LOS HOMOSEXUALES HOMÓFOBOS

Giovanni Ciccia y Santiago Magill en "No se lo digas a nadie" (Francisco J. Lombardi, 1998)

Giovanni Ciccia y Santiago Magill en “No se lo digas a nadie” (Francisco J. Lombardi, 1998)

«En este país puedes ser coquero, ladrón, mujeriego o lo que te dé la gana, pero no te puedes dar el lujo de ser maricón», le dice Alfonso (interpretado por Giovanni Ciccia) a Joaquín (Santiago Magill) después de hacer el amor en la película peruana No se lo digas a nadie.

Esto que ocurre en una sociedad tan machista como la limeña, donde hay hombres que como Alfonso se acuestan con otros de lo puro macho que son, que se niegan a admitir que son homosexuales y mantienen una actitud agresiva e intolerante hacia todo lo relacionado con la cultura gay, tiene también puntos en común con lo que el teólogo católico David Berger ha denunciado desde que salió del clóset con la publicación de su artículo “No debo seguir callando” (“Ich darf nicht länger schweigen”) en el Frankfurter Rundschau del 23 de abril de 2010.

Berger precisa que en la Iglesia católica hay un elevado número de eclesiásticos homosexuales que a la vez se muestran intolerantes hacia todo lo relacionado con la homosexualidad. Pero que ven en la Iglesia un medio para ser aceptados socialmente mientras mantengan en silencio su situación —y sus posibles vicios ocultos—, confiando en que el estado de vida que han elegido será lo suficientemente efectivo para poder expiar su vergonzosa condición. Por eso suelen mostrarse sobremanera piadosos y fieles al Sumo Pontífice, y contribuyen lealmente a mantener la santa apariencia de una Iglesia de valores familiares burgueses que ha perdido la mordiente subversiva e inquietante del Jesús de los Evangelios.

Dedico este artículo al puñado de amigos homosexuales sinceros que conocí en el Sodalicio de Vida Cristiana.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 27 de agosto de 2014)

Anuncios

LA SONRISA CONGELADA

Robin Williams (1951-2014)

Robin Williams (1951-2014)

Hay películas que sirven para anestesiar las conciencias y otras que sirven para estimularlas. Películas inocuas para pasar el tiempo y adormecer la inteligencia, y películas para darle sentido al tiempo, para despertar la voluntad de comprometerse con la realidad y suscitar el deseo de cambiar el mundo.

Robin Williams hizo los dos tipos de películas. El crítico Roger Ebert dijo alguna vez que era un actor talentoso del cual se espera roles adecuados pero que tenía una debilidad por los roles equivocados. Prueba de ello es la cantidad de películas mediocres que hay en su filmografía.

Icono del cine comercial, de películas complacientes destinadas a toda la familia, donde dio despliegue a su repertorio de clichés como comediante sobreactuado, también se le recuerda entrañablemente como el profesor John Keating en La sociedad de los poetas muertos (Dead Poets Society, 1989) y el doctor Sean Maguire en En busca del destino (Good Will Hunting, 1997). Entre sus roles memorables por inquietantes, aunque opacados por su aura de comediante, están sus interpretaciones como psicópata en Retratos de una obsesión (One Hour Photo, 2002) e Insomnia (2002).

Recientemente he visto una de sus últimas películas, World’s Greatest Dad (2009), una comedia independiente con una ácida crítica a los convencionalismos de la sociedad norteamericana. Me he encontrado con un Robin Williams al nivel de los grandes del cine, con una actuación contenida pero intensa, en un rol cargado de ambigüedad moral, donde la sonrisa se le congela a uno en el rostro ante situaciones bizarras que revelan que el mundo no es tan idílico como la sociedad burguesa pretende presentarlo. Como en la vida real, donde detrás de la imagen de un Williams risueño anidaba la tragedia.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 20 de agosto de 2014)

EL CURA ANTIMPERIALISTA

miguel_descoto

Miguel D’Escoto es un sacerdote católico, nacido en Los Angeles (EE.UU.) en 1933 pero criado en Nicaragua. Como miembro de la Sociedad Misionera de Maryknoll, se comprometió desde temprano con los más desfavorecidos. Atraído por la teología de la liberación e impulsado por un deseo de justicia, se unió en 1975 al Frente Sandinista de Liberación Nacional, que derrocaría en 1979 al dictador Anastasio Somoza.

Como Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno sandinista de 1979 a 1990, contribuiría al logro de los procesos de paz de Contadora y Esquipulas en Centroamérica. Sin embargo, su actividad política le costaría ser suspendido de sus funciones sacerdotales en 1984 por el Papa Juan Pablo II. «Yo lloré con esa noticia. No por mí, sino por lo pequeña que se iba a ver mi Iglesia, a la que yo tanto amo y le he dedicado mi vida», ha declarado recientemente.

Posteriormente sería elegido Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas para el período 2008-2009.

Hace poco, habiendo solicitado «poder volver a celebrar la Santa Eucaristía antes de morir», el Papa Francisco le levantó la suspensión.

Miguel D’Escoto se define como antimperialista, es decir, como alguien que se opone a que un pueblo sea dominado por una potencia foránea más poderosa. Es una decisión de conciencia que brota del compromiso cristiano por la libertad. Y que entronca con las palabras del Papa Francisco cuando denuncia la «confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante».

¿Se sabe de algún eclesiástico sancionado por apoyar el sistema imperante «que mata»?

(Columna publicada en Exitosa Diario el 13 de agosto de 2014)

________________________________________

FUENTES

Religión Digital
El Papa revoca la suspensión a divinis de Miguel D’Escoto (4 de agosto de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/08/04/el-papa-revoca-la-suspension-a-divinis-de-miguel-d-escotto-religion-iglesia-vaticano-nicaragua.shtml
Miguel D’Escoto: “Mi condena fue un abuso de autoridad” (5 de agosto de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/08/05/miguel-d-escoto-mi-condena-fue-un-abuso-de-autoridad-religion-iglesia-nicaragua-francisco-suspension-divinis-juanpablo-francisco.shtml
La primera misa de Miguel D’Escoto (12 de agosto de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/08/12/la-primera-misa-de-miguel-d-escoto-religion-iglesia-nicaragua-suspension-divinis.shtml

Discurso del nicaragüense Miguel D’Escoto ante la asamblea de la ONU (17-9-2008)
http://old.kaosenlared.net/noticia/discurso-nicaragense-miguel-descoto-ante-asamblea-onu

Las palabras del Papa Francisco han sido tomadas de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium:
http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

EL AZAROSO CAMINO DE LA FE DE OTTO BRUN

otto_brun

Otto Brun es un sacerdote católico, nacido y educado en Suiza, que llegó al Perú a inicios de los ’70, movido por los ideales de la teología de la liberación.

Deseoso de vivir su sacerdocio al servicio de los pobres, se asentó en el sur andino y aprendió el quechua, para celebrar la misa en ese idioma y llevar el amor liberador de Jesús a los humildes de la tierra.

Un día el amor tomó rostro humano, el de su asistente Ileana, con quien se casó y tuvo tres hijas: María Cristina, Tania y Amanda. Hasta que 22 años después, Ileana muere repentinamente de un derrame cerebral, y desolado, Otto piensa en ejercer nuevamente el sacerdocio, vocación a la que nunca renunció en su corazón.

Otto cree firmemente que el celibato es un don que no debería ir unido necesariamente a la vocación sacerdotal. «Muchos me han dicho — y con razón— tú podías regresar, pero sólo sobre el cadáver de tu mujer… Es algo muy duro… Pienso que allí la Iglesia tiene muy poco del espíritu cristiano», dice con dolor.

Fue párroco de la parroquia San Francisco de Ayaviri hasta que en 2006 el recién nombrado obispo prelado de Ayaviri, Mons. Kay Martín Schmalhausen, del Sodalicio de Vida Cristiana, lo destierra a Nuestra Señora del Rosario de Crucero, una parroquia geográficamente difícil para un sacerdote de 68 años. A solicitud de los sacerdotes es trasladado a la parroquia Santa Cruz de Orurillo.

Allí lo encuentra el Grupo Chaski para recoger, en un documental que se llama como este artículo, su conmovedor testimonio de vida. Y de amor humano, profundamente humano.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 6 de agosto de 2014)

________________________________________

El documental producido por el Grupo Chaski está disponible en Vimeo.

El azaroso camino de la fe de Otto Brun (2013)
Dirección: Alejandro Legaspi
Producción General: Stefan Kaspar
Producción Ejecutiva: René Weber
Cámara: Alejandro Legaspi
Sonido: Javier Portocarrero
Edición: Alejandro Legaspi y Javier Portocarrero

Información más detallada sobre el documental se puede leer aquí:
http://grupochaski.org/descargas/el-azaroso.pdf

Sobre lo ocurrido en la prelatura de Ayaviri con la llegada de Mons. Kay Martín Schmalhausen, se puede ver el informe periodístico Ayaviri: Hostias con ají en la revista Caretas (25 de enero de 2007). El artículo completo, seguido de una interesantísima postdata personal, está disponible en El Blog de X. Pikaza:
http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2007/02/19/ayaviri-hostias-con-aji

Al respecto, también es relevante lo que escribe el P. Hilario Huanca Mamani, de los Sagrados Corazones, en una carta de noviembre de 2006 que lleva el título de Nueva situación eclesial en la prelatura de Ayaviri:
http://blogs.periodistadigital.com/cartasaldirector.php/2006/11/17/nueva-situacion-eclesial-en-la-prelatura