LUCES Y SOMBRAS DE GERMÁN DOIG

Germán Doig Klinge (1957-2001) fue Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana y Coordinador General del Movimiento de Cristiana. Después de su muerte repentina, la reputación de hombre santo que tenía impulsó al Sodalicio a poner todos los medios a su alcance para poder iniciar un proceso de beatificación. Todo quedó en nada cuando a fines de enero de 2011 se dio a conocer que Doig había cometido abusos sexuales en perjuicio de jóvenes adolescentes que estaban a su cargo. Ésta es la primera de cuatro entregas sobre su caso.

german_doig_klinge1Germán Doig Klinge (nacido el 22 de mayo de 1957 en Lima), miembro insigne de la generación fundacional del Sodalicio de Vida Cristiana, del cual llegó a ser Vicario General además de Coordinador General del Movimiento de Vida Cristiana, falleció inesperadamente mientras dormía, el 13 de febrero de 2001, cuando sólo contaba con 43 años de edad. Era el segundo en la cadena de mando después de Luis Fernando Figari, Superior General del Sodalicio hasta diciembre de 2010. A quienes lo conocimos personalmente, su repentino fallecimiento nos dejó en un estado de absoluta perplejidad .

Durante su breve paso por este mundo, Germán había tenido una vida de servicio a la Iglesia, que se manifestó en iniciativas como la creación de la Asociación Vida y Espiritualidad —dedicada al estudio de temas eclesiales y espirituales, además de publicar libros y folletos—, en la colaboración con la Comisión de Laicos del la Conferencia Episcopal Peruana y en el desempeño de otras funciones como la de consultor laico en la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Santo Domingo en 1992, miembro del Pontificio Consejo para Laicos a partir de 1996 y auditor en la Asamblea Especial para el Sínodo de América, celebrada en Roma entre el 16 de noviembre y el 12 de diciembre de 1997. Además, Germán se dedicó infatigablemente al apostolado evangelizador, a dar charlas y conferencias, al estudio y a la profundización de temas espirituales, a la redacción de artículos e incluso libros sobre temas de espiritualidad, actualidad eclesial y cultura moderna, con un estilo ágil y ameno, donde buscaba analizar los retos que se le presentaban a la fe católica en el mundo actual. Asimismo, también realizaba consejerías espirituales, apoyaba a muchos con su palabra, escuchaba atentamente, mostrando por lo general un corazón acogedor, cálido y comprensivo. Su muerte nos tomó por sorpresa, considerando que nada hacía presagiar el fatal desenlace. No era de conocimiento público que sufriera de alguna enfermedad grave, y la jornada de Germán transcurrió de manera normal, como de costumbre. Y sin embargo, al día siguiente yacía muerto en su lecho.

La versión semioficial que circuló de boca en boca fue que Germán padecía de una deficiencia cardíaca desde hace tiempo, y que esa noche le sobrevino inesperadamente un infarto durante el sueño, ocasionando que su corazón se detuviera para siempre. Si esto era cierto —pensé entonces—, ¿qué circunstancias podrían haber influido para que el mal cardíaco que padecía se manifestara de esa manera y en ese momento con trágicas consecuencias? ¿No habría sido el mismo tren de vida que llevaba, lleno de responsabilidades y con un horario cargado de reuniones y actividades, lo que creó las condiciones para que la dolencia se manifestara letalmente? Y si fue así, si aquél que tenía autoridad sobre Germán Doig —el mismo Luis Fernando Figari— sabía de la deficiencia físiológica que sufría su discípulo predilecto —como se dio a entender en la versión semioficial—, ¿cómo es posible que le haya permitido llevar un estilo de vida como el que llevaba? Los médicos, ¿no les prohíben a las personas que sufren del corazón los deportes fuertes como el fulbito, por ejemplo, deporte que Germán practicaba todos los fines de semana? Las circunstancias que rodearon su muerte me suscitaban ya en ese entonces varias preguntas, para las cuales no había respuestas claras. Pero fueron los hechos hasta entonces conocidos de su vida, que deslumbraron y maravillaron a los que lo conocieron, los que terminaron opacando los interrogantes que despertaban las circunstancias de su muerte y haciéndolas pasar a segundo plano. Nunca hubo una versión oficial autorizada que explicara cuáles fueron las causas reales de su muerte.

La misa de exequias, presidida por el P. Jaime Baertl, también sodálite de la generación fundacional al igual que Germán, se celebró con toda solemnidad. Decenas de sacerdotes, entre sodálites y amigos de la Arquidiócesis de Lima y las diócesis vecinas, concelebraron la Liturgia Eucarística. El templo rebosaba de gente, hasta el punto de que muchas personas no pudieron ingresar y se quedaron en el atrio exterior. Luis Fernando Figari pronunció durante la ceremonia un panegírico, donde no escatimó en alabanzas a quien fuera su mano derecha, haciendo una descripción de la figura de Germán como la que le correspondería a la de una persona santa merecedora de gozar del honor de los altares. He aquí unos pasajes seleccionados de ese discurso:

«Germán Doig, hijo predilecto, hermano y amigo entrañable, sodálite, infatigable compañero de fe, de aspiraciones, de apostolado, de amor a la Iglesia, de la convicción de que cada uno está llamado a la santidad, a ser santo, ha sido convocado de este mundo a la Casa Paterna».

«La confianza en el Altísimo y en sus planes me llevan a la convicción jubilosa de que Germán, que tanto ha amado a la Santísima Virgen, se encuentra hoy amparado con inenarrables ternuras por la Madre. Él ha corrido triunfal la carrera de la fe,permaneciendo fuerte y firme en ella. Sin duda el Señor lo encontrará merecedor del premio ofrecido: “Siervo bueno y fiel entra en el gozo de tu Señor”.»

«Todo eso nos lo dice la fe al mirar la ejemplar vida cristiana de Germán, al contemplar la manera modélica como ha vivido la esperanza en todo momento la caridad de una manera admirable, siempre nutriéndose de la fe y de la vida de intensa oración, y de devoción Eucarística.»

«Así, pues, mirando lo que consideramos para nosotros, para nuestro sentimiento, la prematura partida de Germán, y la miramos con ojos de fe, abrigamos la confianza de que el Padre, que sólo quiere el bien, como fruto maduro lo ha invitado a ser premiado, a participar en la Comunión divina de Amor, a ser un adelantado del Sodalitium Christianae Vitae, y a que la memoria viva de su vida “dé mucho fruto” en la línea de los compromisos de su vida y el luminoso ejemplo que nos deja.»

«Su paso por el mundo ha sido de una fecundidad que no podemos siquiera imaginar. Ciertamente su vida ardiente y profundamente cristiana y su incansable impulso evangelizador muestran que en él la gracia que Dios derrama abundante no fue desperdiciada, que como lluvia sobre tierra fértil ha sido fecunda notablemente la semilla de su fe, de su esperanza y de su caridad. Una manifestación de ello, en todos estos días, han sido los sentimientos internos de nuestra propia existencia que son testigos de él, han sido esa gran cantidad de personas que por días han pasado a rendirle tributo, a darle su adiós cariñoso y su cristiano homenaje. Igual ha sido con la sorprendente cantidad de cartas, de mensajes, que por todos los medios venimos recibiendo, desde el Vaticano, desde toda América Latina, de América del Norte, destacando muchas de sus cualidades como hombre de fe e hijo predilecto de la Iglesia.»

«Germán consagró su vida en el Sodalitium Christianae Vitae. Es preclaro miembro de la generación fundacional. Él llevó altas y fundamentales responsabilidades en lo que el Sodalitium ha venido a ser. Sus alegrías y sus gozos por cada paso en que los dones de Dios tocaban a la comunidad han ido jalonando su vida.»

«Más aún, cabría decir que Germán en su vida y obrar es un sodálite desplegándose. Al mirarlo se ve un icono vivo, una vida sodálite. Él lo aspiraba así con todo su ser, y hoy como Fundador lo puedo decir con toda claridad. Todo su actuar expresaba el estilo sodálite de un modo ejemplar, modélico. Por eso es que sin ambages puedo decir que él ha sido el mejor entre nosotros.»

La fama y reputación de Germán Doig no se restringía únicamente a las asociaciones que forman la Familia Sodálite, sino que tenía una cierta repercusión a nivel nacional en el ámbito político. Por eso mismo, el entonces Presidente del Perú, Valentín Paniagua, mandó sus condolencias en una carta, donde decía lo siguiente:

«A lo largo de su corta pero fructífera vida, el señor Doig Klinge se destacó por su profundo compromiso cristiano y su infatigable labor para el desarrollo de su movimiento eclesial, extendido ya en diversos países de América y Europa. Recibió continuas muestras de simpatía y aprecio por su esforzado trabajo de servicio en favor de la Iglesia. Por ello, su recuerdo y obra quedarán grabados en la memoria de todos aquellos a quienes honró con su sincera amistad y permanente apoyo y que tuvieron el privilegio de conocer de cerca su bondad, profundidad y seriedad como hombre de bien.»

Inmediatamente se puso en marcha la maquinaria que buscaría elevar a Germán a los altares. Se mandaron imprimir estampitas con su foto y y una oración para pedir favores por intercesión suya. Su tumba en el cementerio Parque del Recuerdo, de propiedad del Sodalicio, se convirtió en un lugar de peregrinación. Escritos póstumos aparecieron a la luz y fueron publicados, donde destacan los poemas personales que había escrito para plasmar sus impresiones y vivencias religiosas. Se le mencionaba continuamente en cualquier celebración litúrgica o piadosa que hubiera. Se abrió una página con una reseña biográfica y la oración mencionada, donde se solicitaba que quien hubiera obtenido un favor o gracia por obra de su intercesión, se lo comunicara a los responsables del sitio web.

gdk_estampaLa misa de difuntos conmemorando un mes de la partida de Germán de este mundo fue presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, y contó con la presencia de del Cardenal Vinko Puljic, arzobispo de Sarajevo (Bosnia); Mons. Isaías Duarte, arzobispo de Cali (Colombia); Mons. Rino Passigato, Nuncio Apostólico en el Perú; Mons. Karl Josef Romer, obispo auxiliar de Río de Janeiro (Brasil); Mons. Felipe Bacarreza., obispo auxiliar de Concepción (Chile); Mons. Miguel Irízar, obispo del Callao y Secretario de la Conferencia Episcopal Peruana; Mons. Francisco Simón Piorno, obispo de Chimbote; Mons. Ivo Baldi, obispo de Huaraz; Mons. Ramón Gurruchaga, obispo de Lurín; Mons. Juan Ignacio Ugarte, obispo de Cuzco; Mons. Alberto Brazzini, obispo auxiliar de Lima y más de 40 sacerdotes, además de la asistencia de más de 3000 personas. Recuerdo que, debido a que el templo de la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación en Camacho (Lima) no podía acoger a tal cantidad de personas, se instaló una pantalla gigante en el atrio para que los asistentes que estábamos allí y no habíamos podido ingresar al templo pudiéramos seguir la ceremonia.

La víspera hubo una misa de conmemoración en Roma, oficiada por el Cardenal J. Francis Stafford, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, quien definió a Germán Doig como “un cristiano contemporáneo”. También hubo una misa en Medellín, en la iglesia El Divino Maestro, presidida por Mons. Alberto Giraldo Jaramillo, arzobispo de Medellín y Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, quien elogió a Doig como “un apóstol de la Nueva Evangelización”.

Recuerdo que el mismo día de la misa de difuntos conmemorando un mes del fallecimiento de Germán, el 13 de marzo de 2001, terminé de componer una canción en su memoria. Esta canción nunca obtuvo difusión, no obstante que la di a conocer a algunos sodálites con esa intención. Tal vez eso se debió a que, ya en ese entonces, yo era objeto de cierto ostracismo dentro de los círculos de la Familia Sodálite. Cosas del destino, pero ahora agradezco que las cosas hayan sucedido así. Si bien llegué a publicar el texto de la canción en mi blog LA GUITARRA ROTA el 15 de mayo de 2009, decidí retirarlo debido a los hechos luctuosos que se dieron a conocer en febrero de 2011. Pues todo el entramado que se había armado durante años con el fin de lograr la beatificación del primer santo sodálite elevado a los altares se vino abajo estrepitosamente cuando Diario16, en una nota informativa del 1° de febrero de 2011 (ver https://web.archive.org/web/20151026160124/http://diario16.pe/noticia/1266-cancelan-proceso-de-beatificacia-n-de-la-der-sodalicio-germa-n-doig), dio a conocer a la opinión pública que el prohombre sodálite había tenido conductas escandalosas que requerían mirarlo bajo otra luz: por lo menos tres jóvenes adolescentes habían sido víctimas de abusos sexuales por parte del Vicario General del Sodalicio, quien habría aprovechado su puesto de autoridad y la confianza en él depositada como guía espiritual para cometer tales fechorías.

Durante los días anteriores, sabiendo que esta información iba a ser publicada en la prensa peruana, los responsables del Sodalicio habían organizado reuniones con miembros de las diversas asociaciones de la Familia Sodálite, a fin de comunicarles sobre la oscura trastienda que habían descubierto en la biografía de aquel que había sido el mejor entre ellos. Toda la información sobre Germán Doig puesta en Internet por personas e instituciones vinculadas a la Familia Sodálite fue borrada, los libros que había escrito fueron sacados de circulación, todas sus fotos e imágenes fueron retiradas de las comunidades, centros pastorales y otros locales. Con el tiempo, se dejaría incluso de mencionarlo, en el vano intento de borrar su memoria y su recuerdo. Como si nunca hubiera existido.

german_doig_klinge2La figura de Germán Doig es una de las mas enigmáticas en la historia del Sodalicio. Venerado como un santo en el altar de la memoria después de su inesperada muerte en el año 2001, vilipendiado después como un abusador de menores y expulsado póstumamente del Sodalicio de Vida Cristiana, la institución a la que dedicó su vida, se ha buscado eliminar toda huella suya de la versión oficial de la historia de la institución. Sin embargo, la historia del Sodalicio, su doctrina, su espiritualidad, su estilo, sus estatutos incluso la vocación actual de muchos sodálites, no se entienden sin la figura de Germán Doig. Pues Doig era una de las columnas de la institución, y su caída marca el punto clave de un derrumbe que hasta ahora continúa.

Tratar de llegar a una comprensión de la persona de Germán Doig es una tarea compleja. Interpretar toda su existencia sólo a partir de las innegables y escandalosas faltas graves que cometió y que se hicieron públicas a través de la prensa nos da una visión sesgada de su vida y constituye una injusticia contra su memoria. Pues Germán, además de tener un evidente lado oscuro, fue una persona que tenía unas cualidades personales únicas, gracias a las cuales influyó positivamente sobre aquellos que lo recuerdan entrañablemente.

Como testimonio, he aquí lo que yo mismo escribí en mi blog LA GUITARRA ROTA el 15 de mayo de 2009:

viernes 15 de mayo de 2009
INÉDITAS: TE RECUERDO, GERMAN

Un 13 de febrero de 2001, durante el sueño nocturno, a la temprana edad de 43 años, dejó de latir el corazón de un hombre a quien le debo muchas cosas valiosas de mi vida. Su nombre: Germán Doig Klinge. Había consagrado su vida, en obediencia y celibato, a la institución católica que vio nacer a Takillakkta. Eso fue una bendición a la vez que el origen de algunas sombras que hubo en su breve existencia.

Conocí a Germán allá en el año 1978, cuando yo tenía 15 años de edad y él 20. Jugó un papel importante en mi proceso de descubrimiento de la fe y en mi compromiso con la Iglesia católica. Años después, junto con otros amigos que asumimos el mismo estilo de vida, compartí un mismo techo con él en varios períodos a lo largo de mi paso por comunidades que él mismo dirigió.

Lo que siempre caracterizó a Germán fue su autenticidad y su deseo de vivir consecuentemente de acuerdo a lo que creía y a los compromisos asumidos, manteniendo siempre una actitud respetuosa hacia toda persona. Por eso mismo, se mostró siempre dispuesto a escuchar y acoger a cualquiera. Tenía una capacidad de intuición tan penetrante, que en poco tiempo llegaba a conocer en profundidad a aquellos con los cuales alternaba. Con sinceridad y tenacidad, en espíritu de oración, buscó que su vida fuera siempre un reflejo de la vida de Jesús mismo.

Y creo que se acercó mucho a esa meta, no obstante algunos rasgos de impaciencia e irascibilidad en su carácter —lo cual experimenté ocasionalmente en carne propia—, aspectos que logró a grandes rasgos domesticar, sobre todo en los últimos años de su vida. Por eso mismo, se le recuerda por lo general sonriente y generando un ambiente de paz a su alrededor. Fue grande, no obstante los encasillamientos generados por la institución a la que perteneció.

¿Fue el gran pensador que algunos dicen que fue? Si comparamos el nivel intelectual de sus escritos con el nivel promedio del pensamiento católico contemporáneo —y de los obispos en general—, ciertamente estuvo por encima. Pero en líneas generales sus ideas se nutren de un sustrato ideológico —que es el de la institución misma— y tienen una base libresca y escasa referencia a estudios de la realidad basados en la experiencia. Su libro más interesante, “El desafío de la tecnología. Más allá de Ícaro y Dédalo”, ya ha envejecido, no obstante haber sido publicado en el año 2000. Sus demás escritos sobre temas espirituales y eclesiales están al servicio de la difusión de un pensamiento católico sin mayor originalidad, y no reflejan las inquietudes personales de alguien que reflexiona sobre las ambigüedades de la condición humana desde su propia experiencia. En ese sentido, sus reflexiones son correctas, redactadas en un estilo ágil, didáctico y de fácil comprensión, pero carecen de impronta personal. Era en sus conferencias donde salía a luz su calidez humana y su capacidad de diálogo, más que en sus escritos.

Sus poemas, recogidos y publicados después de su muerte, carecen de calidad poética y literaria, pero son valiosos como testimonios personales de su intensa vida interior.

Su sensibilidad hacia el arte en general era muy pobre. Sólo parecía prestarle atención al arte figurativo de tema religioso cristiano (imágenes naturalistas de la vida de Jesús, por ejemplo) y no parecían interesarle las manifestaciones artísticas que se escaparan de esos esquemas. Sus preferencias cinematográficas se reducían a ciertas películas comerciales de moraleja evidente, siempre que fueran en colores y relativamente modernas —aunque había dos películas que pasaban este filtro, a saber, Los diez mandamientos (Cecil B. DeMille, 1956) y Ben-Hur (William Wyler, 1959)—. Que un film fuera en blanco y negro o antiguo era para él motivo suficiente como para no querer verlo.

Aún así, en lo que le tocaba, Germán tenía una lucidez penetrante en lo que respecta a la comprensión de las personas concretas. Por algunos comentarios que alguna vez le oí, me consta que sufría ante los problemas que generaba la rápida expansión de la institución católica y asociaciones afines, así como la estrechez de miras de muchos de sus miembros. Fue asumiendo cada vez más responsabilidades, sin chistar ni protestar, sacrificando el tiempo debido a sí mismo. Veía la vida como la travesía de un peregrino al cual no le está permitido descansar hasta llegar a la meta. Y ya sea porque no quiso descansar o no se lo permitieron, su corazón, aquejado ya desde hacía tiempo por una dolencia que requería de reposo, dejó de latir en la soledad de la penumbra nocturna.

El 13 de marzo de 2001, exactamente un mes después de su muerte, terminé de componer una canción en homenaje suyo. No obstante que intenté hacer conocer está canción en la institución católica, nadie se dio nunca por enterado y esta elegía al amigo que nos acercó a muchos con su vida al misterio entrañable de la presencia divina quedó relegada al olvido.

Más que contribuir al mito que se ha estado tejiendo alrededor de su persona, quiero con este tema dar testimonio de lo que significó para mí alguien que siempre buscó estar abierto a la gracia divina y a quien recuerdo con afecto entrañable por ser quien fue, independientemente de sus pregonadas virtudes o sus silenciadas debilidades.

No me arrepiento de haber escrito estas palabras, que reflejan fielmente los recuerdos que guardo en mi memoria, si bien he tenido que reformular la canción que compuse, eliminar el nombre de Germán y modificar algunas pocas líneas, a fin de que pueda ser publicada en su debido momento, ya no como un homenaje a Doig, sino como una reflexión sobre la condición mortal del ser humano.

Nunca estuve de acuerdo con la manera en que se buscó exaltar y glorificar la figura de Germán Doig. Aunque nunca tuve conocimiento de los graves delitos sexuales cometidos por él antes de que la noticia se hiciera pública en el año 2011, yo sabía que el Sodalicio, si contaba toda la verdad sobre su vida, iba a tener que sortear algunas dificultades durante el proceso de beatificación, que me parecían salvables pero aún así problemáticas. Pues Germán Doig fue un muchacho normal dentro de los estándares de la juventud que se educaba en el Colegio Santa María (Marianistas) de Monterrico (Lima), en el cual yo también cursé, por circunstancias de la vida, el quinto año de educación secundaria en 1980. Como algunos jóvenes de ese colegio en la tumultuosa década de los ’70, Germán fumaba marihuana con cierta regularidad. Recuerdo que a la Biblia Nácar-Colunga que tenía en su dormitorio le faltaban las introducciones y los índices, que habían sido utilizados para liarse “tronchos” de marihuana. Cuando yo lo conocí en el año 1978, Germán ya había dejado de consumir la droga. También era frecuente en esa época, en los retiros que organizaba el Sodalicio para adolescentes de clase media y alta que se educaban en los mejores colegios privados de Lima, revisar los equipajes de los participantes, a fin de confiscar cualquier material ajeno a las actividades que se iban a realizar: “pacos” de yerba, bebidas alcohólicas (cerveza, ron, vodka y whisky), cigarrillos, revistas pornográficas. Eso no impidió que en su primer retiro Germán pudiera sustraer un par de “tronchos” a la revisión, y según se contaba en esa época, habría convencido al Gordo Joaquín, uno de los miembros del equipo organizador del retiro, para que se fumara uno junto con él.

Recuerdo que en el año 1979 un muchacho alemán que estudiaba en la Escuela Superior de Educación Profesional “Ernst Wilhelm Middendorf”, con el cual guardábamos amistad Miguel Salazar y yo, nos había invitado a celebrar su cumpleaños en la habitación de la pensión donde residía. Había alquilado un dispensador de cerveza chopp, del cual bebimos generosamente los presentes, jóvenes vinculados de una u otra manera al Sodalicio de Vida Cristiana. Ya tarde en la noche, llegado el momento de irnos a casa en el coche Volkswagen escarabajo de color naranja que pertenecía a Germán, éste, antes de sentarse en el asiento del conductor, no se le ocurrió otra cosa que arrimarse alegremente a una pared y mear en plena calle gran parte del líquido que se había echado al gaznate momentos antes.

Recuerdo que en el coche mencionado, que tenía a una capacidad para cinco personas sentadas, nos metíamos diez personas apretadas para irnos después del Rosario de los sábados en la capilla del Colegio Santa Úrsula en San Isidro (Lima)  a la Comunidad San Aelred en Magdalena del Mar (Lima) para tener una reunión. Germán era quien conducía, pero dado lo apretado que íbamos dentro del pequeño vehículo, era otro quien movía la palanca de cambios. No obstante el peligro que conllevaba esta forma de conducir, afortunadamente nunca tuvimos un accidente.

En fin, se trata de deslices de juventud como los que hemos tenido aquellos que bordeamos los cincuenta años de edad, pero que desmitifican la figura de alguien a quien se quiso presentar como comprometido en todo con el Señor Jesús desde temprana edad.

Asimismo, como ya he señalado, cada vez que Germán tenía un arranque de ira, era de temer, pues la persona que era objeto de tales arrebatos era agredida psíquicamente y muchas veces humillada en presencia de los demás. Éste era uno de los motivos que inspiraba el respeto reverencial que muchos le tenían, sobre todo aquellos que lo tenían de superior. No era alguien a quien se le pudiera decir abiertamente las debilidades que uno veía en él. Sin embargo, esto no habría constituido obstáculo para que se le elevara a los altares, pues hay en la historia de la Iglesia católica santos que han tenido defectos similares o incluso peores. Incluso hay personajes incluidos en el santoral católico cuya “santidad” sigue siendo puesta en duda por numerosos católicos, como, por ejemplo, Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, considerando no sólo el hecho de que muchas de sus pregonadas virtudes se ven opacadas por actitudes escandalosas —ataques de ira, manipulación de conciencias, mentiras sobre su propia historia y la de la institución, culto a la personalidad, fanatismo, exigencia de trato preferencial por parte de sus seguidores, gusto por ciertos placeres exclusivos de este mundo (regalos lujosos, aplausos, estar con gente importante, casas espléndidas, honores, comidas superexquisitas), ansia personal de un título nobiliario (consiguió que se le otorgara el de Marqués de Peralta)—, sino también por la irregularidad del proceso que lo llevó a los altares, donde todos los testigos que podían dar testimonios en contra de su “pretendida” santidad fueron impedidos de declarar en el proceso —con la única excepción de Alberto Moncada—, precisamente por motivo de estar en contra, calumniándolas como personas que sólo querían perjudicar a la Iglesia católica (ver http://www.opus-info.org/index.php?title=Exclusion_de_testigos_en_la_causa_de_beatificaci%C3%B3nhttp://elpais.com/diario/1992/05/14/sociedad/705794408_850215.html). Todo parece indicar que el propio Opus Dei fue juez, parte y testigo en la causa de la beatificación de su fundador. De modo que lo que se beatificó —y posteriormente canonizó— habría sido la imagen que se habían formado del fundador los miembros de la institución que el fundó, y no la persona concreta de carne y hueso con todas sus miserias. Y esto es algo que en algún momento le pasará factura a la Iglesia católica, a la cual pertenezco por llamado, derecho y convicción propia.

Algo similar parece haberse dado en el Sodalicio respecto a Germán Doig. Toda la maquinaria que se puso en marcha para poder iniciar el proceso de beatificación de Germán Doig se basaba sobre la figura ficticia que el Sodalicio había construido, basada a su vez sobre la imagen que el mismo Vicario General del Sodalicio había proyectado en el ámbito público. Diez años duró este espectáculo, hasta que vino el batacazo que echaría por tierra este castillo de naipes, y con él muchas ilusiones y esperanzas. El Germán Doig de carne y hueso no sólo había sido un ser con debilidades humanas y contradicciones interiores, sino que era culpable de actos que entraban dentro del campo de lo perverso y lo delictivo. Había sido un abusador sexual en serie.

El desconcierto que cundió, sobre todo entre aquellos que habían conocido personalmente a Germán, fue enorme. Quizás quien de mejor manera expresó este sentimiento fue Aldo Llanos Marín, Presidente de los Talleres de Formación e Investigación Tomás Alvira, que escribió en su blog lo siguiente (ver http://web.archive.org/web/20120609064406/http://www.tomasalvira.com/?p=929):

«Hoy, recordado Germán, te escribo con la autoridad del que simplemente no la tiene porque sé que desde algún lugar entre el cielo y el infierno, leerás estas líneas al igual que muchos cristianos y no tan cristianos de este mundo –por morbo tal vez -. Hablo de cristianos que te conocieron y que necesitan un “por qué”, hablo de cristianos que hoy por hoy se llenan de interrogantes y dudas, de recelos y angustias, de desprecio y compasión, de ira y pena… de todo eso que es humano… muy humano…

Germán, allí dentro de ti estuvo el corazón, el corazón de tu ser, aquél lugar en el que moraba el Espíritu Santo cuando estabas en gracia —cuando confesabas todos tus pecados—, el lugar de donde salía lo más puro de ti, cuando salía aquello que te valió el apelativo de “apóstol de la nueva evangelización”, cuando salían aquellas palabras e ideales de la “Teología de la Reconciliación”, cuando salía aquello que hacía más grande al reino de Cristo en y desde el MVC. No, no soy ni fui del MVC, pero te tuve siempre presente a través de tus escritos y a través de aquellos a quienes hiciste el bien y que siempre dedicaron un tiempo para hablarme de ti. Pero el corazón, ese corazón, también está lleno de oscuridades, acosado por ese aguijón sempiterno de la carne, condenado a una ardiente batalla entre el ser y el no ser y en esos terrenos profundos y oscuros uno nunca sabe a ciencia cierta, sólo Dios sabe y sólo Él puede decírnoslo si encuentra en nosotros… esperanza… o un poquito de fe.»

Lo cierto es que, desde ese momento, emergían dos imágenes opuestas de Germán: una, la del Germán Doig que todos habían conocido y que tenía fama de santidad; la otra, la de un pecador perverso que se había aprovechado de su cargo para cometer abusos sexuales en perjuicio de jóvenes adolescentes que estaban bajo su responsabilidad. El Sodalicio, oficialmente, abandonó la primera imagen que había defendido durante diez años y asumió la segunda sin matices, y prácticamente expulsó a Doig post mortem de sus filas. «Queremos dejar en claro que estas conductas contrarias a nuestra vocación cristiana y nuestros compromisos libremente emitidos ante Dios no solo no pueden tener cabida en nuestra comunidad sino que deben ser denunciadas y rechazadas con energía, claridad y transparencia. Actos graves como estos conllevan un proceso de expulsión del Sodalicio», dice el comunicado oficial (ver http://diario16.pe/noticia/1320-sodalicio-confirma-inconductas-sexuales-de-su-la-der-espiritual). El asunto quedaba como una traición de Doig a los principios que rigen la vida de la comunidad sodálite —y, por lo tanto, como una “traición al Señor”— y, de esta manera, la institución se desligaba de cualquier responsabilidad frente a los hechos, quedando limpia de polvo y paja, impoluta, intocable. Doig, como único responsable, se convirtió en el chivo expiatorio sobre el cual se cargaba toda la responsabilidad de lo sucedido, dándose a entender de esta manera que el asunto se daba por terminado y no había nada más que investigar. Sin fotografías que guardaran su recuerdo, desaparecidos todos sus escritos, borrada gran parte de su presencia en la web, la sola mención de su nombre se convirtió en un tema tabú. Como siempre ha sido a lo largo de la historia del Sodalicio con todos los ex-miembros que han sido considerados personas non gratas. El sistema institucional siempre se ha presentado como incuestionable, y los errores han sido atribuidos a fallas de los actores humanos, que han tenido que cargar solos con la responsabilidad y la culpa inherentes. La pregunta que uno se hace es si una posición así es sostenible, pues ello presupone que todos los que trataron a Doig fueron engañados, incluso aquellos que mantenían con él una amistad muy cercana si no íntima, y nadie se dio cuenta de nada. ¿Es esto posible? ¿Qué hubo detrás de la revelación de la escandalosa doble vida de quien fuera considerado durante mucho tiempo el modelo a seguir y, de no ser por sus graves delitos en el área de lo sexual, hubiera sido probablemente el primer santo sodálite? Intentaremos responder a esta pregunta en la siguiente entrega.

Segunda entrega: GERMÁN DOIG: ENTRETELONES DE UNA REVELACIÓN ESCANDALOSA

________________________________________

FUENTES

Cuando la semana anterior a la publicación de la noticia del escándalo en Diario16 se me comunicó que los esfuerzos puestos en lograr la beatificación de Germán habían sido cancelados debido a los abusos sexuales que había cometido, ya toda la información referente a su persona que la Familia Sodálite había ido poniendo en la red a lo largo de los años había sido borrada. Por suerte, todavía se podía acceder a esta información mediante la función caché de Google y Yahoo, que guardan en su memoria durante un tiempo el estado anterior de las páginas web. Otro herramienta útil es The Wayback Machine del Internet Archive (http://archive.org), que permite visualizar estados pasados de páginas web, e incluso ver sitios web que ya no existen.

Lo que sigue son en su mayoría enlaces a algunas capturas pretéritas de páginas web que Internet Archive guarda en sus servidores, y que ya no están disponibles en la red, así como otras informaciones sobre Germán Doig que pude recuperar y guardar en formato PDF. Incluyo también algunas informaciones sobre Doig anteriores a enero de 2011 que todavía son accesibles en la red.

________________________________________

Sitio web oficial del Movimiento de Vida Cristiana (MVC)

El siguiente enlace —quizás el más importante y sustancioso de los que ahora doy a conocer— corresponde al dossier que se mantenía en la página del MVC, con noticias y artículos sobre Germán Doig que se habían ido recopilando a lo largo de los años. La fecha de la captura reflejada es del 11 de mayo de 2009. La mayoría de las noticias provienen de tres fuentes: ACI Prensa, Noticias Eclesiales (noticiero interno del MVC) y Noticias Sodálites (página desaparecida y sustituida por la sección de noticias del actual sitio web del Sodalicio de Vida Cristiana). También hay enlaces a algunos escritos de Germán Doig. Y, sobre todo, aparecen los artículos completos del número 51 de la revista VE (Vida y Espiritualidad) de enero-abril 2002, dedicado a la memoria de Germán Doig Klinge. Faltan solamente siete homilías en honor a Doig y la introducción que escribió el Cardenal James Francis Stafford a uno de sus libros.

http://web.archive.org/web/20090715000000/http://www.m-v-c.org/gdk/contents.htm

________________________________________

Noticias Eclesiales

Se trata de un servicio informativo, más que nada para uso interno del Movimiento de Vida Cristiana. El enlace lleva a un breve dossier, que es una recopilación de noticias sobre acontecimientos en torno a la muerte de Germán Doig.

http://web.archive.org/web/20101122133556/http://eclesiales.org/germandoig.html

________________________________________

ACI Prensa

Lo primero que llama la atención es que ACI Prensa, una agencia de noticias que siempre ha afirmado ser un órgano independiente sin ninguna vinculación con el Sodalicio de Vida Cristiana —salvo el hecho “casual” de que Alejandro Bermúdez, su director, sea laico consagrado del Sodalicio— también borró de su archivo online todas aquellas noticias que presentaban a Doig bajo una luz positiva, manifestando así no sólo una falta de profesionalidad periodística, sino también trayéndonos a la memoria actos de censura como los que practicaron las dictaduras hitleriana y staliniana, que quemaron los libros de aquellas personas consideradas non gratas o buscaron eliminar su presencia incluso de fotografías, las cuales —mucho antes de la era Photoshop— eran retocadas para esfumar personajes incómodos. A continuación, una lista de artículos que fueron publicados por ACI Prensa, pero que el lector buscará en vano en la página web de la agencia, traídos otra vez a la luz gracias al Internet Archive. En la línea de tiempo que aparece en la parte superior del navegador se puede hacer clic sobre versiones posteriores a enero de 2011 y se podrá comprobar que las noticias referentes a Doig ya no aparecen.

14/02/2001 El Señor convoca a su presencia al Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana
http://web.archive.org/web/20090615000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/febrero/notic1179.htm

15/02/2001 Hombres y mujeres de Iglesia recuerdan legado de Vicario General del Sodalicio
http://web.archive.org/web/20090415000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/febrero/notic1180.htm

16/02/2001 Multitud despide cuerpo de Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana
http://web.archive.org/web/20080815000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/febrero/notic1181.htm

17/02/2001 “Germán Doig fue un Apóstol de la Comunión”, dice Cardenal Norberto Rivera
http://web.archive.org/web/20080715000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/febrero/notic1182.htm

19/02/2001 Presidentes de Episcopados destacan aportes de Germán Doig a la Evangelización de América
http://web.archive.org/web/20080915000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/febrero/notic1183.htm

24/02/2001 Presidente del Perú envía condolencias por tránsito de Germán Doig
http://web.archive.org/web/20081201000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/febrero/notic1188.htm

12/03/2001 Obispos sudamericanos celebran Misa por Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana
http://web.archive.org/web/20090815000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/marzo/notic1201.htm

14/03/2001 Imponente Misa recordó mes de la partida del “Apóstol de la Nueva Evangelización”
http://web.archive.org/web/20101015000000/http://www.aciprensa.com/notic2001/marzo/notic1203.htm

14/02/2006 Arzobispo argentino recuerda aporte evangelizador de Germán Doig
http://web.archive.org/web/20070715000000/http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=11595

03/12/2006 CELAM publica obra “De Río a Santo Domingo” en vistas a V Conferencia
http://web.archive.org/web/20070215000000/http://www.aciprensa.com/archivo.php?fecha=2006-12-03

14/02/2008 Card. Errázuriz recuerda a Apóstol de la Nueva Evangelización
http://web.archive.org/web/20070901000000/http://aciprensa.com/noticia.php?n=20112

La única noticia que sobrevivió a está purga, tal vez porque Germán Doig no sea el tema central sino que es mencionado de manera incidental, es la siguiente:

08/04/2002 Histórica ordenación episcopal colma Catedral de Lima
http://www.aciprensa.com/notic2002/abril/notic1520.htm

Se informa sobre la ordenación de tres obispos de mano del Cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima. Uno de esos obispos es José Antonio Eguren. La nota informativa dice lo siguiente:

«A su turno, Mons, Eguren dedicó unas palabras de recuerdo a la figura del recordado laico peruano Germán Doig Klinge, el “Apóstol de la Nueva Evangelización” llamado a la Casa del Padre hace poco más de un año cuando se hallaba en la plenitud de su despliegue intelectual y evangelizador.

“Cómo no recordar a quien fue mi Vicario General en el Sodalitium, Germán Doig, de quien aprendí a gastarme y desgastarme al servicio de la Iglesia”, dijo Mons. Eguren; desatando con sus palabras una espontánea y prolongada salva de aplausos que recorrió la tricentenaria Catedral, desde el coro y el presbiterio hasta el atrio y las calles adyacentes.»

________________________________________

ZENIT

Esta agencia informativa católica, gestionada por los Legionarios de Cristo, que es mucho más seria, confiable y profesional que ACI Prensa, no borró las noticias sobre Germán Doig anteriores a enero de 2011 que había publicado.

28/07/2000 La tecnología, ¿una nueva idolatría? Un libro de Germán Doig
http://www.zenit.org/es/articles/la-tecnologia-una-nueva-idolatria-un-libro-de-german-doig

16/02/2001 Adiós al coordinador general del Movimiento de Vida Cristiana
http://www.zenit.org/es/articles/adios-al-coordinador-general-del-movimiento-de-vida-cristiana

14/02/2006 Germán Doig, «apóstol de la nueva evangelización»
Misa en el quinto aniversario celebrada por el arzobispo argentino Estanislao Karlic
http://www.zenit.org/es/articles/german-doig-apostol-de-la-nueva-evangelizacion

18/12/2009 “Peruanos ejemplares”, el patrimonio espiritual de Perú en un libro
Entrevista con su autor, José Antonio Benito
http://www.zenit.org/es/articles/peruanos-ejemplares-el-patrimonio-espiritual-de-peru-en-un-libro

________________________________________

Sitio web oficial para impulsar la beatificación de Germán Doig (www.germandoig.org)
http://web.archive.org/web/20090422054554/http://germandoig.org/ (en Internet Archive)
http://www.upload.ee/files/3581286/WWW.GERMANDOIG.ORG.zip.html (tomado del caché de Google y guardado en formato PDF, para una mejor visualización)

Luis Ferroggiaro, Germán Doig Klinge (1957-2001) in memoriam
Publicado en Anuario de Historia de la Iglesia, año/vol. X, Universidad de Navarra, Pamplona 2001
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35501052&idp=1&cid=3208768

ve_51Revista VE (Vida y Espiritualidad), Enero-Abril 2002, Año 18, N° 51
En memoria de Germán Doig Klinge (1957-2001)
Los textos completos de este número histórico de la revista, tomados del caché de Google y guardados en formato PDF.
http://www.upload.ee/files/3581314/VE_51.zip.html

Nueva Alborada (digital), Revista de la Familia Sodálite, mayo de 2005
Germán Doig – Un Apóstol de la Nueva Evangelización

Contiene una breve biografía de Germán Doig con abundantes fotografías.
http://www.upload.ee/files/3581267/GDK_NUEVA_ALBORADA.zip.html

Germán Doig: Algunos escritos y entrevistas
http://www.upload.ee/files/3581266/GDK_ESCRITOS.zip.html

Bibliografía de Germán Doig
http://www.upload.ee/files/3581265/GDK_BIBLIOGRAFIA.zip.html

________________________________________

Video “Movimientos Eclesiales”

Este video, que data de 1998, es el único que conservo donde se ve a Germán Doig, explicando en esa ocasión el significado de los movimientos eclesiales y la importancia del encuentro que tuvieron con el Papa Juan Pablo II en Pentecostés, el 30 de mayo de 1998. Al inicio la imagen no es de muy buena calidad, pero mejora bastante pasado un minuto y medio.

15 pensamientos en “LUCES Y SOMBRAS DE GERMÁN DOIG

  1. Pingback: GERMÁN DOIG: ENTRETELONES DE UNA REVELACIÓN ESCANDALOSA | LAS LÍNEAS TORCIDAS

    • Y falta hablar de los lujos en los que vivian o viven los encargados o cabezas del MVC. aun recuerdo esos congresos donde habia alarde de uso de tecnologia y a donde a uno practicamente lo obligaban a mendigar dinero porque era UNA OBLIGACION ir, a pesar de ser estudiantes o de bajos recursos…

      Me gusta

      • Jorge preguntó : “Insinúas que los lujos son por dinero mal habido un problema de falta de humildad?”

        – Tengo la impresión que se refiere a ambas cosas. Mi impresión, bueno …

        Me gusta

  2. Pingback: ¿HISTORIA DE ENCUBRIMIENTOS EN EL SODALICIO? | LAS LÍNEAS TORCIDAS

  3. Pingback: GERMÁN DOIG: UNA INTERPRETACIÓN | LAS LÍNEAS TORCIDAS

  4. Pingback: Las secretas investigaciones de los abusos sexuales en el Sodalicio | El Útero de Marita

  5. Pingback: Desde el Tercer Piso » SODALICIO: LOS DESLINDES QUE NO LLEGAN

  6. Pingback: SODALICIO Y ACI PRENSA: REVELACIONES DE UN INSIDER | LAS LÍNEAS TORCIDAS

  7. Comparar a German Doig con San Josemaria y es como comparar al plomo con el oro. El Sodalicium es una copia barata del Opus Dei. La beatificacion de Don Alvaro del Portillo solo confirma que el trabajo realizado por el Opus Dei ha sido bueno en la tierra, y el mensaje de San Josemaria de ver a Dios en lo ordinario sigue llenando a los corazones de sus seguidores.

    Me gusta

  8. Pingback: MITAD MONJES, MITAD SOLDADOS - Lima Al día

  9. Pingback: SODALICIO: LA EXTRAÑA MUERTE DE GERMÁN DOIG | LAS LÍNEAS TORCIDAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s