POR HABLAR DE GUANTÁNAMO

guantanamo

El CLMUSA Yahoo Group es un foro de discusión online a través de una lista de direcciones de correo electrónico, que el Dr. Luis Ráez, miembro del Movimiento de Vida Cristiana (MVC) residente en Florida y coordinador del Christian Life Movement en los Estados Unidos (CLMUSA), decidió iniciar en octubre de 2003 para mantener comunicados a los miembros del MVC que habían emigrado del Perú, sobre todo a Estados Unidos, informándoles sobre temas eclesiales y permitiendo también compartir impresiones y experiencias vinculadas a la espiritualidad sodálite.

Yo, que me hallaba en Alemania desde noviembre de 2002, me uní al Yahoo Group en junio de 2004 y me convertí en uno de los miembros más activos del foro, hasta el 24 de enero de 2006, en que sin previo aviso fui eliminado de la lista de correos.

Ésta es la relación de las circunstancias en que se efectuó esa expulsión, la cual fue dejada sin efectos al día siguiente por sana decisión del mismo Luis Ráez, no sin que yo antes hubiera protestado al respecto y hubiera presentado mis descargos respecto a las imputaciones que se me hacían, contando además con el apoyo de algunos miembros del CLMUSA Yahoo Group, que tampoco veían motivo justificado para que se me hubiera desterrado del foro online y repudiaron la manera arbitraria en que se llevó a cabo esta acción.

Leyendo la correspondencia que hubo, resulta evidente que la decisión de tomar esa medida extrema no provino del mismo Luis Ráez, una persona de gran honestidad y calidad humana, con el cual no obstante sigo manteniendo algunas discrepancias de orden ideológico, sino de miembros del Sodalicio de Vida Cristiana (SCV) residentes en los Estados Unidos, que ejercieron presión para deshacerse de mi presencia en el Yahoo Group. No contaron para ellos mis esfuerzos constantes por colaborar con la misión del Sodalicio y apoyar en lo que pudiera al MVC, como, por ejemplo, cuando mi mujer y yo organizamos en Wuppertal el alojamiento y manutención de miembros del MVC que iban a participar en la Jornada Mundial de la Juventud en Colonia, en agosto de 2005.

Lo curioso de todo este asunto es que la censura llegó en el momento en que yo había introducido el tema de los derechos humanos de los prisioneros que Estados Unidos mantiene en la Base Naval de Guántánamo (Cuba). Había reproducido unas cartas del sudanés Sami Al-Hajj, camarógrafo del canal de noticias Al Jazeera, quien fue tomado prisionero el 15 diciembre de 2001 en un puesto de frontera entre Pakistán y Afganistán, en el momento en que se dirigía a este país para cubrir la toma de mando del nuevo gobierno. Fue liberado el 1° de mayo de 2008, sin que nunca se presentaran oficialmente cargos en su contra por parte de los autoridades estadounidenses.

He aquí los mensajes intercambiados.

________________________________________

MENSAJE DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 22 de enero de 2006

Esta nota preliminar es para ponerlos un poco en antecedentes. Estados Unidos mantiene en la base militar de Guantánamo (Cuba) un campo de prisioneros, atrapados durante las guerras que este país ha iniciado y llevado a cabo en años recientes ‒principalmente en Afganistán y en Irak‒. En estos campos se practica la tortura, entre otras muchas humillaciones que tienen que sufrir los prisioneros. Ante las denuncias de diversas organizaciones, solicitando que se respete los derechos humanos de los internos ‒derechos inherentes a todo ser humano por el simple hecho de serlo‒, el gobierno estadounidense ha argumentado que los presos son “combatientes ilegales”, y no “prisioneros de guerra”, por lo cual las autoridades de Estados Unidos no estarían obligadas en este caso a cumplir las Convenciones de Ginebra. También se les ha negado el derecho a un juicio justo. El hecho de que los presos sean musulmanes y estén acusados de “terrorismo” ‒palabra que utiliza con cada vez mayor frecuencia el gobierno de Bush para justificar las atrocidades que comete‒ no es motivo en absoluto para someterlos a humillaciones contrarias a la dignidad humana y al concepto cristiano de la vida.

Lean estas cartas de un preso de Guantánamo.

CARTAS DE UN PRESO DE GUANTÁNAMO A SU ABOGADO
Sami Al-Hajj
Traducido por Juan Vivanco
________________________________________
15 de julio de 2005
Querido Clive:
Que tus días sean felices.
Permíteme que te diga que me preocupa mi salud, pues va de mal en peor. Como sabes, los prisioneros de la bahía de Guantánamo, el nuevo y tristemente famoso gulag, sufren por la carencia de cuidados médicos: en todas las celdas de la cárcel se oyen los gemidos y lamentos de los enfermos; por ejemplo, Nayib, el marroquí, tiene dolores en una mano que se fracturó durante los famosos sucesos de la fortaleza de Yangui en 2001.
Pero el sorprendente descubrimiento de los expertos médicos y enfermeros del nuevo gulag es que el agua es el remedio para todos los males. El agua sirve para cualquier enfermedad y si un prisionero se queja de un resfriado, un dolor de espalda o una alergia, el enfermero ya tiene la respuesta preparada: “¡Bebe agua!” Al que tiene anginas: “¡Bebe agua!”
“¡Bebe agua!” Lo dice hasta el celador cuando le encargan el traslado de un prisionero enfermo a urgencias, mientras se apresura pronuncia la receta médica: “¡Bebe agua!”
Todos los prisioneros tienen dolor de muelas porque durante los largos periodos de castigo les quitan el cepillo de dientes. El prisionero pide un médico durante una, dos semanas, se declara en huelga de hambre, pero el que reclama es como si no existiera.
Al final el prisionero pide que le interroguen, el responsable del interrogatorio acepta, el detenido le promete y le jura que va a colaborar en el interrogatorio, que va a contestar a todas las preguntas, tanto a las que le conciernen como a las que no.
Después se presenta el dentista en actitud muy amistosa y con la mayor sangre fría le arranca una muela sana y le deja la que está mal para que el prisionero siga hablando en el interrogatorio.
Habin al-Taadiya ha batido el récord de colaboración en el interrogatorio, porque le han sacado cuatro muelas sanas y le han dejado las malas.
Los que tienen problemas en la vista no están mejor. Si colaboras en los interrogatorios puedes conseguir unas gafas de plástico con lentes de reserva por si acaso. Pero con ellas no basta, a no ser que la suerte te sonría y coincidas con otro que esté en tu misma situación y haya colaborado en un interrogatorio, pues entonces podrás juntar las dos gafas para leer el Corán. De todos modos Shaij Ala, el egipcio, tiene la vista muy débil y necesita más de un par de gafas para ver algo.
El libio Adu Ahmad tiene hepatitis y después de mucho insistir le concedieron algunos fármacos, pero su estado empeoraba día a día. Cuando Abu Ahmed les pidió su antiguo tratamiento, el que seguía antes de que le hicieran prisionero, el médico le contestó con descaro: “El tratamiento que pides es muy caro y como estás preso no tienes derecho a él”.
El sirio Abd al-Hadi padece del corazón y no se puede operar en la bahía de Guantánamo, sobre todo después de saber lo que le pasó a su “tío” Salih Muhammad, el yemení, que hace dos años y medio se operó para ensanchar las arterias cardíacas pero siguió padeciendo los mismos dolores, hasta que le dijeron que la operación había sido un fracaso.
Al egipcio Abd al Aziz le apalearon los antidisturbios en su celda y le fracturaron dos vértebras; ahora no se puede mover. Se ha negado a operarse, sobre todo después de ver en qué estado ha quedado Mashal al-Harbi, de Medina, que después de las intervenciones quirúrgicas no podía apenas moverse; en cuanto a Umran al Tayfi, su caso es difícil de creer, pues le han operado más de dieciséis veces en el pie pero sus dolores no han cesado.
Mi vecino de celda Muhammad, afgano, descubrió al cabo de tres años de sufrimiento que tenía cáncer y que la enfermedad estaba en fase terminal; no le ocultaron los resultados de los análisis, que indican que enfermó estando ya preso. No obstante los médicos fueron más sinceros que sus predecesores, pues le comunicaron que el gobierno norteamericano se negaba a curarlo y a dejarle volver a su país para pasar sus últimos días junto a su esposa y sus hijos, y para ser enterrado en su tierra natal.
La situación de su compatriota Muhammad Alam no es mejor, pues le han informado de que padece cáncer de garganta, aunque él puede volver a Afganistán.
Hace poco circuló el rumor de que la vacuna a la que fueron obligados los prisioneros los tres años pasados era un modo de inocular enfermedades, que aparecieron al cabo de un tiempo, como el sida, la esterilidad y otras.
De todos modos hay que reconocer que los cirujanos son sinceros y entregados a su profesión, pues no dudan en amputar manos y pies, tanto sanos como enfermos, a los prisioneros. ¡Los enfermeros no se quedan a la zaga y administran con generosidad caros narcóticos a sabiendas o no del paciente!
Tu sincero amigo
Sami Muhyi al-Din al-Hajj
________________________________________
9 de agosto de 2005
Querido Clive:
Estas son algunas de mis notas sobre la huelga de hambre:
La huelga empezó el 12 de julio en el campo 4, concretamente en el barracón Whisky, donde se han unido todos los prisioneros hasta llegar a 190 huelguistas.
Pedíamos dos cosas:
– Que cesara el trato riguroso, sobre todo a los prisioneros del campo n.º 5.
– La mejora de la atención médica y el cese de prácticas sistemáticas contra los prisioneros, como narcotizarlos y burlarse de su salud mental.
El 15 de julio llegó al campo Delta un numeroso grupo de visitantes. Creo que eran miembros del Congreso de Estados Unidos. Por motivos que sólo las autoridades del campo conocían, a los delegados no se les permitió hacer una visita normal al campo 4, quizá debido a la tensión que se había creado allí. De todos modos visitaron el hospital que está junto al barracón Whisky.
Frustrados y desesperados, los prisioneros se pusieron a gritar y hablar a grandes voces para que los visitantes les oyeran y se enteraran de su situación. Unos gritaban “¡libertad!”, otros “¡Bush igual a Hitler!” y otras quejas como “¡esto es un gulag!”, es decir, un lugar de trabajo forzado y esclavitud.
En ese momento algunos visitantes intentaron acercarse al barracón Whisky para oír mejor los gritos, sin hacer caso de las advertencias de los guardias. Mientras unos visitantes nos miraban con desprecio otros parecían indignados por lo que estaba sucediendo.
El 17 de julio a las cinco de la tarde las autoridades empezaron a sacar a la fuerza a los prisioneros del barracón Whisky (pensamos que actuaron así a consecuencia de la visita de la delegación, dos días antes). Trasladaron a 18 prisioneros a los campos 2 y 3, donde las condiciones son más duras; uno de ellos es cliente tuyo, Jamil al-Banna. Ante un amago de resistencia de los prisioneros las autoridades recurrieron a las fuerzas antidisturbios, conocidas como ERF. Al final de la operación las autoridades habían trasladado a 18 prisioneros de dos celdas, mientras el resto de los prisioneros del barracón Whisky pedían que les llevaran con sus compañeros de los campos 2 y 3.
Mientras tanto en el campo 4 las condiciones empeoraron. Los que estaban allí también pidieron que les trasladaran a los campos 2 y 3. Al final unos 40 prisioneros pidieron el traslado, siguiendo el procedimiento previsto para abandonar el campo 4: dejar todos sus enseres y concentrarse a la entrada del campo para que las autoridades les tomaran en serio.
A las tres de la tarde del 18 de julio empezó el traslado de prisioneros a los campos 2 y 3.
Mientras proseguía la huelga, los prisioneros empezaron a gritar a coro: “¿Por qué somos enemigos?” El general nos dijo que no tenía autoridad para cambiar nuestro estatuto jurídico. Nos dijeron que Donald Rumsfeld —el ministro de Defensa— había escrito desde Washington al general pidiéndole que aplicase el Convenio de Ginebra en Guantánamo.
Para nosotros lo más importante era conseguir que cerrasen el barracón 5, porque allí las condiciones eran pésimas.
Vinieron unos oficiales y nos prometieron que abrirían una cantina donde pudiéramos aprovisionarnos. Nos dijeron que nuestras familias podían mandarnos dinero, y que iban a entregar 3 dólares semanales a los prisioneros que no tuvieran dinero.
Estaba permitido que los prisioneros nos reuniéramos en asamblea para debatir nuestros problemas, definir nuestras posiciones y negociar con la autoridad. Pero no nos estaba permitida la comunicación confidencial, por lo que llegamos a pasarnos unos a otros mensajes escritos en papeles que luego nos tragábamos. Cuando las autoridades se enteraron, montaron en cólera.
El 5 de agosto el caso de Hisham al-Sulayti provocó graves problemas. Este prisionero se había resistido en un interrogatorio, y entonces habían vuelto a profanar el Corán. Había muchos problemas con el Libro sagrado. Por ejemplo, un miembro de la policía militar le había ordenado algo al yemení al-Shamrani mientras estaba rezando. Él contestó que lo haría en cuento terminara de rezar. Entonces la policía se abalanzó sobre él y le golpeó en la cara hasta dejársela cubierta de sangre y profanaron el Corán pisoteándolo.
No era la primera vez que ocurría. A otro yemení, Hakim, le dijeron que representaba un grave peligro para sus carceleros porque se aprendía de memoria todo el Corán. Esa era una verdadera humillación para la fe musulmana. También estaba el caso del kuwaití Saad, arrastrado a un interrogatorio durante el cual le habían obligado a pasar cinco horas con una mujer que le incitaba sexualmente. Y el caso del joven canadiense Omar Jadr, también aislado a la fuerza para ser interrogado.
En el campo 3 llevaban a los prisioneros a un lugar llamado Romeo, donde les humillaban y les obligaban a llevar pantalones cortos, además de dejarles sin comida ni bebida durante 24 horas.
El 8 de agosto el general prohibió las asambleas de prisioneros porque el 7 de agosto los campos 2 y 3 se habían declarado en huelga de hambre; el campo 1 se unió a la huelga dos días después.
En cuanto empezó la segunda huelga llegó el coronel con un megáfono, pidiendo que salieran los jefes de los campos para hablar con ellos, pero no le hicimos caso.
Nos vimos obligados a declararnos de nuevo en huelga de hambre, aunque la medida no acaba de convencerme, pero tenemos que ser solidarios y apoyar sobre todo a los prisioneros del campo 5.
Espero salir de esta con vida y te ruego que les digas a mi mujer y mi hijo que les quiero mucho.
Tu amigo y cliente
Sami Muhyi al-Din al-Hajj
________________________________________
20 de octubre de 2005
Querido Clive:
Quiero decirte una vez más que si me liberan he decidido regresar a mi querida tierra natal, Sudán, y no pienso ir a ninguna otra parte.
Pienso volver a Sudán para reanudar mi vida normal con mi querida familia y hacerme cargo de mis hermanos y hermanas menores, que tras la muerte inevitable de mis padres —Dios tenga misericordia de ellos— han quedado bajo mi responsabilidad.
También es mi deseo que mi querido hijo Muhammad al-Habib se matricule en la escuela sudanesa pues estoy convencido de que, Dios mediante, le deparará un radiante futuro.
Te estoy muy agradecido por todo lo que has hecho por mí.
Tu sincero amigo fiel
Sami Muhyi al-Din Muhammad al-Hajj

________________________________________

SEGUNDO MENSAJE DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 23 de enero de 2006

Aquí les transcribo un par de textos breves que exponen la doctrina de la Iglesia sobre los derechos humanos, y que debemos tener en cuenta al analizar el caso de los presos de Guantánamo.

CONCILIO VATICANO II, Gaudium et spes, n. 27
Todo lo que se opone a la vida, como los homicidios de cualquier género, los genocidios, el aborto, la eutanasia y el mismo suicidio voluntario; todo lo que viola la integridad de la persona humana, como las mutilaciones, las torturas corporales y mentales, incluso los intentos de coacción psicológica; todo lo que ofende a la dignidad humana, como las condiciones infrahumanas de vida, los encarcelamientos arbitrarios, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de blancas y de jóvenes; también las condiciones ignominiosas de trabajo en las que los obreros son tratados como meros instrumentos de lucro, no como personas libres y responsables; todas estas cosas y otras semejantes son ciertamente oprobios que, al corromper la civilización humana, deshonran más a quienes los practican que a quienes padecen la injusticia y son totalmente contrarios al honor debido al Creador.
CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
1930 El respeto de la persona humana implica el de los derechos que se derivan de su dignidad de criatura. Estos derechos son anteriores a la sociedad y se imponen a ella. Fundan la legitimidad moral de toda autoridad: menospreciándolos o negándose a reconocerlos en su legislación positiva, una sociedad mina su propia legitimidad moral (cf PT 65). Sin este respeto, una autoridad sólo puede apoyarse en la fuerza o en la violencia para obtener la obediencia de sus súbditos. Corresponde a la Iglesia recordar estos derechos a los hombres de buena voluntad y distinguirlos de reivindicaciones abusivas o falsas.
1931 El respeto a la persona humana pasa por el respeto del principio: ‘Que cada uno, sin ninguna excepción, debe considerar al prójimo como «otro yo», cuidando, en primer lugar, de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente’ (GS 27, 1). Ninguna legislación podría por sí misma hacer desaparecer los temores, los prejuicios, las actitudes de soberbia y de egoísmo que obstaculizan el establecimiento de sociedades verdaderamente fraternas. Estos comportamientos sólo cesan con la caridad que ve en cada hombre un ‘prójimo’, un hermano.
1932 El deber de hacerse prójimo de los demás y de servirlos activamente se hace más acuciante todavía cuando éstos están más necesitados en cualquier sector de la vida humana. ‘Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis’ (Mt 25, 40).
1933 Este mismo deber se extiende a los que piensan y actúan diversamente de nosotros. La enseñanza de Cristo exige incluso el perdón de las ofensas. Extiende el mandamiento del amor que es el de la nueva ley a todos los enemigos (cf Mt 5, 43-44). La liberación en el espíritu del Evangelio es incompatible con el odio al enemigo en cuanto persona, pero no con el odio al mal que hace en cuanto enemigo.

________________________________________

RESPUESTA DE LUIS RÁEZ
Fecha: 23 de enero de 2006

En desacuerdo con CARTAS DE UN PRESO DE GUANTÁNAMO A SU ABOGADO

Martin:

Aunque estos prisioneros se mantienen encerrados en circunstancias muy controversiales, ten en cuenta que muchos son terroristas que han sido capturados en combate. Hace poco liberaron a un grupo de una carcel americana en Afganistán y lo primero que esta gente hizo fue regresar con los terroristas y volvieron a coger a algunos luego de un atentado donde habían matado a muchos inocentes. Recuerda que, por ejemplo, en Irak los terroristas matan más civiles de su propia gente que americanos cada día.

Yo creo que sí es posible que se estén cometiendo abusos contra los derechos humanos, pero también creo que con delincuentes y asesinos como los que enfrentamos hoy en día no se puede ser débil, por lo que entre lo que dicen los terroristas y lo que dice el gobierno americano, debe haber algún punto medio, si es que lo hay.

Pero recuerda que Estados Unidos es una nación en guerra y, con todos los defectos que este gobierno tenga, en Estados Unidos se respetan mejor los derechos humanos que en cualquier país musulmán, donde a veces no existen o no se practican. Así que es hipócrita que los terroristas pidan cosas que ni sus propios gobiernos les darían. Por ejemplo, en Afganistán durante la guerra civil, cuando los afganos tomaban prisioneros del bando rival los hacían morir dentro de camiones herméticamente cerrados, abandonados en el desierto al sol. Ahora esta misma gente que ha hecho eso a los suyos está presa en una cárcel donde tienen comida, atención de salud y un capellán musulmán que los atiende, y si es justo que se queden allí de por vida, sólo Dios lo sabe; pero si son un peligro para la sociedad, en buena hora que nunca los suelten.

Ya estamos cansados de prédicas de derechos humanos, al comienzo alentadas por comunistas que nunca dieron las mismas libertades en sus propios países, y ahora todos los radicales musulmanes ‒que no vacilarían en ejecutar y torturar a cualquier americano que capturen‒ piden derechos humanos. Es lógico que los pidan: quieren ser liberados para salir a matar mas cristianos y judíos, por lo que deberíamos ser cautelosos y no creer todo lo que ellos dicen.

________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 23 de enero de 2006

No hay nada que justifique el trato que se la da a los reclusos de Guantánamo. Aun cuando se tuviera la certeza de que son terroristas y criminales, siguen siendo plenamente válidas las palabras que Juan Pablo II escribiera en su encíclica Evangelium vitae, n. 41:

No existe el forastero para quién debe hacerse prójimo del necesitado, incluso asumiendo la responsabilidad de su vida, como enseña de modo elocuente e incisivo la parábola del buen samaritano (cf. Lc 10,25-37). También el enemigo deja de serlo para quien está obligado a amarlo (cf. Mt 5,38-48; Lc 6,27-35) y “hacerle el bien” (cf. Lc 6, 27.33.35), socorriendo las necesidades de su vida con prontitud y sentido de gratuidad (cf. Lc 6,34-35). Culmen de este amor es la oración por el enemigo, mediante la cual sintonizamos con el amor providente de Dios: “Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos” (Mt 5,44-45; cf. Lc 6,28.35). De ese modo, el mandamiento de Dios para salvaguardar la vida del hombre tiene su aspecto más profundo en la exigencia de veneración y amor hacia cada persona y su vida. Esta es la enseñanza que el apóstol Pablo, haciéndose eco de la palabra de Jesús (cf. Mt 19,17-18), dirige a los cristianos de Roma: “En efecto, lo de: no adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y todos los demás preceptos, se resumen en esta fórmula: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. La caridad no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud” (Rm 13,9-10).

________________________________________

MENSAJE DE FRANCISCO EMEVECISTA
Fecha: 23 de enero de 2006

Estoy muy de acuerdo contigo, Luis.

________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 23 de enero de 2006

Querido Francisco:

Sólo quisiera saber si también estás de acuerdo con los textos del Magisterio de la Iglesia que he citado en mis últimos e-mails.

________________________________________

RESPUESTA DE LUIS RÁEZ
Fecha: 24 de enero de 2006

No esta en discusión la doctrina de la Iglesia ni lo que los Papas dicen respecto a la dignidad humana, pero en buena hora que lo citen para que podamos refrescar un poco

Todo el punto de discusión se centra en hacerle propaganda y darle credibilidad a un grupo de asesinos que están prisioneros en Guantánamo. ¿Cómo sabemos que lo que dicen es verdad? El hecho es que los atraparon cometiendo actos terroristas. Ya les di el ejemplo de los que fueron liberados e inmediatamente regresaron a Afganistán e Irak a matar más inocentes y soldados americanos. Lo mismo pasa con los fundamentalistas islámicos que Israel libera. Apenas tienen una oportunidad, empiezan a matar de nuevo.

La dignidad de la persona humana debe ser respetada desde el inicio hasta el fin de la vida. Cuando un terrorista mata inocentes, está violando la dignidad de todos aquellos que asesina y es necesario que se lo ponga fuera del alcance de aquellos a los que pueda afectar.

________________________________________

RESPUESTA DE RODRIGO EMEVECISTA
Fecha: 24 de enero de 2006

Luis:

Estoy de acuerdo contigo, pero no creo que la mejor forma de alejarlos del mal sea maltratándolos tampoco. Si rompemos con sus derechos humanos, entonces nos estamos bajando a su nivel.

Te doy otro ejemplo:

Las primeras comunidades cristianas perseguidas por Nerón, ¿acaso se vengaban de los romanos? Más bien, su radicalidad era tal, que ellos “daban la otra mejilla”. No estoy diciendo tampoco que debemos ser corderitos en este mundo. Lo que estoy diciendo es que debemos ser guardianes de la dignidad humana y el derecho a la vida en todo nivel. Ni tampoco estoy diciendo que hay que dejarlos libres para que cometan otros crímenes.

Sin embargo, ellos tienen el derecho a un juicio justo, a un encarcelamiento justo ‒así sea de por vida‒ y a un tratamiento justo. Solo así podremos dar testimonio de nuestra fe.

________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 24 de enero de 2006

Querido Lucho:

Es cierto que no está en discusión la doctrina social de la Iglesia. Lo que está en discusión es su aplicación en este caso. Esta enseñanza de la Iglesia se basa en el derecho natural, y es por lo tanto un imperativo moral para todo ser humano, independientemente de cuál sea su credo religioso.

Por otra parte, denunciar los atropellos cometidos contra reclusos musulmanes es algo diferente de hacerle propaganda al fundamentalismo islámico. Es cierto que grupos violentistas islámicos pueden utilizar esta información como propaganda de sus objetivos, pero la utilización política de este tipo de denuncias es algo añadido a la denuncia en sí misma. Por eso, te vuelvo a preguntar: si un prisionero musulmán sufre tortura y tratos degradantes, ¿debe callarse? O en caso de que no lo haga, ¿su testimonio debe ser censurado y silenciado a como dé lugar?

Hablas de un «grupo de asesinos que están prisioneros en Guantánamo». ¿No crees que esa conclusión debe ser efectuada por un juez, en un juicio con un mínimo de garantías donde se presenten las pruebas del caso y el acusado pueda defenderse? ¿Tienes tú las pruebas para sustentar lo que dices? Estoy de acuerdo en que un asesino cumpla con la condena que le corresponde, una vez que haya sido juzgado y sentenciado. Pero no puedo estar de acuerdo en que se someta a prisión ‒y, peor aún, a torturas, injustificables en cualquier caso‒ a personas acusadas de delitos que no han sido sustentados ante un tribunal.

Estados Unidos les niega a estos reclusos el status de “prisioneros de guerra”, y busca sustraerse de esta manera al cumplimiento de las Convenciones de Ginebra. Pero tampoco los trata ni siquiera como delincuentes comunes, pues les niega el derecho a ser juzgados y sentenciados de acuerdo a ley. Y tampoco permite que delegados de organizaciones internacionales visiten regularmente la base de Guantánamo, a fin de verificar las condiciones de vida de los reclusos.

En el caso concreto de Sami Al-Hajj, camarógrafo de Al Jazeera, ¿tienes tu información de por qué debe ser considerado un asesino? ¿Sólo por el hecho de estar en Guantánamo debe ser catalogado como tal, bajo el supuesto de que los militares americanos no se equivocan y absolutamente todos los que están allí tienen que ser asesinos?

El ejemplo que tú mencionas de los presos liberados tampoco es concluyente. No se puede concluir a partir de casos particulares lo que van a hacer las demás personas. Pero incluso lo que cuentas es comprensible ‒de ninguna manera justificable‒, pues no se debe esperar de quien ha sido sometido a abusos y torturas por parte de militares norteamericanos que luego vaya a ponerse de su parte y ayudarlos a cumplir sus objetivos.

La “noche de los cristales rotos” (Alemania, 9 de noviembre de 1938), en la que fueron quemadas sinagogas y miles de judíos deportados a campos de exterminio, tuvo como excusa el asesinato de un funcionario de la embajada alemana en París por parte de un judío, cuyos padres polacos habían sido deportados a Polonia y tuvieron que pasar mil y una penurias (ver http://es.wikipedia.org/wiki/Noche_de_los_cristales_rotos). El gobierno nazi utilizó este hecho como “prueba” de que los judíos eran asesinos. Las generalizaciones hechas sobre grupos de personas ‒sin considerar cada caso en particular‒ están en la base de los mayores crímenes contra el ser humano efectuados en la historia.

Por último, lo que tú dices sobre los terroristas ‒qué es cierto, sin que ello implique que esté demostrado que todos los presos de Guantánamo lo son‒, podría aplicarse también a los militares norteamericanos. ¿Qué hacemos con aquellos que matan civiles inocentes ‒incluidos niños‒? ¿Alguno está preso por crímenes contra la humanidad? Más aún, ¿está preso alguno de los que dan las órdenes de los bombardeos sobre poblaciones enteras? ¿Cómo se puede evitar que
asesinen impunemente a civiles inocentes?

Estas son mis legítimas inquietudes al respecto, que te manifiesto con toda sinceridad.

________________________________________

No hubo respuesta de Luis Ráez. Simplemente dejé de recibir e-mails del CLMUSA Yahoo Group y ya no tenía acceso al foro ni siquiera a través de la página web. Había sido borrado del mapa.

________________________________________

MENSAJE DE RODRIGO EMEVECISTA (EN PRIVADO)
Fecha: 24 de enero de 2006

Martin:

Hermano, tengo una pregunta. ¿Luis te saco del Yahoo Group? Ya no te encuentro en la lista de miembros.

________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH (EN PRIVADO)
Fecha: 24 de enero de 2006

Rodrigo:

Parece que sí, hermano. Los e-mails me están rebotando y ya no tengo acceso a ninguno de los contenidos a través de la página web. Sin embargo, no he recibido ningún e-mail de Luis informándome de que me haya sacado.

¿Qué piensas tú al respecto? ¿Crees que para Luis es más importante defender su posición que confrontarla con las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia?

Me causa un gran malestar esta situación.

________________________________________

RESPUESTA DE RODRIGO EMEVECISTA (EN PRIVADO)
Fecha: 24 de enero de 2006

Martin:

Tengo miedo de pensar que Luis haya llegado a tal extremo. Anoche encontré que me había sacado de moderador del grupo. Y esta mañana, esperando una respuesta tuya, decidí chequear si te habían sacado, ya que habían rumores de que querían hacer eso hace mucho tiempo.

Si ese fue el caso, yo me voy a dar una queja a los sodálites de Estados Unidos, ya que me pareció que las cosas que Luis dijo en realidad no van con las enseñanzas de la iglesia. Estamos hablando de que el grupo se esté cerrando en torno a una idea errónea.

________________________________________

MENSAJE DE MARTIN SCHEUCH (EN PRIVADO A LUIS RÁEZ CON COPIA A VARIOS MIEMBROS DEL YAHOO GROUP)
Fecha: 25 de enero de 2006

Querido Luis:

Me han comenzado a rebotar los e-mails dirigidos al CLMUSA Yahoo Group. He entrado a la pagina web del grupo y he constatado que he dejado de tener acceso a cualquier información allí contenida. Esto me resulta extraño.

Hasta el momento, desde este rincón de Alemania donde vivo, he buscado exponer temas que son de interés para cualquier cristiano comprometido y contribuir a la formación de la gente del grupo mediante información actual referente a la Iglesia y sus enseñanzas. A su vez, muchos de los artículos que he encontrado y reenviado han tenido siempre la finalidad de que podamos estar al tanto de los males y problemas que presenta al mundo actual y que, como cristianos comprometidos, no debemos ignorar.

[Mi mujer] y yo buscamos vivir nuestro compromiso cristiano en una realidad difícil y hemos contribuido a una buena acogida de los miembros del MVC durante su participación en la Jornada Mundial de la Juventud, aunque hayamos tenido que sacrificar nuestra participación directa en ese evento por designios que sólo Dios conoce.

Confío en que esta falta de acceso al CLMUSA Yahoo Group no se deba a un acto de censura de tu parte. Sinceramente, no creo que se deba a esto, pues no he recibido ningún e-mail de advertencia tuyo, y siempre has permitido que se discutan todo los temas y aireen todas las inquietudes, buscando en común una respuesta a la luz de los principios de nuestra común fe católica, dentro de un clima de respeto y libertad cristiana.

He vuelto a efectuar en la página de Yahoo una solicitud para unirme otra vez al grupo. Espero que eso solucione el problema, a fin de que podamos seguir compartiendo experiencias e inquietudes que nos enriquecen mutuamente a todos.

________________________________________

RESPUESTA DE LUIS RÁEZ (EN PRIVADO)
Fecha: 25 de enero de 2006

Querido Martin:

El Yahoo Group tiene un sentido claro: ser una instancia de unión entre los diversos emevecistas dispersos por Estados Unidos y hacer apostolado contribuyendo con la formación de los mismos.

Estoy en un dilema hoy, debido a que ya tengo muchos e-mails privados de gente del grupo que considera que nos estamos desviando demasiado del objetivo principal del grupo.

Somos CLMUSA, por ello somos parte de una institución. Lo que hagamos debería reflejar el estilo y los objetivos de la misma. Por ejemplo, no podemos criticar ACI Prensa delante de todo el mundo, porque hay gente que no entiende qué pasa. En el mejor de los casos, que tu crítica sea realmente constructiva. No podemos promocionar gente que no esta en comunión con la Iglesia o está en contra de ella o de nosotros mismos. Muchas veces pones artículos de gente, que estaría feliz de que no existiéramos. Hemos perdido miembros del MVC por este punto. Y recuerda que yo no soy la última voz en el MVC/SCV, por lo que ya me han advertido que pueden pedirnos o que cambiemos el nombre, o que desaparezca el grupo. En palabras simples, puedes poner lo que quieras siempre y cuando expliques debajo y aclares lo que debe ser, es decir, cuál es la posición correcta de la Iglesia, para que la gente no se confunda.

Con tu retorica anti-americanista has ofendido a mucha gente. Recuerda que el grupo se llama CLMUSA y estamos tratando de captar apostolados en Estados Unidos. Lo menos que puedes hacer es hacer pública tu posición anti-americana en publico y sin ser equilibrado. Por ejemplo, la Iglesia esta a favor de los derechos humanos de los presos en Guantánamo y también de los americanos que mueren en los atentados terroristas. Los escritos deberían reflejar eso y no tu anti-americanismo solamente, que como posición personal se respeta, pero no es la del grupo. Ya hemos perdido tres miembros que se han salido del grupo por ello

Es cierto que poca gente escribe y de allí que tu aporte sea fundamental, pero mucha gente lee y me comenta en privado todo lo que ocurre en el grupo, como te lo han comentado antes a ti también, ya que he recibido copias de los e-mails.

Te dejé fuera anoche porque no quería continuar ese diálogo sin conversar contigo, as sea por e-mail. Te pediría que seas más prudente en lo que pongas y yo prometo ser mas prudente al responder también y pensar mejor la respuesta o responderte en privado.

Se que no es tan interesante poner cosas menos controversiales, pero ya te expliqué la idea de porque hicimos el grupo. Prefiero que el grupo no tenga éxito a que su éxito esté basado en el escándalo.

Tu eres el que más puede aportar al grupo, por lo que espero que podamos arreglar este impasse.

________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH (EN PRIVADO A LUIS RÁEZ CON COPIA A VARIOS MIEMBROS DEL YAHOO GROUP)
Fecha: 25 de enero de 2006

Luis:

Lamento que se haya dado esta situación, mas aún cuando la postura que has defendido resulta en muchos puntos incompatible con el amor cristiano y con la enseñanza de la Iglesia al respecto, como debe haberte dicho más de uno.

También entiendo que estás en una situación difícil, sometido a presión, quizás por parte de gente de ACI Prensa que no admite ninguna observación a las noticias que publica, aun cuando a veces me conste que manipula la información. O de algunos hermanos del SCV que confunden “unidad de pensamiento” con “uniformidad de pensamiento” ‒y ten en cuenta que la expresión “unidad de pensamiento” incluida en los estatutos originarios del SCV fue luego sustituida por “unidad de ideales”‒, que buscan la manera de hacer callar ciertas voces antes que entrar en un diálogo fructífero. Siempre he manifestado abiertamente lo que pienso y siempre he buscado sustentarlo con solidez, dentro de la fidelidad a las enseñanzas de la Iglesia, incluso retractándome de lo que pudiera haber de errado en mis observaciones, y con una clara intención pedagógica.

Entiendo que mi expulsión del CLMUSA se debe a motivos de tipo estratégico-apostólico ‒y hasta político: no se debe criticar a Bush‒ más que a una infidelidad a la fe de la Iglesia. O tal vez al hecho de que se desee una formación estereotipada, evitando ir más allá hacia una manera de pensar más abierta y flexible ‒que es, en mi opinión, lo que los católicos necesitan en el mundo actual‒, siempre dentro de la doctrina católica y en unión con el Santo Pontífice. Y que es, además, la manera de pensar que he aprendido y que se fomentó en el SCV que yo conocí desde época muy temprana ‒los años ’70‒. Yo me uní al SCV porque hallé allí lugar para expresar mis inquietudes más profundas, y lo que allí se discutía y transmitía estaba muy lejos de los contenidos prefijados y secos de una clase formal de religión. ¿Acaso algo ha cambiado en estos tiempos y yo no me he enterado?

Paso ahora a aclarar algunos puntos:

1. Hasta donde tengo conciencia, no recuerdo haber puesto ningún artículo de gente de la cual tengamos certeza de que no desee que existamos, o de haber promocionado a gente que no está en comunión con la Iglesia ‒¿te refieres tal vez Mons. Oscar Arnulfo Romero, cuyo proceso de beatificación está bastante avanzado y del cual me siento muy cercano, luego de haber conocido sus palabras, leyendo sus homilías, y muchos aspectos de su vida y de su experiencia cristiana?‒. Sólo me viene a la memoria un artículo en que se citaba tangencialmente unas palabras de Hans Küng, sin que yo mismo manifestara estar de acuerdo con esas palabras. Eso causó revuelo e incluso me dijiste que lo único que deseabas saber de ese señor era sólo lo malo que había dicho. Sin embargo, el Papa Benedicto XVI lo invitó a un diálogo en Castelgandolfo y resaltó lo bueno que había en su trabajo actual, sin negar por ello que Küng tiene prohibición de enseñar como teólogo católico por defender ideas incompatibles con la fe católica (ver http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=10154). que defender la posición correcta de la Iglesia supone siempre la caridad. Por otra parte, en el CLMUSA se ha defendido ardorosamente a una persona que no está en plena comunión con la Iglesia, por pertenecer junto con su padre a un grupo tradicionalista cismático que no reconoce el Concilio Vaticano II ni la autoridad de los Pontífices posteriores a Pío XII. Me refiero a Mel Gibson.

3. No soy ni anti-americano ni pro-americano. Criticar a la luz de los principios cristianos las acciones de un gobierno no es estar en contra del país gobernado. En los años ’90 criticar a Fujimori o denunciar los abusos cometidos por las Fuerzas Armadas peruanas no significaba necesariamente ser anti-peruano ‒como se intentó presentar por entonces‒. Como tampoco significa ser anti-patriota o anti-peruano si se critica el gobierno de Alejandro Toledo. Aun así, sigo creyendo que como cristianos somos antes que nada ciudadanos del Reino de Dios y miembros del Cuerpo de Cristo en la Iglesia, y que eso prima sobre la pertenencia a cualquier nación. Resulta ahora de lo que tú dices que constituye un requisito para pertenecer al CLMUSA ser pro-americano ‒en el sentido de pro-gobierno y pro-militares- o, por lo menos, neutral -que en este caso significaría cerrar los ojos y hacer de la vista gorda frente a acciones contrarias a la ética cristiana efectuadas por el gobierno americano‒. Te pregunto: en caso de ser elegido un gobierno demócrata pro-abortista, ¿guardarías silencio a fin de no parecer anti-americano? Yo no lo haría.

4. No conozco exactamente la situación de la gente que tú dices que se ha salido del grupo aparentemente por mi causa. Lo único que sé es que el contacto personal lo tienen con ustedes, y suele suceder que la gente no se aleja de un grupo por lo que diga alguien a quien no conocen personalmente, si el testimonio cristiano de quienes conocen personalmente es sólido, transparente y convincente. Sé del caso de una emevecista aquí en Alemania que ha comenzado a sentirse ajena al MVC, luego de ver el anti-testimonio dado por algunos miembros del MVC que participaron en la Jornada Mundial de la Juventud. Mi mujer y yo, con la ayuda del Espíritu Santo, hemos logrado en un diálogo abierto que por lo menos no eche su compromiso cristiano por la borda, no obstante que ello signifique perder su identificación con el MVC. ¿Para quien se está trabajando? ¿Para el MVC o para la Iglesia? ¿O existe la idea que sólo se puede ganar a miembros para Cristo y la Iglesia convirtiéndolos en miembros del MVC, cortados todos con la misma tijera?

5. No puedo continuar participando de un grupo de donde se me echa sin previo aviso, sin aparentemente ningún motivo de peso, y justo en medio de un diálogo donde alguien se negó a confrontar sus posiciones con lo que enseña con meridiana claridad el Magisterio de la Iglesia. O donde se dicen y discuten muchas cosas en la trastienda, sin que se tenga el valor de opinar abiertamente y sin temor. No se compaginan con mi estilo personal estas maneras de proceder, que nunca aplicaría yo con nadie, por considerarlas traicioneras y contrarias al respeto que se merece cualquier persona. Y más aún, considero deplorable que se tome una decisión como la que has tomado, amparado por la noche, y sin previo aviso ni explicación de motivos a la persona afectada.

Les puedes decir a los que me querían ver fuera del grupo que el objetivo ha sido logrado. Aunque dudo mucho en este caso que pueda hablarse de una victoria moral. Te dejo, pues, con tu conciencia y ya tú ve.

________________________________________

RESPUESTA DE LUIS RÁEZ (EN PRIVADO)
Fecha: 25 de enero de 2006

Martin:

No te hemos echado del grupo. Sólo te he pedido que no continúes con este diálogo que no me parece que va de acuerdo con la posición del grupo. Mucha gente te ha escrito antes respecto a tu posición en el grupo, así que no debería tomarte por sorpresa lo que te digo.

Yo no veo nada malo en que discutamos y estemos en desacuerdo, pero en privado si esa discusión no va en la linea de los objetivos del grupo o va a confundir a la gente. Esta última discusión es sólo un punto más de controversia, como te explique antes, y por favor sé más abierto. En ninguno de los documentos que has citado dice que el ejército americano está violando los derechos humanos en Guantánamo. Tú partes de la premisa de que sí para la discusión, y yo parto de la premisa de que no. Por eso te digo que a veces, a menos que demos una opinión balanceada, no deberíamos radicalizarnos en público, y te acepto que mi opinión no está balanceada; por ello prefiero conversar contigo en privado.

Además, como te dije, tenemos gente del SCV que ya una vez me pidieron que te anule no sólo a ti sino el Yahoo Group, si no nos manteníamos fieles al estilo del MVC como debería ser. Y tengo los americanos que no están felices contigo, los cuales ni siquiera son apostolados míos; son gente de Denver y Texas, a los que conocí en el Yahoo Group.

Como te dije en el e-mail anterior, por favor sé prudente y edifica a los demás en el grupo. Dios te ha dado los dones para ello, y a nosotros nos hacen falta en el grupo. Yo nunca he querido sacarte y nunca te comenté cuando me lo pidieron. Detrás de las cortinas yo muchas veces te he defendido. Yo también soy una persona “heterodoxa” para muchos en el MVC desde que estaba en Lima, y desde el hecho de que fui uno de los primeros en migrar y hacer algo controversial, como era fundar fuera del Perú sin comunidad sodálite, formando grupos mixtos [de hombres y mujeres] entre otras cosas, pero cuando me pongo la camiseta del MVC trato de ser mas cauto, y aun así meto la pata, como en el comentario que te hice o al ponerte “on hold” en el grupo.

Disculpa por el mal rato que te hice pasar, y ya que hiciste publica tu despedida por lo ocurrido, si quieres te mando unas disculpas públicas.

Regresa al grupo cuando quieras.

________________________________________

Lo más insólito de este asunto es que fue Carlos Angulo, un sodálite consagrado no precisamente con vocación intelectual pero sí dotado de una inmensa dosis de sentido común, a quien recuerdo con mucho cariño, quien puso los puntos sobre las íes respecto al tema de las cartas desde Guántanamo. Reproduzco aquí su brillante comentario ‒de sacarse el sombrero‒, que yo no pude leer el mismo día en que fue enviado, debido a a que ya no tenía acceso al Yahoo Group.

________________________________________

MENSAJE DE CARLOS ANGULO
Fecha: 24 de enero de 2006

Me parecen muy sugerentes los aportes sobre este tema. Considero oportuno aconsejar matizar algunos comentarios.

Sugiero a todos que:

1. Partimos de la suposición de que esta carta es auténtica, es decir, escrita por quien dice ser escrita.
2. Si es auténtica, suponemos que dice realmente la verdad sobre los tipos de abuso (cantidad, calidad, situación, etc).
3. Enfoquemos bien cual es el punto de discusión: ¿la carta?, ¿los abusos?, ¿el terrorismo?, ¿los musulmanes?, ¿la guerra contra el terrorismo?, etc.
4. Después de precisar los parámetros y coordenadas en los que nos movemos, podremos ‒creo yo‒ seguir analizando esa determinada situación con mayor objetividad y sin agregar elementos que parecen que vienen más de prejuicios, supuestos, subjetividades u opiniones personales.
5. Ciertamente, todos somos libres de opinar libremente, pero también es cierto que para un mejor procedimiento de este espacio es conveniente que tengamos algín tipo de disciplina ‒no encontré otra palabra mejor‒ para analizar los hechos y sacar provecho.

Creo que todos estamos de acuerdo en que no se puede abusar de nadie. Va contra la dignidad humana la tortura, abuso, presión psicológica, injusticias, etc. Y esto se aplica a cualquier persona de cualquier raza, condición social, credo religioso, ideológico, filosófico. NO HAY EXCEPCIONES. Así lo enseña la doctrina del Señor Jesús, que muy bien la Iglesia expone en la Enseñanza Social Eclesial.

Considero que no se puede admitir ninguna excusa para abusar, torturar a ningún ser humano. Así sea el criminal mas grande del mundo. Así sea Osama Bin Laden. Merece un trato digno, humano, por supuesto en la cárcel ‒y de hecho, merecería cadena perpetua‒, pero no por eso, injusto ni degradante. Sabemos que Osama Bin Laden, por lo menos ‒lo suponemos por su fanatismo-, que, si lo soltaran, seguiría matando gente. Pero esto no nos autoriza, ni justifica, ni puede ser motivo para decidir castigarlo anticipadamente con tortura física, psicológica, «ya que después saldrá a matar más gente». Somos cristianos y tenemos que seguir una conducta coherente aun con aquellos que son criminales, enemigos nuestros y de la humanidad.

Luis:

Me permito tomar prestadas algunas de tus afirmaciones como para comentarlas y tratar de entender mejor lo que quieres decir.

1. «Aunque estos prisioneros se mantienen encerrados en circunstancias muy controversiales, ten en cuenta que muchos son terroristas que han sido capturados en combate.»

El tener en cuenta que son terroristas, ¿es para que no nos preocupemos de si son torturados o no? Es decir, tú quieres decir que, como son terroristas en combate, tener en cuenta esto, ¿significa que se merecen un poco de tortura? ¿Para qué precisar el tener en cuenta?

2. «Yo creo que sí es posible que se estén cometiendo abusos contra los derechos humanos, pero también creo que con delincuentes y asesinos como los que enfrentamos hoy en día no se puede ser débil…»

OK. Yo creo eso también de que hay abusos en contra de los derechos humanos, pero cuando tú sigues en el siguiente párrafo precisando que todos son «delincuentes y asesinos», ¿no te parece una afirmación muy dura? Teniendo en cuenta que probablemente todos los que están presos en Guantánamo no son mas que soldados, seguidores, y probablemente algunos inocentes castigados y condenados, ¿cómo saber que todos son “fanáticos asesinos terroristas”?

Y luego dices que «no se puede ser débil». ¿A qué te refieres? Si estamos hablando de la carta de este preso en Guantánamo que recibe un maltrato indigno, suponiendo que sea auténtica, ¿a qué te refieres? ¿Como se puede ser débil o no serlo?

3. «…en Estados Unidos se respetan mejor los derechos humanos que en cualquier país musulmán, donde a veces no existen o no se practican.»

Recuerda que eso que dices, en mi opinión, es fruto de la campaña gringa de desprestigio de la cultura musulmana. Nos han hecho creer que “musulmán” es sinónimo de “terrorista”. Y ESO ES UNA FALACIA.

Acuérdate que en nombre de los derechos humanos, que dice defender Estados Unidos, se invadió un país, perdón, decenas de países para imponer su hegemonía.

Además, ¿estás seguro de que se respetan mas los derechos humanos en Estados Unidos que en un país musulmán? ¿Cómo lo sabes? ¿Tienes pruebas de ello? Probablemente todos sabemos del maltrato de las mujeres en esa cultura oriental, y además muy bien propagado por los medios de comunicación social, impulsados por la propaganda gringa. Pero, ¿no crees que hay otros temas que se defienden mejor en una cultura musulmana, mejor que en la cultura gringa? ¿Qué me dices del tema del aborto, por ejemplo? Sería interesante investigar.

Hablas de respeto, existencia y práctica. ¿Como has comparado tu el respeto, la existencia y práctica de los derechos humanos de “cualquier” país musulmán frente a los Estados Unidos? Perdón, ¿podrías alcanzarme esa información? Gracias.

4. «Así que es hipócrita que los terroristas pidan cosas que ni sus propios gobiernos les darían.»

Perdón, pero esto me parece una falacia. ¿En qué sentido está mal? ¿Qué quieres decir? Por ejemplo, ¿es una hipocresía que tú como peruano pidas al gobierno peruano que pague un salario mas justo a todos los trabajadores? Pero tú puedes decir: pero es terrorista… Muy bien, cambiemos la pregunta. ¿Sería hipócrita que Abimael Guzmán pida al gobierno peruano que aumente el salario a los trabajadores, o que mejore la salud, o que construya mas casas, o que invierta en el agro, o que respete al ser humano? ¿Es que por ser Abimael Guzmán no puede pedir algo justo? ¿O se convierte en injusto o hipócrita porque lo pide Abimael Guzmán?

5. «Ahora esta misma gente que ha hecho eso a los suyos está presa en una cárcel donde tienen comida, atención de salud y un capellán musulmán que los atiende, y si es justo que se queden allí de por vida, sólo Dios lo sabe; pero si son un peligro para la sociedad, en buena hora que nunca los suelten.»

Creo que si precisáramos mejor de qué estamos hablando ‒si de la cárcel, de los terroristas, de la carta de Guantánamo‒ se entendería mejor lo que quieres decir. Creo que ninguno de los que ha participado en el foro ha pretendido sugerir la liberación de algún terrorista. Creo mas bien que de lo que tratamos es si es justo y digno para el ser humano, como creatura de Dios, que se abuse de él, siendo terrorista, militar, lo que sea.

6. «Ya estamos cansados de prédicas de derechos humanos, al comienzo alentadas por comunistas que nunca dieron las mismas libertades en sus propios países, y ahora todos los radicales musulmanes ‒que no vacilarían en ejecutar y torturar a cualquier americano que capturen‒ piden derechos humanos.»

¿Quiénes estan cansados? Me parece que la Iglesia siempre ha levantado su voz para defender a los perseguidos, abusados, encarcelados, etc., mucho antes que los comunistas. ¿Está mal que un radical musulmán pida respeto y cumplimiento de derechos humanos? ¿Estaría mal que un comando americano, un general americano que cumplió ordenes que llevaron al asesinato de civiles inocentes, pida el cumplimiento de los derechos humanos?

________________________________________

Habla muy bien de Luis Ráez el hecho de que finalmente haya enviado un mensaje público de disculpas por la manera en que se procedió contra mí, el cual reproduzco a continuación.

________________________________________

MENSAJE DE LUIS RÁEZ
Fecha: 26 de enero de 2006

Queridos amigos:

Gracias [a todos] por sus comentarios. Les pido disculpas por no ser mas cuidadoso al escribir y exponer mejor las ideas para que no haya malentendidos.

Como siempre lo he dicho, nuestra fidelidad a la Iglesia y a la espiritualidad sodálite es lo primero en este grupo, porque ser católicos emevecistas es parte de nuestra identidad.

En ningún momento he estado en desacuerdo con la doctrina de la Iglesia y mi terquedad parte del punto de que trabajaba con las premisas que en las cárceles americanas NO se tortura. Todo lo que Carlos y Martin dicen está basado en la premisa que de SÍ se tortura, y si eso es verdad, les doy la razón en todo.

Le pido disculpas a Martin también porque nunca traté de maltratarlo ni en público ni en privado. Es alguien a quien conozco desde hace más de 20 años y me enorgullece que sea parte del grupo.

Hicieron el comentario de que muchos del grupo eran personas “simples”, y a veces les complicamos mucho las cosas, por lo que les pido también disculpas. Los retos que el mundo presenta a estos cristianos que viven la espiritualidad del SCV son muy grandes. De allí la necesidad de que todos tengamos que estar mejor preparados de lo que estamos para ser una respuesta a esta cultura de la muerte que se vive. De repente, debemos ser más humildes y pensar en los demás cuando escribimos y no escribir “para nosotros mismos” o para tres o cuatro que nos van a contestar. Creo que eso es algo que debemos considerar. Así todos nos beneficiaríamos del valioso aporte que muchos miembros del grupo dan y de repente á miembros del grupo se animarían a contribuir. Yo creo que el aporte de cada miembro del grupo es valioso y puede beneficiar a los demás.

Tratemos de servir las necesidades y a todos los miembros del grupo haciendo crecer nuestra amistad alrededor de Cristo en esta espiritualidad a la que todos hemos sido convocados. Para ello necesitamos la ayuda de todos.

________________________________________

Finalmente, un viejo amigo adherente sodálite, me escribió expresándome su apoyo, con palabras provenientes directamente del corazón. Espero que actualmente le esté yendo bien y la vida le esté sonriendo, con la bendición de Dios.

________________________________________

MENSAJE DE PABLO PILCO
Fecha: 26 de enero de 2006

Querido Martin:

Realmente lamento mucho que se haya dado ésta situación de desencuentro en el CLMUSA Yahoo Group. Desde mi punto de vista, muchos de tus artículos y comentarios han sido bastante ilustrativos y de aporte, especialmente en el último año ‒aunque sé que hubieron desencuentros antes de eso, pero que fueron ajustándose con una actitud bastante equilibrada de tu parte‒.

Sé que situaciones como éstas tienden a abrir viejas heridas y a veces las respuestas no llegan a salir tan claras como desearíamos, trayendo más bien una carga negativa. Mi sugerencia como hermano: no reabras viejas heridas ni temas antiguos. Hay temas que ya quedaron cerrados y aclarados, que no vale la pena volver a poner sobre el tapete.

Si de algo te sirve, déjame decirte que, a pesar de haber tenido diferencias contigo ‒siempre de forma más que de fondo‒, puedes contar con mi amistad. Sé perfectamente lo difícil que estar lejos de “casa” y también puedo ver tu esfuerzo por seguir viviendo tu compromiso cristiano con tu familia.

Una vez más, cuenta con mis oraciones y mi amistad.

Saludos a la familia.

Con amistad,

Pablo

P.D. Le he hecho saber a Luis sobre mi punto de vista respecto a este tema y su respuesta ha concordado conmigo sobre lo pésimo que se ha manejado esto. Te cuento esto para que entiendas que hay presiones que a veces uno no sabe cómo manejar y a veces son desbordantes.

________________________________________

Aún cuando se solucionó el impasse, las cosas ya no fueron como antes, y mi participación en el CLMUSA Yahoo Group fue haciéndose cada vez mas esporádica. El foro fue perdiendo interés para sus miembros y poco a poco fue decayendo hasta caer prácticamente en la inactividad. Algunos temas que podían suscitar polémica los compartí posteriormente a través de una lista de correos más restringida y con nombres seleccionados. Sin embargo, encontré eco en muy pocas personas.

Lo que me había quedado claro de todo ese asunto es que yo ya era persona non grata para varios miembros del Sodalicio, cuyos nombres nunca llegué a saber. No era la primera vez que pasaba por una experiencia similar. Cuando todavía vivía en Lima y trabajaba como docente de filosofía en el desaparecido Instituto Superior Pedagógico Nuestra Señora de la Reconciliación, administrado por el Sodalicio, supe por César Augusto Chiappe, entonces director de ese centro de educación superior, que el P. Jaime Baertl, sodálite, le había pedido que me sacara de la institución, a lo cual él se negó, pues me consideraba un excelente profesor. Cuando poco tiempo después despidieron a Chiappe, dejé de ser convocado para dar clases. Y nadie me explicó los motivos de esta medida.

Esta vez los indicios apuntaban hacia los altos mandos del Sodalicio en los Estados Unidos, pues la orden que había recibido Luis Ráez sólo podía venir de los más altos niveles. Y el responsable regional del Sodalicio en los Estados Unidos era José Ambrozic. Otra persona que podría haber estado detrás de esa decisión es Alejandro Bermúdez, director de ACI Prensa y su versión en inglés, la Catholic News Agency, que no deja pasar ocasión para presentar una imagen negativa y distorsionada del Islam en su informativo noticioso, vinculando continuamente a los musulmanes con temas de terrorismo y persecución de cristianos.

El tiempo dirá si tengo razón, o si se trata de meras suposiciones sin asidero en la realidad. «Porque nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse» (Evangelio de Mateo 10, 26).

Anuncios

DESARRAIGO Y ESPERANZA

arbol_seco

Mi crónica Perú, ¿campo de prisioneros? del 17 de marzo de 2003 ‒de la cual he transcrito los párrafos más relevantes en mi post anterior‒ también generó el 19 de marzo del mismo año un interesante intercambio con un querido y simpático personaje, al cual he llamado Sinesio Emevecista en un post anterior de este blog (ver DIÁLOGO PLATÓNICO CON UN EMEVECISTA).

Se trata de un diálogo breve, pero que muestra algunas de las convicciones que he ido adquiriendo a lo largo de mi existencia y que me han permitido mantener una fe palpitante y saborear algo de esa libertad que nos ha prometido Jesús, el Hijo de Dios vivo, incluso habiendo experimentado las frustraciones y desilusiones que forman parte inexorable de la vida.

Dejemos, pues, iniciar el diálogo al entrañable Sinesio.

__________________________________________________

SINESIO EMEVECISTA:

Espero que crezca en tu lengua más esperanza y alegría, pues eso es lo que necesitamos, y creo que tú también.

MARTIN SCHEUCH:

La esperanza se basa en la realidad, y sólo la verdad nos hace libres. No creas que me falta esperanza y alegría. Pero creo también conveniente cuestionar algunas de las concepciones que consideramos como inamovibles, mientras que la realidad se ha ido moviendo y ha ido socavando los cimientos de edificaciones que creíamos sólidas. El desarraigo parece ser condición esencial para vivir la esperanza, como fue el caso de Abrahán, de San Pablo, y hasta del mismo Jesús. Y lo que parece ser desesperanzador, es condición esencial para abrirse a la esperanza y, por ende, a la alegría.

SINESIO EMEVECISTA:

De acuerdo contigo, mi querido peregrino.

Sin embargo, la corrección va en el sentido más concreto y que las muestras de esa esperanza y alegría se materialicen en crónicas esperanzadoras y cargadas de alegría. A veces resulta difícil encontrarlas, ¿verdad?

En cuanto a «cuestionar algunas de las concepciones que consideramos como inamovibles, mientras que la realidad se ha ido moviendo y ha ido socavando los cimientos de edificaciones que creíamos sólidas», debo decirte que, desde que realicé mi opción fundamental por el Señor doce años atrás, lucho por barrer y perforar los cimientos de esas concepciones heredadas y desarrolladas por mí, con buenos resultados.

MARTIN SCHEUCH:

No hay nada más edificante que la realidad. Nada más edificante que la aparente frustración de todas las esperanzas que significó la crucifixión del Señor.

Nada más lejos de lo bello que lo simplemente bonito, ni nada mas alejado de la realidad que la construcción masticada de una experiencia cristiana plagada de flores y de dulces ejemplos, ilustrados con palabras biensonantes.

Creo que mis crónicas pueden alimentar la esperanza de muchos, y tal vez herir las falsas esperanzas de otros. De todos modos, creo hacerlas con la frescura del día a día, y con la inmediatez de quien tiene mucho que contar.

SINESIO EMEVECISTA:

Correcto: al César lo que es del César… (¡poca receptividad a la crítica, choche!) Pero ¿ y qué de aquellos que en su sencillez, poca profundidad, inteligencia y sabiduría construyen una experiencia de vida cristiana plagada de rosas y dulces ejemplos, ilustrados con experiencias vitales de caídas y esfuerzos de lucha? ¿Crees que es simplemente cándido y bonito nada más? ¿No crees que la mayoría de los peruanos deben dejar de ver sus vidas como un “valle de lágrimas”?

MARTIN SCHEUCH:

Eso que describes no existe. Hasta ahora no lo he encontrado, sino en algunos libros de vidas de santos, que flaco favor le hacen al santo.

Por otra parte, estar en un valle de lágrimas no implica que la valoración de la propia vida sea negativa, triste o desesperanzada. Creo haber dicho que se puede aprender a vivir de la esperanza, especialmente en situaciones difíciles. Y que eso se pierde de vista en las sociedades opulentas.

Por otra parte, la secuencia CRÍTICA – ACEPTACIÓN – SILENCIO [que se aplica en la práctica en el Movimiento de Vida Cristiana] ha salido hace mucho tiempo de mis esquemas. Se presta mucho a cometer abusos enmascarados de virtud. Prefiero el diálogo abierto, aunque sea discrepante, pero diálogo sincero, comunicador, motivador, enriquecedor; en fin, humano, muy humano.

Tus críticas las he recibido y te las devuelvo con mis comentarios. Eso es, y nada más.

__________________________________________________

Finalmente, el diálogo derivó hacia temas de menor relevancia. Lo más importante ya estaba dicho. El respeto mutuo se mantuvo, hubo franqueza y sinceridad en la conversación, la amistad no se vio enturbiada por la postura que se tuviera frente a una mediación institucional, llámese Movimiento de Vida Cristiana o Sodalicio de Vida Cristiana.

Hasta la vista, Sinesio. Quiera Dios que algún día nos volvamos a encontrar para tomar un café o un vino juntos y platicar como viejos amigos.

REFLEXIONES APÁTRIDAS

apatridaEn marzo de 2003 mi mujer y mis dos hijos pequeños, Carolina y Alexander, entonces de 5 años y 1 año de edad respectivamente, lograron reunirse conmigo en Alemania para iniciar una nueva etapa de nuestra vida. Si bien yo había logrado migrar sin ningún problema a Alemania, ingresando a este país con pasaporte alemán, la salida de mi familia del Perú estuvo plagada de obstáculos, generados en su mayoría por la ineficaz burocracia peruana. Los trámites, además de engorrosos y costosos, corrieron el riesgo de quedarse entrampados debido a la falta de transparencia en los requisitos legales necesarios para que uno sólo de los padres viajara con dos niños menores, por lo cual tuvimos que recurrir a influencias para agilizar las cosas.

A raíz de todo esto, escribí el 17 de marzo una de mis “Crónicas desde Wuppertal”, relatando los problemas por los que habíamos tenido que pasar. De esta crónica ‒que intitulé Perú, ¿campo de prisioneros?‒ transcribo las siguientes reflexiones:

__________________________________________________

Wuppertal, 17 de marzo de 2003

Ante las dificultades experimentadas, y visto lo costoso que es emigrar del Perú, debido principalmente a las barreras puestas por la burocracia peruana, he llegado a la conclusión de que son pocos los peruanos que pueden sortear esos obstáculos de manera legal para poder salir del país. El Perú se asemeja a un enorme campo de prisioneros, donde el derecho a trasladarse libremente aparece en la letra de las leyes, pero en la práctica resulta una quimera para la mayoría de los peruanos.

Pero las semejanzas no terminan ahí. Un campo de prisioneros es un lugar donde las leyes y los derechos personales quedan en suspenso, aunque existan en el texto, y sólo son favorecidos por ella los que se congracian con los carceleros, mediante favores o entregas de dinero. ¿No ocurre algo similar en el Perú? Sabemos lo complicado y tedioso que es llevar adelante un proceso judicial. Siempre sospechamos que se trata de una labor inútil donde es difícil conseguir un resultado que respete la justicia, no obstante las reformas judiciales pregonadas a diestra y siniestra. A ello se suma un dato revelado por un estudio de la UNESCO del año pasado: que sólo el 18% de las sentencias son ejecutadas. Eso significa que ganar un juicio no es garantía de conseguir que se haga justicia. Pero si hay dinero de por medio, probablemente sí se consiga este objetivo.

En un campo de prisioneros existe el trabajo forzado. Es decir, se tiene que trabajar duro sólo para conseguir un sustento mínimo. Demás está decir que el Perú es uno de los países donde más duro se trabaja, y donde menos posibilidades hay de recibir un salario que corresponda verdaderamente al trabajo realizado. Es decir, se trata de una especie de trabajo forzado, donde se labora sólo para poder sobrevivir.

Además, el campo de prisioneros es un lugar del cual se quiere escapar. En diciembre del año pasado, en una encuesta, más del 70% respondió que, si tuviera la oportunidad, se iría del Perú. Actualmente son aproximadamente dos millones y medio los peruanos que están viviendo fuera del país, la mitad de ellos como ilegales.

En una situación así, hay cosas que todavía se mantienen. La solidaridad se convierte en una necesidad, que brota del corazón de mucha personas, solidaridad que a veces se olvida en las así llamadas sociedades libres, donde la opulencia es algo accesible a la mayoría de sus habitantes. La solidaridad se convierte en una herramienta necesaria para poder sobrevivir a los rigores de la prisión, cuyo panorama recién se percibe con claridad cuando uno ha salido de ella.

Es triste ver en qué se ha convertido un país tan hermoso, debido a la codicia y falta de solidaridad de ciertas minorías, que quieren seguir obteniendo jugosas ganancias a costa del sometimiento de todo un pueblo a condiciones infrahumanas de vida. Y todo esto lo digo, no sin que la tristeza me embargue el corazón por tantos hermanos que siguen siendo prisioneros de tan vano e inútil infortunio, sin que se vea en el horizonte esperanzas de un cambio cercano.

__________________________________________________

El 18 de marzo recibí como respuesta a mi crónica un e-mail de un miembro del MVC (Movimiento de Vida Cristiana), al que llamaré Paisano Emevecista, con la frase «El Perú es más grande que sus problemas… Sí, cómo no…» como asunto, y con la imagen de una bandera peruana y un archivo de sonido con el Himno Nacional del Perú como únicos contenidos.

__________________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 19 de marzo de 2003

Los peruanos son más grandes que sus problemas, pero no todos, pues los problemas que tiene el Perú los han causado muchos de esos peruanos que maltratan a sus mismos compatriotas. Y son más los buenos, pero los malos tienen el palo, y les dan duro con él a los buenos. Y los buenos quieren irse de la prisión, pues las dificultades de afuera son más tolerables que los palazos de adentro.

Además, los problemas siguen creciendo de tal manera, que puede suceder algún día que sean más grandes que el Perú. La grandeza de la gente estará en seguir sobreviviendo con esperanza, cantando el Himno Nacional con su estrofa cargada de complejo de inferioridad y de recuerdos de servidumbre, y enarbolando los colores rojo y blanco ‒colores también de la bandera austríaca‒ como un símbolo que se cree único.

El Perú es una nación forjada a puro sentimiento dentro de un valle de lágrimas. Las canciones populares están cargadas de tristeza, sentimientos frustrados e invitaciones al llanto. Y eso deja una huella imborrable en el alma. En el Perú se aprende a sufrir y a vivir de la esperanza. En el Perú la fe es grande, y va a la par con la sensación de destierro que se tiene en la misma patria. Y ése es un tesoro que no tiene precio.

Pero son pocas las personas con talento que llegan a triunfar en el Perú mismo, cuyo tejido social está contagiado de resentimiento, envidia e hipocresía. Fruto de eso es tener un presidente tan mediocre como Toledo, sin contar también con los ministros que están ocupando actualmente muchas de las carteras ministeriales, luego de haber desplazado a personas más capaces y talentosas. Alguien dijo alguna vez: «No soy tan mediocre como para poder tener éxito en el Perú.»

Hago estas reflexiones en momentos en que el mundo está cambiando y los estados-nación se están convirtiendo en un rezago del pasado. Lo nacional, esa abstracción por la cual se han cometido tantas injusticias, está retrocediendo ante un mundo globalizado, donde la vinculación más importante es con la gente concreta y con los lugares que han tenido vital importancia en la vida de las personas, sin que tenga mayor relevancia que estén encerrados dentro de los límites de un país ‒o de una prisión‒.

Saludos,

Martin

P. D. Hasta ahora no me han crecido pelos en la lengua.

__________________________________________________

RESPUESTA DE PAISANO EMEVECISTA
Fecha: 20 de marzo de 2003

Te creo que te veas bien con pelos en la lengua.

Un abrazo,

Paisano Emevecista

__________________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 21 de marzo de 2003

Los únicos pelos que tengo fuera de la cabeza están en otras partes no visibles que no pienso mostrarte.

Por otra parte, todos los 28 de julio [Día Nacional del Perú] escucho el poema Viva el Perú ¡¡¡Carajo!!! [de Rafael Donayre, grabado por el gran actor Luis Álvarez (1913-1995), con el acompañamiento de guitarra de Óscar Avilés] y lloro con él.

El Perú tiene un potencial muy grande, pero lamentablemente son peruanos mismos los que lo están echando a perder. Estoy seguro de que tú no te encuentras entre ellos.

Recuerda lo patrioteros que fueron Alan García y hasta el mismo Fujimori, pulsando las fibras nacionales, con el fin de poder ganar terreno para hacer todas las cagadas que hicieron.

Sí, el Perú es grande, pero sigue postrado por causa del maltrato de peruanos por otros peruanos. Lamentablemente, creo que los extranjeros son mejor tratados por nuestros compatriotas que los mismos nacionales. Hay un chiste en que un niño le dice a su papá: «Papá, cuando yo sea grande, quiero ser extranjero.» «Y seguramente vas a querer irte del país cuando seas grande.» «No, papá, yo quiero ser extranjero en el Perú.»

Te lo digo sin pelos en la lengua.

Saludos,

Martin

__________________________________________________

Otro emevecista a quien aprecio mucho, quien había migrado a Canadá, tras manifestarme su alegría por el hecho de que por fin haya podido reunir a mi familia conmigo, me comentaba en un e-mail del 20 de febrero de 2003:

«Con respecto al Perú, creo que poco a poco puede ir encontrando el camino para salir de los problemas que tiene. Lo mejor que se puede hacer es trabajar por nuestra propia santidad y tratar de añadir algo de bien frente a tantos problemas que tenemos en el país y en el mundo.»

Me decía que en el país donde ahora vivía encontraba «el mismo tipo de problemas, pero de alguna manera, por lo menos en lo económico, las necesidades básicas están resueltas para la población, pero por otro lado eso los hace conformistas y sin aspiraciones». Me mencionaba como ejemplo el caso de algunos alcaldes que habían hecho contratos de cifras increíbles sólo con sus amigos, y que también en Alemania se había denunciado a algunos políticos por tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito. Asimismo, consideraba que «es un error considerar que somos los peruanos el peor país del mundo con los peores gobernantes y con los peores ciudadanos. Fíjate nomás cómo los gringos han elegido a Bush como presidente, con fraude electoral y todo. En fin, creo que debemos tratar de aportar cada uno desde su lugar.»

Mi respuesta fue la siguiente:

«Estoy plenamente de acuerdo contigo. Sucede lo mismo que tú describes aquí en Alemania. Pero cuando hablo de los problemas del Perú, no quiero decir de rebote que aquí en Alemania todo es una maravilla. Y creo que muchos me han malinterpretado de esa manera.

Lo que sucede es que aquí es posible pensar en posibilidades de desarrollo personal y familiar, mientras que en Lima los atentados contra la esperanza eran pan de cada día. Tú mismo sabes cómo se me marginó de cierta manera dentro del mismo SCV [Sodalitium Christianae Vitae]. Efectivamente, creo que algún día el Perú podrá salir adelante. Pero primero tienen que morirse todos esos malditos que lo han cagado desde sus inodoros de oro y dólares, sentados con orgullo sobre sus propias ambiciones de poder y ganancias. En sentido metafórico, me refiero a un cambio de generación. Y eso es algo que probablemente nosotros no veamos.»

¿Han cambiado las cosas desde entonces? No mucho en realidad. Actualmente el Perú vive un boom económico que, debido a la enorme desigualdad social y una corrupción presente en todos los niveles, no beneficia a la mayoría de la población. Y en años recientes la cuota de emigración ha alcanzado cifras récord. Es sintomático que durante el reciente periodo de bonanza económica sean más los peruanos que hayan huido del país cada año que durante la época de la violencia terrorista. Como si siguieran escapando de un campo de prisioneros, de una patria inhóspita donde se sienten condenados día a día a no ser otra cosa que meros sobrevivientes de la existencia. Lo digo con inmensa tristeza.

DIÁLOGO PLATÓNICO CON UN EMEVECISTA

mvcEmevecista se le llama a quien participa del Movimiento de Vida Cristiana (MVC), una asociación de fieles cristianos fundada en 1985 por Luis Fernando Figari, con carácter de derecho pontificio desde 1994. Comparte la misma espiritualidad e ideología que el Sodalicio de Vida Cristiana.

La idea de fondo que originó en Figari la fundación de este movimiento era la mantener vinculadas de alguna manera a personas que no podían pertenecer al Sodalicio. De este modo, siempre se ha concebido al Sodalicio como el núcleo principal y al MVC ‒con todas las asociaciones subsidiarias que forman parte de él‒ como la periferia. Algunas de estas asociaciones, a saber, las Agrupaciones Marianas y la Asociación de María Inmaculada, ya existían desde los ’70.

En el caso de las Agrupaciones Marianas, se trataba de grupos de jóvenes, la mayoría en edad escolar, de entre los cuales se seleccionaba a quienes podían formar parte del Sodalicio. Se hablaba de jóvenes que eran “buena voz” ‒es decir, que reunían las condiciones del perfil que se buscaba en el Sodalicio‒, y los otros eran mantenidos en el grupo por pura formalidad, hasta que se hubiera hecho la selección. Una vez que los candidatos ingresaban al Sodalicio, se perdía el interés en los restantes y, por lo general, la agrupación terminaba disolviéndose. Esta perspectiva cambió en los ’80, donde se vio la necesidad de seguir manteniendo vinculados a quienes no eran “buena voz”, y las agrupaciones comenzaron a tener una cierta estabilidad y permanencia. Aún así, al interior del Sodalicio se mantuvo tácitamente la concepción de que los agrupados, al igual que los demás emevecistas, tenían un compromiso cristiano de segunda categoría. Pues quien tenía un compromiso de primera categoría, estaba llamado a ser sodálite, y actualmente en el caso de la mujeres, a ser “fraterna” ‒es decir, integrante de la Fraternidad Mariana de la Reconcilliación, otra asociación fundada por Figari en 1995‒.

Aún así, muchos emevecistas también suelen sentirse como miembros de una élite, desde el momento en que se conciben a sí mismos como personas que tienen conciencia de buscar activamente la santidad ‒en lo cual se perciben diferentes de otros cristianos comunes en la Iglesia‒ y se ven a sí mismos del lado del bien y la verdad por su absoluta sumisión al Sumo Pontífice y su aguerrida adhesión a los principios de la moral católica interpretada de manera fundamentalista y rígida.

Lo que no me queda claro hasta el día de hoy es cómo se puede compaginar ese elitismo de fondo con una visión de la Iglesia como Pueblo de Dios, donde se busca una comunión y participación plena de todos los miembros y donde la unión con Cristo en un solo Cuerpo debe primar sobre cualquier pertenencia a un grupo en particular.

Sea como sea, tras algunos meses de haber iniciado una nueva vida en Wuppertal (Alemania), esperando poder poner mis talentos al servicio de la Iglesia ‒que ¡ojo! no es lo mismo que ponerse al servicio de la jerarquía eclesiástica‒, escribí un e-mail a varias personas conocidas, compartiendo mis experiencias, lo cual dio lugar a un interesante intercambio de opiniones con un emevecista, donde se tocó someramente algunos temas referentes al MVC. Este diálogo, cargado de humor y sana ironía, es el que transcribo ahora.

__________________________________________________

MENSAJE DE MARTIN SCHEUCH
Fecha: 4 de agosto de 2003

[…] Todavía hay mucho camino por recorrer. Así han comenzado muchos de los que llegaron a esta ciudad de Wuppertal. Realmente es una emocionante aventura lo que estamos viviendo, y es reconfortante saber que hay mucho futuro por delante.

De vez en cuando nos asalta la nostalgia por los familiares o amigos que no vemos. Pero aquí también hay gente buena. Y sobre todo hay mucho que hacer, pues muchos alemanes se llenan de amargura ante la falta de sentido de sus vidas y ante la inevitable soledad que tarde o temprano les llega. Y no aprecian tanto las relaciones humanas como lo hacemos nosotros. […]

A [mi mujer] no le gusta como escribo a veces mis mensajes, pero ¿qué le vamos a hacer?

Un fuerte abrazo a todos,

Martin Scheuch

__________________________________________________

RESPUESTA DE SINESIO EMEVECISTA

Hola, Martin:

Con respecto a la última expresión «¿qué le vamos hacer?», pues la respuesta es obvia: CAMBIAR. Nunca es tarde, ¿verdad? Pues sí, realmente es una aventura todo lo que están viviendo y es reconfortante ver el futuro de oportunidades para tu familia. También es importante pensar en uno mismo. ¿Cómo va aquello que llamamos “combate espiritual”, esas cosas bellas que uno aprende y que debe ir cultivando a fin de ir creciendo en sintonía con el Señor y evangelizar mejor?

Saludos,

Sinesio Emevecista

__________________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH

¿Dejar de ser yo mismo? ¿Comenzar a escribir de manera postiza? ¿Decir lo que la gente quiere escuchar, antes que lo que yo quiero decir?

Nada más triste que una fiera encerrada en un zoológico, para gusto de los insulsos visitantes.

Por lo del “combate espiritual” no te preocupes. Aquí estamos teniendo varios retos, y estamos agarrados de la mano de Dios, hasta arañarla de pura amorosa terquedad.

Saludos para tu esposa. Traten de evitar las tentaciones del “mongolismo puritano”, que a veces se manifiesta como epidemia en las filas del MVC. Por si acaso, esa enfermedad causa ceguera frente a los milagros de la gracia en las miserias humanas.

Saludos,

Martin

__________________________________________________

RESPUESTA DE SINESIO EMEVECISTA

¡Vaya que la edad afecta la humildad para aceptar corrección alguna hasta de los seres más queridos y cercanos!

Con frases como “mongolismo puritano” pones cualquier pretexto para decir que el “cambio” significa escribir de manera postiza. ¿Alguna vez lo has hecho? Creo que nunca, ¿verdad? Sin embargo las formas, los tonos y el celofán con que se envuelven las ideas deben ser armoniosos y no ácidos ni recalcitrantes. ¿Cómo esperas que el mundo te escuche y pueda ser evangelizado?

¿Crees que Jesús aplicaba el “mongolismo puritano del sarcasmo y la acidez del verbo, algunos vestigios de amargura, etc…” para cuestionar y llegar a los corazones de la gente? Creo que no.

En cuanto al “combate espiritual”, ¿de cuando acá pluralizas ‒si está bien usar este término‒? El combate espiritual, ¿acaso no es personal? ¡Recuerda que debes trabajar interiormente en reconciliar no pocas cosas!

Bueno, querido Martin “Luther King”, me retiro.

Un abrazo,

Sinesio

__________________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH

No te peocupes, Sinesio. Todavía no te has contagiado.

Jesús murió como un pecador, y sería indigno del cristiano que los demás lo consideren a uno como otra cosa, como un “ejemplo”, por decir lo menos.

Los que padecen la enfermedad mencionada no quieren ni pensar en eso, y siempre están hablando de actuar de manera edificante: «miren cómo soy, para que ustedes sean igual». Se trata de una paradoja. El cristiano debe ser edificante, pero cuando se propone como fin ser edificante, en ese momento deja de serlo. Porque sólo edifica quien se ve a sí mismo como pecador ‒por lo tanto, no como un ejemplo‒ y vive agarrado de la gracia divina.

Saludos,

Martin

__________________________________________________

RESPUESTA DE SINESIO EMEVECISTA

¡Vaya! ¡Qué manera tienes de “torear”! Felizmente te has encontrado con un banderillero.

No se trata de contagios ni de ejemplos. Se trata una vida esforzada y curtida en el cambio personal (¿te acuerdas de la Dirección de San Pedro, esas cosas del silencio…?). Luego, las obras del pueblo…

Saludos,

Sinesio

__________________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH

Mi querido Sinesio:

Decir que “toreo” no responde a mi argumento ni tampoco lo invalida. En lógica se dice que esto es un argumento ad hominem, que es un tipo de falacia. Consiste en no ir contra lo que se dice sino contra la persona que lo dice. De esta sustancia está hecha tu banderilla.

Por otra parte, el cambio personal implica una fidelidad a la propia persona: se busca cambiar para recobrar la propia identidad, oscurecida por el pecado. El cambio ‒en el sentido de la vida espiritual‒ implica en cierta manera también una permanencia, un resguardo de los dones que Dios nos ha dado.

Recuerdo todas aquellas cosas que me dices, que son necesarias, siempre que sean consideradas como auxilios en el caminar hacia Dios. Pero también sé de quienes reemplazan su propia vida personal con estos esquemas y se convierten en maniquíes de la vida espiritual, en simulacros de santidad. Esto es no entender la esencia de esas ayudas. Pero no negarás que eso ocurre ‒y frecuentemente‒ en las filas del MVC. Y lo peor de todo es que muchos son inmunes a las críticas constructivas, pues el virus ya ha tomado el cerebro y ha causado ceguera frente a las variables reales del mundo que nos rodea.

Todo lo que me ha sucedido en la existencia me ha llevado a tener una vida esforzada y curtida, y todavía tengo muchas luchas por delante. No creo que puedas llegar a imaginarte la ausencia de elementos de vida espiritual que hay entre los católicos alemanes. Por poner un ejemplo, la práctica de la confesión ha casi desaparecido. El rosario es una oración muy poco conocida y practicada. La oración se reduce prácticamente a las celebraciones litúrgicas. […]

Discúlpame que no le haya puesto celofán a mis palabras. Te tengo en mucho aprecio, y creo por eso mismo que no lo necesitas. Dejemos eso para otros.

Un abrazo,

Martin

__________________________________________________

RESPUESTA DE SINESIO EMEVECISTA

¡Vaya, Dr. Scheuch! En “faenas” como esta vida, la que tenemos, es bueno ver siempre los destellos de bravura, docilidad y ¿por qué no decirlo? la belleza de expresión del toro…

No creas que el “coso-MVC” esté lleno de majas alharaquientas y maniquíes. A mi parecer necesitamos retornar a varias fuentes quizá olvidadas o escondidas o poco promocionadas, como es la sinceridad, el ser solidario, corresponsable, acogedor y preocuparnos sinceramente por los detalles con el prójimo, etc.,etc.

En cuanto a nuestros auxilios para caminar hacia Dios, al tenerlos como “auxilios” a veces lo consideramos como accesorios y con ello prescindibles, cuando mi experiencia ‒muy pequeña, pero intensa‒ me dice que los auxilios siempre son portadores de gracias y alientos en la “faena” y que tal vez al llamarlos auxilios le restes peso y gravedad a la forma y fondo de tu propio combate espiritual.

Sigamos talking another day…

Regards a la family y un fuerte abrazo para ti, Martin,

Sinesio

__________________________________________________

RESPUESTA DE MARTIN SCHEUCH

Te respondo con una frase del P. Guillermo José Chaminade:

«Mi método de oración es no tener ningún método.»

Con eso quería expresar el carácter contingente de todos los métodos que elaboró, y cuyo valor no se puede generalizar. Las ayudas tienen que adecuarse a las condiciones de la persona ‒carácter, edad, formación, etc.‒. Resaltar el aspecto de “auxilios” de los medios espirituales no es quitarles peso: es ubicarlos en su justo medio.

Ciertamente se necesita de estas ayudas. Pero también son prescindibles en cierto modo. El P. Chaminade los comparaba con muletas, que ayudan a caminar, pero que llegan a convertirse en un estorbo cuando uno ya ha adelantado en el camino. También determinados medios espirituales son estorbos cuando no se corresponden con las características personales.

Creo, Sinesio, que hay que ir a lo esencial, y tratar de descubrir el soplo del Espíritu por encima de la maraña de los métodos ‒cuya utilidad, como ya te he dicho, no discuto‒.

Por otra parte, hay una línea divisoria muy frágil entre el “solidario” y el “entrometido”, entre el “acogedor” y el “malignamente diplomático”, entre el “preocupado por los detalles” y el “susceptible y detallista”, y lo que en uno es virtud, puede ser vicio en el otro. Un libro muchas veces recomendado por Luis Fernando Figari es Vicios de las virtudes y virtudes de los vicios de Ignace Lepp, que toca precisamente este tema.

Por otra parte, gracias por tu corrección fraterna. Espero que hacerla te haya hecho sentir bien y que estás en el buen camino. Yo, por mi parte, prefiero mantener la duda sobre si estoy en estado de gracia, y arrojarme en los brazos de la misericordia divina. Temo tener algún día la certeza de mi propia bondad, pues ello significaría caer en una actitud que la Iglesia ha condenado repetidamente.

Saludos a ti y a tu esposa y a los niños,

Martin Scheuch

__________________________________________________

RESPUESTA DE SINESIO EMEVECISTA

Esos detalles que tienes en materia espiritual y otros es lo que más necesitamos (¡bueno, al menos yo!)… Iré reflexionando más y gracias por este compartir.

Un abrazo,

Sinesio