LA RELIGIÓN BLASFEMA DE DON TUBINO

carlos_tubino

Carlos Tubino Arias-Schreiber, congresista de Fuerza Popular

Estimado (por decir algo) Don Tubino:

Su proyecto de ley donde usted propone incorporar al Código Penal delitos contra la libertad religiosa y de culto es un completo disparate, tal como usted lo ha planteado: «El que, sin derecho ataque a otro, mediante ofensas, desprecios, agravios o insultos a su libertad religiosa y de culto, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos ni mayor de cuatro años».

Porque, a ver, la medida para determinar si algo es ofensivo, agraviante o insultante la pone en la mayoría de los casos la subjetividad del presunto agraviado, pudiendo calificar con tales adjetivos lo que en sí no pasaría de ser una crítica legítima amparada por la libertad de expresión. Y dejar que la subjetividad de algunas personas determine si hay delito o no es algo sumamente peligroso en cualquier sociedad democrática.

La libertad de conciencia y religión amparada por la Constitución Política del Perú y la Convención Americana de Derechos Humanos condena que se persiga a un grupo o persona por sus ideas y creencias, garantizándoles el derecho a manifestar su religión propia y creencias, siempre que no se vaya contra la moral o se altere el orden público. Pero no impide que esas creencias sean sometidas a crítica, incluso recurriendo a la sátira, el sarcasmo, la burla y la provocación. Cosa que practican también muchos católicos cuando se trata de ideas incompatibles con su particular ideología religiosa, sin que se considere que están cometiendo un delito.

Por otra parte, ¿no se ha enterado usted de que la religión católica —que yo también profeso— fue fundada por una persona acusada de blasfemia? ¿No ha tomado conciencia de que el Sanedrín —tribunal religioso de los judíos en el siglo I— consideró que las palabras de Jesús respecto a que él era el Hijo de Dios eran blasfemas y ofensivas contra la religión judía y que, por lo tanto, el que las profirió merecía morir? ¿Sabía usted que en el Imperio romano nuestros congéneres cristianos fueron perseguidos por blasfemos, al no querer honrar a Júpiter y a otros dioses del panteón grecorromano?

Para mayor iluminación de las oquedades cavernarias que podría tener usted en su cabeza, sepa cómo define el Catecismo de la Iglesia Católica el pecado de blasfemia: «Consiste en proferir contra Dios —interior o exteriormente— palabras de odio, de reproche, de desafío; en injuriar a Dios, faltarle al respeto en las expresiones, en abusar del nombre de Dios. […] La prohibición de la blasfemia se extiende a las palabras contra la Iglesia de Cristo, los santos y las cosas sagradas» (n. 2148).

Se sobreentiende que sólo puede blasfemar quien cree en Dios. Esto no se aplica a los no creyentes. Pues no se puede ofender a alguien de cuya existencia no se está convencido. Y, en última instancia, siguen teniendo vigencia las palabras del marqués de Langle en el siglo XVIII: «Un blasfemo no injuria ni irroga perjuicio a nadie: ultraja únicamente a Dios, que para vengar sus ofensas dispone de la muerte y tiene en sus manos los rayos».

Pero lo más interesante del Catecismo es lo que viene a continuación: «Es también blasfemo recurrir al nombre de Dios para justificar prácticas criminales, reducir pueblos a servidumbre, torturar o dar muerte. El abuso del nombre de Dios para cometer un crimen provoca el rechazo de la religión».

¿No es acaso blasfemia que se haya dicho que la Virgen protegió a Keiko Fujimori cuando en una entrega de dádivas no permitió que tocara el dinero con sus manos? ¿No es blasfemia que el Cardenal Cipriani —a quien usted admira y apoya— utilice el nombre de Dios para justificar la discriminación de las personas homosexuales? ¿No es blasfemia que en nombre de la libertad religiosa —de la mayoría católica, por supuesto— decida usted enviar a la cárcel a quienes se expresen críticamente contra la Iglesia? Porque, sépalo usted, razones para criticar legítimamente a la institución eclesial católica abundan. Y se basan en hechos conocidos que han dañado gravemente vidas personales.

Si en nombre de Dios y de la Iglesia pretende justificar su insensato proyecto de ley, usted mismo incurre en blasfemia, al usar a Dios para avalar una injusticia.

(Columna publicada en Altavoz el 19 de marzo de 2018)

________________________________________

El proyecto de ley del almirante en retiro Carlos Tubino, congresista de Fuerza Popular, se puede leer aquí:
http://www.leyes.congreso.gob.pe/Documentos/2016_2021/Proyectos_de_Ley_y_de_Resoluciones_Legislativas/PL0245020180221.pdf

Anuncios

EL FUJIMORISMO HUNDIENDO LA DEMOCRACIA

bancada_fujimorista

Congresistas del partido fujimorista Fuerza Popular

Según el índice de democracia de la prestigiosa revista The Economist, en el año 2016 sólo había 19 países con un régimen de democracia plena. Estados Unidos no está entre esos países. Muchos menos el Perú, que con un puntaje promedio de 6.65 ocupa el puesto 59.

Si bien de entre las cinco categorías que se evaluaron, el Perú obtuvo un puntaje alto en proceso electoral y pluralismo (9.17) y libertades civiles (8.24), los otros puntajes obtenidas fueron miserables —funcionamiento del gobierno (5.36), participación política (6.11), cultura política (4.38)—, no librándose nuestro país de quedar como una democracia imperfecta a los ojos del mundo.

Sospecho que los resultados en el año 2017 serán peores. Pues el gobierno no parece estar funcionando como debe, el desinterés por participar en la cosa política parece estar aumentando debido a una difundida conciencia derrotista que cree que no se puede ganar la lucha contra la corrupción, y el fujimorismo se está encargando de llevar la cultura política a niveles subterráneos inimaginables.

Así como también, gracias a su mayoría parlamentaria, está buscando restringir el pluralismo electoral mediante vallas prácticamente insalvables que dificultarían la participación de algunos actores importantes, llámese Julio Guzmán o Verónika Mendoza. Y ni qué decir de la ley contra el transfuguismo y el proyecto de ley que restringe la libertad de prensa, que atentan contra libertades civiles fundamentales.

En Alemania, donde sí hay democracia plena, difícilmente podría darse el espectáculo de un solo partido dominando el ámbito parlamentario con mayoría absoluta. Pues el sistema político fue diseñado —después de la nefasta experiencia de Hitler— con el fin de evitar el acaparamiento de ninguno de los poderes del Estado por un solo partido. No hay segunda vuelta. Y dado que difícilmente un partido logra más del 50% de los votos, tanto en el Parlamento como en el Ejecutivo se tienen que hacer coaliciones entre un mínimo de dos partidos, a fin de obtener la mayoría necesaria para formar gobierno. El sistema favorece la cooperación interpartidaria y el pluralismo.

En el Perú hay un Congreso con mayoría absoluta fujimorista —no obstante que Fuerza Popular obtuvo sólo el 40% de los votos válidos—, que no cuenta con ningún contrapeso importante que le impida ir contra la razón y hundir aún más el país. Como en tiempos de la dictadura.

(Columna publicada en Exitosa el 27 de abril de 2017)

EL CATÓLICO FUJIMORISTA

keiko_cipriani

Se sabe que una parte significativa de quienes se consideran católicos comprometidos votarán por la hija del ex dictador. Sólo porque se ha manifestado en contra de la despenalización del aborto y de la unión civil entre homosexuales.

Su conciencia moral la reducen a estos dos puntos, y no les importan los vínculos con el narcotráfico, la propagación de mentiras, los signos de corrupción presentes en la campaña, la defensa de la pena de muerte ni la amenaza autoritaria que representa la candidata.

El católico fujimorista mira con buenos ojos el autoritarismo, le agrada la mano dura —pues cree firmemente que a él no le va a afectar—, ve con gusto la imposición de ideas sin necesidad de dialogar ni negociar. Así como obnubila su capacidad crítica ante la ilusa promesa de seguridad unida a la represión que postula Fuerza Popular, de igual manera le rinde pleitesía al cardenal Cipriani y arrodilla servilmente su pensamiento ante sus exabruptos doctrinales —como condenar la pena de muerte cuando la defiende Alan García, pero considerarla un asunto de conciencia cuando la defiende Keiko Fujimori—.

Al católico fujimorista le interesa que las leyes se ajusten a sus convicciones morales aunque el país se caiga en pedazos, se conmueve ante los gestos de asistencialismo social —sin importarle que se usen sólo con fines clientelistas— y nunca se le verá marchando al lado de las mujeres esterilizadas a la fuerza, de los deudos de los asesinados por el Grupo Colina o de los jóvenes amantes de la libertad y la democracia.

Tampoco le importa que puedan haber muertos y desaparecidos. Pues es ciego al sufrimiento y a la injusticia.

(Columna publicada en Exitosa el 4 de junio de 2016)

________________________________________

Agradezco a Ricardo Sánchez Serra, columnista católico del diario fujimorista La Razón, quien —gracias a sus comentarios en Twitter— me sirvió de inspiración para este escrito. Los artículos que perpetra con cierta regularidad pueden leerse en su blog personal (ver http://rsanchezserra.blogspot.com).