EL HOMBRE MÁS PELIGROSO DEL PLANETA

papa_francisco_02

El 15 de julio el comentarista Greg Gutfeld de Fox News describió al Papa Francisco como «el hombre más peligroso del planeta». Debido a las ideas de la encíclica Laudato si sobre el cuidado de la casa común, es decir, del planeta. No es el Papa de nuestros abuelos, sino un Papa moderno, al cual sólo se le falta el peinado rasta, un perro y su pañuelo en la cabeza para alinearse con el movimiento Occupy Wall Street.

El gobernador Jeb Bush, católico y posible candidato republicano a la presidencia, ha dicho: «Espero que el cura de mi parroquia no me castigue por decir esto, pero no tomo mis políticas económicas de mis obispos, cardenales o de mi Papa».

Michael McKenna, católico conservador y asesor republicano, considera que el Papa está «vendiendo una línea de socialismo de estilo latinoamericano» y que «no está en sintonía con la Iglesia católica de Estados Unidos».

Son indicios de que el Papa argentino está haciendo lo correcto. Pues el cristianismo enraizado en las palabras de Jesús siempre ha tenido un carácter cuestionador de cualquier sistema que no ponga al hombre común y corriente, especialmente a los pobres, como prioridad.

En los últimos tiempos hemos asistido al espectáculo de un cristianismo burgués acomodado a los requerimientos del capital, totalmente domesticado e indiferente hacia el sufrimiento —e incluso la muerte— que ocasiona la economía capitalista global. Para muchos, la Iglesia se ha convertido en un apéndice irrelevante, que ni incomoda ni merece mayor atención.

Francisco, el Papa impredecible pero consecuente con el mensaje rebelde de Jesús, está cambiando las cosas. Y despertando odios y recelos de parte de los poderosos.

(Columna publicada en Exitosa el 12 de agosto de 2015)

Anuncios

LA FABRICACIÓN DE UNA ASESINA EN SERIE

Aileen Wuornos (1956-2002)

Aileen Wuornos (1956-2002)

El 9 de octubre de 2002 Aileen Wuornos, cata­logada como la primera asesina en serie de los Estados Unidos, fue ejecutada en Florida mediante inyección letal. Nick Broomfield, cineasta británico, le dedicó dos docu­mentales, uno en 1992 y el otro en 2003.

Lo que vemos en ambas cintas cambia nuestra perspectiva de aquello que fue dado a conocer públicamente, pues si bien la lesbiana Aileen mató a tiros a siete hombres en el lapso de un año, nos queda la duda de si fue en realidad defensa propia de una prostituta callejera que fue primero víctima de la violencia ejercida por varones machistas en una sociedad que desprecia y maltrata a las mujeres social­mente marginadas.

Y peores son los policías co­rruptos que negociaron con Ho­llywood para vender los dere­chos de filmación de su historia y por eso estaban interesados en tener a una asesina en serie en el banquillo. O la cristiana fundamentalista que la adoptó y junto con un abogado inexperto la convencieron de inculparse sin atenuantes con la esperanza de obtener una pena ligera, pero que en verdad querían que re­conociera sus pecados para po­der expiarlos mediante la pena de muerte, que es lo que finalmente obtuvo. O el gobernador Jeb Bush, quien puso la fecha de ejecución para poco antes de las elecciones, dando una señal a sus electores para que lo reeli­gieran. Y todo con el apoyo de los medios informativos, que se han convertido actualmente en manipuladores de la realidad con intereses propagandísticos.

Finalmente, una produc­tora independiente —no Ho­llywood— le hizo justicia con un film estremecedor (Monster, 2003), llevándose Charlize The­ron el Óscar a mejor actriz.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 8 de abril de 2015)

________________________________________

Los documentales de Nick Broomfield, que para algunos críticos se hallan entre los mejores dentro del  género, son los siguientes:

  • Aileen Wuornos: The Selling of a Serial Killer (1992)
  • Aileen: Life and Death of a Serial Killer (2003)