COLONIA DIGNIDAD: EL TESTIGO

wolfgang_kneese

Wolfgang Kneese

En febrero de este año se estrenó en Alemania la película comercial Colonia, protagonizada por Emma Watson, Daniel Brühl y Michael Nyqvist, y dirigida por el alemán Florian Gallenberger. Se trata de un thriller de suspenso y acción, cuya trama tiene como trasfondo el asentamiento de alemanes Colonia Dignidad, fundado en 1961 en Chile cerca de la ciudad de Parral por el líder bautista Paul Schäfer, quien no sólo le lavó el cerebro a los más de 300 miembros de la secta y abusó sexualmente de manera sistemática de niños y jóvenes, sino que también colaboró con la dictadura de Pinochet en la represión, tortura y desaparición de presos políticos. Ésta es la historia de Wolfgang Müller —quien posteriormente se casaría con Heike Kneese y asumiría el apellido de su mujer—, el primero que logró escapar en Chile de lo que prácticamente era un campo de detención de personas sometidas física y psicológicamente, relatada en una entrevista concedida este año al prestigioso semanario DIE ZEIT de Alemania.

________________________________________

COLONIA DIGNIDAD: EL TESTIGO

Wolfgang Kneese fue el primero que escapó de la secta bautista Colonia Dignidad en Chile. En 1966 dio a conocer públicamente el horror… y es hasta el día de hoy el perseguidor más implacable de los victimarios alemanes.

Entrevista: Evelyn Finger (publicada en DIE ZEIT el 25 de febrero de 2016)

Al final de la conversación menciona una condición para su publicación. Hay una frase más que debe aparecer de todas maneras. Se halla enmarcada en la habitación de su esposa Heike. “Permita tranquilamente que ella se la muestre”. ¿Qué más puede venir? ¿Después de dos días de entrevista? Después del informe del siglo sobre cautiverio, tortura y fuga de Colonia Dignidad. La secta lo obligó desde 1961 en Chile a participar en la construcción de un asentamiento cercado, donde se atormentó sistemáticamente a seres humanos, incluyéndolo a él. Hasta que Wolfgang Kneese pasó de víctima a ser una amenaza para los victimarios. Gracias a él y a su esposa, el jefe del asentamiento fue finalmente capturado en 2005. Hoy da cuenta al respecto fríamente, pero también sonriente y lloroso. Sólo aquella frase enmarcada no la pronuncia, quizá porque podría sonar sentimental… como sacada del film Colonia con Daniel Brühl y Emma Watson. Así dice: “En la orilla de la vida se encuentra muy rara vez una piedra preciosa como tú, querida Heike”. Ésa debe ser la frase. Porque esta historia de fuga es también una historia de amor.

DIE ZEIT: Señor Kneese, cundo usted tenía 12 años, su madre lo envió de vacaciones a un centro bautista en la pequeña localidad de Heide cerca de Bonn. Posteriormente fue secuestrado y llevado de allí a Chile. ¿Cuándo se dio cuenta de que había caído en una secta violenta?

Wolfgang Kneese: En el acto. La primera noche en Heide el trabajador social juvenil Paul Schäfer me llamó a su habitación y me violó… como lo hacía cada noche con mínimo un muchacho. Por favor, no me pregunte detalles. A un redactor en jefe le dije en su cara hace décadas en un talkshow que el publico es lo suficientemente inteligente como para hacerse una idea de lo que es abuso sexual. Yo ya no me voy a poner al desnudo.

DIE ZEIT: Sin embargo, antes tuvo que hablar al respecto. En 1966 después de su fuga, usted se dirigió directamente a la prensa y también declaró a la policía chilena. ¿No dudó en absoluto?

Wolfgang Kneese: No. Yo asumí las declaraciones de manera muy consciente. Pues en ese momento no había nadie en el mundo que pudiera denunciar el régimen chileno de terror de Schäfer.

DIE ZEIT: ¿Por qué, a decir verdad, antes de usted nadie había fugado del asentamiento en Chile?

Wolfgang Kneese: Porque la mayoría estaban sometidos al jefe de la secta Paul Schäfer. Querían creer lo que él predicaba: decencia, benevolencia, bondad, laboriosidad. Se mataban trabajando desde temprano hasta tarde, renunciaban a toda alegría, porque consideraban que eso era grato a Dios… y de este modo incrementaban el poder de un pequeño círculo de hombres. Quien quería escapar de ellos arriesgaba su vida. Pues la Colonia se hallaba situada en algún lugar en territorio pre-andino, teníamos que talar el bosque virgen y al principio alimentarnos de conejos salvajes, y la localidad grande más cercana, Parral, estaba a kilómetros de distancia. Si bien en mi época todavía no había la cerca con alambre de púas, nosotros sin embargo pusimos los pilares de los cimientos. Los vigilantes ya tenían coches, armas, perros doberman y pastores alemanes amaestrados. En cierto modo, nosotros construimos nuestra propia cárcel.

DIE ZEIT: Usted intentó escapar tres veces, logró llegar incluso hasta la capital Santiago, pero fue regresado a la fuerza. ¿Por qué, al final, logró fugarse?

Wolfgang Kneese: Porque no tenía nada más que perder. Yo sabía que no sobreviviría mucho tiempo más en el asentamiento. En castigo por los dos primeros intentos de fuga fue golpeado casi hasta morir. Una vez casi no podía sacarme la camisa del cuerpo, porque estaba pegada a la piel debido a tanta sangre. Además fui aislado, tuve prohibición de hablar durante un año y sólo me estaba permitido abandonar mi celda vigilado para ir a trabajar.

DIE ZEIT: ¿Se atuvo a la prohibición de hablar?

Wolfgang Kneese: Sí, pues después de una semana, en todo caso, la voz ya no funciona correctamente. Una vez dije “Buenos días”, y hubo de nuevo golpes con las correas. Además debía tomar pastillas que me producían cansancio y mareos, a tal punto que el piso se me ondulaba. Mi capacidad de concentración estaba enormemente mermada, la voluntad debilitada. Uno se sentía incapaz de voltear un cubo con agua, pero aún así fui enviado al andamio o a la sierra circular con hojas de sierra del tamaño de un hombre. Entonces desarrollé un método para mantener las pastillas en la boca y escupirlas inadvertidamente. Cuando esto se descubrió, recibí inyecciones. En algún momento escuché como mis vigilantes especulaban que yo no aguantaría mucho más. Eso fue el detonante de la tercera fuga.

DIE ZEIT: ¿Nadie se solidarizó con usted?

Wolfgang Kneese: No, de eso se encargaban el sistema Schäfer con sus métodos de servicio secreto. Cuando uno hablaba sin permiso con otro, el oyente era aquel que era castigado más severamente. Y la mayoría de los colonos tenían una misión auténtica, ellos pensaban ciertamente que a causa de mi rebeldía su mundo perfecto se dañaba y manchaba.

DIE ZEIT: Pero Schäfer violaba a los niños de la Colonia. ¿No sabían esto los otros?

Wolfgang Kneese: Algunos sí, pero Schäfer maltrataba en secreto, de día aparecía gustosamente como el buen tío Paul, el consolador y conciliador. Una vez me vencí a mí mismo y le hablé a otro muchacho de las violaciones nocturnas, él se volteó y se fue corriendo. Todos nosotros jóvenes sabíamos bien al respecto. Pero muchos adultos no querían ver. Se consideraban elegidos, pues Schäfer les hacía creer que eran una élite de fe y que a través de él ya tenían un sitio en el cielo. Quien se volvía contra el maestro, por decirlo así, apostataba de Cristo y debía arder en condenación eterna.

DIE ZEIT: ¿Por qué no creyó usted en eso?

Wolfgang Kneese: Porque Schäfer no hacía lo que predicaba. Porque no me siento a gusto cuando se me impone algo y siempre he tenido una fuerte necesidad de libertad. Quizás también porque mi madre y mi tía estaban en contacto con los bautistas, aunque yo mismo no fui educado piadosamente.

DIE ZEIT: No obstante, no se atrevió durante los cuatro primeros años en el centro juvenil de Heide a quejarse ante alguien de su sufrimiento.

Wolfgang Kneese: Me avergonzaba. Y como en todas las sectas, todo comenzó con love bombing: como novato eres recibido entusiastamente, tú aún no has dicho nada, pero ya todos aplauden. Te sientes bienvenido, abrazado, amado. Que Schäfer a la vez se inmiscuyera con sus anormalidades, era algo que estaba en otra página.

DIE ZEIT: ¿Tampoco le dijo nada su madre?

Wolfgang Kneese: No era una madre fuerte, porque ella misma estaba traumatizada. En el último verano de la guerra huyó embarazada de Prusia Oriental, en caravana sobre la bahía congelada, y en el camino fue violada por soldados. Luego me trajo al mundo en septiembre en un refugio antiaéreo abandonado en Eppendorf (Hamburgo). Recién en Heide, donde los bautistas, fui inundado de afecto y por eso mismo me erá más difícil categorizar el abuso simultáneo. Mucho más tarde comprendí que quien de niño apenas recibe amor, difícilmente puede rechazar a violadores, porque por fin es abrazado de una vez y recibe calor. De este modo me convertí en el jugoso botín del demonio.

DIE ZEIT: ¿Que hizo contra sus recuerdos?

Wolfgang Kneese: Al principio sólo estaba feliz de poder ser libre, y con pánico de ser devuelto a la Colonia. Cuando mis perseguidores se liaron en Santiago en una batalla callejera con la policía, eso se convirtió en una novela policíaca. Una vez que regresé a Alemania con 21 años de edad, intenté arrojarme en la vida, desfogar mi rabia en la pista de baile.

DIE ZEIT: ¿Funcionó?

Wolfgang Kneese: No. En el camino de regreso a casa me golpeé a veces las manos contra las paredes hasta sangrar. Una vez tuve una novia que era tan inestable como yo. Éramos como dos personas a punto de ahogarse, ninguna de las cuales podía nadar, pero que se aferraban la una a la otra. El resultado fue entonces una hija, de lo cual estoy actualmente contento… pero aún así zozobramos como pareja. Busqué entonces ayuda en libros, en autores difíciles como Søren Kierkegaard y Sigmund Freud, pues yo quería entender el alma humana.

DIE ZEIT: ¿Hay alguna percepción que se le haya quedado grabada?

Wolfgang Kneese: Sí. Que ser utilizado y arrojado le puede robar a un ser humano la fe en casi todo. Yo he perdido por causa de Schäfer mi confianza primigenia.

DIE ZEIT: ¿La podría encontrar de nuevo?

Wolfgang Kneese: No. Sólo recibirla regalada. Hasta el día de hoy yo no confío en nadie. La única persona en la cual confío está sentada delante suyo. (mira a su esposa Heike)

Heike Kneese ha estado sentada a la mesa durante la conversación escuchando atentamente, sólo ocasionalmente ha añadido algo. Se nota que conoce la historia de Colonia Dignidad casi tan bien como su esposo. La lucha de él se ha convertido en su lucha. Pero ella la lleva a su propia manera.

Heike Kneese: Cuando en 1987 fundamos una asociación de víctimas, los bautistas en Alemania nos acusaron de que queríamos venganza. Nosotros, sin embargo, queríamos justicia: darle término al terror y proteger a los niños.

Wolfgang Kneese: Después de que hube salido de Chile, vinieron tiempos peores aún.

Heike Kneese: Schäfer apoyó a partir de 1973 a Pinochet y se hizo así intocable durante años. En la película de Florian Gallenberger sobre la Colonia pareciera como que los partidarios de Allende sólo fueron torturados por chilenos. En realidad, sin embargo, en la Colonia los alemanes torturaban y formaban a torturadores.

DIE ZEIT: Señora Kneese, ¿cuando se enteró de que su esposo había sobrevivido a este infame asentamiento? ¿lo supo antes de que llegaran a ser pareja?

Heike Kneese: No. Wolfgang no me daba la impresión de ser vulnerable ni reservado. Me enamoré de él porque era un tipo soberano y seguro de sí mismo. Trabajábamos en la misma empresa, y cuando me llamó por primera vez, quería de inmediato viajar al extranjero conmigo. (ríe)

Wolfgang Kneese: Yo ya te conocía desde hace tiempo, había flirteado contigo en el comedor de la empresa, sólo que tú no te diste cuenta. (ríe)

Heike Kneese: Es cierto. Yo era miope y no me puse mis gafas.

Wolfgang Kneese: ¡Y de este modo desperdicié mi profundo afecto en una futura amada, que ni siquiera me vio! Después me escurrí de largo ante las puertas de las oficinas para averiguar dónde trabajaba. Pues desde que había visto a Heike, pensaba: (pausa prolongada, tratando de mantener la compostura) Ésta es la mujer de mi vida.

Heike Kneese: Nueve meses después hicimos un viaje por Europa, y en una playa de Portugal me contaste por primera vez de la Colonia. Eso fue en el año 1982, y yo tenía 23 años. Wolfgang me dio un folleto de Amnesty International, allí estaban los informes de torturas de dos hombres y una mujer chilenos, que sobrevivieron a la Colonia. Todos fueron maltratados con descargas eléctricas, incluso en los genitales. Wolfgang se reunió con los testigos y pudo ampliar sus declaraciones, porque él conocía el lugar. Ellos mismos habían estado en los sótanos, con los ojos vendados la mayor parte de las veces.

Wolfgang Kneese: Yo quería primero probar si Heike podía soportar esos relatos.

Heike Kneese: Cuando estuvo más o menos seguro de que yo no huiría gritando, inició su relato. Era triste, pero yo lo acepté, formaba parte de él. Yo no quería salvarlo. No tenía ningún síndrome de enfermera.

Wolfgang Kneese: Bueno, te fuiste a vivir conmigo cuando me rompí el brazo.

Heike Kneese: Pero eso sucedió sobre el río Alster congelado. No pudiste patinar sobre hielo.

Wolfgang Kneese: Tú sí. Y yo quería impresionarte.

Heike Kneese: (ríe) Siempre me gustó el valor de Wolfgang para lograr lo imposible. Su perseverancia. En todo caso, no pasó mucho tiempo antes de que nos dirigiéramos ambos al Ministerio de Asuntos Exteriores en Bonn para tener reuniones sobre la Colonia, informamos a escuelas, y sobre todo intentamos encontrar a las familias alemanas de las personas secuestradas por Schäfer, con el objetivo de ganarlas para la lucha jurídica contra la secta. Eso fue difícil. Muchos no querían creer hasta el último momento que sus familiares habían caído en manos de alguien que era un corruptor de menores en vez de una figura redentora.

DIE ZEIT: Usted batalló hasta 2005 por la captura de Paul Schäfer. ¿Nunca pensó en rendirse?

Heike Kneese: No. Es decir, cuando uno quería rendirse, el otro lo levantaba. Yo creo que Dios siempre permitió que siguiéramos adelante.

DIE ZEIT: ¿Entonces usted cree en Dios?

Heike Kneese: Yo lo veo como una fuerza y una fuente que me puede ayudar a seguir siendo buena. Para eso, sin embargo, no necesito de ninguna Iglesia.

DIE ZEIT: Amnesty International, contrariamente a ustedes, fracasó de forma lamentable en llevar a Schäfer a la cárcel.

Wolfgang Kneese: Se quedaron colgados con 160.000 marcos alemanas de costos procesales, porque la Colonia podía permitirse los defensores más caros.

DIE ZEIT: ¿No tuvo usted, señora Kneese, miedo por su esposo cuando viajó a Chile en los ‘80 y ‘90 para reunirse con aliados?

Heike Kneese: Por supuesto. Él visitó, por ejemplo, a las familias de niños chilenos que habían sufrido abusos por parte de Schäfer, y organizó a médicos para que las víctimas pudieran ser examinadas. Ya antes de que se iniciaran sus procesos, habíamos fundado para ellas un proyecto de ayuda. El abogado instructor en Chile dijo una vez que si salieran a la luz todos los delitos de la Colonia, habría un conflicto diplomático entre Alemania y Chile. Wolfgang tenía entonces muy buenos guardaespaldas, una vez yo también viajé con él. Por supuesto que a veces me preocupaba si él podría resistir todo eso. Incluso ahora nuevamente, cuando mirábamos en el cine la película sobre la Colonia. ¡Ese escalofriante ladrar de los perros guardianes! (lo mira) Tú tampoco pudiste durante muchos años soportar el color rojo.

Wolfgang Kneese: Yo como prisionero en la Colonia, tenía que vestir de día ropa roja y de noche blanca, las suelas de mis zapatos tenían un diseño especial para poder seguirme mejor. Finalmente, me fugué vestido de rojo.

DIE ZEIT: Por favor, cuéntenos de su última fuga.

Wolfgang Kneese: Pues bien, era verano de 1966. Lo peor después de mis dos fugas fallidas me resultaban las miradas de los otros: ¡traidor! Antes sólo me sentía solo, ahora tenía 320 enemigos. Y después atrajeron a mi madre a Chile y la torturaron con descargas eléctricas. Se le podían ver las quemaduras en las sienes hasta el final de su vida. Yo odié abismalmente a esos torturadores, que se llamaban a sí mismos cristianos.

DIE ZEIT: ¿Cómo preparó su fuga?

Wolfgang Kneese: En nada. Me largué una noche cálida de verano, cuando el nivel del río cercano estaba bajo, a campo traviesa en pantalones cortos. Eso habría de cobrarse venganza muy pronto. Sólo había llegado hasta la mitad del lecho del río, cuando sonaron las sirenas y soltaron a los perros. En la otra orilla estaba yo de pronto delante de un arbusto de zarzamora de cinco metros de alto. Cuando los ladridos se acercaban, salté al seto espinoso y rodé al otro lado, me abalancé cerro arriba y me metí en el bosque. Del hecho de que ninguno de los perros amaestrados quiso lanzarse al seto, puede deducirse como me veía yo después.

DIE ZEIT: Usted no tenía nada para comer o beber.

Wolfgang Kneese: Zarzamoras, al fin y al cabo. Recién de noche me atreví a ir hacia la carretera, pero tendiéndome siempre como un indio sobre la tierra, para escuchar, pues mis perseguidores venían en jeeps sin luces. En un puente que yo tenía que cruzar ya habían colocado un piquete. Yo me escurrí para dormir en el bosque, me cubrí con ramas y recé: ¡Dios, si es tu voluntad, ayúdame! Después pasé de largo ante el piquete, y antes de que pudieran echar a correr, me abalancé por encima del parapeto y corrí y corrí…

DIE ZEIT: ¿Quién fue el primero que lo ayudó?

Wolfgang Kneese: Unos campesinos pobres en una cantina de pueblo, varias millas adelante. Allí me metí a hurtadillas la siguiente noche, todavía sangrando por las espinas. ¡Los chilenos me miraban como si fuera una aparición! Y entonces juntaron dinero, me vistieron con otras prendas y me metieron en el baúl de un coche de un taxista amigo, el cual me llevó pasando el piquete de la Colonia hasta una diminuta estación de tren. Allí alguien me regaló las monedas que faltaban para un boleto a Santiago. Desde entonces siempre ayudo, cuando alguien me lo suplica. ¿Quién sabe? En todo caso, llegué a Santiago, y la embajada alemana me ocultó en una asilo de ancianos. Cuando los perseguidores de la Colonia descubrieron esto y se acercaron, yo ya había desencadenado una avalancha de prensa, y la policía chilena me protegió, liándose a golpes con los colonos en plena calle. Eso también salió en el periódico.

DIE ZEIT: Pero aparentemente no le sirvió de nada, pues después usted tuvo que huir incluso a pie a través de una cresta de los Andes hacia Argentina.

Wolfgang Kneese: Eso acaeció, porque yo no tenía pasaporte. Y porque Schäfer envió a dos de sus hombres para declarar en contra de mí. Uno de ellos fue el posteriormente infame Hartmut Hopp, contra el cual hay actualmente una orden de detención y el cual me escribió hace años una carta de disculpas. Pero en ese entonces, 1966, prestaron juramento falso ante el juzgado, diciendo que yo era un ladrón de caballos y un homosexual. Asimismo se inició un proceso en la ciudad de Parral, controlada por la Colonia. El director de la cárcel, sin embargo, me creyó…

DIE ZEIT: ¿Estuvo usted en la cárcel?

Wolfgang Kneese: En prisión preventiva. Pero yo era más libre que en la Colonia. Todos los días venían debido al alboroto de prensa simpatizantes, muchachas chilenas, incluso la ZDF [Zweites Deutsches Fernsehen, canal de televisión pública de Alemania]. Pero después fuimos advertidos de que no iba a haber un fallo justo, porque el juez habría sido sobornado, y yo sólo tenía un defensor de oficio barato… cuando salí libre bajo fianza, hui hacia Argentina. Suena aventurero, pero fue con riesgo de mi propia vida. Por cierto, las mantas de llama que llevé conmigo están actualmente en nuestro coche.

DIE ZEIT: ¿Y su madre?

Wolfgang Kneese: Antes de que yo despareciera de Chile, la policía pudo liberarla de la Colonia en base a mis declaraciones. (guarda silencio) Cuando la volví a ver, estaba tan maltrecha, confundida, tenía cabellos blancos como la nieve, que pensé que morir hubiera sido más misericordioso. (guarda silencio, llora) Normalmente hubiera evitado el tema. Duele tanto. Tú piensas que ya has cerrado el acto, y luego a los 70 años lloras como una magdalena.

DIE ZEIT: ¿Pudo hacer algo por su madre?

Wolfgang Kneese: Si ese día hubiera tenido un arma, hubiera arrasado con la Colonia. El aspecto de mi madre mantuvo en marcha el motor de mi odio durante todas estas décadas, hasta que Schäfer fue encontrado en Argentina. Eso lo logramos con la ayuda de un joven, brillante y maravilloso abogado llamado Hernán Fernández. ¡Un día quisiera levantarle un monumento! Y a través del trabajo de un equipo de cámara chileno, que durante un año se ocupó del caso. Yo asesoré a los periodistas y a Hernán, al cual apoyamos desde hace años con dinero, como también a los niños chilenos afectados, cuyos padres presentaron una denuncia. Eso fue posible sólo a través de donaciones del mecenas hamburgués Jan Philipp Reemtsma. Gracias a él fundamos una asociación sin fines de lucro. Sin él todos los planes habrían fracasado debido a falta de dinero.

DIE ZEIT: Frau Kneese, ¿recuerda todavía cuando fue arrestado Schäfer?

Heike Kneese: ¡Fue un momento maravilloso e indescriptible! Qué pena que no lo pudimos vivir juntos. Wolfgang se encontraba en ese momento de camino a Chile. Yo lloré, y nuestro teléfono sonaba como loco.

DIE ZEIT: ¿Qué fue lo más difícil para ustedes dos?

Heike Kneese: Yo hubiera querido a veces que ambos andáramos más despreocupados.

Wolfgang Kneese: Más tiempo de a dos.

Heike Kneese: Quizás podamos en algún momento poner punto final a todo. O por lo menos un punto.

Wolfgang Kneese: Nuestro abogado dice que hemos logrado mucho, pero aun así estamos todavía al principio.

________________________________________

DETRÁS DE LA HISTORIA
Recién a través de Wolfgang Kneese supieron por primera vez la política y la opinión pública lo que era la Colonia Dignidad en Chile desde 1961: no una sociedad benefactora, sino una secta en la que se violaba, golpeaba e incluso se mataba. Desde su fuga en 1966 Kneese realiza labor de esclarecimento al respecto. Su archivo de prensa incluye miles de artículos. En 1982 conoció a Heike Kneese en la editorial hamburguesa Gruner + Jahr. La pareja inició la comunidad de emergencia y de intereses de los afectados por la Colonia Dignidad y le encargó a Norbert Blüm que suspendiera los pagos en blanco por jubilación a los miembros. En 1996 Wolfgang Kneese repitió en Chile sus declaraciones sobre el jefe de la secta Paul Schäfer, dado que los antiguos expedientes habían desaparecido. Desde entonces los Kneese apoyan al abogado Hernán Fernández, el cual demandó con éxito a Paul Schäfer en nombre de niños chilenos violados. Fernández logró la condena del principal victimario y lo localizó en Argentina. Desde 2015 Heike Kneese trabaja como secretaria de redacción en DIE ZEIT. Por primera vez, ella y su esposo cuentan los antecedentes personales de su lucha.

________________________________________

(Traducción al español: Martin Scheuch)

Artículo original en DIE ZEIT
Der Zeuge (25. Februar 2016)
http://www.zeit.de/2016/10/colonia-dignidad-interview-wolfgang-kneese

Anuncios

6 pensamientos en “COLONIA DIGNIDAD: EL TESTIGO

  1. Yo vi la pelicula en Netflix . Es increible Como ciertas personas tienen un poder mental tan grande que pueden manejar la conducta de algunos serea humans. El miedo creo yo que es la respuesta. Cuando tenemos miedo perdemos la voluntad y somos mas vulnerables. Que pena que pocos se interesan por estos temas. Y muchos como yo lo entendemos y asumimos cuando ya todo lo malo nos paso.

    Me gusta

  2. Realmente le tocó muy, muy duro. Esto sólo lo hacen los valientes, ni hablar. El restante 99 % se quedó allí (!), lo que sólo es posible cuando hay un claro y evidente problema sistémico.

    Y qué hubiera pasado si al inicio de la historia de esa “colonia”, Schäfer hubiera enviado una carta al Vaticano para ser reconocido como movimiento por la Iglesia ?

    Me gusta

  3. Realmente parece sacado de una película de terror,sin embargo nos topamos con una dura, triste e increíble realidad, me pregunto cuantas de estas sectas religiosas, cuantos de estos grupos operan disfrazadas /os de entidades espirituales o benefactoras y tras de sí, son la pesadilla de quienes terminan integrándolas y que hacen para fanatizar hasta el punto de anular todo sentido critico en sus seguidores, llegando a permitir los vejámenes narrados en la entrevista y como identificarlas antes de que hagan de sus seguidores victimas de sus lavados cerebrales y convertirlos en sus esclavos voluntarios.

    Me gusta

    • Sip. Esa es la razón por la que no tienen una perspectiva para comprender lo sistémico, ni estructural del problema, algo que pasa en la mayoría de las instituciones y de una forma muy destructiva en las de orden ideológico-religioso. A menor escala es un tema que domina a toda la sociedad.
      Lo que los sodálites nombran (p.ej.) ‘cultura de muerte’ es una forma muy infantil, muy cómoda y superficial de condicionar al análisis de este problema, un eufemismo, de tal manera que se creen los ‘buenos’ cuando están totalmente empapados del mismo problema, con famosas consecuencias. :/

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s