JULIO GUZMÁN Y LOS OPORTUNISTAS

julio_guzman

El año pasado mi mujer, que realizó estudios escolares en el Colegio Sagrados Corazones Recoleta de Lima, me hizo saber que un antiguo compañero de clase suyo, recordado por su empeño, entusiasmo, simpatía y buenas notas escolares, había decidido postular como candidato a la Presidencia de la República. Se trataba nada menos que de Julio Guzmán.

Cuando todavía era un desconocido, seguimos en YouTube algunas de las entrevistas que concedió a algunos medios. Me dio la impresión de una persona voluntariosa de buena intenciones, pero con cierta ingenuidad respecto a cómo se maneja la política en el Perú. Aún así, personalmente se perfilaba mejor que cualquiera de los candidatos de partidos tradicionales, no obstante algunos reparos de mi parte.

A Lourdes Flores, que ha tachado ciertas candidaturas de “aventureras” e “improvisadas” por su falta de experiencia, habría que decirle que si bien algunos candidatos parecen estar avalados por partidos con experiencia de gobierno —llámese aprismo, pepecismo, fujimorismo, acciopopulismo, etc.—, la mayoría de peruanos están decepcionados con ellos precisamente porque tienen experiencia de haber sido gobernados por representantes de esos partidos, y haber sido gobernados mal. Además de que han participado de la corrupción omnipresente, mal endémico en el Perú, los verdaderos favorecidos por sus políticas de gobierno han sido un porcentaje reducido de la población.

Si bien la propuesta de gobierno que más se acerca a mis convicciones socialcristianas es la de Verónika Mendoza, no vería con malos ojos que acceda a la presidencia una persona de historial ético intachable como Julio Guzmán. Y que pasen al basurero de la historia los oportunistas que desde hace décadas han regido los destinos políticos del Perú.

(Columna publicada en Exitosa el 27 de febrero de 2016)

Anuncios

5 pensamientos en “JULIO GUZMÁN Y LOS OPORTUNISTAS

  1. Martín, coincido con tu análisis. Felizmente opciones ‘distintas’ están asumiendo posiciones expectantes. Es insólito que el fujimorismo mantenga el nivel de apoyo que tiene sin tener discurso concreto, y con una lideresa que nunca ha demostrado trayectoria ni virtudes relevantes; es decir, un apoyo que refleja la nostalgia del gobierno del padre, a la sazón condenado por serios crímenes durante su gobierno, tema que ahora se minimiza recordándose la esperanza que dicho gobierno trajo luego de la debacle aprista, sazonada con dosis considerables de populismo. Asimismo, es patética la situación de ‘líderes’ que ya son de la vieja guardia como Alan García y Alejandro Toledo, con muchos cuestionamientos encima. La alianza del PPC con el APRA revela la enorme crisis de ambos partidos (que parece haberse profundizado con dicha medida), y habla muy pobremente del único social cristianismo oficial del Perú, con congresistas capaces de decir barbaridades, y en general con gran obsecuencia hacia el clericalismo.

    Es cierto, paradójicamente el plan menos fiel al neoliberalismo, aunque manteniendose fielmente dentro de cauces democráticos, y con muchos aportes a la democracia y la equidad, es el de Verónika Mendoza, con una izquierda que aún no comprende que la doble dicotomía “ricos=derecha // pobres=izquierda” ya no tiene sentido por cien razones, entre ellas, que globalmente los conceptos de izquierda y derecha han adquirido significados diversos, sobre todo desde la caída del Muro de Berlín. En Europa, por ejemplo, la utopía socialista ha dado lugar progresivamente al pensamiento socialdemócrata, así como al ecologismo y los movimientos de derechos humanos, y los núcleos no aggiornados han quedado en posturas mínimas. Las derechas son más complejas de analizar, aunque es útil usar los ejes de menor-mayor intervencionismo (neoliberalismo-keynesianismo), liberalismo real vs. mercantilismo y populismo; en lo social, liberalismo vs. conservadurismo; y últimamente, derecha democrática vs. ultraderecha. En el Perú, la izquierda aún no es consciente de que los sectores ‘menos favorecidos’ son pragmáticos y conservadores – se recuerdan muchas traiciones e inestabilidades, y la gente teme al cambio. Más bien, las simpatías ‘de izquierda’ se suelen dar en sectores medios y en personas con alguna formación superior (excepto en el caso de ciertos patrones regionales). Tal vez cuando la izquierda entienda mejor esta transformación ideológica de los´últimos 30 años podrá tratar de establecer las conexiones más adecuadas con el electorado. Por el momento, ojalá que Mendoza suba y ponga al menos algunos congresistas en el parlamento.

    Fuera de los candidatos que no mencionaré y que no debieron estar, hay que detenerse en otros 4 que mantienen alguna posibilidad. De ellos, dos que parecen ir a la baja son: Acuña (que ya se terminó de perfilar como patético ejemplo de lo que no debemos volver a tener como presidente), y que ejemplifica bien, con su triunfo económico, lo de que ‘en tierra de ciegos el tuerto es rey’; y PPK, candidato que parece nunca haberse decidido realmente a postular, y que lo hizo tal vez no con la mejor combinación de personas, con un mensaje no totalmente claro. En alza están, en cambio, un Alfredo Barnechea que ahora representa a AP y que tiene sin duda credenciales y experiencia que lo hacen ‘presidenciable’, aunque puede tener una extracción de clase/etnia y un vínculo partidario que limiten su ascenso – aunque nunca se sabe… Fue hábil al abrirse opciones en un programa televisivo no pagado, y su elocuencia lo acerca a la idea de ‘estadista’. Ciertamente, se sabe poco sobre la base partidaria actual y el equipo que lo acompaña. En cuanto a Julio Guzmán, quien comenzó su campaña hace cierto tiempo, parece tener capacidad, simpatía y honestidad razonables, y al menos se sabe lo que piensa (a diferencia de Keiko); aunque la novedad de su movimiento (y no solo de su protagonismo personal) son siempre un riesgo que hay que jugarse, no necesariamente por agendas escondidas, sino porque la debilidad de los grupos nuevos es un factor de riesgo frente a la permanente intención de los grupos y redes tradicionales de poder fáctico, de cooptar al poder formal.

    Esperemos que en lo que queda del debate muchos temas relevantes salgan a la luz, y que se exija a las agrupaciones y candidatos tomar posiciones frente a ellos.

    CFC

    Me gusta

    • Interesantes y acertadas opiniones de Martìn y Carlos FC. Dejando de lado los antecedentes de los fujimoristas considero que Keiko Fujimori es un producto de sus asesores, sin ninguna preparación para tan alto cargo, preparada màs bien para paporretear y salirse por la tangente con la anuencia de los periodistas a quienes les toca entrevistarla. Garcìa, político corrupto que antepone sus intereses megalómanos a los intereses del país. Acuña, una persona que no tiene ningún tipo de preparación y se ha rodeado de muchos oportunistas que lo apoyan sòlo para asegurarse una curul. Me gustaría que las elecciones se decidan entre Verònika Mendoza y Alfredo Barnechea quienes a pesar de sus diferencias ideológicas consideero que son gente honesta y preparada . Difìcil situaciòn polìtica la de nuestro paìs, donde los polìticos corruptos con el apoyo de los medios de comunicaciòn y de grupos de poder quieren mantenerse en las cùpulas a costa de lo que sea. En todo caso tengamos un voto vigilante en el sentido de salir al frente si los candidatos por quienes hemos votado se desvían de sus propuestas.

      Me gusta

  2. Lo que extraño es un canal de youtube – p. ej. – que se tome el trabajo de explicarle los programas de gobierno de quienes intentarían hacer trabajo social honesto, de una forma atractiva, divertida e interesante a los sectores menos favorecidos. Los candidatos con buenas intenciones gastan los pocos millones que tienen a su disposición para las campañas sin preocuparse primero en entender el lenguaje ni los canales de comunicación de los votantes más numerosos. Los tiempos de las arengas (y de sus contenidos) ya fue; en el caso peruano no se puede informar sin instruír, ni instruír sin seducir o interesar. Tampoco se puede lograr esto sin simplificar el lenguaje. Luego quedan cuartos o quintos y se les descuajeringa el ánimo. Falta un trabajo medial más fino y más realista.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s