EL CRISTIANISMO CASTRADO

cipriani_dios_diablo

A inicios de los ‘90, cuando todavía era sodálite con promesa de celibato, conversaba mucho con una amiga a la salida de Misa. Ella notó que siempre había cerca otro sodálite vigilándome, quizás para alejame de un peligro latente. Cuando ella quería conversar con él, él se retraía y hablaba con evasivas, hasta que un día ella le dijo: «¿Por qué me rehuyes? ¿Es que tienes miedo de mí, o miedo de ti mismo?»

Porque el miedo a las mujeres, a aquellas que según el cardenal Cipriani se ponen en “escaparates”, es en realidad miedo a la sexualidad natural que forma parte de la identidad del ser humano. Una sexualidad que ciertas interpretaciones del cristianismo pretenden neutralizar, considerándola como un enemigo que hay que dominar o, por lo menos, encerrar dentro de ciertos límites, fuera de los cuales siempre se comete pecado mortal.

El cardenal Cipriani nos ha sugerido que él también siente la “provocación” de las mujeres, dándonos a entender que es tan humano como el común de los mortales. Sólo le falta integrar ese sentimiento dentro de un sano concepto de la sexualidad y un respeto hacia toda mujer.

Decía Gustave Thibon que el santo ve en la prostituta a la mujer que puede santificarse, y el pervertido ve en la virgen consagrada a la mujer que puede poseer. El problema no está en las mujeres, sino —como decía Jesús en los Evangelios— en el corazón del hombre, de donde salen, entre otros males, las fornicaciones y la lujuria [ver Marcos 7,21-23]. Es el mismo Jesús al que fariseos de mentalidad similar a la de Cipriani le recriminaron que fuera amigo de putas [ver Mateo 9,11; 21,31].

(Columna publicada en Exitosa el 6 de agosto de 2016)

________________________________________

Ya que he mencionado a Gustave Thibon (1903-2001), uno de los pensadores católicos más interesantes y profundos del siglo XX, influenciado no sólo por escritores católicos como Léon Bloy y Jacques Maritain sino también por el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, quiero reproducir aquí un texto suyo sobre la sexualidad humana y el celibato incluido en su libro de 1959 La crisis moderna del moderno (ver http://hispanismo.org/religion/18201-la-crisis-moderna-del-amor-gustave-thibon.html):

…el ejercicio normal de la sexualidad frena innegablemente el impulso espiritual, si no en tanto que virtud, al menos en tanto que experiencia vivida de las cosas de Dios. Pero correlativamente, limita las posibilidades de ilusión. Aquel que vive las realidades del amor humano en toda su densidad y plenitud terrestres, corre menos riesgo de confundirlas con Dios que aquel cuyo ideal o vocación no dejan a las pasiones una salida confesable más allá del amor sobrenatural. Una mujer joven —el ejemplo hace contrapeso al que he citado antes— me decía poco después de su matrimonio: “Ahora encuentro mucho menos ardor y dulzura en la oración, pero lo poco que me queda me parece más verdadero que antes.”

Sin embargo, no olvidemos que la sublimación de las pasiones no es privilegio exclusivo de los seres consagrados a la castidad. La sexualidad vale lo que vale el hombre completo: un alma naturalmente elevada trasciende, espiritualiza siempre más o menos las imágenes y los deseos que se refieren al sexo. En la vida conyugal hay igualmente una sublimación progresiva que es tan normal como necesaria. A la efervescencia carnal e imaginativa del “primer amor”, a la vez tan embriagador y efímero, normalmente debe suceder una ternura más tranquila y más pura, una comunión más espiritual. Si no se produce esta evolución, la unidad de la pareja no resiste los golpes del tiempo. Esta sublimación es menos completa y total que la de las almas consagradas a la vida religiosa; en cierto sentido, también es más difícil, puesto que las cosas de la carne, aceptadas y vividas en toda su realidad, son difíciles de levantar. Pero donde la operación tiene éxito, esta dificultad es una garantía de solidez.

Igualmente, ya hemos hecho observar que la abstinencia sexual completa, al facilitar la libertad y la soledad interiores, al alejar de nosotros los lazos más fuertes y los deberes más absorbentes de aquí abajo, favorece poderosamente la elevación espiritual. Su papel no es menos importante por ser negativo: al barrer el terreno delante del ideal, hace más fácil el “despegue” hacia el cielo. La historia de la santidad muestra claramente que es una de las mayores condiciones para la conquista de lo absoluto. Pero esta ventaja comporta terribles inconvenientes: el camino empinado expone a los vértigos más graves y a los peores riesgos de caída. Si el ser consagrado a la continencia no sabe aceptar el aislamiento y el vacío interiores, si no cambia en sí, mediante un sacrificio incondicional y total, la dirección y el nivel del ardor pasional, su sensualidad se insinuará por caminos torcidos en otros territorios del alma, del mismo modo como un río parado en su curso hacia el mar transforma a su alrededor las tierras en pantanos. Nunca hay que olvidar: “Aire gracioso con que la avara sensualidad sabe mendigar un trozo de espíritu cuando se le niega un trozo de carne” (Nietzsche). Obsérvese que ésta es la tendencia de tantos ideales y devociones equívocos, impuros y estériles como los pantanos, y que por su falta de densidad y realismo humano, se sitúan psicológica y moralmente muy al margen de la vida normal. Los “espirituales” creen demasiado fácilmente que han superado la plenitud terrestre cuando ni siquiera la han alcanzado. Sé bien que se puede superar sobrevolando, es decir, sin contacto casual y directo con la tierra, al igual que los santos. Pero también se puede, al igual que los iluminados, soñar que se vuela, y permanecer por debajo del realismo humano, es decir, en el sueño y la mentira. La continencia es un medio de perfección que sólo vale según el uso que de él se hace. Y si se usa mal, cuanto más noble y sutil es el instrumento, más grave el daño.

Estas reflexiones pueden ser completadas con lo que escribe el sacerdote del Opus Dei Antonio Ruiz Retegui (1945-2000) en su libro El ser humano y su mundo, jamás publicado oficialmente por sus críticas veladas a la institución a la que pertenecía (ver http://www.opuslibros.org/libros/Retegui/indice.htm):

Cuando se afirma, por ejemplo, que quien tiene una entrega a Dios en el celibato sabe mucho más del amor que los que viven un amor de enamoramiento intenso, se entra en un terreno peligroso. En efecto, muchas veces quien vive bien un amor humano tiene la afectividad más equilibrada que quien tiene que luchar violentamente con sentimientos o afectos que se le presentan con una riqueza vehemente, y experimenta en sí mismo que ha de sacrificar inclinaciones muy profundas y naturales. Especialmente cuando esa entrega en el celibato ha sido fruto no de un enamoramiento efectivo del Señor, sino de un proceso mucho más ambiguo.

Esta situación no es infrecuente pues, en efecto, las personas no tienen el instrumental intelectual para entender lo que les sucede, ya que se les impone casi violentamente una interpretación de la realidad en términos muy determinados. Entonces no es raro que quien es objetiva y subjetivamente un hombre triste y un tanto amargado, sólo sepa decir que él es de lo más alegre que hay en el mundo. Esta situación engendra necesariamente graves distorsiones mentales y psíquicas. En cualquier caso, es principio de que surjan personalidades inmaduras que, bajo una fraseología rígida, son personas faltas de alegría, con amargura de fondo y con las energías activas gravemente debilitadas.

* * *

Quien reciba la llamada a la virginidad o al celibato, habrá de ser una persona de sexualidad serena y fácilmente dominable. Eso no significa que sean personas incapaces de enamorarse y de sentir el consuelo del amor humano, sino solamente que esa capacidad no se presente como una fuerza activa de particular intensidad. Si la tensión sexual afectiva o corporal es muy grande, será señal de que no se debe seguir el camino de la virginidad: “Mejor es casarse que abrasarse”.

* * *

Sólo el amor de enamoramiento por Jesucristo puede fundamentar ciertas formas de entrega en la Iglesia. En concreto, la llamada al celibato es una llamada a una entrega, a una renuncia, que sólo puede tener como fundamento propio el amor de enamoramiento hacia el Señor. Quienes son llamados por Dios al celibato deben ser personas, no tanto “muy sacrificadas” o de autodominio fuerte como para renunciar a algo tan hermoso como es el amor humano, sino personas que sean arrebatadas por un amor por Jesucristo que tenga las características del amor exclusivo, “amor de doncel”, amor de enamoramiento, amor de “Amigo y Amado”. Sólo en un amor así puede enraizar la renuncia al amor humano que no sea mero sacrificio, aunque fuera un sacrificio hecho en virtud del amor a Dios.

Si no está sobre esa roca viva, el compromiso de la virginidad o del celibato, se convierte en una exigencia excesiva e inhumana, en un precepto exigente que será cumplido a fuerza de una vigilancia y una desconfianza violenta porque despoja a la persona de aquel asentamiento en el mundo que reconocíamos como consecuencia directa de la comunión de vida de los enamorados. Quien está meramente “soltero” no tiene aún esa situación existencial, y quien “sacrifica” su enamoramiento como ofrenda a Dios en una mera negación de sí mismo, tampoco. Sólo quien vive realmente enamorado de una persona o de Jesucristo, se encuentra en la situación de seguridad existencial a la que nos referimos.

Como se ha dicho ya, esta forma de amor a Jesucristo, no es dada a todos. Tampoco puede imponerse ni plantearse como un deber moral o como asunto de generosidad. Es, como el enamoramiento natural humano, un don, un regalo indeducible, algo que acontece de manera inesperada, y que hay que saber reconocer adecuadamente para no caer en equívocos que podrían resultar de consecuencias funestas. […]

…el amor humano conlleva en sí mismo la llamada a una situación vital que es signo de la seguridad en la existencia. El enamoramiento a Jesucristo debe experimentarse como principio de un fundamento en la existencia que sea nuevo y más profundo. Si esto no se advierte, la vida del supuesto enamorado de Cristo podría quedar como suspendida en el vacío. A este respecto, existe el peligro de sustituir el apoyo en el amor de Jesucristo por una situación institucional que ofrezca un entorno de seguridad vital que sea lo que en realidad sustituya a la seguridad existencial que es consecuencia de la comunión matrimonial. Por eso, las instituciones vocacionales que implican celibato o virginidad, procuran ofrecer a esas personas una protección ambiental que las haga sentirse firmes en la vida en el mundo. Los entregados a Dios en el celibato o la virginidad suelen decir que, así como otros están asentados en la vida por medio del matrimonio, ellos están asentados sobre el amor esponsal a Jesucristo. Pero es posible que, en la práctica, tengan su seguridad vital confiada a la protección que surge de la protección institucional. Entonces, el amor a Jesucristo resulta en la práctica sustituido por el amor a la institución.

Un pensamiento en “EL CRISTIANISMO CASTRADO

  1. Thibon : “Los ‘espirituales’ creen demasiado fácilmente que han superado la plenitud terrestre cuando ni siquiera la han alcanzado.”

    Ruiz Retegui : “Pero es posible que, en la práctica, tengan su seguridad vital confiada a la protección que surge de la protección institucional. Entonces, el amor a Jesucristo resulta en la práctica sustituido por el amor a la institución.”

    Thibon : “(…) … su sensualidad se insinuará por caminos torcidos en otros territorios del alma, del mismo modo como un río parado en su curso hacia el mar transforma a su alrededor las tierras en pantanos.”
    —————

    – En el idealismo se suele intentar alcanzar un ideal que carece de vínculo con la realidad, producto de ponerse a sí mismo en un pedestal y adorar esa imagen propia, que nada tiene que ver con lo que uno realmente es. Se prefiere a la falsa imagen que algunos quisieran ver en el espejo, pero no los seres de carne y hueso parados frente a él.

    De esta forma hay quienes se pasan toda una vida viviendo una pose. De la misma forma en que no se ven a sí mismos, tratan a los demás : convenciéndoles de lo que deban ser, sin importarles cómo son, – les fabrican un sistema de espejos – y así todos ellos crean una institución que posibilite ese sistema de poses.
    Y si alguien les dice qué es lo que son en la realidad, se orinan en los pantalones y hacen perro muerto, porque son incapaces de confrontarse con lo que está parado frente al espejo. Así hay, pues, procesos que se estancan, hasta que el agua estancada empieza a apestar cuando alguien les mueve la superficie con un palito …

    Qué reconocimiento se le puede dar a quienes andan tan vacíos y dando alaridos que son santos, o que quieren serlo ? Obviamente ninguno, es un grupo de egómanos, un pantano de poses.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s