PSICOLOGÍA EN EL SODALICIO: MANIPULACIÓN DE LA HISTORIA PERSONAL

humberto_del_castillo_drago

Humberto del Castillo Drago

Alejandro no era blanco ni tenía ojos azules ni un apellido de abolengo, su familia —de clase media estándar limeña— tampoco era adinerada, pero él era un muchacho inteligente y voluntarioso. Y estas cualidades eran suficientes como para que se le perdonara el no contar con los otros requisitos que los sodálites de la primera mitad de los ‘90 buscaban en los candidatos al Sodalicio. Al igual que la inmensa mayoría de quienes actualmente integran la institución, el primer contacto con ella se inició cuando Alejandro era aún menor de edad.

De participar en actividades deportivas junto con un grupo de amigos del barrio en el Centro Pastoral de San Borja por pura curiosidad, a sus catorce años fue pronto asimilado a una agrupación mariana liderada por Humberto del Castillo Drago, sodálite desde 1982, conocido por su proverbial patanería y su fidelidad a rajatabla a Luis Fernando Figari, a quien seguía refiriéndose cariñosamente en febrero de 2014 —en el marco de una entrevista en el canal católico EWTN— como «mi fundador», reconociéndole que «siempre ha sido inspirado por el Espíritu».

Actualmente Del Castillo Drago es Fundador y Director General del Centro de Desarrollo Integral de la Persona Areté en Medellín (Colombia), psicólogo egresado de la Fundación Universitaria Católica del Norte y propugnador de lo que él llama “psicoterapia de la reconciliación”.

Tras leer su único libro publicado hasta ahora, Reconciliación de la historia personal, en su segunda edición de 2016, me da la impresión en muchas partes de estar leyendo al mismo Luis Fernando Figari, pues la teoría psicológica que ahí se expone sin mayor sustento científico es la misma doctrina que proponía Figari y en la cual basó la formación impartida a los miembros del Sodalicio de Vida Cristiana y de todas las asociaciones vinculadas al Movimiento de Vida Cristiana.

La gran diferencia con la primera edición de 2015 es que se han eliminado las abundantes referencias a Figari en el texto. Y aunque el nombre haya desaparecido, la doctrina —aunque disfrazada de opinión profesional de un psicólogo— sigue siendo la misma, a saber: que sólo la antropología cristiana —la de Figari, por supuesto— constituye la base para una auténtica psicoterapia curativa, siendo el concepto de “pecado” la raíz de todos los trastornos psicológicos y, por lo tanto, el encuentro con Dios se presenta como una condición sine qua non para una curación efectiva. La “teología de la reconciliación” de Figari impregna el libro de cabo a rabo.

Del Castillo, al igual que Figari, desconfía de la mayoría de corrientes psicológicas científicas y propone la necesidad de una psicología cristiana, sin darse cuenta de lo absurdo de ese planteamiento, como si también pudiera haber una psicología musulmana, judía, budista o atea, siendo que el dato religioso, si bien puede ser estudiado por la psicología, no debe formar parte de su definición ni determinar su metodología. Pues se corre el riesgo de caer en la ideología religiosa, que constituye la base de todos los fundamentalismos. Y que puede terminar haciéndole daño a quienes se les aplica un tratamiento inspirado en ella, sin respetar su libertad de conciencia.

Que es lo que, al fin y al cabo, Humberto del Castillo —mucho antes de convertirse en el psicólogo de bandera del Sodalicio— hizo con Alejandro, cuando lo sometió a una disciplina férrea de ejercicios, de crítica constante, de lavado de cerebro, hasta hacerle creer que tenía vocación sodálite. Incluso se le prohibió tener enamorada.

Por supuesto, todo ello no sólo sin conocimiento de sus padres, sino incluso generando aversión hacia ellos —«tu papá es un huevón y tu mamá es una loca»—.

Más aún, cuando a los 15 de años de edad fue derivado por Del Castillo hacia una psicóloga del Movimiento de Vida Cristiana para que ésta le tomara unos tests psicológicos, tampoco se les informó a sus padres. Pero Del Castillo recibió los resultados, lo cual le sirvió para seguir manipulando la conciencia del joven adolescente.

Alejandro nunca llegó a ser sodálite. Aunque le costó tomar la decisión —pues se sentía un traidor—, resolvió alejarse del grupo teniendo 17 años de edad.

Esto me lo confió en una larga conversación personal en junio de este año.

(Columna publicada en Altavoz el 31 de julio de 2017)

________________________________________

Tengo el recuerdo de Humberto del Castillo como una persona no muy brillante intelectualmente, pero con una gran capacidad para el “apostolado” —es decir, atraer nuevos adeptos al Sodalicio— haciendo gala de un estilo matonesco, lenguaje soez y prepotencia consuetudinaria, pero sin dar señas de alterarse emocionalmente, a semejanza de Marlon Brando en la película El Padrino.

Me resultan curiosas las reflexiones que hace sobre la familia como «el primer núcleo social… donde la persona alcanza la plenitud personal», cuando yo mismo he sido testigo de varios casos en los que contribuyó al alejamiento de los hijos de su entorno familiar, a fin de guiarlos hacia un compromiso definitivo con el Sodalicio. Me consta, asimismo, su lealtad a prueba de balas hacia Figari, sobre el cual —luego de conocidos sus delitos— no se ha pronunciado públicamente, ni siquiera para sacar distancia al respecto.

Quien quiera leer algunos textos más de su ideología religiosa de auto-ayuda, puede consultar su blog Psicología & Virtud, donde hasta septiembre de 2015 —cuando ya había sido publicada la primera edición de Reconciliación de la historia personal (marzo de 2015)— se seguía citando a Figari con devota admiración. Más aún, gran parte de los textos disponibles en el blog fueron incorporados en el libro.

DE CARDENALES Y PARAMILITARES

card_alfonso_lopez_trujillo

Cardenal Alfonso López Trujillo (1935-2008)

Ancízar Cadavid Restrepo, animador de Comunión Sin Fronteras (Medellín, Colombia), cuenta que en los ’80 un obispo le contó que su nombre estaba registrado en el “computador de la muerte”, una base de datos creada por los arzobispos colombianos Alfonso López Trujillo y José de Jesús Pimiento para perseguir a los agentes de pastoral cercanos a la teología de la liberación y delatarlos ante las autoridades militares.

El mismo López Trujillo había incluido en la lista al sacerdote Jaime Restrepo y a la religiosa Teresita Ramírez, con la indicación al comandante de policía de Antioquia, Waldemar Franklin Quintero, de tenerlos bajo observación y meterlos en cintura de ser necesario. Pocos meses después ambos religiosos fueron asesinados a balazos por sicarios. Ancízar tuvo que buscar asilo en Suiza para evitar correr la misma suerte.

López Trujillo —a quien conocí personalmente— no era un hombre que irradiara sencillez, cercanía ni dedicación pastoral. Según varios testimonios, su estilo episcopal parecía estar marcado por la prepotencia, la opulencia y la lejanía. También se sabe que hasta su muerte en 2008 bloqueó la beatificación de Mons. Óscar Arnulfo Romero.

La Pacific School of Religion (Berkeley, California) ha preparado recientemente un informe detallando más de 40 casos de participación de la Iglesia en la guerra interna colombiana con apoyo a los paramilitares, responsables de asesinatos y violaciones de los derechos humanos. Los cardenales Alfonso López Trujillo y Darío Castrillón, amigos del Sodalicio, son mencionados.

Se sabe que ninguno de los dos condenó jamás públicamente ninguno de los crímenes cometidos por paramilitares o fuerzas armadas vinculadas al gobierno colombiano. Además, hay indicios consistentes de vínculos con dinero del narcotráfico.

(Columna publicada en Exitosa el 16 de julio de 2016)

________________________________________

Uno de los más acérrimos promotores que tuvo el Sodalicio de Vida Cristiana fue el cardenal Alfonso López Trujillo, quien en el año 1990 convocó a esta institución a iniciar sus actividades en Colombia, asignándoles una parroquia en Medellín. Pero esta amistad data de la década de los ’70 cuando López Trujillo como Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) estaba buscando aliados en su lucha contra la teología de la liberación.

No debe extrañar que en el año 1982 José Antonio Eguren, actual arzobispo de Piura y Tumbes y miembro de la generación fundacional del Sodalicio, estuviera de residente en el Seminario Mayor Bolivariano en Medellín y realizara estudios de especialización en Espiritualidad y Liturgia en el Instituto Teológico Pastoral del CELAM.

En las ocasiones en que López Trujillo visitó Lima se alojó frecuentemente en casas de comunidades del Sodalicio. El trato con él era jovial y jocoso, pero aún así se percibía cierta distancia propia de un hombre calculador interesado en el poder.

De entre los cinco Congresos Internacionales sobre la Reconciliación organizados entre 1985 y 1995 por el Sodalicio para promocionar la teología de la reconciliación, una corriente de pensamiento que nunca llegó a cuajar del todo y que —a diferencia de la teología de la liberación— ha quedado relegada al olvido, López Trujillo estuvo presente como ponente e invitado de honor en cuatro de ellos, a saber:

  • el I Congreso Internacional sobre la Reconciliación en el pensamiento de Juan Pablo II (Arequipa, 1985);
  • el II Congreso Internacional sobre Reconciliación y la Nueva Evangelización (El Callao, 1986);
  • el IV Congreso Internacional sobre Reconciliación en Tiempos de Pobreza y Violencia (El Callao, 1989);
  • el V Congreso Internacional de Nueva Evangelización rumbo al Tercer Milenio (Lima, 1995).
I-Congreso-Reconciliacion-AQP

El cardenal Alfonso López Trujillo exponiendo en Arequipa durante el I Congreso Internacional sobre la Reconciliación en el pensamiento de Juan Pablo II (1985); en la foto también aparecen el sacerdote sodálite Jaime Baertl (primero de la izquierda), el ya fallecido obispo de Tacna Mons. Óscar Alzamora (segundo de la izquierda) y el jesuita P. Francesco Interdonato, también fallecido (primero de la derecha)

Como presidente del Pontificio Consejo para la Familia, defendió con mano dura y rigidez doctrinal las posturas más tradicionales y conservadoras sobre moral sexual, sin mostrar ni una pizca de la apertura y compresión pastoral que encontraría plasmación después de su muerte en la exhortación apostólica Amoris laetitia sobre el amor en la familia del Papa Francisco, publicada este año.

Del cardenal colombiano decía el periodista Hernando Salazar, autor del libro La guerra secreta del cardenal López Trujillo, lo siguiente: «Es un prelado muy político. Le encanta el poder, es intrigante, acomodaticio, hace alianzas y pone sus fichas en puestos clave de la Iglesia. Y como buen político, se ha encargado de hacerle creer a la opinión pública que el puesto que ocupa tiene más poder del que realmente ostenta».

________________________________________

FUENTES

Agencia de noticias Nueva Colombia
Obispos y sacerdotes vinculados con crímenes del paramilitarismo en Colombia (06 Julio 2016)
http://anncol.eu/colombia/politica-economia/item/4597-por-contagio-radio-pacocol-org

desde abajo
De iglesias y creyentes: Ese cardenal ¡no es una mansa paloma! (20 Enero 2015)
https://www.desdeabajo.info/ediciones/item/25711-de-iglesias-y-creyentes-ese-cardenal-no-es-una-mansa-paloma.html

El País
Roma admite que las críticas contra Romero frenaron su beatificación (04 Febrero 2015)
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/04/actualidad/1423089630_451905.html

El Espectador
El cardenal duerme sentado (11 Abril 2008)
http://www.elespectador.com/impreso/cuadernilloa/internacional/articuloimpreso-el-cardenal-duerme-sentado

Familia Sodálite NOTICIAS
Los Congresos de la Reconciliación cumplen 30 años (11/03/15)
http://www.fsnoticias.org/cronicas/los-congresos-de-la-reconciliacion-cumplen-30-anos-10725