religión, respetará también la de los demás». Y no es necesario ocultar la propia identidad confesional o cultural para quedar bien con otros.

A todos mis lectores, creyentes o no creyentes, sean cuáles sean sus opiniones, les deseo una feliz Navidad.

(Columna publicada en Altavoz el 24 de diciembre de 2018)

________________________________________

FUENTE

Berliner Morgenpost
Weihnachtspost: Wirbel um Weihnachtskarte der Integrationsbeauftragten (19.12.2018)
https://www.morgenpost.de/politik/article216050217/Wirbel-um-Weihnachtskarte-der-Integrationsbeauftragten.html

EL MOVIMIENTO

rostro_jesus_richard_hook

Resumo con mis propias palabras el testimonio de un ex miembro de un movimiento de inspiración cristiana.

«Recuerdo con gusto los congresos que se realizaban periódicamente, pues representaban un cambio respecto a la rutina diaria de una vida supuestamente basada en la Biblia. Durante tres días cientos de personas correctamente vestidas, acicaladas y limpias se sentaban en filas y escuchaban absortos charlas, conferencias y ponencias. Los temas siempre eran los mismos: el Señor, nuestra fidelidad al Señor, el apostolado, cómo el apostolado demuestra nuestra fidelidad al Señor, por qué el apostolado es tan urgente, las señales del fin de los tiempos, el consejo directivo, nuestra lealtad hacia el consejo directivo, por qué debemos estar atentos a lo que dispone el consejo directivo.

»Consignas de aliento, lemas repetidos, normas de conducta, reglas de apostolado para los soldados de Cristo y la exégesis bíblica se engranaban unos con otros a lo largo de las actividades del programa. Nos comprometíamos a luchar contra el demonio, éramos animados a tener más celo y devoción, se nos fomentaba y exigía sentido de comunidad: nosotros contra los demás, contra el resto del mundo. Ésa era la conclusión que nos mantenía unidos. Por supuesto, no había conferencia que no nos emocionara y que no aplaudiéramos a rabiar.

»No importaba cuántas dudas se tuviera en la vida cotidiana. Después de eso tres días parecían cuestiones secundarias a no tener en cuenta. Este sentimiento de formar un nosotros colectivo era alimentado por los cantos de la asamblea, al inicio de las actividades, durante éstas y al final. Y cuando después de tres días entonábamos el canto final con voz más fuerte que de costumbre, se me ponía la piel de gallina. Nosotros contra el resto del mundo. No eran solamente palabras, era nuestro sentimiento vital.

»Asimismo, teníamos nuestra publicación mensual, con textos redactados por líderes del movimiento, donde se nos ofrecía el “alimento espiritual”, es decir, los temas sobre los cuales debíamos reflexionar, aderezados con citas bíblicas e indicaciones de cómo debíamos entender esos pasajes de la Biblia. Por supuesto, no estaba permitido criticar esos textos, y quien lo hiciera era mal visto, si es que no arriesgaba una amonestación.

»Pero todo esto no se podía comparar con la publicación de un nuevo libro escrito por alguien destacado del movimiento. Se trataba de un acontecimiento especial, donde en la presentación oficial del libro se animaba a los participantes a comprarlo como si se tratara de la revelación de un pensamiento infalible que debía ser tenido en cuenta casi como si de la Biblia se tratara.

»Por supuesto, el movimiento resaltaba la importancia de la familia y la vida, consideraba la homosexualidad como una perversión y condenaba todo tipo de actividad sexual fuera del matrimonio. Si bien la sexualidad era considerada como un don natural de Dios, que no debía ser sobrevalorado, al acentuar continuamente este aspecto para condenar sus desviaciones, terminaba haciéndose una sobrevaloración poco natural y distorsionada del tema. Casi se podía tener la impresión de que el sexo en todas sus variantes y conceptualizaciones teóricas era el tema principal del movimiento. En toda charla y ponencia se resaltaba la inmoralidad del mundo con sus pérfidas tentaciones; en cada segunda ponencia se hablaba de las ventajas de la castidad y el celibato; en cada tercera, se ponía ejemplos de la decadencia masiva de las costumbres en la industria del entretenimiento (el cine y la televisión, por ejemplo).

»Y, por supuesto, se decía que la gente joven que iniciaba relaciones amorosas a gusto y placer y luego las terminaba estaba practicando para su futuro divorcio. Y los divorciados, ciertamente, eran mal vistos —sobre todo si se habían vuelto a casar— y considerados indignos de pertenecer al movimiento».

Aunque así lo parezca, no estoy hablando del Movimiento de Vida Cristiana, cuyo Coordinador General es nombrado por el Superior General del Sodalicio y que sigue a pie juntillas la espiritualidad sodálite. O mejor dicho, la ideología sodálite. La información la he tomado y adaptado del libro Goodbye, Jehova! (2014), publicado en alemán, donde Mischa Anouk relata cómo dejó la secta de los Testigos de Jehová. He puesto “el Señor” donde dice “Jehová” y “apostolado” donde dice “servicio de predicación”, pues mal que bien son términos equivalentes.

Las semejanzas no son pura coincidencia, sino inevitables.

(Columna publicada en Altavoz el 17 de diciembre de 2018)

SOBREVIVIENTE DE UNA SECTA CATÓLICA

doris_wagner

Doris Wagner

«Hay una serie de comunidades y movimientos eclesiásticos en la Iglesia católica que han dado que hablar en las últimas décadas. Son carismáticas y fieles al Magisterio. Atraen a bandadas de jóvenes entusiastas y son celebradas por eminencias como el “nuevo resurgimiento” en la Iglesia. Pero sólo pocos saben de las víctimas que producen estas comunidades. A estas víctimas quisiera darles una voz contando en representación suya mi propia historia».

Así inicia la alemana Doris Wagner su libro Nicht mehr ich. Die wahre Geschichte einer jungen Ordensfrau (Ya no soy yo. La verdadera historia de una joven religiosa), publicado en 2014, donde da cuenta de su paso por la familia espiritual “Das Werk” (en latín, Familia spiritualis opus), fundada en 1938 por la belga Julia Verhaeghe y que en 2001 recibió la aprobación pontificia como institución de vida consagrada.

Recientemente ha vuelto a dar su testimonio en el evento “Overcoming Silence – Women’s Voices in the Abuse Crisis” (“Superando el silencio – Voces femeninas en la crisis de abusos”), realizado el 27 de noviembre en Roma, donde también participó Rocío Figueroa, la valerosa mujer sin la cual los abusos de Germán Doig y Luis Fernando Figari en el Sodalicio no se hubieran conocido y ella misma víctima de Doig.

Meses antes de la publicación del libro, el semanario Die Zeit publicó su historia con seudónimo en abril de 2014. Doris todavía no se atrevía a enfrentar la opinión pública con nombre y apellido. Y lo que cuenta es de terror.

Educada en el catolicismo del sur de Alemania, desde los 16 años quiso ser religiosa. En el año 2003, teniendo 19 años, decidió ingresar al convento Thalbach en Bregenz, una pequeña ciudad austríaca a orillas del lago de Constanza, donde vivían en comunidad varones y mujeres consagradas, junto con sacerdotes.

Al principio se sintió encantada por la alegría que irradiaban los miembros de la comunidad y por el sentimiento de seguridad que la vida del claustro le inspiraba. Pero no pasaría mucho tiempo antes de que comenzara a vislumbrar el lado oscuro: le estaba prohibido contactar personalmente a su familia y amigos; las cartas que recibía eran abiertas y algunas de ellas retenidas; estaba prohibido leer libros, y si quería hacerlo, debía consultarlo previamente. Si obtenía algún ingreso, debía entregarlo completamente a la comunidad, y sólo le estaba permitido recibir una pequeña suma para gastos personales, de los cuales debía dar cuenta detallada.

Se le exigió obediencia absoluta y apertura total ante la comunidad, anulando su privacidad. Su vida interior fue totalmente expuesta ante una superiora inmediata, a la cual le tenía que informar de todo. «No había nada que no pudiera preguntar, nada sobre mí de lo cual no se enterara a través de otros; todos mis actos, palabras y sentimientos no sólo se hallaban al descubierto ante ella, sino que ella también los juzgaba». Si Doris hacía preguntas, era reprendida. O si criticaba algo o dudaba, se le decía que ella tenía la culpa por no tener suficiente fe. Vivía en un estado de culpabilidad permanente.

Cuatro años después de su ingreso a la comunidad, estaba psíquicamente destrozada. Se sentía sola, encerrada, sufría de depresiones y tenía pensamientos suicidas.

En el año 2008, cuando vivía en una casa de la comunidad en Roma, un sacerdote buscó su cercanía de una manera que incomodó a Doris. A pesar de que le pidió que la dejará en paz, una noche se presentó en su habitación y abusó sexualmente de ella.

Destruida la confianza, rotas sus ilusiones, Doris tardaría algunos años más en separarse de la comunidad. Pues quien se iba, traicionaba su vocación y ponía en juego su felicidad. Finalmente, en noviembre de 2011 da el paso y denuncia el abuso ante la policía alemana y la Iglesia católica. La respuesta de la orden fue que se había tratado de una relación de mutuo consentimiento entre personas adultas. El sacerdote estaba arrepentido, había hecho hecho penitencia y se le había encargado otras tareas, como las finanzas internas de la comunidad. Con eso el asunto se consideraba finiquitado.

Doris ha logrado rehacer su vida, se ha casado, y ahora tiene el valor de contar su historia para que otros no tengan que pasar por lo que ella pasó.

Cualquier semejanza con el Sodalicio no es coincidencia, es inevitable.

(Columna publicada en Altavoz el 10 de diciembre de 2018)

________________________________________

FUENTES

ZEIT ONLINE
Missbrauch in der Kirche: Die spirituellen Fallschirmspringer des Vatikan (20. April 2014)
https://www.zeit.de/gesellschaft/2014-04/katholische-kirche-das-werk-fso

Voices of Faith
Doris Wagner – Overcoming Silence – Women’s Voices in the Catholic Abuse Crisis (02.12.2018)

ABUSO SEXUAL EN LA IGLESIA: LOS HOMOSEXUALES COMO CHIVO EXPIATORIO

sacerdote_homosexual

El cardenal Gerhard Ludwig Müller es considerado un teólogo de doctrina firme. Entre sus aspectos positivos está el haber reconocido la conformidad de la teología de la liberación del P. Gustavo Gutiérrez con la fe de la Iglesia. Considerado uno de los pilares del pontificado de Benedicto XVI, quien lo nombró en el año 2012 prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe —dicasterio que se encarga de la supervisión de la recta doctrina católica y, entre otras cosas, de los abusos sexuales cometidos por clérigos—, el año pasado cesó en el cargo tras haberse cumplido el período de cinco años para el que fue elegido.

Muchos saludan que Müller ya no esté a cargo de ese dicasterio, considerando que en 2010 afirmó que detrás de los informes mediáticos de abusos en instituciones católicas existe una campaña de desprestigio de la Iglesia. Asimismo, se le acusa de haber obstaculizado durante cinco años la aclaración de los abusos cometidos en el coro infantil y juvenil de los Gorriones de la Catedral de Rastisbona, diócesis de la cual fue obispo. Se sabe además que a un cura condenado en 1999 por abuso sexual lo volvió a colocar como administrador parroquial, recayendo éste en el delito. En su defensa, Müller adujo que contaba con un dictamen psiquiátrico que aseguraba que no se habían encontrado tendencias pedófilas en el susodicho.

Recientemente ha concedido una entrevista —publicada el 21 de noviembre— a LifeSite (un sitio web católico conservador), donde atribuye los abusos cometidos en la Iglesia a la homosexualidad de muchos clérigos. Partiendo del hecho de que el 80% de los menores víctimas de abusos eran varones, concluye que la mayoría de los abusadores han buscado víctimas masculinas siguiendo el desorden profundo de sus pasiones. Más aún, en su opinión no existen hombres o incluso sacerdotes homosexuales, porque Dios sólo ha creado hombre y mujer para que tengan una comunión sexual exclusivamente en el matrimonio. Lo que se sale de eso es fornicación y abuso de la sexualidad. Con lo cual recae en la opinión, no sustentada por ninguna disciplina científica, de que la homosexualidad es una perversión y de que allí estaría la causa de los abusos. Cuando afirma que sólo un hombre que ha aprendido a controlarse a sí mismo cumple con las condiciones morales para ser ordenado sacerdote, obvia que eso es aplicable a cualquiera, heterosexual u homosexual.

Ni siquiera el Papa Francisco se libra de compartir esta visión homofóbica. En el reciente libro La fuerza de la vocación, una extensa entrevista con el claretiano Fernando Prado, dice lo siguiente:

«En la vida consagrada y en la vida sacerdotal, ese tipo de afectos [la orientación homosexual] no tienen cabida. Por eso, la Iglesia recomienda que las personas con esa tendencia arraigada no sean aceptadas al ministerio ni a la vida consagrada. El ministerio o la vida consagrada no es su lugar. A los curas, religiosos y religiosas homosexuales, hay que urgirles a vivir íntegramente el celibato y, sobre todo, que sean exquisitamente responsables, procurando no escandalizar nunca ni a sus comunidades ni al santo pueblo fiel de Dios viviendo una doble vida. Es mejor que dejen el ministerio o su vida consagrada antes que vivir una doble vida».

Fuera de que el tema del celibato obligatorio para clérigos es un asunto que pide ser discutido por varios episcopados a nivel mundial —incluyendo las conferencias episcopales australiana y alemana—, las palabras del Papa podrían aplicarse igualmente a personas heterosexuales.

El P. Klaus Mertes S.J., quien develara los primeros casos de abusos sexuales en una institución católica en Alemania en el año 2010, criticó agriamente las palabras de Müller como «arrogancia clerical cuajada en dogma». Según él, el problema radica en una moral sexual católica caduca —que debe ser replanteada con urgencia— y en la discriminación de las personas homosexuales, negándoles además la posibilidad de seguir una vocación religiosa o clerical aceptando su condición personal.

Si se aplicara lo que dicen el cardenal Müller y el Papa, podríamos estar ad portas de una purga entre el clero católico, que afectaría a cualquiera que sea homosexual. No sólo se perjudicaría a muchos clérigos y religiosos homosexuales inocentes, sino que el sistema clerical autoritario que favorece el abuso y su encubrimiento quedaría incólume.

(Columna publicada en Altavoz el 3 de diciembre de 2018)

________________________________________

FUENTES

LifeSite
INTERVIEW: Cdl. Müller on abuse crisis and its link to homosexuality in priesthood (November 21, 2018)
https://www.lifesitenews.com/blogs/interview-cdl.-mueller-on-abuse-crisis-and-its-link-to-homosexuality-in-pri

katholisch.de
Mertes: Kardinal Müller hat überhaupt nichts verstanden (23.11.2018)
https://www.katholisch.de/aktuelles/aktuelle-artikel/mertes-kardinal-muller-hat-uberhaupt-nichts-verstanden

Religión Digital
Papa: “El ministerio o la vida consagrada no es el lugar (de los homosexuales)” (30 de noviembre de 2018)
https://www.periodistadigital.com/religion/libros/2018/11/30/papa-iglesia-religion-dios-jesus-libro-lgtb-gays-homosexuales-religiosos.shtml