SODALICIO: EL EXPULSADO PÚBLICO NÚMERO UNO

german_mckenzie_gonzalez

Germán McKenzie González

Durante el tiempo en que fui sodálite, no recuerdo que se haya expulsado a ningún miembro. Hubo ciertamente quienes se fueron voluntariamente, así como aquellos que fueron invitados a retirarse.

De pronto, en septiembre de 2007, me llegó la noticia de la expulsión de quien era entonces Superior Regional del Perú, Germán McKenzie, por “falta grave reiterada”.

Un mes después ocurriría la segunda expulsión pública, la de Daniel Murguía, por haber sido atrapado in fraganti por la policía en una situación pedófila en un hostal del centro de Lima.

No sé de nadie más que haya sido expulsado posteriormente del Sodalicio, ni siquiera aquellos que tienen sobre sus espaldas acusaciones tan o más graves que la de Murguía.

Curiosamente, el Sodalicio no trató posteriormente a McKenzie como un renegado, sino más bien como un amigo entrañable de la institución. Se le apoyó para que siguiera estudios de religión y cultura en la Catholic University of America (Washington D.C.) y pudiera acceder posteriormente a un puesto docente en la Niagara University (Lewiston, Nueva York). Se casó el año 2011 en Lima en una ceremonia litúrgica presidida por el cura sodálite Juan Carlos Rivva, en presencia de varios miembros del Sodalicio, muchos con altos cargos de responsabilidad en la institución.

Sigue siendo un misterio el motivo de su expulsión. McKenzie no aparece en ningún testimonio como que haya cometido ningún tipo de abuso. Además, el Sodalicio apaña a los abusadores, no suele expulsarlos públicamente. Quizás hubo incompatibilidades personales o se trató solamente de una componenda. Lo cierto es que, hasta el momento, el silencio de McKenzie sobre lo que sabe del Sodalicio parece estar garantizado.

(Columna publicada en Exitosa el 17 de septiembre de 2016)

________________________________________

Germán McKenzie siempre fue para mí un sodálite que destacaba por su humanidad y su afecto comprensivo. Era para mí un punto de referencia y una persona de contacto incluso cuando dejé de vivir en comunidades sodálites. Sin embargo, en septiembre de 2007 se le comunicó oficialmente a la Familia Sodálite que Mckenzie había sido expulsado de la institución debido a una falta grave reiterada, sin especificar cuál era esta falta. Se trataba probablemente de una falta relacionada con la obediencia o con incapacidad para guardar el celibato, sin que hubiera habido de por medio ningún abuso en perjuicio de nadie. O tal vez no hubiera falta, y se trataba simplemente de un subterfugio para facilitarle la salida de la institución a un profeso perpetuo que ya no quería pertenecer a ella.

Germán McKenzie —quien vive actualmente en Canadá— recibiría apoyo del Sodalicio para asentarse en los Estados Unidos y poder iniciar, al año siguiente de haber sido expulsado, estudios de religión y cultura en la Catholic University of America (Washington D.C., Estados Unidos). En enero de 2010, Raúl Masseur, un sodálite de antigua hornada, le cedería su puesto de capellán en la Brock University de St. Catharines (Ontario, Canadá), responsabilidad que asumiría McKenzie hasta agosto de 2010. Se desempeñaría también como Director de la Oficina de Evangelización de la Diócesis de St. Catharines (Ontario, Canadá) desde enero de 2010 hasta diciembre de 2011. A partir de enero de 2012 lo encontramos como profesor adjunto en la Niagara University (Lewiston, Nueva York, Estados Unidos). Desde junio de 2012 también es profesor visitante de la Universidad Juan Pablo II (San José, Costa Rica), cuyo rector es nada menos que el P. Emilio Garreaud, miembro de la generación fundacional del Sodalicio. Aparece también en la plana docente del Catholic Pacific College (Langley, Columbia Británica, Canadá) y de The St. James of Jerusalem School of Theology (Riviera Beach, Florida, Estados Unidos).

Sigue siendo un misterio las verdaderas razones que llevaron a su expulsión del Sodalicio así como el trato preferencial que recibió, no concedido ni siquiera a ninguno de los sodálites que se fueron por la puerta delantera por propia voluntad, cumpliendo con todos los requisitos formales y quedando en buenas migas con la institución.

Así también sigue siendo un enigma por qué hasta ahora no se ha expulsado a ninguno de los abusadores conocidos del Sodalicio, mucho menos a Figari, el pez gordo en todo este asunto. Lo cual contrasta con la celeridad con que se expulsó a Daniel Murguía, un sodálite de escaso peso en la institución. Al parecer, el rasero no es el mismo para todos.

Anuncios

15 pensamientos en “SODALICIO: EL EXPULSADO PÚBLICO NÚMERO UNO

  1. La verdad, a mi no me importa lo que haya hecho. Prefiero no juzgar a nadie, muy indiferentemente del pasado que haya(n) tenido ; ni siquiera a figari o a murguía. Otra cosa muy diferente es cómo resolver el problema de proteger a tantas otras personas de la ‘obras’ del movimiento sodálite, muchas podrán haber sido buenas, otras ya las conocemos y tienen al abuso y la discriminación como denominadores comunes.

    Para los que son heterosexuales queda siempre abierto el camino hacia el matrimonio, como solución o sea como fuere. Pero los que son homosexuales, ellos quedan frente a un futuro muy complicado desde adentro o afuera, expulsados o no.
    Si hablo de sancionar es en función a la protección que todos merecen y merecemos, con mayor razón en un movimiento con semejantes problemas estructurales. Me pregunto, sin embargo, si McKenzie ayuda a resolver estos últimos con todo ese cómodo silencio, si considera a la repetición de tantos síntomas, tan repetitivos y característicos como algo propio de una institución sana (?)

    Dónde habrá aprendido ese ‘silencio’, tan largo y oportuno ? Es ese silencio causa o consecuencia de una escuela de abusos ? Y si fueran ambos, no sería sistémico ? Esa complicidad con los sodálites no es solamente lo que hizo antes, pero lo que está haciendo ahora.

    Me gusta

  2. Según el post SODALITIUM 92 al que quería irse de manera formal por la puerta de adelante le ponían mil trabas y lo sometían a “discernimiento” para que reconsidere se decisión, es decir el Criterio 8 del Dr. Lifton mencionado en el post posterior a este.

    Si al Sr. McKenzie lo dejaron ir de manera expedita y además ayudaron a cursar estudios y conseguir trabajo en el extranjero,entonces debe tener “leverage” contra la institución.

    Difícil de creer que lo expulsen por falta grave y a pesar de ello lo ayuden a establecerse en otro país.

    Me gusta

  3. Todos tenemos libertad de expresarnos o no hacerlo, pero a mi humilde parecer callar cosas relacionadas a delitos por haber recibido ayudas generosas, es haber aceptado ser comprado. Quizás así se entienda el silencio: no puedo hablar porque DECIDÍ aceptar la ayuda del sodalicio a cambio de mi silencio. Pienso que nunca será cristiano callar el delito del que se es espectador, pues hacerlo es encubrir, y al encubrir nos convertimos en cómplices, y como cómplices se nos pedirá cuentas al final de nuestras vidas.

    Me gusta

    • Contestaría a tu pregunta de la sgte. forma : si le preguntas lo mismo a McKenzie, no va a decirte nada, pero seguirá gozando de tanto que los sodálites han condonado en su vida … como ya lo sigue haciendo (y callando). Tú que dirías ?

      Me gusta

      • Que siguen suponiendo cosas. Lo que relata Martín es la carrera profesional seguida por Mac que es pública, y genera dudas sobre por qué el trato diferente del SCV, pero de ahí a afirmar que tiene comprado un silencio es demasiado.

        Me gusta

      • Mi estimado:

        Tengo la ligera impresión de que sigues padeciendo del mal de falta de comprensión lectora. Aquí nadie ha dicho categóricamente que a McKenzie le han comprado su silencio. Ahora bien, si contemplamos objetivamete los hechos, podemos suponer que Mckenzie no dirá nada sobre el Sodalicio. Lo expulsan públicamente y no se manifiesta ni para pedir disculpas ni para alegar en contra de su expulsión y defender la buena honra que le es debida. Extraño, ¿no? Después realiza una carrera académica donde recibe apoyo de miembros del Sodalicio, lo casa un cura sodálite y asisten antiguos miembros del Sodalicio a la boda (ver https://www.youtube.com/watch?v=UCY3msO7GZ4) e incluso en el año 2015 colabora con un par de artículos en ACI Prensa (https://www.aciprensa.com/blog/romero-martir/ y https://www.aciprensa.com/blog/el-papa-francisco-y-su-visita-a-los-estados-unidos/), que reflejan la interpretación sodálite de la historia eclesial reciente. Con esos antecedentes, su silencio parece estar garantizado, como afirmo en mi artículo. ¿No te parece?

        Me gusta

      • Martín, creo que en este caso el que padece el problema de mala comprensión de lectura eres tú. Gerundio contesta mi pregunta y yo señalo que es una suposición afirmar que tiene comprado su silencio. No señalo que tú hayas afirmado que Mac tiene comprado su silencio, pero Gerundio si lo ha hecho entre líneas. Sería bueno dejar de lado el término “parece” en la última línea de tu comentario.

        Le gusta a 1 persona

      • Lo que se dice “entre líneas” suele ser por lo general una interpretación subjetiva del lector. Gerundio es responsable de lo que dice, pero no de lo que tú interpretes. O de lo que entiendas mal, como parece ser tu costumbre. Tampoco tengo la certeza de que vayas a entender bien lo que ahora estoy escribiendo.

        Por otra parte, cada vez que alguien me dice lo que debo decir o lo que tengo que omitir, me da la impresión de que el diálogo resulta casi imposible. Pues, ¿qué diálogo se puede llevar a cabo con alguien que no toma tal cual sólo lo que estás diciendo, sino que te dice lo que debes omitir y también te explica lo que supuestamente estás diciendo? ¡Plop!

        Me gusta

      • Cierto, yo si mantengo la suposición que una persona que – en el contexto de lo que comentamos – se entera de tantas barbaridades acerca de lo sucedido en la familia sodálite y guarda silencio, tanto en lo que respecta a las razones de su separación como en lo sucedido allí en general, tiene un interés en callar desde que ha recibido bienes decisivos de parte de ellos hasta el día de hoy. Pero es mi suposición.

        Me gusta

  4. Lo de Mac siempre fue raro. Enhorabuena que haya reconstruido su vida y que haya recibido ayuda (hay tantos otros que no) pero concuerdo con Martín y con Gerundio que no se trata de juzgar a nadie sino que el tema es raro y por lo general, al que se le dan beneficios luego de ser expulsado de algún lugar (en especial si eres de los pocos casos que hay) es para mantenerlo contento. Lo que no entendí es por qué Gerundio comentó sobre la salida de gente hetero u homo porque no lo vi relacionado con el tema.

    Me gusta

    • Como leerás, había comparado el caso McKenzie con el de Murguía y figari, en cuanto que estos últimos quedan en una posición distinta, no solamente por la cercanía a la pedofilia sino por otra muy diferente, y es que son homosexuales y quedan en una posición más vulnerable ante la sociedad. Visto así, son víctimas de su propio silencio y prejuicios, no así – en este contexto – McKenzie. El silencio de McKenzie tendría entonces otro origen. O es homosexual y me estoy equivocando ?

      Me gusta

  5. Pingback: SODALICIO: EL INSÓLITO CASO DEL CONSAGRADO SOLITARIO | LAS LÍNEAS TORCIDAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s