CINE PERUANO OLVIDADO Y MALTRATADO

allkapallka

Fotograma de “Allpa Kallpa” (Bernardo Arias, 1974)

Si bien en la década de los ‘70 el cineasta peruano Armando Robles Godoy ya tenía tras de sí tres obras maestras del Séptimo Arte —En la selva no hay estrellas (1966), La muralla verde (1970) y Espejismo (1972)—, el escaso cine peruano que se rodaba tenía muy mala fama entre el público. Recuerdo haber escuchado de niño malos comentarios de Allpa Kallpa (Bernardo Arias, 1974), película de contenido social protagonizada por Tulio Loza que se llevó en 1975 el Premio de Plata en el Festival de Moscú.

En 1978, en una época en que en el Perú nadie daba un céntimo por el cine peruano y se creía que una película peruana nunca llegaría a tener la misma calidad que cualquier producción norteamericana o europea —no obstante que el año anterior Francisco J. Lombardi ya había dado muestra de lo contrario con su más que interesante cinta Muerte al amanecer (1977)—, se estrena Cuentos inmorales (1978), film de episodios que reunió a cuatro cineastas peruanos: José Carlos Huayhuaca, J.L.L. Flores-Guerra, Augusto Tamayo San Román y Francisco J. Lombardi.

Se trató de una rara avis que atrajo a los espectadores al cine más que nada por su publicidad sensacionalista que incidía en el componente erótico, pero que definitivamente produjo un cambio de actitud del público peruano hacia el cine que se producía en su propio país, gracias a historias interesantes, guiones sólidos, actuaciones solventes y narrativa visual profesional, aunque —como en toda película de episodios— los resultados sean irregulares, destacando unos episodios más que otros.

Cuando en 1980 los espectadores de Muerte de un magnate (Francisco J. Lombardi) —basada en el asesinato del magnate Luis Banchero Rossi— pudimos contemplar un extenso primer plano del pubis desnudo de la actriz que interpretaba a Eugenia Sessarego, muchos pensamos que el cine peruano ya había alcanzado la libertad para contar historias sin tapujos y con veracidad naturalista.

Ningunos de los títulos mencionados ha sido recogido en las recientes colecciones en DVD de cine peruano. Además, algunas películas han sido publicadas en condiciones lamentables: con subtítulos incrustados en inglés (Alias ‘La Gringa’, Un día sin sexo), con mala calidad de imagen (La ciudad y los perros, La boca del lobo) o con formato televisivo que mutila la imagen por los lados (Ciudad de M).

Como de costumbre, el maltrato a la cultura continúa.

(Columna publicada en Exitosa el 29 de abril de 2017)

Anuncios

EL OTRO CINE, AQUEL QUE NOS ES NEGADO

Armando Robles Godoy (1923-2010), cineasta peruano

Armando Robles Godoy (1923-2010), cineasta peruano

El cine es quizás el arte más completo que haya generado la historia de la humanidad. Como tal, es una ventana a la vida, una manera de aproximarse a otras realidades que desconocemos, un camino para adentrarse en temáticas poco exploradas que subyacen al flujo de la existencia. O por lo menos así debería ser.

Lamentablemente, a partir de los ’70 ha crecido en la cartelera peruana el predominio de Hollywood, que ha priorizado el aspecto comercial en sus producciones y ha prostituido el arte cinematográfico reduciéndolo a mera industria del entretenimiento.

Actualmente, más del 90% de los estrenos en el Perú provienen de Hollywood. Curiosamente, el cine que se exhibe en salas se ha convertido en el Perú en una ventana a los valores (o anti-valores) del Imperio norteamericano y en una droga para estupidizar a las multitudes. Mientras tanto, se nos sigue negando aquel otro cine de otras latitudes, que interpela directamente nuestra existencia.

Por suerte, existe el Grupo Chaski, que con su red de Microcines está intentando romper esa barrera a nivel popular.

Por suerte, existen en Internet iniciativas como Patio de Butacas, foro online del cual participo, que desde hace cinco años busca hacer accesible ese cine olvidado, gracias a los usuarios y a un staff de once voluntarios de nacionalidad española, argentina, mexicana, chilena, peruana, uruguaya, venezolana y polaca.

Por ejemplo, gracias al foro he podido visionar ese clásico del cine peruano que es Kukuli (1961) así como las películas de Armando Robles Godoy, el cineasta más interesante que ha parido el Perú. Y cuyo cine sigue siendo un perfecto desconocido en su propia patria.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 18 de junio de 2014)

________________________________________

Armando Robles Godoy (Nueva York, 7 de febrero de 1923 – Lima, 10 de agosto de 2010) fue el primer cineasta peruano en alcanzar reconocimiento internacional con sus filmes y en lograr elevar la calidad artística y técnica del cine en el Perú.

Aparte de su labor pedagógica desarrollada a lo largo de más de 30 años, y de gran importancia en la formación de las siguientes generaciones de cineastas peruanos, posee una breve filmografía, que introdujo muchos de los medios del cine europeo (especialmente de la nouvelle vague francesa) en la filmografía peruana, en películas en las que el lirismo y la evocación poseen mayor importancia que la trama en sí.

Ha dirigido seis largometrajes:

  • Ganarás el pan (1964)
  • En la selva no hay estrellas (1967)
  • La muralla verde (1970)
  • Espejismo (1972)
  • Sonata Soledad (1987)
  • Imposible amor (2003)

Además, ha realizado 25 cortometrajes y una telenovela de 100 capítulos (Los recién llegados), que fue prohibida en el Perú por la dictadura militar del General Juan Velasco Alvarado.

Salvo su primer largometraje, las demás cinco películas de Robles Godoy están disponibles en The Pirate Bay gracias a la labor de un destacado miembro de Patio de Butacas.

________________________________________

NOTA FINAL: Para participar de Patio de Butacas se requiere una invitación por e-mail de parte de un miembro del foro. Quien esté interesado en participar, puede enviarme un e-mail a lineastorcidas@yahoo.de, identificándose con nombre y apellido, y con gusto le enviaré una invitación, previa verificación de su dirección IP.