EL ÚLTIMO CARNAVAL

manos_anciana

Alcanzar una edad avanzada es un sueño para muchos. Sin embargo, cuando se trabaja en un asilo de ancianos, se descubre una realidad menos idílica.

Pues con la edad disminuyen las fuerzas, las capacidades cognitivas se ven afectadas y se impone la implacable convicción de que ya no hay futuro adonde dirigir los propios pasos. Y se intenta buscarle sentido a la vida en los recuerdos de tiempos pasados, que muchas veces comienzan también a perderse en la niebla del olvido.

La señora N tiene más de 90 años, está atada a una silla de ruedas y sufre de demencia senil, pero canta con toda su alma cuando entono canciones populares alemanas en el asilo donde trabajo, en un pueblo alemán de provincia.

A pesar de recibir continuas visitas de su hijo y su hija, la señora N come y bebe cada día menos y le han comenzado a temblar las manos cada vez que quiere coger algún objeto. Siente que ya no puede más y lo único que quisiera es poder morir lo más pronto posible.

El martes se efectuó el tradicional desfile de carnaval, del cual participaron algunos ancianos del asilo. Le prometí a la señora N que la iba a llevar ante una ventana del segundo piso, para que pudiera ver desfilar los tractores y carretas motorizadas con gente disfrazada, bailando alegremente.

«No sabemos si estará usted con nosotros el año que viene. Por eso quiero que vea el desfile y recuerde cuando usted era joven». «Gracias», me dijo con una mirada agradecida que casi me arranca lágrimas, mientras acompañaba a esta nonagenaria que presenciaba quizás su último carnaval.

(Columna publicada en Exitosa el 4 de marzo de 2017)

UNA PRESUNTA TERRORISTA

familia_siria

Familia de refugiados sirios en Alemania (2013)

Es habitual en Alemania que todo joven en edad escolar tenga que hacer alguna práctica en alguna empresa o institución, para ir conociendo el mundo real del trabajo y poder tener así una orientación adicional en la elección de su futura profesión u oficio.

Al asilo de ancianos donde trabajo actualmente acuden escolares de ambos sexos para realizar prácticas de unas pocas semanas.

Una de las practicantes es una muchacha siria de 19 años, de religión musulmana, que acude a la escuela en una ciudad cercana. Su familia llegó a Alemania en el año 2015. Llevando un velo que le cubre la cabeza, propio de la cultura árabe, ya ha aprendido a hablar alemán y se ha hecho muy querida entre el personal y los inquilinos del asilo por su solicitud, dedicación y sencillez.

Para el presidente estadounidense Donald Trump, esta muchacha sería una “presunta terrorista”, a la cual se le negaría el ingreso a los Estados Unidos sólo debido a su procedencia territorial.

En Alemania las estadísticas muestran que que el índice de criminalidad es menor entre los refugiados que entre los alemanes natos. Además, muy rara vez alguien de nacionalidad siria, afgana o iraquí se ve involucrado en un acto criminal.

En el año 2016 el crecimiento de la economía alemana ha sido un 0,3% mayor de lo previsto, gracias a la afluencia de refugiados, que paulatinamente se van integrando al mercado laboral y generando una mayor base de consumo.

La crisis que Donald Trump cree ver no existe. Y el mayor crimen sería el suyo: la discriminación y criminalización arbitraria de poblaciones enteras basándose en su religión y su cultura.

(Columna publicada en Exitosa el 4 de febrero de 2017)

________________________________________

FUENTE

ZEIT ONLINE
Bundeskriminalamt: “Zuwanderer sind nicht krimineller als Deutsche” (8. Juni 2016)
http://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2016-06/bundeskriminalamt-statistik-straftaten-asylbewerber
Deutsche Wirtschaft profitiert von Ausgaben in der Flüchtlingskrise (30. Dezember 2016)
http://www.zeit.de/wirtschaft/2016-12/konjunktur-deutsche-wirtschaft-ausgaben-fluechtlingskrise-konsum

LOS CRIMINALES NO SON LOS REFUGIADOS

refugiados_en_munich

Refugiados sirios en la estación del tren de Múnich (2015)

El 19 de diciembre el tunecino Anis Amri condujo un camión contra el público de un mercado navideño en Berlín, causando la muerte de 12 personas y dejando a 53 heridas.

Según una encuesta reciente, sólo el 28% de los alemanes consideran que la política migratoria de Angela Merkel es responsable del hecho, mientras que 68% dijeron que no hay relación.

Pues la mayoría de los 1.4 millones de refugiados que llegaron a Alemania en los dos últimos años vienen huyendo de la violencia y la miseria para desarrollar una vida de paz y trabajo en tierras germanas. Quienes se infiltran entre ellos para cometer actos de violencia, no los representan. Echarles la culpa a todos por unos pocos sería una injusticia en la que no ha caído aún el grueso del pueblo alemán.

Si bien el índice de criminalidad ha aumentado en Alemania con la llegada de los refugiados, quitando los delitos que no representan ningún peligro para nadie —cruzar ilegalmente la frontera, falsificación de documentos, viajar en transporte público sin pagar—, los inmigrantes no cometen porcentualmente más delitos que los alemanes mismos. Sólo el 0.14% de los actos delictivos cometidos por inmigrantes fueron delitos contra la vida, y sólo 1.1% contra la libertad sexual.

Lo que sí se ha mantenido alto es el número de agresiones contra albergues de refugiados, mayormente daños materiales: 921 este año. En 2015 fueron 1,031.

En términos reales, la migración a Alemania ha elevado la tasa de criminalidad, pero más de los alemanes mismos que de los inmigrantes.

La xenofobia es la principal causa del aumento de la criminalidad. Aquí en Alemania como en EE.UU.

(Columna publicada en Exitosa el 31 de diciembre de 2016)

________________________________________

FUENTES

Bundeskriminalamt
Kriminalität im Kontext von Zuwanderung
Betrachtungszeitraum: 01.01. – 30.06.2016 (Stand: 06.09.2016)
https://www.bmi.bund.de/SharedDocs/Downloads/DE/Nachrichten/Kurzmeldungen/2016/kernaussagen-kriminalitaet-im-kontext-von-zuwanderung.pdf

Die Zeit
Bundeskriminalamt: “Zuwanderer sind nicht krimineller als Deutsche” (8. Juni 2016)
http://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2016-06/bundeskriminalamt-statistik-straftaten-asylbewerber
FlüchtlingspolitikMehrheit sieht keine Schuld bei Merkel für Terroranschlag (28. Dezember 2016)
http://www.zeit.de/politik/deutschland/2016-12/fluechtlingspolitik-anschlag-berlin-angela-merkel-umfrage-zusammenhang
Zuwanderung und Kriminalität: Wenn man es nur genauer wüsste (29. Dezember 2016)
http://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2016-12/zuwanderung-kriminalitaet-statistik-polizei-migration

FOCUS
BKA zählt über 900 Attacken gegen Flüchtlingsunterkünfte (28.12.2016)
http://www.focus.de/politik/deutschland/erschreckende-zahlen-bka-zaehlt-ueber-900-attacken-gegen-fluechtlingsunterkuenfte_id_6418636.html

LOS OBISPOS ALEMANES Y LA PÍLDORA DEL DÍA SIGUIENTE

Cardenal Joachim Meisner, arzobispo de Colonia de 1989 a 2014

Cardenal Joachim Meisner, arzobispo de Colonia de 1989 a 2014

En diciembre de 2012 una joven de 25 años despertó en una banca de un parque en Colonia, tras haber pasado la noche en una fiesta nocturna. Sin recordar nada y sospechando que había sido adormecida con una droga y luego violada, recurrió a una médica de emergencia, que la remitió a una clínica para asegurar pruebas legales mediante un examen médico.

Una tras otra, dos clínicas católicas la rechazaron, aduciendo que no hacían exámenes ginecológicos de ese tipo, pues ello implicaría tener que recetar la píldora del día siguiente, como estipulaba la ley. Los médicos tenían prohibido recetarla bajo pena de despido inmediato.

Ante el escándalo desatado, el cardenal Joachim Meisner, entonces arzobispo de Colonia, solicitó la opinión de especialistas médicos y declaró después que si la píldora se aplicaba con el fin de evitar la fecundación, su uso era justificable. De este modo, Meisner, uno de los obispos más conservadores de Alemania —que había admitido al Opus Dei y a los Legionarios de Cristo en su arquidiócesis— permitió en enero de 2013 que hospitales católicos suministraran la píldora del día siguiente pero sólo a víctimas de violación. Asimismo, le pidió disculpas públicas a la mujer que fue rechazada.

En febrero del mismo año la Conferencia Episcopal Alemana siguió el mismo rumbo, aduciendo que los nuevos componentes del medicamento no tenían los efectos abortivos de píldoras anteriores, siendo moralmente inobjetables los preparados en base a levonorgestrel y acetato de uliprisal, pues sólo tienen efectos anovulatorios. Por ende, es lícito suministrarlo a una mujer violada.

Este ejemplo de consonancia de la fe con el progreso científico, ¿cuándo se dará entre obispos peruanos?

(Columna publicada en Exitosa el 27 de agosto de 2016)

________________________________________

FUENTES

Die Zeit
Katholische Kliniken weisen Missbrauchsopfer ab (17. Januar 2013)
http://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2013-01/katholische-kliniken-koeln-vergewaltigungsopfer
Bistumsleitung für Abweisung von Missbrauchsopfer verantwortlich (30. Januar 2013)
http://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2013-01/koeln-bistum-kliniken-missbrauchsopfer
Kardinal Meisner hält Pille danach in Ausnahmen für vertretbar (31. Januar 2013)
http://www.zeit.de/gesellschaft/2013-01/kardinal-meisner-pille-vergewaltigung
Deutsche Bischöfe erlauben Pille danach (21. Februar 2013)
http://www.zeit.de/gesellschaft/2013-02/bischofskonsferenz-abtreibung-pille

TRABAJANDO PARA CANALLAS

thomas_wagner

Thomas Wagner (1978-2016), fundador de Unister

Unister, una startup iniciada en Leipzig en 2002 por el estudiante de administración Thomas Wagner, se convirtió con el tiempo en un imperio que generaba millones de euros de ganancias a través de más de 40 portales de Internet, la mayoría en el rubro de viajes y turismo.

El 14 de julio de este año, la avioneta que traía a Wagner desde Italia se estrelló sospechosamente en Eslovenia, causándole la muerte. Cuatro días después Unister se declaró en insolvencia, debido a la acumulación de deudas impagas y una contabilidad inextricable.

Lo que ya se sabía desde hace tiempo —típico de empresas capitalistas con un crecimiento desmesurado— es que la fortuna de la empresa se había logrado a través de prácticas dudosas en perjuicio de los clientes.

Por ejemplo, si bien se ofrecían los vuelos más baratos, el precio se incrementaba con comisiones de servicio, cobros adicionales por cargo de tarjeta de crédito y seguros de viaje ofrecidos de manera poco transparente. A esto se sumaban posteriormente las elevadas comisiones por cambios en el vuelo, por cancelación de la reserva o por responder a simples preguntas. Por ejemplo, la respuesta “sí” o “no” a la pregunta de si el boleto era reembolsable costaba 15 euros. Sin contar con la presión sobre los trabajadores del servicio telefónico, los bajos sueldos y la obligación de delatar a los compañeros de trabajo que hubieran cometido errores.

Lamentablemente, en la sociedad capitalista no queda más remedio para la gran mayoría que trabajar para canallas, subsistir a duras penas para que unos pocos se enriquezcan. Como yo, que trabajé un año para el servicio telefónico de Unister.

(Columna publicada en Exitosa el 20 de agosto de 2016)

________________________________________

Tal como suele ocurrir en las grandes corporaciones capitalistas y en empresas de éxito rasante, la historia de Unister no ha estado exenta de asuntos turbios, por algunos de los cuales ha sido investigada desde el año 2012 de parte de la Oficina de Investigación Criminal de Sajonia y la Fiscalía de Dresde. Entre esos asuntos se cuentan engaño y estafa de clientes a través de portales informáticos; evasión de impuestos, sobre todo a través de la venta de seguros no autorizados.

La muerte del fundador de Unister, Thomas Wagner, está rodeada de misterio, pues su viaje a Venecia (Italia) en compañía de Oliver Schilling, co-fundador de la empresa, y un asesor financiero tenía como objetivo conseguir un crédito puente a fin de evitar la insolvencia de la empresa. Wagner y compañía habrían sido víctimas de una modalidad de estafa conocida como rip deal, mediante la cual los estafadores ofrecen una enorme suma de dinero a cambio de una inversión de menor monto por parte de la víctima. El trato es que la inversión del incauto y la suma ofrecida por el estafador sean en monedas de diferente denominación a fin de simular un cambio de monedas.

Un tal Levi Vass, supuesto comerciante de diamantes de Israel, en reciprocidad por un pago de 1.5 millones de euros efectuada por Unister —suma cuya procedencia aún no ha sido aclarada—, le habría entregado a Wagner una maleta con francos suizos por un valor de 12 millones de euros. De camino al aeropuerto, éste se habría dado cuenta de que sólo los billetes superiores eran auténticos y habría decidido quedarse un día más en Italia para poner una denuncia. Al día siguiente, su avioneta se estrelló en Eslovenia, ocasionándole la muerte a él, a sus acompañantes y al piloto, en total cuatro personas.

Recientemente, el semanario Die Zeit ha investigado y descubierto que Reinhard Rade, uno de los socios recientes de Thomas Wagner y asesor principal de la gerencia, así como Hans Jörg Schimanek, el segundo más grande inversionista de Travel24 —una de la empresas subsidiarias más exitosas de Unister—, tienen un pasado que los vincula a grupos de extrema derecha de orientación neonazi. Schimanek incluso había sido condenado por este motivo a ocho de prisión en Austria en la década de los ‘90.

Lamentablemente, este tipo de afinidades criminales no son una excepción, sino que parecen constituir la regla en las empresas del sistema capitalista actual, al cual podemos calificar con justa razón de canalla (ver EL SISTEMA CANALLA).

________________________________________

FUENTES

Die Zeit
Es war einmal ein Start-up (28. Juli 2016)
http://www.zeit.de/2016/32/unister-thomas-wagner-leipzig-insolvenz
Die Unister-Masche (15. August 2016)
http://www.zeit.de/wirtschaft/unternehmen/2016-08/reiseportale-unister-billigreisen-fluegede-verbraucherschutz
Aktionär aus der Wehrsportgruppe (18. August 2016)
http://www.zeit.de/2016/35/unister-fuehrung-absturz-neonazis-rechtsextremismus

Die Welt
Die letzten Tage des gescheiterten Eigenbrötlers (19.07.16)
http://www.welt.de/wirtschaft/article157167226/Die-letzten-Tage-des-gescheiterten-Eigenbroetlers.html
Betrugsermittlungen im Fall Unister (22.07.16)
http://www.welt.de/newsticker/dpa_nt/infoline_nt/wirtschaft_nt/article157234295/Betrugsermittlungen-im-Fall-Unister.html
Auf diese Betrugsmasche fiel der Unister-Chef herein (25.07.16)
http://www.welt.de/wirtschaft/article157289122/Auf-diese-Betrugsmasche-fiel-der-Unister-Chef-herein.html

VIOLENCIA SEXUAL: EL SABOR DEL DELITO

bosque_oscuro

La violencia sexual contra menores de edad no es sólo un problema en el Perú, sino también a nivel mundial. La historiadora alemana Marion Detjen —especializada en historia de la migración interna en Alemana, en cuestiones de género y en los límites entre el ámbito público y el privado— publicó en junio de este año en el prestigioso semanario Die Zeit una reflexión sobre el contexto social en que se efectúa la violación de una menor de edad, sobre la base de su propia historia personal. Lo que allí dice se aplica también —salvando las diferencias— a la realidad peruana. Una violación no es un mero asunto privado, sino un acto del cual toda la sociedad es responsable. Y, por ende, le compete a toda la sociedad efectuar los cambios estructurales necesarios a fin de garantizarle a los menores de edad una infancia libre de violencia sexual.

A continuación, el artículo de Marion Detjen traducido al español.

________________________________________

VIOLENCIA SEXUAL: EL SABOR DEL DELITO

Toda agresión sexual tiene lugar en un contexto social. Lo que se nos escapa de la vista cuando privatizamos el delito.

por Marion Detjen (8 de junio de 2016)

Cuando cumplí 18 años y obtuve mi licencia de conducir, conduje de vuelta a la escena del delito: un claro en el bosque, situado a unos 100 metros de la vía solitaria que unía la fábrica de papel y la casa de mis abuelos con el pueblo y la estación del tren. Estaba comenzando la primavera, los árboles aún no tenían follaje, la misma estación del año que siete años atrás, cuando esa vía era mi camino a la escuela. En el lugar donde yo, la niña, me había arrodillado al alba ante el hombre y luego había escupido el líquido blancuzco, brotaba ahora una pequeña mata. Brotes purpúreos, en febrero, precisamente en ese lugar y sólo allí. Las ramas fibrosas no se quebraban fácilmente, y tuve que ayudarme con los dientes. De vuelta al coche, me ardían la boca y la garganta. La daphne que había mordido, también llamada yerba ardiente [“Brennwurz” en alemán], es venenosa, y los brotes que yo quería llevarme a casa como recuerdo se marchitaron de inmediato.

El sabor del delito. Que del producto escupido de la eyaculación haya crecido una planta venenosa poco común y me trajera de vuelta el sabor del delito, me confirió poder sobre mi historia. El delito puede ser explicado por mí en los contextos sociales y políticos en que tuvo lugar.

Yo ya no sé cómo llegué a casa. En la sala de estar de la casa de mis abuelos me hallaba yo sola, mientras esperábamos a la policía y el estigma de la violación se extendía lentamente. Mi entorno mantenía distancia. Yo notaba cómo los complicados procedimientos desarrollados durante más de cien años, que mantenían en vida la casa grande y la fábrica, continuaban su marcha y no me necesitaban. Ese día no hubo escuela para mí, yo percibía la vida de los demás como ralentizada, en la cocina, en el sótano de planchar, en el jardín, en las habitaciones superiores y en las oficinas al otro lado del canal de la fábrica, en las grandes, ruidosas y humeantes máquinas. La casa, al fin y al cabo, ofrecía protección, era tranquila y segura.

Una niña debería poder atravesar sola sin miedo un bosque oscuro. Dado que esto no se dio, ¿quién envía a una niña al alba sola a través de un bosque oscuro? En muchos niños se trata de la pobreza y el desarraigo, cuando se les envía a la huida, como hoy en día a los menores refugiados sin acompañamiento, que “desaparecen” en gran número. ¿Qué nos une a a ellos, donde está nuestra participación en su pobreza y su desarraigo y su explotación por parte de delincuentes, y en que atraviesen el oscuro bosque no sin miedo? Quisiera saberlo en cada caso particular.

También el contexto que me envió a través del bosque es tan grande y amplio, que nadie puede eximirse de responsabilidad. Son las estructuras puritanas y patriarcales, que constituyen la columna vertebral de la prosperidad alemana, con toda su ambivalencia. También me resulta difícil atacarlas, porque yo también me he beneficiado de ellas así como he sufrido bajo ellas y siempre me parecen mejores que otras plasmaciones del capitalismo, las cuales ocasionan a nivel mundial millones de veces crímenes peores y abusos incluso peores. ¿Pero no deberíamos dejar de comparar unos con otros los contextos que permiten que ocurran los delitos contra niños? Toda violación es una muestra de poder.

Mi violación, por ejemplo, tuvo como premisa que el mando medio empresarial alemán instalara sus fábricas en la provincia y allí obligara a una subsistencia rural a todos los que tenían que ver con ellas. Que en los años ‘70 y ‘80 no se pretendiera de los hijos de esa coyuntura empresarial que fueran a un internado, sino más bien el esfuerzo de ir una escuela secundaria humanista pero de ninguna manera humana en la capital de distrito más cercana. Que el régimen patriarcal ocasionara que las madres se enfermaran y que los padres fueran enajenados de sus hijos y que se considerara como completamente normal que una niña de once años se levantara sola a las seis de la mañana, se preparara sola el desayuno y see fuera sola en bicicleta a la estación del tren. Que predominara un ordenamiento de géneros que consideraba a las mujeres como objetos para satisfacer necesidades masculinas. Que el capitalismo corporativo practicara una especie de conciliación entre propiedad y trabajo, la cual encubría desigualdades y encontraba su clímax absurdo en la violación de la hija del propietario por parte del trabajador que tuvo acceso a esa niña.

Así y todo, cuando regresé a casa al mediodía, me esperaba un almuerzo con sopa, segundo y postre. Mi madre, hija de refugiados, debió en sus años de subsistencia como escolar transeúnte arreglárselas sin almuerzo y pasar las tardes en el otro pueblo antes de que el autobus la trajera a casa. Mi abuela, también hija de refugiados, no tuvo en los años ‘20 ningún hogar en absoluto. En sus memorias señala el abuso del cual estuvo a merced. Esta abuela, eso lo percibía, aún cuando no hablaba conmigo, sentía pánico por mí. Ella tenía de entre todos el mejor motivo para no llevarme en coche a la estación del tren: como casi todas las mujeres de su generación, no tenía licencia de conducir, porque su esposo no quería.

Cuando vino la policía fui interrogada de manera intensiva, pero no tenía palabras para aquello que debía contar. La profunda vergüenza. Más tarde en la mañana me fue traído un hombre que vestía hasta los calzoncillos la misma ropa que llevaba el agresor: jeans, una casaca de cuero rellena de pelaje de oveja, un calzoncillo floreado, los trabajadores no tenían mucha elección en cuestión de guardarropa. Luego los sentimientos de culpa, porque fue acusado erróneamente. Mi padre ofreció una recompensa elevada, finalmente el perpetrador fue aprehendido gracias a las informaciones de otro trabajador, que había visto el coche del perpetrador sospechosamente estacionado en la linde del bosque. Todos en la fábrica sabían. Yo entonces quise recibir también una indemnización por daños personales, dinero para rehabilitarme, yo quería cobrar la recompensa, todavía no sé cómo se lo propuse a mi madre. En teoría, una demanda civil hubiera sido posible, pero el contexto puritano-patriarcal excluía reclamaciones en dinero del dueño de la fábrica hacia los trabajadores.

Fue elogiada por no haberme defendido. Podría haber sido peor. Allí estaba mi viejo y horrible abrigo de paño tirolés, un híbrido entre el puritanismo y el mimetismo con el entorno altobávaro, que debía llevar y que odiaba. Debía quitame ese abrigo, fue la primera orden del agresor. Mi angustia mortal, mientras comenzaba a desabotonarme el abrigo. Entonces ocurrió algo inesperado, un titubear y reflexionar, también de parte del agresor. Yo no sé qué lo movió a eso, pero finalmente dijo que podía quedarme con el abrigo puesto y que debía arrodillarme. Cuando se hubo aplacado y yo hube escupido, tuve que contar despacio hasta cien. Él se esfumó, y yo conté, despacio, exactamente como él había ordenado, antes de ir a buscar mi bicicleta, que él había arrojado en el bosque.

En las semanas después del delito noté en las reacciones de los hombres en mi entorno que a sus ojos había perdido mi inocencia. El estigma de la violación estaba allí antes de que yo hubiera madurado sexualmente en absoluto. Sin preguntarme, se decidió que no era necesaria una terapia. Sin preguntarme, se decidió que yo no debía declarar en el juzgado.

Quisiera saber hoy si se pagó un precio y si el agresor hubiera sido castigado más duramente con mi declaración. Anteriormente a mí había abusado de otra niña. Finalmente, fue condenado a dos años de prisión, no sé si bajo libertad condicional. Para poder examinar el expediente judicial necesitaría un abogado. ¿Por qué no tengo derecho, incluso sin asistencia legal, a examinar el expediente? A través del proceso judicial el Estado tiene participación en el contexto a partir del cual yo me explico a mí misma el delito.

Sólo puedo suponer que el juzgado favoreció al agresor debido a que yo no me resistí. Sólo puedo suponer que el juzgado no se imaginó que una niña hallara los actos sexuales forzados, incluso con la boca, como menos amenazantes que la idea de estar ella misma desnuda.

Este delito, que pudo haber sido peor, me empujó hacia una juventud que no fue hermosa, pero que ciertamente pudo haber sido peor. Al final de esta juventud la daphne venenosa me dio una señal y ésta señal quisiera transmitírsela a todas las otras víctimas de violación: está en nosotros el que se acabe con la privatización del delito. El delito no es un asunto que debamos arreglar solos con el perpetrador, con Dios o con la naturaleza, sino que es algo que se relaciona con toda la sociedad.

(Traducción al español: Martin Scheuch)

________________________________________

Artículo original en DIE ZEIT
Der Geschmack des Verbrechens (8. Juni 2016)
http://www.zeit.de/kultur/2016-06/sexueller-missbrauch-kind-vergewaltigung-10-nach-8

NO SIGNIFICA NO

ni_una_menos

La noche del 31 de diciembre al 1° de enero de 2016 hubo en Colonia, en la explanada ubicada ante la estación del tren y al lado de la Catedral, violencia masiva principalmente contra mujeres.

Más de mil hombres, la mayoría de origen norafricano, cometieron excesos en perjuicio de unas 1,276 víctimas, de las cuales 648 fueron objeto de agresiones sexuales, entre ellas 5 de violación consumada y 16 de intentos de violación. El resto fue puro manoseo. Lo cual no es algo que haya que minimizar, pues muchas de las víctimas quedaron traumatizadas y requirieron de psicoterapia.

Como consecuencia, el Parlamento alemán decidió endurecer las leyes penales vigentes sobre violación.

El 7 de julio de este año se aprobó la nueva ley. A partir de entonces comete delito de violación no sólo quien obliga a otra persona (de cualquier sexo) a contacto sexual mediante violencia o amenaza de violencia, sino también quien hace caso omiso de la voluntad reconocible de la víctima —expresada mediante palabras o gestos—, aunque no oponga resistencia física y aparentemente esté colaborando con el acto, sea cual sea el estado en que se encuentre. Para lo cual no tiene relevancia cómo esté vestida, ni siquiera el hecho de que pueda no estar vestida en absoluto. El hostigamiento de carácter sexual también es penado, pues un manoseo no es algo inocuo.

Es la implementación del principio básico de que “No significa no” y del respeto a la autodeterminación intangible de la persona.

Cuando en el Perú se entienda y se viva esto a nivel de toda la sociedad, no serán necesarias manifestaciones como la de #NiUnaMenos.

(Columna publicada en Exitosa el 13 de agosto de 2016)

________________________________________

FUENTES

Wikipedia (en alemán)
Sexuelle Übergriffe in der Silvesternacht 2015/16
https://de.wikipedia.org/wiki/Sexuelle_Übergriffe_in_der_Silvesternacht_2015/16

Die Welt
Was die Reform des Sexualstrafrechts wirklich ändert (07.07.16)
http://www.welt.de/politik/deutschland/article156879005/Was-die-Reform-des-Sexualstrafrechts-wirklich-aendert.html

Die Zeit
Ein Nein reicht aus (7. Juli 2016)
http://www.zeit.de/gesellschaft/2016-07/sexualstrafrecht-ueberblick-vergewaltigung-sexuelle-belaestigung-abschiebung
Nein heißt jetzt wirklich Nein (7. Juli 2016)
http://www.zeit.de/politik/2016-07/bundestag-sexualstrafrecht-verschaerfung
Eine Vergewaltigung ist eine Vergewaltigung (21. Juli 2016)
http://www.zeit.de/2016/29/sexualstrafrecht-reform-gesetz-deutschland