LOS HOMOSEXUALES HOMÓFOBOS

Giovanni Ciccia y Santiago Magill en "No se lo digas a nadie" (Francisco J. Lombardi, 1998)

Giovanni Ciccia y Santiago Magill en “No se lo digas a nadie” (Francisco J. Lombardi, 1998)

«En este país puedes ser coquero, ladrón, mujeriego o lo que te dé la gana, pero no te puedes dar el lujo de ser maricón», le dice Alfonso (interpretado por Giovanni Ciccia) a Joaquín (Santiago Magill) después de hacer el amor en la película peruana No se lo digas a nadie.

Esto que ocurre en una sociedad tan machista como la limeña, donde hay hombres que como Alfonso se acuestan con otros de lo puro macho que son, que se niegan a admitir que son homosexuales y mantienen una actitud agresiva e intolerante hacia todo lo relacionado con la cultura gay, tiene también puntos en común con lo que el teólogo católico David Berger ha denunciado desde que salió del clóset con la publicación de su artículo “No debo seguir callando” (“Ich darf nicht länger schweigen”) en el Frankfurter Rundschau del 23 de abril de 2010.

Berger precisa que en la Iglesia católica hay un elevado número de eclesiásticos homosexuales que a la vez se muestran intolerantes hacia todo lo relacionado con la homosexualidad. Pero que ven en la Iglesia un medio para ser aceptados socialmente mientras mantengan en silencio su situación —y sus posibles vicios ocultos—, confiando en que el estado de vida que han elegido será lo suficientemente efectivo para poder expiar su vergonzosa condición. Por eso suelen mostrarse sobremanera piadosos y fieles al Sumo Pontífice, y contribuyen lealmente a mantener la santa apariencia de una Iglesia de valores familiares burgueses que ha perdido la mordiente subversiva e inquietante del Jesús de los Evangelios.

Dedico este artículo al puñado de amigos homosexuales sinceros que conocí en el Sodalicio de Vida Cristiana.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 27 de agosto de 2014)

LA SONRISA CONGELADA

Robin Williams (1951-2014)

Robin Williams (1951-2014)

Hay películas que sirven para anestesiar las conciencias y otras que sirven para estimularlas. Películas inocuas para pasar el tiempo y adormecer la inteligencia, y películas para darle sentido al tiempo, para despertar la voluntad de comprometerse con la realidad y suscitar el deseo de cambiar el mundo.

Robin Williams hizo los dos tipos de películas. El crítico Roger Ebert dijo alguna vez que era un actor talentoso del cual se espera roles adecuados pero que tenía una debilidad por los roles equivocados. Prueba de ello es la cantidad de películas mediocres que hay en su filmografía.

Icono del cine comercial, de películas complacientes destinadas a toda la familia, donde dio despliegue a su repertorio de clichés como comediante sobreactuado, también se le recuerda entrañablemente como el profesor John Keating en La sociedad de los poetas muertos (Dead Poets Society, 1989) y el doctor Sean Maguire en En busca del destino (Good Will Hunting, 1997). Entre sus roles memorables por inquietantes, aunque opacados por su aura de comediante, están sus interpretaciones como psicópata en Retratos de una obsesión (One Hour Photo, 2002) e Insomnia (2002).

Recientemente he visto una de sus últimas películas, World’s Greatest Dad (2009), una comedia independiente con una ácida crítica a los convencionalismos de la sociedad norteamericana. Me he encontrado con un Robin Williams al nivel de los grandes del cine, con una actuación contenida pero intensa, en un rol cargado de ambigüedad moral, donde la sonrisa se le congela a uno en el rostro ante situaciones bizarras que revelan que el mundo no es tan idílico como la sociedad burguesa pretende presentarlo. Como en la vida real, donde detrás de la imagen de un Williams risueño anidaba la tragedia.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 20 de agosto de 2014)

EL CURA ANTIMPERIALISTA

miguel_descotoMiguel D’Escoto es un sacerdote católico, nacido en Los Angeles (EE.UU.) en 1933 pero criado en Nicaragua. Como miembro de la Sociedad Misionera de Maryknoll, se comprometió desde temprano con los más desfavorecidos. Atraído por la teología de la liberación e impulsado por un deseo de justicia, se unió en 1975 al Frente Sandinista de Liberación Nacional, que derrocaría en 1979 al dictador Anastasio Somoza.

Como Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno sandinista de 1979 a 1990, contribuiría al logro de los procesos de paz de Contadora y Esquipulas en Centroamérica. Sin embargo, su actividad política le costaría ser suspendido de sus funciones sacerdotales en 1984 por el Papa Juan Pablo II. «Yo lloré con esa noticia. No por mí, sino por lo pequeña que se iba a ver mi Iglesia, a la que yo tanto amo y le he dedicado mi vida», ha declarado recientemente.

Posteriormente sería elegido Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas para el período 2008-2009.

Hace poco, habiendo solicitado «poder volver a celebrar la Santa Eucaristía antes de morir», el Papa Francisco le levantó la suspensión.

Miguel D’Escoto se define como antimperialista, es decir, como alguien que se opone a que un pueblo sea dominado por una potencia foránea más poderosa. Es una decisión de conciencia que brota del compromiso cristiano por la libertad. Y que entronca con las palabras del Papa Francisco cuando denuncia la «confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante».

¿Se sabe de algún eclesiástico sancionado por apoyar el sistema imperante «que mata»?

(Columna publicada en Exitosa Diario el 13 de agosto de 2014)

________________________________________

FUENTES

Religión Digital
El Papa revoca la suspensión a divinis de Miguel D’Escoto (4 de agosto de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/08/04/el-papa-revoca-la-suspension-a-divinis-de-miguel-d-escotto-religion-iglesia-vaticano-nicaragua.shtml
Miguel D’Escoto: “Mi condena fue un abuso de autoridad” (5 de agosto de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/08/05/miguel-d-escoto-mi-condena-fue-un-abuso-de-autoridad-religion-iglesia-nicaragua-francisco-suspension-divinis-juanpablo-francisco.shtml
La primera misa de Miguel D’Escoto (12 de agosto de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/america/2014/08/12/la-primera-misa-de-miguel-d-escoto-religion-iglesia-nicaragua-suspension-divinis.shtml

Discurso del nicaragüense Miguel D’Escoto ante la asamblea de la ONU (17-9-2008)
http://old.kaosenlared.net/noticia/discurso-nicaragense-miguel-descoto-ante-asamblea-onu

Las palabras del Papa Francisco han sido tomadas de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium:
http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

EL AZAROSO CAMINO DE LA FE DE OTTO BRUN

otto_brun

Otto Brun es un sacerdote católico, nacido y educado en Suiza, que llegó al Perú a inicios de los ’70, movido por los ideales de la teología de la liberación.

Deseoso de vivir su sacerdocio al servicio de los pobres, se asentó en el sur andino y aprendió el quechua, para celebrar la misa en ese idioma y llevar el amor liberador de Jesús a los humildes de la tierra.

Un día el amor tomó rostro humano, el de su asistente Ileana, con quien se casó y tuvo tres hijas: María Cristina, Tania y Amanda. Hasta que 22 años después, Ileana muere repentinamente de un derrame cerebral, y desolado, Otto piensa en ejercer nuevamente el sacerdocio, vocación a la que nunca renunció en su corazón.

Otto cree firmemente que el celibato es un don que no debería ir unido necesariamente a la vocación sacerdotal. «Muchos me han dicho — y con razón— tú podías regresar, pero sólo sobre el cadáver de tu mujer… Es algo muy duro… Pienso que allí la Iglesia tiene muy poco del espíritu cristiano», dice con dolor.

Fue párroco de la parroquia San Francisco de Ayaviri hasta que en 2006 el recién nombrado obispo prelado de Ayaviri, Mons. Kay Martín Schmalhausen, del Sodalicio de Vida Cristiana, lo destierra a Nuestra Señora del Rosario de Crucero, una parroquia geográficamente difícil para un sacerdote de 68 años. A solicitud de los sacerdotes es trasladado a la parroquia Santa Cruz de Orurillo.

Allí lo encuentra el Grupo Chaski para recoger, en un documental que se llama como este artículo, su conmovedor testimonio de vida. Y de amor humano, profundamente humano.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 6 de agosto de 2014)

________________________________________

El documental producido por el Grupo Chaski está disponible online en Vimeo.

El azaroso camino de la fe de Otto Brun (2013)
Dirección: Alejandro Legaspi
Producción General: Stefan Kaspar
Producción Ejecutiva: René Weber
Cámara: Alejandro Legaspi
Sonido: Javier Portocarrero
Edición: Alejandro Legaspi y Javier Portocarrero

Información más detallada sobre el documental se puede leer aquí:
http://grupochaski.org/descargas/el-azaroso.pdf

Sobre lo ocurrido en la prelatura de Ayaviri con la llegada de Mons. Kay Martín Schmalhausen, se puede ver el informe periodístico Ayaviri: Hostias con ají en la revista Caretas (25 de enero de 2007). El artículo completo, seguido de una interesantísima postdata personal, está disponible en El Blog de X. Pikaza:
http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2007/02/19/ayaviri-hostias-con-aji

Al respecto, también es relevante lo que escribe el P. Hilario Huanca Mamani, de los Sagrados Corazones, en una carta de noviembre de 2006 que lleva el título de Nueva situación eclesial en la prelatura de Ayaviri:
http://blogs.periodistadigital.com/cartasaldirector.php/2006/11/17/nueva-situacion-eclesial-en-la-prelatura

EL EFECTO CIPRIANI

cipriani_arzobispo

El 18 de julio la Conferencia Episcopal Alemana dio a conocer su estadística anual. En el año 2013, 178,805 personas abandonaron la Iglesia católica, 51% más que el año anterior.

Esta dramática cifra se atribuye al efecto Tebartz-van Elst, en alusión al defenestrado obispo de Limburgo, que gastó más de 31 millones de euros en el acondicionamiento de su residencia episcopal, además de mentir sistemáticamente sobre los costos verdaderos del proyecto.

Ni siquiera el efecto Francisco ha podido frenar esta sangría de fieles en una institución que pasa por una aguda crisis de confianza. Desde la Reunificación Alemana en 1990, la Iglesia católica en ese país ha perdido más del 14% de su feligresía.

¿Y como van las cosas en el Perú?

El Latinobarómetro, en un estudio de opinión pública que cuenta con el respaldo de IPSOS Apoyo, señala que los católicos en el Perú pasaron de ser 90% de la población en 1996 a 77% en el año 2013. Ese 13% menos respecto a la población significa en términos absolutos que el Perú ha perdido el 14.5% del total de sus fieles católicos en menos tiempo que Alemania.

Es en 1996 que Mons. Cipriani comienza a tener relevancia debido al rol desempeñado en la crisis de los rehenes del MRTA [Movimiento Revolucionario Túpac Amaru]. En 1999 se convierte en arzobispo de Lima. Si bien nunca ha sido elegido Presidente de la Conferencia Episcopal, con su postura conservadora y retrógrada es considerado por la opinión pública como la cara visible de la Iglesia católica en el Perú. Una imagen no atrayente que podría haber ahuyentado a varios católicos. ¿Podríamos hablar de un efecto Cipriani?

(Columna publicada en Exitosa Diario el 30 de julio de 2014)

________________________________________

Si tenemos en cuenta sólo a los católicos en el Perú sin considerar al resto de la población, la Iglesia católica efectivamente ha perdido entre 1996 y 2013 un 14.5% de su feligresía. En 17 años ha tenido un decrecimiento porcentual similar al que la Iglesia católica alemana ha tenido en 23 años, de 1990 a 2013. La diferencia está en que las cifras sobre la Iglesia en el Perú provienen de encuestas de opinión hechas por entidades independientes —pues en los registros oficiales aquellos que ya no se consideran católicos siguen apareciendo como tales—, mientras que en Alemania los cifras provienen directamente de registros oficiales.

Tanto en Alemania como en Austria la pertenencia a la Iglesia está vinculada al pago de un impuesto que recauda el Estado mediante descuentos del ingreso mensual, con el fin de sostener económicamente a la institución eclesial. Quien no quiera pagar el impuesto, tiene que rellenar un formulario mediante el cual solicita salirse de la Iglesia. La información es enviada a la parroquia correspondiente, a fin de que se registre que esa persona ya no pertenece a la Iglesia católica. Los efectos son parecidos a los de una excomunión: al sujeto pierde el derecho a recibir los sacramentos, no puede casarse religiosamente, no puede bautizar a sus hijos, no puede oficiar de padrino o madrina, etc. Aunque hay muchos casos en que los sacerdotes se hacen la vista gorda y siguen administrando la comunión a esa persona y confesándola, si ésta lo solicita. Pues muchas veces el salirse formalmente de la Iglesia no implica un abandono de la fe.

En Alemania hay muchas personas creyentes que se siguen considerando católicas no obstante haberse formalmente separado de la Iglesia, pues consideran en conciencia que no pueden apoyar económicamente a una institución que con frecuencia no es transparente en la gestión de los fondos que recibe y cuenta con obispos, sacerdotes y religiosos que causan escándalo por diferentes motivos. Lo curioso es que estos católicos son objeto de una “excomunión” territorial, pues más allá de las fronteras de Alemania, si siguen manteniendo la fe, tienen todos los derechos de un católico común y corriente y nadie les va a negar los sacramentos. Con lo cual el número efectivo de católicos en Alemania sería mayor que lo que registran las cifras oficiales, si consideramos a aquellos católicos en situación irregular que no son considerados como tales en Alemania, pero sí fuera de sus fronteras. El teólogo católico homosexual David Berger, por ejemplo, se sigue considerando católico aunque se haya separado formalmente de la institución eclesial en Alemania, y como tal sigue cultivando un espíritu religioso y asistiendo a celebraciones litúrgicas católicas.

En el Perú no existe la posibilidad de separarse formalmente de la Iglesia católica. De ahí la importancia de las encuestas de opinión, que permiten saber cuántos peruanos se siguen identificando como católicos. Y aquellos que en los resultados de esas encuestas aparecen como no católicos, no lo son definitivamente, aunque haya registros en los libros parroquiales que aseguren lo contrario.

La desbandada de católicos en el Perú —donde la mayoría de los ex católicos se han unido a alguna confesión cristiana evangélica— ha coincidido con la hegemonía de obispos conservadores en las principales diócesis peruanas (Lima, El Callao, Arequipa, Ayacucho, Cuzco, Piura, Puno), que aglutinan al grueso de la población peruana. Ni siquiera en la época de los cardenales Juan Landázuri-Ricketts y Augusto Vargas Alzamora —arzobispos de Lima sucesivamente antes de Cipriani— hubo una sangría de fieles de tales proporciones. Ambos eran conocidos por su tolerancia y comprensión, y tenían una mayor apertura al sano pluralismo que debe haber en la Iglesia, permitiendo convivir en un mismo redil a partidarios de la teología de la liberación con grupos conservadores de derecha, además de otros grupos con otros estilos y espiritualidades, como los carismáticos, por ejemplo. Como debe ser cuando se vive un auténtico espíritu de comunión eclesial.

El viraje hacia la derecha de gran parte del episcopado peruano parece haberle hecho un flaco favor a la Iglesia. El conservadurismo predominante no ha podido evitar la disminución de fieles en la Iglesia católica, y probablemente ha contribuido a que ello ocurra mediante posiciones rígidas, su falta de diálogo, su inmovilismo, su autoritarismo y su poca apertura a las preocupaciones reales de la gente y del mundo.

Finalmente, las acusaciones que hacían los conservadores respecto a que la teología de la liberación habría alejado a muchos fieles de la Iglesia no sólo han quedado como meras suposiciones, sino que les han regresado como un boomerang, asestándoles un golpe en la cabeza. Esperamos que ese golpe les abra los ojos y les permita corregir el rumbo, contribuyendo a mostrar el rostro de una Iglesia humilde comprometida con este mundo y presente en medio de sus problemas, que no está allí para juzgar sino para manifestar la misericordia de Dios y atraer a la gente sin excluir a nadie hacia ese Reino de Amor que inauguró Jesús de Nazaret con una vida humana como pocas y divina como ella sola.

Nunca es tarde para llevar a la práctica las siguientes palabras del Concilio Vaticano II:

«Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón. La comunidad cristiana está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y han recibido la buena nueva de la salvación para comunicarla a todos. La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia» (Constitución pastoral Gaudium et spes sobre la Iglesia en el mundo actual, 1).

________________________________________

FUENTES

Die Welt
Kirchenaustritte nehmen um mehr als 50 Prozent zu (18.07.14)
http://www.welt.de/politik/deutschland/article130306812/Kirchenaustritte-nehmen-um-mehr-als-50-Prozent-zu.html

Corporación Latinobarómetro
Las religiones en tiempos del Papa Francisco (26 de Abril de 2014 / Santiago de Chile)
http://liportal.giz.de/fileadmin/user_upload/oeffentlich/Honduras/40_gesellschaft/LAS_RELIGIONES_EN_TIEMPOS_DEL_PAPA_FRANCISCO.pdf

Sobre el ex-obispo de Limburgo, Franz-Peter Tebartz-van Elst, se puede ver mi post UN PRÍNCIPE DE LA IGLESIA.

CALIDAD DE EXPORTACIÓN

melangerie_kaffee

Café sudamericano de venta en una cadena alemana de supermercados

Sobre la envoltura de algunos productos peruanos que se venden en el país se puede ver el sello de “calidad de exportación”. ¿Motivo de orgullo? Más bien, motivo de vergüenza.

Este sello es impensable en países donde existen unos estándares mínimos de calidad y donde todos los productos disponibles en el mercado pueden ser exportados, simplemente porque ostentan una calidad que es buena para los habitantes de ese país. No ocurre así en el Perú.

El mejor cacao es exportado para que empresas en Suiza, Alemania y Bélgica puedan fabricar un chocolate de óptima calidad, mientras que el peor cacao, aquel que no se puede exportar, es destinado a la fabricación de chocolates para el mercado peruano.

Asimismo, el Perú produce uno de los mejores cafés del mundo. Lo he podido comprobar aquí en Alemania, país donde se toma más café que cerveza y donde se puede conseguir café peruano en supermercados y tiendas especializadas. Pero en el Perú mismo, donde se consume mayormente café instantáneo de baja calidad, es muy difícil encontrar esta calidad de café.

“Calidad de exportación” significa que hay otra calidad más corriente, que es la comúnmente se ofrece a los peruanos, mostrando un oculto desprecio por la propia gente, a la vez que se hace depender el desarrollo económico y social de la satisfacción de intereses foráneos, hacia los cuales deben fluir los mejores frutos del Perú. Una especie de neocolonialismo.

Un claro paso hacia el auténtico desarrollo se habrá dado cuando las empresas produzcan principalmente para el mercado interno y la “calidad de exportación” sea el estándar accesible para la mayoría de los peruanos.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 23 de julio de 2014)

ADIÓS, LUMEN DEI

algunos_miembros_de_lumen_deiLa Unión Lumen Dei es una asociación privada de fieles, con un sector sacerdotal, otro femenino comunitario y otro matrimonial, fundada originalmente en 1967 en el Cusco por el jesuita español Rodrigo Molina, aunque bajo otro nombre. Posteriormente se expandiría hacia España, asumiendo bajo su responsabilidad varios centros educativos.

Debido a graves problemas que se venían sucediendo en la institución —cuyos detalles siguen siendo desconocidos—, la Santa Sede decidió intervenirla en mayo de 2008, destituyendo a sus autoridades y nombrando a Mons. Fernando Sebastián Comisario Pontificio de Lumen Dei. En abril de 2011, Mons Jesús Sanz Montes, quien había asumido ese puesto en mayo de 2009, declaró que no había indicios de abusos sexuales ni malversaciones de fondos, aunque hubieran alguna cuestiones que precisaban tomar decisiones.

Lo cierto es que hace poco la Santa Sede decidió darle una última oportunidad a esta institución, que tenía prohibido admitir nuevas vocaciones sacerdotales, poniendo como condición la revisión de las constituciones, el traslado del seminario a otra sede para garantizar una formación teológica apropiada y la claridad jurídica en la gestión de fondos.

La rebelión —propia de los conservadores cuando la Santa Sede no se ajusta a su propio bagaje ideológico— ya se había manifestado con la primera intervención y tomó cauces espectaculares. El 90% de los miembros se dio de baja. Y Lumen Dei pasó prácticamente a la historia.

Los Legionarios de Cristo, Miles Jesu, el Instituto del Verbo Encarnado, la Comunidad de las Bienaventuranzas son instituciones conservadoras católicas que también han sido intervenidas en mayor o menor grado por abusos sexuales, psicológicos y/o financieros.

¿Quién sigue? ¿El Sodalicio de Vida Cristiana?

(Columna publicada en Exitosa Diario el 16 de julio de 2014)

________________________________________

Información más detallada sobre los últimos acontecimientos en torno a Lumen Dei se puede leer en Religión Digital:

La Santa Sede somete a la Unión Lumen Dei y la mayoría de sus miembros se dan de baja (9 de julio de 2014)
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2014/07/09/la-santa-sede-somete-a-la-union-lumen-dei-y-la-mayoria-de-sus-miembros-se-dan-de-baja-religion-iglesia-vaticano-braz-aviz-carballo-disidentes.shtml

Asimismo, resulta de interés una antigua nota informativa en El País, de España:

Los curas integristas de Lumen Dei atemorizaron a los niños de Jarandilla durante varios años (13 de enero de 1996)
http://elpais.com/diario/1996/01/13/sociedad/821487606_850215.html