LOS COMPADRES ECLESIÁSTICOS DE DON LUIS FERNANDO FIGARI

card_stafford_figari_regal

El cardenal James Francis Stafford dándole la comunión a Luis Fernando Figari durante una misa en la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación (Camacho, Lima); a la derecha, Eduardo Regal

Cuenta el diario El Comercio en su edición del día lunes 24 de octubre que Luis Fernando Figari ha recibido en su retiro romano, en diferentes momentos, visita de tres renombrados personajes de la Iglesia católica: los cardenales James Francis Stafford y Francisco Javier Errázuriz, así como el fundador de la Comunidad de San Egidio, el laico Andrea Riccardi.

Si bien la noticia ha pasado ligeramente desapercibida, ello no ha impedido que me causara un retorcijón estomacal y que tuviera pesadillas en la noche. Pues las implicaciones que conllevan estas visitas “amistosas” son de terror. Sobre todo cuando las ilustres eminencias se han referido a Figari como a “un viejo amigo”.

Veamos los detalles.

card_james_francis_stafford

Cardenal James Francis Stafford

El cardenal Stafford fue Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos desde agosto de 1996 hasta octubre de 2003. En abril de 1996 Germán Doig había sido designado miembro de este dicasterio romano por un período quinquenal. Tras su muerte, y todavía durante la gestión de Stafford, Figari fue nombrado consultor del dicasterio mencionado en el año 2002, cargo que —hasta donde se sabe— aún ostenta.

Además, este cardenal norteamericano celebró en marzo de 2001 una misa en la iglesia de Santa Maria in Monticelli (Roma) con ocasión de haber transcurrido un mes desde la muerte de Doig, donde pronunció unas palabras clarividentes, aunque tal vez no en el sentido que él pretendiera: «Ser amigo de Germán significaba vivir constantemente maravillado. Hay muchas evidencias que apoyan este continuo desprendimiento de sí. Una persona de tal temple está llena de sorpresas». ¡Y vaya qué sorpresas! Que lo digan quienes lo conocieron en su faceta más perversa y oscura.

Asimismo, pronunció otras palabras a tener en cuenta, que sólo acrecientan el misterio sobre las circunstancias en que murió Doig: «¿Por qué se extinguió tan rápidamente? Todos se hacen la pregunta. No creo que Germán la hubiera planteado. No es poco razonable pensar que él no se habría visto sorprendido. Sabía que su padre había muerto casi a la misma edad que él había alcanzado. Habló a sus más cercanos de la posibilidad de no vivir más que su padre. Por ello se dio cuenta de que tenía mucho que realizar en corto tiempo».

Anteriormente, de 1986 a 1996, Stafford había sido arzobispo de Denver (EE.UU.). El contacto con representantes del Sodalicio ya se había establecido desde entonces, probablemente a partir de la Jornada Mundial de la Juventud de 1993, que se realizó precisamente en Denver. Stafford sería invitado por el Sodalicio a participar en octubre de 1995 en el V Congreso Internacional de Nueva Evangelización rumbo al Tercer Milenio, efectuado en la arquidiócesis de Lima, el quinto de una serie de congresos internacionales sobre la reconciliación en el pensamiento de Juan Pablo II que el Sodalicio organizó entre las décadas de los ‘80 y los ‘90 para proyectarse internacionalmente y terminar de anudar contactos con personalidades importantes de la jerarquía eclesiástica.

El sucesor de Stafford en la silla episcopal de Denver —Mons. Charles J. Chaput, otro obispo de pensamiento conservador y reaccionario— le abriría oficialmente la puerta a los sodálites en el año 2003, permitiéndoles fundar una comunidad en su circunscripción eclesiástica.

card_fco_javier_errazuriz

Cardenal Francisco Javier Errázuriz

Pasando al cardenal Francisco Javier Errázuriz, fue éste, cuando era arzobispo de Santiago de Chile, quien “invitó” en el año 1999 a los sodálites a poner pie en tierras chilenas. Es necesario aclarar que “invitar” es en realidad un eufemismo utilizado en recuentos oficiales del Sodalicio, a fin de evitar tener que contar los entresijos de la historia anterior a cualquier “invitación” de este tipo —formada por un cúmulo de contactos, relaciones e influencias, que solían culminar con un encuentro personal entre Figari y el prelado que “invitaba”—. Mediante el uso de este término se busca dar la impresión de que la iniciativa fue del prelado y no del Sodalicio con su agresiva estrategia de expansión internacional.

Errázuriz tiene también en su bagaje haber ignorado olímpicamente las denuncias por abusos contra el P. Fernando Karadima presentadas por José Murillo, la ex-esposa de James Hamilton y el mismo Hamilton en los años 2003, 2004 y 2005 respectivamente, además de haberle restado credibilidad en un inicio a las denuncias presentadas en abril de 2010 por Juan Carlos Cruz, Fernando Batlle y otra vez por James Hamilton. Su inacción al respecto y el hecho de seguir cultivando su amistad con el P. Karadima, otro “viejo amigo”, lo han hecho justamente merecedor del calificativo de “encubridor”. Con estos antecedentes, es probable que abogue por Figari, más aún cuando —como cuenta El Comercio— respondió, aludiendo al dicho popular que dice que del árbol caído hacen todos leña, que “es más cristiano ayudar al árbol a que se levante”. Y para mayor preocupación, también forma parte del G8, el consejo de cardenales que asesora al Papa Francisco en el gobierno de la Iglesia.

Otros miembros del G8 que también deben conocer personalmente de cerca a Figari son el cardenal norteamericano Sean O’Mallley —invitado a participar en enero 1987 del III Congreso Internacional sobre Liberación, Reconciliación y Solidaridad, efectuado en la diócesis de Tacna (Perú)— y el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Madariaga —participante del IV Congreso Internacional sobre Reconciliación en Tiempos de Pobreza y Violencia, realizado en 1989 en la diócesis de El Callao (Perú)—. En el marco de estos eventos organizados y financiados por el Sodalicio era de precepto que tuvieran un encuentro personal con el idolatrado fundador de la institución.

tokumura_bergoglio_feroggiaro

El cardenal Jorge Bergoglio, flanqueado de los sodálites Óscar Tokumura y Luis Ferrogiaro, ambos denunciados por abusos

No sólo el cardenal Errázuriz parecería tener rabo de paja. También lo tendría el mismo Papa Francisco, pues siendo arzobispo de Buenos Aires, en el año 2005 “invitó” al Sodalicio a iniciar actividades en suelo argentino. Y quién sabe si ambos, tanto Errázuriz como Bergoglio, hicieron caso omiso de críticas o quejas que pudieron haber llegado a sus oídos. En las circunstancias actuales, cualquier medida drástica contra el Sodalicio se podría volver en su contra, pues ellos recibieron a la institución con los brazos abiertos y le prestaron su apoyo incondicional. No se sabe que la hayan criticado nunca. En todo caso, reconocer abiertamente todos los delitos que se le imputan no sólo a Figari sino a la institución misma terminaría por afectar de paso sus reputaciones y podría estallarles en la cara. Por cómplices o por haber sido tan ingenuos de no examinar al detalle las prácticas sodálites y no darse cuenta de los graves vicios de un sistema con características sectarias. Por el momento, mientras más se prolongue el silencio que guardan sobre este tema, más dañada se verá su reputación a los ojos de quienes han experimentado en carne propia el aguijón de la disciplina sodálite o han tenido la honestidad de darle crédito a los testimonios de las víctimas.

andrea_riccardi

Andrea Riccardi

Finalmente, el italiano Andrea Riccardi —quien se ha manifestado extrañamente preocupado por la salud de Figari— es una personalidad que presenta varias similitudes con el fundador del Sodalicio. Él también es un laico, fundador de un movimiento laical —la Comunidad de San Egidio—, cuyos miembros se comprometen, siguiendo las enseñanzas del Evangelio, a trabajar por la paz y combatir la pobreza. No obstante tener una reputación intachable y habiendo obtenido Riccardi varios galardones internacionales por su compromiso efectivo a favor de la paz en regiones con conflictos bélicos, tampoco han faltado críticas de uno que otro ex-miembro, denunciando la idealización idolátrica que hay del fundador y la obligación de guiarse en lo doctrinal únicamente por sus palabras, la práctica de una obediencia absoluta que coacta la libertad, la obligación de confesar los detalles más íntimos de la vida personal a los padres o madres espirituales, el rompimiento de los lazos familiares y la sustitución de la familia carnal por la comunidad egidiana, el reclutamiento de menores de edad escenificando un ambiente de afecto y manipulando sus sentimientos, la imposibilidad práctica de determinar uno mismo la carrera profesional que uno va a estudiar, la satanización de aquellos que abandonan la comunidad como paganos que van hacia la perdición —con consecuencias personales como vergüenza, depresión, sufrimientos e incluso pensamientos suicidas—, etcétera. Las coincidencias con el Sodalicio de Figari —una institución que ha buscado proyectar una imagen de sí misma pura, prístina y sin fisuras— saltan a la vista.

Pero hay otra semejanza mucho más reveladora con otro personaje de la ficción cinematográfica. A Figari le gustaba que le llamaran “Don”. Como al Padrino de la mafia. Y así como el sucesor del patriarca Vito Corleone —el Michael Corleone interpretado por Al Pacino— también anudó contactos con altos prelados de la jerarquía católica, así Don Luis Fernando Figari parece sentirse tranquilo gracias a su red de influencias en la alta jerarquía vaticana. Y probablemente termine muriendo, como Michael, en la más absoluta soledad. Aunque lo que muchos esperamos es que se haga justicia antes de que eso ocurra.

(Columna publicada en Altavoz el 30 de octubre de 2016)

________________________________________

FUENTES

El Comercio
Influyentes figuras políticas y eclesiásticas visitan a Figari
http://elcomercio.pe/sociedad/lima/influyentes-figuras-politicas-y-eclesiasticas-visitan-figari-noticia-1941232

Familia Sodálite NOTICIAS
Los Congresos de la Reconciliación cumplen 30 años (11/03/15)
http://www.fsnoticias.org/cronicas/los-congresos-de-la-reconciliacion-cumplen-30-anos-10725
Resulta interesante revisar la lista de personalidades eclesiásticas invitadas a estos congresos, que abarca importantes nombres de Italia, España, Brasil, Perú, México, Chile, Argentina, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Honduras, Panamá y Estados Unidos. A ellos habría que añadir los diversos contactos que se establecieron con otras personalidades eclesiásticas, entre ellas el cardenal Antonio Quarracino, predecesor de Jorge Bergoglio en la sede episcopal de Buenos Aires, a quien vi una vez codeándose de risa con Luis Fernando Figari y Germán Doig a la salida de una misa donde se había entonado una canción sodálite de tema mariano, que no era otra cosa que la marcha peronista argentina con letra cambiada. No todos los contactos terminaron en buenas relaciones. Por ejemplo, sé a través de una fuente confiable que el cardenal Rodríguez Madariaga no puede ver a Figari ni en pintura. Y viceversa.

Página web oficial del Sodalicio de Vida Cristiana
Padre Luis Ferroggiaro: “Fue una gran sorpresa encontrar al Cardenal Bergoglio esperándonos a las 5:30 am” (14 Mar 2013)
http://sodalicio.org/noticias/padre-luis-ferroggiaro-fue-una-gran-sorpresa-encontrar-al-cardenal-bergoglio-esperandonos-a-las-530-am/
Bergoglio al Sodalicio: “Busquen entregar el Evangelio” (09 Jul 2013)
http://sodalicio.org/noticias/bergoglio-al-sodalicio-busquen-entregar-el-evangelio/

Página web de Sandro Magister
Twenty-Five Years in the Community of Sant’Egidio: A Memoir (15.5.2003)
http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1335746?eng=y

LOS PRIMEROS SODÁLITES CASADOS

matrimonio_raul_guinea_violeta_ordonez

Matrimonio de Raúl Guinea Larco y Violeta Ordóñez

En 1982 se casaron los dos primeros sodálites de la generación fundacional: Franco Attanasio y Raúl Guinea. Ambos, con sus respectivas esposas, recibieron el sacramento del matrimonio en celebraciones litúrgicas presididas por el primer sacerdote sodálite, Jaime Baertl. Figari diría entusiasmado en su discurso de fin de año (Memoria 1982): «Esas dos parejas, a las que sin duda seguirán otras muchas, han asumido el reto y el compromiso de laborar por el avance de la Civilización del Amor».

franco_attanasio

Franco Attanasio

Pero los caminos de ambos no pudieron ser más distintos.

No pasaría mucho tiempo antes de que Attanasio abandonara la institución y, habiéndose graduado en medicina en la Universidad Peruana Cayetano Heredia, se fue a vivir a los Estados Unidos para continuar sus estudios médicos. Actualmente es especialista en medicina interna afiliado al DMC – Sinai-Grace Hospital y trabaja en el Grand River Health Center (Detroit, EE.UU.).

Raúl Guinea, en cambio, hizo estudios de administración empresarial y terminó de director general de Misión Cementerio Católico Parque del Recuerdo, la empresa encargada de la gestión de los siete cementerios del Sodalicio. En otras palabras, acabó como cómplice de los malos manejos financieros y laborales denunciados en abril de este año por Pedro Salinas y Paola Ugaz.

raul_guinea_larco

Raúl Guinea Larco

El primero tomó la decisión correcta, abandonando el Sodalicio y dedicándose al cuidado de la salud de los vivos. El segundo, fiel al Sodalicio, sigue contribuyendo a incrementar el millonario patrimonio sodálite a través de su negociazo con los muertos, sin prestar ningún servicio notable a los vivos, pero sí a los vivazos del Sodalicio.

Indudablemente, si hay que seguir un ejemplo, es el del primer sodálite casado.

(Columna publicada en Exitosa el 29 de octubre de 2016)

________________________________________

Se puede leer los informes periodísticos sobre las presuntas irregularidades en la gestión de los cementerios del Sodalicio en los siguientes enlaces:

La República
Al Sodalicio la muerte le sienta bien (20 de abril de 2016)
http://larepublica.pe/impresa/sociedad/761339-al-sodalicio-la-muerte-le-sienta-bien

Caretas
La Tierra Prometida (27 de julio de 2016)
http://caretas.pe/Main.asp?T=3082&idE=1270&idS=375#.WBTrQTWg_cs

Curiosamente, Raúl Guinea —a quien recuerdo como una persona de elocuencia exhuberante en el trato personal— no ha dicho ni mus sobre estas denuncias, evitando toda comunicación con los periodistas. Sus aclaraciones habrían servido de ayuda para despejar cualquier duda. ¿O tal vez no? ¿Esa falta de transparencia no será indicio de que tiene manejos turbios que ocultar?

EL SODALICIO EN SU LABERINTO

asamblea_sodalicio

Lunes 3 de octubre, cuatro de la tarde en la ciudad alemana de Mannheim, a orillas del Rin. Sentado en un café en la estación del tren, converso con un joven ex-sodálite y escucho cómo logró fugarse del Sodalicio. Una historia que parece la trama de un thriller policíaco. Lo cual me confirma en la sospecha de que esta institución se asemeja más a un grupo sectario o a la mafia —no obstante su proclamada finalidad religiosa— que a una organización eclesial católica. Quizás juntando ambos extremos se podría describirla con una expresión que suena paradójica, pero que no puede ser más precisa: “secta católica”.

En esa conversación mi interlocutor me confirma lo que yo ya sabía a través de otra fuente: que Ricardo Trenemann, sodálite con quien compartí escenario en varias ocasiones cuando yo todavía era integrante del grupo musical Takillakkta, habría intentado abusar sexualmente de un joven sodálite de comunidad, utilizando el cuento de los masajes en la zona del perineo, entre el ano y los genitales. Una perversa estrategia, similar a la que aplicó Figari con una de sus víctimas, cuando le dijo que había que despertar la energía kundalini situada en la misma región íntima. Y si bien Trenemann no habría podido consumar el abuso esa vez debido a que la víctima se negó a colaborar, en una comunidad sodálite de Brasil habría logrado dar cumplimiento a sus insanas intenciones con otro muchacho, terminando la cosa en masturbaciones mutuas.

ricardo_trenemann

Ricardo Trenemann

El de Ricardo Trenemann es uno más de los nombres que se añade a la lista de presuntos abusadores sexuales del Sodalicio, comenzando por Luis Fernando Figari y siguiendo con Germán Doig, Virgilio Levaggi, Jeffery Daniels, Daniel Murguía, Luis Ferrogiaro y Javier Leturia. A ella habría que añadir una larga lista de maltratadores psicológicos y físicos, entre los cuales se contarían Alberto Gazzo, José Antonio Eguren, Alfredo Garland, Alfredo Draxl, Óscar Tokumura, Daniel Cardó, Alessandro Moroni y otros cuyos nombres todavía no han sido revelados. Pues no conozco a ningún sodálite con un puesto de responsabilidad que no haya violentado en algún momento la conciencia personal de quienes estaban a su cargo o que no haya intentado doblegar sus voluntades mediante técnicas de manipulación psicológica, entre las cuales se encuentran las órdenes humillantes y la exigencia de una obediencia absoluta, sin límites. Era algo que formaba parte inherente del sistema de disciplina y formación.

A lo largo del tiempo se han ido acumulando críticas, siendo las más acertadas las de aquellos que en algún momento formaron parte de la institución. Pero las críticas no sólo han venido desde afuera. También hay quienes se han atrevido a hacer ejercicio de crítica constructiva desde dentro de la institución, lamentablemente sin resultados. Quienes se atreven a dar este paso suelen ser condenados a una especie ostracismo interno, son sometidos a un escrutinio minucioso que hurga en sus vidas personales con el fin de atribuir a sus problemas psicológicos —reales o inventados— las críticas expresadas, y tarde o temprano terminan por salirse de la institución. Como está ocurriendo con el P. Jean Pierre Teullet, quien tuvo el valor de enfrentarse a la cúpula sodálite para echarle en cara haber faltado a la verdad en un comunicado oficial a la opinión pública.

manuel_rodriguez

Manuel Rodríguez Canales

Otro caso es el de Manuel Rodríguez alias “Roncuaz”, un adherente sodálite ubicado en la periferia institucional —pues está casado y, por lo tanto, no vive en ninguna comunidad—, quien ocasionalmente ha formulado a través de su blog críticas veladas pero certeras a la institución, sin distanciarse formalmente del Sodalicio, y sus bien intencionadas reflexiones han caído sistemáticamente en saco roto.

Mucho antes de la publicación del libro Mitad monjes, mitad soldados de Pedro Salinas y Paola Ugaz, un sodálite que buscaba un cambio advirtió con lucidez a las máximas autoridades del Sodalicio de los peligros de una estructura autoritaria, que había sido creada por el mismo Figari para tener un poder absoluto e incuestionable. Y que los reglamentos internos estaban planteados de tal manera, que el miembro de la organización se convertía en un instrumento sujeto a la arbitrariedad de los superiores, los cuales gozaban de una autoridad absoluta, cuyos alcances y límites no se estipulaban en ninguna parte. La mayoría de las vocaciones sodálites habrían sido reclutadas en edad escolar, cuando la persona todavía no tiene suficiente criterio de juicio pero está predispuesta a opciones radicales. La formación consiguiente estaba orientada a quebrar la voluntad de la persona mediante dinámicas de obediencia irracional, ejercicios extremos, castigos e introspecciones psicológicas. A ello se suma la injusticia de trabajar años gratuitamente sin recibir una remuneración, sin dinero cotizado a un fondo de pensión, sin seguro médico, de modo que quien decide dejar la organización cae en una situación injusta de sostenimiento, además de no contar con una experiencia laboral que le permita acceder a un trabajo adecuado.

Sordo a toda voz crítica —venga de donde venga—, incapaz de reconocer las propias deficiencias estructurales y manteniendo una actitud autorreferencial, cerrado en sí misma y practicando colectivamente la ley del silencio al estilo de la mafia italiana, el Sodalicio no se esperaba el golpe que significó la publicación del libro de Salinas y Ugaz en octubre de 2015.

El mando sodálite terminó asumiendo tardíamente que una defensa de Figari ya no era plausible, pero no lo expulsó como estipulan sus Constituciones para estos casos. Bajo la dirección de Alessandro Moroni, si bien el Sodalicio no ha defendido a Figari, sí lo ha protegido, pues su caída definitiva significaría el fin de una historia, arrastrando consigo lo que todavía queda de la institución, incluyendo su patrimonio y sus fuentes de ingresos, como las universidades, los colegios, los cementerios, los negocios inmobiliarios, mineros, agrícolas, etc.

La creación de una Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación en noviembre de 2015, integrada por cinco reconocidas personalidades de impecable trayectoria profesional y filiación católica, habría constituido una jugada estratégica para limpiarse la cara, pues con ello se habría querido demostrar que el Sodalicio estaba realmente preocupado por las víctimas y que estaba tomando las medidas del caso para atenderlas y ofrecerles una justa reparación por los daños sufridos. Sin embargo, lo que sucedió después fue inaudito.

Una vez que la Comisión emitió su lúcido y demoledor Informe Final el 16 de abril de 2016, después de haber recogido durante cerca de cuatro meses más de cien testimonios de víctimas, muchas de las reacciones al interior del Sodalicio fueron de rechazo a las conclusiones del Informe. De la boca para afuera se lo aceptó oficialmente, pero en la práctica no se implementó ninguna de las recomendaciones hechas por los comisionados.

Más bien, el Sodalicio decidió contratar a tres especialistas extranjeros —la estadounidense Kathleen McChesney, ex número 3 del FBI y asesora de la Conferencia Episcopal Norteamericana; el irlandés Ian Elliott, que estuvo a cargo de la investigación de la crisis de abusos sexuales del clero en Irlanda; y la estadounidense Mónica Applewhite, especialista en prevención—, no para implementar las recomendaciones de la Comisión de Ética, sino para volver a hacer el mismo trabajo prácticamente desde cero —investigando y volviendo a hablar con las víctimas—, con la esperanza de obtener tal vez un informe más benigno y favorable. El ahora cardenal Joseph William Tobin, arzobispo de Indianapolis (EE.UU.) y delegado vaticano para el caso Sodalicio, está esperando el informe que redactará la señora McChesney, a fin de tomar una decisión.

Mientras tanto, sigue su curso la denuncia penal ampliatoria interpuesta en mayo de 2016 contra Figari, otros seis miembros y un ex-miembro de la institución —Jaime Baertl, José Ambrozic, José Antonio Eguren, Eduardo Regal, Óscar Tokumura, Erwin Scheuch y Virgilio Levaggi— por los delitos de asociación ilícita para delinquir, secuestro y lesiones graves.

Las declaraciones de Figari a la prensa, negando incluso que puedan haber víctimas, han terminado de mostrar el verdadero rostro de una institución que, tomando como bandera un catolicismo pretérito y trasnochado y con pretensiones grandilocuentes de cambiar el mundo, no sólo ha truncado y dañado vidas enteras —además de no significar ningún aporte sustancial para la sociedad civil—, sino que también ha perjudicado irreparablemente —en complicidad con la indiferencia y apatía de las autoridades eclesiásticas, entre ellas el cardenal Cipriani— la imagen de una Iglesia que se muestra dispuesta a respirar otros aires en sus sectores más abiertos al mundo y al servicio solidario de los pobres.

(Artículo publicado en Exitosa el 22 de octubre de 2016)

SODALICIO: LA FAMILIA QUE ALCANZÓ A CRISTO

juancarlos_fabiola_gonzalo_len

Juan Carlos, Fabiola y Gonzalo Len Álvarez

La familia que alcanzó a Cristo, novela del monje trapense M. Raymond de lectura obligatoria en el Sodalicio, cuenta la historia de San Bernardo de Claraval, quien en el siglo XII siguió el camino de la vida monacal, atrayendo a él a sus padres y a sus seis hermanos.

Ésa historia parece haberse repetido en la historia de la familia Len Álvarez, donde el camino de cinco de los siete hijos se cruzó con el del Sodalicio: Juan Carlos, que fue secretario personal de Luis Fernando Figari; Javier y Gonzalo, sacerdotes sodálites; Álvaro, que fue agrupado de Jeffery Daniels y después por un tiempo aspirante sodálite antes de desvincularse; y Fabiola, laica consagrada en la rama femenina, la Fraternidad Mariana de la Reconciliación.

Recuerdo a los hermanos Len Álvarez como personas cordiales y simpáticas. Eso no ha impedido que la íntima cercanía de tres de ellos a la persona de Figari haya terminado por embarrarlos.

Juan Carlos, Javier y Gonzalo, además de ser sus engreídos, habrían tenido carta libre de Figari para manejar ciertos dineros.

Gonzalo, como vocero del Sodalicio, no dijo la verdad en el año 2011 cuando le declaró a la revista Caretas que lo de Germán Doig era un caso aislado, si bien ya sabían lo de Jeffery Daniels, Daniel Murguía y quién sabe qué cosas más. Además, fue uno de los que estuvo recientemente viviendo con Figari en Roma.

Juan Carlos está entre los representantes de algunas de las nada transparentes empresas del Sodalicio. Además, nunca realizó estudios, pues durante años estuvo sumisamente al servicio de Figari sin remuneración alguna, casi como un esclavo.

¿Víctimas o cómplices?

(Columna publicada en Exitosa el 15 de octubre de 2016)

________________________________________

No sólo los hijos varones mencionados de la señora Teresa Álvarez de Len, católica devota muy cercana al Opus Dei, gozaron de la pleitesía de Figari, sino también Fabiola, la hija mujer, quien todavía no habría aceptado las dimensiones de la crisis en que se ve sumida el Sodalicio y seguiría defendiendo rabiosamente por motivos puramente sentimentales a la institución que cobija a sus hermanos. En la foto que reproduzco a continuación, tomada en Roma el 11 de diciembre de 2012, aparece en el centro junto a Carlos Polo Samaniego —director de la Oficina para América Latina del Population Research Institute (PRI), quien ha negado hasta ahora toda vinculación con el Sodalicio—, el sacerdote sodálite Juan Carlos Rivva, el adherente sodálite e “intelectual” Alfredo García Quesada y José Ambrozic, actual Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana.

roma_11_dic_2012

SODALICIO: LOS ESCLAVOS DEL FUNDADOR

esclavos_de_figari

La Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación, convocada por el mismo Sodalicio, habla en su Informe Final de «jóvenes escogidos para servir de manera directa a Luis Fernando Figari, mediante la atención personalizada e ininterrumpida en sus distintas actividades. Estos jóvenes en algunos casos fueron privados de recibir la formación esperada hasta por más de 20 años, y más bien obligados a realizar tareas domésticas sin compensación económica alguna, bajo la premisa de estar al servicio del “Fundador”, lo que sugiere que dichas prácticas podrían enmarcarse en un supuesto de lo que se conoce como “esclavitud moderna” o “servidumbre”, que debiera ser investigado por las autoridades respectivas».

Figari siempre contó con algunos jóvenes sodálites que debían estar disponibles para cumplir cualquier deseo o capricho suyo sin ninguna remuneración a cambio, como esclavos modernos. Varios de ellos nunca pudieron realizar estudios. A alguno que otro se le permitió sólo estudiar teología.

Conocí personalmente a varios de esos sodálites, la mayoría de los cuales ya se han separado de la institución. Además de realizar tareas domésticas y cumplir con encargos, algunos de ellos tenían funciones específicas como encargarse de los videos y archivos, o tomar fotografías en eventos donde Figari fuera el centro de atención, o hacer de cocinero personal del gurú de la secta.

Daniel Murguía, el sodálite que fue expulsado ipso facto tras hacerse público que había sido capturado por la policía en una situación pedófila con un niño de la calle en un hostal del centro de Lima, fue uno de esos “esclavos”. De buena fuente sé que una de sus funciones era editar las películas que Figari hacía ver en ocasiones a los sodálites que vivían con él en la comunidad de San Jóse (Santa Clara), eliminando las escenas eróticas y de sexo. El mismo Figari habría dicho de él: «¿Saben quién es el que hace los cortes de las películas que vemos? Daniel. ¿Y saben por qué? Porque es el más puro entre nosotros».

Quienes también tienen vidas “robadas” son aquellos que cumplieron funciones de secretario personal de Figari, siguiéndolo como su sombra a tiempo completo. Entre ellos, hay quienes todavía permanecen en la institución, como Juan Carlos Len e Ignacio Blanco, el cual ha acompañado a Figari en su retiro romano. Y dada su cercanía con el fundador y el hecho de que no han abierto su boca para contar lo que saben, probablemente sigan creyendo en la autoproclamada inocencia de quien ha sido señalado por decenas de testigos como un megalómano abusador. Pues padecen de una esclavitud más profunda que afectaría de una u otra manera a la mayoría de los sodálites que permanecen en la institución: la esclavitud mental.

Si bien la institución a través de su actual superior Alessandro Moroni aceptó en un comunicado del 4 de enero de 2016 que Luis Fernado Figari ya no puede ser considerado un referente espiritual y que «sus textos no pueden ni deben ser difundidos, ni ser mencionados en charlas, homilías, en la formación y meditaciones», eso no es suficiente para librarse del influjo de Figari sobre la institución. El único pensamiento válido en el Sodalicio durante toda su historia ha sido el de Figari. Por eso mismo, los contenidos de los textos publicados con su nombre se repiten hasta la saciedad en una infinidad de textos escritos por otros sodálites o anónimos que se siguen usando para la formación intelectual y espiritual de todos los miembros de la Familia Sodálite. La estructura institucional del Sodalicio, su disciplina, sus modos y costumbres siguen siendo los mismos que ideó Figari. Un sistema que sirvió para invadir las conciencias de los jóvenes adeptos, manipularlos mediante una ideología religiosa y restringir de este modo su libertad y su capacidad de decisión.

La falta de un auténtico espíritu crítico ha llevado a que hasta ahora nadie en el Sodalicio haya cuestionado la figura de Figari como un fundador religioso, supuestamente poseedor de un carisma proveniente del Espíritu Santo, el cuál él mismo habría instrumentalizado para su ventaja, no ejércitándolo según la voluntad de Dios, sin que ello signifique que el carisma no sea auténtico. Si no se es capaz de cuestionar esto, la esclavitud hacia Figari continúa.

Pues fue el mismo Figari quien fabricó su prestigio de un fundador a la par de los fundadores de antiguas órdenes religiosas; fue él mismo quien se encargó —personalmente o a través de otros— de mover influencias para conseguir el apoyo de ciertas jerarquías eclesiásticas; fue él mismo quien a sabiendas ocultó la verdadera historia de los orígenes del Sodalicio, además de hacer desaparecer de las comunidades sodálites no solamente literatura fascista sino una serie de escritos que forman parte esencial de la historia institucional, como sus discursos introductorios a las memorias de fin de año —que van de 1976 a 1986— y que probablemente nunca fueron enviados a Roma como parte de la documentación requerida para obtener la aprobación pontificia. Y fue el mismo Figari quien cometió sistemáticamente abusos en perjuicio de jóvenes desde un principio, mientras ponía los cimientos del poder que iría a adquirir con el paso de los años.

Si todo eso es obra del Espíritu Santo, me chupo el dedo.

Mientras en el Sodalicio sigan creyendo en la validez de su “carisma aprobado por la Iglesia” —aprobación obtenida probablemente ocultando información y con métodos dudosos y cuestionables—, seguirán siendo esclavos de Figari.

(Columna publicada en Altavoz el 14 de octubre de 2016)

SODALICIO: EL OCASO DEL INNOMBRABLE

virgilio_levaggi_vega

Virgilio Levaggi Vega

En 1986, Virgilio Levaggi había llegado a ser prácticamente el número tres en el Sodalicio después de Figari y Doig. Era responsable del área de Instrucción, tenía contactos importantes a nivel de jerarquía eclesiástica y estaba encargado de la consejería espiritual de un nutrido número de jóvenes sodálites y aspirantes al Sodalicio.

Pero de un día para otro todo cambió. Los cuatro aspirantes sodálites que —bajo su supervisión— estaban realizando su mes de prueba en la comunidad sodálite de Magdalena del Mar fueron trasladados de inmediato a la comunidad sodálite de Barranco, donde yo vivía. Germán Doig, el superior de esa comunidad, nos había informado que Levaggi había cometido una “falta grave contra la obediencia” y que Figari lo había relevado de todas sus responsabilidades.

Levaggi se quedaría donde estaba bajo un régimen especial. Yo fui trasladado a esa comunidad, debido a que era poco “influenciable”, pero quizás hayan pensado que yo era un “marciano” que no me iba a dar cuenta de nada. Aún así, se me ordenó vigilar a Levaggi.

Se vivió un tiempo de continua tensión, pues se desconfiaba de Levaggi y se pretendió controlar todo lo que hacía. El superior, José Ambrozic, andaba paranoico preguntando si Levaggi había telefoneado con alguien y frecuentemente le daba órdenes humillantes que debía cumplir.

Levaggi terminaría largándose del Sodalicio, no obstante que Figari le pidió que se quedara. A partir de entonces se le llamaría “el Innombrable”, para posteriormente desaparecer todo rastro de su recuerdo.

Nunca se supo cuál fue la falta de Levaggi. Pero una “falta de obediencia” no explica el ostracismo que le aplicaron ni su repentino ocaso.

(Columna publicada en Exitosa el 8 de octubre de 2016)

________________________________________

En el libro Mitad monjes, mitad soldados de Pedro Salinas, el testigo identificado con el seudónimo de Bernardo, después de relatar lo que vio sobre la reclusión de Jeffery Daniels en San Bartolo, describe una situación anterior que encaja con lo que sabemos sobre la caída en desgracia de Levaggi:

«Fíjate. Me acabo de acordar de cuando LE también fue puesto “en cuarentena”. Lo digo así porque nadie nos daba una explicación sobre esta situación. Y por esas coincidencias de la vida, también me tocó vivir un tiempo en esa comunidad donde ocurrió aquello. Era penoso. Ni siquiera la dejaban bañarse y LE andaba todo sucio, seboso. La versión oficial decía que “había faltado a la obediencia”. Pero más tarde, HdC me dijo: “Lo único que te puedo decir es que no se trata de un asunto de faldas”. Eso también fue raro», dice Bernardo.

El mismo Bernardo relata un extraño incidente que le ocurrió durante una de las tantas sesiones de dirección espiritual con LE.

«Otra situación extraña que recuerdo es cuando LE era mi director espiritual y yo recién había entrado formalmente al Sodalitium. En una sesión de dirección espiritual, en una pequeña salita de una de las comunidades sodálites limeñas, a puertas cerradas, me puse a llorar. No me acuerdo por qué ni de qué estábamos hablando, pero la cosa es que me quebré. Y LE trata de consolarme tomándome de la mano. Al poco, comienza a acariciame con uno de sus dedos, cuando en eso alguien, pensando que no había nadie en la habitación, abre la puerta de improviso, y LE rápidamente retrae la mano como si le hubieran descubierto, o algo parecido. Después de eso, nunca más volvió a hacerlo. Pero mirando las cosas a la distancia, interpreto ahora ese “cariño-consuelo” como un gesto de aproximación», expone Bernardo.

Algo similar cuenta quien se identifica como Cristóbal en el libro de Salinas.

A la luz de la revelación mediática de la doble vida que mantuvo Germán Doig Klinge, el número dos de la organización, me cuenta Cristóbal algo que, viendo las cosas en retrospectiva, nunca dejó de parecerle extraño. «En una de las comunidades sodálites, en una salita donde se realizaban las reuniones con los directores espirituales a puertas cerradas, una vez que estaba conversando con LE sobre la tensión y las técnicas de relajación, me pidió que me levante la camiseta, y yo accedí sin ninguna malicia: y él se quedó mirándome un rato, hasta que de pronto alguien tocó la puerta para saber si la sala estaba ocupada, y al toque me dijo “vístete”. Lo dijo con nerviosismo. Y siempre me quedé pensando que, si eso era normal, ¿por qué se mostró inquieto? Nunca llegué a pensar que podía estar en una situación de acoso sexual o en el comienzo de algo así. Pero sí, fue raro lo que pasó».

Según ha sido revelado por el periodista José Alejandro Godoy (ver http://www.desdeeltercerpiso.com/2016/10/sodalicio-el-caso-levaggi/), existen dos testimonios sobre abusos sexuales cometidos por Levaggi que no fueron incluidos en el libro Mitad monjes, mitad soldados, debido a que los testigos decidieron no figurar en el libro.

Finalmente, vale la pena reproducir aquí la descripción que hace Pedro Salinas de Eugenio Poggi, el personaje basado en la figura de Levaggi, en su novela Mateo Diez, pues —de acuerdo a lo que yo vi— coincide en gran medida con las características de la persona real. Para saber las nombres de las personas reales en que se inspiran otros personajes, sugiero revisar mi GUÍA DE LECTURA NO AUTORIZADA DE “MATEO DIEZ”.

Poggi, egocéntrico impenitente, un gordo inmenso de rasgos mestizos, cara de panadero y voz aflautada, disfrutaba mucho de la política. Más aún: le gustaba el poder. Quería ser el heredero de José Hernando. El sucesor del fundador. Pero tenía un contrincante de peso: Kauffman K. Siempre me sorprendió con sus críticas de grueso calibre contra Kauffman. Si escribía un libro, éste carecía de solidez intelectual. Si profería un discurso, se burlaba de la poca capacidad gestual de Kauffman, quien, paradójicamente, había escrito publicaciones sobre el lenguaje corporal. Si alguno de sus discípulos tenía dudas sobre su vocación, cuestionaba la labor de Kauffman como director espiritual. […]

Para Poggi, Kauffman no merecía ser el sucesor natural de José Hernando. Para Poggi, el sucesor natural del fundador de la Milicia era él. Y siempre trabajó en esa línea, formando a un núcleo de fieles que lo respetaran más a él antes que a ningún otro, incluyendo a José Hernando.

El perfil psicológico de Poggi era algo complejo, de un narcisismo de campeonato. Personalista, autoritario, creía poseer siempre la razón. Imponía siempre su criterio y tenía facilidad para entrar en la voluntad de los demás como un cuchillo en la mantequilla. Sus monólogos siempre estaban atiborrados de expresiones de poderío, con un sentido grandioso, y muchas veces gracioso, de autoimportancia. Si bien poseía una inteligencia aguda y sofisticada, exageraba sus propios méritos a la vez que infravaloraba los ajenos, sobre todo los de aquellos como Kauffman, que sentía como competidores. Tendía a explotar a los demás para su provecho, manteniendo relaciones verticales, jamás horizontales. A José Hernando era al único que reconocía como un par, aunque también solía criticarlo a sus espaldas.

Era, además, incapaz de asumir sus errores, por lo que solía proyectar en los demás la culpa de sus fracasos. Tenía una necesidad excesiva de ser autosuficiente y una urgencia compulsiva de controlar la situación. Su arrogancia, siempre acompañada de fantasías delirantes, lo llevaba a estar pendiente de los temas de poder y jerarquía. Y cuando escuchaba, parecía hacerlo por compromiso, con desgano ante las opiniones ajenas. No tenía idea de lo que era la humildad. Era el derroche de la soberbia a todo trapo.

Poggi era, asimismo, un arribista y un oportunista nato. […]

Pese a todo, con Poggi llegué a establecer una relación amical, aunque en un principio, cuando recién lo conocí en Huaraz, me cayó mal y me incomodaban sus amaneramientos contenidos. Mi amistad con Poggi no era como la que tenía con Luigi. Era más utilitaria. Poggi parecía más interesado en formarme para ser su lugarteniente dentro de la organización que en mi crecimiento espiritual. Eugenio se hizo cargo también de la formación espiritual de Pepe Castilla, Juani Villacorta, Miguel Ciriani y Duilio Castagnola. […]

De prominente papada, su tono discursivo y afectado era parecido a una emisión en onda corta, perdiéndose a ratos y volviéndose audible alternativamente. Ello, a veces, era exasperante, porque no se le escuchaba muy bien. No obstante ello, Poggi solía ser locuaz y elocuente. Eugenio, además, fumaba clandestinamente cigarrillos Dunhill, a pesar de la prohibición que estableció José Hernando en un retiro de silencio. “Los mílites no deben fumar, porque el que fuma no se santifica”, decretó el fundador en dicho retiro.

LA CULTURA DE LA IGNORANCIA EN EL SODALICIO

alfredo_garcia_quesada

Alfredo García Quesada, adherente sodálte y uno de los “intelectuales” del Sodalicio

El Sodalicio nació en los años ‘70 a partir de un diagnóstico negativo del mundo y su cultura —lleno de «errores y males provenientes de la permanente seducción del pecado»— como «un intento de ensayar la verdad». El Sodalicio tenía la pretensión de ser «una santa milicia, en los tiempos en que vivimos, que atraiga a los hombres a Cristo, por intermedio de nuestra Santísima Madre, y por medio de ellos ordenar todo el universo hacia Él». Así está indicado en el Folleto Azul “Sodalitium Christianae Vitae”, uno de los documentos fundacionales de la institución.

Posteriormente se especificaría que el trabajo apostólico de los sodálites estaba dirigido principalmente hacia los jóvenes, para con el paso de los años —a partir de década de los ‘80— ir añadiendo paulatinamente a su ideario las otras áreas en las realizan su labor proselitista… ejem, evangelizadora: cultura, pobres y familia.

Sabemos que han sido efectivos con los jóvenes que han logrado reclutar, arruinando la vida de cientos de ellos. Asimismo, también son evidentes las consecuencias sobre numerosas familias, donde los lazos familiares se han visto resentidos debido al compromiso fanático —“radical” en lenguaje sodálite— de algún familiar con los ideales de la institución. Y su labor con los pobres —que es preferentemente de corte asistencial y paternalista— parece estar más al servicio de un proselitismo cristiano espiritualista que en función de una auténtica promoción humana de los más necesitados, considerándolos como verdaderos protagonistas de su desarrollo social.

El Sodalicio afirma estar comprometido con la «evangelización de la cultura» y se jacta de tener entre sus miembros a «intelectuales, historiadores, escritores, literatos, pintores, escultores, músicos, así como profesionales en diversas áreas» (ver http://sodalicio.org/evangelizacion-de-la-cultura/). La mayoría de ellos, además de desconocidos e irrelevantes, no sobrepasan la mediocridad. Y no puede ser de otra manera, debido al concepto de cultura que se ha manejado en el Sodalicio y que tiene su fuente en el mismo Luis Fernando Figari, el cual cimentó durante mucho tiempo entre sus seguidores la falsa reputación de ser «uno de los principales pensadores católicos de América Latina» (ver https://en.wikipedia.org/wiki/Luis_Fernando_Figari).

En el Sodalicio se asumió muy pronto el término «cultura de muerte» que acuñó el Papa Juan Pablo II para descalificar de manera general la cultura occidental moderna, sobre todo cuando sus manifestaciones no están inspiradas por la fe cristiana. Bajo este criterio, una valoración objetiva de las expresiones culturales del mundo moderno se hace casi imposible. Y eso es lo que ha ocurrido en el Sodalicio. Los miembros de la institución no comprenden el mundo en el que viven, pues interpretan la cultura sobre la base de los binomios de pecado-gracia y muerte-vida, juzgándola según criterios éticos y relegando a un segundo plano los criterios estéticos. Además, su consigna de «estar en el mundo sin ser del mundo» los convierte prácticamente en extraterrestres llegados a un planeta incógnito.

Es así que la única cultura válida para los sodálites es la que se inspira en la fe cristiana. Y ni siquiera eso, pues los contenidos tienen que ser afines a la ideología conservadora y fundamentalista que les ha legado Figari. Por ejemplo, los sodálites “intelectuales” conocen relativamente bien la obra de escritores católicos como Léon Bloy, Charles Péguy, Paul Claudel, Georges Bernanos y Gilbert Keith Chesterton. Pero no suelen prestarle atención a los libros de autores más ambiguos, pero también católicos, como Kahlil Gibran, François Mauriac, Julien Green, Graham Greene o Heinrich Böll. Los escritores ajenos al catolicismo —salvo aquellos cuyos libros estaban incluidos en una lista de lecturas obligatorias que había sido autorizada por Figari, como Antoine de Saint-Exupéry, Hermann Hesse, Aldous Huxley y varios narradores de ciencia-ficción— eran considerados autores mundanos y sus obras tratadas como si fueran mierda, es decir, algo que no debía ponerse debajo de las narices de uno para dedicarle el placer de la lectura. «¿Qué haces leyendo esa mierda?», fue una pregunta que escuché varias veces en comunidad cuando el superior descubría que estaba leyendo algún libro de Ernesto Sabato, Julio Cortázar o Gabriel García Márquez.

Por otra parte, en el área musical los sodálites sólo cultivan música religiosa —a veces imitando melodías folklóricas—, o a lo más música antigua de los períodos barroco y clásico. Todo el desarrollo musical a partir del romanticismo en adelante les parece incompatible con la sobriedad de sentimientos que propugna la disciplina sodálite. Durante gran parte de los once años que viví en comunidades sodálites estaba prohibido escuchar esa música. Ni qué decir, casi toda la música popular contemporánea carece de interés para ellos o es simplemente ignorada. Un sodálite nunca reconocerá el aporte a la cultura musical de los Beatles, Led Zeppelin, Queen o Pink Floyd, por mencionar algunos ejemplos.

En lo referente al cine, la mayoría de los sodálites no tienen conocimientos más allá de lo que ofrece Hollywood comercialmente. La aversión hacia el cine clásico y el cine de autor que tenían Figari y Germán Doig —con la excepción de dos películas de genero religioso: Los diez mandamientos (Cecil B. DeMille, 1956) y Ben-Hur (William Wyler, 1959)— todavía influye en las preferencias cinematográficas de la mayoría de los sodálites, así como su devoción por Star Wars y otras películas de ciencia-ficción.

En general, en el Sodalicio se valoraban determinadas películas por su “mensaje”, aún cuando su puesta en escena fuera mediocre. No debe extrañar, pues, que muchos sodalites consideren ese pastiche ecléctico de espectacularidad sanguinolenta que es La Pasión de Cristo (Mel Gibson, 2004) como una de las mejores películas de la historia. He de admitir que El Padrino (1972), obra maestra Francis Ford Coppola, gozaba de bastante popularidad en las comunidades sodálites, aunque creo que más por la representación de los códigos de lealtad y silencio que manejaba la mafia italiana antes que por sus méritos artísticos propiamente dichos. Pero en general, el moralismo y la inopia campeaban a sus anchas cuando se trataba de evaluar una película. Además, que a un sodálite le hablen del cine de Orson Welles, Buñuel, Fellini, Pasolini, Bertolucci, Woody Allen, Terrence Malick, David Lynch o Lars von Trier es como que le hablen en chino.

Y si nos vamos a otras áreas de la cultura, se podrá constatar que la aproximación sodálite al respecto es de un nivel paupérrimo, tal como se ve reflejado en la anodina web del Centro de Estudios Católicos (http://cecglob.com), entidad gestionada por sodálites que dice haber nacido en Lima en el año 1969, haciendo referencia a los círculos de estudios que inició Figari junto con otros en esa época.

Dado que en el Sodalicio todo libro que se lee o toda película que se ve requiere de la autorización de un superior, la única manera de cultivar una auténtica cultura es haciéndolo en secreto, como lo hice yo leyendo literatura latinoamericana sin avisar y viendo —a escondidas o escapándome al cine— algunas obras maestras del Séptimo Arte como Ladrones de bicicletas (Vittorio de Sica, 1948), Érase una vez en América (Sergio Leone, 1984), Terciopelo azul (David Lynch, 1986) y varias películas de Woody Allen.

En fin, la pretensión de los sodálites de evangelizar la cultura —al igual que todas sus demás pretensiones evangelizadoras— es sólo una ilusión, pues desde el momento en que siguen interpretando el mundo de acuerdo a la ideología que Figari evacuó en sus mentes, continúan haciendo gala de una ignorancia supina sin parangón. Y para colmo, se atreven a calificar de “raros” o “locos” a quienes no comparten su misma aproximación. «Dejadlos; son ciegos guías de ciegos» (Mateo 15,14).

(Columna publicada en Altavoz el 1° de octubre de 2016)