PREGUNTAS A LA COMISIÓN DEL SODALICIO

comision_etica_azul

El 14 de enero envié por correo ordinario mi denuncia de abusos psicológicos y físicos sufridos en el Sodalicio de Vida Cristiana a la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación. Ésta me dio acuse de recibo vía e-mail el 3 de febrero, aunque ya conocían el texto de mi denuncia con anterioridad, pues les fue proporcionada por un sodálite de confianza, a quien yo le había enviado la misma documentación por e-mail el 27 de octubre del año pasado.

En un e-mail del 19 de febrero enviado a la Comisión puse la siguiente aclaración: «Aclaro que la denuncia no es contra personas individuales sino contra el Sodalicio, pues fue el sistema institucional sodálite plasmado en una doctrina y una disciplina los que permitieron que se cometieran en perjuicio mío los abusos que detallo en el documento, creando el marco necesario para que ello ocurra».

A día de hoy no he recibido ninguna notificación adicional, invitándome a declarar y hacer las precisiones del caso, aun cuando he consignado mi número de teléfono en Alemania y mi usuario de Skype.

¿Qué pasa, señores de la Comisión? ¿Qué están esperando? ¿Sólo les interesa las denuncias contra Figari a fin de embarrarlo únicamente a él y dejar a la institución libre de polvo y paja?

¿Alcanzará el fondo asignado de 500 mil dólares para indemnizar a las víctimas? Sólo las casas de San Bartolo puestas a la venta por el Sodalicio están valuadas en más de 4 millones de dólares. ¿No creen que ese monto debería usarse para indemnizar a las víctimas, en vez de destinarse a abogados para limpiar la reputación de los abusadores?

(Columna publicada en Exitosa el 13 de febrero de 2016)

________________________________________

Según información publicada por la inmobiliaria Alberto Arribas en el portal adondevivir, éstos son los precios solicitados por las que fueran casas de formación del Sodalicio en San Bartolo.

Casa de playa en la Ribera Sur, lote 5 S/ 1,806,000 (US$ 602,000)
Casa de playa en la Ribera Sur, lote 24 S/ 1,713,000 (US$ 571,000)
Casa en la Av. San José de San Martín,
zona Costa Norte Baja, lote 50
S/ 7,329,000 (US$ 2,443,000)

Lo cual hace un total de US$ 3,616,00. Si a esto le sumamos lo que se estaría pidiendo por una cuarta casa de playa, ubicada al centro de la Ribera Sur, el monto superaría los 4 millones de dólares. Esto sin tener en cuenta los ingresos que el Sodalicio recibirá por la venta de la casa donde vivía Luis Fernando Figari, ubicada en La Pinta 130 (San Isidro), y de las dos casas con jardines y una piscina ubicadas en Santa Clara (Ate), cerca del Hotel El Pueblo.

Por eso mismo, resulta ridículo que se haya asignado un fondo de US$ 500,000 para indemnizar a las víctimas que presenten su denuncia ante la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación. Pues los montos a ser desembolsados deben ayudar a mitigar el sufrimiento de personas que han sido dañadas de por vida y ayudar a cubrir ampliamente los gastos médicos y psicoterapéuticos en que han incurrido estas personas, además de compensar las oportunidades perdidas en cuanto a estudios y trabajo debido al tiempo vivido en comunidades sodálites.

Al respecto, cabe mencionar de manera ilustrativa el caso de Andreas Huckele, quien junto con un compañero suyo fueron las primeras víctimas que denunciaron los abusos sexuales sufridos en la Escuela de Odenwald (ver mi post LA ESCUELA DE ODENWALD Y EL SODALICIO). En julio de 2010, debido a la incomprensión con la que continuamente se topaba, decidió poner por escrito las razones que justificaban la indemnización que estaba solicitando y por la cual estaba luchando desde hacía meses.

He aquí el texto tal como aparece en el libro que escribió bajo el seudónimo de Jürgen Behrens, «Wie laut soll ich denn noch schreien?» Die Odenwaldschule und der sexuelle Missbrauch, Rowohlt, Reinbeck bei Hamburg 2011 [«¿Cuán fuerte debo aún gritar?» La Escuela de Odenwald y el abuso sexual].

«¡Los pagos indemnizatorios a las víctimas cumplen funciones importantes!

Una de esas funciones es simbólica.
En una cultura material como la nuestra, en la cual el valor de algo o alguien se expresa en una cifra en euros, la designación de un daño en euros tiene un alto valor representativo, en particular cuando se trata de un daño personal, es decir, un daño respecto al cual puede haber únicamente un reconocimiento pero no una reparación. El pago de una indemnización es el reconocimiento y designación de una culpa y pone fin al sentimiento de culpa compartida y participación de las víctimas en el delito.
¡Las víctimas no pudieron decir que “no”!
Que actualmente sean pocas las víctimas que reclaman indemnizaciones forma parte del daño ocasionado por la violencia sexual que tuvieron que padecer y soportar las víctimas. En la medida en que se asume que la mayoría de las víctimas no elevan reclamaciones materiales y de este modo la minoría de las víctimas que reclaman indemnizaciones con cifras concretas son marginadas nuevamente, los responsables de la institución mantienen el comportamiento lesivo.
“Pues recién cuando en nuestra sociedad se pagan grandes sumas de dinero de manera voluntaria, se reconoce dolorosamente la culpa.”
Prof. Volkmar Sigush, sexólogo, Frankfurt am Main, Erziehung und Wissenschaft, 6/2010, GEW.

Una de esas funciones es práctica.
El pago de una indemnización mitiga el daño ocasionado. Los sobrevivientes de violencia sexual se hallan asegurados en la vida por debajo del promedio. Los costos de tratamientos son altos y no siempre son asumidos por los seguros de enfermedad. Los montos asignados para medidas terapéuticas se agotan antes de terminar el tratamiento. Biografías quebradas, retrasos en la formación profesional y vínculos laborales interrumpidos se pueden observar de manera acumulada en las víctimas. Una provisión adecuada para la vejez frecuentemente no se da.

Una de esas funciones es moral.
Quien ha ocasionado daño tiene en nuestra cultura la obligación de resarcirlo. Esta obligación es independiente del derecho penal y civil. Por eso mismo, la institución está obligada a tomar distancia del alegato de la prescripción y hacer frente a su obligación moral.
Los pagos indemnizatorios deben ser fijados de manera tan elevada que no se ofenda a las víctimas. ¡Un sufrimiento de por vida no puede ser compensado con limosnas!»

(Traducción al español: Martin Scheuch)

7 pensamientos en “PREGUNTAS A LA COMISIÓN DEL SODALICIO

  1. Hmmm,… empiezo a sospechar que sería imposible que las reputaciónes de los miembros de la “comisión” no terminen regadas por el suelo. Deben estar en una situación difícil de ejercer, moralmente hablando, ya que la cúpula sodálite los quiere obligar a mantener la prioridad desde los intereses sodálites y ellos deben estar bajo contrato. Ahora veremos si su respeto por la ley es tal, que logren argumentar jurídicamente contra los sodálites de tal forma para que puedan equilibrar la balanza de la justicia.

    Se han metido literalmente en cañiza de once varas. (O de once millones ?)

    Me gusta

  2. Era previsible que esta “comisión” iba a ser menos que un saludo a la bandera y no quiero caer en un prejuicio, pero con que objetividad van a investigar unos señores ya entrados en la tercera edad que han seguido el ideal sodalite desde el principio… veo un poco dificil que un (unos) anciano (s) vea (n) objetivamente el problema de la organizacion si precisamente son parte y creen firmemente en la misma organizacion, pero la pregunta que aun me hago es, porque las victimas no salen? algunas (pocas) valientemente lo han hecho y han testimoniado, pero y las demas? que esperan para demoler este monstruo llamado sodalicio?

    Me gusta

    • Hola Cisco. Creo que esto tiene que ver con las distancias jurídicas entre un país como Perú, y otro – p. ej. – como España, en donde los denunciantes mantienen su derecho a una anonimidad y evitar así que sufran aún más daño. Interesante hubiese sido si la ‘comisión’ hubiese propuesto al sodalicio parámetros como ése, lo que sí hubiese sido jurídicamente posible dado el carácter privado y condicional de la interacción con la cúpula sodálite, pero la verdad es que no les interesa.

      Me gusta

      • Estimado Gerundio:
        Es cierto lo que dices, las personas tienen todo el derecho de querer mantener en reserva sus nombres, ya mucho se les ha mancillado el honor y la dignidad con lo que han pasado como miembros de esa escoria llamada sodalicio como para que públicamente se les este señalando, y sabe Dios que esta esperando la justicia peruana para hacer algo al respecto, con los testimonios a la mano de los que han querido hacerlo publico creo que basta para determinar el modus operandi delictivo. No me extrañaría que la cupula sodalite en compañía de cipriani estén estirando las garras de la corrupcion para que todo esto caiga en saco roto. Y que bien le ha caído al sodalicio estas épocas de elecciones presidenciales en las que todo el mundo esta distraído buscando al candidato menos malo y el escandalo sodalite se va extinguiendo de la memoria frágil de las masas.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s