QUERIDO CATÓLICO PEQUEÑO BURGUÉS

caricatura_burgueses_abortoEl 21 de marzo marchaste por la vida, en un evento que reunió en Lima a medio millón de cristianos que se pronunciaron contra el aborto y a favor del matrimonio y de la familia tradicional. Consideraste importante tu presencia a fin de detener los avances de una “cultura de muerte” que pretende asesinar a los niños en el vientre materno. Ciertamente, una conspiración de ésas que le quitan el sueño a cualquiera. Y al final del día te fuiste a la cama, con la conciencia tranquila por haber participado en una marcha que va a cambiar el mundo. Por lo menos, en lo que atañe al aborto.

¿Pero te enteraste previamente de cuáles son las causas que llevan a las mujeres a abortar? ¿Es suficiente una marcha —que no es una invitación al diálogo sino una demostración de fuerza— para ayudar a solucionar el problema?

¿No ignoraste acaso la Gran Marcha por el Agua y la Vida de febrero de 2012, donde los campesinos protestaron contra la minera Yanacocha, que pretende destruir las fuentes acuíferas que sirven de sustento a sus vidas? ¿Y dónde estabas cuando tantos jóvenes protestaban contra la Ley Pulpín a favor de condiciones laborales para una vida digna?

Probablemente, al igual que Mons. Cipriani, ignoraste las matanzas de campesinos perpetradas por el ejército en los Andes y defendiste la pena de muerte contra los terroristas. Y no te uniste a las manifestaciones de las mujeres indígenas esterilizadas sistemáticamente por el gobierno de Fujimori.

Curiosa manera la tuya de defender la vida: cuando recién se inicia, pero indiferente a la justicia social necesaria para una vida adulta digna.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 25 de marzo de 2015)

________________________________________

Soy católico y estoy en contra del aborto. Si bien no cuento con una certeza absoluta de cuándo se inicia la vida propiamente humana —tampoco la Iglesia la tiene con base en fundamentos bíblicos y teólogicos incuestionables, mucho menos la ciencia—, considero que truncar una vida que se inicia sin un motivo proporcional es contrario a la dignidad humana. Ese motivo proporcional puede ser un riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre, en cuyo caso estamos hablando de un aborto indirecto (no deseado en si mismo) por razones terapéuticas, considerándose el aborto como un mal tolerado por motivos justificables. Ésta es la opinión de varios moralistas católicos y así está en un documento oficial de la Iglesia (ver mi post LO QUE CIPRIANI NO APRENDIÓ SOBRE EL ABORTO).

Sin embargo, en la tarea por disminuir la cantidad de abortos que se practican actualmente no creo que las así llamadas Marchas por la Vida jueguen un papel importante. Estas marchas parecen tener sólo la función de influir sobre la legislación vigente en un país, mostrándole a los políticos qué cantidad de posibles votantes están en contra del aborto. Y a decir verdad, las leyes sobre el aborto no determinan la cantidad de interrupciones del embarazo que se practican. Pues con o sin ley, quien decide no abortar no lo hace, y quien decide hacerlo, lo hace clandestinamente si la ley no se lo permite, en buenas condiciones si se trata de una mujer de familia pudiente, o en condiciones riesgosas si se trata de una mujer pobre.

La solución no pasa por la concientización de que el aborto es un mal que debe ser evitado, sino más bien por darle una solución integral a las causas que llevan a que las mujeres aborten: situación de pobreza, abandono por parte de la pareja, falta de oportunidades formativas y laborales para mujeres con hijos, falta de atención sanitaria de calidad, abandono y olvido por parte del Estado, pocas esperanzas de vida digna para toda la familia, etc.

burguesa_contra_el_abortoQuienes participan en las Marchas por la Vida se manifiestan respecto al inicio de la vida y respecto a su final, incidiendo en el carácter perverso del aborto y la eutanasia. Pero cuando se trata de manifestarse a favor de otro tipo de derechos humanos que hacen que la vida merezca ser vivida, su ausencia se hace sentir, argumentando que se trata de luchas políticas en las cuales la Iglesia católica no debe inmiscuirse.

A fin de cuentas, las Marchas por la Vida terminan siendo eventos multitudinarios donde católicos y otros cristianos se celebran a sí mismos por tener un modo de pensar correcto, guiados por lemas pueriles que no son más que estrategias de marketing sentimental: «Que tu niño interior defienda al mío. Únete», «Que tu niño interior te mueva. Únete».

Para combatir la plaga del aborto se necesitaría un testimonio más encarnado y realista y un compromiso más decidido con los pobres. De nada sirve criminalizar a las mujeres que han abortado acusándolas de asesinato, sin comprender las razones que las llevaron a ello. En ese sentido, me inclino a favor de una despenalización parcial del aborto. Y a la implementación de una pastoral de misericordia, que incluya medidas sociales orientadas a generar mejores perspectivas de futuro para los más necesitados. Y que, además, no utilice el pretexto de fomentar el matrimonio y la familia para excluir y marginar a quienes no se ajustan al modelo de familia tradicional.

________________________________________

Una exposición profunda y analítica sobre las posiciones actuales ante el aborto redactada por alguien que comparte y admira la postura de la Iglesia que defiende la vida del embrión desde el principio y, sin embargo, favorece por motivos realistas y de sentido común una despenalización, es la del jesuita José Ignacio González Faus:

“Abortar el aborto” (14.02.2014)
http://blogs.periodistadigital.com/miradas-cristianas.php/2014/02/14/abortar-el-aborto

________________________________________

POST SCRIPTUM (28 de marzo de 2015)

En el blog de Roncuaz, un amigo sodálite de buenas intenciones al cual aprecio mucho, ha aparecido un comentario sobre este artículo, en que se me acusa de mentiroso (ver http://roncuaz.blogspot.de/2015/03/que-la-vida-marche-siempre.html). He aquí mi respuesta:

Querido Roncuaz:

Te aprecio y admiro personalmente. Sin embargo, me veo obligado a escribir debido a una acusación grave que haces en contra de mí: la de que estoy mintiendo de la manera más feroz.

Sabes muy bien que estoy en contra del aborto y que, siguiendo la moral católica, admito el aborto sólo por razones terapéuticas graves como un mal menor que debe ser tolerado. Nunca he considerado el aborto como un derecho de la mujer ni mucho menos como una práctica que pueda ser legitimada. Cuando hablo de una despenalización parcial del aborto, me refiero a que se deroguen aquellas leyes que criminalizan a las mujeres que han abortado, pues considero que mantenerlas afecta negativamente al bien común. No es lo mismo que legitimar el aborto, el cual debe ser siempre considerado como un mal que hay que evitar en la medida de lo posible.

Por otra parte, mis críticas a las Marchas por la Vida van en la línea de las declaraciones del Papa Francisco a la Civiltà Cattolica (ver http://www.vidanueva.es/wp-content/uploads/2013/09/entrevista-papa-Francisco-Antonio-Spadaro.pdf):

«No podemos seguir insistiendo sólo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. Es imposible. Yo no he hablado mucho de estas cuestiones y he recibido reproches por ello. Pero si se habla de estas cosas hay que hacerlo en un contexto. Por lo demás, ya conocemos la opinión de la Iglesia y yo soy hijo de la Iglesia, pero no es necesario estar hablando de estas cosas sin cesar».

«Las enseñanzas de la Iglesia, sean dogmáticas o morales, no son todas equivalentes. Una pastoral misionera no se obsesiona por transmitir de modo desestructurado un conjunto de doctrinas para imponerlas insistentemente. El anuncio misionero se concentra en lo esencial, en lo necesario, que, por otra parte es lo que más apasiona y atrae, es lo que hace arder el corazón, como a los discípulos de Emaús». «Tenemos, por tanto, que encontrar un nuevo equilibrio, porque de otra manera el edificio moral de la Iglesia corre peligro de caer como un castillo de naipes, de perder la frescura y el perfume del Evangelio. La propuesta evangélica debe ser más sencilla, más profunda e irradiante. Sólo de esta propuesta surgen luego las consecuencias morales».

El aborto no es una causa sino la consecuencia de otros problemas serios, que son los que hay buscar sanar en su raíz. No se puede solucionar un problema sin ir a sus fuentes. Sabemos que en un país donde el aborto es ilegal se aborta igual o incluso más que en otros países donde está legalizado.

Las manifestaciones multitudinarias en contra del aborto pueden, por lo mismo, resultar contraproducentes, pues desvían la atención hacia un tema particular y nos apartan de lo esencial, que es la predicación del Evangelio, sobre todo con el testimonio de vida. La moral es siempre consecuencia de un compromiso personal y libre con Jesús, y no se puede pretender imponerla mediante la presencia de las masas en la calle.

Por otra parte, considerar el aborto como un crimen es ya prejuzgar el grado de conciencia de quien lo comete, sin considerar los atenuantes que pueda haber. Un crimen sólo es tal cuando se realiza con conciencia y conocimiento plenos de lo que se está haciendo y de manera deliberada, con voluntad plena. Aunque haya casos en que así sea, difícilmente se le puede aplicar esto a todas las mujeres que abortan. Más aún, si no hay conciencia de que el embrión abortado es una persona humana, no podemos acusar de criminales a quienes hayan abortado.

Creo, mi querido Roncuaz, que al dejarte llevar por la emotividad que te caracteriza terminas haciendo afirmaciones absolutas y te cierras al diálogo, necesario para poder analizar este tema con objetividad. Como ejemplo, la siguiente frase: «Rechazar un mal como el aborto es rechazar todos los males y las injusticias.» Y, sin embargo, conozco a personas que rechazan el aborto, pero justifican las matanzas de los penales durante el primer gobierno de Alan García, los crímenes de La Cantuta, la pena de muerte para terroristas y violadores de niños, los sueldos miserables de lo que ellos llaman mano de obra barata, la discriminación de quienes no pertenecen a su nivel social, y que incluso gozan de un bienestar económico de dimensiones pornográficas logrado sobre la base de ganancias exorbitantes injustificables, sin que les importe un carajo el bienestar de aquellos que sobreviven bajo el límite de la pobreza. Sin contar a aquellos que predican contra el aborto, pero que verían con muy buenos ojos que en Europa se les niegue el asilo a cientos de miles de refugiados islámicos que huyen del hambre y la guerra.

Por último, queda decir que cuando escribo, lo tengo que hacer en un escritorio —el cual, a decir verdad, no es muy cómodo—, pues no lo puedo hacer mientras paseo, reparto los periódicos de madrugada en mi pueblo, hago trabajos manuales en la casa, me dirijo en bicicleta al trabajo o participo en una obra de ayuda social. Además, escribir con fundamento sobre temas que resultan incómodos para católicos conservadores tampoco es así de sencillo como te imaginas. Y es un riesgo, pues uno se expone al desprecio, insultos e injurias de parte de los más fanatizados.

El hecho de que participes en una marcha no justifica necesariamente la causa por la que marchas, ni la hace necesaria y conveniente. Y probablemente estés haciendo caso omiso de la sana recomendación pastoral del Papa Francisco.

En fin, mi querido Roncuaz, lamento que en tu post caigas en la propaganda barata y la descalificación ad hominem de aquellos con quienes no concuerdas en algún tema particular. Sé que eres capaz de escribir sin caer en estos defectos. Espero que esto sea sólo sea un lapsus ocasional y nada más que eso.

Un fuerte abrazo

Martin

MONS. BAMBARÉN Y LOS MARICONES

Mons. Luis Bambarén, obispo emérito de Chimbote, y el congresista homosexual Carlos Bruce

Mons. Luis Bambarén, obispo emérito de Chimbote, y el congresista homosexual Carlos Bruce

No obstante que admiro a Mons. Bambarén por haber hablado claro y haber puesto los puntos sobre las íes cuando era necesario, sin temor de llevarle la contra a Mons Cipriani, sobre todo en el asunto aún pendiente de la Pontificia Universidad Católica del Perú, no puedo compartir su opinión personal de que la palabra peruana correcta para designar a un gay es “maricón”, término vulgar y ofensivo que se le aplica también despectivamente a cobardes y afeminados.

El problema no son los “maricones”, que aspiran a un trato normal e igualitario tanto en la sociedad peruana como en la Iglesia. Y que prefieren ser designados con el término más objetivo de “homosexuales”. El problema está en el concepto de sexualidad que todavía se maneja en muchos ámbitos cristianos, contemplando esta dimensión del ser humano como una realidad incómoda, que sólo encuentra su justificación en la reproducción de la especie. En ese sentido, la atracción sexual entre personas del mismo sexo aparece como una aberración.

Sin embargo, el erotismo que desprende el bíblico Cantar de los Cantares no menciona ni matrimonio ni hijos, y se regocija en la pura belleza tanto física como espiritual de los amantes, que buscan entregarse y poseerse mutuamente.

No logro entender la atracción entre iguales llamada homosexualidad, por la misma razón de que yo soy heterosexual. Pero dado que «su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado», como admite la Iglesia, prefiero abstenerme de juzgar a quienes he de considerar antes que nada como seres humanos con todo el derecho a amar y a ser respetados. Y a no ser objeto de discriminación ni de “mariconadas”.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 18 de marzo de 2015)

________________________________________

Las palabras exactas de Mons. Bambarén el 9 de marzo, en declaraciones a Radio Programas del Perú respecto al proyecto de Unión Civil entre personas del mismo sexo promovido por el congresista Carlos Bruce, fueron las siguientes (ver http://www.rpp.com.pe/luis-bambaren-carlos-bruce-noticia_776377.html):

«El congresista Bruce está haciendo un papelón con todo eso, apareciendo —perdón la palabra— como un maricón en medio de todo. Porque él mismo ha dicho que es homosexual, es gay. “Gay” no es palabra peruana; la palabra peruana es “maricón”.»

________________________________________

En sus lineamientos básicos, la doctrina sobre la sexualidad que enseña actualmente la Iglesia es correcta y conforme con la dignidad humana. Así la resume el Catecismo de la Iglesia Católica:

2332 La sexualidad abraza todos los aspectos de la persona humana, en la unidad de su cuerpo y de su alma. Concierne particularmente a la afectividad, a la capacidad de amar y de procrear y, de manera más general, a la aptitud para establecer vínculos de comunión con otro.

2333 Corresponde a cada uno, hombre y mujer, reconocer y aceptar su identidad sexual. La diferencia y la complementariedad físicas, morales y espirituales, están orientadas a los bienes del matrimonio y al desarrollo de la vida familiar. La armonía de la pareja humana y de la sociedad depende en parte de la manera en que son vividas entre los sexos la complementariedad, la necesidad y el apoyo mutuos.

2334 «Creando al hombre “varón y mujer”, Dios da la dignidad personal de igual modo al hombre y a la mujer» (FC 22; cf GS 49, 2). “El hombre es una persona, y esto se aplica en la misma medida al hombre y a la mujer, porque los dos fueron creados a imagen y semejanza de un Dios personal” (MD 6).

Sin embargo, hay todavía temas puntuales que deben ser profundizados e incluso replanteados.

Algunos católicos interpretan la comunión de personas y la fecundidad inherentes a la sexualidad propiamente humana como que estos fines deben estar presentes en cada uno de los actos sexuales que realiza la pareja. La experiencia muestra, sin embargo, que la unión amorosa —junto con la alegría y el placer que ella conlleva— es siempre buscada por aquellos que se aman íntimamente, pero no la fecundidad, que viene a ser un fin de la vida conyugal en su totalidad, siempre que no haya algún obstáculo que lo impida (como, por ejemplo, la esterilidad de uno de los cónyuges). A fin de salvaguardar este problema, hay quienes han acuñado la famosa frase de que todo acto sexual debe estar “abierto a la vida”. ¿Pero cómo puede estar abierto a la vida un acto donde los esposos, por razones legítimas, no desean engendrar un hijo y evitan la concepción recurriendo a métodos naturales efectivos admitidos por la Iglesia, o la esposa ya no se encuentra en condiciones de concebir debido a una enfermedad, a una operación o a su avanzada edad? ¿Deja por eso de ser bueno y legítimo el acto sexual?

Un acto sexual cuyo fin sea únicamente la reproducción puede ser inmoral en grado sumo, como el caso de los soldados alemanes que fueron enviados por la dictadura hitleriana a una Noruega ocupada con la misión de fecundar a mujeres consideradas de raza aria a fin de engendrar hijos. En cambio, la unión sexual que es producto de una entrega amorosa y comprometida no es vista como algo reprobable, aunque la fecundidad tendiente a la reproducción de la especie esté ausente en ese acto concreto. A fin de cuentas, sólo el amor justifica la unión sexual, como nos dice el sentido común, sin negar por ello que una fecundidad razonable también forma parte de la vida amorosa de la pareja en el tiempo, aunque no tenga por qué darse en cada acto sexual concreto.

Otro problema que veo en la moral sexual de la Iglesia es que ha sido formulada históricamente por teólogos y moralistas célibes, la mayoría de ellos eclesiásticos o religiosos. Es decir, por hombres ajenos a la experiencia de una sexualidad cotidiana tal como se vive en pareja y muchas veces ignorantes de la dinámica y los problemas concretos inherentes a la vida amorosa y sexual. No debería extrañarnos, por lo tanto, que se haya llegado a una situación como la actual, en la que una cosa es lo que enseña el Magisterio de la Iglesia y otra cosa es lo que viven los fieles comunes y corrientes en su vida amorosa.

Además, debemos tener en cuenta que la moral sexual católica se basa mucho en la Tradición y la “ley natural” —que en el fondo no es más que una interpretación filosófica formulada en la Edad Media— y muy poco en los datos bíblicos. En la enseñanza de Jesús en los Evangelios encontramos muy poco sobre sexualidad humana. Jesús condena la infidelidad, incluso de pensamiento (ver Mateo 5, 31-32), y habla sobre la unión matrimonial del hombre y la mujer (ver Mateo 19, 3-9), condenando el divorcio por cualquier motivo —salvo el caso de porneia, término griego sobre el cual hasta ahora no se han de puesto de acuerdo los teólogos y biblistas respecto a qué significa exactamente—. Pero en ninguna parte señala la fecundidad y la procreación como un deber de los esposos. Y mucho menos menciona el tema de la homosexualidad.

El modelo tradicional de familia que ciertos grupos de la Iglesia proponen —hombre y mujer con la mayor cantidad de hijos posibles— refleja el concepto burgués de los valores familiares, y está en contradicción con otros tipos de familia que encontramos en la Biblia, como por ejemplo la familia patriarcal al estilo de Abrahán, donde el hombre tenía mujer y concubinas, siendo todos los hijos considerados como legítimos. O la costumbre que existía todavía en la época de Jesús, de que si un hombre moría sin descendencia, su hermano podía fecundar a su mujer para darle un hijo al hermano muerto.

Más aún, el modelo propuesto de la Sagrada Familia presenta varios problemas que ponen en aprietos el modelo de familia burguesa. La historia de la familia de Jesús se inicia con un amago de separación por sospecha de infidelidad. Finalmente, es un ángel enviado por intervención divina el que tiene que confirmarle a José que el hijo de María no es producto de la semilla de otro hombre. José adopta entonces a Jesús como hijo suyo, y tal cual será considerado por la sociedad de entonces. Durante el resto su vida José se verá obligado a ocultar el verdadero origen de su hijo y a representar ante los demás una farsa, a fin de salvaguardar la buena reputación y la vida de la madre y garantizarle un hogar al hijo.

Por otra parte, tal como nos lo han transmitido la Tradición, el de María y José fue un matrimonio donde no hubo intimidad carnal. Es decir, en ellos ni siquiera se cumplen las palabras del Génesis, repetidas luego por Jesús: «Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne» (Génesis 2, 24; ver Mateo 19,5). Según la legislación actual de la Iglesia, este matrimonio hubiera podido ser disuelto a petición de una de las partes por una causa justa. Los cánones correspondientes del Código de Derecho Canónico son bastante claros:

1061 § 1. El matrimonio válido entre bautizados se llama sólo rato, si no ha sido consumado; rato y consumado, si los cónyuges han realizado de modo humano el acto conyugal apto de por sí para engendrar la prole, al que el matrimonio se ordena por su misma naturaleza y mediante el cual los cónyuges se hacen una sola carne.

1141 El matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano, ni por ninguna causa fuera de la muerte.

1142 El matrimonio no consumado entre bautizados, o entre parte bautizada y parte no bautizada, puede ser disuelto con causa justa por el Romano Pontífice, a petición de ambas partes o de una de ellas, aunque la otra se oponga.

En la Sagrada Familia hubo un solo hijo carnal de la madre y adoptivo del padre. La familia de Nazaret no fue numerosa, ni estuvo orientada a la procreación. Al contrario, tal como nos lo transmite la Iglesia, estuvo cerrada a ella. José y María habrían vivido en abstinencia sexual absoluta, dedicando su vida al cuidado de Jesús. Además, a diferencia de muchas familias burguesas actuales, los miembros de esta familia habrían vivido durante mucho tiempo en calidad de refugiados en Egipto, para luego desarrollar su vida en el hogar de Nazaret en condiciones de pobreza.

Por otra parte, históricamente no se sabe casi nada sobre los detalles de la vida conyugal y hogareña de la familia de Nazaret, por lo cual difícilmente podría ser presentada como un modelo válido. En realidad, la Sagrada Familia ha sido tratada como un comodín sin muchos contenidos propios y ha sido instrumentalizada por ciertos representantes de la Iglesia para proponer valores familiares —históricamente condicionados— que ellos consideraran vigentes, en la actualidad los valores de la familia tradicional burguesa. Y a decir verdad, no vemos cómo se puedan compaginar estos valores con la realidad de una familia pobre, no numerosa, donde no hay vida sexual activa y donde el hijo ni siquiera ha sido engendrado por ambos cónyuges, sino sólo por la madre fuera de la relación marital, sin negar el hecho de que esto sea por intervención divina.

Más adelante veremos a Jesús relativizar los lazos sanguíneos y proponer nuevos lazos familiares sobre la base del seguimiento de la voluntad de Dios, que no es otra que el amor a Él y el amor entre los seres humanos.

«Entre tanto, llegaron sus hermanos y su madre y, quedándose afuera, enviaron a llamarlo.
Entonces la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo:
—Tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan.
Él les respondió diciendo:
—¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?
Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo:
—Aquí están mi madre y mis hermanos, porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.» (Marcos 3, 31-35)

Si bien Jesús habló de la unión matrimonial de hombre y mujer, nunca propuso un modelo de familia. Simplemente nos dio el mandamiento supremo que debe regir las relaciones humanas, incluidas las familiares, sea cual sea la modalidad que éstas adopten: «Éste es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado» (Juan 15,12)

Ante todo esto, me pregunto cuál habría sido la actitud de Jesús hacia las personas homosexuales, en caso de vivir hoy. ¿Habría tenido la actitud despectiva y discriminatoria que encontramos en varios círculos cristianos? Creo más bien que habría compartido las palabras del Papa Francisco: «Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?»

________________________________________

La homofobia existente en la sociedad peruana ha sido abordada en toda su crudeza por algunos cineastas peruanos en filmes que vale la pena revisar:

  • Episodio “Los amigos” (Francisco J. Lombardi), en la película Cuentos inmorales (1978)
  • No se lo digas a nadie (Francisco J. Lombardi, 1998)
  • El pecado (Palito Ortega Matute, 2006)
  • Contracorriente (Javier Fuentes-León, 2009)

¿POR QUÉ SIGO SIENDO CATÓLICO?

Fotograma de "El Evangelio según San Mateo" (Pier Paolo Pasolini, 1964)

Fotograma de “El Evangelio según San Mateo” (Pier Paolo Pasolini, 1964)

Hay quienes han pasado por malas experiencias en la Iglesia Católica y han abandonado la fe. Hay quienes han pasado por lo mismo y, no obstante, siguen considerándose creyentes. O han tomado las cosas con humor, como aquel ex miembro del Opus Dei que publicó sus experiencias bajo el seudónimo de Satur Sangüesa en un libro intitulado La recomposición de la crisma (Guía para sobrevivir a los grandes ideales).

¿Por qué seguir siendo católico cuando hablamos de una institución que suele estar a la retaguardia del mundo; que no les ha permitido a las mujeres asumir puestos de responsabilidad a la par de sus congéneres varones; que ha estado salpicada de escándalos financieros de mano del Banco Vaticano y de escándalos de abusos psicológicos y sexuales cometidos por sacerdotes, religiosos y laicos renombrados; que todavía no ha asumido una visión más positiva de la sexualidad humana y que, en general, sigue tratando como miembros de segunda y tercera clase a los divorciados vueltos a casar y a los homosexuales?

Se trata de una pregunta difícil de responder, más aun cuando la respuesta se halla en circunstancias incomunicables de la conciencia propia. Pues sólo se puede ser auténtico como humano si se obedece a la propia conciencia —aun cuando esa obediencia conduzca al agnosticismo o al ateísmo—.

Y en ese recinto sagrado he tenido vislumbres de una presencia inexplicable que me ha acompañado a lo largo de mi azarosa existencia. Y esa presencia me permite soñar con una Iglesia que sea un pueblo de hombres libres —no de burgueses acomodados— caminando tras la huella aún fresca y revolucionaria de Jesús de Nazaret.

(Columna escrita para la edición del 11 de marzo de 2015 de Exitosa Diario)

________________________________________

En el cristianismo, quien tiene verdadera fe sabe que ese don se asienta en experiencias muy subjetivas, pero no por eso menos reales. Tan reales que es difícil negarlas, hacer como si no existieran, como tratando de tapar el sol con un dedo. Experiencias que muchas veces uno no ha buscado sino que simplemente se han presentado en las circunstancias de la vida, iluminando momentáneamente la opacidad de la existencia como una luz invisible cuya procedencia se barrunta pero a la vez se desconoce. Quien es consciente de este carácter nebuloso e inextricable de la fe —pero a la vez promisorio y generador de valor y esperanza—, se halla ante la perplejidad de no poder encontrar las palabras precisas para poder comunicar esa vivencia (o experiencia de vida, pues personalmente es la fuente que me mantiene vivo y aleja de mí los seductores cantos de sirena de la muerte).

La fe no es una conclusión que se obtenga a partir de un razonamiento lógico, como pretenden ciertos apologistas de la doctrina católica, que enarbolan combativamente argumentos sacados de catecismos y compendios de apologética, como si a punta de explicaciones racionales se pudiera convencer a la gente de abrazar la fe cristiana. Tampoco es un sentimiento dulce y placentero, que nos hace derramar lágrimas de emoción. Pues lo que yo llamo la experiencia de Dios es algo que a uno lo deja marcado de por vida, sin que necesariamente la existencia se vuelva más agradable y llevadera.

Tener fe es a la vez una bendición y un estigma, pues se logra ver más allá de la realidad que uno comparte con todos los mortales, pero a la vez se está condenado a sufrir la incomprensión y la consecuente marginación social, como le ocurrió a aquel que en el platónico mito de la caverna ve la luz y termina siendo considerado un loco desquiciado por aquellos que se contentan con ver solamente las sombras. Es una explicación que también puede aplicarse a Jesús de Nazaret, en quien como creyente confío, intentando evitar con sinceridad todas las interpretaciones falsificadas de su persona que son moneda corriente incluso en las confesiones cristianas, sin excluir a la Iglesia católica.

Por lo demás, esta experiencia personal mía se dio en el marco del catolicismo. No quiero decir con ello que sólo en la Iglesia católica se dan experiencias religiosas auténticas. Pero en mi caso fue así. He sido bautizado en la Iglesia católica, he recibido los sacramentos en ella y mi sensibilidad hacia lo sagrado se desarrolló en el marco de un catolicismo de impronta burguesa, que he dejado de tomar como marco absoluto de referencia, si bien conservo varios de sus elementos, aprendidos particularmente durante mi pertenencia al Sodalicio de Vida Cristiana. Trato de que lo burgués no prime sobre el carácter universal inherente a la religión cristiana, que en su esencia está con los brazos abiertos hacia todos los hombres sin juzgarlos moralmente y sin hacer distinciones según procedencia étnica o social. Más aún, son los despojados, marginados y oprimidos quienes deben tener preferencia en la Iglesia católica, aunque a veces se dan circunstancias que muestran que no todos los católicos respetan este principio que se deriva de las palabras de Jesús.

No soy católico porque crea que debo defender a la Iglesia católica, o someter mi conciencia a los dictados de cualquier obispo o cura que crea tener autoridad sobre las almas sin necesidad de ostentar él mismo una calidad humana que muestre en sus actos que haya entendido hasta las últimas consecuencias el estilo de vida que se desprende de las palabras y obras de aquel a quien llamamos Maestro, el Jesús de los Evangelios. Hasta el mismo Papa puede ser criticado en ocasiones, si dice o hace algo que no esté en conformidad con las enseñanzas de Jesús. Así hizo Pablo con Pedro en una ocasión, así debería hacerse en la actualidad. Pues la Iglesia —tal como yo la entiendo— es un pueblo donde los creyentes somos hermanos y, por lo tanto, debemos preocuparnos unos por otros. Sin privilegios para nadie. «Los hombres de Iglesia no son la Iglesia», fueron las palabras que Juana de Arco le dirigió a los jueces eclesiásticos que la condenaron a muerte en nombre de la Iglesia.

Creo en los seres humanos y tiendo fácilmente a entregar mi confianza a las personas que conozco. No pocas veces esta confianza ha sido traicionada, particularmente por personas que se mostraron especialmente amables conmigo. Los pocos amigos que me quedan y que no me han dado la espalda aprecian mi estilo directo y transparente para decir las cosas, y saben que pueden esperar absoluta lealtad de mi parte. Y aunque he tenido tropiezos y fracasos en abundancia a lo largo de los años, la fe me ha sostenido como un cayado impidiéndome caer en la desesperación. Y es la fe, en última instancia, la que me inspiró una canción que compuse cuando cumplí cincuenta años, cuya letra transcribo a continuación:

ANTES DE PARTIR
(Autor y compositor: Martin Scheuch)

el viento danza
desperdigando sus cangrejos en la arena
viejos de pena
y las estrellas de mar
se sienten dueñas
de la inmensidad serena
y culminan la faena
de las olas al pasar

el tiempo avanza
y va sirviendo los recuerdos en la cena
de la existencia
y mis urgencias
se tornan insurgencia
contra la mera insolencia
de este siglo en decadencia
que me mata de pesar

nunca he sido parte del rebaño
no he querido ser como uno más
en la vida nunca tuve escaño
nunca tuve dónde reposar

yo seguiré andando
yo seguiré luchando
mientras tenga aún respiro
mientras me quede un motivo
para hilvanar canciones
y exhumar mis ilusiones
sin lucir más pretensiones
que ofrecer mi corazón

yo partiré
en un ciego atardecer
con alforjas llenas de confianza,
de pan, de amor y fe

yo pariré
como si fuera mujer
los retoños de las esperanzas
que acuno en mi querer

perdonaré
cualquier revés
como a mí me han perdonado
los reveses de mi proceder

la piel se cansa
y van marcando sus estrías el camino
igual que el vino
que calma el ansia
del fuego vespertino
y arrulla al peregrino
que masculla su destino
no sabiendo aún volar
no hay pasión que aguante tantos años
no hay razón para dejar de amar
y aunque voy sintiéndome un extraño
saco fuerzas del peregrinar

yo seguiré cantando
yo seguiré bailando
como el rey de los mendigos
que suspira por el trigo
de humildes emociones
y suplica bendiciones
para entrar sin precauciones
en la gloria del umbral

yo tomaré
las cenizas del ayer
de las trizas de mis remembranzas
un sueño haré nacer

yo robaré
los luceros del taller
tras agüeros de lejana infancia
me iré al anochecer

no moriré
sin recoger
las cosechas de mi arado
a la espera de un amanecer

SOCIEDADES SECRETAS CATÓLICAS

yunque

Recientemente Alejandro Bermúdez, director de ACI Prensa, ha admitido la existencia del Yunque, una sociedad secreta fundada en los años ’50 en México con el fin de instaurar el reino de Dios en la tierra mediante la acción política clandestina, creando organizaciones de fachada e infiltrando otras instituciones, como el Partido Acción Nacional (PAN).

En la década de los ’70 el Yunque se habría expandido a España, reclutando a jóvenes idealistas católicos y creando posteriormente entidades de fachada —como las plataformas HazteOir.org, Profesionales por la Ética y el Instituto de Política Familiar— a fin de influir en la sociedad y lograr sus objetivos, coincidentes con los ideales del más rancio catolicismo.

Lo cual sería legítimo, a no ser por los medios utilizados, consistentes en la manipulación de las personas, el engaño, el secretismo y la falta de transparencia. Sin mencionar el lavado de cerebro y la presión psicológica ejercida sobre los jóvenes que aceptan unirse en secreto a sus filas.

Sociedades secretas católicas han habido también en el pasado, como el Sodalitium Pianum, conformado por clérigos que entre 1906 y 1921 recabaron información sobre eclesiásticos y religiosos sospechosos de profesar la herejía modernista para entregársela luego al Papa y al Santo Oficio.

Alejandro Bermúdez, quien pertenece al Sodalicio de Vida Cristiana, una asociación religiosa que sigue manteniendo en secreto sus estatutos y cuya cerrazón a la prensa es conocida, defiende a capa y espada a HazteOir.org. Traicionando su vocación periodística, asume como prueba irrefutable las declaraciones de su presidente Ignacio Arsuaga, quien niega toda vinculación con el Yunque.

¿Veremos algún día a Bermúdez investigando la verdad, en vez de hacer propaganda católica fundamentalista?

(Columna publicada en Exitosa Diario el 4 de marzo de 2015)

________________________________________

El 20 de febrero de este año ACI PRENSA informó por primera vez en su historia sobre la organización secreta El Yunque, aun cuando ya circulaba en la red desde hace tiempo información confiable al respecto. El detonante ha sido un artículo del historiador Santiago Mata en Aleteia, un informativo católico de orientación muy cercana a ACI Prensa, en el cual se vincula a HazteOir.org, una plataforma católica española, con la mentada sociedad secreta. Es necesario mencionar que ACI Prensa siempre ha apoyado incondicionalmente esta plataforma lobbista, con cuyos fines e intereses se identifica plenamente.

ACI Prensa ha pretendido con su nota informativa refutar el artículo publicado en Aleteia. Asimismo, Alejandro Bermúdez, director de ACI Prensa, le ha dedicado al tema un Punto de Vista.

Con toda franqueza, los argumentos esgrimidos dejan mucho que desear, si es que de verdad se les puede llamar argumentos. Pues tratar de ridiculizar al autor Santiago Mata, presentándolo como un desquiciado, un obseso mentiroso (o mentiroso compulsivo), de cuya salud mental se puede legítimamente dudar, se encuadra dentro de la tradición más execrable del argumento ad hominem, de la cual ACI Prensa parece haber hecho una costumbre, sobre todo Alejandro Bermúdez, quien en las opiniones personales que vierte en su cuenta de Twitter recurre continuamente al insulto y a la injuria como forma de responder a los interlocutores con los que está en desacuerdo, creyendo supuestamente que así ha respondido a las objeciones de sus detractores.

Y no sé si se pueda dudar razonablemente  de la salud mental de alguien que expone hechos e ideas de manera ordenada, antes que de la salud mental de quien se prodiga en improperios con reiterada frecuencia, además de manipular la información para servir a sus propios intereses ideológicos. Pues ACI Prensa no parece estar al servicio de la información, sino de la propaganda de un modo de ser católico, que responde a los parámetros de una ideología religiosa conservadora, fundamentalista y retrógrada, además de muy agresiva.

Vayamos al detalle para ver cómo ACI Prensa y Alejandro Bermúdez manipulan la información. Dice el artículo de ACI Prensa:

«…el autor Santiago Mata acusa a HO [HazteOir], a CitizenGo y sus directivos, de pertenecer al “Yunque” en base a tres argumentos: Una cita aislada extraída de una sentencia judicial española de mayo de 2014, una entrevista a la ex esposa del Director de CitizenGo Luis Losada, Victoria Uroz, y un sitio web anónimo llamado “Wiki Yunque”.»

Respecto al primer argumento, ACI Prensa informa de la siguiente manera:

«Fernando López Luengos, vicepresidente de la asociación de profesores “Educación y Persona”, escribió en 2010 el informe “El Transparente de la catedral de Toledo”, en el que abordó el “asociacionismo de los laicos cristianos españoles y la intromisión del Yunque”.

El informe fue remitido al entonces secretario de la comisión para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española y hoy Obispo Auxiliar de Getafe (España), Mons. José Rico, citado por Aleteia para defender el último ataque de Mata.

Pese a que el documento era confidencial y reservado para su análisis por los obispos españoles, López Luengos lo filtró a sus testigos y así el informe llegó a la prensa.

En “El Transparente de la catedral de Toledo” López Luengos recoge diversos testimonios que dan cuenta del origen y el funcionamiento del Yunque, incluyendo un juramento de ingreso de carácter religioso-militar.

Además, realiza un vínculo entre la supuesta organización secreta y diversas organizaciones en las que el Yunque estaría infiltrado. Entre ellos, medios de prensa, grupos políticos y plataformas ciudadanas en España.

Por este documento, difundido en medios de prensa, HO llevó a juicio a López Luengos, asegurando que perjudicaba su honor. Sin embargo, la jueza María Belén López Castrillo desestimó la demanda asegurando que no es cierto “que se vincula a esta (organización) con el Yunque, en ninguna parte del informe”.

“Es cierto, y así se reconoce en la contestación a la demanda, que en el informe se analizan los métodos, actividades y fines del Yunque, pero ello no ha supuesto ningún choque al derecho al honor de ‘HAZTE OIR.ORG’, pues no existe por parte del autor información alguna de vinculación entre ambos”, señaló la magistrada.»

Por algún motivo, el redactor de la nota informativa no puso lo que dice la sentencia antes y después del texto citado. Se trata de información relevante, sin la cual el texto citado por ACI Prensa pierde su contexto. Pongo aquí el texto completo, resaltando en negrita lo que ACI Prensa ha omitido.

«Que la información que aparece, es esencialmente veraz y de trascendencia pública, y así se ha corroborado por los distintos testigos que deponen en autos. Que ninguna de las informaciones vertidas en dicho informe contienen expresiones injuriosas para la actora (HAZTE OIR.ORG).

No es cierto como pretende la actora, que se vincula a esta con el Yunque, en ninguna parte del informe. Se identifica a ambos, tal conclusión es sacada por la demandante a través de una lectura sesgada e interesado del informe, es cierto y así se reconoce en la contestación de la demanda, que en el informe se analizan los métodos, actividades y fines del Yunque, pero ello no ha supuesto ningún choque al honor de “HAZTE OIR. ORG”, pues no existe por parte del autor información alguna de vinculación entre ambos, sí que alude en el mismo y ha sido un hecho contrastado y acreditado a tenor de la prueba documental y testifical la relación entre alguno de los miembros de “Hazte oir.org” con el Yunque, por lo que no cabe sino concluir que no ha existido vulneración alguno del derecho al honor por la que procede la desestimación de la demanda.»

Por otra parte, la función de la justicia consiste en determinar si hubo o no delito (en este caso, delito contra el honor). No corresponde a la administración de justicia confirmar o desestimar la verdad o exactitud de un informe académico basado en testimonios, a no ser en aquello que sea relevante a fin de determinar si se cometió delito o no. Al respecto, la conclusión de que el informe de Fernando López Luengos es «veraz y de trascendencia pública» se debe entender como que no habido dolo ni malicia por parte del autor del informe, sino que ha puesto las conclusiones a las que ha llegado sobre la base de una investigación seria y sincera. Por consiguiente, habría que entender la afirmación de que en ninguna parte se vincula a HazteOir.org con el Yunque no en el sentido de que esta vinculación no exista o de que no se mencione de ninguna manera en el informe, sino en el sentido de que no está presente en el informe «como pretende la actora», es decir, con intención difamatoria. López Luengos no vincula institucionalmente al Yunque con HazteOir.org, pero sí describe una importante e influyente presencia de miembros del Yunque en la plataforma lobbista, como podemos leer en el siguiente texto extraído del informe:

«Uno de los sistemas más frecuentes para lograr una presencia pública (tanto en el Yunque mexicano como en el español) consiste en crear múltiples asociaciones e iniciativas abiertas a la colaboración de gente ajena a la organización. El Yunque no trabaja mostrando su identidad e intenciones, sino que crea múltiples etiquetas con las que incidir en la sociedad. Si la iniciativa no tiene éxito se abandona y se recolocan sus miembros, pero si la iniciativa tiene éxito se empieza a dar un fingido protagonismo a los voluntarios para que se impliquen más sin dejar nunca de tener el control último sobre las decisiones. Este ha sido el caso de algunas de las plataformas creadas por el Yunque que ha logrado gran resonancia social: Hazteoir.org (HO), el Instituto de Política Familiar (IPF) o Profesionales por la Ética (PPE) que han tenido un notable protagonismo en la movilización contra la ley del aborto y contra la asignatura Educación para la ciudadanía. En estas tres últimas tanto la presidencia como parte de la junta directiva son miembros del Yunque.

«En estas plataformas los miembros del Yunque conquistan la confianza y amistad de las personas a las que conceden un fingido protagonismo siempre dirigido por las intenciones de la organización. Utilizan una metodología aparentemente asamblearia que, en realidad, está supeditada a decisiones que vienen “de fuera”. Se forma de esta manera un sistema asambleario virtual dirigido realmente por criterios y estrategias ocultos que pasan desapercibidos durante mucho tiempo. Intentan dar protagonismo a las personas para ocultar este método y cuando se hace una reunión se definen las estrategias como fruto de un esfuerzo común, pero sutilmente en la realización concreta aparecen decisiones no habladas, o también no se llevan a cabo decisiones que habían sido tomadas en la “asamblea”. No obstante en algunos casos como Hazteoir o en la Federación de plataformas “España Educa en Libertad” son descubiertas las segundas intenciones provocando la desvinculación de las personas que habían estado trabajando con tanta dedicación y confianza. Estas situaciones han creado un dolor y malestar profundo entre las personas afectadas, una pérdida de eficacia de la organización y la desmovilización de buena parte de los colaboradores.

En honor a la verdad es muy importante reconocer también, que buena parte de la gente que ahora sigue trabajando en estas plataformas no ha acusado ninguna de las estrategias señaladas más arriba: no sienten que las órdenes procedan “de fuera” ni se sienten utilizados sino que entienden que su trabajo es realizado en libertad. Pero esta misma percepción es la que tuvieron otras personas que durante años confiaron en la directiva de estas plataformas hasta que empezaron a sospechar. Pues el Yunque deja iniciativa y responsabilidad a las personas que colaboran en estas plataformas, siempre que sus acciones coincidan con las de la organización. Cuando ya no coinciden se les coacciona sutilmente para que se quiten de en medio. Si, además, discrepan públicamente o delatan la existencia del Yunque, las reacciones contra ellos son enérgicas y muy agresivas –verbalmente– permitiendo y fomentando su linchamiento.»

Respecto a la entrevista realizada a Victoria Uroz, esposa separada de Luis Losada, actual director de campañas de la plataforma CitizenGo y supuestamente uno de los miembros conspicuos del Yunque, se trata de uno de los testimonios recientes más importantes sobre la presencia de esa organización secreta en España. La Sra. Uroz describe con lujo de detalles hechos y circunstancias de los cuales tuvo conocimiento y menciona con nombre y apellido a numerosos miembros del Yunque.

Bermúdez, al igual que con el artículo de Santiago Mata, a quien califica maliciosamente como «una persona con signos clarísimos de obsesión y de mentira», no va a los contenidos, sino que busca desacreditar a la persona. En el caso de Victoria Uroz, el director de ACI Prensa aprovecha la circunstancia de que ella esté actualmente separada de su marido y con un proceso de nulidad matrimonial en trámite para designarla como «una persona involucrada emocionalmente de una manera negativa» y, por lo tanto, carente de credibilidad. Obviando que los problemas conyugales se originaron cuando ella comenzó a tomar conciencia de todo lo que implicaba la sociedad secreta a la que supuestamente pertenece su marido, Bermúdez evita hacer ningún comentario sobre los contenidos de la entrevista, ni siquiera para refutarlos. Qué más se puede esperar de este paladín de la agresión verbal, que cree que se razona correctamente cuando se argumenta ad hominem o ad autoritatem.

En cuanto a la tercera fuente (Wiki Yunque), no es anónima como señala ACI Prensa, ni tampoco es «conspiracionista». Se trata de una Wiki creada por Santiago Mata a fin de sistematizar y organizar toda la información disponible sobre el Yunque, basándose en documentos, libros y artículos con nombre y apellido.

En su Punto de Vista, Alejandro Bermúdez, haciendo gala de una ignorancia supina, no obstante proporcionar información que él considera cierta, presenta al Yunque como un «monstruo de paja» de «presencia vaporosa». Incluso en un momento llega a decir que «del Yunque nadie sabe nada», no obstante que existen numerosos libros y artículos que han investigado el tema, teniendo como fuente documentos y testimonios auténticos y confiables. Bermúdez, antes de enarbolar la propia ignorancia como medida de la verdad de las cosas, debería informarse mejor e investigar como le corresponde a un periodista que tome en serio su profesión.

Más bien, lo que nos gustaría saber es qué tipo de colaboración hubo con Manuel Díaz Cid y Federico Müggenburg, yunquistas de las primeras generaciones y amigos cercanos de Alfredo Garland (primer director de ACI – Agencia Católica de Informaciones), de Luis Fernando Figari (fundador del Sodalicio de Vida Cristiana), de Germán Doig (vicario general del Sodalicio hasta su muerte prematura) y también de Bermúdez, quien tomaría la posta de ACI en el año 1987. El mismo Díaz Cid ha reconocido públicamente que perteneció al Yunque hasta 1998, cuando decidió salir de la organización por discrepancias ideológicas y por desacuerdo con sus formas de actuar. No nos consta que Bermúdez haya sabido con anterioridad de la pertenencia al Yunque de estos dos personajes, que siempre se presentaban como miembros de organizaciones de fachada, así como tampoco considero probable ni verosímil que Bermúdez pertenezca al Yunque. Más aún, ni siquiera Santiago Mata ha afirmado que Alejandro Bermúdez o ACI Prensa pertenezcan al Yunque, sino que los ha incluido en una lista de personas y entidades favorables de una u otra manera al Yunque (ver http://www.dioramanet.com/yunque/twitter.html). Como dice el mismo Mata, «que estén aquí no significa que sean del Yunque, pero sí que conocen su existencia y lo apoyan y justifican».

El mismo Bermúdez ha declarado al respecto en su Punto de Vista:

«Yo pertenezco al Sodalicio de Vida Cristiana. ¿De dónde voy a pertenecer al Yunque? ¿Para qué voy a pertenecer a una organización secreta que se dedica supuestamente a hacer lo que yo hago públicamente? ¿Qué razón tendría para estar en una organización secreta cuándo en esa organización secreta no haría más ni mejor que lo que ya estoy haciendo a vista y paciencia de todo el mundo?»

Lo interesante de estas declaraciones es que Bermúdez admite que hay coincidencia entre lo que él hace públicamente y lo que hace el Yunque. No extraña, pues, que suelte la siguiente afirmación:  «¿Cómo una persona supuestamente inteligente piensa que el Yunque es un problema?»

Así como el Yunque se dedica a manipular desde dentro ciertas organizaciones de ideario católico tradicional, a fin de generar impacto en la sociedad copando parcelas de poder político e influencia mediática, de manera similar ACI Prensa, partiendo de los mismos principios ideológicos y coincidiendo en los objetivos, se dedica a manipular la información sobre la Iglesia y el mundo a fin de impulsar su agenda ideológica y su peculiar manera de entender el catolicismo, que en varios aspectos difiere de la nueva perspectiva evangélica de misericordia que está buscando aplicar el Papa Francisco. Por eso no debería sorprendernos que ACI Prensa haya apoyado todas las iniciativas que presenten indicios de estar infiltradas por miembros del Yunque o aprueben los medios y fines de esta sociedad secreta.

Finalmente, agradezco a Alejandro Bermúdez por sus declaraciones en su Punto de Vista, que nos han permitido ver con claridad cuál es la posición de ACI Prensa en el panorama católico actual.

________________________________________

FUENTES

Aleteia
¿Caben sociedades secretas dentro de la Iglesia? (17.02.2015)
http://www.aleteia.org/es/estilo-de-vida/articulo/caben-sociedades-secretas-dentro-de-la-iglesia-5791510792503296
¿Qué dice la Iglesia sobre la sociedad secreta “El Yunque”? (18.02.2015)
http://www.aleteia.org/es/sociedad/articulo/que-dice-la-iglesia-sobre-la-sociedad-secreta-el-yunque-5877996401459200
Obispo español: El Yunque existe, y no es bueno para la Iglesia (28.02.2015)
http://www.aleteia.org/es/religion/entrevistas/obispo-auxiliar-de-getafe-el-yunque-existe-y-no-es-bueno-para-la-iglesia-5895279630876672

ACI Prensa
El Código Da Vinci “católico”: ¿HazteOír está controlado por el Yunque? (20 Feb. 15)
https://www.aciprensa.com/noticias/el-codigo-da-vinci-catolico-hazteoir-esta-controlado-por-el-yunque-38401/
Punto de Vista: El monstruo de paja llamado Yunque (26 de febrero de 2015)
https://www.aciprensa.com/podcast/download.php?file=10508
HazteOír rechaza acusaciones de sitio web Aleteia y niega vínculo con “El Yunque” (02 Mar. 15)
https://www.aciprensa.com/noticias/hazteoir-rechaza-acusaciones-de-web-catolica-aleteia-y-niega-vinculo-con-el-yunque-95864/
Ignacio Arsuaga: Con ataques de Aleteia contra HazteOír solo gana el diablo (03 Mar. 15)
https://www.aciprensa.com/noticias/ignacio-arsuaga-con-ataques-de-aleteia-contra-hazteoir-solo-gana-el-diablo-85226/

Fernando López Luengos
El Transparente de la catedral de Toledo. Análisis del asociacionismo de los laicos cristianos españoles y la intromisión del Yunque [abril-mayo 2010]
http://www.infovaticana.com/wp-content/uploads/2014/05/Informe-yunque.pdf

Sentencia del juicio sobre el informe “El Transparente de la catedral de Toledo” (21 de mayo de 2014)
http://www.infovaticana.com/wp-content/uploads/2014/05/201405_sentencia.pdf

ForumLibertas.com
Entrevista a Victoria Uroz (I): “El Yunque es el mayor problema al que se enfrentan los laicos católicos en España” (09/01/2015)
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=32279
Entrevista a Victoria Uroz (II): “El Yunque es un desafío que no tiene precedentes en la historia de la Iglesia” (12/01/2015)
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=32314
Entrevista a Victoria Uroz (y III): “Los medios de comunicación de orientación cristiana están infiltrados por miembros del Yunque” (14/01/2015)
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=32344

Wiki Yunque
http://es.yunque.wikia.com/wiki/Wiki_Yunque