EL FUJIMORISMO HUNDIENDO LA DEMOCRACIA

bancada_fujimorista

Congresistas del partido fujimorista Fuerza Popular

Según el índice de democracia de la prestigiosa revista The Economist, en el año 2016 sólo había 19 países con un régimen de democracia plena. Estados Unidos no está entre esos países. Muchos menos el Perú, que con un puntaje promedio de 6.65 ocupa el puesto 59.

Si bien de entre las cinco categorías que se evaluaron, el Perú obtuvo un puntaje alto en proceso electoral y pluralismo (9.17) y libertades civiles (8.24), los otros puntajes obtenidas fueron miserables —funcionamiento del gobierno (5.36), participación política (6.11), cultura política (4.38)—, no librándose nuestro país de quedar como una democracia imperfecta a los ojos del mundo.

Sospecho que los resultados en el año 2017 serán peores. Pues el gobierno no parece estar funcionando como debe, el desinterés por participar en la cosa política parece estar aumentando debido a una difundida conciencia derrotista que cree que no se puede ganar la lucha contra la corrupción, y el fujimorismo se está encargando de llevar la cultura política a niveles subterráneos inimaginables.

Así como también, gracias a su mayoría parlamentaria, está buscando restringir el pluralismo electoral mediante vallas prácticamente insalvables que dificultarían la participación de algunos actores importantes, llámese Julio Guzmán o Verónika Mendoza. Y ni qué decir de la ley contra el transfuguismo y el proyecto de ley que restringe la libertad de prensa, que atentan contra libertades civiles fundamentales.

En Alemania, donde sí hay democracia plena, difícilmente podría darse el espectáculo de un solo partido dominando el ámbito parlamentario con mayoría absoluta. Pues el sistema político fue diseñado —después de la nefasta experiencia de Hitler— con el fin de evitar el acaparamiento de ninguno de los poderes del Estado por un solo partido. No hay segunda vuelta. Y dado que difícilmente un partido logra más del 50% de los votos, tanto en el Parlamento como en el Ejecutivo se tienen que hacer coaliciones entre un mínimo de dos partidos, a fin de obtener la mayoría necesaria para formar gobierno. El sistema favorece la cooperación interpartidaria y el pluralismo.

En el Perú hay un Congreso con mayoría absoluta fujimorista —no obstante que Fuerza Popular obtuvo sólo el 40% de los votos válidos—, que no cuenta con ningún contrapeso importante que le impida ir contra la razón y hundir aún más el país. Como en tiempos de la dictadura.

(Columna publicada en Exitosa el 27 de abril de 2017)

VOTAR EN CONCIENCIA NO ES PECADO

carlin_caricatura_mons_javier_del_rio

Soy católico. Creo en el respeto a la vida y no considero el aborto como un derecho de nadie, aunque existan circunstancias límites en que haya que tolerarlo. También tengo razones de peso para preferir a Alfredo Barnechea y a Verónika Mendoza por encima de otros candidatos.

La desafortunada prédica de Mons. Javier del Río desde el altar mayor de la catedral de Arequipa, declamando que es pecado votar por los candidatos mencionados debido a que están a favor del aborto y del matrimonio gay, ha sido seguida de una campaña en ACI Prensa para recolectar firmas a favor del arzobispo, supuestamente atacado por defender la vida y la familia.

Para sustentar lo dicho, citan una carta de julio de 2004 del entonces cardenal Ratzinger a los obispos estadounidenses: «Un católico sería culpable de cooperación formal en el mal […], si deliberadamente votara a favor de un candidato precisamente por la postura permisiva del candidato respecto del aborto y/o la eutanasia».

Eso sí, olvidan resaltar el párrafo siguiente: «Cuando un católico no comparte la posición a favor del aborto o la eutanasia de un candidato, pero vota a favor de ese candidato por otras razones, esto es considerado una cooperación material remota, la cual puede ser permitida ante la presencia de razones proporcionales».

Es nuestro deber elegir a un presidente capaz que sea el más adecuado para lograr el bien común. Y si ningún candidato es moralmente perfecto, también es cierto que la sola adhesión a la moral católica no es garantía de buen gobierno ni de respeto a los derechos humanos. Incluidos los de los homosexuales.

(Columna publicada en Exitosa el 2 de abril de 2016)

________________________________________

Entre los cristianos conservadores y fundamentalistas existe la costumbre de decidir por quiénes van a votar sobre la base de la posición que tengan los candidatos respecto al aborto, la eutanasia y la homosexualidad, que deben coincidir con sus posturas ideológicas al respecto. Dado que tienen una mentalidad afín al fascismo y al capitalismo, su candidato ideal deberá ser de derechas, defensor del status quo y representante de la moral pequeño burguesa de las clases acomodadas. Nunca se les verá votar por la izquierda o por candidatos que pongan el acento preferentemente sobre lo social.

El bien común exige muchas veces tener cierta tolerancia hacia determinadas ideas del candidato, con las cuales uno no está de acuerdo por razones legítimas. Hay que tener en cuenta que un candidato que tenga una postura moral intachable desde la perspectiva católica puede, por su falta de aptitudes para el puesto, llegar a ser un mal gobernante que incluso haga daño al bien común. Y la política debe estar al servicio del bien común, haciendo que los derechos humanos de todos sean respetados, y no al servicio de la imposición de una moral determinada ni de un credo religioso particular, pues eso conduce inevitablemente a la represión de la libertad de opinión, a la discriminación de grupos sociales enteros y a dictaduras autoritarias y represivas.

Por otra parte, en el Perú el Presidente está obligado a seguir las leyes vigentes y no puede realizar acciones orientadas a la legalización del aborto o del matrimonio gay, dado que eso no está entre sus competencias. Eso les corresponde a los legisladores, es decir, a los congresistas, y en este punto los católicos conservadores están en su derecho de elegir a quien represente sus intereses particulares. Que el Presidente tenga una postura flexible hacia el aborto y la unión homosexual es absolutamente irrelevante para las funciones que tiene que desempeñar.

Finalmente, queda decir que Mons. Javier del Río, al decir lo que ha dicho en la catedral de Arequipa, ha violado gravemente la ley y se ha hecho merecedor de una sanción penal. Reproduzco a continuación el texto correspondiente de la Ley N° 26859 (Ley Orgánica de Elecciones), resaltando en negritas lo aplicable en este caso (ver https://www.web.onpe.gob.pe/modMarco-Legal/compendio-electoral-2016.pdf).

Artículo 347.- Está prohibido a los funcionarios y empleados públicos, de Concejos Provinciales y Distritales, Beneficencias y Empresas Públicas, a los miembros de la Fuerza Armada y Policía Nacional en servicio activo, a los del clero regular y secular de cualquier credo o creencia, y a todos los que, en alguna forma, tengan a otras personas bajo su dependencia:
a) Imponer que dichas personas se afilien a determinados partidos políticos.
b) Imponer que voten por cierto candidato.
c) Hacer valer la influencia de sus cargos para coactar la libertad del sufragio.
d) Hacer propaganda a favor o campaña en contra de ninguna agrupación política o candidato.

________________________________________

En mayo de 2013 abordé en un post el tema de la relación entre el voto y el aborto (ver VOTO Y ABORTO) y en julio de 2014 expliqué brevemente las limitaciones que presenta el tema del aborto desde la perspectiva católica conservadora (ver LO QUE CIPRIANI NO APRENDIÓ SOBRE EL ABORTO). En marzo de 2015 hice una apreciación crítica sobre las contradicciones que encierra una postura militante en contra del aborto, tal como se manifiesta en las Marchas por la Vida organizadas por ciertas eminencias católicas (ver QUERIDO CATÓLICO PEQUEÑO BURGUÉS).

________________________________________

La carta completa del cardenal Joseph Ratzinger, entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con ocasión de la asamblea plenaria del episcopado estadounidense realizada en junio de 2004 se puede leer aquí:
https://www.aciprensa.com/noticias/el-dia-que-ratzinger-explico-por-que-es-pecado-votar-por-candidatos-a-favor-del-aborto-98392/