LA VÍCTIMA INSUMISA

Francisco Javier Martínez, arzobispo de Granada, en actitud sumisa

Francisco Javier Martínez, arzobispo de Granada, en ejemplar actitud sumisa

En noviembre de 2013 la editorial Nuevo Inicio que preside el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, publicó Cásate y sé sumisa, una guía para el matrimonio destinada a mujeres, escrita originalmente en italiano por la periodista italiana Constanza Miriano.

La publicación del libro causó polémica, y representantes de los principales fuerzas políticas españolas solicitaron que fuera retirado por atentar contra la dignidad de la mujer y favorecer la violencia de género. El obispo de Bilbao, Mario Iceta, declaró que el libro no refleja lo que piensa la Iglesia sobre el matrimonio.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, pidió que se retire el libro y en enero de 2014 la Fiscalía abrió diligencias de investigación penal al respecto. Aún así, el arzobispo Martínez se mantuvo en sus trece y se negó a retirar el libro. Parece que la sumisión de las mujeres le es muy preciada. Y quién sabe, tal vez la sumisión de todos sus fieles.

Recientemente, un joven de 24 años que se mantuvo callado ante los abusos sexuales de que fue víctima en la arquidiócesis del mentado prelado decidió romper el cerco de la sumisión y le escribió al Papa Francisco un relato de lo sucedido. El resto de la historia es conocido. Francisco se comunicó directamente con él en agosto y lo alentó a hacer las denuncias correspondientes. El caso ya está en manos de la justicia española, habiendo sido detenidos tres sacerdotes y un laico.

El arzobispo Martínez se halla ahora en la cuerda floja. Por mostrarse inicialmente renuente a colaborar a fondo, esperando quizás sumisión de parte de la víctima.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 26 de noviembre de 2014)

________________________________________

Llama la atención la diferencia en la forma con que informaron algunos medios informativos católicos sobre el caso de los abusos sexuales en la arquidiócesis de Granada. Mientras que Religión Digital se enfocó desde un principio en el testimonio de la víctima y en el apoyo que recibió del Papa Francisco, ACI Prensa se dedicó a defender al arzobispo Martínez, señalando continuamente que hizo lo correcto y que prestó su colaboración plena a fin de aclarar el asunto, basándose exclusivamente en declaraciones del mismo arzobispo de Granada. La información recibida por Religión Digital, en cambio, indica que tal colaboración no fue satisfactoria (ver http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/11/17/roma-confirma-que-el-arzobispo-de-granada-no-esta-colaborando-con-lo-que-se-ha-pedido-religion-iglesia-abusos-francisco-javier-martinez.shtml).

No extraña para nada la posición de ACI Prensa cuando se sabe que en su momento defendió a rajatabla la publicación del libro Cásate y sé sumisa (ver https://www.aciprensa.com/noticias/etiquetas/casate-y-se-sumisa/).

Ante todo esto, nos preguntamos cuál sería la posición de ACI Prensa y su director, Alejandro Bermúdez, si se dieran a conocer públicamente testimonios de abusos sexuales cometidos por Luis Fernando Figari, fundador de la asociación de vida apostólica a la que pertenece el Sr. Bermúdez. ¿Iniciaría una campaña de desprestigio de las víctimas —como lo hizo en su momento con el actor Jason Day— o, más bien, realizaría una investigación periodística seria a fin de llegar al fondo de la verdad? La pregunta queda abierta.

________________________________________

La insólita publicación del libro Cásate y sé sumisa me inspiró para componer la que es hasta el momento mi última canción. La terminé en marzo de este año y se la dediqué a una mujer admirable que conozco, quien encontró la libertad y el verdadero amor, tras haber sufrido mucho, gracias a su actitud insumisa.

INSUMISA
(Autor y compositor: Martin Scheuch)

se casó… cómo no… la insumisa
la que guardó en sus repisas
gajos de cielo y caricias
piedras calizas de aquel sedimento
que asienta en el suelo
de los sentimientos
con los contratiempos del alba
poniendo el cimiento
de aquel monumento
tan viejo como el manantial
del amor y una nueva camisa
que revistió su sonrisa
de juventud vitalicia
y de primicias de un renacimiento
que es conocimiento
y estremecimiento
de los fundamentos del alma
queriendo iniciar el momento
del florecimiento
de su matorral

se casó… cómo no… la insumisa
con la pasión primeriza
de una mujer que descubriera el amanecer

una estrella
bandolera
ilumina
su ribera
y la lleva
a la parcela
de la libertad

su candela
es una hoguera
que consuma
su madera
en la entrega
placentera
a la libertad

y los años que vienen se van

se casó… cómo no… la insumisa
la de la tez indivisa
la que bregó en su cornisa
con la premisa de un cuento
de atuendos frugales
y acentos
de solemnidad
pero a costa de la libertad

se casó… cómo no… la insumisa
la que tomó por nodriza
al ave que entre cenizas
volvió a volar en las brisas del tiempo
sin su cargamento
de padecimientos
sin remordimientos de nada
sin resentimientos
por los sufrimientos
de su corazón vertical

se casó… cómo no… la insumisa
entre recuerdos de tizas
y de pizarras vencidas
al atardecer

ya no hay guerra
en su frontera
ahora acunan
sus caderas
primaveras
venideras
de la libertad

su bandera
está en la higuera
que perfuma
las regueras
ventureras
en la huerta
de la libertad

donde crecen moreras de paz

se casó… cómo no… la insumisa
la de ojos de poetisa
la del candor y la risa
la que me inspira este canto
de tanto sufrir
desencantos
en la soledad
de camino hacia la libertad

una vela
marinera
va surcando
las mareas
y navega
tras la estela
de la libertad

una rueda
molinera
va subiendo
las laderas
y supera
cordilleras
por la libertad

por la vida que aún hay que andar

se casó… cómo no… la insumisa
la de la miel fronteriza
la piel enamoradiza
la prisa del juramento
sediento de mil
firmamentos
en la inmensidad
porque es hora de la libertad

Se puede descargar una demo de la canción a través del siguiente enlace:
http://www.upload.ee/files/4381011/INSUMISA.zip.html

¿QUIÉN QUIERE MATAR AL PAPA FRANCISCO?

papa_francisco_01

El 5 de noviembre, en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid), el cardenal Francesco Coccopalmerio, hombre próximo a Francisco, soltaba la siguiente bomba: «El Papa puede estar en peligro, porque algunos pueden tener la intención de querer eliminarlo». Y añadía que Bergoglio «no parece percibir este peligro, quizás porque confía en el Señor que está con él y en su ángel de la guarda, que debe ser muy poderoso».

El 12 de noviembre, el P. Juan Carlos Molina, titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) en Argentina cuenta que le dijo en un diálogo al Papa «que se cuide, que lo pueden matar». Bergoglio habría respondido: «Es lo mejor que me puede pasar, y a vos también».

¿Quien querría eliminar a este Papa? Sin duda, las reformas que quiere impulsar han encontrado resistencia de parte de representantes del conservadurismo, que no han tenido reparos en criticarlo abiertamente.

A Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, se le atribuye haber dicho del Papa Pablo VI lo siguiente: «A ver si de una vez nos deja en paz y Dios nuestro Señor, en su infinita misericordia, se lo lleva al cielo». Algo similar habría dicho de Pío XII. Sólo porque no se ajustaron a la agenda personal que él tenía.

Pues es típico de los conservadores pregonar fidelidad al Papa, siempre y cuando el Papa apoye lo que ellos defienden. Pero cuando no es así, se acabó el papismo. Y aunque dudo que alguno se convierta en mano ejecutora, es probable que sientan alivio cómplice si Francisco acaba pronto en la tumba.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 19 de noviembre de 2014)

________________________________________

FUENTES

Religión Digital
El cardenal italiano Coccopalmerio asegura que “el Papa puede estar en peligro” (5 de noviembre de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/11/05/el-cardenal-italiano-coccopalmerio-asegura-que-el-papa-iglesia-religion-dios-jesus-papa-obispo.shtml
El Papa, a un sacerdote argentino: “Que me maten es lo mejor que me puede pasar” (12 de noviembre de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/11/12/el-papa-a-un-sacerdote-argentino-que-me-maten-iglesia-religion-dios-jesus-papa-obispo.shtml

La cita de Josemaría Escrivá de Balaguer se puede leer en el libro que escribió quien fuera secretaria personal suya, María del Carmen Tapia, con el título de Tras el umbral: Una vida en el Opus Dei (Barcelona: Ediciones B, 1992; ver http://www.opuslibros.org/PDF/tras_umbral.pdf).

Sobre el conflicto que mantuvo Escrivá de Balaguer con el Papa Pablo VI, vale la pena reproducir los siguientes textos:

Apenas elegido Juan XXIII ya se vislumbraba en Roma que el anciano pontífice transitorio tenía en su mente reformas importantes. Su política de nombramientos y sus relaciones con el mundo civil iniciaba una apertura que finalmente se tradujo en la convocatoria del Concilio. Aquello puso nervioso a Escrivá, quien no se recataba de decir en privado y de insinuar en público que la Iglesia estaba entrando en una peligrosa vía, llegando a confiar a alguno de sus hijos que él pensaba que el mismo diablo se había instalado en la cabeza de la Iglesia.

La confrontación entre los nuevos vientos eclesiales y la fundación de Escrivá se puso de manifiesto a lo largo de todo el Concilio al que asistieron algunos miembros de la Obra sin que sus puntos de vista, alineados con la facción más conservadora de la reunión, sirviera de mucho para impedir el triunfo de las tesis progresistas. Pero la principal consecuencia fue la paulatina insistencia de Escrivá en negar vigencia a la doctrina del Concilio dentro de la Obra. No sólo se prohibía internamente la lectura y el comentario de los documentos conciliares, sino que se tomaron disposiciones en su contra. Por ejemplo, mientras el Concilio hizo énfasis en las lenguas vernáculas para las celebraciones litúrgicas, Escrivá dispuso una intensificación del latín.

Paralelamente, tuvo algunos incidentes con clérigos eminentes. Uno de los que no gozaba de su predilección era Monseñor Montini, a quien había conocido de joven sustituto en la Secretaría de Estado de Pío XII. Montini no apreciaba la fogosidad y el talante de Escrivá y tenía serias dudas respecto al apostolado de la Obra. Por aquellos años, 1956 y 57, ya se había producido la entrada de las gentes del Opus en la política española y algunos obispos italianos tenían un gran temor de que se produjera una comparación, siquiera fuera simbólica, entre los movimientos católicos democráticos, como la democracia cristiana y los grupos confesionales que apoyaran las dictaduras. Para ellos, el Opus estaba sosteniendo el franquismo, odiado en Europa, y eso perjudicaba su reconocimiento canónico. A tal extremo llegó la confrontación que cuando Montini fue nombrado arzobispo de Milán negó a Escrivá los permisos oportunos para abrir una residencia. Como contrapartida, Escrivá le dedicaba sus más duros dicterios, que subieron de tono cuando Montini protestó al gobierno español por la condena a muerte de Grimau. Escrivá, desde su patriotismo visceral, le reprochaba una injerencia intolerable en los asuntos españoles.

Lo cierto es que la confrontación se mantuvo durante el resto de la vida de Escrivá, más aún cuanto que fue precisamente Montini el llamado a sustituir en el pontificado a Juan XXIII.

“Recuerdo —cuenta Antonio Pérez— lo que pasó el día de la elección del que luego sería Pablo VI. Yo estaba en Roma porque me había invitado Antoniutti a acompañarle. Incluso me había invitado a entrar con él en el cónclave, lo que no gustó demasiado al padre Escrivá. Se hablaba de Antoniutti como uno de los papables y eso nos confortaba porque él era cardenal protector de la Obra y uno de los eclesiásticos más cercanos a nosotros. Yo, que por fin no entré en el cónclave, volví a casa después de ver la fumata en San Pedro y al entrar, el Padre, en presencia de chicos jóvenes de la Obra, me echó una gran bronca, como si yo hubiera sido el culpable de que fuera elegido Montini. En el fondo se desahogó conmigo de su frustración y puso verde a Montini, acusándole de masón y otras lindezas. Estaba muy excitado y previno que todos los que habían cooperado en esa elección se iban a condenar al infierno.”

(Alberto Moncada, Historia oral del Opus Dei, Barcelona: Plaza & Janés, 1987; ver http://opuslibros.org/historia_oral.pdf)

La versión oficial del Opus Dei ha sido y es que “Monseñor amaba mucho al Papa”. Consta, sin embargo, por muchas personas que le trataron, que en las épocas en que el Opus Dei tenía dificultades para obtener el reconocimiento de la Iglesia, Escrivá hablaba en tono despectivo del Pontífice reinante en aquel momento. Criticaba duramente a Pío XII, se reía de Juan XXIII y de Pablo VI llegó a decir, según varios ex-miembros de la Obra me han contado, que “Dudo de su salvación”. Una ex-numeraria me contó que cuando invitaba a comer a un cardenal, se mandaba servir él primero y solía decirles a sus “hijas”: “Papas y Cardenales hay muchos. Fundador del Opus Dei hay sólo uno”.

(Luis Carandell, Vida y milagros de Mons. Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, Barcelona: Laia, 1975; ver http://www.opuslibros.org/vida_milagros.pdf)

Una visión más detallada y minuciosa de las relaciones entre Escrivá de Balaguer y Pablo VI, a partir de un análisis lo más neutro y objetivo posible, se puede leer en Joan Estruch, Santos y pillos: El Opus Dei y sus paradojas, Barcelona: Herder, 1963 (ver http://opuslibros.org/PDF/sp.pdf).

UNA SECTA CATÓLICA

Consagradas miguelianas de Orden y Mandato de San Miguel Arcángel

Consagradas miguelianas de Orden y Mandato de San Miguel Arcángel

Mediante comunicado del 9 de octubre de 2014, el obispado de Tui-Vigo (Galicia, España) hizo público que el 16 de abril del presente año había apartado de sus funciones al fundador y presidente de la asociación diocesana de fieles Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, el laico Miguel Rosendo, debido a acusaciones en torno a su conducta moral. Que incluiría abusos sexuales, según pudo indagar la prensa.

La asociación, formada por familias, jóvenes, matrimonios y consagrados miguelianos y consagradas miguelianas —en sus propias palabras— «promueve entre sus miembros un profundo sentido del apostolado desde el espíritu de la familia cristiana. Como hijos de la Santa Madre Iglesia, con ayuda de nuestra devoción al Arcángel San Miguel, nuestro patrón, y la intercesión de la Inmaculada Concepción vivimos nuestra fe alimentándonos en la Santa Misa y formándonos en el Catecismo de la Iglesia Católica».

Sin embargo, por más aprobación eclesial que tuviera, funcionaba prácticamente como una secta. Idealización idolátrica del fundador, dependencia afectiva fomentada por él mismo, un estilo de vida entre sus miembros ajeno a cómo se vive en el mundo, ideología religiosa fundamentalista, fanatismo proselitista e impedimentos de los padres para contactar a sus hijos son los ingredientes de este menjunje conservador, con apariencia de fidelidad eclesial y búsqueda de santidad, pero con evidente sabor sectario y un innegable fondo de turbiedad.

Actualmente el grupo ha quedado reducido a su mínima expresión, pasando de casi 400 miembros a sólo una treintena. Sólo esperamos que algo similar ocurra con otras sectas católicas, pues aunque cuenten con aprobación eclesial, deben ser investigadas por el daño producido a las personas y sus familias.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 12 de noviembre de 2014)

________________________________________

FUENTES

Diócesis de Tui-Vigo
Nota sobre la Asociación Orden y Mandato de S. Miguel Arcángel (9 de octubre de 2014)
http://www.diocesetuivigo.org/castellano/informacion/noticias/ano2014/octubre%2014/nota%20miguel%20arcangel.html

El Mundo (España)
‘Miguel montó un edén de religiosas’ (20/10/2014)
http://www.elmundo.es/espana/2014/10/20/544446bdca4741b5048b457d.html
‘Miguel tenía sexo para purificarlas’ (22/10/2014)
http://www.elmundo.es/espana/2014/10/22/5446b8c9268e3ec77e8b458b.html

Religión Digital
Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, una secta católica en Vigo (20 de octubre de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/10/20/orden-y-mandato-de-san-miguel-arcangel-una-secta-catolica-en-vigo-iglesia-religion-dios-jesus-papa.shtml
Un juzgado de Tui abre diligencias contra Orden y Mandato de San Miguel (23 de octubre de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/10/23/un-juzgado-de-tui-abre-diligencias-contra-orden-y-mandato-de-san-miguel-iglesia-religion-dios-jesus-papa.shtml
Familiares de miembros de Orden y Mandato acusan a la Iglesia de amparar el “secuestro” de sus hijos (30 de octubre de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/10/30/familiares-de-miembros-de-orden-y-mandato-acusan-a-la-iglesia-de-amparar-el-secuestro-de-sus-hijos-iglesia-religion-dios-jesus-papa.shtml
Testimonio de la madre de una monja ‘migueliana’: “Que alguien de la Iglesia nos ayude” (3 de noviembre de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/11/03/testimonio-de-la-madre-de-una-monja-migueliana-que-alguien-de-la-iglesia-nos-ayude.shtml

ACI Prensa
Abandona modelaje y televisión por la vida religiosa: “El Señor me hizo casting y no pude decir que no” (01 May. 14)
https://www.aciprensa.com/noticias/abandona-modelaje-y-television-por-la-vida-religiosa-el-senor-me-hizo-casting-y-no-pude-decir-que-no-91034/
Según muestra esta nota informativa, ACI Prensa tenía conocimiento de la existencia de Orden y Mandato de San Miguel Arcángel. Parece que para esta agencia informativa es noticia que una joven mujer con una carrera prometedora en los medios de comunicación abandone todo para unirse a un grupo religioso de poca monta, pero es absolutamente irrelevante que el mismo grupo sea intervenido e investigado por las autoridades eclesiales y el fundador sea apartado de sus funciones debido a una conducta moral escandalosa. Como ya es costumbre en el tipo de periodismo que practica la agencia, se ha omitido toda información al respecto. ¿No tendrá Alejandro Bermúdez tal vez rabo de paja?

EL COMPAÑERO FRANCISCO

El Papa Francisco con Evo Morales, Presidente de Bolivia, durante el Encuentro de Movimientos Populares

El Papa Francisco con Evo Morales, Presidente de Bolivia, durante el Encuentro Mundial de Movimientos Populares

Cuando el Papa Francisco describió el llamado del Señor que todo cristiano está invitado a aceptar como «salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio», se trataba de una manera audaz de plantear la misión cristiana, por lo menos en boca de un Sumo Pontífice. Era un rechazo del estilo de vida burgués que llevan muchos católicos, incluyendo curas y obispos.

Francisco, bajo el patrocinio del Pontificio Consejo “Justicia y Paz” y la Pontificia Academia de Ciencias Sociales, convocó el 28 de octubre en el Vaticano a representantes vivos de esas periferias en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares.

Allí les dirigió estas palabras: «Aquí hay cartoneros, recicladores, vendedores ambulantes, costureros, artesanos, pescadores, campesinos, constructores, mineros, obreros de empresas recuperadas, todo tipo de cooperativistas y trabajadores de oficios populares que están excluidos de los derechos laborales, que se les niega la posibilidad de sindicalizarse, que no tienen un ingreso adecuado y estable. Hoy quiero unir mi voz a la suya y acompañarlos en su lucha».

Son tan sólo algunas palabras de un emotivo discurso que podría haber pronunciado un dirigente social comprometido con su pueblo.

Recientemente, el cardenal Raymond Burke, adalid de los conservadores, declaró a la revista Vida Nueva: «Hay una fuerte sensación de que la Iglesia está como una nave sin timón». Y el mismo Francisco le confesó a un obispo amigo suyo, según cuenta el jesuita González Faus: «la derecha eclesial me está despellejando. Me acusan de desacralizar el papado».

Adelante, compañero Francisco, el pueblo avanza seguro de que la Iglesia pocas veces ha estado en mejores manos.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 5 de noviembre de 2014)

________________________________________

El Encuentro Mundial de Movimientos Populares se realizó a lo largo de tres días, del 27 al 29 de octubre de este año. Pero el momento central lo constituyó el discurso del Papa que, por su importancia, reproduzco a continuación en su totalidad.

Buenos días de nuevo, estoy contento de estar entre ustedes, además les digo una confidencia, es la primera vez que bajo acá, nunca había venido. Como les decía, tengo mucha alegría y les doy una calurosa bienvenida.

Gracias por haber aceptado esta invitación para debatir tantos graves problemas sociales que aquejan al mundo hoy, ustedes que sufren en carne propia la desigualdad y la exclusión. Gracias al Cardenal Turkson por su acogida. Gracias, Eminencia por su trabajo y sus palabras.

Este encuentro de Movimientos Populares es un signo, es un gran signo: vinieron a poner en presencia de Dios, de la Iglesia, de los pueblos, una realidad muchas veces silenciada. ¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella!

No se contentan con promesas ilusorias, excusas o coartadas. Tampoco están esperando de brazos cruzados la ayuda de ONGs, planes asistenciales o soluciones que nunca llegan o, si llegan, llegan de tal manera que van en una dirección o de anestesiar o de domesticar. Esto es medio peligroso. Ustedes sienten que los pobres ya no esperan y quieren ser protagonistas, se organizan, estudian, trabajan, reclaman y, sobre todo, practican esa solidaridad tan especial que existe entre los que sufren, entre los pobres, y que nuestra civilización parece haber olvidado, o al menos tiene muchas ganas de olvidar.

Solidaridad es una palabra que no cae bien siempre, yo diría que algunas veces la hemos transformado en una mala palabra, no se puede decir; pero es una palabra mucho más que algunos actos de generosidad esporádicos. Es pensar y actuar en términos de comunidad, de prioridad de vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos. También es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra y la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales. Es enfrentar los destructores efectos del Imperio del dinero: los desplazamientos forzados, las emigraciones dolorosas, la trata de personas, la droga, la guerra, la violencia y todas esas realidades que muchos de ustedes sufren y que todos estamos llamados a transformar. La solidaridad, entendida, en su sentido más hondo, es un modo de hacer historia y eso es lo que hacen los movimientos populares.

Este encuentro nuestro no responde a una ideología. Ustedes no trabajan con ideas, trabajan con realidades como las que mencioné y muchas otras que me han contado… tienen los pies en el barro y las manos en la carne. ¡Tienen olor a barrio, a pueblo, a lucha! Queremos que se escuche su voz que, en general, se escucha poco. Tal vez porque molesta, tal vez porque su grito incomoda, tal vez porque se tiene miedo al cambio que ustedes reclaman, pero sin su presencia, sin ir realmente a las periferias, las buenas propuestas y proyectos que a menudo escuchamos en las conferencias internacionales se quedan en el reino de la idea, es mi proyecto.

No se puede abordar el escándalo de la pobreza promoviendo estrategias de contención que únicamente tranquilicen y conviertan a los pobres en seres domesticados e inofensivos. Qué triste ver cuando detrás de supuestas obras altruistas, se reduce al otro a la pasividad, se lo niega o peor, se esconden negocios y ambiciones personales: Jesús les diría hipócritas. Qué lindo es en cambio cuando vemos en movimiento a Pueblos, sobre todo, a sus miembros más pobres y a los jóvenes. Entonces sí se siente el viento de promesa que aviva la ilusión de un mundo mejor. Que ese viento se transforme en vendaval de esperanza. Ese es mi deseo.

Este encuentro nuestro responde a un anhelo muy concreto, algo que cualquier padre, cualquier madre quiere para sus hijos; un anhelo que debería estar al alcance de todos, pero hoy vemos con tristeza cada vez más lejos de la mayoría: tierra, techo y trabajo. Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista.

No se entiende que el amor a los pobres está al centro del Evangelio. Tierra, techo y trabajo, eso por lo que ustedes luchan, son derechos sagrados. Reclamar esto no es nada raro, es la doctrina social de la Iglesia. Voy a detenerme un poco en cada uno de éstos porque ustedes los han elegido como consigna para este encuentro.

Tierra. Al inicio de la creación, Dios creó al hombre, custodio de su obra, encargándole de que la cultivara y la protegiera. Veo que aquí hay decenas de campesinos y campesinas, y quiero felicitarlos por custodiar la tierra, por cultivarla y por hacerlo en comunidad. Me preocupa la erradicación de tantos hermanos campesinos que sufren el desarraigo, y no por guerras o desastres naturales. El acaparamiento de tierras, la desforestación, la apropiación del agua, los agrotóxicos inadecuados, son algunos de los males que arrancan al hombre de su tierra natal. Esta dolorosa separación, que no es sólo física, sino existencial y espiritual, porque hay una relación con la tierra que está poniendo a la comunidad rural y su peculiar modo de vida en notoria decadencia y hasta en riesgo de extinción.

La otra dimensión del proceso ya global es el hambre. Cuando la especulación financiera condiciona el precio de los alimentos tratándolos como a cualquier mercancía, millones de personas sufren y mueren de hambre. Por otra parte se desechan toneladas de alimentos. Esto constituye un verdadero escándalo. El hambre es criminal, la alimentación es un derecho inalienable. Sé que algunos de ustedes reclaman una reforma agraria para solucionar alguno de estos problemas, y déjenme decirles que en ciertos países, y acá cito el Compendio de la Doctrina Social de la IGLESIA, “la reforma agraria es además de una necesidad política, una obligación moral” (CDSI, 300).

No lo digo solo yo, está en el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Por favor, sigan con la lucha por la dignidad de la familia rural, por el agua, por la vida y para que todos puedan beneficiarse de los frutos de la tierra.

Segundo, Techo. Lo dije y lo repito: una casa para cada familia. Nunca hay que olvidarse que Jesús nació en un establo porque en el hospedaje no había lugar, que su familia tuvo que abandonar su hogar y escapar a Egipto, perseguida por Herodes. Hoy hay tantas familias sin vivienda, o bien porque nunca la han tenido o bien porque la han perdido por diferentes motivos. Familia y vivienda van de la mano. Pero, además, un techo, para que sea hogar, tiene una dimensión comunitaria: y es el barrio… y es precisamente en el barrio donde se empieza a construir esa gran familia de la humanidad, desde lo más inmediato, desde la convivencia con los vecinos. Hoy vivimos en inmensas ciudades que se muestran modernas, orgullosas y hasta vanidosas. Ciudades que ofrecen innumerables placeres y bienestar para una minoría feliz… pero se le niega el techo a miles de vecinos y hermanos nuestros, incluso niños, y se los llama, elegantemente, “personas en situación de calle”. Es curioso como en el mundo de las injusticias, abundan los eufemismos. No se dicen las palabras con la contundencia y la realidad se busca en el eufemismo. Una persona, una persona segregada, una persona apartada, una persona que está sufriendo la miseria, el hambre, es una persona en situación de calle: palabra elegante ¿no? Ustedes busquen siempre, por ahí me equivoco en alguno, pero en general, detrás de un eufemismo hay un delito.

Vivimos en ciudades que construyen torres, centros comerciales, hacen negocios inmobiliarios… pero abandonan a una parte de sí en las márgenes, las periferias. ¡Cuánto duele escuchar que a los asentamientos pobres se los margina o, peor, se los quiere erradicar! Son crueles las imágenes de los desalojos forzosos, de las topadoras derribando casillas, imágenes tan parecidas a las de la guerra. Y esto se ve hoy.

Ustedes saben que en las barriadas populares donde muchos de ustedes viven subsisten valores ya olvidados en los centros enriquecidos. Los asentamientos están bendecidos con una rica cultura popular: allí el espacio público no es un mero lugar de tránsito sino una extensión del propio hogar, un lugar donde generar vínculos con los vecinos. Qué hermosas son las ciudades que superan la desconfianza enfermiza e integran a los diferentes y que hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo. Qué lindas son las ciudades que, aun en su diseño arquitectónico, están llenas de espacios que conectan, relacionan, favorecen el reconocimiento del otro. Por eso, ni erradicación ni marginación: Hay que seguir en la línea de la integración urbana. Esta palabra debe desplazar totalmente a la palabra erradicación, desde ya, pero también esos proyectos que pretender barnizar los barrios pobres, aprolijar las periferias y maquillar las heridas sociales en vez de curarlas promoviendo una integración auténtica y respetuosa. Es una especie de arquitectura de maquillaje ¿no? Y va por ese lado. Sigamos trabajando para que todas las familias tengan una vivienda y para que todos los barrios tengan una infraestructura adecuada (cloacas, luz, gas, asfalto, y sigo: escuelas, hospitales o salas de primeros auxilios, club deportivo y todas las cosas que crean vínculos y que unen, acceso a la salud -lo dije- y a la educación y a la seguridad en la tenencia.

Tercero, Trabajo. No existe peor pobreza material – me urge subrayarlo-, no existe peor pobreza material, que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo. El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima del hombre, si el beneficio es económico, sobre la humanidad o sobre el hombre, son efectos de una cultura del descarte que considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar.

Hoy, al fenómeno de la explotación y de la opresión se le suma una nueva dimensión, un matiz gráfico y duro de la injusticia social; los que no se pueden integrar, los excluidos son desechos, “sobrantes”. Esta es la cultura del descarte y sobre esto quisiera ampliar algo que no tengo escrito pero se me ocurre recordarlo ahora. Esto sucede cuando al centro de un sistema económico está el dios dinero y no el hombre, la persona humana. Sí, al centro de todo sistema social o económico tiene que estar la persona, imagen de Dios, creada para que fuera el denominador del universo. Cuando la persona es desplazada y viene el dios dinero sucede esta trastocación de valores.

Y, para graficar, recuerdo una enseñanza de alrededor del año 1200. Un rabino judío explicaba a sus feligreses la historia de la torre de babel y entonces contaba cómo, para construir esta torre de babel, había que hacer mucho esfuerzo había que fabricar los ladrillos, para fabricar los ladrillos había que hacer el barro y traer la paja, y amasar el barro con la paja, después cortarlo en cuadrado, después hacerlo secar, después cocinarlo, y cuando ya estaban cocidos y fríos, subirlos para ir construyendo la torre.

Si se caía un ladrillo, era muy caro el ladrillo con todo este trabajo, si se caía un ladrillo era casi una tragedia nacional. Al que lo dejaba caer lo castigaban o lo suspendían o no sé lo que le hacían, y si caía un obrero no pasaba nada. Esto es cuando la persona está al servicio del dios dinero y esto lo contaba un rabino judío en el año 1200 explicaba estas cosas horribles.

Y respecto al descarte también tenemos que ser un poco atentos a lo que sucede en nuestra sociedad. Estoy repitiendo cosas que he dicho y que están en la Evangelii Gaudium. Hoy día, se descartan los chicos porque el nivel de natalidad en muchos países de la tierra ha disminuido o se descartan los chicos por no tener alimentación o porque se les mata antes de nacer, descarte de niños.

Se descartan los ancianos, porque, bueno, no sirven, no producen, ni chicos ni ancianos producen, entonces con sistemas más o menos sofisticados se les va abandonando lentamente, y ahora, como es necesario en esta crisis recuperar un cierto equilibrio, estamos asistiendo a un tercer descarte muy doloroso, el descarte de los jóvenes. Millones de jóvenes, yo no quiero decir la cifra porque no la sé exactamente y la que leí me parece un poco exagerada, pero millones de jóvenes descartados del trabajo, desocupados.

En los países de Europa, y estas si son estadísticas muy claras, acá en Italia, pasó un poquitito del 40% de jóvenes desocupados; ya saben lo que significa 40% de jóvenes, toda una generación, anular a toda una generación para mantener el equilibrio. En otro país de Europa está pasando el 50% y en ese mismo país del 50% en el sur el 60%, son cifras claras, óseas del descarte. Descarte de niños, descarte de ancianos, que no producen, y tenemos que sacrificar una generación de jóvenes, descarte de jóvenes, para poder mantener y reequilibrar un sistema en el cual en el centro está el dios dinero y no la persona humana.

Pese a esto, a esta cultura del descarte, a esta cultura de los sobrantes, tantos de ustedes, trabajadores excluidos, sobrantes para este sistema, fueron inventando su propio trabajo con todo aquello que parecía no poder dar más de sí mismo… pero ustedes, con su artesanalidad, que les dio Dios… con su búsqueda, con su solidaridad, con su trabajo comunitario, con su economía popular, lo han logrado y lo están logrando…. Y déjenme decírselo, eso además de trabajo, es poesía. Gracias.

Desde ya, todo trabajador, esté o no esté en el sistema formal del trabajo asalariado, tiene derecho a una remuneración digna, a la seguridad social y a una cobertura jubilatoria. Aquí hay cartoneros, recicladores, vendedores ambulantes, costureros, artesanos, pescadores, campesinos, constructores, mineros, obreros de empresas recuperadas, todo tipo de cooperativistas y trabajadores de oficios populares que están excluidos de los derechos laborales, que se les niega la posibilidad de sindicalizarse, que no tienen un ingreso adecuado y estable. Hoy quiero unir mi voz a la suya y acompañarlos en su lucha.

En este Encuentro, también han hablado de la Paz y de Ecología. Es lógico: no puede haber tierra, no puede haber techo, no puede haber trabajo si no tenemos paz y si destruimos el planeta. Son temas tan importantes que los Pueblos y sus organizaciones de base no pueden dejar de debatir. No pueden quedar sólo en manos de los dirigentes políticos. Todos los pueblos de la tierra, todos los hombres y mujeres de buena voluntad, tenemos que alzar la voz en defensa de estos dos preciosos dones: la paz y la naturaleza. La hermana madre tierra como la llamaba San Francisco de Asís.

Hace poco dije, y lo repito, que estamos viviendo la tercera guerra mundial pero en cuotas. Hay sistemas económicos que para sobrevivir deben hacer la guerra. Entonces se fabrican y se venden armas y, con eso los balances de las economías que sacrifican al hombre a los pies del ídolo del dinero, obviamente quedan saneadas. Y no se piensa en los niños hambrientos en los campos de refugiados, no se piensa en los desplazamientos forzosos, no se piensa en las viviendas destruidas, no se piensa, desde ya, en tantas vidas segadas. Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción, cuánto dolor. Hoy, queridos hermanas y hermanos, se levanta en todas las partes de la tierra, en todos los pueblos, en cada corazón y en los movimientos populares, el grito de la paz: ¡Nunca más la guerra!

Un sistema económico centrado en el dios dinero necesita también saquear la naturaleza, saquear la naturaleza, para sostener el ritmo frenético de consumo que le es inherente. El cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la desforestación ya están mostrando sus efectos devastadores en los grandes cataclismos que vemos, y los que más sufren son ustedes, los humildes, los que viven cerca de las costas en viviendas precarias o que son tan vulnerables económicamente que frente a un desastre natural lo pierden todo. Hermanos y hermanas: la creación no es una propiedad, de la cual podemos disponer a nuestro gusto; ni mucho menos, es una propiedad sólo de algunos, de pocos: la creación es un don, es un regalo, un don maravilloso que Dios no ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con respeto y gratitud. Ustedes quizá sepan que estoy preparando una encíclica sobre Ecología: tengan la seguridad que sus preocupaciones estarán presentes en ella. Les agradezco, aprovecho para agradecerles, la carta que me hicieron llegar los integrantes de la Vía Campesina, la Federación de Cartoneros y tantos otros hermanos al respecto.

Hablamos de la tierra, de trabajo, de techo… hablamos de trabajar por la paz y cuidar la naturaleza… Pero ¿por qué en vez de eso nos acostumbramos a ver como se destruye el trabajo digno, se desahucia a tantas familias, se expulsa a los campesinos, se hace la guerra y se abusa de la naturaleza? Porque en este sistema se ha sacado al hombre, a la persona humana, del centro y se lo ha reemplazado por otra cosa. Porque se rinde un culto idolátrico al dinero. Porque se ha globalizado la indiferencia!, se ha globalizado la indiferencia: a mí ¿qué me importa lo que les pasa a otros mientras yo defienda lo mío? Porque el mundo se ha olvidado de Dios, que es Padre; se ha vuelto huérfano porque dejó a Dios de lado.

Algunos de ustedes expresaron: Este sistema ya no se aguanta. Tenemos que cambiarlo, tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos. Hay que hacerlo con coraje, pero también con inteligencia. Con tenacidad, pero sin fanatismo. Con pasión, pero sin violencia. Y entre todos, enfrentando los conflictos sin quedar atrapados en ellos, buscando siempre resolver las tensiones para alcanzar un plano superior de unidad, de paz y de justicia. Los cristianos tenemos algo muy lindo, una guía de acción, un programa, podríamos decir, revolucionario. Les recomiendo vivamente que lo lean, que lean las bienaventuranzas que están en el capítulo 5 de San Mateo y 6 de San Lucas, (cfr. Mt 5, 3 y Lc 6, 20) y que lean el pasaje de Mateo 25. Se los dije a los jóvenes en Río de Janeiro, con esas dos cosas tiene el programa de acción.

Sé que entre ustedes hay personas de distintas religiones, oficios, ideas, culturas, países, continentes. Hoy están practicando aquí la cultura del encuentro, tan distinta a la xenofobia, la discriminación y la intolerancia que tantas veces vemos. Entre los excluidos se da ese encuentro de culturas donde el conjunto no anula la particularidad, el conjunto no anula la particularidad. Por eso a mí me gusta la imagen del poliedro, una figura geométrica con muchas caras distintas. El poliedro refleja la confluencia de todas las parcialidades que en él conservan la originalidad. Nada se disuelve, nada se destruye, nada se domina, todo se integra, todo se integra. Hoy también están buscando esa síntesis entre lo local y lo global. Sé que trabajan día tras día en lo cercano, en lo concreto, en su territorio, su barrio, su lugar de trabajo: los invito también a continuar buscando esa perspectiva más amplia, que nuestros sueños vuelen alto y abarquen el todo.

De ahí que me parece importante esa propuesta que algunos me han compartido de que estos movimientos, estas experiencias de solidaridad que crecen desde abajo, desde el subsuelo del planeta, confluyan, estén más coordinadas, se vayan encontrando, como lo han hecho ustedes en estos días. Atención, nunca es bueno encorsetar el movimiento en estructuras rígidas, por eso dije encontrarse, mucho menos es bueno intentar absorberlo, dirigirlo o dominarlo; movimientos libres tiene su dinámica propia, pero sí, debemos intentar caminar juntos. Estamos en este salón, que es el salón del Sínodo viejo, ahora hay uno nuevo, y sínodo quiere decir precisamente “caminar juntos”: que éste sea un símbolo del proceso que ustedes han iniciado y que están llevando adelante.

Los movimientos populares expresan la necesidad urgente de revitalizar nuestras democracias, tantas veces secuestradas por innumerables factores. Es imposible imaginar un futuro para la sociedad sin la participación protagónica de las grandes mayorías y ese protagonismo excede los procedimientos lógicos de la democracia formal. La perspectiva de un mundo de paz y justicia duraderas nos reclama superar el asistencialismo paternalista, nos exige crear nuevas formas de participación que incluya a los movimientos populares y anime las estructuras de gobiernos locales, nacionales e internacionales con ese torrente de energía moral que surge de la incorporación de los excluidos en la construcción del destino común. Y esto con ánimo constructivo, sin resentimiento, con amor.

Yo los acompaño de corazón en ese camino. Digamos juntos desde el corazón: Ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ninguna persona sin la dignidad que da el trabajo. Queridos hermanas y hermanos: sigan con su lucha, nos hacen bien a todos. Es como una bendición de humanidad. Les dejo de recuerdo, de regalo y con mi bendición, unos rosarios que fabricaron artesanos, cartoneros y trabajadores de la economía popula de América Latina.

Y en este acompañamiento rezo por ustedes, rezo con ustedes y quiero pedirle a nuestro Padre Dios que los acompañe y los bendiga, que los colme de su amor y los acompañe en el camino dándoles abundantemente esa fuerza que nos mantiene en pie: esa fuerza es la esperanza, la esperanza que no defrauda, gracias.

________________________________________

FUENTES

Religión Digital
Francisco: “Reclamar tierra, techo y trabajo no es comunista, es la doctrina social de la Iglesia” (28 de octubre de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/10/28/francisco-reclamar-tierra-techo-y-trabajo-no-es-comunista-es-la-doctrina-social-de-la-iglesia-religion-iglesia-vaticano-movimientos-populares.shtml

Vida Nueva
Raymond Leo Burke: “A muchos les parece que la nave de la Iglesia ha perdido la brújula” (30.10.2014)
http://www.vidanueva.es/2014/10/30/raymond-leo-burke-a-muchos-les-parece-que-la-nave-de-la-iglesia-ha-perdido-la-brujula/

José Ignacio González Faus
¿Desacralizar el papado? (20.10.2014)
http://blogs.periodistadigital.com/miradas-cristianas.php/2014/10/20/idesacralizar-el-papado-

La Declaración Final del Encuentro Mundial de Movimientos Populares se puede leer aquí:
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/10/30/religion-iglesia-vaticano-solidaridad-papa-francisco-excluidos-sistema-pobres-hoac-encuentro-movimientos-populares-vaticano.shtml