EL PARÁSITO FIGARI

hormiga_con_hongo_parasito_

Hormiga zombi con hongo parásito “Ophiocordyceps unilateralis” en la cabeza

El Sodalicio de Vida Cristiana fue fundado y gobernado durante casi cuatro décadas por un parásito. Pues no se sabe que Figari haya tenido un trabajo remunerado después de que fuera profesor de educación cívica en el Colegio Maristas San Isidro y de religión en el Colegio Santa María (Marianistas). El resto de su vida —incluso hasta ahora— ha vivido del trabajo de otros. Y de manera injusta y despiadada, pues muchos de los que hemos trabajado duro y parejo durante toda nuestra vida no podemos costearnos las viviendas de lujo que ha tenido ni los viajes internacionales de los cuales ha gozado cada año. Mucho menos disponemos de miles de dólares para pagar los obscenos honorarios de un abogado que buscará dejar sin efectos las demandas judiciales que puedan haber contra quien creó todo un sistema para abusar física, psicológica y sexualmente de jóvenes que creyeron en su prédica pseudo-cristiana. Mientras tanto, disfruta de un exilio dorado en Roma, donde espera pasar los últimos años de su vida en la más absoluta impunidad, atendido por miembros de su círculo íntimo que todavía le deben guardar fanática devoción y respeto.

Ni siquiera en las mismas comunidades sodálites podíamos disfrutar de los caprichos gastronómicos que alimentaban su cada vez más abultada barriga. Lo digo con conocimiento de causa, pues yo mismo fui encargado de temporalidades (administrador de ingresos y egresos) de un par de comunidades sodálites, y uno prácticamente tenía que hacer magia para que el dinero que ingresaba semanalmente alcanzara para dar de comer adecuadamente a todos los miembros de la comunidad, sin contar los gastos en aseo y limpieza, agua, luz y teléfono. Fue entonces cuando aprendí a ser austero y creativo en la economía doméstica. No hay mal que por bien no venga.

Todo esto no pasaría de ser meramente anecdótico a no ser por el hecho de que el influjo parasitario de Figari va más allá de un mero estilo de vida sanguijuelesco. Figari, además, ha parasitado las mentes y las voluntades de quienes creímos en él y en su proyecto. Como esos hongos que infectan a ciertas hormigas, toman el control de sus sistemas nerviosos y alteran su comportamiento hasta producirles la muerte, sólo con el fin de sobrevivir y mantener la especie. O como las larvas de la glyptapanteles —una especie de avispa— que manipulan el comportamiento de las orugas en que se alojan, llevándolas a mantenerse inmóviles y a dejar de alimentarse, convirtiéndolas en guardianas agresivas de los capullos de los insectos hasta que éstos se desarrollan, abandonan a la oruga y éste muere. Pues el sistema de formación sodálite estaba orientado a implantar a Figari en lo más íntimo de nuestra personalidad, convirtiéndonos prácticamente en zombis con apariencia de personas normales, pero siendo en realidad defensores irracionales de un pensamiento único —el de Figari— y ejecutores autómatas de su voluntad, hasta el punto de estar dispuestos a entregar nuestras vidas por la supervivencia del zángano supremo.

Eso explicaría las reacciones que están teniendo muchos sodálites ante el escándalo que se desató en octubre del año pasado con la publicación de Mitad monjes, mitad soldados. Infectados por el virus Figari, han desarrollado una personalidad ficticia encima de sus personalidades reales, que los lleva a decir y hacer cosas que una persona en sus plenos cabales no diría ni haría. Sus mentes están tomadas y manipuladas sin que ellos se den cuenta y sus voluntades están al servicio de la supervivencia del sistema que es la encarnación misma del espíritu de Figari. Pues aún cuando éste desapareciera del mapa, su nefasta influencia seguiría viva en las estructuras institucionales —pensamiento, disciplina, jerarquía, normas— inficionando a quienes caigan en las redes de su sistema de formación y adoctrinamiento.

Una de las maneras en que se lograba esta especie de “lavado de cerebro” era a través de la práctica de la sustitución de criterios, tal como se plantea en un texto relativamente reciente publicado en la página web Camino Hacia Dios del Movimiento de Vida Cristiana (ver http://caminohaciadios.com/chd-por-numero/576-los-criterios-evangelicos):

«El discípulo de Jesús debe aspirar, como dice San Pablo […], a tener la mente de Cristo (ver 1 Cor 2, 16; Ef 4, 24), es decir, debe aprender a pensar como Él (sus modos de aproximarse a la realidad, su razonamiento, su valoración de las cosas, tener sus mismos criterios, etc.) de modo que toda su actividad responda a ese “nuevo pensar”. Ese nuevo pensar, precisamente, debe estar nutrido de los criterios del Evangelio, de las “medidas” que el Señor nos da para avanzar correctamente. […]

¿Cuáles son, entonces, los criterios “evangélicos”? Son todos aquellos criterios que el Señor Jesús nos ha enseñado. Estos criterios nos ayudan a juzgar la realidad como Él y a actuar con coherencia. ¿Dónde los encontramos? En la vida y las palabras del Señor. En la Sagrada Escritura, y particularmente en los Evangelios, encontramos muchísimos criterios que nos pueden iluminar en lo cotidiano. […]

¿Y de quién podemos aprender a dejarnos guiar por los criterios evangélicos? Los santos son grandes maestros para vivir según el Evangelio. Entre ellos, de modo especial, Santa María. Ella, cuyo corazón late al unísono con el de su Hijo, nos educa a mirar la realidad desde el Evangelio y a discernir nutridos de la misma mirada de amor del Señor.»

El problema radica en que era el mismo Figari quien proporcionaba la hermenéutica para interpretar qué criterios debían extraerse de la Sagrada Escritura. «El pensamiento sodálite es la clave para entender e interpretar la realidad», decía Figari. Pero ese pensamiento no era la creación colectiva de una comunidad, desarrollado y profundizado en el tiempo a través de un diálogo y reflexión constantes, sino expresión ideológica de la única mente del parásito. Figari era el criterio de lo que debía ser considerado como verdad y norma de vida para los sodálites, y éstos tenían que ajustarse y acomodarse a lo que Figari determinaba. Más aún, lo que pensaban y escribían los sodálites sólo tenía validez en la medida en que reflejara el pensamiento único de Figari. No había lugar para reflexiones personales propias.

La mención a Santa María en el texto citado no deja de ser relevante, pues los datos que aparecen sobre ella en la Sagrada Escritura son tan escasos, que la reflexión sobre cuáles habían sido sus criterios se derivaba principalmente de especulaciones espirituales y pseudo-teológicas que Figari presentaba como si se trataran de revelaciones divinas inspiradas por el Espíritu Santo. De este modo, la Virgen María era utilizada como una especie de comodín para que Figari pudiera inocular de contrabando sus gérmenes en los cerebros huéspedes.

Creyendo seguir tras las huellas del Jesús de los Evangelios, muchos sodálites caminamos como zombis por una senda errada con mentes refractarias a cualquier atisbo de sensatez, idolatrando a Figari en el santuario de nuestras conciencias y defendiendo la institución contra viento y marea.

Extirpar ese parásito del interior de uno es un proceso largo y doloroso, pues —al igual que el “alien” de la película homónima de Ridley Scott— se nutre de nuestra misma vida, dándonos la ilusión de estar caminando en la verdad por la senda correcta. Y aunque a ojos de los demás aparentábamos estar sanos, por dentro teníamos un bicho que carcomía nuestras energías psíquicas y espirituales y nos impedía desarrollar todo nuestro potencial humano. Yo me demoré décadas en librarme de la enfermedad, y aún tengo cicatrices en el alma que probablemente requieran de ayuda profesional. Así como la han necesitado muchos de los que pasaron por esa licuadora de la psique que es el Sodalicio de Vida Cristiana.

No puedo decir con exactitud cuáles sean los remedios para este virus en cada caso personal, pero a mí me sirvieron mucho la literatura y el cine como arte, en la medida en que me abrieron ventanas a la riqueza de la realidad terrena y humana en toda su profundidad y me permitieron descubrir cuán estrecha era la cárcel interior en la que estaba encerrado. Tuve que matar a Figari en mí, componiendo una canción que me arranqué de las entrañas y cuya letra transcribo a continuación.

USTED

usted nunca se entregó
al calor de una mujer
usted nunca tuvo
pasión con locura

usted nunca quiso ser
un amante al amanecer
usted nunca supo
de amor con ternura

usted creyó rescindir
el pretérito y el porvenir
convocando un futuro
para santos y puros
de frugal sumisión
sin migajas para la ocasión

y usted nunca atardeció
con un hijo llamado dolor
que temblando está por la fiebre
que llorando está por el hambre
que creciendo está como un hombre
que buscando está libertad
en el suelo fecundo
de sus sueños oriundos
consumando jocundo el rumor
de su amor por el mundo
su fervor vagabundo
sepultando el difunto pendón
de usted
de usted

usted prohibió caminar
por la vida sin su cristal
usted siempre impuso
sus filosofías

usted quiso disecar
los latidos al palpitar
usted puso muros
a la poesía

usted sólo permitió
los vocablos de su fogón
y sin nombre de alma
el espíritu empalma
con carencia de olor
con ausencia de sangre y color

y usted nunca traspasó
los linderos de su mansión
donde el niño juega con la araña
y el amigo espera en la montaña
y el anciano sueña en la pestaña
del poeta que tañe al amor
con sus manos cansadas
de arrugar madrugadas
conjurando su arcada el valor
de auscultar la calzada
y ocupar barricadas
rubricando su espada un adiós
a usted
a usted

Ya lo decía yo en un texto que publiqué en agosto de 2013 (ver FIGARI, El ÍDOLO CAÍDO):

«Para quien quiera desvincularse del Sodalicio y del formateo mental que sufren quienes han pasado por la institución, es necesario y saludable mandar a la mierda de manera simbólica a Figari, derrumbar el ídolo que ha sido colocado en el altar del propio recinto interior y al cual durante años se le ha rendido pleitesía, asimilando su pensamiento y sus criterios, buscando agradarle mediante una obediencia complaciente y absoluta, y manteniendo una ceguera obsecuente ante sus debilidades humanas y sus desvaríos intelectuales.»

Por eso mismo, la solución al escándalo del Sodalicio no terminaría con la expulsión de Figari o con su hipotética muerte debido a una penosa enfermedad —eufemismo para designar el cáncer que dice padecer— en un futuro no muy lejano. Mientras el Sodalicio siga siendo en esencia lo mismo que es ahora, Figari seguirá vivo en la institución como un fantasma que se resiste a dejar de penar en la mansión que él mismo invadió hasta el más recóndito recoveco con su mórbida presencia.

__________________________________________________

He aquí una demo que grabé de la canción Usted:

 

Anuncios

23 pensamientos en “EL PARÁSITO FIGARI

  1. Martín. De acuerdo contigo. Pienso que esa forma de ser de Figari se reproduce en la institución por necesidad, es decir a pesar que los miembros ingresen con un sano entusiasmo espiritual, las formas que complementan la forma de vida en medio de una institución espiritual se replican y se defienden porque también es necesaria la permanencia, al final solo de la supervivencia de las comodidades de su vida, pero con ese prestigio externo que brinda la institución. Los miembros se van convirtiendo en Figaris, en mayor o menor medida, lo van haciendo. Eso no solo pasa en Sodalicio, también pasa en otras instituciones, de diferente forma, pero pasa. Creo que hemos compartido algún momento cuando estudié en Santo Toribio (recuerdo a Capelleti en particular como más cercano), ya estaba en una congregación con un grupo un tanto más contestatario, pero ahora también pesa más esa institucionalización de la comodidad, del privilegio personal, de la supervivencia sin trascendencia, y eso es lo que está liquidando nuestro cristianismo. Otra cosa que destaco es esa inteligente observación sobre el uso de la figura mariana, en serio podemos encontrar que el uso de una presencia mínima en las escrituras sirve para explicar precisamente las posiciones más conservadoras, o en general para justificar cualquier cosa. Un abrazo, mucha solidaridad desde mi lado.

    Me gusta

  2. Un modo sr Scheuch, simbolico claro, pero que creo puede ayudar, es el de quemar sus libros y ver como lentamente todo va acabando…

    Un sistema eso es lo que se creó o generó, por ahí puede ir la reflexión (también). Saludos desde el Perú.

    Me gusta

  3. Es un buen paralelo, hay relaciones simbióticas y/o orgánicas, pero también las hay parasitarias. Estas características se dan en todas las sectas, siempre ha sido igual. Figari pretendió poner una caseta de peaje entre la palabra escrita y su institución. Exigió violentamente que lo reconozcan, y para qué ? Para que le paguen a su ego.
    Con lo de la Virgen María, figari pretendió vender credibilidad, como estrategia de marketing. No habrá tenido la palabra marketing presente en su conciencia, pero sí el ánimo de vender influencia para que le paguen con caricias en el ego y con poder atribuído. Y al nunca confrontarlo, lo dañaron más.

    Lo que yo le deseo a figari, con quien conversé tan sólo en dos oportunidades frente a San José, es que se cure de esa enfermedad (cáncer, si es verdad que lo tiene) y que se cure de sus problemas psicológicos (no estaban locos por el reyno de Cristo, estaban locos de verdad) y que reflexione tanto, pero tanto …, que en algún momento sea capaz de disculparse y de integrarse sin ninguna pretención de poder para reparar absolutamente todo el daño que hizo. La verdad, no soy juez ni verdugo. Pero hasta ahora parece que sigue escondiéndose como un parásito y viviendo de esa manera. No quiere reconocer nada, y el daño que sigue haciendo por la postura de ahora es peor que el que hizo antes, pero parece que no le importa. Ese es figari.

    La pregunta sería, de qué forma vive la cúpula sodálite ? Porque …, que no admiten responsabilidad estructural en toda esta catástrofe, esto queda triste- y asquerosamente claro. Se han quedado calladitos, esperando que nos olvidemos que aquí y ahora siguen en la misma línea, cada día, todos los días. Ahora y en un futuro próximo y lejano. Mientras no reconozcan abiertamente el daño que hicieron y siguen realizando como cúpula – con ese silencio convenido -, no hay cambio posible.

    Y es que la diferencia entre figari y la cúpula sodálite no puede ser muy grande …

    Me gusta

  4. Realmente, uno ha tenido que matar a Figari que tenía dentro, hacerlo añicos y ver las cosas en perspectiva. Te agradezco este texto Martín, al igual que los textos de José Manuel Rodríguez, José Salazar, Pedro Salinas, Rocío Figueroa, sobre la figura de LFF. Me han ayudado a que el proceso de matar al Figari que tenía dentro sea más rápido.
    Ahora tocará desde donde uno está expulsar de la Familia Sodálite a LFF y traer a Jesús.

    Me gusta

  5. A los pocos meses de agruparnos conocimos a Luis Fernando, fue a la Victoria por el aniversario del Centro San Juan Apóstol con otros sodalites. Lo recuerdo sonriente y hasta bromeando; en aquella ocasión lo vi grande, grueso, como un viejo roble. Ya nos habían dicho que era hincha del Alianza Lima y Gustavo le canto “Pelota de trapo”.Poco tiempo después me dieron a leer “Huellas de un Peregrinar”, libro que me acompañó durante varios años. Luego vendría el jubileo del 94 y las charlas en San Borja. Recuerdo una después de la aprobación pontificia en la que nos quedamos atrás M y yo, vimos a un sodalite conocido con una cara de aburrido como si ya quisiera irse, lo que dijimos al final aparte de conversar sobre lo que habíamos entendido, haciéndoles caso también a nuestras notas escritas, fue que la espiritualidad ya estaba aprobada por la Iglesia por lo tanto Luis Fernando ya no podía decir nada nuevo, como justificando la situación.
    También por una cuestión de historia personal me costaba entender, y mucho con una cierta resistencia, el llanto de nuestro Señor Jesús por la muerte de Lázaro,lo empecé a hacer (entender) y aceptar y valorar cuando vi llorar a LFF en la misa con el cuerpo presente de Germán…
    Sólo una vez lo vi de cerca. creo que por el año 2002 en una noche, fui al CP de San Borja sólo para rezar. Él salió de la comunidad por el lado de la capilla con jóvenes extranjeros, me detuve para saludarlo y lo hice, buenas noches Luis Fernando le dije con voz fuerte, simplemente me ignoró uno de los jóvenes lo miró y luego me dirigió la mirada, con gestos le expresé que no importaba.
    La última vez que lo escuché fue en Chorrillos, un discurso desarticulado sin secuencia, habló sobre la conciencia, fue también para mí la última vez que con tantos emevecistas aplaudí, canté, reí…
    No sabía nada de los Legionarios de Cristo, fue Pedro Namuche, hoy religioso, quien me dió un libro sobre la historia del padre Maciel, años después cuando se supo lo que era en realidad él y de las monstruosidades que hizo sentí un miedo terrible y me vino el pensamiento, no sé por qué, “y si algo así se descubre en el Sodalicio o en el MVC” y rebusqué en mi memoria y no encontré nada…

    Pobre hombre

    Me gusta

    • Problema de ética y moral. El señor Figari hace daño durante todo ese tiempo y lo que se hace es disculparlo y tratar de entenderlo. Me parece correcto el paralelo con los parásitos: no hay compasión, no hay temor, no hay concesiones solo hay un objetivo y un fin ya ustedes juzgaran de acuerdo con lo que ha hecho con sus vidas. El perdón Cristiano debe incluir castigo o se le deja todo a su conciencia? Para que entonces las leyes civiles? creo que hay un desperdicio de todas estas personas que han pasado por el movimiento y no reflexionan y solo quieren olvidar cuando dieron muchos años de su vida y ya han quedado marcados.

      Un saludo de solidaridad

      Me gusta

  6. Aquí una entrevista muy valiosa a Alberto Athié que sólo puedo recomendar y que tiene que ver con figari, maciel, la Iglesia misma y sus problemas estructurales :
    https://lavozatidebida.lamula.pe/2016/02/12/alberto-athie-si-cae-figari-caera-solo-sin-sus-encubridores/pedrosalinas/
    ——————————————–

    Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria.
    2 Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.
    3 Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.
    4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas;
    5 porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.

    Me gusta

  7. He recordado una “anécdota” ?

    HAce varios años, luego de una de las misas “grandes” en Camacho. Estabamos saliendo con quien era mi animador entonces, sodálite, y LF pasaba a un par de metros delante de nosotros, dirigiéndose -según recuerdo- a su carro con otras personas.

    Hice el inocente comentario, medio en broma, “ya pues NN (mi animador), presentanos”. Comentario que estoy seguro solo lo escucho mi animador y un par de personas más que estaban casi pegados a nosotros. El mismo LF, que estaba a unos metros, no lo debe haber escuchado por la distancia. El punto es que, sentí una mirada “extraña” de mi animador sobre mi. Y luego, no recuerdo si el mismo dia, o en la siguiente reunión, recibi una p…ada por “haberlo puesto en una situación incómoda frente a LF”.

    La verdad, en el momento asumi calladamente -como sabiamos hacer-, pero por dentro no le di importancia, me parecia una tonteria que LF, o mi animador, o quien sea e haya incomodado por eso.

    Ahora, simplemente pienso, realmente tenían miedo a LF?

    Anécdota aparte … un dia en la noche, me cruzé en la calle, frente a la Clinica San Felipe, con LF que salía de alli, junto con algunos sodalites. Me armé de valor, me le acerqué -reconozco que algo nervioso-, y me presente “Hola LF, soy fulano de tal, agrupado de mengano”.
    Cierto que senti varias miradas extrañas e incómodas encima mio, o quizas eran mis nervios,. Recuerdo q LF solo me dijo algo asi como “ah.. ya”.. y listo. Y lo que más me quede pensando fue “creo q no reconoció el nombre de mengano (mi animador, que era sodálite). No se supone que él conoce a todos sus sodálites?”

    Depués de eso, en verdad no volvi a “sentir” tanta necesidad de acercarme a saludarle o hablarle en las actividades grandes. Aunque, si reconozco que esa imagen de “fundador omnisciente” que merece todo mi respeto -no veneración, ojo-, se mantuvo por varios años.

    Me gusta

  8. Buenas noches sr. Martín Scheuch.

    Tuve una gran excusa,en mi caso, para no adquirir el libro mitad monjes mitad soldados,el económico. Además, esto era más importante, consideraba que lo “poco” revelado del libro me bastaba,para iniciar o culminar un proceso de sanación interior.
    Pero casualmente lo vi en Lince, la versión pirata y creo que también por la vergüenza de verlo expuesto lo adquirí, disculpas a Pedro Salinas y a todos los implicados en la edición.

    Todos los testimonios apuntan lo mismo incluso el único positivo, se trató de un sistema que procuró el sometimiento, que atentó contra la libertad, hizo daño y perjudico en el tiempo la vida de muchas personas, siendo las primeras victimas los mismos miembros.
    Y aunque hubo diferencias respecto al MVC ¿acaso no hubo también victimas allí ?

    El Centro Apostólico de la Victoria, llamado San Juan Apóstol, alquiló después del año 2000 por segunda vez una casa en Balconcillo, yo la cuidaba, me lo permitió Ricardo Gil, coordinador del Centro y animador de mi agrupación (el último que tuve). Me instalé antes de la inauguración, la casa estaba sucia y ocupada con muebles viejos y en el último piso había un palomar, aparte del polvo y del olor a excremento de palomas, creía yo que estas hacían ruidos en la madrugada, lo que hubo fue una rata,descubierta y asesinada después de limpiar por Oscar Alvarado, pocos minutos después que Víctor Tapia me preguntara que como había pasado las noches;le hablé de los ruidos de las palomas en la madrugada… Algunas veces cortaron la luz eléctrica, una vez el agua y por varios días, lo más incomodo fue cuando cambiaron la llave y no me avisaron y estuve hasta muy tarde tratando de abrir la puerta para entrar a descansar…
    En una oportunidad trajeron una botella de ácido muriático, la dejaron en el baño, llegué en la noche y la vi, la cogí y pensé en matarme de una vez y acabar así con todo, hacía tiempo que padecía de una depresión, mi vida en ese tiempo era triste y no le veía salida. Me sentía mal, las culpas me pesaban demasiado, me creía un traidor, traidor del llamado que el Señor me había hecho y un fracasado. Carlos Beltramo quien conversaba conmigo me llegó a decir que yo padecía una especie de sida espiritual, porque mis defensas estaban bajas. Mis hermanos de agrupación me trataban mal, especialmente uno, la razón, porque yo ya tenía un hijo, mi enamorada salió embarazada después de dos años de relación…

    Me gusta

  9. En 1994 cuando ya tenía dos años de agrupado y 15 años conocí en la urbanización Apolo al padre Antonio Santarsiero, hoy obispo, en ese entonces rector de un seminario. yo iba de rezar de vez en cuando a la capilla que tenían allí. Él conocía a Germán, conversamos varias veces incluso me propuso crear una agrupación con los acólitos (menores que yo) además de ver lo de mi vocación religiosa, pues desde niño he tenido una inquietud religiosa y no sabría decir si en ese entonces era por una cuestión, intelectual, espiritual o quizá psicológica ya que no he vivido con mi padre y siempre lo esperé. Emocionado por lo de formar una agrupación se lo conté y comenté a Carlos Saravia y él a su vez a Humberto del Castillo, que opinó que no era prudente, Carlos me lo dijo y asumí que tenía que dejar las cosas allí, no volví a ir a la capilla. Antes busqué a JQ quien hacía poco había dejado de ser mi animador y le conté sobre el padre y lo de mi inquietud religiosa, me dijo que yo era muy jóven y que no me preocupara, todavía. Mi primer animador como ya he contado antes estuvo discerniendo 3 años en una casa para ser consagrado al MVC o sodalite, hay que decir acá creo que ya cabe que no era ni blanco, ni alto ni tenía plata, también mis referentes eran Manuel Sarria, Jaime Gomez y Franz Alfaro, el primero por cercano, el segundo por radical y el tercero porque me parecía místico, por lo que yo quería ser consagrado al MVC, sin saber que en realidad las cosas no estaban definidas. Esperaba con ansias terminar la secundaria y empezar a discernir en aquellas “casas”. En 1996 ya con 17 años le comunico a LFLL mi animador en ese tiempo que quería discernir, bueno se alegró, se lo comunicó supongo a VP quien quería que yo fuera sodalite y fue este último, no mi animador, quien me dijoque la instancia en el MVC para discernir era Manuel Sarria,yo esperaba un cambio de grupo, no por separarme de mis hermanos sino porque me parecía lo adecuado pues ninguno más quería no ser casado por decirlo de este modo, y después ir a una de esas “casas”, Empecé a conversar con Manuel, al año siguiente ingreso al ISPEC para ser profesor de religión, también empiezo a hacer apostolado primero en la parroquia y luego en un barrio, es allí donde me presentan a quien ahora es mi esposa y después de unos meses nos volvimos enamorados,yo lo veía como algo también querido por Dios, pues sólo conversaba con Manuel y me encontré con ella haciendo apostolado. Hubo en mi casa un problema grave y mi madre ya no pudo ayudarme a pagar el ISPEC, así que me retiré. Juan Carlos Nué quien era mi nuevo animador fue a vender libros de VE al ISPEC, al enterarse de mi salida habla con Alan Patroni, el director, y este ofrece ayudarme, yo tenía buenas notas y también era delegado del salón y creía yo caerle bien a la hermana Julia (también encargada del ISPEC). Juan Carlos Nué me avisa y me dice que regrese y voy , incluso Alan Patroni también era mi profesor, al tercer día me llama la secretaría de la hermana Julia y me hace un reclamo gritándome que porque estoy aquí si yo pedí mi retiro (pues fue a ella a quien le conté del grave problema en mi casa) y además quién se cree el sodali (así llamaba a los sodalites y JCN usaba barba) aquí mando yo y ni siquiera el cardenal se puede meter y sorprendido y triste me retiré. Se lo conté a Juan Carlos y se molestó, así que volví otro día a hablar con el mismo Patroni, él con un poco de vergüenza o malestar me dijo que no podía hacer nada que las cosas dependían de la hermana Julia.
    Juan Carlos le dijo a todos los de mi agrupación que yo era un quedado, que la monja me puso mala cara y que yo me fui, esta fue la primera vez de muchas que él manifestó un prejuicio hacia mi…
    Al poco tiempo me encuentro con el padre Antonio en la parroquia, después de 3 años y en la sacristía después de misa nos ponemos a conversar,me da trabajo en el seminario, tuve una fuerte experiencia de oración, pues el trato fue que fuera una hora antes para rezar. Le conté lo del ISPEC y también que tenía enamorada.Conversaba mucho con él y otra vez me propuso lo del discernimiento, yo no sabía que decidir, qué hacer y se lo preguntaba a Dios. ¿Y el MVC? porque creía que Él me había llamado a el, y así pasaron los días y las semanas (algunas) hasta que lo primero que hice fue terminar con mi enamorada y luego conversar con mi animador Juan Carlos , este me dijo que el padre me estaba manipulando ofreciéndome cosas y que tú te tienes que quedar con nosotros, que Dios te ha llamado aquí y etc, etc.
    Así que el padre era el malo y hasta le envié una carta perdonándolo por haberme manipulado…

    Me gusta

    • Hmmm, … y hubo alguien en todo ese barullo de influencias y prejuicios que pensó en cómo quedaba la chica en su soledad, y en cómo quedaba el hijo que paría ? Desde este clásico punto de vista machista, la tomaron siquiera en cuenta ?
      Cuando alguien cuenta su historia en el sodalicio, siempre me queda el mal sabor de sentirme obligado a diferenciar entre influencias y evangelización, y es difícil entrever cuál de ambas era su prioridad. Pareciera que esta desproporción no ha cambiado hasta el día de hoy, o no ?

      Me gusta

  10. Continuo. JC no se lo consultó a nadie, lo decidió en el momento en el que nos encontramos. El padre fue prudente al decirme lo siguiente:
    Si no es tu vocación aquí lo vas a descubrir y el estudio te va a quedar. Si estudias bien también podrías ir a Italia. Incluso después de contarle de la grave situación de mi casa, hizo a un lado su propuesta inicial y me dijo con cierta pena y empatía, “conozco al embajador… puedes viajar a Italia, trabajar y ayudar a tu familia ” la verdad no le puse atención a esto, pues mi prioridad era saber donde quería Dios que me quedara. Cuando el padre me acompañó a mi casa para conversar con mi madre, no la encontramos. Ahora que recuerdo en el MVC, por lo menos a mí, jamás me preguntaron siquiera de refilón por mi familia…
    Así que dejé al padre y seguí en el MVC, no regresé por cerca de dos meses con mi chica y en aquel tiempo (antes de regresar con ella) las cosas siguieron igual; esperé que me dijeran que converse con un sacerdote sodalite o algún consagrado o que pase a algún grupo de discernimiento y nada. Regresé con ella y decidí formarme para el matrimonio, así que busqué material para estudiarlo y a ella la involucré al MVC, pero no se hallaba bien, así que quedó en la parroquia. Ella me llevó algunas veces a la casa de las Misioneras de la caridad que tienen en la parada (La Victoria) y yo por Oscar A. al hospital del niño.
    Lo que encontré fueron los folletos que editó VE con la Conferencia Episcopal. El de Luis Fernando se agotó, aún así lo pude leer así como el de Morandé y lo que fue para mí el descubrimiento del fuego por el tema de la fenomenología (que me acompaña hasta el día de hoy pero esa es otra historia) fue el folleto de Alfredo García Quesada. Bueno por decirlo de algún modo consideraban las cosas desde la cúspide de la estructura humana sin considerar la afectividad y sus reacciones así como la sensualidad y la necesaria y posible reorientación de estas dos esferas de las que también se compone el hombre. A pesar de mi esfuerzo considerando todo lo que un emevecista normalmente hacía no pude evitar las reacciones , más aún si lo único que había aprendido o recibido referido al tema se reducía a “la guerra contra la lujuria la ganan los cobardes, los que huyen” no me excuso pero también estaba el desconcierto y el voluntarismo, él no saber qué hacer, pues si nos queríamos, hubo amor entre nosotros…. rezar más, leer más, más ejercicio…. después de más de año pasó lo que no quise

    Me gusta

  11. Es notable el testimonio del señor Cerquín. Cómo la realidad -los factos como le dice Gerundio- va demoliendo la estructura del pensamiento Sodálite, permitiendo que las personas puedan reconectarse con el núcleo sano de su personalidad, Debe ser muy doloroso ese proceso, pero justo por ello es más loable. Felicitaciones.

    Me gusta

  12. Gracias Gerundio. Escribo también para sacarme de una vez lo que llevo dentro… es un proceso (cuánta razón tuvo Martín Scheuch).

    Luego de aquello busqué a VP, su comentario al verme y escucharme sobre lo sucedido fue ” tranquilo, mis hermanos le dan duro”. Si bien yo le tenía una consideración a aquella agrupación mayor lo que me dijo no reduzco para nada la turbación y el sentimiento de culpa. JC opinó, ¡ah ya te la ca….te!. Me puso un ultimátum, si vuelve a pasar la dejas. MS, no estaba de acuerdo con esto último pero me dijo algo aún más perturbador “tienes que entender que las relaciones sexuales entre los no casados es una especie de masturbación de a dos”.
    Era el año 1999, cuando crearon el INSR, el pedagógico. Allí me encontraba, el mejor año de ni vida en cuánto al estudio, JC me planteó o la dejas o te vas, para sorpresa de todos me fuí (la primera vez) de la agrupación. Pensé, otra vez no le voy a hacer caso, creyendo también que solo iba a poder con un problema que no sabía como resolver… y ocurrió el embarazo

    A aquellos que me trataron con indiferencia o rencor, que me cerraron puertas y juzgaron … empezando por mis hermanos de agrupación,
    que luego ante situaciones similares, evitando los embarazos, pues “la prudencia tuvo forma de condones y pastillas” los seguí estimando y respetando…
    Durante varios años pedí apoyo moral para casarme y se me decía que no, muchas veces se me presentaba el siguiente dialogo:
    _ Tú me amas
    _yo te amo
    _y si me amas, por qué no te casas conmigo
    _tú no entiendes….
    Y se generaban los conflictos externos e internos.
    Tome la botella de ácido y la abrí, hacía poco CB me había regalado un par de anteojos con lentes de resinas. Me acerqué al water y eché el ácido sobre los lentes, al ver lo que ocurrió me arrepentí de lo que pretendía hacer. Por una discusión que tuvimos, él ya percibía que estaba mal, me envío a hablar con S del N, no sabía como contarle las cosas pues yo mismo no consideraba, la pena, la angustia, el dolor que ya tenían años, respecto también al Plan de Dios referido a mí. Y le conté de mi supuesta homosexualidad enquistada por el temor de mi madre desde que tengo memoria y de la amenaza de R, porque había salido embarazada otra vez y decía que iba a abortar ya que no nos casábamos, aún así conversar con S, me alejó de aquella idea del suicidio.

    Al poco tiempo me fuí, experimentando todo lo que implica durante años, añorando volver y lamentándome, pero quedarme en mi agrupación para mí ya era insoportable…

    Me gusta

    • Sí, en mi caso, cuando yo me retiré tenía un sentimiento de frustración bastante grande, ya que me hubiera gustado quedarme bajo otras condiciones, pero es que humana y moralmente no encajaba, sobretodo en el aspecto social y en el sociable. La frustración de tanto que en ese tiempo me hubiera gustado poder hacer desde allí fue el mal sabor que me llevé. Por otra parte, debido a las contradicciones que encontraba entre estas personas y que ya entonces formulaba sin mayores tapujos, la gran mayoría me veía y trataba con mucha distancia. Era realmente insoportable, más que nada porque quedarse no tenía objeto. Cómo entrar en diálogo con una horda de ciegos, sordos y mudos ?

      Pero como siempre tuve algo así como un pellejo de elefante, nunca llegué a esbozar siquiera en mi mente la idea de hacer algo contra mí mismo. Al irme tenía también una gran expectativa por todo lo que me tocaría conocer y descubrir fuera de la familia sodálite, esa era la parte positiva, aunque era conciente de la enorme cantidad de tiempo que perdí allí. Lo que me llevé fue el haber podido renovar mi fe, algo es algo. Años después la dejé de lado, luego sorpresivamente volví a encontrarla de una manera inexplicable.
      Usualmente, de una experiencia así, uno se lleva amistades. Pero ni eso fue posible ! Tú sabes lo que ellos entienden por ‘amistad’. Así es que me llevé los recuerdos y un par, muy pocas amistades que bajo ese criterio estaban obligadas a mantener una postura ambigua.

      Plantearse preguntas sobre la propia sexualidad es mucho más común de lo que se cree, sobretodo en etapas de confución emocional y si uno es muy joven. La pregunta clave en esto es si la persona en cuestión es capaz de enamorarse de otra del mismo sexo. El enamoramiento es mil veces más desicivo que las fantasías. Lo de las fantasías es muy, muy común aún entre heteros. Acorde a problemas estructurales en la personalidad puede darse inclusive que alguien crea estar enamorado de otra persona de sexo similar, sin que sea realmente así. Esto pasa en ambas direcciones, es decir que hay homosexuales que se enrollan en un estilo de vida hetero. Pero siempre hay profesionales que pueden ayudar a aclarar esto.

      Lo del ácido y los lentes, tiene a mi manera de ver, un carácter simbólico nada indiferente. Menos mal que, en un arrebato de sensatez, hiciste antes la prueba sobre la resina. Buscaste ayuda en ese tiempo ? Y si no, porqué no ? O sí ?

      Me gusta

  13. Fuerte el relato de Every… me pone a pensar en todo el sufrimiento en las personas concretas que pasamos por el SCV y también los del MVC… esa carcel mental que te inculcan hace mucho daño…

    Me gusta

  14. Pingback: LA CORTE DE LOS 47 | LAS LÍNEAS TORCIDAS

  15. Pingback: DEFENSA DEL SODALICIO | LAS LÍNEAS TORCIDAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s