LA SEDUCCIÓN DE LAS VÍCTIMAS

Luis Gnecco y Benjamín Vicuña en “El bosque de Karadima” (Matías Lira, 2015)

Luis Gnecco y Benjamín Vicuña en “El bosque de Karadima” (Matías Lira, 2015)

En abril de este año se estrenó en Chile la película El bosque de Karadima, que atrajo a más de 300 mil espectadores a las salas de cine.

El film —que cuenta la historia del joven Thomas Leyton, quien se siente atraído por el carisma espiritual del sacerdote Fernando Karadima, párroco en una de las zonas más acomodadas de Santiago de Chile— se basa en el testimonio del médico James Hamilton, víctima de abusos psicológicos y sexuales de parte de quien fuera el encargado supremo de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, conocida simplemente como El Bosque.

La cinta explora el día a día del P. Karadima —interpretado magistralmente por el comediante Luis Gnecco—, rodeado de jóvenes de buena apariencia, provenientes de familias pudientes, quienes lo reverencian como un santo en vida y a los cuales él pretende conducir hacia la perfección cristiana. Pero con una sumisión absoluta a su voluntad arropada de un ambiguo cariño paternal.

«Yo no era nadie. No tenía voluntad propia» —llega a decir en un momento el protagonista—. «El Padre no me arrebató mi libertad, sino que lo hizo de tal forma, que yo se la fui entregando poco a poco.»

Pues los abusadores con fama de santidad —recuérdese al P. Maciel, a Germán Doig y a quién sabe quién más— no se valieron de la violencia, sino que recurrieron a las suaves formas de la seducción basada en su carisma personal para vencer la resistencia interior de sus víctimas y finalmente lograr un consentimiento supuestamente libre. Nadie las obligó, dicen los detractores. Ignoran el inmenso poder que se puede obtener mediante la manipulación psicológica.

(Columna publicada en Exitosa el 7 de octubre de 2015)

________________________________________

Benjamín Vicuña, el actor que interpreta a Thomas Leyton, declaró al diario La Tercera lo siguiente en abril de este año: «Esta película está hecha por católicos, para católicos y no católicos. No es una película anti Iglesia, sino que instala hechos comprobados.»

Si bien el film se basa en acontecimientos reales, no por ello deja de ser una ficción, y como tal ha de valorarse el resultado final, el cual en mi opinión es satisfactorio, siempre y cuando no se tome la película como una crónica exacta y fidedigna de hechos sucedidos. Debo admitir que, en lo referente al ambiente que se vivía en El Bosque —tal como se ve en las imágenes— y las tácticas de manipulación de Karadima, quedé impresionado y perturbado por las similitudes con lo que yo mismo he vivido por experiencia propia en otro contexto y en otras circunstancias.

El mismo James Hamilton —según él mismo ha declarado recientemente en el programa Mentiras Verdaderas del canal de televisión chilena La Red— tuvo una reunión con el director y los dos actores principales del film 2 ó 3 años antes de su producción, donde se habló de manera muy general sobre el concepto de abuso psicológico. Pero su participación posterior en el film fue nula. Lo cual él mismo considera lamentable, pues piensa que la historia es más compleja y la realidad es mucho más terrible de lo que se ve plasmado en el film. Éstas son sus declaraciones:

«Es lamentable que se tomen fracciones biográficas que están muy mal manejadas, están parcialmente fusionadas con lo que es un concepto psicológico del abuso, de lo que significa el abuso de poder, etc., muy mal manejado, lejos de lo tremenda que es la verdad de eso. Un Karadima que no es ni siquiera un títere, Gnecco no es ni una especie de sombra de la maldad real de Karadima. Entonces es un poco doloroso que quede una imagen de algo que no es, una ficción que se hace robando historias en las cuales no hay que ser demasiado inteligentes para tratar de armar una película que pudo haber sido en algunos momentos un documental. Yo creo que el día de mañana se puede hacer un documental con los hechos verídicos, los testimonios, la gente, etc., que realmente quede plasmado una realidad. […] Uno puede estar deslumbrado por el posible bien que se le ha hecho a tanta gente, pero no se imaginan el daño también, la retraumatización por la inexactitud y por el mal manejo de muchas realidades. Y eso lo encuentro lamentable. […] A futuro va a ser necesario contar la historia real, ya basada en testimonios concretos, en poder analizar y entender el proceso de la perversión de este grupo, el proceso de la perversión de la Iglesia.»

________________________________________

FUENTES

La Tercera
Benjamín Vicuña: “Ésta es una película hecha por católicos, para católicos y no católicos” (12/04/2015)
http://www.latercera.com/noticia/entretencion/2015/04/661-625085-9-benjamin-vicuna-esta-es-una-pelicula-hecha-por-catolicos-para-catolicos-y-no.shtml

La Red
Mentiras Verdaderas – Programa completo del miércoles 30 de septiembre de 2015

Anuncios

16 pensamientos en “LA SEDUCCIÓN DE LAS VÍCTIMAS

  1. Invita a reflexionar sobre ceguera y libertad, sobre confianza y manipulación, sobre la esencia de la violencia.
    Estas seducciones no son fácilmente visibles sino que el abusador crea un ambiente psicológico cargado de una ‘espiritualidad’ sin carácter concreto ni real. El tipo de ‘espiritualidad’ llena de fantasías y por ello totalmente influenciable, ya que la relación con la realidad puede volverse borrosa. Al final hay personas que acaban haciendo lo que otro quiere sin poner nada en duda y dejándose instrumentalizar.

    Todo un proceso de hipnosis, en el que la víctima pierde el vínculo con su propia conciencia..

    Me gusta

  2. El modus operandi es el mismo, en Chile, en Peru, en Colombia y en general …re-victimización, amenazas, mentiras, encubrimiento…..La Iglesia es una empresa criminal

    Me gusta

    • Según mi opinión hay sectores en la Iglesia que trabajan con rasgos criminales. También existen los sacerdotes heterosexuales y homosexuales que no son pedófilos ni violadores, quienes regalan su sexualidad desde su vocación sacerdotal. Me atrevería, sin embargo a definir al secretismo en la Iglesia, en este contexto, como un problema sistémico. Existen muchos sectores en la sociedad en los que se esconden pedófilos y pederastas, no sólo en la Iglesia.

      Más claro aún que quienes alimentan este secretismo dañan horriblemente a la Iglesia sin darle la oportunidad de renovarse y de regresar a sus orígenes. Pero el tema es complejo. Re-victimización, amenazas, mentiras, encubrimiento, … cierto.

      Me gusta

    • Martín:

      A este autor se le aplica esa parte del Aviso legal que dice:

      “El usuario se compromete a no incluir contenidos difamatorios, que contengan insultos, que se consideren racistas o discriminatorios, que resulten obscenos u ofensivos, en particular comentarios que puedan vulnerar derechos fundamentales y libertades públicas o que atenten contra el derecho al honor.”

      ¿O tú suscribes que “la Iglesia es una empresa criminal”? No hay ningún sustento en que apoyarse para semejante ofensa, que nos incluye a todos los miembros de la Iglesia. Esto es un insulto. ¿Por qué no sancionas al tal Alejo y a sus seguidores?

      Me gusta

      • El término “criminal”, si bien tiene una carga negativa,está perfectamente definido en el diccionario y no es en sí mismo una ofensa o un insulto. Quien dice que «la Iglesia es una empresa criminal» expresa sólo una opinión particular suya, que yo ciertamente no comparto, pues atribuye a la totalidad de los cristianos que formamos ese Pueblo lo que sólo es responsabilidad de miembros de la casta dirigente. Es cierto que hay razones para hablar de una zona de criminalidad entre varios de aquellos a quienes se les ha confiado la grey de Cristo. Muchas de esas cosas aparecen detalladas en la monumental obra en 10 tomos Historia criminal del cristianismo del ya fallecido Karlheinz Deschner. Pero hay que recordar con Juana de Arco que «los hombres de Iglesia no son la Iglesia». Y así como James Hamilton fue víctima de un sacerdote manipulador abusador, y de otros curas y un cardenal que buscaron encubrir el asunto y obstaculizar la labor de la justicia, así también hay sacerdotes y laicos que lo apoyaron y le ayudaron en el proceso de llevar adelante las denuncias contra el P. Karadima. De todo hay en la viña del Señor.

        Me gusta

      • La Iglesia no es una empresa. La Iglesia fundada por Jesucristo es una institución santa, aunque abrace en ella a pecadores. Si bien también está conformada por seres humanos imperfectos, no significa que los crímenes que cometemos hagan de la Iglesia una empresa criminal, precisamente porque «los hombres de Iglesia no son la Iglesia». Nunca estuvo en la voluntad divina fundar una empresa criminal.

        Si consideras que decir que «la Iglesia es una empresa criminal» simplemente expresa una opinión particular, ya que no la comparto, diré que mi opinión, particular también, es que quien eso dice eso es un malnacido. Es mi opinión, bien definida también, sin ánimo de ofensa.

        Formo parte de la Iglesia y no de ninguna empresa criminal. Lo que Deschner escribe, discutible también, solo es una opinión más y si la suscribes, se trata de otro que se le suma. No añade nada.

        Para no dejar en el ámbito de la opinión tu aviso legal podrías explicar que significa: difamatorio, insulto, racista, discriminatorio, obsceno, ofensivo, vulnerar, derechos fundamentales, libertades públicas, derecho al honor. No vaya a ser que entendamos algo distinto a lo que quieres decir, ya que tú no eres responsable de lo que entendamos.

        Al fin y al cabo, lo que importa es que opiniones puede haber miles, millones… verdad solo habrá una.

        Me gusta

      • Tal como se plantea la doctrina de la santidad de la Iglesia en el Catecismo de la Iglesia Católica (nn. 823-829), todos los miembros de la Iglesia podrían ser unos criminales y eso no afectaría para nada ese enunciado. Pues el carácter de santa de la Iglesia viene de Cristo a través del Espíritu Santo; no lo posee la Iglesia por sí misma. La Iglesia es santa porque su fundador es santo, la santificó y le dio los medios para salvarse (o santificarse, que es la misma vaina). Pero recuerda que se insiste continuamente en que la Iglesia está formada por pecadores, sin especificar la gravedad de los pecados. Es concebible, por lo tanto, una Iglesia en que haya muchos —incluso entre los llamados al sacerdocio— que pequen de manera criminal. Me hacer recordar una frase de las apariciones de la Virgen María en La Salette (Francia, 1848): «Los sacerdotes son cloacas de inmundicias».

        En resumen, se trata de un enunciado dogmático en el cual yo también creo, pero que no se puede demostrar fehaciente e indiscutiblemente con hechos. Basta con estudiar a fondo la historia de la Iglesia para darse cuenta de que junto el tejido sano ha estado siempre presente una podredumbre escandalosa, y en muchos momentos esta podredumbre ha sido mucho más visible que la salud de la auténtica santidad.

        Karlheinz Deschner puede tener no una sino muchas opiniones, con algunas de las cuales se puede estar de acuerdo, con otros no. Pero lo que es indudable es que nadie escribe una obra en 10 tomos para repetir a lo largo de sus contenidos sólo opiniones, sino más bien para fundamentarlas a través de un estudio de los hechos. Tachar de pura opinión absolutamente todo lo que escribe, y peor aún sin haberlo leído, es una de las maneras más sencillas de refutar enunciados con los cuales no se está de acuerdo. Lamentablemente, es un recurso retórico sin sustancia, pues no refuta nada y más bien hace evidente la ignorancia o ingenuidad de quien lo usa.

        Asimismo, es cierto que la verdad es sólo una. Pero también es cierto que la verdad es compleja, y nadie puede arrogarse el derecho de tener su monopolio o de haberla alcanzado plenamente. Y muchas veces lo que se nos presenta como visiones contrapuestas no lo son en realidad, sino que son aproximaciones a la verdad que pueden ser conciliadas en una síntesis que explique de manera mas fiel cómo es la realidad en toda su complejidad.

        Me gusta

      • Respecto a lo que le respondes a Gerundio, sólo quisiera sugerirte que busque más información sobre el caso de James Hamilton, para que hables desde un conocimiento amplio de la materia y no desde el atrevimiento de la ignorancia.

        James Hamilton, con miedo y angustia, recién se aleja de Karadima a inicios del año 2004 y comienza a procesar personalmente todo lo vivido. Hasta entonces fue víctima de abusos por parte del nefasto sacerdote.

        La primera denuncia contra Karadima fue realizada en el año 2003 por José Andrés Murillo; la segunda por Verónica Miranda, entonces esposa de James Hamilton, en 2004; la tercera, por el mismo James Hamilton, en 2005. El expediente canónico, incluyendo la posterior denuncia de Juan Carlos Cruz, recién fue enviado al Vaticano, una vez que las tres víctimas mencionadas más Fernando Batlle y Luis Lira aparecieron el 26 de abril de 2010 en Informe Especial, un programa de la televisión chilena, a fin de dar sus testimonios. Es decir, cuando ya no se podía seguir encubriendo al criminal. Cuatro denuncias fueron presentadas ante la justicia chiena.

        ¿Qué hizo el cardenal Errázuriz entre 2005 y 2010? ¿Rascarse las pelotas a ver si el caso se desinflaba? El proceso contra el arzobispado de Santiago de Chile por obstrucción de la justicia debida a las víctimas no es un globo de aire, sino un caso que cuenta con muchas pruebas.

        Te recomiendo que leas el libro Karadima, el señor de los infiernos (María Olivia Mönckeberg, 2011). Lo puedes descargar gratuitamente aquí: http://danizia.tk/karadima-el-senor-de-los-infiernos-maria-olivia-monckeberg/

        O consulta la página de CIPER (Centro de Investigación Periodística), donde encontrarás abundante información sobre el caso Karadima obtenida acuciosamente por periodistas de investigación: http://ciperchile.cl/

        Me gusta

    • Interesante. En Colombia tendríamos entonces un precedente en el que se le pide a la Iglesia misma que repare los daños, tanto económicos como espirituales, y no sólo al violador, a pesar de remarcar el hecho de que no se debe pensar que todos los sacerdotes son así, lo que es evidente.
      De hecho es un tema difícil de digerir, qué tan sistémico es este problema en la Iglesia. Sobretodo queda suelta la pregunta de si lo es o no, y de cuáles serían las causas de esto.

      Me gusta

  3. Porqué se dejan seducir las víctimas ?
    Siendo una perspectiva bastante simple mencionaría a Fromm, en cuyo concepto del “miedo a la libertad” se encuentra incluído el hecho de los sujetos que prefieren dejar la desición de su propia forma de vivir y pensar en manos de alguien, para evitar la angustia que implica vivir el proceso de tomar las propias desiciones para hacerlo (vivir y pensar). Esta es la forma que tiene Fromm de explicar, dicho sea de paso, la existencia de ideologías totalitarias, donde se sigue ciegamente y sin reflexionar.

    El caldo de cultivo estaría listo para que un líder enfermo haga de las suyas. Uno en cuyo entorno falten los controles externos para con el abuso de poder.

    Me gusta

  4. En la gran gran mayoría de instituciones autoritarias y totalitaristas se quiere crear la atmósfera de una familia.
    No deja de ser particular hasta que punto se repiten los mismos esquemas que vivió su líder de niño, de la misma forma en que supuestamente fué tratado por los padres o por alguno de ellos, independientemente de si ambos estuvieron presentes en su infancia.
    A quien le interese la psicología para entender esta oscura estructura de la personalidad, aquí un texto :
    http://desorden-de-personalidad-narcisista.blogspot.de/2014/05/los-padres-y-madres-narcisistas.html

    Me gusta

  5. La Iglesia, además de ser una empresa criminal es muchas cosas más… eso seguro…. las generalizaciones siempre se equivocan. Pero algo es seguro, que como Institución ha cometido crímenes… no sólo encubrimientos sobre algo gravísimo como abuso sexual a menores, sino también muchas cosas mas, el estudio de la historia abunda en evidencias… así que no te ofendas Renzo, mas bien lee un poco… por tu cuenta, no leas solamente los libros que te recomiendan los sodalites.

    Me gusta

  6. En aplicación de la siguiente norma del Aviso legal:

    «… se suprimirá … cualquier comentario que no guarde relación con el tema de la entrada publicada»,

    me he visto obligado a eliminar varios comentarios de los usuarios Gerundio y Renzo, pues si bien en algunos de esos comentarios se tocaba tangencialmente el asunto de este post, la mayoría de sus contenidos se referían a otros temas no directamente relacionados con el tema principal de discusión.

    Además, el usuario Renzo queda advertido de no utilizar calificativos insultantes —como sobón, malnacido o pelotudo— para calificar a otros usuarios. Asimismo, resulta inadmisible pretender justificar el uso de estos adjetivos disfrazándolos de opinión propia. En caso de reinicidir en el uso de adjetivos insultantes como éstos o similares, me veré obligado a bloquearle la función de comentarios.

    Por otra parte, agradecería a ambos usuarios, en caso de que quieran continuar una discusión diciéndose mutuamente zamba canuta, vean la manera de hacerlo por e-mail. Esto presenta la ventaja de que tienen mayor libertad para decirse lo que quieran, y no se ven restringidos a ceñirse a un tema o a usar solamente el cerebro, como pretendemos que se haga en este blog.

    Me gusta

  7. Se acerca el día, solo faltan 9 días para la publicación que logrará volver a remecer al Sodalicio y le dará plata y relieve a Pedro Salinas. De Monjes y Soldados, o algo así. Es el libro en el que han colaborado ex – sodálites, supongo que el mismo Martín. ¿Podrías aclarar este punto? Ahora se sabrá toda la verdad gracias a la gran investigación realizada por Pedro Salinas y Paola Ugaz. Se prepara el camino para que estos dos periodistas logren volver a la esfera nacional y ayuden a descubrir la “verdad” sobre LFF y el SCV… Compren su libro pronto.

    Para que no me borren el comentario, dejo constancia que este comentario lo realizo en el marco del tema planteado por Martín: La Seducción de menores de edad…

    Me gusta

  8. Poniendo orden. Ok, de acuerdo, a fin de cuentas un blog no está para darle rienda suelta a agresiones, etc. Si bien no fue mi intención inicial, me incluyo en la crítica (autocrítica). Para qué decir que no, si sí. 🙂

    Regresando al tema inicial :

    En mi opinión, debido al secretismo reinante en la Iglesia, explícitamente en el tema de la pedofilia, es necesario que la Iglesia sea controlada por la sociedad.

    Es necesario crear sendas instituciones sociales que tengan por tarea evaluar el estado psíquico de clérigos sospechosos y en gnral. y de actuar para denunciar y sobretodo prevenir en donde haya conductas sospechosas.
    La Iglesia es parte de la sociedad, y debe volverse o quedar separada del estado y ser controlada por él. Las cosas claras, y las violaciones y/o seducciones contra menores de edad no son un juego. Los daños, si tuviera sentido traducirlos en lo económico, debe pagarlos la Iglesia. Y una institución de control por los derechos de la sexualidad de los niños, debería de estar financiado a medias entre el estado y la Iglesia.

    Y ahora quién va a tener algo en contra de una propuesta así ?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s