HELMUT KOHL, UN ÍDOLO CON PIES DE BARRO

helmut_kohl

Helmut Kohl (1930-2017)

La residencia de ancianos donde trabajo en Mutterstadt, pueblo de ambiente provinciano en el estado de Renania-Palatinado, queda sólo a 8 kilómetros y medio de la casa en Ludwigshafen donde falleció el ex-canciller Helmut Kohl el 16 de junio.

Si bien Ludwigshafen es una ciudad grande que forma una continuidad urbana con Mannheim, ambas separadas sólo por el río Rin, no deja de ser un lugar donde impera la mentalidad provinciana que caracteriza a la región del Palatinado. Y algo que se le criticó a quien fuera canciller de Alemania entre 1982 y 1998 fue un talante provinciano que no sobrepasaba el nivel de la sabiduría campesina, junto con un anti-intelectualismo rampante.

Kohl tuvo humanamente poco destacable, salvo su talento pragmático para llegar al poder y mantenerse en él. Y salir indemne de los escándalos que tachonaron su carrera política, entre los cuales destaca el de donaciones no declaradas por 2.1 millones de marcos a su partido —la Unión Demócrata Cristiana— en violación de la ley de partidos que él mismo había firmado como canciller. Este impasse le costó en el año 2000 la presidencia honorífica de su partido. Aun cuando se negó a revelar los nombre de los donantes —pues les había dado su palabra de honor de mantenerse callado—, el caso quedó impune.

La prensa alemana se ha prodigado en elogios, llamándolo el canciller de la unidad, padre del euro, ciudadano de honor de Europa, canciller eterno, uno de los últimos patriotas, un coloso a favor de la paz, sin faltar los epítetos cursis como “el canciller de los corazones” o “el coloso del Rin”.

Sin embargo, Kohl había prometido durante la campaña electoral de 1982 que iba a reducir a la mitad el número de extranjeros residentes en Alemania. Y no veía ninguna posibilidad de diálogo con el socialismo, en el cual veía al enemigo primordial, según su lema: «uno debe acostarse tarde y levantarse temprano, si se quiere vencer el socialismo». No es de extrañar que Die Tageszeitung (taz), diario izquierdista, no se haya sumado al coro de elogios y haya señalado las ambigüedades del personaje, recibiendo críticas de quienes no quieren empañar la memoria de un hombre que buscó acallar a todos los que intentaran empañar su buen nombre. Incluyendo a miembros de su propia familia.

En contra de la imagen de una familia ejemplar que Kohl —por intereses políticos— había transmitido continuamente, sus hijos Walter y Peter publicaron relatos, donde mostraban a un padre ausente y una madre enferma, atormentada por la soledad y el desamparo. Hannelore Kohl, que sufría de alergia a la luz, se había suicidado el 5 de junio de 2001. Y Helmut Kohl le quitó el habla a sus hijos hasta su muerte. A ninguno de ellos se le permitió ver el cadáver de su padre. Y no se sabe si están invitados al entierro el 1° de julio en la ciudad de Espira, en cuya catedral medieval habrá una ceremonia funeraria europea para quien fue un católico conservador de derechas.

El gran logro de Kohl, la unificación de Alemania, fue debido a una circunstancia que ni él mismo pudo prever: la descomposición del aparato estatal de Alemania Oriental y las protestas a lo largo del país comunista que culminaron con la caída del Muro de Berlín y la apertura de las fronteras. Pero Kohl supo aprovechar la coyuntura para incorporar los estados de la antigua Alemania Oriental a la República Federal de Alemania, cuando estaba perdiendo popularidad entre los votantes. No obstante, la cuota de desempleo en Alemania subiría de 7.3% en 1991 a 12.7% en 1997. Aún así, la unificación como símbolo de cara al pueblo pesó para su reelección en 1994.

Es indiscutible la labor que realizó Kohl para fortalecer la Unión Europea. No hay que negarle méritos a un estratega que supo aferrarse astutamente al poder y cumplir la máxima tácita que guía a la gran mayoría de los políticos: «disfrazar su interés particular de interés general». Y que luego son elevados a la categoría de ídolos sin importar su orientación ideológica —recuérdese a Ronald Reagan o a Fidel Castro, por mencionar a algunos—. Pero no son más que ídolos con pies de barro.

(Columna publicada en Altavoz el 26 de junio de 2017)

________________________________________

FUENTES

taz.de
Altkanzler Helmut Kohl ist gestorben: Er ist Geschichte (16.6.2017)
http://www.taz.de/Altkanzler-Helmut-Kohl-ist-gestorben/!5421741/
Blumen der Scham. Zum Abschied keine Nelken (24.6.2017)
http://www.taz.de/Blumen-der-Scham/!5419859/

Zeit Online
Helmut Kohl: Lieber Langeweile als Faschismus (17. Juni 2017)
http://www.zeit.de/gesellschaft/zeitgeschehen/2017-06/helmut-kohl-intellektuelle-nachruf

Der Spiegel
Die Kohls: Ein Familiendrama (17.06.2017)
http://www.spiegel.de/panorama/gesellschaft/helmut-kohl-und-seine-familie-a-1152645.html

EL FUJIMORISMO HUNDIENDO LA DEMOCRACIA

bancada_fujimorista

Congresistas del partido fujimorista Fuerza Popular

Según el índice de democracia de la prestigiosa revista The Economist, en el año 2016 sólo había 19 países con un régimen de democracia plena. Estados Unidos no está entre esos países. Muchos menos el Perú, que con un puntaje promedio de 6.65 ocupa el puesto 59.

Si bien de entre las cinco categorías que se evaluaron, el Perú obtuvo un puntaje alto en proceso electoral y pluralismo (9.17) y libertades civiles (8.24), los otros puntajes obtenidas fueron miserables —funcionamiento del gobierno (5.36), participación política (6.11), cultura política (4.38)—, no librándose nuestro país de quedar como una democracia imperfecta a los ojos del mundo.

Sospecho que los resultados en el año 2017 serán peores. Pues el gobierno no parece estar funcionando como debe, el desinterés por participar en la cosa política parece estar aumentando debido a una difundida conciencia derrotista que cree que no se puede ganar la lucha contra la corrupción, y el fujimorismo se está encargando de llevar la cultura política a niveles subterráneos inimaginables.

Así como también, gracias a su mayoría parlamentaria, está buscando restringir el pluralismo electoral mediante vallas prácticamente insalvables que dificultarían la participación de algunos actores importantes, llámese Julio Guzmán o Verónika Mendoza. Y ni qué decir de la ley contra el transfuguismo y el proyecto de ley que restringe la libertad de prensa, que atentan contra libertades civiles fundamentales.

En Alemania, donde sí hay democracia plena, difícilmente podría darse el espectáculo de un solo partido dominando el ámbito parlamentario con mayoría absoluta. Pues el sistema político fue diseñado —después de la nefasta experiencia de Hitler— con el fin de evitar el acaparamiento de ninguno de los poderes del Estado por un solo partido. No hay segunda vuelta. Y dado que difícilmente un partido logra más del 50% de los votos, tanto en el Parlamento como en el Ejecutivo se tienen que hacer coaliciones entre un mínimo de dos partidos, a fin de obtener la mayoría necesaria para formar gobierno. El sistema favorece la cooperación interpartidaria y el pluralismo.

En el Perú hay un Congreso con mayoría absoluta fujimorista —no obstante que Fuerza Popular obtuvo sólo el 40% de los votos válidos—, que no cuenta con ningún contrapeso importante que le impida ir contra la razón y hundir aún más el país. Como en tiempos de la dictadura.

(Columna publicada en Exitosa el 27 de abril de 2017)

VOTAR EN CONCIENCIA NO ES PECADO

carlin_caricatura_mons_javier_del_rio

Soy católico. Creo en el respeto a la vida y no considero el aborto como un derecho de nadie, aunque existan circunstancias límites en que haya que tolerarlo. También tengo razones de peso para preferir a Alfredo Barnechea y a Verónika Mendoza por encima de otros candidatos.

La desafortunada prédica de Mons. Javier del Río desde el altar mayor de la catedral de Arequipa, declamando que es pecado votar por los candidatos mencionados debido a que están a favor del aborto y del matrimonio gay, ha sido seguida de una campaña en ACI Prensa para recolectar firmas a favor del arzobispo, supuestamente atacado por defender la vida y la familia.

Para sustentar lo dicho, citan una carta de julio de 2004 del entonces cardenal Ratzinger a los obispos estadounidenses: «Un católico sería culpable de cooperación formal en el mal […], si deliberadamente votara a favor de un candidato precisamente por la postura permisiva del candidato respecto del aborto y/o la eutanasia».

Eso sí, olvidan resaltar el párrafo siguiente: «Cuando un católico no comparte la posición a favor del aborto o la eutanasia de un candidato, pero vota a favor de ese candidato por otras razones, esto es considerado una cooperación material remota, la cual puede ser permitida ante la presencia de razones proporcionales».

Es nuestro deber elegir a un presidente capaz que sea el más adecuado para lograr el bien común. Y si ningún candidato es moralmente perfecto, también es cierto que la sola adhesión a la moral católica no es garantía de buen gobierno ni de respeto a los derechos humanos. Incluidos los de los homosexuales.

(Columna publicada en Exitosa el 2 de abril de 2016)

________________________________________

Entre los cristianos conservadores y fundamentalistas existe la costumbre de decidir por quiénes van a votar sobre la base de la posición que tengan los candidatos respecto al aborto, la eutanasia y la homosexualidad, que deben coincidir con sus posturas ideológicas al respecto. Dado que tienen una mentalidad afín al fascismo y al capitalismo, su candidato ideal deberá ser de derechas, defensor del status quo y representante de la moral pequeño burguesa de las clases acomodadas. Nunca se les verá votar por la izquierda o por candidatos que pongan el acento preferentemente sobre lo social.

El bien común exige muchas veces tener cierta tolerancia hacia determinadas ideas del candidato, con las cuales uno no está de acuerdo por razones legítimas. Hay que tener en cuenta que un candidato que tenga una postura moral intachable desde la perspectiva católica puede, por su falta de aptitudes para el puesto, llegar a ser un mal gobernante que incluso haga daño al bien común. Y la política debe estar al servicio del bien común, haciendo que los derechos humanos de todos sean respetados, y no al servicio de la imposición de una moral determinada ni de un credo religioso particular, pues eso conduce inevitablemente a la represión de la libertad de opinión, a la discriminación de grupos sociales enteros y a dictaduras autoritarias y represivas.

Por otra parte, en el Perú el Presidente está obligado a seguir las leyes vigentes y no puede realizar acciones orientadas a la legalización del aborto o del matrimonio gay, dado que eso no está entre sus competencias. Eso les corresponde a los legisladores, es decir, a los congresistas, y en este punto los católicos conservadores están en su derecho de elegir a quien represente sus intereses particulares. Que el Presidente tenga una postura flexible hacia el aborto y la unión homosexual es absolutamente irrelevante para las funciones que tiene que desempeñar.

Finalmente, queda decir que Mons. Javier del Río, al decir lo que ha dicho en la catedral de Arequipa, ha violado gravemente la ley y se ha hecho merecedor de una sanción penal. Reproduzco a continuación el texto correspondiente de la Ley N° 26859 (Ley Orgánica de Elecciones), resaltando en negritas lo aplicable en este caso (ver https://www.web.onpe.gob.pe/modMarco-Legal/compendio-electoral-2016.pdf).

Artículo 347.- Está prohibido a los funcionarios y empleados públicos, de Concejos Provinciales y Distritales, Beneficencias y Empresas Públicas, a los miembros de la Fuerza Armada y Policía Nacional en servicio activo, a los del clero regular y secular de cualquier credo o creencia, y a todos los que, en alguna forma, tengan a otras personas bajo su dependencia:
a) Imponer que dichas personas se afilien a determinados partidos políticos.
b) Imponer que voten por cierto candidato.
c) Hacer valer la influencia de sus cargos para coactar la libertad del sufragio.
d) Hacer propaganda a favor o campaña en contra de ninguna agrupación política o candidato.

________________________________________

En mayo de 2013 abordé en un post el tema de la relación entre el voto y el aborto (ver VOTO Y ABORTO) y en julio de 2014 expliqué brevemente las limitaciones que presenta el tema del aborto desde la perspectiva católica conservadora (ver LO QUE CIPRIANI NO APRENDIÓ SOBRE EL ABORTO). En marzo de 2015 hice una apreciación crítica sobre las contradicciones que encierra una postura militante en contra del aborto, tal como se manifiesta en las Marchas por la Vida organizadas por ciertas eminencias católicas (ver QUERIDO CATÓLICO PEQUEÑO BURGUÉS).

________________________________________

La carta completa del cardenal Joseph Ratzinger, entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con ocasión de la asamblea plenaria del episcopado estadounidense realizada en junio de 2004 se puede leer aquí:
https://www.aciprensa.com/noticias/el-dia-que-ratzinger-explico-por-que-es-pecado-votar-por-candidatos-a-favor-del-aborto-98392/

JULIO GUZMÁN Y LOS OPORTUNISTAS

julio_guzman

El año pasado mi mujer, que realizó estudios escolares en el Colegio Sagrados Corazones Recoleta de Lima, me hizo saber que un antiguo compañero de clase suyo, recordado por su empeño, entusiasmo, simpatía y buenas notas escolares, había decidido postular como candidato a la Presidencia de la República. Se trataba nada menos que de Julio Guzmán.

Cuando todavía era un desconocido, seguimos en YouTube algunas de las entrevistas que concedió a algunos medios. Me dio la impresión de una persona voluntariosa de buena intenciones, pero con cierta ingenuidad respecto a cómo se maneja la política en el Perú. Aún así, personalmente se perfilaba mejor que cualquiera de los candidatos de partidos tradicionales, no obstante algunos reparos de mi parte.

A Lourdes Flores, que ha tachado ciertas candidaturas de “aventureras” e “improvisadas” por su falta de experiencia, habría que decirle que si bien algunos candidatos parecen estar avalados por partidos con experiencia de gobierno —llámese aprismo, pepecismo, fujimorismo, acciopopulismo, etc.—, la mayoría de peruanos están decepcionados con ellos precisamente porque tienen experiencia de haber sido gobernados por representantes de esos partidos, y haber sido gobernados mal. Además de que han participado de la corrupción omnipresente, mal endémico en el Perú, los verdaderos favorecidos por sus políticas de gobierno han sido un porcentaje reducido de la población.

Si bien la propuesta de gobierno que más se acerca a mis convicciones socialcristianas es la de Verónika Mendoza, no vería con malos ojos que acceda a la presidencia una persona de historial ético intachable como Julio Guzmán. Y que pasen al basurero de la historia los oportunistas que desde hace décadas han regido los destinos políticos del Perú.

(Columna publicada en Exitosa el 27 de febrero de 2016)

FILIBUSTEROS Y PIRATAS EN LAS ELECCIONES EUROPEAS

bandera_europea_berlin_

Las últimas elecciones para el Parlamento Europeo han traído un preocupante repunte de la extrema derecha, sobre todo en Austria, Francia y el Reino Unido. En el país germano, sorpresivamente, la Alternativa para Alemania, un partido fundado en abril de 2013 y que está en contra del euro y de la ayuda financiera solidaria a otros países europeos, ha obtenido 7 curules de los 96 destinados a candidatos alemanes. El Partido Nacionaldemócrata, de ideología neonazi, ha obtenido un solo curul.

Mientras los cristianodemócratas y los socialdemócratas, actualmente los partidos que forman la coalición que gobierna el país, se reparten la mayor parte de la torta política, yo sigo soñando con nuevas alternativas que no se basen en ideologías y modelos caducos que han demostrado su fracaso para construir sociedades solidarias donde la persona humana sea el valor primordial.

Sueño con propuestas que tengan en cuenta la revolución digital, fortalezcan los derechos de las personas frente a un Estado que quiere controlar y vigilar todo, que fomenten una radical modificación de las leyes de propiedad intelectual —las cuales favorecen los intereses de grandes conglomerados que explotan a los autores y criminalizan el acto de compartir películas, música y software en la red—. Sueño con mayor transparencia y acceso a la información, para garantizar la libertad de los individuos en la toma de decisiones. Y sueño con servicios de salud, educación y asistencia social que no prioricen la economía por encima de las necesidades de las personas.

Por eso me inclino por el Partido Pirata Alemán, que ha obtenido un curul. Un partido joven que tiene una interesante visión de futuro.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 28 de mayo de 2014)