MI PUEBLO Y LA MINA

kleinfischlingen

Vivo en Kleinfischlingen, un pueblito agrícola en el sureste de Alemania, de aproximadamente 300 habitantes, que recuerda como su visitante más ilustre a un peruano, el arqueólogo Federico Kauffmann Doig.

Ubicado en una región de viñedos y de sembríos de coles, zanahorias, remolachas, espárragos, girasoles, colza, trigo, maíz y papas, además de huertos de manzanas, peras y duraznos y de jardines donde crecen cerezos, nogales y arbustos de frambuesas, moras y grosellas, a unos diez kilómetros se divisan en la lejanía las colinas pobladas de vegetación donde comienza el Bosque del Palatinado, la reserva natural boscosa más grande de Alemania, habitada por una fauna variada, entre ella jabalíes, venados, comadrejas, ardillas y liebres silvestres.

No es un paraíso, pero mi antiguo e insignificante poblado es un lugar donde se experimenta una cercanía entrañable a la tierra que nos nutre y donde se puede sentir en las venas el valor del trabajo humano cada vez que se escancia una copa del fragante vino (tinto, blanco o rosé) que se produce localmente.

Si algún día se descubrieran metales valiosos en los terrenos y una empresa minera quisiera iniciar la explotación a tajo abierto —y el gobierno hiciera las concesiones del caso, sustentándose en criterios puramente económicos—, todo el dinero que produjera la labor extractiva no compensaría el daño ecológico y humano que se ocasionaría. ¿Qué vino podría producir una tierra contaminada y con recursos acuíferos alterados, aunque eso se tradujera en una infraestructura más moderna?

Esos beneficios económicos son pura mierda comparados con todo aquello que perderíamos.

Dedico estas palabras a los campesinos de Islay que defendieron su terruño frente a la mina.

(Columna escrita para la edición del 27 de mayo de 2015 de Exitosa Diario)

kleinfischlingen_1 kleinfischlingen_2

________________________________________

Según la crónica incluida en la página web de Kleinfischlingen, el 27 de abril de 2008 la comunidad recibió la visita de más alto nivel en toda su historia. El Dr. Federico Kaufffmann Doig (nacido el 28 de septiembre de 1928 en Chiclayo), entonces embajador del Perú en Alemania, fue a Kleinfischlingen en busca de sus ancestros. Llegó acompañado del parlamentario alemán Mark Lothar, con la intención de saber más sobre su antepasada Margarethe Wilhelmine Odenwald, quien vivió en Kleinfischlingen entre 1745 y 1752. El historiador y archivista del pueblo, Kurt von Nida, no sólo le confirmó que la mencionada mujer había nacido en el pueblo, sino también su padre, el párroco luterano Georg Friedrich Odenwald, constructor de la imponente casa parroquial protestante, que todavía existe.

Después de visitar la iglesia protestante, el señor von Nida le entregó al arqueólogo y antropólogo peruano una carpeta con copias de documentos referentes a sus ancestros, encontrados en los archivos locales. El Dr. Kauffmann Doig agradeció la calurosa acogida con las siguientes palabras en alemán estampadas en el libro de huéspedes del pueblo: «Eine meiner größten und schönsten Überraschungen in meinem Leben hat mir der Ausflug nach Kleinfischlingen gebracht» [«Una de las más grandes y más hermosas sorpresas de mi vida me la deparó el paseo a Kleinfischlingen»].

kauffmann_doig_kleinfischlingen_1 kauffmann_doig_kleinfischlingen_2

EL CAPITALISMO, ¿UN SISTEMA MAFIOSO?

Jürgen Fitschen, actual co-presidente del Deutsche Bank

Jürgen Fitschen, actual co-presidente del Deutsche Bank

Jürgen Fitschen, co-presidente del Deutsche Bank, el mayor instituto crediticio de Alemania, se halla en el banquillo, acusado de delitos que podrían acarrearle hasta 10 años de cárcel. Junto con él deben presentarse personalmente una vez por semana ante un juzgado de Múnich dos de sus predecesores en el cargo, Josef Ackermann y Rolf-Ernst Breuer, además de Tessen von Heydebreck, ex miembro del directorio, y Clemens Börsig, ex presidente del consejo de administración. Se les acusa de fraude, al haber dado falso testimonio contribuyendo así a la quiebra del grupo de comunicación del magnate Leo Kirch.

Ésta es sólo la cereza que corona la torta. Pues en la última década la institución bancaria tiene un historial que podría entrar a los anales de la historia del crimen organizado: estafas por haber contribuido a generar la crisis inmobiliaria de los años 2008 y 2009 mediante la promoción de hipotecas “basura” en EE.UU., manipulación de las tasas de interés LIBOR y EURIBOR con ganancias ilícitas de cientos de millones de euros, transferencia de beneficios a oasis financieros a fin de evadir impuestos, venta de papeles valores —incluyendo jugosas comisiones— con pronósticos falsos a municipalidades de cuatro ciudades alemanas y una italiana, ocasionando su ruina.

En el pasado el Deutsche Bank financió campos de exterminio como Auschwitz. Actualmente financia a AngloGold Ashanti, empresa minera responsables de violaciones de derechos humanos en el Congo, y a varias empresas petrolíferas responsables de los horrores de Darfur en Sudán.

La delincuencia común ha ido disminuyendo en Alemania, pero el crimen corporativo va en aumento, sin que los responsables sean castigados. ¿No será el mismo capitalismo un sistema mafioso?

(Columna publicada en Exitosa Diario el 13 de mayo de 2015)

________________________________________

Las ciudades alemanas afectadas por la compra engañosa de papeles valores “basura” al Deutsche Bank son Hagen, Pforzheim, Neuss y Wurzburgo. En Italia fue afectada Milán. No son las únicas perjudicadas, pues a nivel europeo son varias las comunidades locales que han sufrido pérdidas millonarias debido a prácticas fraudulentas del Deutsche Bank, que ha abusado de su posición de poder para imponerse sobre los competidores.

También hay pendiente una denuncia de la fiscalía de Nueva York por manipulación de las tasas de cambio de divisas extranjeras.

Y aún cuando en el año 2012 las ganancias netas del banco disminuyeron en 85%, los bonos pagados a altos cargos y empleados sólo se redujeron en 11%. No obstante la mala gestión habida, quienes trabajan en la institución bancaria recibieron jugosos suplementos remunerativos.

El Deutsche Bank no es una excepción en lo que se refiere a estafas financieras de dimensiones globales. Recientemente, cinco de los bancos más grandes del mundo (JPMorgan, Citigroup, Barclays, Royal Bank of Scotland y UBS) se han declarado culpables de haber manipulado las tasas de cambio de divisas extranjeras durante años, ocasionando daño a incontables consumidores, inversionistas e instituciones en todo el mundo, y han acordado el pago de multas millonarias a las autoridades de Estados Unidos y el Reino Unido (ver http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/05/150520_economia_multas_bancos_manipulacioner).

Sigue manteniendo vigencia lo que decía el escritor y dramaturgo alemán Bertolt Brecht: «¿Qué delito es el robo de un banco comparado con el hecho de fundar uno?» Y en años recientes los analistas financieros Matthias Weik y Marc Frederich —en un libro que se convirtió en un best-seller en Alemania— han designado el accionar de los bancos e instituciones crediticias en torno a la crisis económica iniciada en el año 2008 como «el mayor saqueo de la historia» (Der grösste Raubzug der Geschichte. Warum die Fleißigen ärmer und die reichen immer reicher werden, Tectum Verlag, Marburg 2012).

Para finalizar, recomiendo la lectura del siguiente artículo:

Vicenç Navarro
El centro de la banca alemana y europea: el Deutsche Bank (28 de agosto de 2014)
http://www.vnavarro.org/?p=11250

TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN Y KGB

Ion Mihai Pacepa, ex jefe de la policía secreta rumana

Ion Mihai Pacepa, ex jefe de la policía secreta rumana

«El movimiento nació en la KGB y tuvo un nombre inventado por la KGB: Teología de la Liberación.» Son palabras que recoge la ultracatólica agencia de noticias ACI Prensa en una entrevista a Ion Mihai Pacepa, general de la policía secreta rumana y jefe del servicio de inteligencia extranjera, quien desertó en 1978 y recibió asilo político en Estados Unidos, para terminar colaborando con la CIA en operaciones contra el comunismo.

Suyas son también las siguientes tesis:

  • Lee Harvey Oswald, el asesino de John F. Kennedy, era un agente de la KGB;
  • la mala fama del Papa Pío XII como simpatizante del nazismo fue obra de la KGB;
  • la URSS difundió propaganda antisemita en Medio Oriente para generar odio contra Israel y los Estados Unidos;
  • el Departamento Central de Inteligencia (GRU) de los rusos ayudó a Saddam Hussein a destruir las armas de destrucción masiva que poseía, razón por la cual no fueron encontradas después.

Todas tesis improbables sustentadas en testimonios cuestionables y no en pruebas evidentes.

«Tengo buenas razones para sospechar que había una conexión orgánica entre la KGB y algunos de esos líderes promotores de la Teología de la Liberación, pero no tengo evidencia para probarla.» Aparentemente Pacepa suele “revelar” lo que sus interlocutores quieren oír, lo cual alimentaría su “prestigio” de informante clave y le permitiría vender sus artículos y libros a un público ansioso de sensacionalismo.

¿Que pasaría si algún informante nos revelara que la CIA está detrás de ACI Prensa? ¿No es ACI un anagrama de CIA? A este nivel se sitúan las declaraciones a las que ACI Prensa les presta credibilidad.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 13 de mayo de 2015)

________________________________________

La traducción al español de la entrevista de ACI Prensa a Pacepa se puede leer aquí:
https://www.aciprensa.com/noticias/ex-espia-de-la-union-sovietica-nosotros-creamos-la-teologia-de-la-liberacion-45686/

En ella aparece la siguiente afirmación del general rumano:

«Recientemente miré el libro de Gutiérrez “Teología de la Liberación: Perspectivas” (1971) y tuve la sensación de que fue escrito en la Lubyanka. No sorprende que él sea ahora considerado como el fundador de la Teología de la Liberación. De las sensaciones a los hechos, sin embargo, hay un largo camino.»

Bastan estas solas palabras para poner en duda las declaraciones de Pacepa, pues quien haya leído Teología de la liberación: Perspectivas podrá darse cuenta fácilmente de que una obra del nivel académico como ésta y con ese estilo tan personal reconocible en los escritos de Gustavo Gutiérrez, es imposible que haya sido escrita en los cuarteles del servicio secreto soviético. A no ser que el mismo Gutiérrez haya sido un espía soviético, lo cual no sólo no tiene ni pies ni cabeza, sino que es imposible de demostrar.

Por otra parte, quien haya leído la voluminosa y bien documentada historia de la CIA (Legacy of Ashes: The History of the CIA, Anchor Books, 2008) escrita por Tim Weiner, periodista del New York Times, sabrá que en lo referente al espionaje real son mucho más los fracasos que los éxitos, y que ha ocurrido con relativa frecuencia que los agentes de inteligencia —tanto los pertenecientes a la misma CIA como los agentes disidentes provenientes del bloque comunista— hayan proporcionado información falsa o incluso inventada, a fin de justificar su labor. En numerosas ocasiones la CIA le ha dado a los presidentes de los Estados Unidos sólo la información que éstos querían escuchar, aunque no estuviera confirmada o no tuviera asidero en la realidad.

Esto nos hace recordar a ese pintoresco personaje de ficción creado por el escritor inglés Graham Greene en su novela Nuestro hombre en La Habana (1958), el agente británico Jim Wormold,  cuya actividad se desarrolla en la Cuba de Fulgencio Batista, el cual —a falta de información verdadera— enviaba a sus superiores informes inventados sobre una supuesta red de espionaje, con nombres ficticios y datos obtenidos de los periódicos, llegando incluso a enviar bocetos de las aspiradoras que vendía, haciéndolos pasar por planos de armas secretas.

Algo similar —guardando las distancias— ha debido pasar con varios agentes provenientes del bloque soviético, que de alguna manera tenían que justificar la ayuda que estaban recibiendo de Occidente, aunque no pudieran presentar pruebas de sus testimonios. Las disparatadas tesis de Pacepa no hacen más que confirmar esta sospecha.

PERIODISTAS COMPRADOS

Udo Ulfkotte en los '80 durante la guerra Irak-Irán

Udo Ulfkotte en los ’80 durante la guerra Irak-Irán

Udo Ulfkotte es un personaje controvertido del periodismo alemán. Durante 17 años trabajó para el Frankfurter Allgemeine Zeitung, el periódico “serio” de mayor difusión en Alemania, de tendencia liberal conservadora derechista. En el año 2004 fue investigado por incitación a la revelación de informaciones confidenciales de los servicios secretos, aunque el caso fue archivado por falta de pruebas. Actualmente es un activista populista de derechas, islamófobo y contrario a la inmigración. Es uno de los fundadores de Pax Europa, asociación fundamentalista cristiana que lucha contra la supuesta islamización de Europa.

En septiembre de 2014 publicó Periodistas comprados [Gekaufte Journalisten, Kopp Verlag, 2014], un best-seller que fue ignorado por la prensa renombrada de este país. No es para menos. En ese libro Ulfkotte denuncia la injerencia de intereses pro-norteamericanos a través de lobbys y de los servicios secretos en la cobertura informativa de los medios más importantes.

Basándose en fuentes confiables, menciona con nombres y apellidos a numerosos periodistas que pertenecen a ONGs y organizaciones internacionales monitoreadas por la CIA, además de las vinculaciones que mantienen con políticos de los partidos más poderosos de Alemania, la Unión Demócrata Cristiana de Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata. De este modo, las noticias terminan sesgadas y cumplan más una función de propaganda que informativa. Ulfkotte describe este proceso como una especie de lavado de cerebro de los lectores.

El mismo Ulfkotte se avergüenza de haber sido también un “periodista comprado”, que informaba no de acuerdo a la verdad, sino según intereses nada transparentes.

Se trata de un fenómeno mundial: la desaparición del periodismo ético, pues ante un sueldo jugoso la mayoría no sólo venden su pluma sino también su conciencia.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 6 de mayo de 2015)