EL CANON 1395 Y LA REVICTIMIZACIÓN DE LAS VÍCTIMAS

jose_rodriguez_carballo

Cardenal José Rodríguez Carballo, firmante de la nefasta resolución vaticana sobre el caso Figari

En la carta vaticana del 30 de enero de 2017 a Alessandro Moroni, Superior General del Sodalicio, se dice que «el Sr. Figari, con el fin de obtener la obediencia de los propios hermanos, utilizó estrategias y modos de persuasión impropios, es decir, solapados, arrogantes y de todos modos violentos e irrespetuosos del derecho a la inviolabilidad de la propia interioridad y discreción, y por lo tanto a la libertad de la persona humana de discernir con autonomía las propuestas o las decisiones».

Incluso admite que «siempre con el fin de manipular, de hacer dependientes y por lo tanto de controlar más que de dirigir las conciencias, […] el Sr. Figari ha solicitado también, de modo improcedente y en cualquier caso excesivo, confidencias en el delicado ámbito de la sexualidad, y en algunos casos ha cometido actos contrarios al VI Mandamiento».

Pero luego se dice que Figari no habría cometido abusos sexuales sino sólo pecados graves, interpretando antojadizamente el canon 1395 del Código de Derecho Canónico, el mismo que sirvió para determinar que el P. Fernando Karadima en Chile sí había cometido delitos sexuales.

El mentado canon habla de delitos contra el sexto mandamiento con «violencia o amenazas, o públicamente o con un menor que no haya cumplido dieciséis años de edad» cometidos por un clérigo, pero las leyes respecto a la expulsión de un miembro de un instituto de vida consagrada (cánones 695-740) establecen que quien cometa esos actos, puede ser expulsado aunque no sea clérigo.

Para el Vaticano, los violentos “modos de persuasión” que solía aplicar Figari se esfumaron repentinamente como por ensalmo en el momento de cometer esos actos, de modo que tampoco hubo “víctimas” sino “cómplices” del pecado mayores de 16 años, que es el límite de mayoría de edad que establece la Iglesia católica romana en su legislación, aún cuando para delitos sexuales cometidos por clérigos, el Papa Juan Pablo II elevó ese límite a 18 años en el año 2001.

Aun así, la carta vaticana reconoce que, según la documentación adicional presentada por Moroni, sí hubo por lo menos un “cómplice” menor de 16 años, es decir, una “víctima”.

Es evidente que quien manipula conciencias y seduce mediante engaños, aplica violencia psicológica para abusar de sus víctimas, aunque sean mayores de edad.

El Vaticano no ha querido ver esto y ha terminado participando en la revictimización de las víctimas.

(Columna publicada en Exitosa el 25 de marzo de 2017)

LOS COMPADRES ECLESIÁSTICOS DE DON LUIS FERNANDO FIGARI

card_stafford_figari_regal

El cardenal James Francis Stafford dándole la comunión a Luis Fernando Figari durante una misa en la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación (Camacho, Lima); a la derecha, Eduardo Regal

Cuenta el diario El Comercio en su edición del día lunes 24 de octubre que Luis Fernando Figari ha recibido en su retiro romano, en diferentes momentos, visita de tres renombrados personajes de la Iglesia católica: los cardenales James Francis Stafford y Francisco Javier Errázuriz, así como el fundador de la Comunidad de San Egidio, el laico Andrea Riccardi.

Si bien la noticia ha pasado ligeramente desapercibida, ello no ha impedido que me causara un retorcijón estomacal y que tuviera pesadillas en la noche. Pues las implicaciones que conllevan estas visitas “amistosas” son de terror. Sobre todo cuando las ilustres eminencias se han referido a Figari como a “un viejo amigo”.

Veamos los detalles.

card_james_francis_stafford

Cardenal James Francis Stafford

El cardenal Stafford fue Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos desde agosto de 1996 hasta octubre de 2003. En abril de 1996 Germán Doig había sido designado miembro de este dicasterio romano por un período quinquenal. Tras su muerte, y todavía durante la gestión de Stafford, Figari fue nombrado consultor del dicasterio mencionado en el año 2002, cargo que —hasta donde se sabe— aún ostenta.

Además, este cardenal norteamericano celebró en marzo de 2001 una misa en la iglesia de Santa Maria in Monticelli (Roma) con ocasión de haber transcurrido un mes desde la muerte de Doig, donde pronunció unas palabras clarividentes, aunque tal vez no en el sentido que él pretendiera: «Ser amigo de Germán significaba vivir constantemente maravillado. Hay muchas evidencias que apoyan este continuo desprendimiento de sí. Una persona de tal temple está llena de sorpresas». ¡Y vaya qué sorpresas! Que lo digan quienes lo conocieron en su faceta más perversa y oscura.

Asimismo, pronunció otras palabras a tener en cuenta, que sólo acrecientan el misterio sobre las circunstancias en que murió Doig: «¿Por qué se extinguió tan rápidamente? Todos se hacen la pregunta. No creo que Germán la hubiera planteado. No es poco razonable pensar que él no se habría visto sorprendido. Sabía que su padre había muerto casi a la misma edad que él había alcanzado. Habló a sus más cercanos de la posibilidad de no vivir más que su padre. Por ello se dio cuenta de que tenía mucho que realizar en corto tiempo».

Anteriormente, de 1986 a 1996, Stafford había sido arzobispo de Denver (EE.UU.). El contacto con representantes del Sodalicio ya se había establecido desde entonces, probablemente a partir de la Jornada Mundial de la Juventud de 1993, que se realizó precisamente en Denver. Stafford sería invitado por el Sodalicio a participar en octubre de 1995 en el V Congreso Internacional de Nueva Evangelización rumbo al Tercer Milenio, efectuado en la arquidiócesis de Lima, el quinto de una serie de congresos internacionales sobre la reconciliación en el pensamiento de Juan Pablo II que el Sodalicio organizó entre las décadas de los ‘80 y los ‘90 para proyectarse internacionalmente y terminar de anudar contactos con personalidades importantes de la jerarquía eclesiástica.

El sucesor de Stafford en la silla episcopal de Denver —Mons. Charles J. Chaput, otro obispo de pensamiento conservador y reaccionario— le abriría oficialmente la puerta a los sodálites en el año 2003, permitiéndoles fundar una comunidad en su circunscripción eclesiástica.

card_fco_javier_errazuriz

Cardenal Francisco Javier Errázuriz

Pasando al cardenal Francisco Javier Errázuriz, fue éste, cuando era arzobispo de Santiago de Chile, quien “invitó” en el año 1999 a los sodálites a poner pie en tierras chilenas. Es necesario aclarar que “invitar” es en realidad un eufemismo utilizado en recuentos oficiales del Sodalicio, a fin de evitar tener que contar los entresijos de la historia anterior a cualquier “invitación” de este tipo —formada por un cúmulo de contactos, relaciones e influencias, que solían culminar con un encuentro personal entre Figari y el prelado que “invitaba”—. Mediante el uso de este término se busca dar la impresión de que la iniciativa fue del prelado y no del Sodalicio con su agresiva estrategia de expansión internacional.

Errázuriz tiene también en su bagaje haber ignorado olímpicamente las denuncias por abusos contra el P. Fernando Karadima presentadas por José Murillo, la ex-esposa de James Hamilton y el mismo Hamilton en los años 2003, 2004 y 2005 respectivamente, además de haberle restado credibilidad en un inicio a las denuncias presentadas en abril de 2010 por Juan Carlos Cruz, Fernando Batlle y otra vez por James Hamilton. Su inacción al respecto y el hecho de seguir cultivando su amistad con el P. Karadima, otro “viejo amigo”, lo han hecho justamente merecedor del calificativo de “encubridor”. Con estos antecedentes, es probable que abogue por Figari, más aún cuando —como cuenta El Comercio— respondió, aludiendo al dicho popular que dice que del árbol caído hacen todos leña, que “es más cristiano ayudar al árbol a que se levante”. Y para mayor preocupación, también forma parte del G8, el consejo de cardenales que asesora al Papa Francisco en el gobierno de la Iglesia.

Otros miembros del G8 que también deben conocer personalmente de cerca a Figari son el cardenal norteamericano Sean O’Mallley —invitado a participar en enero 1987 del III Congreso Internacional sobre Liberación, Reconciliación y Solidaridad, efectuado en la diócesis de Tacna (Perú)— y el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Madariaga —participante del IV Congreso Internacional sobre Reconciliación en Tiempos de Pobreza y Violencia, realizado en 1989 en la diócesis de El Callao (Perú)—. En el marco de estos eventos organizados y financiados por el Sodalicio era de precepto que tuvieran un encuentro personal con el idolatrado fundador de la institución.

tokumura_bergoglio_feroggiaro

El cardenal Jorge Bergoglio, flanqueado de los sodálites Óscar Tokumura y Luis Ferrogiaro, ambos denunciados por abusos

No sólo el cardenal Errázuriz parecería tener rabo de paja. También lo tendría el mismo Papa Francisco, pues siendo arzobispo de Buenos Aires, en el año 2005 “invitó” al Sodalicio a iniciar actividades en suelo argentino. Y quién sabe si ambos, tanto Errázuriz como Bergoglio, hicieron caso omiso de críticas o quejas que pudieron haber llegado a sus oídos. En las circunstancias actuales, cualquier medida drástica contra el Sodalicio se podría volver en su contra, pues ellos recibieron a la institución con los brazos abiertos y le prestaron su apoyo incondicional. No se sabe que la hayan criticado nunca. En todo caso, reconocer abiertamente todos los delitos que se le imputan no sólo a Figari sino a la institución misma terminaría por afectar de paso sus reputaciones y podría estallarles en la cara. Por cómplices o por haber sido tan ingenuos de no examinar al detalle las prácticas sodálites y no darse cuenta de los graves vicios de un sistema con características sectarias. Por el momento, mientras más se prolongue el silencio que guardan sobre este tema, más dañada se verá su reputación a los ojos de quienes han experimentado en carne propia el aguijón de la disciplina sodálite o han tenido la honestidad de darle crédito a los testimonios de las víctimas.

andrea_riccardi

Andrea Riccardi

Finalmente, el italiano Andrea Riccardi —quien se ha manifestado extrañamente preocupado por la salud de Figari— es una personalidad que presenta varias similitudes con el fundador del Sodalicio. Él también es un laico, fundador de un movimiento laical —la Comunidad de San Egidio—, cuyos miembros se comprometen, siguiendo las enseñanzas del Evangelio, a trabajar por la paz y combatir la pobreza. No obstante tener una reputación intachable y habiendo obtenido Riccardi varios galardones internacionales por su compromiso efectivo a favor de la paz en regiones con conflictos bélicos, tampoco han faltado críticas de uno que otro ex-miembro, denunciando la idealización idolátrica que hay del fundador y la obligación de guiarse en lo doctrinal únicamente por sus palabras, la práctica de una obediencia absoluta que coacta la libertad, la obligación de confesar los detalles más íntimos de la vida personal a los padres o madres espirituales, el rompimiento de los lazos familiares y la sustitución de la familia carnal por la comunidad egidiana, el reclutamiento de menores de edad escenificando un ambiente de afecto y manipulando sus sentimientos, la imposibilidad práctica de determinar uno mismo la carrera profesional que uno va a estudiar, la satanización de aquellos que abandonan la comunidad como paganos que van hacia la perdición —con consecuencias personales como vergüenza, depresión, sufrimientos e incluso pensamientos suicidas—, etcétera. Las coincidencias con el Sodalicio de Figari —una institución que ha buscado proyectar una imagen de sí misma pura, prístina y sin fisuras— saltan a la vista.

Pero hay otra semejanza mucho más reveladora con otro personaje de la ficción cinematográfica. A Figari le gustaba que le llamaran “Don”. Como al Padrino de la mafia. Y así como el sucesor del patriarca Vito Corleone —el Michael Corleone interpretado por Al Pacino— también anudó contactos con altos prelados de la jerarquía católica, así Don Luis Fernando Figari parece sentirse tranquilo gracias a su red de influencias en la alta jerarquía vaticana. Y probablemente termine muriendo, como Michael, en la más absoluta soledad. Aunque lo que muchos esperamos es que se haga justicia antes de que eso ocurra.

(Columna publicada en Altavoz el 30 de octubre de 2016)

________________________________________

FUENTES

El Comercio
Influyentes figuras políticas y eclesiásticas visitan a Figari
http://elcomercio.pe/sociedad/lima/influyentes-figuras-politicas-y-eclesiasticas-visitan-figari-noticia-1941232

Familia Sodálite NOTICIAS
Los Congresos de la Reconciliación cumplen 30 años (11/03/15)
http://www.fsnoticias.org/cronicas/los-congresos-de-la-reconciliacion-cumplen-30-anos-10725
Resulta interesante revisar la lista de personalidades eclesiásticas invitadas a estos congresos, que abarca importantes nombres de Italia, España, Brasil, Perú, México, Chile, Argentina, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Honduras, Panamá y Estados Unidos. A ellos habría que añadir los diversos contactos que se establecieron con otras personalidades eclesiásticas, entre ellas el cardenal Antonio Quarracino, predecesor de Jorge Bergoglio en la sede episcopal de Buenos Aires, a quien vi una vez codeándose de risa con Luis Fernando Figari y Germán Doig a la salida de una misa donde se había entonado una canción sodálite de tema mariano, que no era otra cosa que la marcha peronista argentina con letra cambiada. No todos los contactos terminaron en buenas relaciones. Por ejemplo, sé a través de una fuente confiable que el cardenal Rodríguez Madariaga no puede ver a Figari ni en pintura. Y viceversa.

Página web oficial del Sodalicio de Vida Cristiana
Padre Luis Ferroggiaro: “Fue una gran sorpresa encontrar al Cardenal Bergoglio esperándonos a las 5:30 am” (14 Mar 2013)
http://sodalicio.org/noticias/padre-luis-ferroggiaro-fue-una-gran-sorpresa-encontrar-al-cardenal-bergoglio-esperandonos-a-las-530-am/
Bergoglio al Sodalicio: “Busquen entregar el Evangelio” (09 Jul 2013)
http://sodalicio.org/noticias/bergoglio-al-sodalicio-busquen-entregar-el-evangelio/

Página web de Sandro Magister
Twenty-Five Years in the Community of Sant’Egidio: A Memoir (15.5.2003)
http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1335746?eng=y

LA SEDUCCIÓN DE LAS VÍCTIMAS

Luis Gnecco y Benjamín Vicuña en “El bosque de Karadima” (Matías Lira, 2015)

Luis Gnecco y Benjamín Vicuña en “El bosque de Karadima” (Matías Lira, 2015)

En abril de este año se estrenó en Chile la película El bosque de Karadima, que atrajo a más de 300 mil espectadores a las salas de cine.

El film —que cuenta la historia del joven Thomas Leyton, quien se siente atraído por el carisma espiritual del sacerdote Fernando Karadima, párroco en una de las zonas más acomodadas de Santiago de Chile— se basa en el testimonio del médico James Hamilton, víctima de abusos psicológicos y sexuales de parte de quien fuera el encargado supremo de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, conocida simplemente como El Bosque.

La cinta explora el día a día del P. Karadima —interpretado magistralmente por el comediante Luis Gnecco—, rodeado de jóvenes de buena apariencia, provenientes de familias pudientes, quienes lo reverencian como un santo en vida y a los cuales él pretende conducir hacia la perfección cristiana. Pero con una sumisión absoluta a su voluntad arropada de un ambiguo cariño paternal.

«Yo no era nadie. No tenía voluntad propia» —llega a decir en un momento el protagonista—. «El Padre no me arrebató mi libertad, sino que lo hizo de tal forma, que yo se la fui entregando poco a poco.»

Pues los abusadores con fama de santidad —recuérdese al P. Maciel, a Germán Doig y a quién sabe quién más— no se valieron de la violencia, sino que recurrieron a las suaves formas de la seducción basada en su carisma personal para vencer la resistencia interior de sus víctimas y finalmente lograr un consentimiento supuestamente libre. Nadie las obligó, dicen los detractores. Ignoran el inmenso poder que se puede obtener mediante la manipulación psicológica.

(Columna publicada en Exitosa el 7 de octubre de 2015)

________________________________________

Benjamín Vicuña, el actor que interpreta a Thomas Leyton, declaró al diario La Tercera lo siguiente en abril de este año: «Esta película está hecha por católicos, para católicos y no católicos. No es una película anti Iglesia, sino que instala hechos comprobados.»

Si bien el film se basa en acontecimientos reales, no por ello deja de ser una ficción, y como tal ha de valorarse el resultado final, el cual en mi opinión es satisfactorio, siempre y cuando no se tome la película como una crónica exacta y fidedigna de hechos sucedidos. Debo admitir que, en lo referente al ambiente que se vivía en El Bosque —tal como se ve en las imágenes— y las tácticas de manipulación de Karadima, quedé impresionado y perturbado por las similitudes con lo que yo mismo he vivido por experiencia propia en otro contexto y en otras circunstancias.

El mismo James Hamilton —según él mismo ha declarado recientemente en el programa Mentiras Verdaderas del canal de televisión chilena La Red— tuvo una reunión con el director y los dos actores principales del film 2 ó 3 años antes de su producción, donde se habló de manera muy general sobre el concepto de abuso psicológico. Pero su participación posterior en el film fue nula. Lo cual él mismo considera lamentable, pues piensa que la historia es más compleja y la realidad es mucho más terrible de lo que se ve plasmado en el film. Éstas son sus declaraciones:

«Es lamentable que se tomen fracciones biográficas que están muy mal manejadas, están parcialmente fusionadas con lo que es un concepto psicológico del abuso, de lo que significa el abuso de poder, etc., muy mal manejado, lejos de lo tremenda que es la verdad de eso. Un Karadima que no es ni siquiera un títere, Gnecco no es ni una especie de sombra de la maldad real de Karadima. Entonces es un poco doloroso que quede una imagen de algo que no es, una ficción que se hace robando historias en las cuales no hay que ser demasiado inteligentes para tratar de armar una película que pudo haber sido en algunos momentos un documental. Yo creo que el día de mañana se puede hacer un documental con los hechos verídicos, los testimonios, la gente, etc., que realmente quede plasmado una realidad. […] Uno puede estar deslumbrado por el posible bien que se le ha hecho a tanta gente, pero no se imaginan el daño también, la retraumatización por la inexactitud y por el mal manejo de muchas realidades. Y eso lo encuentro lamentable. […] A futuro va a ser necesario contar la historia real, ya basada en testimonios concretos, en poder analizar y entender el proceso de la perversión de este grupo, el proceso de la perversión de la Iglesia.»

________________________________________

FUENTES

La Tercera
Benjamín Vicuña: “Ésta es una película hecha por católicos, para católicos y no católicos” (12/04/2015)
http://www.latercera.com/noticia/entretencion/2015/04/661-625085-9-benjamin-vicuna-esta-es-una-pelicula-hecha-por-catolicos-para-catolicos-y-no.shtml

La Red
Mentiras Verdaderas – Programa completo del miércoles 30 de septiembre de 2015

COMPLICIDADES CARDENALICIAS

Los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati en amistosa complicidad

Los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati en amistosa complicidad

El P. Felipe Berríos es un jesuita chileno comprometido con los pobres, fundador de la iniciativa “Un techo para mi país”, que ha vivido entre los desposeídos como misionero en Burundi y en el Congo, así como en su país natal, donde reside actualmente en el Campamento La Chimba de Antofagasta. A ejemplo de Jesús, no ha temido denunciar proféticamente la hipocresía de los cristianos acomodados ni de ciertas jerarquías eclesiásticas.

Juan Carlos Cruz es un periodista chileno que reside actualmente en Estados Unidos y uno de los que denunciaron públicamente al P. Fernando Karadima por abusos sexuales cometidos en su perjuicio cuando era menor de edad.

¿Qué tienen en común ambos personajes, el sacerdote comprometido con los pobres y la víctima de abusos sexuales?

Ambos son mencionados en un intercambio de e-mails de carácter privado entre dos eminencias, los cardenales Francisco Javier Errázuriz y Ricardo Ezzati —el primero arzobispo emérito y el segundo actual arzobispo de Santiago de Chile—, publicados por un diario chileno (El Mostrador).

Respeto al P. Berríos, se habla de vetarlo si el gobierno decidiera nombrarlo capellán del Palacio de La Moneda, y respecto a Cruz, mencionan las influencias que movieron para evitar que fuera nombrado miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores instituida por el Papa Francisco. Queda además confirmado que fue Ezzati quien envió acusaciones contra Berríos al Vaticano.

Cardenales como éstos creen que ellos son la Iglesia que hay que defender y maquinan contra quienes cuestionan su poder, su ideología conservadora y su falta de compromiso evangélico. Con consecuencias desastrosas: actualmente 80% de los chilenos desconfía de la Iglesia católica.

(Columna publicada en Exitosa el 16 de septiembre de 2015)

________________________________________

FUENTES

El Mostrador
Los correos secretos entre Ezzati y Errázuriz y el rol clave de Enrique Correa en las operaciones políticas de la Iglesia (9 septiembre 2015)
http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2015/09/09/los-correos-secretos-entre-ezzati-y-errazuriz-y-el-rol-clave-de-enrique-correa-en-las-operaciones-politicas-de-la-iglesia/

emol.
Felipe Berríos por correos entre Ezzati y Errázuriz: “Encuentro tan triste una conversa así entre cardenales” (9 de septiembre de 2015)
http://www.emol.com/noticias/Nacional/2015/09/09/749030/Felipe-Berrios-por-correos-entre-Ezzati-y-Errazuriz-Encuentro-tan-triste-una-conversa-asi-entre-cardenales.html

La Tercera
Ricardo Ezzati: “Siento dolor por lo que estos hechos han producido a todos los mencionados” (13 de septiembre de 2015)
http://www.latercera.com/noticia/nacional/2015/09/680-647070-9-ricardo-ezzati-siento-dolor-por-lo-que-estos-hechos-han-producido-a-todos-los.shtml

Religión Digital
Declaración de laicos de Osorno: Ante los correos de Ezzati y Errázuriz (13 de septiembre de 2015)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2015/09/13/ante-los-correos-de-ezzati-y-errazuriz-religion-iglesia-laicos-osorno.shtml
Ocho de cada diez chilenos no creen en la honestidad de la Iglesia católica tras la filtración de los correos (14 de septiembre de 2015)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2015/09/14/77-no-cree-que-iglesia-catolica-sea-honesta-tras-filtracion-de-correos-religion-encuesta-chile-karadima-barros-ezzati-errazuriz-electronicos-cercana.shtml

Reflexión y Liberación
¿Qué dirá el Santo Padre que vive en Roma? (15 de septiembre de 2015)
http://www.reflexionyliberacion.cl/articulo/4569/que-dira-el-santo-padre-que-vive-en-roma.html

Finalmente, cabe mencionar que los medios defensores de ambos prelados han intentado desviar la atención del tema principal, incidiendo exclusivamente en la ilegalidad e inmoralidad de la violación de correspondencia privada. Les damos la razón en el sentido de que no se justifica ni legal ni moralmente que terceros accedan a correos electrónicos que les son ajenos y los expongan a la opinión pública.

Sin embargo, la privacidad no debería convertirse en reducto intocable de dichos y acciones condenables. Tengamos en cuenta que los abusos sexuales cometidos en la Iglesia católica fueron realizados en privado, así como los actos de encubrimiento por parte de innumerables eclesiásticos que tuvieron conocimiento de los hechos. Por eso mismo, lo más sano es proceder según un antiguo proverbio chino: «Si no quieres que se sepa, no lo hagas».