EL CASO JEFFERY DANIELS Y LA DOCUMENTACIÓN INTERNA DEL SODALICIO

vidal_moroni_cajina_en_el_congreso

Fernando Vidal, Alessandro Moroni y Claudio Cajina en el Congreso de la República (20 de noviembre de 2018)

«Yo me enteré de toda la información, o parte de la información, relativa a [Jeffery Daniels] cuando yo recién asumí como Superior General. No recuerdo ya exactamente si por informes que leí y que se encontraban en los archivos o por las informaciones periodísticas que comenzaron a salir desde fines del 2012 o del 2013», declaraba con voz vacilante el entonces Superior General del Sodalicio, Alessandro Moroni, el 20 de noviembre de 2018 ante la comisión del Congreso presidida por Alberto de Belaúnde.

Las “informaciones periodísticas” sólo pueden referirse a algunos comentarios anónimos (o con seudónimo) que fueron hechos a mi escrito SODALICIO Y SEXO publicado el 30 de enero de 2013 en mi blog Las Líneas Torcidas, o a mi escrito ¿HISTORIA DE ENCUBRIMIENTOS EN EL SODALICIO? publicado el 23 de septiembre del mismo año en el blog, donde hago una recopilación de los comentarios anteriores, pues el primer informe periodístico propiamente dicho sobre Jeffery Daniels sería una nota teniendo como fuente el testimonio de Mauro Bartra, publicada a fines de octubre de 2015 en Exitosa [ver JEFFERY DANIELS, SODÁLITE].

La memoria parece fallarle a Moroni cuando intenta precisar cómo tomó conocimiento de las fechorías de Jeffery Daniels. Cuando Alberto de Belaúnde le pregunta: «¿Cuando usted asume como Superior General recibe entre la documentación alguna información sobre el caso Daniels?», se queda callado en actitud pensativa sin saber qué contestar, y mientras le cede la palabra a Fernando Vidal, Vicario General del Sodalicio, para ganar tiempo, consulta con su abogado Claudio Cajina, sentado a su costado.

Vidal comenta que no recuerda si se enteraron del tema «porque alguien nos comentó o porque salió alguna nota», pero viendo que era un tema que había que aclarar, «comenzamos a buscar archivos y había muy poca información».

De repente, Moroni recuerda repentinamente que «se empezó a hacer un trabajo de recopilación, porque no existía documentación escrita», comunicándose con una que otra persona de esa época para que le contara lo que sabían. «Había información poca, parcial, supuestos (sic)», añade después, contradiciéndose con lo que acaba de decir. Y cuando Alberto de Belaúnde le pide que precise de qué tipo de documentación se trataba, Moroni enumera una evaluación psiquiátrica, una evaluación psicológica, documentos con indicaciones de trabajos espirituales y lecturas que se le pidió a Daniels que hiciera durante su reclusión en San Bartolo, e-mails intercambiados entre Daniels y Germán McKenzie (entonces Superior Regional del Perú), informes de testimonios iniciales que databan de diciembre de 1997 o enero de 1998, el informe de un careo con Daniel donde éste admite haber cometido abusos con tres menores.

Las contradicciones en las que caen Moroni y Vidal son evidentes. Lo cierto es que Moroni no admitió públicamente los delitos de Daniels sino hasta después de la publicación de Mitad monjes, mitad soldados, en una entrevista concedida a El Comercio el 26 de octubre de 2015.

El manejo descrito de la documentación interna va en la línea de lo que señalaba la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación:

«Para el ingreso y permanencia de los miembros de la institución, no se estableció un manual, directivas, lineamientos o documentos similares que permitieran saber a quienes se interesaban en ingresar a la misma, qué prácticas iban a realizar, los horarios, exigencias y demás condiciones de vida en comunidad. Tampoco existían lineamientos a seguir por quienes tenían a su cargo la formación de los nuevos miembros de la institución.

Dada la inexistencia de dichos lineamientos, las condiciones al interior de la institución solo fueron conocidas por quiénes las vivieron o ejercieron, no pudiendo ser verificadas o contrastadas a la fecha con alguna documentación objetiva».

Se puede concluir que el manejo de la documentación interna habría sido desordenada además de caótica y por lo tanto, sin procedimientos claros de levantamiento de información para los archivos, el Sodalicio se habría gestionado principalmente de manera oral. El flujo de información interna habría sido escaso y controlado por una pequeña cúpula. La mayoría de los demás miembros no habrían recibido ninguna información sobre hechos graves ocurridos al interior de la institución. Aparentemente, tampoco necesitaban esta información, pues su única obligación era obedecer.

Al igual que Moroni no supo —o no quiso saber— nada de los abusos hasta que fueron ventilados públicamente, asimismo el nuevo Superior General José David Correa y su nuevo Consejo Superior sabrían poco o nada de la manera en que se procedió internamente con las víctimas del Sodalicio, debiendo asumir como definitivo lo actuado por el anterior cuerpo directivo de la institución.

Elegir para que dirijan el Sodalicio a quienes sólo han tenido la obligación de obedecer sin espíritu crítico y no han recibido mayor información tiene una gran ventaja: no están en capacidad de revisar lo hecho con las víctimas y tampoco podrán hablar de lo que no saben. El silencio y el blindaje están garantizados.

(Columna publicada en Altavoz el 18 de febrero de 2019)

________________________________________

FUENTES

Yo, Sobreviviente del Sodalicio de Vida Cristiana
“Doig, Figari y McKenzie lo recluyeron” Caso Daniels (1)

El Comercio
“Cómo diablos pudo haber pasado esto en el Sodalicio”. Entrevista al superior Alessandro Moroni (26.10.2015)
https://elcomercio.pe/lima/diablos-pudo-haber-pasado-esto-sodalicio-235305

Anuncios

EL OBISPO MANTEQUILLA

mons_jose_antonio_eguren_2014

La historia del Sodalicio como institución organizada se inicia cuando Luis Fernando Figari logra consolidar a su alrededor a un grupo de personas que le permitirían plasmar y expandir lo que al principio era sólo un proyecto. Ese grupo es lo que se conoce como la “generación fundacional” —en palabras del mismo Figari—, conformada mayoritariamente por alumnos de la promoción ‘73 del Colegio Santa María (Marianistas) de Monterrico: Germán Doig, José Antonio Eguren, Alfredo Garland, Emilio Garreaud, Luis Cappelleti (ex-sodálite), Raúl Guinea, Franco Attanasio (ex-sodálite), Juan Fernández (ex-sodálite). Hay que añadir a José Ambrozic de la promoción ‘72. También forman parte de la generación fundacional Virgilio Levaggi (ex-sodálite, Colegio Italiano Antonio Raimondi), Jaime Baertl y Alberto Gazzo (ex-sodálite), ambos del Colegio de la Inmaculada (Jesuitas).

Aquellos a quienes se consideraba llamados a la vocación matrimonial —Guinea, Attanasio y Fernández— jugaron un rol periférico, así como otros ex-sodálites de la promoción ‘73 del Santa María: Alberto Ferrand, Jaime Pinto, Eduardo Gastelumendi, Víctor Zar, Luis Manuel Bernos, Fernando Garreaud, Fernando Maúrtua, Ricardo Nugent, Daniel Ruzo, Manuel Vegas y Joaquín de Quesada, el único que había perseverado de entre estos últimos —aunque no por mucho tiempo más— cuando conocí el Sodalicio en 1978.

De modo que quienes estuvieron en el círculo íntimo de Figari son Doig, Ambrozic, Eguren, Garland, Garreaud, Cappelleti, Levaggi, Baertl y Gazzo, quienes serían los encargados de aplicar las consignas del fundador y quienes le ayudarían a sistematizar la ideología sodálite e implementar la disciplina en los grupos que se iban formando y posteriormente en las comunidades.

Quienes todavía perseveran en el Sodalicio y —a diferencia de los que se fueron— no se lamentan de haber formado parte de esta historia estarían convencidos de que todo el sistema sodálite se basa sobre un carisma y una espiritualidad regalados por Dios y, por lo tanto, los abusos que han habido no se derivan de ese sistema y deben atribuirse a responsabilidades individuales de algunos miembros, que han trasgredido las normas y el espíritu que rigen el Sodalicio desde sus inicios.

Ciertamente, los abusos sexuales fueron actos cometidos en privado en recintos cerrados y sin que los perpetradores se pusieran de acuerdo entre ellos. Pero cuando por intermedio de las víctimas la cúpula sodálite supo de manera interna que algunos miembros habían cometido abusos, la respuesta fue el ocultamiento a fin de proteger a la institución. En los ‘80, denunciar a Virgilio Levaggi hubiera sido un golpe durísimo para el Sodalicio y le hubiera cercenado las posibilidades de crecimiento. En 1997, año en que el Sodalicio recibió la aprobación pontificia, sacar a la luz pública el caso de Jeffery Daniels, recluido ese mismo año en San Bartolo por actos de pederastia, hubiera significado una catástrofe para la recién aprobada sociedad de vida apostólica.

Pero para poder hacer efectivo este ocultamiento se requería no sólo que los superiores de las comunidades sodálites supieran los motivos de la reclusión, sino también aquellos que pertenecían al círculo íntimo de Figari, entre los cuales estaba Eguren.

A diferencia de los abusos sexuales, los abusos físicos y psicológicos fueron efectuados a vista y paciencia de los demás miembros de las comunidades, sin ser nunca cuestionados en su momento, pues se consideraban como procedimientos válidos y legítimos en una institución religiosa que tenía entre sus lemas no oficiales «lo único que no puede hacer un sodálite es parir». Nunca fueron de pura responsabilidad personal de los perpetradores, pues el sistema justificaba estas prácticas. Incluso actualmente habrían sodálites que no creen que hayan habido abusos físicos y psicológicos, sino personas débiles y timoratas que no pudieron soportar las exigencias propias de quienes buscan la perfección cristiana.

Mons. Eguren, como miembro del círculo íntimo de Figari, tuvo puestos de responsabilidad en el Sodalicio y siempre avaló estas prácticas, que consideraba normales y aceptables. Durante el tiempo que viví con él, nunca le escuché ninguna observación crítica al respecto. Sin embargo, es otra la versión que nos quiere vender.

En mi infancia se le llamaba “mantequilla” a quien no contaba con habilidades para participar de un juego en toda su dimensión, pero a quien por compasión se le permitía jugar sin que tuviera ningún peso en el desarrollo del juego.

Eguren nos quiere hacer creer que entre los miembros de la generación fundacional él era “mantequilla”. Que si bien todos los demás pudieron haber participado en la construcción y consolidación del sistema sodálite, él participó sin formar parte del juego y sin enterarse de nada.

Sólo resta decir: «A otro perro con ese hueso».

(Columna publicada en Altavoz el 11 de febrero de 2019)

SOBREVIVIENTE DE UNA SECTA CATÓLICA

doris_wagner

Doris Wagner

«Hay una serie de comunidades y movimientos eclesiásticos en la Iglesia católica que han dado que hablar en las últimas décadas. Son carismáticas y fieles al Magisterio. Atraen a bandadas de jóvenes entusiastas y son celebradas por eminencias como el “nuevo resurgimiento” en la Iglesia. Pero sólo pocos saben de las víctimas que producen estas comunidades. A estas víctimas quisiera darles una voz contando en representación suya mi propia historia».

Así inicia la alemana Doris Wagner su libro Nicht mehr ich. Die wahre Geschichte einer jungen Ordensfrau (Ya no soy yo. La verdadera historia de una joven religiosa), publicado en 2014, donde da cuenta de su paso por la familia espiritual “Das Werk” (en latín, Familia spiritualis opus), fundada en 1938 por la belga Julia Verhaeghe y que en 2001 recibió la aprobación pontificia como institución de vida consagrada.

Recientemente ha vuelto a dar su testimonio en el evento “Overcoming Silence – Women’s Voices in the Abuse Crisis” (“Superando el silencio – Voces femeninas en la crisis de abusos”), realizado el 27 de noviembre en Roma, donde también participó Rocío Figueroa, la valerosa mujer sin la cual los abusos de Germán Doig y Luis Fernando Figari en el Sodalicio no se hubieran conocido y ella misma víctima de Doig.

Meses antes de la publicación del libro, el semanario Die Zeit publicó su historia con seudónimo en abril de 2014. Doris todavía no se atrevía a enfrentar la opinión pública con nombre y apellido. Y lo que cuenta es de terror.

Educada en el catolicismo del sur de Alemania, desde los 16 años quiso ser religiosa. En el año 2003, teniendo 19 años, decidió ingresar al convento Thalbach en Bregenz, una pequeña ciudad austríaca a orillas del lago de Constanza, donde vivían en comunidad varones y mujeres consagradas, junto con sacerdotes.

Al principio se sintió encantada por la alegría que irradiaban los miembros de la comunidad y por el sentimiento de seguridad que la vida del claustro le inspiraba. Pero no pasaría mucho tiempo antes de que comenzara a vislumbrar el lado oscuro: le estaba prohibido contactar personalmente a su familia y amigos; las cartas que recibía eran abiertas y algunas de ellas retenidas; estaba prohibido leer libros, y si quería hacerlo, debía consultarlo previamente. Si obtenía algún ingreso, debía entregarlo completamente a la comunidad, y sólo le estaba permitido recibir una pequeña suma para gastos personales, de los cuales debía dar cuenta detallada.

Se le exigió obediencia absoluta y apertura total ante la comunidad, anulando su privacidad. Su vida interior fue totalmente expuesta ante una superiora inmediata, a la cual le tenía que informar de todo. «No había nada que no pudiera preguntar, nada sobre mí de lo cual no se enterara a través de otros; todos mis actos, palabras y sentimientos no sólo se hallaban al descubierto ante ella, sino que ella también los juzgaba». Si Doris hacía preguntas, era reprendida. O si criticaba algo o dudaba, se le decía que ella tenía la culpa por no tener suficiente fe. Vivía en un estado de culpabilidad permanente.

Cuatro años después de su ingreso a la comunidad, estaba psíquicamente destrozada. Se sentía sola, encerrada, sufría de depresiones y tenía pensamientos suicidas.

En el año 2008, cuando vivía en una casa de la comunidad en Roma, un sacerdote buscó su cercanía de una manera que incomodó a Doris. A pesar de que le pidió que la dejará en paz, una noche se presentó en su habitación y abusó sexualmente de ella.

Destruida la confianza, rotas sus ilusiones, Doris tardaría algunos años más en separarse de la comunidad. Pues quien se iba, traicionaba su vocación y ponía en juego su felicidad. Finalmente, en noviembre de 2011 da el paso y denuncia el abuso ante la policía alemana y la Iglesia católica. La respuesta de la orden fue que se había tratado de una relación de mutuo consentimiento entre personas adultas. El sacerdote estaba arrepentido, había hecho hecho penitencia y se le había encargado otras tareas, como las finanzas internas de la comunidad. Con eso el asunto se consideraba finiquitado.

Doris ha logrado rehacer su vida, se ha casado, y ahora tiene el valor de contar su historia para que otros no tengan que pasar por lo que ella pasó.

Cualquier semejanza con el Sodalicio no es coincidencia, es inevitable.

(Columna publicada en Altavoz el 10 de diciembre de 2018)

________________________________________

FUENTES

ZEIT ONLINE
Missbrauch in der Kirche: Die spirituellen Fallschirmspringer des Vatikan (20. April 2014)
https://www.zeit.de/gesellschaft/2014-04/katholische-kirche-das-werk-fso

Voices of Faith
Doris Wagner – Overcoming Silence – Women’s Voices in the Catholic Abuse Crisis (02.12.2018)

ABUSO SEXUAL EN LA IGLESIA: LOS HOMOSEXUALES COMO CHIVO EXPIATORIO

sacerdote_homosexual

El cardenal Gerhard Ludwig Müller es considerado un teólogo de doctrina firme. Entre sus aspectos positivos está el haber reconocido la conformidad de la teología de la liberación del P. Gustavo Gutiérrez con la fe de la Iglesia. Considerado uno de los pilares del pontificado de Benedicto XVI, quien lo nombró en el año 2012 prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe —dicasterio que se encarga de la supervisión de la recta doctrina católica y, entre otras cosas, de los abusos sexuales cometidos por clérigos—, el año pasado cesó en el cargo tras haberse cumplido el período de cinco años para el que fue elegido.

Muchos saludan que Müller ya no esté a cargo de ese dicasterio, considerando que en 2010 afirmó que detrás de los informes mediáticos de abusos en instituciones católicas existe una campaña de desprestigio de la Iglesia. Asimismo, se le acusa de haber obstaculizado durante cinco años la aclaración de los abusos cometidos en el coro infantil y juvenil de los Gorriones de la Catedral de Rastisbona, diócesis de la cual fue obispo. Se sabe además que a un cura condenado en 1999 por abuso sexual lo volvió a colocar como administrador parroquial, recayendo éste en el delito. En su defensa, Müller adujo que contaba con un dictamen psiquiátrico que aseguraba que no se habían encontrado tendencias pedófilas en el susodicho.

Recientemente ha concedido una entrevista —publicada el 21 de noviembre— a LifeSite (un sitio web católico conservador), donde atribuye los abusos cometidos en la Iglesia a la homosexualidad de muchos clérigos. Partiendo del hecho de que el 80% de los menores víctimas de abusos eran varones, concluye que la mayoría de los abusadores han buscado víctimas masculinas siguiendo el desorden profundo de sus pasiones. Más aún, en su opinión no existen hombres o incluso sacerdotes homosexuales, porque Dios sólo ha creado hombre y mujer para que tengan una comunión sexual exclusivamente en el matrimonio. Lo que se sale de eso es fornicación y abuso de la sexualidad. Con lo cual recae en la opinión, no sustentada por ninguna disciplina científica, de que la homosexualidad es una perversión y de que allí estaría la causa de los abusos. Cuando afirma que sólo un hombre que ha aprendido a controlarse a sí mismo cumple con las condiciones morales para ser ordenado sacerdote, obvia que eso es aplicable a cualquiera, heterosexual u homosexual.

Ni siquiera el Papa Francisco se libra de compartir esta visión homofóbica. En el reciente libro La fuerza de la vocación, una extensa entrevista con el claretiano Fernando Prado, dice lo siguiente:

«En la vida consagrada y en la vida sacerdotal, ese tipo de afectos [la orientación homosexual] no tienen cabida. Por eso, la Iglesia recomienda que las personas con esa tendencia arraigada no sean aceptadas al ministerio ni a la vida consagrada. El ministerio o la vida consagrada no es su lugar. A los curas, religiosos y religiosas homosexuales, hay que urgirles a vivir íntegramente el celibato y, sobre todo, que sean exquisitamente responsables, procurando no escandalizar nunca ni a sus comunidades ni al santo pueblo fiel de Dios viviendo una doble vida. Es mejor que dejen el ministerio o su vida consagrada antes que vivir una doble vida».

Fuera de que el tema del celibato obligatorio para clérigos es un asunto que pide ser discutido por varios episcopados a nivel mundial —incluyendo las conferencias episcopales australiana y alemana—, las palabras del Papa podrían aplicarse igualmente a personas heterosexuales.

El P. Klaus Mertes S.J., quien develara los primeros casos de abusos sexuales en una institución católica en Alemania en el año 2010, criticó agriamente las palabras de Müller como «arrogancia clerical cuajada en dogma». Según él, el problema radica en una moral sexual católica caduca —que debe ser replanteada con urgencia— y en la discriminación de las personas homosexuales, negándoles además la posibilidad de seguir una vocación religiosa o clerical aceptando su condición personal.

Si se aplicara lo que dicen el cardenal Müller y el Papa, podríamos estar ad portas de una purga entre el clero católico, que afectaría a cualquiera que sea homosexual. No sólo se perjudicaría a muchos clérigos y religiosos homosexuales inocentes, sino que el sistema clerical autoritario que favorece el abuso y su encubrimiento quedaría incólume.

(Columna publicada en Altavoz el 3 de diciembre de 2018)

________________________________________

FUENTES

LifeSite
INTERVIEW: Cdl. Müller on abuse crisis and its link to homosexuality in priesthood (November 21, 2018)
https://www.lifesitenews.com/blogs/interview-cdl.-mueller-on-abuse-crisis-and-its-link-to-homosexuality-in-pri

katholisch.de
Mertes: Kardinal Müller hat überhaupt nichts verstanden (23.11.2018)
https://www.katholisch.de/aktuelles/aktuelle-artikel/mertes-kardinal-muller-hat-uberhaupt-nichts-verstanden

Religión Digital
Papa: “El ministerio o la vida consagrada no es el lugar (de los homosexuales)” (30 de noviembre de 2018)
https://www.periodistadigital.com/religion/libros/2018/11/30/papa-iglesia-religion-dios-jesus-libro-lgtb-gays-homosexuales-religiosos.shtml

COLONIA DIGNIDAD: LA INDEMNIZACIÓN PENDIENTE

colonia_dignidad

Retratos de antiguos pobladores de lo que fue Colonia Dignidad (ahora Villa Baviera) en una pared en el asentamiento

Hay deberes que se tienen que cumplir, aunque no exista una obligación jurídica. Sobre todo cuando se ocupa cargos de responsabilidad en una entidad —como la Iglesia o el Estado— que debido a la indolencia, inacción o complicidad de sus integrantes ha permitido que se ocasionen daños graves o violaciones de derechos humanos en perjuicio de personas inocentes. Se trata de un imperativo ético y de justicia, cuyo incumplimiento impide que se restañen las heridas y finalmente termina ocasionando un escándalo de graves consecuencias sociales.

Esto se aplica con todas sus letras al Estado alemán en relación con el caso de Colonia Dignidad, un enclave alemán en Chile donde se cometieron abusos sistemáticos no sólo contra los colonos, sino también contra ciudadanos chilenos: torturas —que incluían electroshocks y suministro de psicofármacos—, lavado de cerebro, trabajo forzado, sustracción de la libertad, separación de las familias, abusos sexuales contra menores —tanto de ascendencia alemana como de nacionalidad chilena, secuestrados mediante engaños a sus progenitores—, así como colaboración con el régimen dictatorial de Pinochet en la tortura y desaparición de enemigos del gobierno.

El 8 de noviembre pasado el Parlamento Alemán (Bundestag) decidió por fin destinar un millón de euros para ayudar a las víctimas. «Ha sido una dura lucha. Estoy contento de que se haya podido alcanzar esta meta tan importante», declaró Michael Brand, miembro de la gobernante Unión Demócrata Cristiana (CDU).

Oficialmente se trata de una ayuda voluntaria. El 9 de julio el gobierno federal había expresado en un comunicado oficial que de lo acontecido en Colonia Dignidad no se derivaba ningún derecho jurídico a reclamo frente a la República Federal de Alemania. El Bundestag había aprobado la solicitud presentada en junio de 2017 por tres bancadas (los demócrata cristianos, los socialdemócratas y los verdes), exigiendo del gobierno un programa de ayudas para las víctimas de Colonia Dignidad. Dado que se trataba de un asentamiento cerrado de una secta alemana en Chile, la propuesta del gobierno de un fondo para financiar medidas de apoyo para la comunidad afectada se realizaba sobre una base libre y voluntaria. Sin embargo, se señalaba que no estaban previstas ayudas individuales, muchos menos el pago de indemnizaciones a personas concretas.

Se trataba en cierto sentido de un lavado de manos al estilo Pilatos, pues Paul Schäfer, el líder de la secta, pudo huir a Chile en 1961, escapándose de las acusaciones de abusos sexuales contra menores en Alemania, gracias a la indolencia de las autoridades de entonces, llevándose de paso a unos 150 miembros de su grupo consigo —entre ellos a varios menores sin autorización de sus padres—, en lo que constituye una de las mayores acciones de secuestro colectivo de la historia reciente, gracias a un adoctrinamiento mental y a falsas promesas, que definitivamente restringieron la libertad de quienes lo siguieron, los cuales no sabían que terminarían encerrados tras un muro en un amplio terreno donde serían esclavizados, humillados y sometidos a abusos.

A pesar de que a partir de los 60 hubo colonos que lograron escapar y denunciar las atrocidades, estas denuncias cayeron en saco roto debido a que Schäfer mantenía buenas relaciones con la embajada alemana en Chile y con importantes políticos demócrata cristianos de Alemania.

La renuencia de la diplomacia alemana a investigar las denuncias y la protección que se le brindó a Schäfer en virtud de la imagen idílica que proyectaba Colonia Dignidad, permitió que éste siguiera haciendo de las suyas durante décadas —en particular, abusando sexualmente de menores de edad y jóvenes adultos— hasta 1996, cuando pasó a la clandestinidad debido a denuncias de abusos contra unos 27 menores chilenos. Schäfer fue detenido en 2005 en Argentina y murió en 2010 en una cárcel chilena.

Matthias Bartke, socialdemócrata y presidente de la Comisión de Trabajo y Cuestiones Sociales, considera que por fin la política asume su responsabilidad: «Los terribles crímenes en Colonia Dignidad solo fueron posibles porque en aquel tiempo la embajada alemana en Chile, no obstante los muchos pedidos de ayuda, no intervino. Esta falta de acción constituye uno de los capítulos más oscuros de la diplomacia alemana de la posguerra».

La Comisión para la Implementación del Programa de Ayuda para las Víctimas de Colonia Dignidad, constituida el 10 de octubre, se reunirá con asociaciones de víctimas en Berlín y tendrá listo el programa en el verano europeo de 2019.

(Columna publicada en Altavoz el 12 de noviembre)

________________________________________

FUENTES

Deutscher Bundestag
Hilfsfonds für Opfer der Colonia Dignidad
Auswärtiges/Unterrichtung – 09.07.2018 (hib 499/2018)
https://www.bundestag.de/presse/hib/-/563704

taz
Sektensiedlung Colonia Dignidad in Chile: Noch keine Hilfe (11.10.2018)
http://www.taz.de/!5540339/

SPIEGEL ONLINE
Deutsche Sekte in Chile: Eine Million Euro für Opfer der Colonia Dignidad (09.11.2018)
http://www.spiegel.de/panorama/justiz/colonia-dignidad-bundestag-beschliesst-hohe-opferhilfe-a-1237533.html

¿COMPLICIDAD Y ENCUBRIMIENTO? – RESPUESTA A MONS. EGUREN

jose_antonio_eguren

Querido José Antonio:

Habiendo recibido la carta en que me solicitas rectificación de cierta información contenida en mi columna MONS. EGUREN, LA FACHADA RISUEÑA DEL SODALICIO, accedo a corregir cualquier información que demuestre ser inexacta o difamatoria, según la documentación que me has enviado.

Quisiera aclararte antes que nada que sólo me hago responsable de lo que digo y no de lo que entiendan los lectores. El uso del condicional suele ser una invitación al lector crítico para que saque sus propias conclusiones, en lugar de transmitirle una idea mascada y digerida que debería aceptar sin esfuerzo de su parte. Asimismo, implica de parte del que escribe una actitud abierta a precisiones ulteriores o correcciones. Una frase en condicional no es una afirmación tajante e indubitable, y si así lo entiende el lector, no se le puede atribuir la responsabilidad de ello al que escribe.

Por otra parte, cuando menciono que en tu escudo episcopal está la espada flamígera con la “M” de María, en ningún momento digo que seas el único donde esto ocurre. La mención de este dato se hace sólo para ilustrar tu identificación con el Sodalicio de Vida Cristiana. Tus referencias a Luis Fernando Figari y Germán Doig en palabras pronunciadas públicamente por ti, independientemente de que entonces no se supiera nada de los abusos sexuales cometidos por ambos, muestran la cercanía que tenías con ambos, no implicando necesariamente complicidad con sus delitos sexuales. No se trata en ninguna de estas cosas de «afirmaciones arbitrarias» que atribuya sólo a tu persona —como indicas en tu carta notarial— y, por lo tanto, no veo qué haya que rectificar aquí.

Entiendo que aún te sientes orgulloso de pertenecer al Sodalicio de Vida Cristiana, destacando en tus datos biográficos en la pagina web del Arzobispado de Piura que eres «uno de los miembros de la generación fundacional de esta Sociedad de Vida Apostólica de derecho pontificio». Asimismo, se señala de ti en tercera persona que «el 9 de julio de 1981 realizó sus compromisos perpetuos de plena disponibilidad apostólica en el Sodalicio de Vida Cristiana» y que «tras su ordenación sacerdotal [18 de diciembre de 1982], Monseñor Eguren realizó diversas labores de animación apostólica y espiritual en el Sodalicio».

Por eso mismo, afirmar que fuiste por poco tiempo superior de una comunidad sodálite y posteriormente asistente de espiritualidad en el Consejo Superior del Sodalicio no constituiría de ninguna manera información agraviante para ti, sino más bien motivo de orgullo. A no ser que consideres que el Sodalicio es en sí mismo un sistema perverso y el simple hecho de ocupar un puesto de responsabilidad mellaría la honra de cualquiera. Por lo tanto, a lo más podría tratarse en lo que afirmo de información supuestamente inexacta, pero de ninguna manera agraviante o que te cause perjuicio.

Me envías copia de un diploma del Instituto Teológico Pastoral del CELAM (Medellín, Colombia), que «confiere el presente Diploma a JOSÉ ANTONIO EGUREN ANSELMI quien durante el año de 1982 participó en los Cursos de Pastoral Fundamental y Espiritualidad – Liturgia», para tratar de demostrar que todo ese año estuviste en Medellín. Pero obvias mencionar que tanto actualmente como en ese entonces cada uno de esos cursos tenía una duración de uno o a lo más dos meses y se dictaban durante el segundo semestre del año. Con absoluta certeza, puedo afirmar que tú fuiste superior de la comunidad Nuestra Señora del Pilar (Barranco) antes de ser sustituido por Alfredo Garland, debido a que tenías que viajar a Colombia. Te recuerdo vívidamente en el comedor, con guayabera clara y pantalón oscuro, sentado a la mesa en la silla del superior, rodeado de otros sodálites, entre los cuales estaban José Ambrozic, Virgilio Levaggi, Alejandro Bermúdez, Alberto Gazzo, Alfredo Draxl, Eduardo Field, Juan Fernández, yo mismo y alguno que otro más cuyo rostro y nombre he olvidado.

Recuerda que el puesto de superior de una comunidad era un cargo de confianza que Figari otorgaba sólo a aquellas personas que estuvieran en condiciones de aplicar el sistema de disciplina sodálite que él había ideado.

Para que me retracte respecto a la afirmación de que fuiste superior de comunidad, sería necesaria otra documentación probatoria, pues la que me has enviado es insuficiente y no prueba nada. Te agradecería que me hicieras llegar copia de un certificado de estudios del Instituto Teológico Pastoral del CELAM indicando los tiempos en que se dictaron los cursos de los cuales participaste, o que recurras a los archivos del Sodalicio buscando registros de esa época indicando con fecha quiénes fueron los superiores de la comunidad Nuestra Señora del Pilar (Barranco). O mejor sería que me enviaras copia de tu registro migratorio.

Asimismo, sería bueno también que me envíes copia de los registros que supuestamente estarían en los archivos del Sodalicio, indicando quiénes formaron parte del Consejo Superior del Sodalicio desde el año 1978 hasta el año 2001, en que fuiste ordenado obispo. Sólo así podríamos estar seguros de que nunca formaste parte de «la instancia de gobierno del Sodalicio» —como señala la página web oficial de la institución—, pues hay varios testimonios que te recuerdan como asistente de espiritualidad durante un tiempo.

Por otra parte, en esa misma página web también se dice que «la máxima autoridad del Sodalitium es la Asamblea General, que representa a todos los sodálites y es un signo de la unión en la caridad. Esta se reúne ordinariamente cada seis años y son de su competencia todos los asuntos relacionados a la Sociedad, en especial la elección del Superior General y de los miembros de su consejo».

¿No te reconoces en esta foto de la II Asamblea General (diciembre de 2000), que muestra a lo que se considera la cúpula del Sodalicio? Y digo “cúpula”, porque es el mismo término que utilizó la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación en su Informe Final.

ii_asamblea_general_del_sodalicio

¿No se te ve en esta otra foto de la IV Asamblea General (noviembre-diciembre 2012), presidiendo una celebración litúrgica?

iv_asamblea_general_del_sodalicio

En todo caso, no dudo de que podrás acceder a la documentación que te solicito, considerando que me has enviado copia de un documento que yo autoricé que se le enviara al Sodalicio, a saber, el informe sobre mi caso emitido por la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación, en los términos establecidos por la misma Comisión, según e-mail del 16 de abril de 2016 que recibí de Janet Odar, Secretaria Técnica de la Comisión:

«…el informe individual consiste en un resumen de los hechos denunciados identificando al denunciante, denunciados, solicitud efectuada a la Comisión y recomendaciones que esta efectúa respecto de su caso particular a fin que sean implementadas por el SCV.

En tal sentido, a fin de poder requerir al SCV la implementación de las recomendaciones formuladas, la Comisión ha previsto remitir a dicha organización únicamente el informe individual correspondiente a su caso, salvo que Ud. no autorice dicha entrega, motivo por el cual agradeceremos se sirva indicarnos si brinda o no la autorización en mención».

No entiendo como tú, una persona que actualmente no goza de ningún cargo de autoridad en el Sodalicio, has podido acceder a este documento a fin de utilizarlo para otros fines que los previstos y, además, hacerlo público sin mi consentimiento. Se trata, por decir lo menos, de una falta de ética grave.

A partir de este hecho he de inferir que sigues gozando de cierta autoridad o ascendencia en la institución —o tienes vara, como se diría en lenguaje coloquial—. Y no deja de llamar la atención que lo utilices para tratar de demostrar tu inocencia, sin importarte el hecho de que, en mi caso personal, el Sodalicio no cumplió con ninguna de las recomendaciones contenidas en él. Más aún, ni siquiera tuvo el decoro de reconocerme como víctima.

Sobre la base de que tu nombre no aparece en el listado de denunciados, me dices que «usted no me denunció ante la “Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación” como autor de algún acto de abuso, ni como encubridor de la cultura de abuso». En realidad, lo que menos me interesaba en ese momento era denunciar a personas, como lo expresé en un e-mail del 19 de enero de 2016 a la Comisión:

«Aclaro que la denuncia no es contra personas individuales sino contra el Sodalicio, pues fue el sistema institucional sodálite plasmado en una doctrina y una disciplina los que permitieron que se cometieran en perjuicio mío los abusos que detallo en el documento, creando el marco necesario para que ello ocurra».

No obstante, sí te mencioné en la denuncia que le envié tanto a la Comisión como a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica:

«En diciembre de 1992, en la Comunidad Nuestra Sra. del Pilar, que se había trasladado nuevamente a Barranco, Alfredo Garland me castigó con no participar de las reuniones recreativas de la comunidad por tiempo indefinido, debido a que grabé cassettes para uso personal usando sus CDs de música clásica en su reproductor de CDs y sin su permiso. Debo indicar que los simples miembros de las comunidades teníamos entonces prohibido, por orden expresa de Luis Fernando Figari, escuchar todo tipo de música, salvo la que fuera de carácter religioso. Esa orden no se aplicaba a los superiores, que podían escuchar la música que creyeran conveniente. Un domingo, tarde en la noche, en que la comunidad estaba reunida en la salita destinada a estos fines, yo estaba fuera y debido al cansancio, me eché un rato a descansar en mi cama y me quedé dormido. Fui despertado violentamente por Alfredo Garland y José Antonio Eguren, y a modo de castigo, se me ordenó estar confinado en una habitación separada del resto de la casa, con prohibición de salir si no era para ir al baño, prohibición de hablar con cualquier miembro de la comunidad que no fuera José Antonio Eguren, prohibición de leer cualquier otra cosa que no fuera la Biblia y los escritos de autores espirituales que se proporcionara para hacer un retiro espiritual que me hiciera cambiar de actitud y me llevara a corregir mis “malos comportamientos”».

José Antonio, tu fuiste testigo y cómplice del maltrato de que yo fui objeto, que finalmente ocasionó que huyera en la madrugada a San Bartolo para pedir ayuda a una persona de confianza y, finalmente, terminara pasando siete angustiosos meses allí, deseando cada día que me sobreviniera la muerte. Y créeme cuando te digo que me demoré más de una década en procesar la experiencia y finalmente comprender que lo que me hicieron se trataba objetivamente de un abuso, cosa que al parecer tú todavía no has comprendido. Pues nunca has tenido ningún gesto de empatía, ninguna palabra de conmiseración hacia ninguna de las víctimas del Sodalicio, así como tampoco te has pronunciado nunca sobre Figari, Doig y compañía tras hacerse públicos los graves abusos de todo tipo que habían cometido. No has contribuido en nada a esclarecer los abusos psicológicos y físicos, pudiendo haberlo hecho.

Más aún, como me han confirmado varias personas, a poco de aparecer las denuncias de José Enrique Escardó en el año 2000, se convocó una reunión de adherentes (sodálites casados) en el Centro Pastoral Nuestra Señora de la Evangelización (San Borja) y tú les dijiste que todo lo que contaba Escardó era mentira y que no se podía decir lo contrario. Yo, si bien seguía siendo sodálite en ese entonces, al enterarme de esto admití para mis adentros que Escardó no mentía y así se lo comuniqué a varias personas amigas, aun cuando no estuviera de acuerdo con la forma en que Escardó hizo su denuncia. Tú, en cambio, hasta ahora no has admitido nada, mucho menos le has pedido disculpas a Escardó —reconocido oficialmente como víctima por el Sodalicio— por lo que le hiciste.

Te creo si dices que no sabías nada de los abusos sexuales perpetrados por las cabezas del Sodalicio y otros miembros de jerarquía inferior. Pero respecto a maltratos psicológicos y físicos —los cuales durante mucho tiempo nos acostumbramos a ver como normales debido al formateo mental que todos hemos sufrido en el Sodalicio—, ¿puedes decir que no viste nada? ¿No vivimos ambos en la misma comunidad en Nuestra Señora del Pilar, no sólo en Barranco sino también cuando temporalmente funcionó en La Aurora (Miraflores), y también en la comunidad de San Aelred (Magdalena del Mar)? Yo vi a miembros de comunidad castigados durmiendo en la escalera. ¿No los viste tú? Vi a varios obligados a tener que alimentarse sólo de pan y agua —o peor, de lechuga y agua— durante días. ¿No los viste tú también? En reuniones nocturnas donde tú también estabas presente vi también como se forzaba a los miembros de comunidad a revelar sus interioridades, sin ningún respeto por su derecho a la intimidad, muchas veces siendo objeto de humillaciones y de un lenguaje procaz y ofensivo. ¿Lo has olvidado? Yo te he visto contribuir a castigar con la ingestión de mezclas repugnantes de comida (postres mezclados con condimentos salados y picantes) a sodálites que estaban de prueba en la comunidad de San Aelred, bajo la responsabilidad de Virgilio Levaggi. ¿Te falla la memoria? Cuando yo estaba en San Bartolo en el año 1988, tú visitabas con frecuencia la comunidad para celebrar Misa y oír confesiones. Después te quedabas a comer y en las conversaciones te enterabas de las cosas que se hacían en San Bartolo. ¿Hasta ahora no has captado que varias de esas cosas eran abusos y maltratos? ¿Acaso no estuviste siempre de acuerdo con que nosotros, miembros de comunidad, mantuviéramos la mayor distancia posible hacia nuestros padres? Asimismo, cuando eras superior en Barranco, no podía llamar por teléfono ni salir a la esquina si no tenía permiso tuyo. Quien se ausentaba de la casa sin permiso era después severamente castigado. ¿No era esto una especie de coerción de nuestra libertad?

Y como corolario de todo esto, siempre gozaste de la confianza de Luis Fernando Figari, fuiste dócil para implementar todas las medidas dispuestas por él —que aplicaste fielmente en las «labores de animación apostólica y espiritual en el Sodalicio» que se mencionan en tu biografía— y nunca te manifestaste en contra de sus excesos y su estilo de vida hedonista —muy distinto al régimen espartano de vida que teníamos los sodálites ordinarios de las comunidades—, así como tampoco lo hiciste en contra de su lenguaje procaz y ofensivo y sus actitudes humillantes hacia varios hermanos de comunidad. Ni siquiera ahora ni en tiempos recientes, cuando ya mucho ha salido a la luz, has pronunciado una sola palabra al respecto.

Esto se condice con lo que señala el Informe Final de la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación:

«El comportamiento del superior general Luis Fernando Figari, estaba determinado básicamente por dar órdenes que no podían ser cuestionadas, el uso de un lenguaje vulgar y soez, el ejercicio de una dinámica independiente de la comunidad, el control de todas las actividades al interior de la institución y de la vida personal de sus miembros. Asimismo, se evidencia que los integrantes de la cúpula que entonces acompañaba a Luis Fernando Figari, con su silencio obsecuente, aprobaban esa conducta, pese a revelarse contraria al más elemental propósito de vida cristiana» (II, 4).

En ese sentido, no resulta gratuito afirmar que contribuiste «a implementar y aplicar las medidas de sometimiento mental que forman parte del sistema de disciplina sodálite», considerando que en tus funciones ad intra del Sodalicio siempre buscaste ser fiel a todas las directivas de Figari sin excepción.

De todos modos, no sé en qué medida eras consciente de lo que implicaban estas cosas en el momento de hacerlas y, conociéndote, no dudo de que hayas actuado de buena voluntad, por lo cual, retractándome de lo que dije en mi columna anterior, no puedo ahora afirmar con certeza que seas cómplice y encubridor. Pero independientemente de tus intenciones, lo que has hecho se parece objetivamente mucho a eso.

Respeto a la carta de 47 ex sodálites del 1° de junio de 2016, que fue un intento de desacreditar la denuncia que se presentó en contra de algunos miembros del Sodalicio por asociación ilícita para delinquir, secuestro y lesiones graves, ya he comentado al respecto en dos artículos que publiqué en mi blog —LA CORTE DE LOS 47 y LA VERGÜENZA PERDIDA—, a los cuales te remito.

A tu favor resta decir que eres un hombre muy simpático cuando te lo propones, cariñoso y sentimental, con aptitudes y cualidades para ser un buen pastor de la Iglesia —siempre y cuando el Sodalicio no esté de por medio— y que nunca te vi maltratar a nadie físicamente en el Sodalicio. Por eso mismo, mi mujer y yo te elegimos para que celebraras nuestro matrimonio, en una ceremonia que fue realmente hermosa. Sin embargo, mi amistad contigo no debería ser obstáculo para señalar los vicios en que has incurrido. Pues, como decía Aristóteles: «Soy amigo de Platón, pero soy más amigo de la verdad».

Y uno de esos vicios es haber comunicado a terceros nuestra constancia de matrimonio religioso, un documento oficial con datos personales que no tienen por qué ser de conocimiento público. Además, este documento no guarda ninguna relación en absoluto con el contenido del artículo periodístico que cuestionas, y solamente lo usas en aras de una especie de chantaje sentimental. Sin ninguna consideración ni respeto, te zurras en el deseo de mi mujer de mantenerse al margen de los asuntos del Sodalicio y la metes gratuita y arteramente en la colada, generándole una crisis de nervios. Esto me parece una canallada. ¿Quieres defender tu honra y haces algo que va en detrimento de ella? No lo entiendo.

Además, negar aquellos hechos que son evidentes no contribuye en nada a resguardar tu honra, sino que la daña aún más, así como el hecho de que denuncies penalmente o amenaces a quienes somos víctimas del Sodalicio y hemos arriesgado nuestra salud, tranquilidad, honra y reputación para que la verdad salga a la luz. Todavía estás a tiempo para comportarte dignamente, pidiéndole disculpas a las víctimas y contribuyendo con tu testimonio a esclarecer aún más la verdad sobre los abusos sistemáticos ocurridos en el Sodalicio. En tu posición, mantener silencio al respecto sólo mellará aun más tu honra. Y eso será únicamente de responsabilidad tuya.

Atentamente,

Martin Scheuch

(Carta abierta publicada en Altavoz el 27 de agosto de 2018)

________________________________________

FUENTES

Mons. José Antonio Eguren Anselmi, Arzobispo Metropolitano de Piura
Carta Aclaratoria y pedido de rectificación al Sr. Martín Scheuch Pool (23 de agosto de 2018)
https://es.scribd.com/document/406646786/Carta-Aclaratoria-y-Pedido-de-Rectificacion-Al-Sr-Martin-Scheuch-Pool?secret_password=Q1aBk9GfzDVqssygtPE3

Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación
Informe Final (abril de 2016)
http://comisionetica.org/blog/2016/04/16/informe-final/

________________________________________

POST SCRIPTUM (29 de agosto de 2018)

La reunión con adherentes sodálites, en la cual José Antonio Eguren afirmó que todo lo que contaba José Enrique Escardó en sus artículos en la revista Gente era falso, se realizó en el Centro Pastoral Nuestra Señora de la Evangelización (San Borja) y no en la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación (Camacho), como yo había puesto originalmente en mi carta —dato que ya ha sido corregido—. Así lo confirma el testimonio en Facebook del ex adherente sodálite Gerardo Barreto, quien reside actualmente en Estados Unidos, y que reproduzco aquí con ligeras correcciones de redacción:

«La reunión fue en el Centro Pastoral de San Borja, no en la Parroquia. Y lo sé porque yo fui uno de los que estuvo allí.

Ésa fue una reunión donde se nos mintió (“todo lo que escribe Escardó es falso”) y se nos instruyó a mentir (“y eso es lo que todos debemos decir”).

Recuerdo claramente la sensación de asco que me dio esto; sin embargo, en el esquema sodálite decidí racionalizar y darle el beneficio de la duda al “cura gordo”, como le llamábamos en esa época.

 ¡Yo tenía claro que lo que decía José Enrique Escardó era cierto! Fuera de contexto y narrado con mala intención, PERO CIERTO.

En esos día fue a Lima un amigo ex sodálite y le enseñé los escritos antes mencionados. Él se mató de risa (pues su fortaleza le ayudo a salir ileso de sus experiencia sodálite y San Bartolo fue casi una diversión para él), y me comentaba riéndose que la grada 17 fue su cama por meses… que hasta le agarró cariño a esa grada. Lo cual de alguna manera abona a mi comentario de que todo lo que escribía Escardó era cierto. Y que la reacción oficial del SCV fue la de la mentira».

EL CASO CHILENO: OBISPOS SIN CURA

felipe_berrios

P. Felipe Berríos, S.J.

Se trata de un hecho inédito en la historia de la Iglesia católica. Nunca había ocurrido que el episcopado entero de un país presentara su renuncia ante el Papa. Así lo hizo el episcopado chileno el 18 de mayo, por no haber hecho casi nada frente a los casos de abusos sexuales cometidos por el clero o personal de la Iglesia.

Aunque, en honor a la verdad, hay que decir que sí hicieron algo. A saber, pusieron grandes esfuerzos en encubrir lo que era evidente, en presionar a los abogados para que buscarán una reducción de las acusaciones, en ignorar o desacreditar a las víctimas, en fin, en ver la manera de sacar el culo del asunto y quedar limpios de polvo y paja ante la opinión pública.

Sin embargo, lo que ha sido un hecho espectacular podría desinflarse en los siguientes meses. Pues difícilmente el Papa aceptará todas las renuncias y menos aún sustituirá a los 31 obispos en activo de Chile. El número de obispos que serán relevados será probablemente muy reducido.

Pues el problema que hay actualmente en la Iglesia católica no se circunscribe a las eminencias episcopales, sino que abarca también al clero, a los religiosos y al personal pastoral de Iglesia. No hay suficientes curas dignos de asumir una función pastoral que esté en consonancia con la imagen de Jesús que presentan los Evangelios, la de un profeta comprometido con los marginados y desposeídos, y crítico de las clases pudientes y las autoridades religiosas de su tiempo. Todo lo contrario de la imagen burguesa del obispo a la que nos hemos acostumbrado, la de un señor con traje negro o gris, de buenos modales y actuar diplomático, que busca siempre guardar las apariencias y quedar bien con todos, salvo con quienes sean activistas de izquierda, feministas comprometidas, homosexuales confesos o víctimas de abusos eclesiales que han dado a conocer públicamente los atropellos padecidos. Pues éste es el perfil conservador que se ha hecho moneda corriente entre el clero en las últimas décadas, no sólo en Chile sino también en el Perú y en toda la Iglesia universal.

Se entiende que alguien como el jesuita chileno Felipe Berríos —una de las pocas luminarias clericales en el país sudamericano— resulte incómodo al plantear las cosas con claridad, como hizo en una entrevista a El País de España en enero de este año: «Siento que la Iglesia Católica chilena está muy alejada de la gente, tremendamente cuestionada y con una jerarquía que no llega a los fieles. Se han acabado las comunidades de base y la pastoral se organizó en torno a grupos religiosos conservadores». Y describe a esta Iglesia como «callada, metida para adentro y que no va a la vanguardia de los cambios de la sociedad chilena». Su análisis es quirúrgico y doloroso: «Una Iglesia que basó toda su doctrina en la moral sexual —señalando a los divorciados, etcétera—, de pronto aparece como la que debiera pedir perdón. Fue un golpe fuerte y, aunque el espíritu religioso sigue vivo, la gente no ve que sea la Iglesia la que ayude a encontrarse con Jesucristo. Más bien la Iglesia se presenta como un estorbo, sobre todo para los jóvenes».

Tal como están las cosas, no parece que vaya a haber cambios importantes, pues no existe una generación clerical de recambio que tenga la misma claridad de ideas que el P. Berríos, a quien el cardenal Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago de Chile, buscó que se le abriera un proceso canónico en el año 2014 supuestamente por oponerse doctrinalmente al Magisterio de la Iglesia, según consta en un e-mail suyo dirigido al cardenal Francisco Javier Errázuriz, arzobispo emérito de Santiago, que se filtró a la opinión pública. Asimismo, Ezzati saboteó la posible designación del P. Berrios como capellán de La Moneda (el palacio presidencial chileno) y la designación de Juan Carlos Cruz, víctima del P. Karadima, como miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.

Como en el caso chileno, quienes hemos sido víctimas de abuso en la Iglesia católica y aun mantenemos la fe, tendremos que seguir buscando a Jesús no en sus “representantes”, sino en los caminos polvorientos de nuestro día a día.

(Columna publicada en Altavoz el 21 de mayo de 2018)

________________________________________

FUENTES

New York Times
Los obispos chilenos presentan su renuncia por casos de abuso sexual (18 de mayo de 2018)
https://www.nytimes.com/es/2018/05/18/obispo-papa-francisco-renuncia/

El País
Felipe Berríos | Sacerdote jesuita chileno
“Siento que la Iglesia católica chilena está muy alejada de la gente” (4 Ene 2018)
https://elpais.com/internacional/2018/01/04/america/1515088929_983366.html

The Clinic
Los correos entre Errázuriz y Ezzati que evidencian las maniobras contra Felipe Berríos y víctima del caso Karadima (09 Septiembre, 2015)
http://www.theclinic.cl/2015/09/09/los-correos-entre-errazuriz-y-ezzati-que-evidencian-las-maniobras-que-realizaron-contra-felipe-berrios-y-una-victima-del-caso-karadima/