IGLESIA Y ABUSOS: LAS ESPINAS SE CONVIERTEN EN UNA CORONA

corona_de_espinas_il vangelo_secondo_matteo_pasolini

Fotograma de “El Evangelio según San Mateo” (Pier Paolo Pasolini, 1964)

He leído el extenso Mensaje del Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana al iniciar el nuevo año 2016, dirigido a los integrantes del Sodalicio, con fecha del 4 de enero de 2016 (ver http://sodalicio.org/comunicados/mensaje-del-superior-general-del-sodalicio-de-vida-cristiana/), que recién ha sido publicada en la página web del Sodalicio el 15 de enero, aparentemente como reacción a la entrevista a Pedro Salinas publicada ese mismo día en el diario El Comercio (ver http://elcomercio.pe/lima/ciudad/pedro-salinas-si-figari-habla-cae-cupula-sodalicio-noticia-1871281).

Pletórico en reflexiones espirituales que son muy bonitas al oído, este escrito no termina de traducirse en medidas concretas para superar el escándalo ocasionado por los abusos. Aunque se señale que Luis Fernando Figari ya no puede ser considerado un referente espiritual —lo cual encuentro positivo en la medida en que es un reconocimiento implícito de su culpabilidad—, el lenguaje y estilo de la carta es plenamente figariano, como si las palabras hubieran salido de la mismísima pluma del fundador.

Por otra parte, a las víctimas de abusos casi ni se las menciona. La única vez que aparece la palabra “víctimas” en la carta es en un párrafo que llama la atención por su vaguedad y falta de precisión. Lo transcribo a continuación:

«Hemos dejado que la soberbia y la arrogancia nos hagan ciegos a nuestros errores, sordos a las correcciones fraternas y a los reclamos legítimos de quienes hemos ofendido o dañado; permeables a la absurda idea de creernos “mejores” o “especiales”, y eso nos ha llevado a no pocas faltas de caridad.

Por eso, antes que nada, debemos dirigir nuestro pedido de perdón a todas las personas que han sufrido por causa de nuestras faltas y pecados, a las víctimas de nuestras incoherencias con el Evangelio y con nuestro llamado sodálite, a todos los que han sido afectados directa o indirectamente por nuestras faltas de testimonio. Tenemos que asumir en justicia el deber de reparar el daño que han sufrido.»

¿Cómo se puede designar a quienes han sufrido abusos de gravedad en el Sodalicio meramente como “víctimas de nuestras incoherencias con el Evangelio y con nuestro llamado sodálite”? Yo también soy católico creyente y como tal busco seguir a Jesús, y aunque también tengo “faltas y pecados”, “incoherencias con el Evangelio”, “faltas de testimonio”, “faltas de caridad”, ninguna de estas cosas me han llevado a abusar física, psicológica y sexualmente de otras personas y a convertirlas en víctimas. Más bien, cuando era sodálite y vivía en comunidad, apliqué técnicas de manipulación psicológica con personas que estaban a mi cargo en algunos grupos que dirigía e incluso sometí a algunas de esas personas a ruedas de preguntas por parte de miembros del grupo a fin de irrumpir en la intimidad de sus conciencias. Haciendo precisamente lo que se me había enseñado que debía hacer un sódálite: sacar a la luz debilidades y fallos personales a fin de “sacarle la mierda” al afectado y hacer que se sienta un miserable pecador. A mí también me hicieron lo mismo en numerosas ocasiones.

El problema que atraviesa el Sodalicio es más profundo que una simple cuestión de vida espiritual. Se puede revisar, reconciliar y renovar todo lo que se quiera las actitudes de los sodálites, pero mientras no se haga bajo nuevos criterios y cuestionando en su totalidad la misma estructura que ha influido sobre las personas y las ha convertido en avatares de un estilo de vida que uniforma las personalidades y restringe la libertad —como si estuvieran todos cortados con el mismo molde—, entonces más que de “renovar” se debería hablar propiamente de “reencauchar” un neumático que en el fondo sigue averiado y propenso a romperse. Y a romper y averiar, de paso, las vidas de otros.

Todo esto lo digo sólo a manera de introducción a una interesante y profunda reflexión sobre el tema de los abusos y la Iglesia escrita por el jesuita alemán Klaus Mertes —quien con su carta del 20 de enero de 2010 a ex alumnos del Colegio Canisio de Berlín sobre abusos sexuales cometidos en la institución desató una ola de destapes de casos similares en toda Alemania—. El escrito en cuestión, publicado el 4 de abril de 2010 en Der Tagesspiegel, debería ser materia de meditación no sólo para Alessandro Moroni, sino también para todos los sodálites con grados de responsabilidad que están manejando el asunto de los abusos en el Sodalicio —y que lo están manejando mal, pues hasta ahora no dan signos de que hayan logrado ponerse en los zapatos de las víctimas y comprender todo aquello por lo que han tenido que pasar quienes son ante todo seres humanos de carne y hueso—.

________________________________________

LAS ESPINAS SE CONVIERTEN EN UNA CORONA
por el P. Klaus Mertes SJ

La víctima es más poderosa que los poderosos: lo que la Iglesia puede aprender de los casos de abusos

Yo no me hallo aún en situación de poder hablar desde una posición de observador sobre la avalancha que desató mi carta del 20 de enero a las promociones afectadas del Colegio Canisio de los años ’70 y ’80. Yo todavía ni siquiera estoy en situación de poder medir qué tan grande es la avalancha que en estos días cae sobre la Iglesia, sobre escuelas, asociaciones y familias, sobre Alemania, Holanda, Europa. Sin embargo, en estos días y semanas de Pascua me impresiona la fuerza que tiene la palabra de las víctimas. Ha hecho que se desate una avalancha y la mantiene en movimiento. Todos los intentos de los interpelados por sustraerse al ímpetu de la avalancha se muestran inútiles. Al contrario, fortalecen la avalancha.

1. El abuso de poder y la violencia sexual sacuden los fundamentos de la Iglesia y de la sociedad. Ponen en peligro la capacidad de confiar. Sin confianza una sociedad no puede subsistir. El control es ciertamente bueno, pero la confianza es mejor. Esto se hace evidente precisamente en las relaciones en las cuales en principio la confianza nunca puede ser sustituida por el control: en las relaciones asimétricas entre padres e hijos, maestros y alumnos, médicos y pacientes, almas y guías espirituales. Quienes están bajo custodia en estas relaciones dan—más inconsciente que conscientemente— un anticipo de confianza. Precisamente debido a eso se hallan particularmente indefensos a la merced de otro. Por aquello que son dependen ineludiblemente de la protección y cuidado que se les brinde. Es bueno que en las últimas décadas se haya hecho públicamente visible cuando hay violencia en estas relaciones asimétricas íntimas y que eso sea considerado delito. Pero si sólo se refuerzan las instancias de control, todavía no se ha hecho todo lo que es necesario. Pues también los controladores presuponen que se confíe en ellos. Y precisamente la confianza es lo que se destruye cuando se abusa del poder. El control tampoco funciona si la confianza está destruida. Ninguna oficina de protección de menores puede reemplazar a la madre, ningún policía al maestro. Toda sociedad depende de las relaciones centrales de la vida: padres-hijo, maestro-escuela, alma-guía espiritual. Aquí se ponen las bases para poder dar y recibir confianza a lo largo de toda la vida.

2. ¿Qué pasa cuando esta confianza es destruida por el abuso y violencia de los padres, maestros o sacerdotes? En la piedad cristiana existe el ejercicio de la “contemplación del Crucificado”. Se trata de empatizar con el dolor del Crucificado. Lo mismo sucede en los cantos de la Reforma sobre la Pasión: la comunidad canta “Oh cabeza llena de sangre y heridas” contemplando el sufrimiento de Cristo. Quien quiera aproximarse al tema del abuso debe antes que nada aproximarse al sufrimiento de las víctimas con actitud contemplativa. ¿Qué significa cuando yo como niño estando bajo custodia soy objeto de abuso de parte de la persona en quien confío del modo más primigenio y espontáneo? ¿Qué significa esto no sólo en el momento del abuso, sino para el resto de mi vida? ¿Para mi capacidad de confiar? ¿Para mi relación con la escuela, la Iglesia, la familia, cuyo representante fue el abusador?

Los afectados por abusos son “víctimas”. Son objetos indefensos de violencia. La crucifixión es una imagen plástica de esto. Un hombre en la cruz está completamente a merced de la violencia, no sólo físicamente, sino también espiritualmente. El grito del Crucificado “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” expresa el sentimiento de soledad y desamparo de la víctima. Pues eso también forma parte de la experiencia de las víctimas: la soledad. La experiencia de abuso es inexpresable, incluso ante mí mismo. Precisamente porque ocurre en una relación de confianza, me arroja en la inseguridad de si aquello que he vivido es realmente violencia, o si se trata de algo “normal”, como pretende el perpetrador.

A la soledad conduce la experiencia de víctima también debido a que nadie quiere escuchar la historia de la víctima o ni siquiera creer en ella. Aquí surge el segundo aspecto del ser víctima: las víctimas son “sacrificio”. Dado que la historia de la víctima pone en peligro el matrimonio de los padres, la reputación de la institución, la paz de la comunidad, no hay ningún interés en abrirse al relato de la víctima. La víctima vive peligrosamente, porque con su experiencia pone en peligro el sistema en el cual vive. De este modo, debe ser “sacrificada”, obligada a guardar silencio. “Nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca,” dice Caifás en el Evangelio de Juan para justificar la sentencia de muerte de Jesús. Justamente esta lógica banal sacrifica a los afectados por abusos sobre el altar de la institución, del sistema familiar, de la buena fama de la escuela. En esta lógica la víctima aparece insignificantemente pequeña y la institución, gigantesca. Y de este modo la víctima se convierte en sacrificio.

El sacrificio es la continuación del abuso. La violencia contra quienes están bajo custodia, precisamente en su forma particularmente grave de violencia sexual, se vuelve violencia estructural en el momento en que quienes forman parte del sistema cierran los oídos a la voz de la víctima. Que esto ha sucedido en varias lugares se hizo evidente de modo aterrador en los dos últimos turbulentos meses. Mirar solamente a los abusadores en sentido estricto es insuficiente para comprender el abuso.

3. ¿Es un cumplido del buen Dios a la Iglesia que sean justamente instituciones eclesiásticas aquellas en las que se hayan destapado abusos en primer lugar? En la fe cristiana la víctima se halla en todo caso —gracias a la mirada hacia el Crucificado— en el centro. Los acontecimientos y las faltas, de manera más que evidente, le señalan esto a la Iglesia. Ya el comportamiento de los apóstoles hacia el Crucificado fue vergonzoso. El evitar a la víctima incluso dentro de la Iglesia no es nada nuevo. Pero también hay el cambio de mirada, del cual nos da noticia la Pascua. Los apóstoles comprenden que también ellos han fallado. Pero justamente ese amargo conocimiento de sí mismo va unido a un cambio fundamental de pensamiento, la “metanoia”, a la cual convocó Cristo al inicio de su prédica. Por una parte, allí está la comprensión de que la víctima no es culpable. Ni es culpable de haberse convertido en víctima, como tampoco es culpable — con lo que tiene que decir— de poner en peligro a la institución, al pueblo, a la familia. La víctima no tiene que avergonzarse, sino más bien aquellos que la han convertido en tal.

Al respecto, no se trata de ninguna manera de una mera identificación de las víctimas de abusos con Cristo. El poder de las víctimas se deriva de aquello que tienen que relatar, de sus experiencias, no de su propia voluntad de poder. Igualmente Cristo no tiene que querer ser poderoso para ser poderoso. Él lo es por lo que es y ha experimentado. Ni siquiera tiene que sentirse poderoso. Al contrario, si quiere hacer uso de su poder para dominar, para gozar de este poder, para imponer a otros su voluntad, entonces él mismo es un abusador. Del mismo modo una víctima también puede convertirse en perpetrador. Un Dios que no abusa es en todo caso un Dios que no se mueve por la voluntad de poder, sino cuyo poder está al servicio de la libertad.

4. La impotencia extrema y el poder extremo se juntan en la víctima. Esto se puede comprender también desde dentro, desde la perspectiva de las víctimas. Las víctimas de abusos se resisten a ser vistas únicamente como víctimas. En el momento del abuso, en efecto, han sido degradadas a mero objeto de violencia sádica, sexual y de otros tipos. Pero el mismo día del abuso se inicia una lucha por la propia dignidad, una lucha por sobrevivir. En ella la víctima se convierte en luchador, en luchadora, en sujeto. Puede tardar décadas hasta que la víctima finalmente diga: He sobrevivido al abuso. Con la supervivencia la víctima ha alcanzado de nuevo el estatus de sujeto, una libertad que es más fuerte que la libertad nunca amenazada de los ilesos —porque es una libertad por la que se ha luchado— . El sobreviviente — se podría decir también: el resucitado— puede expresar lo inexpresable. Tiene la fuerza de imponerse al silencio, contra los poderosos intereses que están detrás; contra los intentos de acallarlo, de sumergirlo en la lógica del encubrimiento, en el miedo al acoso y a la violencia.

Bíblicamente hay dos conceptos para expresar el acontecimiento de Pascua: “Cristo ha sido despertado de entre los muertos” y “Cristo se ha levantado de entre los muertos”. La primera formulación acentúa la acción de Dios sobre Cristo, la segunda formulación en cambio la propia acción de Cristo. Las formulaciones no se oponen la una a la otra. Pero sin embargo en estos días en que la tempestad del esclarecimiento y el destape recorre Alemania y la Iglesia, la segunda formulación parece ser particularmente útil para lograr una perspectiva que vaya más allá de la tempestad. La Iglesia encuentra al resucitado en las víctimas, cuando reconoce y honra no solamente a las víctimas, sino también a los luchadores, las luchadoras, los sujetos. Los afectados por abusos ya no son “meramente” aquellos que estaban bajo custodia cuando fueron objeto de abuso y fueron rechazados. Ellos tienen algo que decir, que va más allá de su mera historia de víctimas. Han tenido experiencias con la Iglesia, con la jerarquía, con la pedagogía ignaciana, con la pedagogía reformista y con otras pedagogías en su lucha por sobrevivir, de la cual se puede aprender algo. La teología de la liberación acuñó una vez la expresión de la “escuela de los pobres”, de la cual la Iglesia podría aprender. El diálogo con los “resucitados” es una oportunidad de aprender para la Iglesia, para la pedagogía de escuelas e internados, para el derecho y la política.

5. Quien se halla en medio de la niebla, debe conducir despacio y con atención. Pero esto no debería constituir una situación duradera. A la Pascua va unida una esperanza, que sobrepasa lo ahora expresable. La vida es vivida hacia adelante y entendida hacia atrás. En la avalancha no se tiene que entender aún el sentido del todo por completo, pero éste se irá mostrando, pieza a pieza, y quizás todo de improviso.

Al dicho citado de Caifás el Evangelista le añade un comentario: “Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación.” De este modo el sacerdote sacrificador del culto institucional y del cálculo de poder es burlado por Dios, por lo que pasa al final. Dios hace de él un muñeco, que danza a su melodía: “Yo uso tu poder, para mostrar mi poder”.

Cómo sucede esto, es algo que se puede leer en la historia de Jesús. Jesús es sacrificado por Caifás, pero Dios hace de este sacrificio su sacrificio, su don a la humanidad. La violencia contra la víctima se convierte en testigo de la verdad; mientras más griten “fuera, fuera con él”, más se coloca la víctima en el centro, en el monte, en el trono. La angustia de Jesús se convierte en el lugar de la total confianza de Jesús. Las espinas se convierten en una corona. El escarnio, en devoción. De los elementos de la avalancha atronadora surge una casa habitable: una Iglesia que no tiene miedo por sí misma; escuelas en las cuales importe realmente la dignidad de los alumnos; hospitales en los cuales importen las necesidades de los pacientes: familias en las cuales se logre la confianza en libertad.

(Traducción al español: Martin Scheuch)

________________________________________

TEXTO ORIGINAL

Der Tagesspiegel
Missbrauch und Kirche: Aus den Dornen wird eine Krone (04.04.2010)
http://www.tagesspiegel.de/meinung/kommentare/missbrauch-und-kirche-aus-den-dornen-wird-eine-krone/1782700.html

14 pensamientos en “IGLESIA Y ABUSOS: LAS ESPINAS SE CONVIERTEN EN UNA CORONA

  1. Causa una pena grande lo que está sucediendo. Hace poco he leído la “carta” que escribió Luis Fernando Figari y que fue repartida internamente en la familia sodalite y puedo asegurar que él no la ha escrito, fueron años los que leí y estudié sus libros, él no ha escrito esa carta. En qué terrible y triste posición se colocó este hombre ,con su soberbia y perversión, en la situación de mandar y ser reconocido como un santo.
    Le pongo un ejemplo a un amigo con el que comparto en distinta medida la turbación y que sabe que no me voy a quedar callado, por ahora.
    Un hombre, casado y padre de familia, que llega tarde a su casa y lo hace cansado. A veces ve a sus hijos y les grita, otras pierde la paciencia más y hasta los golpea, también mira o eso parece con lascivia a las primas de sus hijos o a sus amigas, pero se le entiende, es un buen hombre, hace muchos sacrificios por su familia, a ellos no les falta nada, es un modelo para la familia de su esposa y para los vecinos y se le justifican las falta. Pero después de un tiempo si se quiere largo se descubre su doble vida, que en realidad salía temprano del trabajo, que ganaba más, que paraba con prostitutas, etc, ¿Qué nueva consideración ahora se le tendrá, acaso no se entenderán mejor sus actitudes y su comportamiento?

    Hay un texto que fue editado por VE, lo escribió Monseñor Aguer, se llama Espíritu y Fuego, trata sobre la espiritualidad cristiana y sobre distintas espiritualidades, ojalá los emevecistas viejos puedan leerlo y meditarlo. Se darán cuenta, también, de la relación que hay entre el carisma dado por el Espíritu Santo y la experiencia de quienes lo reciben. ¿acaso la expresión de la mal llamada espiritualidad sodalite no fue el verdadero “estilo sodalite”?

    Me gusta

    • Solo para aclarar un punto, la carta fechada el 01.11.2015 de Luis Fernando Figari, no ha sido difundida en la Familia Sodálite, ha sido escrita por el mismo LFF y por el contenido de la misma Sandro Moroni decidió no divulgarla, LFF remitió la misma a algunos sodálites, familiares y amigos. No ha sido difundida y no hace sino confirmar que LFF no quiere comprender ni ponerse a disposición de las autoridades fiscales y judiciales peruanas. Gran diferencia de LFF entre lo señalado en la carta y lo mencionado en esta entrada del blog.

      Me gusta

  2. Gran diferencia entre moroni y mertes.
    El escrito del padre Mertes es una hermosa forma de explicar el valor de ser víctima, articulando este valor hacia lo que pedagógicamente podemos aprender de ella, o aún de nosotros mismos si nos tocó serlo.

    Lamentablemente el sodalicio procede como que si la víctima fuese figari.

    ———————————————
    Pedro Salinas en la entrevista de el comercio :

    “El presidente de esa comisión, Manuel Sánchez-Palacios, le pidió a [Alessandro] Moroni, [superior general del SVC] que traiga de Roma [donde reside] al Perú a Figari para una entrevista. Moroni se opuso, aduciendo que había recibido una directiva del Vaticano para que Figari no tenga contacto con nadie, a fin de no interferir con las investigaciones del visitador apostólico Fortunato Pablo Urcey. No obstante, este obispo dijo, en una entrevista a RPP, que no investigará nada y que su función solo es “preservar el carisma del Sodalicio”. Es una respuesta desconcertante.”

    “Si Figari fuese inocente, hace rato habría renunciado a la figura de la prescripción, pero su abogado ya dijo que eso no va a pasar de ninguna manera.”

    “Una de las víctimas señala a JAIME BAERTL y EDUARDO REGAL, número dos en la organización del Sodalicio, al igual que otros religiosos a quienes se les informó sobre estas denuncias, las desestimaron y taparon.”

    “Hay personas que están hartas de que se siga protegiendo a Figari. Muchos están descontentos y han firmado comunicados internos para pedir la expulsión de Figari. No son solo sodálites que viven en comunidad, sino directivos de las organizaciones y de los negocios que tiene el Sodalicio, como la Universidad San Pablo, en Arequipa. También hay padres de familia preocupados por sus hijos que estudian en colegios del SVC y religiosos que se vienen apartando del movimiento.”
    ——————————————

    Moroni : Luis Fernando Figari ya no puede ser considerado un referente espiritual. *******

    ——————————————

    – Esto va a ser un proceso duro y difícil, hasta que dejen de lado el vocabulario de figari, diferencien la abstrusa y monumental influencia de éste en el sodalicio y empiecen a entender la razón real por la que muchos miembros de la familia sodálite sí se han encontrado con Xto.
    Va a ser como aprender a hablar otro idioma sin que haya nadie presente que se los enseñe o, … aprenderlo cargando la única cruz que los une, aunque figari se las haya hecho más pesada. Cada sílaba que caiga al suelo la volverá más ligera y los acercaría, pienso, a una reconciliación verdadera y no a una “reconciliación segregante”.

    Si esa substancia o razón no les sirve para encontrarse con el área más grande de víctimas que conocemos, es decir la de los pobres, todo será en vano y el sodalicio habrá muerto. Pero para salir de la obsoleta polarización política con la que figari generó tantos malentendidos allí, esto es un primer pasititito.

    … y por favor no se vistan de azul, ya que hacen recordar a la ‘División Azul’, los soldados de Franco en España que luchaban para Hitler. … lo del color azul, también fue idea de figari ?

    La verdad los hará libres.

    Me gusta

  3. ¿Ese comunicado lo escribió A. Moroni o Figari?
    Porque el léxico, la terminología parecen sacados de “Huellas de un Peregrinar”, “En Compañía de María”, “Una Espritualidad para Nuestro Tiempo”, la Memoria del 76, etc.
    es decir el extenso texto lleva la marca indeleble de LFF, lo cual evidencia el grado de adoctrinamiento de la cúpula, y los grilletes emocionales que aún los sujetan al fundador.
    Por eso les es tan difícil emprender la reestructuración integral que corresponde.

    Me gusta

    • Te refieres a la carta ‘oficial’ de moroni o a la carta ‘oficial’ de figari ?

      El vocabulario de figari está tan presente en todo lo que es sodálite que, al parecer, muchos tienen dificultades para distinguir quién escribió cuál carta. Estos sujetos están tan acostumbrados a la despersonalización que se les hace complicado agarrar el bolígrafo y escribir algo que sea realmente personal y fuera de las propias expectativas de “escribir lo que creen que deben escribir”. Típico síntoma de las víctimas de una ideología. De eso cuesta salir, no es fácil. Chequea la forma tan ausente e impersonal en la que figari escribe sobre “víctimas”. Allí queda clara – una vez más – la pobre empatía con la que influyó en todo un movimiento. Así pasa siempre con ese tipo de estructuras de personalidad.

      La palabra “deconstrucción”, en tantas de sus facetas y aplicaciones, viene a ser – como noción – una herramienta que moroni no debería despreciar. Especialmente para descubrir los miedos inconcientes y taras de figari a través del abecedario que él lamentablemente les ha inculcado a quienes por largo tiempo no quisieron desarrollar una conciencia propia, producto de la desconfianza ajena y propia.
      Si deconstruyes a figari y cúpula encuentras las contradicciones con el Evangelio.

      En un breve ejemplo se les va a hacer difícil reconocer que “autenticidad” se encuentra en evidente contradicción con “expansionismo” y que la autenticidad no la logras de una forma auto-transitiva, sino que la vas reconociendo cuando la tienes … O que escuchar, o convencer y convertir son todos muy diferentes, empezando con que la conversión viene de la Gracia y no del sodalicio, etc., etc. Escuchar primero agotadoramente es mejor.
      Ese tonto imperativo auto-transitivo, a través del cual uno no puede reconocerse ni ganar conciencia de sí mismo, es una de las primeras cosas en las que deberían de trabajar, de una forma más relajada pero intensa. Control y disciplina deberían ser muy, muy secundarios por ahora, según mi opinión. Dejen que el humano fluya para que tengan un objeto con el cual trabajar, si la influencia de su ideología no es tan fuerte como para lograr observarse, conocerse a calzón quitado – como se dice.

      Tienen que entender que un vacío, producto de tanta influencia megalomaníaca, no lo pueden llenar con imperativos categóricos ni con ideas, sino con uds. mismos, con lo que son, con la realidad sea cual fuese.

      Existe una teoría de redes (sociales), y cuando éstas se encuentran infectadas por una hiperestructura que es producto de las patologías reinantes en una atmósfera social ideológica, una de las soluciones consiste en usar los nudos de estas redes. En estos nudos es posible colocar a personas que estén agraciados con abundante empatía (usualmente las personas que no tienen interés por el poder y hacen las cosas de corazón sin intenciones manipulativas ni ganas de ser reconocidos – esto no es fácil de distinguir).
      Esto cura a las redes, y hay casos probados en los que ésto funciona. Lamentablemente no he podido encontrar documentación de esto, pero hablo por propia y larga experiencia.

      Por todo esto, más que una reestructuración integral, yo comenzaría por preguntar cómo son en la realidad, conocerse, identificarse con algo real sin temor a las caídas de máscara que de hecho resultarían de esto, tú qué piensas ?

      Me gusta

      • Me refiero al extenso comunicado del superior general cuyo link está indicado en el primer párrafo del post.

        Llámesele “reestructuración” o “reforma” lo cierto es que el SCV no puede quedarse tal como está,
        es decir hacer cambios cosméticos pero mantener la organización vertical de autoridad absoluta del líder / cúpula, y pensamiento único que no acepta críticas ni cuestionamientos.

        Me gusta

  4. – Estas son palabras de la carta de Alessandro Moroni que si bien también han sido escritas por la presión de los hechos tienen un gran valor y suponen un deseo sincero, considero yo, por parte de muchos sodalites para que la situación cambie, lo que no significa necesariamente que el Sodalicio se mantenga o que los sodalites permanezcan en la institución.

    “La verosimilitud de muchas de las acusaciones que se han hecho públicas, sumadas a las investigaciones que me correspondió hacer y que motivaron las medidas que les comuniqué el año pasado, nos llevan a reconocer que históricamente Luis Fernando Figari es nuestro fundador, pero que hoy no lo podemos considerar un referente espiritual. Por eso en el diálogo que tuvimos el día 19 de diciembre les dije lo siguiente: «se dio la disposición de sacar las fotos de Luis Fernando de los lugares públicos, páginas web u otros lugares donde se pudiera dar a entender que es un referente espiritual. Esas fotos, y colocadas como estaban, hablaban que no sólo es nuestro fundador históricamente, sino que era un referente espiritual. Hoy a todas luces comprendemos que no puede seguir siéndolo más. Nadie le quita los aportes, ni las cosas buenas que pueda haber hecho, pero entendemos a la luz de todo lo sucedido que esas fotos no deben estar ahí. Por eso no sólo las fotos no deben estar en esos lugares, sino que sus textos no pueden ni deben ser difundidos, ni ser mencionados en charlas, homilías, en la formación y meditaciones. Eso no quita que haya elementos objetivos de verdad, y que privadamente puedan ser usados, y que puedan ser elemento de trabajo para la nueva etapa que estamos viviendo. Pero hay que entender que hay una contradicción a tal punto entre lo que se dice y los elementos verosímiles hoy públicos que no se pueden proponer o difundir. No es una incoherencia cualquiera como la que tiene cualquier miembro de la Iglesia que es pecador. Sino que estamos hablando del fundador, y como lo entendíamos como referente espiritual para la obra, pero que hoy no puede serlo más».
    Tengo ya suficiente información y claridad para dar este paso como Superior general, aunque soy consciente de que aún estamos a la espera de un pronunciamiento de la Santa Sede sobre este y otros asuntos vinculados. Tenemos que reconocer también que, a pesar de no haber tenido conocimiento de muchas de estas cosas, ni conciencia de la gravedad o profundidad de sus incoherencias, muchos hemos sido testigos de actitudes o conductas suyas que son ajenas a lo que una persona consagrada, y más aún un fundador, debe testimoniar. Y que por diversas razones —que van desde la inmadurez, el respeto humano, la comprensión errada o distorsionada de lo que es un fundador y su importancia para la vida de una comunidad, y seguramente otras más— no supimos reconocer ni sopesar la realidad, reaccionando como hubiera sido necesario. Y todo ello ha tenido consecuencias de sufrimiento para muchas personas.”

    – Toda sociedad tiene el derecho de defenderse y en ella también los miembros de la Iglesia que pueden hacer uso de este, por una obligación de fe y una exigencia de su propia conciencia, y este derecho puede manifestarse de manera concreta a través de los medios de comunicación. Y considerando los hechos referidos al Sodalicio los medios incluyendo este blog han jugado un gran papel a favor de la justicia o de su búsqueda y de las victimas. Las cosas no pudieron haber ocurrido de otro modo, no sólo porque el Sodalicio cerraba los ojos y los oídos, negando los hechos sino también por la gravedad de los mismos.

    ¿Qué va a suceder?
    No lo podemos saber, pues los compromisos afectivos, la turbación, el salir de un estado mental, aún en proceso, en que la imagen de la institución (antes impecable) se viene o se vino abajo, incluyendo la desmitificación de Luis Fernando, generan un sufrimiento que en algún momento con la gracia de Dios será consolado y suscitará una purificación, luego cada uno tomará un decisión. ¿seguirán en el sodalicio o no? ¿se integraran a otras comunidades eclesiales o simplemente se irán? Lo que no significa que se alejen de Dios y si alguno pierde la fe, y esto ha pasado con muchos, hay que esperar y desear que en algún momento reconozcan el amor del Señor que no olvida y no abandona y muestra de ello es que todo al final se supo…..

    Me gusta

    • Hmmm, … cuando hablamos de una “cultura sodálite guía” que esta atorada de eufemismos y de las taras de figari, hablamos de una suerte de inercia que, con un carácter dominante, va a seguir llevando consigo todos esos elementos de ceguera y mudez que se conocen desde los inicios del sodalicio. En alemán a eso le llaman “Leitkultur”, para lo que no hay una traducción apropiada. (Se suele traducir como “cultura dominante”, pero es inexacto). Viene del verbo “leiten”, que significa llevar, encausar, dirigir, guiar. Una ‘Leitkultur” implica un principio tácito, algo que está en el aire y de lo que todos participan, que tiene una forma de presencia anónima y, sin embargo, es aceptada por todos pero nadie puede describir en su totalidad, no se deja agarrar con la conciencia, no se deja atrapar con la mano para poder describirla a plenitud. Es que se está adentro de ella.

      El dilema viene a ser : cómo salir de un ‘estado alterado de conciencia’ cuando aún se está adentro, si los cambios que se propondrían se conceptualizan desde dentro de ella ? La experiencia de la historia para con los grupos fascistas demuestra tanto que eso es un proceso lento y arduo que de hecho va a seguir llevando taras consigo, como que la prioridad se detecta en las estructuras sociales del grupo: en su identidad como maraña de relaciones sociales entre sus integrantes. La imagen que todos tienen del grupo como estructura social-funcional. Despojarse del vínculo entre verticalidad y eufemismos es imprescindible, y moroni tendría que aceptar que esto va a ser un largo proceso lleno de contradicciones que va a tener que administrar. No creo que esté a la altura de detectar, ni de administrar consecuentemente. Muchísimo menos si sigue protegiendo intereses.

      Por ejemplo, no olvidemos que moroni sigue callando y encubriendo a quienes – por su parte – han encubierto a doig, figari, daniels, Murguía, Levaggi, de Trenemann tampoco se han pronunciado, etc., etc. La lista de encubridores es más amplia, naturalmente. O acaso moroni va a sancionar a Jaime Baertl o a Eduardo Regal ? Este comportamiento de moroni va a tener consecuencias de varios tipos, especialmente lo que al futuro del sodalicio respecta.
      Seamos realistas, eso implica a una CÚPULA CRIMINAL, no nos engañemos. Y los que se quedan allí bajo esas tristes condiciones están traicionando todo lo más íntimo por lo cual entraron. Y eso que aquí me refiero a los temas ‘sexuales’, falta toda la implicancia desde temas como control mental y manipulación sicológica, violencia y abusos físicos y sicológicos, manipulación del contenido de la doctrina social de la Iglesia, estrategias de expansionismo, segregación y selectividad, y uff … etc. Todas las taras que desembocaron en un elitismo huachafo, hipócrita e incompetente.
      Mira a H. del Castillo con toda su pseudociencia dañando a diestra y siniestra ! El que no vió nada, teniendolos a todos frente a las narices (décadas). Cómo rayos se les ocurre impulsar una ideología desde un cimiento pseudocientífico a través del típico ciego que ni quiere ni puede ver ? Eso es de locos ! Moroni va a tener que apurarse en deconstruír las arquitecturas pseudosociales de un enfermo, y no creo que ahora tenga conciencia de lo que son los cimientos en ese contexto !

      Se creerán ellos mismos la propia desmitificación del sodalicio ?
      Lo que ha escrito moroni no da la impresión de eso, y eso va a tener consecuencias. Sin embargo, creo, si se considera que todo esto podría haber sido querido por Dios, esto puede empujar más a encontrarse con Xto y no huír sin haber resuelto el dilema, primero en la propia cabeza. Lo que sí, el que se quede sin tomar una posición activa en esos cambios, el que no permanezca proponiendo análisis, descripciones, apertura y diálogo, humildad (PROPIA, y no como efecto de un mandato), el que no dude de su propio ‘estado alterado de conciencia’ y busque más bien una posición cómoda de reencauches, decoraciones y ornamentos azules, no ha entendido nada ni quiere entender. Sospecho que quedan demasiados con esa tara.

      El futuro del sodalicio es incierto y está en las manos de sus integrantes, y no de su cúpula. Esa cúpula es responsable de llevarlos donde lamentalemente están.

      Me gusta

  5. De acuerdo. Hace poco conversaba con un psicologo que fue agrupado y me llamaba la atención sobre lo siguiente. Había gente inteligente, que leía y estudiaba que enfrentaba conceptualmente cualquier doctrina y hasta las explicaban. Le respondí que hacia afuera no había problemas, me refería cuando se brindaba catequesis por ejemplo o incluso cuando se filosofaba si se quiere, bueno esta fue la experiencia de algunos, pero, y aquí creo coincidir contigo y además agradezco tu paciente explicación, había un problema de lectura interior, de reinterpretación como si hubieran marcos o parámetros mentales invisibles que filtraban no sólo tus experiencias sino también lo que leías. Aceptó lo que le dije más aún cuando le puse de ejemplos a los que se fueron o salieron incluyendo también al sr. Rodriguez, el Ronco, la familia, su matrimonio (bendecido por Dios) de algún modo lo han “alejado” como para ver y reconocer lo que otros no.
    Difícil, muy difícil quedarse.

    Me gusta

    • Sip, la mejor forma en que un grupo humano puede perder su conciencia y su capacidad de observarse y entenderse es alejando a sus críticos. De esa forma solamente permanece una identidad auto-convencida, falsa y producto de todas esas “provisiones narcisistas” que describe la psicología. Esas provisiones son detectables desde que resalta en un grupo humano el hábito a palmearse la espalda y felicitarse mutuamente “entre ellos”, y en la imagen que quieren dar hacia afuera. Allí uno de los grandes y típicos puntos ciegos es la soberbia, la altanería, la arrogancia, que no se dan cuenta que todos los de afuera reconocen en ellos. Ni se percatan.

      De nada le sirve a una persona ser inteligente si no observa sus problemas, como tan abundantemente se ve en la historia. Inteligencia no es una garantía de verdad ni de autenticidad, no suplanta la calidad humana y todos somos víctimas de nuestros problemas.
      Los peores dictadores y criminales de lesa humanidad han sufrido exactamente de ese conflicto narcisista, entre inteligencia, ceguera, crimen y cero empatía, pero ojo : mucha inteligencia social ! No es fácil distinguir entre inteligencia social y empatía, que nada tienen en común !
      En teoría, gente así es detectable rápidamente por la sociedad, pero el que sufre de eso se suele rodear de quienes comparten los mismos puntos ciegos para institucionalizarse. Es siempre el mismo problema, a los sanos los van excluyendo.
      De esa manera solo quedan adentro quienes ayudan a que ese grupo sólo se repita a sí mismo y no sea más capaz de expandirse espiritualmente. Tan sólo queda la expansión basada en otros argumentos – desde el poder : y poder se entiende como dinero, información y/o violencia, como se describe desde hace décadas.
      Los empáticos no encontramos un “vínculo social”, una conexión, un formato social para realizarnos allí, y nos vamos a otra parte.
      Eso me pasó a mí, creo que le pasó a Martin y a la chica Figueroa, y puffff ! … a un sinfín de personas.

      En cuanto a lo del “problema de lectura interior”, a eso es a lo que me refería la otra vez con que lo ideológico desde figari se ha vuelto independiente como sistema autosuficiente, y es que el carácter tácito dificulta “cogerlo para entenderlo”. Lo de los sodas no es inteligencia, en el sentido amplio de la palabra. Eso es racionalidad, inteligencia es otra cosa.
      Como sé que en esa profunda ignorancia sodálite, que tantos hemos conocido, no existe la capacidad de explicar estas cosas, tengo la paciencia desde hace dos años y tanto de irlas explicando poco a poco.

      De nada, a tu servicio.

      Me gusta

  6. Sorry Vidal reaccionó con lo sgte, “profundamente” airado por la entrevista a Pedro Salinas :
    http://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/aclaracion-pedro-salinas-fernando-vidal-castellanos-noticia-1871787?ref=nota_opinion&ft=contenido
    “Es falso, asimismo, que el Sodalicio proteja a Figari. Ante la imposibilidad de expulsarlo mientras no se concluye el proceso en el Vaticano, hemos hecho todo lo posible para que se mantenga alejado de la vida de nuestra comunidad. Por eso, hasta que la Santa Sede se pronuncie, solo podemos reiterar nuestro claro y contundente deslinde moral con respecto a Figari, tal como lo ha expresado nuestro superior general en repetidas oportunidades, tanto de manera pública como en nuestra comunidad. Lo más importante es llegar a la verdad y en ello estamos comprometidos firmemente.”
    ——————————————————-

    – Le creemos ? Desde cuándo está Figari en Roma ? Desde cuándo existe, sin embargo, el argumento de “no poderlo expulsar mientras no se concluye el proceso en el Vaticano”, ahora sí sólo creo en negro sobre blanco, con sello, firma, huella digital y test de DNA.
    Acá los tiempos, las fechas no coinciden. El que ha decidio clavarse en Roma fue figari mismo, ni moroni ni nadie. Más bien, lo del Vaticano los salvó de la campana, o no ?

    Y sigue :

    ——————————————————-
    “Salinas se refiere a la solicitud hecha por el presidente de la Comisión Ética para la Justicia y la Reconciliación para que Figari comparezca ante ella, y afirma que nuestro superior general se opuso a dicho pedido. La verdad es que Moroni ha explicado que existe una imposibilidad que él mismo tiene que acatar, una vez que las autoridades del Vaticano pidieron que Figari no regrese al Perú hasta que termine la visita apostólica, de manera que no se afecte el debido proceso al que está sometido. Frente a esta situación, Moroni está interponiendo sus oficios para concertar una entrevista por videoconferencia o algún otro medio. ”
    ——————————————————–

    – Quién fue el primero en asegurar que Figari (sí o sÍ) NO vendría al Perú. Se acuerdan ? No fue su mismísimo abogado ? Y recuerdan las razones que dió ? Y qué tienen que ver las razones dichas por su abogado con las que le convienen y menciona Vidal ? Pero “seguro” que figari se muere de ganas de venir al juicio !!!!
    Mas bien un argumento se sirve del otro por pura conveniencia, esa es la lógica del caso. Otra vez el Vaticano los salvó de la campana.

    Y para colmo :

    ———————————————————
    “No podemos dejar pasar las afirmaciones falsas y difamatorias que ha emitido Salinas, quien acusa a dos miembros de nuestra comunidad de complicidad en hechos gravísimos, sin presentar otro fundamento que su opinión. Consideramos que también en este caso hay un deber moral con la verdad y la honra.”
    ———————————————————

    – COMPLICIDAD ? EN EL SODALICIO ? Nooooo. Pero qué malvado Salinas 😀 de dónde se le ocurre que en el sodalicio hayan personas capaces de semejante acto ? La evidente y larga tradición en el sodalicio del apego a la pura “verdad” y la prioridad heróica de la “honra”, que tanto conocemos desde hace tantos años en su cúpula, especialmente muchísimo antes de las denuncias por abusos sexuales. La lentamente larga carrera sexual del sodalicio de la vida cristiana, y su tradición en encubrir a sus criminales es pura imaginación de Salinas y de un montón. Seguro que tan sólo una ‘alucinación esquizofrénica’.

    Y para rematarla :

    ————————————————————
    “Estos temas son dolorosos, el sufrimiento de las víctimas merece la mayor atención y respeto. Llegar a la verdad requiere dedicación y cuidado. Precisamente por eso, la combinación de especulaciones y apariciones del autor de “Mitad monjes, mitad soldados” (2015) está llevando a que, lejos de acercarnos a la verdad, se genere mayor distorsión y confusión.”
    ————————————————————-

    – No Sorry, estás equivocado, Salinas sólo está harto, como muchos porque ya no les creemos nada. O no te has puesto a pensar, qué habría pasado si Salinas/Ugaz no publicaban el libro ? Que no entiendes lo que le deben ?

    A ver, junta la punta de la lengua con los dientes incisivos superiores y prepara una “e” y pronuncia : sssenquiuu. Esas cosas se agradecen, porque las víctimas, Salinas, Martin, Figueroa, Ugaz, y un largo etc. han hecho todos un largo e intenso trabajo, el trabajo que debieran haber hecho uds. Y QUE NO HICIERON NI LES IMPORTÓ LAS CONSECUENCIAS !

    *** Recordemos para esto lo que salió publicado en La República el 8 de Noviembre del 2015 (!) :

    – “Sin embargo, no es aquí donde reposa Figari; cerca de esta residencia, en un pequeño departamento –y no al sur de Italia– es en donde el fundador pasa sus días actualmente. De allí no planea moverse hasta que su abogado se lo indique.”

    – “(…)…según fuentes de la agrupación, Blanco ha llamado a presionar y amenazar a gritos a los miembros del Consejo Directivo del Sodalicio, integrado por Alessandro Moroni, Fernando Vidal, Jorge Olaechea, Carlos Neuenschwander y el sacerdote Juan “Pepo” Mendoza. Todo ello cuando la expulsión de Figari estaba ya aprobada.”

    ——————-
    No habrían, digo yo, algunas … contradicciones … ?
    Sorry, hasta donde recuerdo, ni el ajedrez ni una conciencia auténtica eran tu fuerte …

    Me gusta

  7. Pingback: SODALICIO: EL SACRIFICIO RITUAL DE LAS VÍCTIMAS | LAS LÍNEAS TORCIDAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s