LA VÍCTIMA CRUCIFICADA

daniel

“Daniel”, víctima de abuso sexual clerical, declarando ante la Audiencia de Granada

«Perdona este gravísimo pecado y gravísimo delito que has sufrido. Perdona, hijo mío, tanto dolor ocasionado y tanto como habrás sufrido. Estas heridas hacen que la Iglesia se resienta al completo».

Así se dirigió el Papa Francisco por teléfono en agosto de 2014 a “Daniel”, un joven muchacho de 24 años, miembro del Opus Dei, víctima de abusos sexuales en la arquidiócesis de Granada (España) cuando sólo tenía 14 años, animándolo a denunciar penalmente a los victimarios. Era su respuesta directa a una carta que le había enviado “Daniel” motivada por la indolencia e inacción del arzobispado granadino.

Además, Francisco obligó al renuente arzobispo de Granada, Mons. Francisco Javier Martínez —quien tenía conocimiento de la denuncia pero no hizo nada—, a abrir una investigación canónica. Los implicados: diez sacerdotes y dos laicos, tres de los cuales fueron suspendidos a divinis, entre ellos el líder y abusador máximo, el P. Román Martínez.

Tras un proceso penal que ha durado más de un año, siendo el único acusado el P. Román debido a que los demás delitos ya habían prescrito, la Audiencia de Granada ha emitido el 11 de abril un veredicto sorprendente, pues todas las pericias apuntaban a la veracidad del relato de “Daniel” y a la falta de honestidad e incongruencia en los descargos del P. Román.

Se ha absuelto al acusado y a la víctima se le ha tirado mierda encima, atribuyéndole «versiones de los hechos imprecisas y vacilantes», resaltando la supuesta «inconsistencia del relato del acusador», aduciendo que «determinadas circunstancias que él daba por ciertas e inequívocas, han sido desmontadas a través del material probatorio que obraba». Además, se señala falta de pruebas y aspectos absolutamente inverosímiles en su testimonio, así como «conducta desleal» a lo largo del proceso. Finalmente, se le obliga a pagar los costos de la defensa del acusado.

El arzobispo de Granada está contento con la sentencia, a la vez que proclama hipócritamente que la posición de la Iglesia es la protección en primer lugar de las víctimas. Seguirá el proceso canónico contra nueve de los implicados, pero poco se puede esperar.

Pues los inocentes siempre serán víctimas a las que crucificar. Ocurrió en los inicios de la historia del cristianismo con Jesús, condenado sin pruebas por la jerarquía sacerdotal de entonces. Y se repite en la actualidad dentro de los mismos confines de la Iglesia.

________________________________________

FUENTES

eldiario.es
Las claves del ‘caso Romanones’, el mayor juicio contra la pederastia eclesial en España (05/03/2017)
http://www.eldiario.es/sociedad/claves-Romanones-pederastia-eclesial-Espana_0_619088389.html
Absuelven al padre Román en el juicio por los abusos de ‘Los Romanones’ (11/04/2017)
http://www.eldiario.es/sociedad/Absuelven-Roman-juicio-abusos-Romanones_0_632037365.html

Religión Digital
Ante la absolución de Román Martínez: “Este arzobispado se alegra de la actuación de la justicia”
http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2017/04/11/este-arzobispado-se-alegra-de-la-actuacion-de-la-justicia-iglesia-religion-dios-jesus-papa-romanones.shtml

Asociación PRODENI (Pro Derechos del Niño)
Dossier periodístico sobre el caso Romanones
http://www.prodeni.org/Caso_Romanones.htm

DEFENSA DEL SODALICIO

consejo_superior_del_sodalicio

Miembros del Consejo Superior del Sodalicio

Últimamente han habido exageraciones de parte de la prensa, que le han restado objetividad a varios notas sobre el escándalo del Sodalicio. En honor a la verdad, creo que la institución no merece que se le atribuyan cosas que no se ajustan a la realidad.

Por ejemplo, se acusa a los victimarios del Sodalicio de ser pedófilos, cuando de las 19 víctimas menores de edad que reconocen los informes del Sodalicio probablemente ninguna haya tenido menos de 14 años de edad, es decir, no eran niños sino adolescentes entrando en la madurez sexual.

Asimismo, se les ha acusado de violadores, cuando en ninguno de los casos ha habido violencia física para perpetrar los abusos sexuales, sino que las víctimas dieron su consentimiento. Ciertamente, se trata de un consentimiento débil y no libre, pues fue obtenido mediante manipulación psicológica y abuso de confianza en una relación dispar entre un guía espiritual y una persona vulnerable que estaba a su merced.

En todo caso, podríamos hablar de violencia psicológica, que es lo que aplicó Jaime Baertl conmigo cuando, teniendo yo sólo 16 años, me ordenó desnudarme y fornicar una silla. Hecho que también ha sido exagerado por la prensa diciendo que fui obligado a hacerlo. En realidad, cuando Baertl vio que, pese a mis torpes intentos, no podía cumplir lo ordenado, mandó que me detuviera y no me forzó a hacerlo.

También hay que tener comprensión con los incompetentes que dirigen el Sodalicio, pues sus conciencias también han sido controladas por Figari. Y si yo me demoré décadas en liberarme de ese control, ¿qué se puede esperar de quienes ni siquiera han iniciado ese proceso?

(Columna publicada en Exitosa el 25 de febrero de 2017)

________________________________________

Para comprender cuál es la influencia que Figari puede seguir teniendo sobre los actuales miembros del Sodalicio, recomiendo leer mi artículo EL PARÁSITO FIGARI.

SODALICIO: DE CÓMO UN PROCESO DE REPARACIÓN SE CONVIERTE EN UNA FARSA

alessandro_moroni

Alessandro Moroni, Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana

En lo que respecta a mi denuncia de abusos sufridos en el Sodalicio de Vida Cristiana, mi proceso se inicia el 21 de octubre de 2015 —tres días después de propalado el programa periodístico “Cuarto Poder” donde se da conocer a la opinión publica los abusos detallados en el libro Mitad monjes, mitad soldados— cuando el sacerdote sodálite Jorge Olaechea me escribe un e-mail a raíz de mi post SOBREVIVIENTE DEL SODALICIO, donde narro el incidente en que Jaime Baertl me ordenó desnudarme y fornicar una enorme silla, aunque sin mencionarlo a él por su nombre. La primera vez en que revelaría su nombre sería el 23 de enero de 2016 en mi post DESNUDOS POR OBEDIENCIA, haciendo un recuento de testimonios similares donde a otras víctimas sus guías espirituales les pidieron también que se desnudaran.

En su e-mail, el P. Olaechea —en ese entonces ya miembro del Consejo Superior del Sodalicio— me pedía perdón a título personal y se ponía a disposición mía para ayudarme en lo que pudiera. Asimismo, me informaba que estaban trabajando en constituir una comisión ad hoc, que luego se denominaría Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación. De modo que le envié el texto de mi denuncia el 27 de octubre de 2015, la cual él mismo puso en conocimiento de Alessandro Moroni, Superior General del Sodalicio.

Eso fue todo lo que el Sodalicio hizo por propia iniciativa en mi caso. En lo demás, yo sería el que tendría que tomar la iniciativa para que la cosa se moviera.

Una vez constituida la Comisión y ante la falta de comunicaciones por parte de los responsables del Sodalicio, decidí yo mismo enviar mi denuncia, la cual fue remitida a la Comisión el 19 de enero de 2016 por e-mail y por correo ordinario. El 3 de febrero me llegó un e-mail de acuse de recibo de parte de la Comisión.

El 25 de febrero declaré vía Skype ante los miembros de la Comisión. Se me preguntó particularmente sobre el incidente con Jaime Baertl, a lo cual respondí con precisión de detalles, incluyendo la disposición arquitectónica y de mobiliario de la salita donde ocurrió todo. Contrariamente a lo que ha supuesto la fiscal Peralta, la Comisión habló en la medida de lo posible con los presuntos victimarios denunciados por las víctimas, siempre y cuando los responsables del Sodalicio lo permitieron. Jaime Baertl ya había declarado ante la Comisión y había negado el incidente, aduciendo que por un asunto de espacio era imposible que hubiera ocurrido el hecho denunciado por mí.

El 21 de abril de 2016 me fue enviado mi informe individual, previa consulta de si daba autorización para que fuera entregada una copia al Superior General del Sodalicio, a lo cual asentí. De mi informe se desprendía que la Comisión había evaluado mi relato como verosímil. Por lo tanto, se solicitaba al Superior General que reconociera mi condición de víctima y me pidiera disculpas, además de otras medidas, ninguna de las cuales ha sido cumplida hasta el día de hoy.

Nuevamente, la respuesta del Sodalicio fue el silencio absoluto. Hasta que el 1° de mayo decidí tomar contacto vía Skype con Rafael Ísmodes, uno de los sodálites de mayor calidad humana que he conocido, quien me remitió a José Ambrozic, con el cual tuve algunas conversaciones cordiales también vía Skype. Fue él quien me sugirió que hablara con Ian Elliott, el especialista irlandés en abusos que había contratado el Sodalicio. Con Elliott hablé en un par de ocasiones vía Skype, hasta que me propuso una reunión en persona en un hotel de Frankfurt, pues estaba viniendo a Alemania para conversar con algunas víctimas del Sodalicio, entre ellas Álvaro Urbina.

La reunión se efectuó el 28 de octubre de 2016 en un clima cordial. Sin embargo, los resultados fueron nulos. El 9 de noviembre recibí un breve e-mail de Ian Elliott, agradeciéndome por compartir con él mis experiencias, pero comunicándome que el comité de reparaciones del Sodalicio había concluido que yo no tenía derecho a ninguna compensación económica y que mi acceso a servicios profesionales de salud —entiéndase psicoterapia— estaba garantizado gratuitamente por el sistema de salud en Alemania. Eso era todo. La promesa de una carta del Superior General de Sodalicio reconociéndome como víctima de abusos había quedado en nada.

Dado que a lo largo de ese año ya había estado en conversaciones con Comisión de Víctimas de Abuso Sexual de la Diócesis de Espira (Speyer), la cual se encargó de mandar traducir mi denuncia al alemán y enviarla a Roma, se me recomendó solicitar a Ian Elliott una explicación de los motivos de esa decisión, lo cual hice por e-mail en dos ocasiones. La falta absoluta de respuesta de parte del supuesto experto en abusos me llevó a escribir mi CARTA ABIERTA A UN CONTRATADO DEL SODALICIO, donde doy cuenta de todos los detalles de la conversación que mantuve con él.

Recientemente he enviado mi informe de diagnóstico psicoterapéutico, elaborado en diciembre del año pasado —tras varias sesiones y tests— por un psicólogo alemán, a la Diócesis de Espira (Speyer), para que lo incluyan en el expediente enviado a Roma como prueba de las consecuencias que ha dejado en mi psique la experiencia sufrida en el Sodalicio.

Asimismo, le solicité por e-mail a Alessandro Moroni que me diera las explicaciones que Ian Elliott se había negado a darme. A continuación, el insólito intercambio epistolar generado por esta solicitud.

________________________________________

e-mail de Martin Scheuch a Alessandro Moroni (23 de enero de 2017)

A Alessandro Moroni
Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana
Att.

Estimado Sandro:

El año pasado tuve una serie de conversaciones con una representante de la Comisión de Víctimas de Abuso Sexual de la Diócesis de Espira (Speyer), la cual recogió mi denuncia y me hizo preguntas adicionales sobre el tema. La denuncia ha sido traducida al alemán y enviada por el director de la comisión, el canónigo Josef Damian Szuba, a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (Roma), con el pedido de atender lo que él considera abusos graves. Junto con la denuncia se ha enviado una copia del e-mail que me envió Ian Elliott [el 9 de noviembre de 2016], informándome que el comité de reparaciones del Sodalicio no considera que yo tenga derecho a recibir ninguna reparación.

Ian Elliott grabó la conversación que tuve con él el 28 de octubre de 2016 en el Grand Westin Frankfurt Hotel y me prometió que me iba a enviar una copia, cosa que no ha cumplido hasta el día de hoy, como tantas otras cosas que prometió, como, por ejemplo, que se iba a encargar de que yo recibiera una carta de parte del Superior General del Sodalicio, pidiéndome disculpas en nombre de la institución por los abusos cometidos en perjuicio mío, que ya he detallado en mi denuncia y en tantos otros escritos que he ido publicando en mi blog.

El canónigo Szuba me recomendó que pidiera una explicación de los motivos por los cuales se me excluyó de las reparaciones que, por obligación moral, ha estado ofreciendo el Sodalicio. Le escribí a Ian Elliott en dos ocasiones (10 y 12 de noviembre de 2016) solicitando estas explicaciones, pero nunca me respondió.

Por eso mismo, te agradecería que me expliques por qué hasta el momento se me ha negado toda disculpa oficial —sólo he recibido disculpas personales de parte de del P. Jorge Olaechea y de José Ambrozic— y por qué se me ha considerado sin ningún derecho a recibir ninguna reparación.

Un cordial saludo

Martin Scheuch

________________________________________

e-mail de Martin Scheuch a Alessandro Moroni (26 de enero de 2017)

A Alessandro Moroni
Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana
Att.

Estimado Sandro:

Habiendo pasado ya tres días desde el e-mail anterior sin recibir ninguna respuesta de tu parte, quiero insistir en mi solicitud de explicaciones de por qué el Sodalicio no me ha reconocido hasta ahora como víctima sujeta a reparación.

Más aún, me han causado sorpresa las palabras que pronunciaste en tu mensaje del 21 de enero del año en curso:

«Para determinar si una persona puede ser considerada víctima no hemos exigido ningún medio probatorio como podría ser una prueba técnica y científica, como se exige en toda investigación de naturaleza jurídica. Sino que hemos hecho una evaluación moral, considerando la verosimilitud de los testimonios recibidos. Y en caso de duda, hemos optado por confiar en las personas que nos han presentado su testimonio.»

Siendo el relato de los abusos cometidos contra mí absolutamente verosímiles, entre los cuales destaco el extremo de angustia a que se me llevó durante mi última estadía en San Bartolo en el año 1993, además de los ejercicios físicos que me causaron dolencias graves que pudieron haber sido evitadas y la errada orientación vocacional que ha afectado mi vida profesional hasta ahora, sin contar los correazos que recibí por orden de Luis Fernando Figari o al aislamiento al que fui destinado en la Comunidad Nuestra Señora del Pilar (Barranco), más asombro me causa que hayas podido enunciar lo que dijiste, cuando en mi caso se ha hecho exactamente lo contrario.

Me reafirmo en que el incidente con Jaime Baertl sucedió realmente. Incluso puedo describir cómo era arquitectónicamente la casa donde ocurrió el hecho y como la distribución de espacios permitió que pudiera suceder lo que yo relato. Asimismo, las dos autobiografías manuscritas en mi poder escritas en 1979 y 1980 respectivamente dan testimonio no sólo de que Baertl era mi consejero espiritual, sino también de la confianza absoluta que yo le tenía y hasta qué punto llegaban las cosas íntimas de mi vida que yo le confiaba.

Además, te comunico que el informe psicológico con mi diagnóstico hecho por un psicoterapeuta alemán ha sido enviado a la Diócesis de Espira (Speyer) para que lo incluyan en mi expediente y le envíen copia a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (Roma). En ese informe se me diagnostica con trastornos adaptativos, que se pueden explicar por las experiencias que tuve en el Sodalicio.

Pongo a tu consideración que la falta de respuesta es también una respuesta, que puede ser de mucho interés para varios medios de prensa.

Atentamente

Martin Scheuch

________________________________________

e-mail de Alessandro Moroni a Martin Scheuch (26 de enero de 2017)

Estimado Martin:

Disculpa que me haya demorado unos días en responderte. Voy a recabar todas la información necesaria y en los siguientes días te respondo.

Atentamente

Alessandro Moroni

________________________________________

e-mail de Martin Scheuch a Alessandro Moroni (30 de enero de 2017)

Estimado Sandro:

Han pasado ya 4 días desde mi primer recordatorio, y me cuesta creer que necesites todo ese tiempo para recabar una información que se consigue en menos de 24 horas, si es que no la sabías ya desde el momento en que me respondiste. Si es el mismo Sodalicio el que ha decidido no considerarme apto para una reparación y negarme el status de víctima, ¿no sabías acaso las razones, siendo tú el Superior General de la institución? ¿O son demasiado vergonzosas como para comunicármelas personalmente?

De proseguir tu falta de respuesta, me veré obligado a hacer públicos a través de un importante medio de prensa los e-mails que he escrito, para que tu respuesta también sea pública, o, en caso contrario, tu silencio merezca el oprobio que se merece.

Un cordial saludo

Martin Scheuch

________________________________________

e-mail de Alessandro Moroni a Martin Scheuch (31 de enero de 2017)

Estimado Martin:

Lamento mucho que toda esta situación, y especialmente las dificultades de comunicación de estos últimos días, te estén causando malestar Procuraré explicarte las cosas con la mayor claridad posible.

Antes de comenzar el proceso de reparaciones, con la ayuda del Sr. Ian Elliott y la experiencia de trabajo con situaciones semejantes en otros lugares, establecimos un conjunto de criterios para poder evaluar los testimonios. Un elemento importante era identificar si había hechos específicos o concretos que pudieran considerarse alguna forma de maltrato o abuso.

En el testimonio que nos hiciste llegar relataste un episodio que también has descrito por medios de alcance público y que, según los informes que nos hizo llegar la Comisión, también les relataste a ellos. Eso fue encomendado entonces al investigador profesional asignado para estos casos, y en su informe indica que no encontró evidencias para afirmar la verosimilitud de este caso.

Según refirió el Sr. Elliott, en la entrevista que tuvo contigo no fue relatado ningún episodio específico, sino más bien una serie de opiniones sobre tu experiencia en general, y también sobre las cosas que consideras que están o han estado mal en el SCV y deben cambiar. El Sr. Elliott presentó su evaluación a los demás miembros del comité de reparaciones, en el cual él mismo participa. La conclusión unánime fue que, según los criterios establecidos en un comienzo, no correspondía una reparación en el marco de este programa de asistencia. Sin embargo, frente a la experiencia de dolor y malestar que muchas de estas cosas generaron en ti —y que sinceramente lamento— sí recomendó ofrecer una ayuda con terapia psicológica en el caso consideraras necesaria, ofrecimiento que por supuesto permanece en pie.

Entraremos en contacto con la Comisión de Víctimas de Abuso Sexual de la Diócesis de Espira y con el can. Josef Szuba, para conocer directamente la evaluación que han hecho de tu caso y aclarar el mérito de esta cuestión, de manera que podamos cooperar de la mejor manera posible con tu proceso.

Con relación a la carta de disculpas institucionales o formales, no es que me haya olvidado o no te la quiera dar, todo lo contrario. Independientemente de la carta, quisiera la oportunidad de poder conversar contigo, pedirte perdón por todo lo que puedas haber sufrido en una comunidad que debería vivir siempre y en todo la caridad, y escuchar todo lo que tengas que decir. Si no te he enviado la carta todavía, es porque consideré que ese debería ser el paso final del proceso, una vez que todo lo demás ya estuviera aclarado.

Te estoy dirigiendo esta carta solamente a ti, pues creo que se trata de un asunto personal. Sin embargo, si tú consideras que debes compartirlo con otras personas, no hay inconveniente de mi parte.

Te mando un abrazo y ofrezco mis oraciones por ti y por tu familia,

Sandro

________________________________________

e-mail de Martin Scheuch a Alessandro Moroni (31 de enero de 2017)

Estimado Sandro:

No sé a que dificultades de comunicación te refieres, pues yo no tengo problemas en comunicarme contigo, pero parece que tú sí los tienes en responderme.

Tú respuesta es absolutamente insatisfactoria por los siguientes motivos:

1. Falta de transparencia, pues no mencionas cuáles fueron los criterios para evaluar los testimonios, a fin de determinar si había abusos. Por lo menos me habrías explicado por qué el Sodalicio no considera abusos los hechos que ya te mencioné, y que yo y varios más sí consideramos abusos —entre ellos, el psicoterapeuta que me atendió—.

2. Mi caso no se reduce a un sólo episodio. Supongo que te refieres a aquél que yo guardo en mi memoria y que involucra a Jaime Baertl, pues ni siquiera te dignas ser claro cuando hablas de «un episodio». No me explicas quién fue ese «investigador profesional» ni tampoco me das las razones que lo llevaron a un dictamen de inverosimilitud de este hecho. No creo que seas capaz de imaginarte la decepción y el dolor que causa que se declare que es imposible que haya sucedido algo que uno guarda tan vívidamente en la memoria con la certeza de que efectivamente ocurrió. Porque lo que se deriva de la conclusión a que llega el investigador es que soy un mitómano o un mentiroso, cosa que no se sostiene ni sobre la base de lo mucho que he escrito sobre el Sodalicio con abundancia y precisión de detalles, ni sobre el informe del psicoterapeuta que me atendió, que me considera una persona normal con algunos índices que se hallan fuera del promedio aunque sin llegar a configurar un síndrome postraumático. Me gustaría saber que explicación da el investigador para que yo supuestamente haya inventado este incidente. La primera vez que lo puse por escrito fue en el año 2008, aunque ya anteriormente se lo había contado a algunas personas. Puedo demostrar esto por un e-mail que le envié en enero de 2009 a Manuel Rodríguez. No había la intención de hacer público este incidente. A fines del mismo año mi hermano Erwin recibió el mismo documento en que se narraba este incidente. Yo tenía entonces la intención de advertir a las autoridades sodálites para que tomaran las medidas necesarias, de ninguna manera la intención de hacerlo público. La primera vez que menciono el incidente de manera pública, aunque sin mencionar a Baertl por su nombre, es en mi post ELOGIO DEL SODALICIO del 11 de enero de 2013. Los reparos que personalmente tenía para hacer de conocimiento público este incidente, ¿no son acaso un indicio de que no lo inventé sino de que efectivamente ocurrió? Francamente, creo que tu «investigador profesional», si aplicara sus criterios a los Evangelios, negaría incluso la verosimilitud de los relatos de la Resurrección. Además, ¿qué credibilidad tiene Jaime Baertl cuando, contrastando con los hechos, resulta que ha mentido en sus declaraciones a la Fiscalía en varios momentos?

3. En la entrevista que tuve con Ian Elliott dejé en claro que mi historia ya había sido presentada en mi testimonio ante la Comisión de Ética, a través de un documento que también está en poder del Sodalicio, pues fue enviado el 27 de octubre de 2015 [por e-mail] al P. Jorge Olaechea. Te lo adjunto para así aliviar un poco tu amnesia. No obstante, le expuse a Ian Elliott partes de mi historia, el cual me dijo que la conocía. Sin embargo, nunca planteó la reunión como una instancia para aclarar más los hechos, sino más bien para conocer mejor mis opiniones sobre el Sodalicio. Por lo tanto, me extraña que su evaluación haya sido negativa, siendo así que yo respondí adecuadamente a las preguntas que él me hizo. Lo que ciertamente descalifica la supuesta profesionalidad de Ian Elliott es su breve e-mail informándome de la decisión del comité de reparaciones, sin darme ninguna explicación, así como su silencio ante los sucesivos e-mails que le envié solicitándole precisamente estas explicaciones.

4. Hube de entender que con el e-mail de Ian Elliott el proceso había finalizado en mi caso particular. Pues no recibí ninguna comunicación posterior de nadie vinculado al Sodalicio. ¿Qué entiendes como «paso final del proceso»? ¿Qué es lo que estás esperando? ¿Observar qué pasa para ver si el Sodalicio puede seguir meciéndome a mí y a otras víctimas? Además, ¿de qué sirve que les vuelva a contar todo lo que viví, cuando ya lo he contado en varias ocasiones y además tienen mi testimonio escrito? Simplemente no han querido escuchar y no dan indicios de querer hacerlo seriamente.

Finalmente, aunque sé que lo dices no con mala intención sino porque eso forma parte habitual —como un cliché— de los mensajes provenientes de un sodálite, te agradecería que no ofrezcas ninguna oración por mí y por mi familia hasta que me hayas ofrecido lo que por justicia me es debido: un reconocimiento oficial y público de la veracidad de mi testimonio y de mi condición de víctima del Sodalicio.

En caso de no recibir pronta respuesta o ésta sea insatisfactoria, me veré obligado a hacer públicos estos mensajes a través de un importante medio de prensa.

Saludos

Martin Scheuch

________________________________________

Sólo queda comentar que el ofrecimiento por parte de Moroni de asumir los costos de una terapia psicológica, sin reconocer en ningún momento que se hayan cometido abusos en mi perjuicio, me resulta hiriente y ofensivo, pues sugiere que los daños psicológicos que yo haya podido sufrir no son causados necesariamente por la disciplina sodálite que se me aplicó sino por factores puramente subjetivos. Supongo que piensa que sus famosos «rigores de la formación» no son necesariamente perjudiciales para todos, ni pueden siquiera ser catalogados como abusos. El factor subjetivo queda en evidencia cuando Moroni me pide «perdón por todo lo que puedas haber sufrido en una comunidad que debería vivir siempre y en todo la caridad», es decir, perdón por todo lo que me causó sufrimiento —subjetivo, se entiende—, no por los abusos que se cometieron sistemáticamente contra mí en la vida comunitaria y que yo he descrito detalladamente en varias ocasiones.

Finalmente, el 4 de febrero le informé a Alessandro Moroni que, ante su silencio, le iba a enviar copia de estos mensajes a la prensa. Para ser justo, le indiqué lo siguiente: «Si tienes algo más que añadir, con gusto haré que se publique también tu descargo. Como ves, a mí y a otros sí nos interesa saber cuál es tu posición y la del Sodalicio, a fin de que los lectores puedan conocer los dos lados de la moneda».

A día de hoy, sigo sin tener respuesta.

8 de febrero de 2017

Martin Scheuch

(Publicado en Altavoz el 12 de febrero de 2017)

________________________________________

El 10 de febrero, el mismo día en que el Sodalicio daba a conocer el pronunciamiento de la Santa Sede sobre el caso Figari, se propalaba también un mensaje de Alessandro Moroni al respecto, que finalizaba con estas palabras: «Nuestro compromiso con la verdad y las víctimas es definitivo e irreversible».

Tras el mensaje que me envió por e-mail y su posterior silencio, me dejan un sabor amargo en la boca. Y la impresión de ser sólo palabras huecas que cumplen una mera función retórica: la de anunciar con un triunfalismo vacío que el Sodalicio ha hecho siempre lo correcto desde que estalló el escándalo. Sabemos que no ha sido así. Por lo menos hasta ahora.

SODALICIO: EL SACRIFICIO RITUAL DE LAS VÍCTIMAS

sacrificio_humano

«Dado que la historia de la víctima pone en peligro el matrimonio de los padres, la reputación de la institución, la paz de la comunidad, no hay ningún interés en abrirse al relato de la víctima. La víctima vive peligrosamente, porque con su experiencia pone en peligro el sistema en el cual vive. De este modo, debe ser “sacrificada”, obligada a guardar silencio. “Nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca,” dice Caifás en el Evangelio de Juan para justificar la sentencia de muerte de Jesús. Justamente esta lógica banal sacrifica a los afectados por abusos sobre el altar de la institución, del sistema familiar, de la buena fama de la escuela. En esta lógica la víctima aparece insignificantemente pequeña y la institución, gigantesca. Y de este modo la víctima se convierte en sacrificio.

El sacrificio es la continuación del abuso. La violencia contra quienes están bajo custodia, precisamente en su forma particularmente grave de violencia sexual, se vuelve violencia estructural en el momento en que quienes forman parte del sistema cierran los oídos a la voz de la víctima.»

Estás palabras forman parte de un artículo publicado el 4 de abril de 2010 por el jesuita Klaus Mertes, protagonista principal de la ola de destapes de abusos sexuales que se inició en Alemania en enero de 2010 cuando él mismo, siendo rector del Colegio Canisio de Berlín, conversó con algunos ex-alumnos que habían sido víctimas de abuso sexual en esa entidad educativa y decidió enviar una carta a los alumnos egresados de varios promociones, pidiéndoles disculpas en caso de que hubieran sido víctimas de un par de sacerdotes jesuitas que habían cumplido labores docentes en la institución.

Lo que vino después fue una ola de revelaciones de casos de abusos sexuales a nivel de toda Alemania. Abusos había habido no sólo en el Colegio Canisio, sino también en otras instituciones educativas jesuitas. Otros casos emblemáticos de dimensiones masivas fueron el del Colegio de la Abadía de Ettal (Baviera), a cargo de los benedictinos; la Escuela de Odenwald en el estado de Hesse, un centro educativo experimental laico; el internado de los Gorriones de la Catedral de Ratisbona (Baviera). Y esto era sólo la punta del iceberg, pues abusos sexuales individualizados habían ocurrido en todas las diócesis alemanas.

Y si bien el 30 de marzo de ese año Mertes fue felicitado por Mons. Stephan Ackermann, obispo de Tréveris, en nombre de la Conferencia Episcopal Alemana por «haber abierto una puerta y haber vencido el silencio hasta entonces reinante», él mismo experimentaría una especie de reprobación indirecta y subterránea por parte de varias instancias eclesiásticas, que terminaría con la decisión de sus superiores de sacarlo de Berlín y enviarlo en septiembre de 2011 como rector al Colegio St. Blasien en una localidad apartada de la Selva Negra. Aparentemente, su decisión de sacar a luz los abusos de los que había tenido conocimiento y comprometerse con las víctimas en calidad de representante de la institución victimaria es algo mal visto en la Iglesia católica. Pues el destino de las víctimas es el sacrificio. Y junto con ellas deben ser sacrificados aquellos que tomen partido a favor de ellas.

No otra ha sido la estrategia que ha aplicado sistemáticamente durante el último año el Sodalicio. Si bien la institución ha admitido oficialmente a través de su Superior General Alessandro Moroni que hay víctimas, hasta ahora no se ha presentado ningún dato concreto al respecto: cuántas son, quiénes son los victimarios, qué tipo de abusos se cometieron, etc. Sus declaraciones se han dado sólo como reacción ante información publicada previamente en la prensa escrita, en las redes sociales y en otros medios online. Parecería que los sodálites sienten que la cosa no es con ellos y que los abusos cometidos son incidentes ajenos al actual sistema institucional, que todavía sigue en funciones. O tal vez creen que ninguno de los sodálites aún en actividad haya cometido abusos de ningún tipo. Todos los delitos habrían sido perpetrados por el iniciador de la vaina, Luis Fernando Figari —ya declarado persona non grata por Moroni— o por individuos que ya no pertenecen a la institución. Supuestamente, para el Sodalicio del momento presente esos problemas pertenecerían al pasado.

Sin embargo, todavía no han tomado conciencia de que el problema central ni siquiera se podría reducir a las inconductas de algunos miembros o ex-miembros. Se trata de un problema estructural, donde los abusadores han actuado en el marco de las condiciones generadas por la misma ideología y la disciplina sodálite. Se trata de una situación que afecta los derechos humanos de quienes hemos pasado por la institución e incluso de aquellos que todavía siguen en ella.

Pues en el Sodalicio se ha atentado contra la integridad física y psicológica de muchos, que han sido sometidos a tratos inhumanos y degradantes. Se ha dado un trato preferencial a algunos y discriminado a otros en razón de su procedencia étnica. Se ha inculcado una mentalidad misógina que minusvaloraba a las mujeres en general. Se ha transmitido e incentivado la homofobia, a la vez que algunos sodálites con cargos de responsabilidad se aprovechaban de la condición homosexual de algunos miembros para someterlos sexualmente o extorsionarlos psicológicamente. Se ha explotado laboralmente a muchos sodálites, haciéndolos trabajar gratuitamente, sin beneficios sociales y sin darles información de ningún tipo sobre sus derechos laborales. Se ha impedido a muchos estudiar una carrera que estuviera de acuerdo con sus capacidades y su vocación profesional, indicándoles que su futuro al respecto se debía regir por la obediencia hacia los superiores y por lo que éstos decidieran. A nivel institucional, no se ha proveído de seguro médico ni de jubilación a nadie, ni siquiera a quienes habían hecho una promesa de permanecer a perpetuidad en el Sodalicio. Se ha restringido la vida privada de los sodálites a su mínima expresión. Se ha dañado considerablemente las relaciones de muchos miembros y ex-miembros con su familia natural, en algunos casos de manera irreparable. Se ha limitado de manera extrema el derecho a la libertad de opinión y de expresión —que incluye el derecho a comunicar o recibir informaciones—. Se ha atentado contra la inviolabilidad de la correspondencia y las comunicaciones, interceptando cartas, abriéndolas sin permiso del destinatario o manteniendo un sistema de control informático sobre las casillas de correo electrónico de los miembros, sin conocimiento ni autorización de éstos.

Y por último, en numerosos casos se ha desatendido el derecho a la reparación e indemnización de las víctimas de violaciones de derechos humanos y delitos. Pues el procedimiento de reparaciones instituido por el Sodalicio ha sido en general una farsa, una cortina de humo para sacarse el problema de encima pero sin atender verdaderamente a los requerimientos morales del bien y la justicia. Comenzando por el hecho de que ha sido el misterioso “comité de reparaciones” del Sodalicio quien ha decidido quién es víctima y quién no. ¿Desde cuándo se considera legítimo que sea la institución victimaria —y no una entidad independiente— la que decida quiénes son sus víctimas? ¿Cuando se ha visto que sea el inculpado el que determine quiénes han sido objeto de sus actos delictivos y quiénes no?

La Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación, comisión independiente convocada por el Sodalicio, reconoció en su quinta recomendación “la condición de víctimas […] a través de los respectivos informes individuales” de los casos que habían analizado. ¿A cuánto asciende el número de víctimas reconocidas por la Comisión? No lo sé exactamente, pero no hace mucho tiempo conversé con una persona que me confió que él era el caso 168. Y no había sido el último en declarar ante la Comisión.

El Sodalicio, en cambio, ha dejado de reconocer a varias de estas personas como víctimas, sin informarles sobre las razones y criterios que llevaron a esta conclusión. Las indemnizaciones ofrecidas en algunos casos, teniendo en cuenta el daño generado, han sido ridículas y ofensivas. Algunas víctimas dañadas gravemente que estaban recibiendo ayuda periódica han dejado de percibirla. Y dejando de lado las indemnizaciones económicas, en lo que se refiere a reparaciones morales el asunto ha sido también lamentable. Hay víctimas que no han recibido ninguna disculpa por escrito de ningún representante del Sodalicio, y aquellos a los que sí se les ha enviado una carta suelen recibir por lo general un texto estándar donde no se especifica los abusos concretos de los que fueron víctimas y, por lo tanto, de qué se les está pidiendo disculpas.

Las víctimas incomodan, porque ponen en cuestión a la institución. Pero ellas no tienen la culpa de que les hayan hecho lo que les hicieron. Aún siendo inocentes, son sacrificadas en el altar de la buena imagen de una institución que no se la merece. Y de esta manera, el abuso continúa.

(Columna publicada en Altavoz el 11 de diciembre de 2016)

________________________________________

El artículo completo de Klaus Mertes SJ se puede leer en mi post IGLESIA Y ABUSOS: LAS ESPINAS SE CONVIERTEN EN UNA CORONA.

SODALICIO: LA GRAN MENTIRA DE LAS RECOMENDACIONES CUMPLIDAS

jose_ambrozic

José Ambrozic, Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana

El 4 de noviembre, el Canal S de Youtube —canal informativo del Sodalicio de Vida Cristiana que se ha dedicado últimamente a publicar videítos piadosos que casi nadie ve— publicó un video donde José Ambrozic, Vicario General del Sodalicio, hablaba sobre el proceso de reparaciones a las víctimas. En ese mensaje, Ambrozic decía textualmente lo siguiente:

«La Comisión [de Ética para la Justicia y la Reconciliación] fue instituida en noviembre del año pasado, pero fue instituida como parte de un plan más amplio que incluía a los otros expertos ya desde un primer momento dentro del plan. La Comisión era necesaria porque en ese momento había mucha desconfianza respecto de nuestra institución y en consecuencia necesitábamos una instancia independiente con una calificación de integridad que estuviera más allá de toda discusión. La Comisión entregó un informe general y luego informes específicos para cada una de las personas que autorizaron que se nos entregue sus informes, calificándolos como víctimas o recogiendo lo que ellos habían compartido. Del Informe General de la Comisión hubo once recomendaciones. De esas recomendaciones, cinco ya han sido totalmente cumplidas, tres dependen de la Santa Sede y tres son las que se refieren al proceso de atención a las víctimas, que están en proceso de estar siendo cumplidas».

Como las cifras no me cuadraban, decidí revisar las recomendaciones hechas por la Comisión para verificar si era cierta tanta maravilla. Éstos son los resultados. A continuación, las recomendaciones de la Comisión, seguidas de mis comentarios.

________________________________________

MEDIDAS RECOMENDADAS
  1. Repudio público a la conducta de Luis Fernando Figari, respecto de quien las autoridades correspondientes deberían adoptar la mayor sanción moral e institucional.

Aquí tenemos dos partes bien definidas. En la primera la Comisión afirma que ella misma está tomando la medida de repudiar públicamente a Figari. La segunda parte le toca a «las autoridades correspondientes», entre las cuales se cuentan también las autoridades del Sodalicio.

Si bien en un comunicado del 5 de abril de 2016 el Superior General del Sodalicio, Alessandro Moroni, consideró a Figari culpable de los abusos de que se le acusa y lo declaró persona non grata para la institución, todavía no se le ha aplicado la mayor sanción institucional —que sería la expulsión—, lo cual no requiere de autorización de la Santa Sede, como se ha hecho creer. En septiembre de 2007 el Sodalicio expulsó a Germán McKenzie por motivos que aún no han sido aclarados y en octubre del mismo año, a Daniel Murguía, por haber sido capturado por la policía en una situación pedófila en un hostal del centro de Lima. En ninguno de los dos casos se consultó a la Santa Sede antes de proceder.

Por otra parte, cuando a inicios de 2011 salieron a la luz los abusos cometidos por Germán Doig, la Oficina de Comunicaciones del Sodalicio de Vida Cristiana emitió un comunicado, donde se decía:

«Queremos dejar en claro que estas conductas contrarias a nuestra vocación cristiana y nuestros compromisos libremente emitidos ante Dios no sólo no pueden tener cabida en nuestra comunidad sino que deben ser denunciadas y rechazadas con energía, claridad y transparencia. Actos graves como estos conllevan un proceso de expulsión del Sodalicio».

Fue fácil decirlo de alguien que ya había fallecido. Pero cuando se trata de Figari, se aplicó otro rasero, donde la «energía, claridad y transparencia» brillaron por su ausencia. Parecería que esos actos repudiados sí tienen cabida en la la comunidad sodálite, dependiendo de quién sea el que los cometa.

Mientras tanto, la expulsión de Figari sigue siendo una asignación pendiente para el Sodalicio.

  1. Las víctimas de los abusos deben ser resarcidas. Sus testimonios revelan la necesidad urgente de ser atendidas médica, psicológica y espiritualmente, además de la compensación económica a la que tienen justo derecho y que debe ser considerada por el SCV con cada víctima en un auténtico proceso de reconciliación y justicia. Ello debe comprender una solicitud de perdón y desagravio, de manera personal y escrita, por parte del Superior General a cada una de las víctimas.
  2. Compensación por los daños personales sufridos por quienes fueron privados de un adecuado discernimiento vocacional, y en esa medida, obligados a prestar servicios no remunerados, incluso en condición de “servidumbre”.

Ambas recomendaciones se refieren al proceso de reparación de las víctimas. Ambrozic dice que actualmente están en proceso de cumplirlas. Aunque parece que no se están ciñendo a principios básicos de la moral cristiana, como el que señala el Catecismo de la Iglesia Católica [las negritas son mías]:

2487 Toda falta cometida contra la justicia y la verdad entraña el deber de reparación, aunque su autor haya sido perdonado. Cuando es imposible reparar un daño públicamente, es preciso hacerlo en secreto; si el que ha sufrido un perjuicio no puede ser indemnizado directamente, es preciso darle satisfacción moralmente, en nombre de la caridad. Este deber de reparación se refiere también a las faltas cometidas contra la reputación del prójimo. Esta reparación, moral y a veces material, debe apreciarse según la medida del daño causado. Obliga en conciencia.

Sobre la base de testimonios que me han llegado, las reparaciones materiales ofrecidas suelen ser irrisorias en relación con los daños sufridos, pudiendo el Sodalicio, con un patrimonio de varios cientos de millones dólares, ofrecer más para cumplir con este deber de justicia, y con frecuencia ni siquiera se toma en consideración la falta de un «adecuado discernimiento vocacional» como un daño que tiene consecuencias en toda la vida de una persona.

En lo que a mí se refiere —reconocido como víctima con el número 6 por la Comisión de Ética—, he hablado en un par de ocasiones con José Ambrozic, también he hablado en dos ocasiones con Ian Elliott, y nada en absoluto de ambas recomendaciones ha sido cumplido por la institución en mi caso individual. Incluso el 9 de noviembre se me comunicó que el “comité de reparaciones” había decidido que yo no tenía ningún derecho a una compensación económica.

  1. El SCV deberá proceder a la devolución inmediata de toda la documentación correspondiente a cada una de las personas que forma o formó parte de la institución, que así lo solicite.

Èste es otro punto de cuyo cumplimiento hay razones sobradas para dudar. Primero, porque no sabemos cuántas víctimas han solicitado su documentación. Segundo, porque resulta difícil verificar que se les haya entregado todos los documentos sobre su persona que hay en los archivos del Sodalicio.

Yo mismo, por iniciativa propia, solicité el 14 de diciembre de 2015 mi documentación al Superior General del Sodalicio Alessandro Moroni. Sólo recibí una serie de escritos manuscritos elaborados por mí, la mayoría anteriores a 1981 y unos cuantos posteriores a esa fecha, además de mi partida de nacimiento y mi certificado de bautismo. Pero las evaluaciones psicológicas que se me tomaron así como los informes de rutina sobre mí elaborados por superiores y consejeros espirituales en más de once años que viví en comunidades sodálites se habían esfumado. Sospecho que sólo me entregaron lo que quisieron, lo cual sería grave, pues el ocultamiento o desaparición intencionada de documentación es un delito grave.

  1. Reconocimiento de la condición de víctimas por parte de la Comisión a través de los respectivos informes individuales.

Este punto ya ha sido cumplido, porque es la Comisión de Ética la que tenía que hacerlo. Más bien, el Sodalicio se ha negado a reconocer en algunos casos la condición de víctima a personas que han sido reconocidas como tales por la Comisión.

  1. La Santa Sede con la premura del caso, debiera adoptar drásticas medidas para la pronta intervención del Sodalitium Christianae Vitae, disponiendo que su conducción esté a cargo de personas ajenas a su actual estructura organizacional.

Esta medida le correspondía aplicarla a la Santa Sede, y ésta lo ha hecho a medias, pues si bien hay una intervención y algunas limitaciones en el poder de decisión del Consejo Superior, la conducción sigue estando a cargo de personas pertenecientes a la estructura organizacional del Sodalicio.

  1. Las personas que ejercieron algún cargo en la organización del SCV, durante los años en que se permitieron los abusos denunciados, deben ser impedidas de ejercer algún cargo representativo al interior de la organización.

Definitivamente, esta recomendación no ha sido cumplida en ningún aspecto. No sé si el Sodalicio piensa que es algo que le correspondería a la Santa Sede, pero no creo que sea necesaria la intervención desde arriba para implementar la medida. Y «cargo representativo» no se refiere sólo a una función en el Consejo Superior, sino a cualquier cargo de autoridad en que se tenga a otros bajo mando o responsabilidad, como, por ejemplo, superior de comunidad, formador espiritual o consejero espiritual. Por de pronto, Alessandro Moroni y José Ambrozic tuvieron cargos representativos en momentos en que se permitieron abusos, y siguen allí, atornillados a sus puestos.

  1. Con ese propósito, y a efectos de cumplir el objetivo de este trabajo, la Comisión remitirá el presente informe y otros que lo acompañen, a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica de la Santa Sede.

Le competía sólo a la Comisión cumplir esta recomendación, y así lo hizo. No es ningún mérito del Sodalicio que se haya cumplido.

  1. Después de haber recibido los testimonios de las víctimas, esta Comisión cree en conciencia, que la Santa Sede debiera disponer con urgencia las medidas necesarias para que Luis Fernando Figari sea efectivamente sancionado por los actos denunciados, dentro de las competencias correspondientes a la justicia eclesiástica.

La aplicación de esta medida la compete a la Santa Sede, y parece que hasta el momento poco se ha hecho al respecto.

  1. Publicación del presente informe en la página web de la Comisión: comisionetica.org

Esta recomendación también se cumplió no por mérito del Sodalicio, sino de la Comisión misma.

  1. La entrega del presente Informe al SCV, a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica de la Santa Sede a través de la vía diplomática de la Nunciatura Apostólica y al Sr. Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú.

Ésta medida también le correspondía a la Comisión.

________________________________________

Sacando cuentas, tenemos sólo dos recomendaciones que se refieren estrictamente a la reparación de las víctimas, proceso que aún no ha finalizado, aunque ya hay varios casos en que hay un incumplimiento flagrante de parte de los responsables del Sodalicio.

Hay, además, una recomendación que ha sido cumplida parcialmente por el Sodalicio, una que no ha sido cumplida en absoluto y otra que no hay manera de verificar que se haya cumplido (la referente a la devolución de la documentación personal). Sólo hay dos recomendaciones que le competen estrictamente a la Santa Sede y hay otras cuatro que eran de responsabilidad exclusiva de la Comisión, las cuales fueron cumplidas a la brevedad posible.

En consecuencia, el Sodalicio no puede jactarse de haber cumplido ninguna de las medidas recomendadas de manera íntegra y completa, mucho menos arrogarse el cumplimiento de recomendaciones que sólo le competían a la Comisión.

¿Y qué decir de la explicación a posteriori de que la Comisión era «parte de un plan más amplio que incluía a los otros expertos ya desde un primer momento»? Pues si es así, tal como han se han desenvuelto los acontecimientos parece ser que la labor de los expertos —por lo menos la de Ian Elliott— ha consistido aparentemente en neutralizar en la medida de lo posible las recomendaciones generales e individuales de la Comisión, a fin de favorecer al Sodalicio dentro de una estrategia de control de daños. Francamente, hubiera sido mejor que el plan sólo hubiera incluido a la Comisión de Ética, y los cientos de miles de dólares que el Sodalicio debe haber gastado en honorarios, viajes, viáticos, alojamiento, etc. de los expertos lo hubiera destinado a un fondo como parte de las indemnizaciones a ser pagadas a las víctimas.

Por otra parte, Ambrozic señala que «el proceso empezó con contactar a las personas, a las víctimas que habían sido reconocidas por la comisión independiente…» No sucedió así conmigo, no obstante que yo, siendo el caso 6, era uno de los que debían haber contactado a la brevedad posible. Sabiendo por Álvaro Urbina, una víctima de Jeffery Daniels, que ya lo habían contactado a él, y cansado de esperar, tomé yo mismo la iniciativa y me comuniqué el 1° de mayo con Rafael Ísmodes, lo cual permitió posteriormente que conversara en un par de ocasiones con José Ambrozic y dos veces con Ian Elliott.

Conozco personalmente a José Ambrozic, lo aprecio de corazón y tengo una muy buena opinión de él. Por eso mismo, lamento dolorosamente que se haya prestado a ser la cara visible de un proceso que se está revelando en gran parte como una farsa más del Sodalicio de Vida Cristiana. Que de cristiano parece tener solamente la fachada exterior.

________________________________________

Video donde José Ambrozic explica lo que supuestamente está haciendo el Sodalicio de Vida Cristiana en el ámbito de las reparaciones:

EL CANTO DEL TROVADOR SOLITARIO

"El guitarrista", dibujo del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín (1919-1999)

“El guitarrista”, dibujo del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín (1919-1999)

Recibí recientemente un e-mail de un anónimo que había escrito un semblanza mía, con la petición de publicarla en mi blog. Esta persona, cuya identidad no he podido determinar con certeza, me aclaraba que «como premisa, usted no me es del todo simpático, pero eso no significa que tenga un enorme aprecio a su sinceridad y búsqueda honesta de la verdad». Considerando que, si bien he recibido a lo largo de estos años mensajes de aliento y apoyo, también es cierto que no han faltado los mensajes agresivos y difamatorios que —aunque uno no lo quiera— van haciendo mella en el alma, he decidido acceder a su petición. Encontrar reconocimiento después de tantos años de lucha e incomprensiones resulta una bocanada de aire fresco que se agradece. Gracias, estimado autor anónimo, por este hermoso mensaje que reproduzco a continuación.

________________________________________

EL CANTO DEL TROVADOR SOLITARIO
Autor anónimo

Conocí a Martin Scheuch hace ya varios años, pero al inicio lo único que sabía de él era que muchas de las canciones de Misa que se cantaban en el Sodalicio —especialmente las más hermosas, profundas y distintas— le pertenecían. Por lo tanto, cuando era aún chico admiraba su capacidad de composición y la calidad de sus letras. Ciertamente yo era muy joven —rondaba los 15 años de edad— y sólo sabía que Martin dignificaba a la Iglesia y al Sodalicio con su canto, especialmente con las últimas composiciones que le conocí como “Santo Toribio y el dragón”, “Trabajando” y tantas otras.

Con el paso de los años lo conocí un poco más, aunque únicamente mediante el diálogo sobre temas de común interés, buscando comprender y escrutar la realidad. Usualmente mi posición era siempre al inicio discordante, en parte por la manera cruda o el humor negro que un tanto lo caracterizaban tal vez por su herencia familiar, pero era imposible no percibir la agudeza de su pensamiento. Asimismo, el diálogo era siempre abierto y él cambiaba de parecer si los argumentos, sobre todo los hechos, eran verificados. Criticaba en él que esperaba demasiado de la gente, y su tozudez de no aceptar la incapacidad de quien tenía al frente, pero esta tozudez y obsesión era tema del Sodalicio, que lo había marcado realmente como a un esclavo, al cual con fierro caliente le habían marcado la piel, pero de su alma. Así dediqué muchas horas de mi vida a escucharlo con su suma atención y contrasté con él miles de ideas y reflexiones, y tal vez con algo de mayéutica liderada por Martin, se fue vislumbrando un claro perfil de lo que significada el Sodalicio en su complejidad, en cuyo nombre hay una clave programática del todo discutible, pero ése es otro cantar.

Me consta que por durante años Martin no quiso hacer pública sus reflexiones, y como cristiano, buscó primero al hermano —literalmente— y a otros hermanos de su comunidad para corregir, hablar, explicar, pero no fue comprendido, pues posiblemente el hermano estaba capturado por una manera de pensar que le hacía imposible captar lo que decía Martin. Asimismo, me consta que él trató por muchos medios de ser escuchado, habló y contactó personas vinculadas al Sodalicio —de hecho su mismo hermano era una persona de suma importancia y responsabilidad en el Sodalicio—. El hecho es que no fue escuchado y mucho menos comprendido.

Me consta también que yo le decía: «Martin, esto debe saberlo la Santa Sede». Martin buscó a muchos, habló con un sacerdote, pidió consejo, habló con su conciencia, y ésta —como era de esperarse— no podía callar dado el tremendo error que él veía al frente. Así, Martin fue escribiendo sobre diversos temas, y fue enfrentando esa doctrina del “pensamiento único”.

La primera censura que recuerdo fue cuando se opuso en un Yahoo Group del Movimiento de Vida Cristiana en Estados Unidos (CLMUSA) a las opiniones —muy parecidas al protestantismo fundamentalista— sobre el voto republicano vs. democrático, y Martin tan sólo expuso la doctrina católica con citas con punto y coma. Recuerdo que lo vetaron en dicho foro. También se enfrentó a ACI Prensa por su amarillismo católico, crítica que le valió no pocos insultos y nuevamente ser criticado por muchos, señalado como loco, irresponsable e incluso traidor. El tema de fondo aún no tenía el valor de explicitarlo. Pero el canto venía por dentro, el dolor y la impotencia también.

Así, procedió a crear su primer blog, La Guitarra Rota, un espacio del todo personal del compositor de posiblemente una gran cantidad de canciones cantadas por el Sodalicio en una época. En dicho blog —leído por poquísimos— daba su protesta de cómo la ideologia sodálite, en el ámbito artístico, había acallado la manifestación del alma del artista. Este blog le valió muchos problemas con su hermano y familia, y quisieron acallar este más que humilde blog, pero el seguía manifestando su crítica —silenciosa y privada— ante lo que veía, pero no fue escuchado.

Así, el tiempo fue pasando, y su reflexión se fue ahondando, hasta que llegó el tiempo en que otros que intentaban ser escuchados eran acallados, y decidieron en honor a la verdad hacer públicas las críticas con gran temor de lo que podía significar en términos de sufrimiento personal, familiar y profesional. Así surgió el simple blog Las Líneas Torcidas, que tenía una claro destinatario en mi opinión: el Sodalicio, al cual como profeta le cantaba y gritaba denunciando dentro de la institución la presencia también de una ideología de auténticos “lobos rapaces”, especialmente en lo referido al pensamiento del fundador, y él denunció este sistema de pensamiento como un estilo fascista alejado de la doctrina católica y describiendo un perfil del todo oscuro de su fundador.

Su canto, como siempre, era el de un notable compositor, con pocos errores y acordes disonantes como para que aquellos con simple oreja pudieran claramente comprender. Así, Martin perfilo la ideología de Figari, su daño causado a muchos y su lejanía de la doctrina católica, la cual Martin —como licenciado en teología y profesional en la materia— sabía bien que no correspondía a la enseñanza cristiana, como hoy indica con gran honestidad la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación, la misma —no olvidemos— que fue convocada por el Sodalicio, lo cual indica, —queramos o no— que al menos un grupo al interior desea un cambio sincero, pero se encuentra en la encrucijada creada por el genio e ingenio de Figari, y sus tentáculos de poder, sobre todo en la mente.

Hoy Martin por enésima vez ha sido considerado por algunos un tipo que «está mal y sigue criticando», que «posiblemente está algo loco», o que «es un amargado», pero se han olvidado de que Martin sigue siendo el muchacho que siempre quiso cantar y expresar su profundo anhelo de libertad y de justicia.

Lo cierto es que el Sodalicio tiene un gran deuda con Martin en cinco aspectos: (1) por el daño que le ha causado sobre todo a su realidad familiar, típico del Sodalicio de Figari; (2) por el daño económico que le ha causado al no ayudarlo a insertarse luego de salir de comunidad, pues era crítico con la institución; (3) por el daño a su buen nombre, ya de larga data vejado; (4) si aplica, por los derechos de autor de sus canciones nunca compensadas que yo sepa; (5) por el enorme bien que sus reflexiones, por lo que su “nuevo canto” ha ofrecido y ofrece al Sodalicio. Si no fuera por este nuevo canto de Martin, estoy más que seguro de que la verdad no se hubiera esclarecido de manera tan evidente. Son muchos —junto con otras personas como Rocío Figueroa, Pedro Salinas y muchos cuyos nombres no conocemos— quienes han contribuido consciente o inconscientemente con la Iglesia a desterrar lobos rapaces. De este grupo Martin es alguien a quien el Sodalicio y muchos de sus miembros pasados, presentes y futuros le deben muchísimo. Espero que Martin sea compensado moral y económicamente.

Finalmente, deben saber que su canto no podrá ser acallado. Si no, no sería Martin. Y él sigue criticando pues ve que la institución, al menos por lo que se percibe a través de sus comunicados bien intencionados, aún no sale del gravísimo sistema creado por Figari, donde —como en Momo, aquella historia de Michael Ende— los hombres grises se roban el color de la vida.

Sodalicio, escucha también a Martin. Acógelo. Déjate ayudar por él, que —aunque crítico— busca tu bien. Son pocos aquellos capaces de captar lo que él ha visto, sustentado y documentado diría científicamente. Él puede ayudar sinceramente, aunque este comentario pueda parecerte iluso, pero no lo es, pues se subestimó su fuerza, y aquí lo tienen: la verdad le dio la razón.

Finalmente éste también es el reconocimiento a una víctima del Sodalicio, que le ha dado y le sigue dando mucho más de lo que éste puede imaginar. Agradézcanselo, pues sigue buscando su bien.

ABUSO SEXUAL Y SISTEMA ECLESIAL

card_gerhard_mueller

Cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

El 1° de marzo un diario local de Colonia publicó una entrevista al cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Preguntado sobre los abusos sexuales en la Iglesia, Müller insistió en que se trataba de un problema de individuos inmaduros y desequilibrados, y no de la comunidad ni del ministerio sacerdotal. Asimismo, relativizó la palabra “encubrimiento”, señalando que en el pasado no se tenían los mismos conocimientos que ahora sobre el abuso sexual. Y señaló que a nivel de Iglesia se habían tomado todas medidas preventivas del caso, observando el ordenamiento jurídico prescrito. Recalcó además el daño que se había hecho a tantos sacerdotes por generalizar el tema de los abusos, incidiendo en que incluso algunos habían vivido un infierno al haber sido inculpados injustamente.

El jesuita Klaus Mertes, quien como rector del Colegio Canisio de Berlin inició en 2010 la ola de destapes de abusos en Alemania con una carta dirigida a ex-alumnos, replicó a Müller:

«¿Qué consecuencias ha sacado de su fracaso como obispo de Ratisbona, donde admitió en el servicio nuevamente a un párroco abusador, el cual prestamente volvió a abusar de niños?»

Mertes dijo que son necesarias algunas renuncias al más alto nivel eclesial, debido al fracaso flagrante sobre el tema, a la resistencia a asumir las consecuencias de ese fracaso y a la pérdida masiva de credibilidad.

No encuentra en la Iglesia disponibilidad para abordar el tema de los abusos sexuales en relación con su sistema y su estructura. Hay que replantear la moral sexual católica y la organización eclesiástica de poderes, marcada por la dominancia de varones y la falta de transparencia.

(Columna publicada en Exitosa el 5 de marzo de 2016)

________________________________________

La entrevista completa al cardenal Gerhard Ludwig Müller fue publicada en el Kölner Stadt-Anzeiger. Reproduzco a continuación sólo las respuestas donde se toca el tema de los abusos sexuales en la Iglesia católica.

Señor cardenal, vayamos de nuevo el binomio “verdad y libertad” de cara a la Iglesia. Precisamente ahora se está pasando en los cines alemanes “Spotlight”, la película —nominada a seis Oscar— sobre la revelación, hecha por periodistas de “The Boston Globe”, de un encubrimiento sistemático de abusos sexuales en el arzobispado de Boston. En Alemania la gran conmoción ante el escándalo de abusos cumple cinco años. ¿Su alegato a favor de la fuerza liberadora de la verdad no suena hipócrita a la vista del fracaso de la Iglesia ante el derecho a saber la verdad?

“La Iglesia”, estamos hablando de más de un billón de creyentes, cientos de miles de sacerdotes, miles de religiosos y obispos. No la comunidad, sino los individuos —y no en razón de su ministerio, sino de una personalidad inmadura y desequilibrada— se han hecho culpables de abusos. Pero sobre la gran mayoría de los clérigos recae una amarga injusticia a través de la generalización. Abusos hay, por lo demás, en todos los ámbitos donde hay adolescentes. La estadística criminal señala que la mayoría de los perpetradores provienen del entorno familiar. Son incluso los padres y otros parientes de la víctima. De ahí, sin embargo, no se puede sacar la conclusión inversa: que todos los padres son perpetradores posibles o reales. Por lo demás, tengo problemas con la imputación tan fácilmente dicha de “encubrimiento”.

¿Por qué?

Encubrir significa, a mi modo de ver, impedir conscientemente o por negligencia la sanción de un acto reconocido como punible o no impedir un posible delito posterior. Pero todo el mundo sabe que, en lo que respecta al abuso sexual, el estado de conocimientos de las décadas pasadas era totalmente distinto al de hoy. Las consecuencias a largo plazo para las víctimas lamentablemente no eran tan evidentes como —gracias a Dios— lo son ahora. Y respecto a los perpetradores, se supuso ingenuamente que se podía corregirlos con una enérgica amonestación. Hoy las ciencias humanas son mucho más diferenciadas. En consecuencia, el trato con perpetradores y víctimas debe ser otro. Decisivo es el cambio de paradigma, respecto al cual no hay vuelta atrás: primero está la justicia con las víctimas y el restablecimiento de su dignidad. Decisivas son también las medidas de prevención acordadas por las conferencias episcopales.

La Iglesia católica, ¿ha sabido manejar la crisis?

La Congregación para la Doctrina de la Fe, que como tribunal es la última instancia responsable de casos de abuso sexual, ha actuado desde que fuera comisionada con la más alta responsabilidad. Contra las críticas desde ambos lados (demasiado laxa o demasiado estricta) nuestras dos instancias judiciales observan al ordenamiento jurídico prescrito. No sólo para garantizar un proceso justo, en el cual también el inculpado tiene el derecho a ser escuchado y defendido. Ciertamente nadie quiere salirse de estos principios de nuestra cultura jurídica. También hay personas que fueron inculpadas injustamente, y las cuales, según ellas mismas informan, vivieron un infierno.

Pero también las víctimas de los inculpados justamente.

Su sufrimiento es terrible. Pero la responsabilidad debe recaer sobre los culpables y no sobre inocentes sólo porque tienen una cercanía familiar o profesional.

(Traducción al español: Martin Scheuch)

________________________________________

Al igual que el P. Klaus Mertes, considero muy desafortunadas estas declaraciones.

Müller asume lo que llamamos la teoría de las “manzanas podridas” o los “casos aislados” al considerar que el problema radica en el desequilibrio psicológico personal de los perpetradores y de ninguna manera en la estructura eclesial. De este modo, la reputación y la imagen de la institución quedarían intactas. Y en realidad esto no es lo que ha sucedido. Él mismo debería preguntarse qué es lo que en la Iglesia atrae al sacerdocio y a la vida consagrada a un numero significativo de pervertidos, qué es lo que ha permitido que cometan sus delitos durante años sin ser descubiertos y por qué el modus operandi de quienes tienen la autoridad ha estado y sigue estando orientado al encubrimiento y a la relativización de los abusos cometidos. Todos estos preguntas cuestionan el sistema eclesial mismo y plantean la necesidad de reformas profundas en la Iglesia.

Por otra parte, la generalización que denuncia Müller no es algo generalizado. Son muy pocos los que creen que la mayoría los clérigos y religiosos son abusadores sexuales. Sin embargo, ante el número elevadísimo de casos que se han dado a conocer en los últimos tiempos, es natural que se haya perdido la confianza natural en el clero católico. Estimado lector, tú como padre o madre de familia, ¿dejarías actualmente a tu hijo menor solo confiado al cuidado de un sacerdote, aún cuando no tengas ningun motivo para desconfiar de esa persona?

Lo que sí toca cotas de surrealismo es la relativización que hace Müller de la palabra “encubrimiento”. ¿De modo que lo había antes no era encubrimiento sólo porque no se tenía claro conocimiento de las terribles consecuencias que tiene un abuso sobre un menor de edad? ¡Me chupo el dedo! Y además, eso va condimentado con la insólita afirmación de que ha habido un “cambio de paradigma”. Entonces, ¿sólo recientemente se ha descubierto que lo primero es la preocupación por las víctimas? ¿Cuál era el paradigma anterior? ¿Mandar a la mierda a las víctimas y proteger al clérigo perpetrador considerando el carácter sagrado de su ministerio pastoral? ¿Defender la santidad de la Iglesia en público con una mano mientras que con la otra se barre toda la porquería debajo de la alfombra sin que nadie se entere? Y si es como dice Müller, parece ocurrir lo que sucede con todo cambio de paradigma: que muchas autoridades eclesiásticas o todavía no se han enterado, o todavía están en un proceso de asimilación tan pero tan lento, que ni se nota.

Finalmente, insistir en el infierno por el que han pasado algunos clérigos acusados injustamente parece obnubilar ciertas verdades respecto a las víctimas:

  • el infierno pasado por las víctimas de abusos suele ser mucho peor, pues ha llevado a algunas incluso al suicidio;
  • no se presenta tardíamente en sus vidas, sino que las marca desde temprana edad, ocasionándoles serios problemas psicológicos y espirituales que las acompañan a lo largo de su existencia;
  • las acusaciones injustas contra clérigos suelen ser la excepción a la regla, mientras que el maltrato, la falta de acogida y el olvido de las víctimas ha sido la manera habitual de proceder que han tenido las autoridades eclesiásticas, lo cual nos remite otra vez a un problema de sistema y estructura.

Lamentablemente, lo dicho recientemente por el cardenal Gerhard Ludwig Müller confirmaría lo que ya muchos sospechaban: que a nivel de jerarquía eclesiática poco o nada se ha hecho efectivamente para combatir el flagelo de la pederastia eclesial y que las medidas que se han dado a conocer hasta ahora no pasan de ser un mero saludo a la bandera.

________________________________________

FUENTES

Kölner Stadt-Anzeiger
Interview mit Kardinal Müller: Was ist im Islam anders als im Christentum? (01.03.16)
http://www.ksta.de/politik/interview-mit-kardinal-mueller-was-ist-im-islam-anders-als-im-christentum–23644526

kirchensite.de
Mertes zu Missbrauch: Rücktritte auf höchster Ebene fällig (01.03.16)
http://kirchensite.de/aktuelles/kirche-heute/kirche-heute-news/datum/2016/03/01/mertes-zu-missbrauch-ruecktritte-auf-hoechster-ebene-faellig/