LA CORRUPCIÓN NUESTRA DE CADA DÍA

corrupcion

Para comprender todo el alcance y gravedad de la corrupción que hay en el Perú, se requiere haber vivido en sociedades donde ese problema sea marginal y no inherente al sistema. Como en Alemania, donde resultan altas la confianza en la policía (86%) y en el poder judicial (72%) y se mantienen aceptables la confianza en el parlamento alemán o Bundestag (59%) y en el gobierno o poder ejecutivo (54%). Sin embargo, es baja la confianza en los partidos políticos (36%) y mucho peor en las grandes empresas (18%), pues es allí —sobre todo en la industria automovilística— donde se han concentrado los mayores casos de corrupción.

Los alemanes suelen ser bien organizados y eso se refleja también en el área delictiva. Los delitos de poca monta, como el asalto a mano armada y el robo callejero, van en retroceso en las estadísticas, mientras que las defraudaciones, estafas y malversaciones valiéndose de estructuras corporativas propias del capitalismo —que engrosan lo que se conoce como delincuencia financiera o “delitos de cuello blanco”— constituyen una de las áreas criminales que más ha crecido en Alemania. En este país, si uno quiere robar a lo grande, tiene que fundar una empresa.

No obstante lo dicho, la corrupción no ha tomado todo el sistema como en el Perú, y la sociedad, aplicando mecanismo democráticos, reacciona saludablemente frente a brotes de corrupción que se han dado en empresas como Volkswagen, Audi, Porsche, Daimler y BMW. Hay varios procesos judiciales en marcha y probablemente varios altos directivos terminen entre rejas.

En el Perú, en cambio, desde que tengo memoria, la corrupción es un cáncer que corroe todo el sistema y ante el cual la mayoría de los peruanos han claudicado moralmente a fin de poder sobrevivir. Siempre he encontrado en el país una capitulación colectiva ante la corrupción, expresada en frases resignadas como «así son las cosas» y «qué se va a hacer». Y recuerdo que mi madre, con las mejores intenciones, intentaba prepararme para salir adelante en un sociedad corrupta con frases como «no confíes en nadie, ni siquiera en tu propia madre», o «cuando tengas un puesto de trabajo, quédate siempre callada la boca». Pues quien se atreviera a luchar contra las lacras del sistema, terminaba siendo indefectiblemente su víctima.

Pero cuando uno está metido en la miasma, ni siquiera tiene uno la claridad de mente como para ver como los tentáculos del monstruo se meten hasta en las más insignificantes rendijas. Y uno se vuelve cómplice sin darse cuenta. Como cuando a inicios del año ‘90, acercándose el final del primer gobierno de Alan García, éste decidió vaciar en lo posible las arcas del Estado para dejar a su posible sucesor —Mario Vargas Llosa, quien aún se perfilaba como el futuro ganador de las próximas elecciones presidenciales— una situación inmanejable. En ese entonces yo terminaba mis estudios de licenciatura en la Facultad de Teología Pontifica y Civil de Lima, y el representante de los alumnos nos comunicó que una entidad estatal estaba dispuesta a pagar parte de nuestras pensiones sin requisito alguno de nuestra parte. Por supuesto que aceptamos esa plata regalada, sin saber que le hacíamos el juego a la corrupción.

O cuando llegué a Alemania en el año 2002, el entonces embajador del Perú en Berlín, amigo de la familia de mi mujer, me ofreció como un favor la ayuda gratuita de traductoras que trabajaban para la embajada. Yo acepté sin rechistar —sin conciencia de estar haciendo algo malo— que personal pagado con dinero del Estado peruano, proveniente de los impuestos de todos los peruanos, revisara mi currículum vitae y me ayudara a preparar mi documentación para postular a un puesto de trabajo en Alemania.

De diciembre de 1980 a julio de 1993 viví en comunidades del Sodalicio de Vida Cristiana, una asociación católica peruana que ha asimilado hasta la médula la cultura de corrupción que hay en el Perú y es hasta ahora una de sus expresiones más prístinas, sobre todo en sus manejos de dinero, su gestión de influencias con personajes prominentes de la Iglesia y de la sociedad peruana, y sus estratagemas para escurrirse de la justicia.

Por lo mismo, ante las recientes revelaciones de audios que sólo evidencian una lacra que ha acompañado mórbidamente la historia peruana, siguen siendo tremendamente actuales las palabras de Alfonso Quiroz en su libro de lectura obligatoria Historia de la corrupción en el Perú, publicado por primera vez en inglés en el año 2008:

«Se requiere de una reforma constitucional exhaustiva para así garantizar una independencia efectiva de los tres poderes del estado, la existencia de pesos y contrapesos, la descentralización y la erradicación de las fuerzas informales opuestas a las instituciones formales que regulan las interacciones sociales modernas. Debido al impacto histórico de la corrupción en el Perú, toda reforma constitucional debiera estar guiada hacia mecanismos con los cuales ponerle freno a esta antigua y dañina práctica.[…] Una reforma judicial exhaustiva debiera buscar modernizar, simplificar y reducir los costos de los juicios, y contemplar cierto grado de supervisión ciudadana hacia los jueces. Otra cuestión persistente que requiere de acción urgente es la reestructuración exhaustiva del sistema de educación pública, acosado por el bajo salario de los maestros y las huelgas políticamente motivadas. Solamente una ciudadanía realmente informada y educada podrá vencer la recalcitrante «cultura» de la corrupción. Los jóvenes peruanos tienen el derecho a que se les enseñe el valor de las instituciones y los daños que la corrupción causa.»

(Columna publicada en Altavoz el 16 de julio de 2018)

________________________________________

Los datos estadísticos sobre los niveles de confianza en Alemania han sido tomados del portal Statista y corresponden a la primavera de 2018. Téngase en cuenta que el portal hace dos mediciones anuales mediante encuestas, una en primavera y la otra en otoño. Los porcentajes varían en el tiempo, pero las fluctuaciones son relativamente pequeñas.

Anuncios

ENTREVISTA A UNA VÍCTIMA OLVIDADA DEL SODALICIO

martin_scheuch

Fuente: Deutsche Welle

En abril de 2016 el periodista Beto Villar me comunicó que iba a estar en Alemania —específicamente en la ciudad de Colonia— para entrevistar a dos víctimas del Sodalicio —una de ellas Álvaro Urbina— y me solicitó una entrevista para un reportaje sobre el Sodalicio que iba a ser emitido en el programa Punto Final (Latina), entonces a cargo de Nicolás Lúcar. Quedamos en encontrarnos en la estación de tren de Mannheim, situada a unos 200 kilómetros al sureste de Colonia y a unos 30 kilómetros del pueblo donde vivo. Recuerdo que el día estaba soleado y el clima era agradable, pues estaba comenzando la primavera.

Sólo unos brevísimos fragmentos de la entrevista fueron incluidos en el reportaje, quizás debido a que yo no tenía muchas cosas escandalosas que contar. Incluso admití que nunca había visto ningún abuso sexual en el Sodalicio ni yo mismo lo había experimentado. Omití el incidente en que Jaime Baertl me pidió que me desnudara y simulara fornicar una silla enorme —que más parecía un trono de rey que otra cosa—, pues lo consideraba más como un acto de manipulación psicológica de connotación sexual, pero no un abuso sexual propiamente dicho. Además, siempre he insistido en que el sometimiento psicológico a que varios fuimos expuestos en el Sodalicio, con la consiguiente falta de libertad, es lo que más daño nos ha causado, y resaltar el incidente con Jaime Baertl podía desviar la atención de lo sustancial, de lo que realmente importaba.

Recientemente, Beto ha editado la entrevista y la ha publicado casi en su totalidad con el siguiente comentario:

«Conocí a Martín Scheuch en el 2016, cuando viajé a Alemania a entrevistarlo a él y a otras dos víctimas del Sodalicio de Vida Cristiana. Lo recuerdo hasta hoy: calmado aunque por momentos ansioso, con una mirada dura y la sonrisa nerviosa. Nos conocimos en una estación de tren a una hora de Colonia, donde yo me hospedé. Semanas antes habíamos coordinado la reunión por correo. Cuando le di la mano, no sospechaba que hoy, más de dos años después de todo ello, la vida lo seguiría tratando con injusticia. A pesar de la contundencia de su denuncia, el Sodalicio le ha negado la reparación que muchos otros han recibido y menos la psicoterapia que necesita. Apenas algunos segundos de esta entrevista de más de una hora apareció en los reportajes que emitimos poco después en Punto Final, de Latina, Perú. Hoy la publico en su totalidad para ayudar a entender el daño que los abusadores físicos y sexuales del Sodalicio, Luis Fernando Figari a la cabeza, han hecho en sus víctimas.»

________________________________________

________________________________________

Algunas cosas han cambiado desde entonces. El Sodalicio, a través del “experto” contratado Ian Elliott, se negó a reconocerme como víctima, no obstante que proporcioné mayores detalles de los abusos que sufrí. La relación de acontecimientos ligados a esta infame negativa han sido descritos por mí en dos posts anteriores:

Por otra parte, para salir del desempleo, en junio de ese mismo año inicié una capacitación de cinco meses —pagada por la Oficina de Trabajo— para convertirme, de manera acreditada, en acompañante de ancianos con demencia. Desde enero de 2017 estoy trabajando en una residencia de ancianos, dedicándome al acompañamiento y activación de personas de la tercera edad, en su mayoría con demencia senil, para lo cual me están sirviendo de ayuda mis habilidades musicales con la guitarra y la armónica, que me permiten interpretar antiguas canciones populares alemanas junto con los ancianos. Tampoco han faltado momentos en que he tenido que acompañar a alguna que otra anciana en su lecho de muerte. Pero en general la preocupación por mantener la calidad de vida de quienes se acercan al final de su existencia —mediante actividades que le den un sentido a su día a día— y traer un poco de alegría a la nebulosa mental que la mayoría de ellos habitan, es un trabajo, aunque no bien remunerado, sí lleno de satisfacciones, de experiencias enriquecedoras y de enseñanzas vitales, provenientes de aquellos que ya han vivido y que, no obstante sus limitaciones, gozan de una sabiduría humana admirable.

FIGARI: LA PATRAÑA DEL FUNDADOR

luis_fernando_figari

En la página web oficial del Sodalicio se leía hasta octubre de 2015 en la reseña dedicada al fundador, que Figari, tras un proceso de conversión, decidió llevar a cabo «la fundación del Sodalitium Christianae Vitae, en 1971. En 1974 funda la Asociación de María Inmaculada (AMI) para mujeres».

Más adelante se lee: «Por invitación del Papa [Juan Pablo II] participó en la Jornada Mundial de la Juventud de 1984, pronunciando la Catequesis sobre el Amor en la Basílica de San Pablo Extramuros. Esa experiencia fue decisiva para la fundación del Movimiento de Vida Cristiana (MVC) en 1985. […] En 1991 fundó la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, para mujeres que descubren el llamado a la vida consagrada laical. En 1995 fundó la Hermandad Nuestra Señora de la Reconciliación, dedicada a una advocación muy ligada a la espiritualidad sodálite. Años después en 1998 fundó otra asociación religiosa para mujeres, las Siervas del Plan de Dios».

Ésta es la historia oficial. Y si bien las paginas web de estas asociaciones han eliminado cualquier referencia a Figari, no se ha cuestionado la versión oficial y se sigue considerando a Figari como un fundador, o como dice la vergonzosa carta de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (30 de enero de 2017) que decidió el destino de Figari hasta ahora: «mediador de un carisma de origen divino».

Que Figari reúna las características para ser considerado como tal ha sido cuestionado por el ex-sodálite José Rey de Castro. Mediante documentos de los archivos del Sodalicio demuestra que el 8 de diciembre 1971 realizaron su primera promesa 9 miembros, de entre los cuales destacan Figari y Sergio Tapia Tapia —un abogado vinculado al sector ultramontano del catolicismo y defensor de militares conculcadores de derechos humanos—, los cuales en 1972 forman un triunvirato junto con el sacerdote marianista Gerald Haby, tras haberse reducido el grupo original a sólo cuatro miembros.

«Recién se formaba la SCV y la conciencia de que ésta tenía “tres miembros fundadores” era muy clara. Figari era uno más». Además, con fecha del 11 de septiembre de 1972, Tapia «redacta un documento con la intención de dar algunas “pautas para la mejor conducción de la Sodalitium en todos sus niveles”», donde esboza los principios y estructura que debería tener el nuevo grupo, con lo cual se «muestra que quien sistematiza y aclara asuntos fundamentales de la naciente organización no es Figari».

El nuevo grupo decide vivir la espiritualidad del P. Guillermo José Chaminade, que es el carisma de los marianistas. Con el paso del tiempo se añadirán ideas tomadas del Concilio Vaticano II, Pablo VI, Juan Pablo II, etc. No hay un nuevo carisma, ni una experiencia religiosa que lo sustente. En el caso de Figari no existe tal «“experiencia religiosa” puesto que el SCV es inventado por él en su mente narcisista con el fin de saciar sus desordenados anhelos, usando la espiritualidad marianista para crear un sistema de ideas —ideología— lo suficientemente coherente como para que se lo “compren” sus discípulos entusiasmados con la idea de “cambiar el mundo”».

En el caso de las otras asociaciones, también concurren motivaciones non sanctas.

En los ‘70 se iniciaron las Agrupaciones Marianas como semilleros del Sodalicio, en las cuales se buscaban vocaciones nuevas, y a quien no encajaba en el perfil sodálite, se le dejaba de prestar atención. Ante las multitudes de jóvenes de otros movimientos que Figari vio en 1984 en Roma —en un evento en cual yo también estuve presente—, se le ocurrió que no era buena idea desechar a quienes no fueran aptos para el Sodalicio, y decidió fundar el Movimiento de Vida Cristiana con el fin de vincular a los que él consideraba cristianos de segunda, así como a sus familiares y a representantes del sexo femenino.

En 1991 —según cuenta Rocío Figueroa—, Figari se apropió como supuesto fundador de un proyecto de vida consagrada para mujeres, iniciado en 1987 por la susodicha y otras cuatro compañeras, proyecto al que Figari —en conformidad con su habitual misoginia— nunca apoyó. Dice Rocío sinceramente: «agradezco a Dios todas esas lágrimas por la falta de interés de Luis Fernando, no sólo en esos 4 años sino en todos los años que siguieron donde como superiora tenía que rogarle a sus secretarios por una reunión al año. No. La Fraternidad no la hizo Figari. La hizo el Espíritu Santo con la ayuda de las primeras y con las que siguieron luego. Sí. Con miles de defectos. Sí, contaminadas. Pero no con un origen perverso ni malévolo como el que inspiró la creación del Sodalicio».

A las Siervas del Plan de Dios Figari las fundó porque —según le oí decir en varias ocasiones—, necesitaba monjas que cuidaran a los sodálites cuando éstos estuvieran viejos y enfermos. Es decir, como suministro de mano de obra gratuita en el ámbito de la enfermería.

Las autoridades de la Iglesia católica han sido benevolentes con Figari, a pesar de reconocer que ha cometido delitos graves, precisamente porque lo reconocen oficialmente como «fundador del Sodalitium Christianae Vitae». Ya es hora de dejar de lado esa patraña y reconocer que ni Figari fue guiado por un poder divino, ni es fundador en ningún sentido, ni el Sodalicio es una obra querida por Dios. Para muchos de los que aún somos creyentes, que todavía se crea eso en la Iglesia católica es un insulto para nuestra fe. Y una ofensa a la razón humana.

(Columna publicada en Altavoz el 11 de junio de 2018)

________________________________________

FUENTES

Internet Archive
Reseña biográfica de Figari en la página web del Sodalicio (23 de octubre de 2015)
https://web.archive.org/web/20151023182315/http://sodalicio.org:80/luis-fernando-figari/

Mi vida en el Sodalicio (Blog personal de José Rey de Castro)
¿Una espiritualidad para nuestro tiempo?
https://www.mividaenelsodalicio.app/una-espiritualidad-para-nuestro-tiempo/
Ensayo de la verdad: los orígenes
https://www.mividaenelsodalicio.app/ensayo-de-la-verdad-los-origenes/
Figari ¿EL fundador?
https://www.mividaenelsodalicio.app/figari-el-fundador/
El otro fundador
https://www.mividaenelsodalicio.app/el-otro-fundador/

Rocieros (Blog personal de Rocío Figueroa)
El robo de la fundación (9 de junio de 2018)
http://rocio-figueroa.blogspot.com/2018/06/el-robo-de-la-fundacion.html

EL FRAUDE SODALICIO

lobo_disfrazado_de_cordero

El 8 de julio de 1997 el Sodalicio de Vida Cristiana recibió la aprobación pontificia, siendo erigido como sociedad de vida apostólica laical de derecho pontificio. Es decir, quedaba sustraído a la jurisdicción de los obispos locales, dependiendo directamente de un dicasterio romano.

Ese mismo año las autoridades sodálites descubrieron los abusos sexuales en perjuicio de menores cometidos por Jeffery Daniels y lo recluyeron en San Bartolo, sin informar ni a las autoridades civiles ni a las eclesiásticas.

No sé si la reclusión de Daniels fue anterior o posterior a la aprobación pontificia, pero lo cierto es que, de haberse sabido los motivos, se hubiese puesto en juego esa aprobación, obtenida mediante el engaño, el fingimiento, la simulación y un eficaz trabajo de lobby eclesiástico.

Eso lo relata en su blog José Rey de Castro, quien vivió 18 años a la sombra de Figari como sirviente a tiempo completo sin remuneración alguna ni libertad.

Inmediatamente después de su aprobación como instituto de derecho diocesano el 22 de febrero 1994 por el cardenal Augusto Vargas Alzamora, entonces arzobispo de Lima, la maquinaria del Sodalicio se puso en marcha para conseguir a la brevedad posible la aprobación pontificia, sin que ni a Figari ni a su círculo más íntimo les importara que en ese entonces ya se habían cometido abusos sexuales en la institución, y que tanto los abusos psicológicos (perpetrados mediante un sistema de destrucción del yo auténtico a través de la dominación y prácticas humillantes) como físicos (que encontraron su máxima expresión en los maltratos efectuados en San Bartolo) eran pan de cada día en la vida comunitaria sodálite, en mayor o menor intensidad, dependiendo del superior y de la casa en la que uno viviera. Tanto Figari como Germán Doig, su mano derecha, cargaban con víctimas sexuales en su conciencia, y Virgilio Levaggi —quien en los ‘80 llegó a ser el tercero en la cadena de mando— había abandonado la institución en 1987, tras haber cometido abusos sexuales que fueron encubiertos hasta época reciente por el Sodalicio.

No sólo callaron estas prácticas indebidas a las autoridades vaticanas, sino también les contaron el cuento de hadas de su “historia oficial” expurgada de hechos incómodos y de varios textos que sirvieron para la formación intelectual y espiritual de las primeras generaciones de sodálites (el Folleto Azul, las Memorias de Figari, etc.).

A esto se sumó el trabajo de lobby con cardenales, obispos y otras personalidades eclesiásticas, que tuvo su momento estelar en el V Congreso Internacional de Nueva Evangelización rumbo al Tercer Milenio (Lima, octubre de 1995), el último de una serie de congresos sobre la reconciliación que había organizado el Sodalicio a lo largo del tiempo en Arequipa (1985), El Callao (1986), Tacna (1987) y nuevamente El Callao (1989), con la excusa de profundizar en una determinada línea de pensamiento (la teología de la reconciliación), pero que en realidad sirvieron para tejer una red de contactos eclesiásticos que permitirían la expansión de la institución a otros países y su ascenso en la escala de poder al interior de la Iglesia católica.

Respecto al evento de 1995, señala Rey de Castro que «los grandes invitados de aquel congreso de la reconciliación serían quienes apoyarían luego la aprobación pontificia del SCV, pues se habían llevado una gran opinión de ellos en este evento y habían visto una buena “vitrina” preparada por el SCV», vitrina que incluyó decisiones anómalas como la aceleración de profesiones perpetuas (o consagración a perpetuidad) de numerosos sodálites —sin importar si verdaderamente tenían vocación a la vida religiosa—, el aumento considerable de aspirantes al Sodalicio así como la fundación de nuevas casas de comunidad. Y, por supuesto, el incremento de sodálites enviados a San Bartolo para su formación.

Finalmente, la Santa Sede aprobó al Sodalicio según la imagen que éste había proyectado de sí mismo. Si hubiera sabido la verdad, otro sería el cantar. Ahora que ya se sabe, ¿qué está esperando para retirar una aprobación que nunca debió ser otorgada?

Ése constituiría un primer paso para restarle poder al monstruo, permitiendo que los obispos locales tengan jurisdicción sobre las comunidades sodálites asentadas en sus diócesis. Sería el mal menor, pues lo ideal es que desaparezca lo que nunca debió existir.

(Columna publicada en Altavoz el 30 de abril de 2018)

________________________________________

FUENTES

Familia Sodálite NOTICIAS
Los Congresos de la Reconciliación cumplen 30 años (11/03/15)
http://www.fsnoticias.org/cronicas/los-congresos-de-la-reconciliacion-cumplen-30-anos-10725

Mi vida en el Sodalicio (Blog personal de José Rey de Castro)
Hacia la aprobación pontificia del SCV
https://www.mividaenelsodalicio.app/hacia-la-aprobacion-pontificia-del-scv/

SODALICIO: DE LA ESCLAVITUD A LA LIBERTAD

de_la_esclavitud_a_la_libertad

José Rey de Castro (JRC) fue sodálite durante 21 años, 18 de los cuales perteneció al círculo íntimo de Figari, al cual sirvió prácticamente en calidad de esclavo (sirviente a tiempo completo de disponibilidad total), de la forma en que la Comisión para la Justicia y la Reconciliación convocada por el mismo Sodalicio señaló en su informe final (abril de 2016):

«El menoscabo físico, psicológico, espiritual y moral determinó una particular afectación, consistente en la pérdida de la autoestima y las capacidades de los jóvenes escogidos para servir de manera directa a Luis Fernando Figari, mediante la atención personalizada e ininterrumpida en sus distintas actividades. Estos jóvenes en algunos casos fueron privados de recibir la formación esperada hasta por más de 20 años, y más bien obligados a realizar tareas domésticas sin compensación económica alguna, bajo la premisa de estar al servicio del “Fundador”, lo que sugiere que dichas prácticas podrían enmarcarse en un supuesto de lo que se conoce como “esclavitud moderna” o “servidumbre”, que debiera ser investigado por las autoridades respectivas.»

Tras salir de la vida comunitaria en 2013, pasaron cinco años antes de que JRC, con ayuda de psicoterapia, conquistara finalmente la libertad para hablar de lo que vivió a la sombra de Figari. Y esto lo ha logrado rápidamente en comparación con otros. Yo, por ejemplo, desde mi salida de una comunidad sodálite en 1993, me demoré quince años en procesar mi experiencia, comprender lo que realmente había vivido y cambiar mi valoración del Sodalicio, y otros cuatro años más en vencer el miedo y comenzar a publicar mi testimonio. Porque hay que decirlo con todas sus letras: quien toma conciencia de lo que sufrió física y psicológicamente en el Sodalicio, tiene luego que extirpar el miedo que le impide hablar públicamente, como ocurre usualmente en quienes han roto los barrotes interiores implantados en su alma por grupos sectarios.

Las reflexiones de JRC en su blog desnudan el sistema de sojuzgamiento mental del Sodalicio y confirman lo que ya suponíamos: que ese sistema perverso —con o sin abusos sexuales— sigue estando en pie. Sus conclusiones son lapidarias:

«Me encantaría decirles a todos que el SCV es una espiritualidad pero, lo siento, no lo es. No nace de una experiencia de Dios y está totalmente “determinada por la situación”. Tampoco tiene un impulso hacia Dios sino hacia la más intramundana sed de poder, placer y dinero. Nunca vi a Figari realmente trabajar, su “trabajo intelectual” era esporádico y caprichoso, vivía del trabajo de los demás sodálites, y vivía muy bien.»

Muy interesantes son los retratos que hace con seudónimos de varios personajes claves, en los cuales creo identificar a Humberto del Castillo, psicólogo del Sodalicio; Oscar Tokumura, el despiadado verdugo de San Bartolo; Jaime Baertl, el cura amigo de los empresarios, con su proverbial hipocresía; Eduardo Regal, elegido por Figari para sucederlo; Luis Ferroggiaro, el cura melifluo, separado del Sodalicio por acusaciones de conductas indebidas con jóvenes; Alfredo Garland, el intelectual reservado pero carente de rigor académico —el cual una vez me dijo a mí personalmente que yo no servía para la vida intelectual—; Ignacio Blanco, el oscuro confidente de Figari; José Ambrozic, inteligente y leal, maltratado por Figari pero cómplice del sistema: Juan Carlos Len, “contador” no oficial del Sodalicio que se mantiene en la sombra.

JRC tiene una buena justificación para hablar de estos personajes:

«El no haber nunca ejercido la autoridad, me permite, gracias a Dios, tener esta visión de los hechos y, por otro lado, mi edad y el lugar en el que estaba me permitieron ser una persona de confianza para Figari y sus discípulos. A diferencia de otros que fueron obligados a hacer juramentos de confidencialidad, yo tengo plena libertad para narrar estos hechos y describir las personalidades de quienes conocí, sin que esto genere en mí escrúpulo alguno ni culpa.»

¿Borrón y cuenta nueva, como tantos le han sugerido? ¿Dar vuelta a la página y seguir adelante como si nada? ¿A lo pasado, pasado? Así no funciona la realidad, y esto lo comprende muy bien JRC:

«Si sintiera alivio porque fui maltratado y por la injusticia sufrida hasta el día de hoy, estaría orate. Gracias a Dios estoy en mi sano juicio y libre.»

(Columna publicada en Altavoz el 23 de abril de 2018)

________________________________________

FUENTES

Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación – Informe final (abril de 2016)
http://comisionetica.org/blog/2016/04/16/informe-final/

Mi vida en el Sodalicio (Blog personal de José Rey de Castro)
¿Una espiritualidad para nuestro tiempo?
https://www.mividaenelsodalicio.app/una-espiritualidad-para-nuestro-tiempo/
Augubu, el intelectual
https://www.mividaenelsodalicio.app/augubu-el-intelectual/
Corporación Sodalicio S.A.
https://www.mividaenelsodalicio.app/corporacion-sodalicio-s-a/

EL SISTEMA SODALICIO

sodalitium_christianae_vitae

En su carta de presentación a los “Informes sobre Abusos y Respuesta en el Sodalicio de Vida Cristiana” —elaborados por tres expertos internacionales a sueldo del Sodalicio— Alessandro Moroni, superior general de la institución, tras hacer un breve recuento de los casos de abusos sexuales cometidos por Figari, tres sodálites y cuatro ex sodálites, señala: «Los expertos no han encontrado indicios de complicidad ni conspiración entre los presuntos abusadores».

Efectivamente, todo parece indicar que Luis Fernando Figari, Germán Doig, Virgilio Levaggi, Jeffery Daniels, Ricardo Trenemann, Daniel Murguía y los otros actuaron por cuenta propia y sin conocimiento de los demás, de modo que no habría habido una política sistemática secreta para cometer abusos sexuales en el Sodalicio. Prueba de ello es que, cuando fueron descubiertos los abusos en los casos de Levaggi, Daniels y Murguía, éstos fueron sancionados por las autoridades sodálites —con reclusión interna y suspensión de toda responsabilidad en los casos de Levaggi y Daniels, y con expulsión del Sodalicio en el caso de Murguía, en virtud de que su inconducta se hizo pública a través de la prensa—. Incluso Doig fue sancionado simbólicamente con expulsión post mortem, también debido a la circunstancia de que su caso se había hecho de conocimiento público.

Lo que sí hubo fue una política sistemática de encubrimiento, de modo que se buscó tapar cualquier incidente de abuso sexual. La expulsión sólo procedió cuando el caso se hizo público, con la excepción de Figari, quien —no obstante todo lo que se ha llegado a saber de él— fue tratado a cuerpo de rey hasta el día de hoy y sigue siendo oficialmente miembro del Sodalicio de Vida Cristiana.

Curioso en todo este modo de proceder es que las sanciones ad intra del Sodalicio fueron aplicadas por quienes también tenían en su trastienda personal varios abusos de este tipo. Levaggi fue sancionado por Figari, Daniels fue sancionado por Doig, y ante la opinión pública tanto Figari como Doig aparecían como defensores de una moral sexual adscrita al catolicismo más rancio.

Aún así, Figari y Doig poseían un talante personal muy distinto. Mientras Figari vivía en la opulencia, se regodeaba en el poder que tenía sobre otros y abusaba sexualmente de quien quisiera sin ningún tipo de remordimientos, Doig tenía un estilo de vida más austero y sacrificado, y a ojos de los que lo conocimos personalmente parecía seguir alimentado una búsqueda interior que lo condujera a la santidad. Dado que una persona de las características de Doig debe haber vivido atormentado por los delitos cometidos, desgarrado entre un abismo de perversión y la aspiración a unos fines nobles y elevados, no se descarta la tensión generada como una de las causas que lo habría llevado a la muerte, ya sea por una falla del corazón debido al stress ocasionado por su doble vida, ya sea porque decidiera terminar con su existencia por mano propia.

¿Qué tenían en común los abusadores sexuales mencionados? Pues que todos formaban parte de un sistema que no sólo permitía los abusos psicológicos y físicos, sino que había normalizado estos abusos hasta el punto de que quienes participaban del sistema terminaban incapacitados para darse cuenta de los daños que se les estaba infligiendo. Es un sistema vertical, donde quienes detentan cargos de responsabilidad no están sujetos a control respecto a lo que hacen con sus subordinados —sobre todo a puerta cerrada— y exigen una sumisión total (del entendimiento y la voluntad) como requisito indispensable para seguir perteneciendo a esa élite de elegidos que son los sodálites, donde a quienes obedecen se les arranca la posibilidad de denunciar o de quejarse de maltratos —los cuales no son reconocidos como tales—, donde existe la obligación de guardar silencio sobre todo lo que ocurre dentro de esta subcultura, tal como la llama en su blog José Rey de Castro, ex sodálite que estuvo 18 años bajo régimen de esclavitud moderna en el círculo íntimo de Figari.

Según su testimonio, este sistema, creado a imagen y semejanza de Figari, seguía subsistiendo hasta hace poco. Y si bien actualmente ya no habrían abusos sexuales, el sistema Sodalicio sigue intacto, anulando la libertad de quienes constituyen un engranaje más dentro de esa máquina.

(Columna publicada en Altavoz el 9 de abril de 2018)

________________________________________

FUENTES

Informes sobre Abusos y Respuesta en el Sodalicio de Vida Cristiana (10 de febrero de 2017)
http://sodalicio.org/wp-content/uploads/2017/02/Informe-Abusos-Febrero2017.pdf

Mi vida en el Sodalicio (Blog personal de José Rey de Castro)
https://www.mividaenelsodalicio.app/

ACLARACIONES SOBRE FIGARI A UN CATÓLICO DERECHISTA

julio_loredo_de_izcue

Julio Loredo de Izcue, presidente de la Associazione Tradizione Famiglia Proprietà (Italia)

El 12 de febrero me llegó un mensaje de un tal Julio Loredo de Izcue comentando un artículo mío que publicó Altavoz (EL SODALICIO Y LA ULTRADERECHA CATÓLICA, 5 de febrero). Loredo de Izcue, peruano, es presidente de la filial italiana de Tradición, Familia y Propiedad y autor del libro Teología de la liberación – Un salvavidas de plomo para los pobres, publicado originalmente en italiano en 2014.

En su escueto mensaje dice:

«en lo que respecta a Tradición, Familia y Propiedad [Martin Scheuch] incurre en varias faltas a la verdad que cabe rectificar.

1 – El Sr. Luis Fernando Figari nunca estuvo “estrechamente vinculado a Tradición, Familia y Propiedad (TFP)”, que dicho sea de paso no existía en el Perú. La asociación a la cual el articulista se refiere es Tradición y Acción por un Perú Mayor, con la cual el fundador de Sodalicio nunca tuvo el mínimo vínculo, y que además no se reconoce en la etiqueta “grupo ultraderechista”.

2 – Figari nunca estuvo en Brasil con la TFP de dicho país, y por lo tanto nunca “volvió con la consigna de potenciar TFP en el Perú”.

3 – Los señores José Antonio Pancorvo y Mario Taglione (no Taglieri) nunca “se le plegaron” por la simple razón [de] que no tenían contactos con él.

No sé quién podrá ser el anónimo “antiguo miembro de la comunidad marianista” que el Sr. Scheuch cita como fuente, pero puedo asegurar que, al menos en esos puntos, la memoria lo traiciona».

Estimado Sr. Loredo, en mi columna sólo hago afirmaciones taxativas cuando se trata de lo que yo he visto o vivido personalmente. Lo demás son cuestiones abiertas que requieren ser investigadas, cosa que Ud. no parece haber hecho antes de enviarme su mensaje.

Si Figari estuvo o no en algún momento entre 1963 y 1967 en Brasil conociendo Tradición, Familia y Propiedad —sociedad que, como Ud. bien afirma, no tenía entonces filial en el Perú— es algo que sólo se puede saber investigando su vida, pues dudo de que ese hecho, en caso de efectivamente haber ocurrido, haya sido anotado en los registros históricos de la asociación ultramontana a la cual Ud. está vinculado. No me he referido en ningún momento a Tradición y Acción por un Perú Mayor, filial no oficial de TFP creada en 1970 y de la cual salieron quienes fundarían en 1983 el Núcleo Peruano de TFP.

Por otra parte, el “antiguo miembro de la comunidad marianista” me dijo expresamente en su e-mail respecto a este dato: «lo sé por uno que fue compañero en esa aventura con Figari, o sea no es un chisme más…»

Lamentablemente, no le podemos preguntar a José Antonio Pancorvo si es cierta esa anécdota, pues falleció en el año 2016. Y no sé si Ud. habrá consultado al Sr. Taglione.

Si bien Ud. conoció personalmente a Figari en 1972 cuando fue su profesor de religión en 5° de media en el Colegio Santa María, le puedo asegurar que Figari siempre ha sido muy reservado con los hechos de su biografía, y quienes tuvimos trato frecuente con él nunca nos enteramos de todo lo que hizo antes de fundar el Sodalicio.

Por otra lado, en su rechazo de la calificación de “grupo ultraderechista” para Tradición y Acción por un Perú Mayor —asociación que lo apoya a Ud. y se encargó de publicar y promocionar la versión en español de su libro sobre la teología de la liberación— encuentro una similitud con Figari, el cual, además de negar siempre que el Sodalicio fuera una asociación conservadora y ultraderechista, también consideraba como herética a la teología de la liberación, una corriente teológica de pensamiento que ha sido reivindicada y reconocida como legítima en la Iglesia católica, no sólo por los cardenales Müller y Ratzinger, sino también por el mismo Papa Francisco.

Asimismo, tras leer la entrevista que en octubre de 2017 le hiciera Luciano Revoredo —representante de un catolicismo ultraconservador y retrógrado a través de su informativo online “La Abeja”—, veo allí reflejados los mismos planteamientos ideológicos que Alfredo Garland —sodálite de antigua cepa— plasmara en 1978 en su panfleto anti-liberacionista Como lobos rapaces.

Cumplo con publicar su versión. Ojalá algún día sepamos toda la verdad.

(Columna publicada en Altavoz el 26 de febrero de 2018)

________________________________________

FUENTES

PERÚ – La vorágine socialista conduce al país hacia la descristianización total, supremo mal contra el cual actúa el Núcleo Peruano Tradición, Familia, Propiedad
Breve versión oficial de TFP sobre su presencia en el Perú (1970-1989)
http://www.pliniocorreadeoliveira.info/GestaES_0207Peru.htm

La Abeja
LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN ADOPTÓ EL MARXISMO CULTURAL. Entrevista a Julio Loredo de Izcue (30 Octubre 2017)
http://laabeja.pe/de-opini%C3%B3n/columna-del-director-luciano-revoredo/1654-la-teolog%C3%ADa-de-la-liberaci%C3%B3n-adopt%C3%B3-el-marxismo-cultural-entrevista-a-julio-loredo-de-izcue.html