EL CUENTO DE HADAS DEL SODALICIO SEGÚN MONS. TOMASI

mons_adriano_tomasi

Durante décadas el Sodalicio nos ha contado su propia historia oficial, maquillando algunos hechos y omitiendo otros, arrancando las páginas incómodas de su pasado y su presente, como si se tratara de un cuento de hadas plasmado por obra y gracia de la varita mágica del Espíritu Santo. La publicación de Mitad monjes, mitad soldados de Pedro Salinas y Paola Ugaz nos reveló los recovecos de una historia mucho más terrena, donde junto a grandes ideales y aspiraciones de grandeza no faltaron los intereses turbios, los conflictos humanos y las acciones inmorales, que traspasan en ocasiones la frontera de lo delictivo.

He de admitir que el Sodalicio es una línea torcida que ha servido a muchas personas para descubrir un camino espiritual que le diera sentido a su existencia, pero también ha dejado un reguero de vidas destruidas, de gente que ha perdido la fe en Dios y la confianza en la Iglesia, de familias que han sufrido el distanciamiento de sus hijos, o que los han recuperado con profundas heridas psicológicas y un futuro profesional incierto.

Y cuando creíamos que este cuento de hadas había sido arrinconado en el desván del olvido, entra en escena Mons. Adriano Tomasi, obispo auxiliar de Lima, para volver a ponerlo sobre el tapete durante la Misa del 44° Aniversario del Sodalicio de Vida Cristiana y consolar con esta visión idílica las conciencias de los sufridos miembros de la Familia Sodálite. Éstas fueron textualmente sus palabras:

«Hace 44 años Luis Fernando y quienes entonces le acompañaban, no pudieron encontrar otra fecha más acorde con el amor y la devoción del todo particular que profesaban a nuestra Santa Madre que esta fiesta de la Inmaculada, la “Tota Pulchra”, y por eso el 8 de diciembre de 1971 daban vida al Sodalicio de Vida Cristiana, al que más adelante se integrarán las Fraternas y las Siervas.

Era el Sodalicio, una nueva realidad eclesial que suscitaba el Espíritu Santo como fruto del Concilio Vaticano II, terminado pocos años antes, una nueva realidad que ha dado y sigue dando grandes frutos que nacen de un nuevo carisma, que enriquece a la Iglesia con grandes dones espirituales, distinguiéndose por la fidelidad a la Iglesia y a los Pastores, en el servicio generoso y la caridad a los más amados de Jesús y en la evangelización a través de religiosos y religiosas, laicos y laicas consagrados, bien preparados para asumir los desafíos de nuestros tiempos y testimoniar a Cristo y su Evangelio en todo lugar donde la Iglesia les llame.»

Quiero dirigirme ahora a usted, estimado Mons. Tomasi.

Ya que menciona a Figari, si tanto era «el amor y la devoción particular que profesaba a nuestra Santa Madre», ¿eso le impidió someter homosexualmente a varios jóvenes miembros del Sodalicio desde los inicios de la institución? ¿Cometió esos abusos en honor de la Virgen María? ¿Estaba lleno de buenas intenciones cuando decidió “espiritualizar” de la manera que todos ya sabemos a quienes él había elegido para integrar un círculo íntimo en torno a su persona?

Que el Sodalicio haya sido suscitado por el Espíritu Santo entra dentro del campo de lo indemostrable. Quien quiera creer lo contrario, no va contra ninguna verdad de fe. Y hacerlo puede constituir la base para una terapia sanadora que permita librarse de la manipulación de la conciencia y de la libertad que con frecuencia se ha practicado en la institución. Si usted, ante todo lo que ha salido a luz, dijera que tiene dudas de que el Espíritu Santo haya suscitado el Sodalicio, no sabe cuánto bien haría a tantas personas que temen abandonar la institución por temor a convertirse en traidores de la voluntad divina. Ni se imagina el hermoso don que sería para esas personas tener la oportunidad de decidir con plena voluntad cuál es el camino que van a tomar. Le garantizo que muchos mantendrían la fe y seguirían sirviendo a la Iglesia, al contrario de aquellos que un día descubrieron amargamente que habían sido objeto de manipulación y terminaron alejándose decepcionados no sólo de la Iglesia, sino de todo lo que oliera a religión. No los culpo.

Ahora bien, ¿podría usted decirme cuáles son los «grandes dones espirituales» con los que el Sodalicio enriquece a la Iglesia que no se hallen presentes en otras familias espirituales del Pueblo de Dios? ¿Y cuáles son los frutos a los cuales usted se refiere? Pues si bien es cierto que a través del Sodalicio muchos han encontrado la fe cristiana —entre los cuales me cuento yo mismo—, también es cierto que a lo largo de su historia son muchos más los que han dejado la institución que los que han permanecido en ella (ver mi post FANTASMAS DEL SODALICIO). Y la mayoría de estos ex sodálites no encuentran motivos para mostrarse agradecidos por las cosas buenas que recibieron, pues —haciendo un balance— son mayores los daños que les fueron infligidos. Hasta sé de muchos que han tenido que pasar por terapias psicológicas, mientras que otros no han podido recuperarse del todo hasta ahora y viven con el alma hecha pedazos.

Por otra parte, ¿le parece a usted que el Sodalicio se distingue por «la fidelidad a la Iglesia y a los Pastores»? Que yo sepa, lo que fundó Figari no parece ser una organización que haya estado al servicio del Pueblo de Dios en general, sino más bien parece haber seguido una agenda propia para adquirir poder e influencia en la Iglesia y en las élites de la sociedad. Figari y compañía supieron manejar muy bien las relaciones públicas con los obispos, mientras que para adentro ni se imagina lo que decían de los mismos: que el cardenal Juan Landázuri Ricketts era un payaso, que el cardenal Augusto Vargas Alzamora era un débil de carácter y así por el estilo. Ni hablar de Mons. Luis Bambarén —quien llegó a ser Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana—, sobre el cual jamás escuché un comentario positivo de boca de un sodálite. Yo ya no vivía en comunidad en la época del cardenal Cipriani, por lo cual no sé qué opinaban sobre él al interior de las comunidades sodálites. Pero sospecho que lo que se decía de él entre bambalinas no debe ser muy halagador.

Por otra parte, la “fidelidad” a los obispos siempre se ha guiado por la postura doctrinal que tuviera el prelado —que debía coincidir a grandes rasgos con la ideología conservadora y fundamentalista del Sodalicio— o por las ventajas que pudiera obtener la institución a nivel eclesial. En caso de estar en buenas migas con un obispo, hiciera lo que hiciera, siempre había que defenderlo, aun cuando tuviera actuaciones cuestionables. Por eso mismo, nunca encontrará de parte de ningún miembro activo del Sodalicio ninguna crítica a Mons. Cipriani, por lo menos en público. Y a eso no lo podemos llamar fidelidad, sino adulación y renuncia a todo razonamiento crítico y sensato.

Por otra parte, ¿cree usted de verdad que quienes se hallan vinculados al Sodalicio están «bien preparados para asumir los desafíos de nuestros tiempos y testimoniar a Cristo y su Evangelio en todo lugar donde la Iglesia les llame»? ¿De dónde saca usted eso? Que yo sepa, la formación que se ha impartido en la Familia Sodálite nunca ha sido sometida a una revisión por parte de profesionales independientes —teólogos, educadores, psicólogos, etc.— a fin de verificar que sea buena, correcta y adecuada. Yo, que he sido formado en el Sodalicio, tengo una impresión distinta. En el Sodalicio no se le enseña a la gente a pensar, a reflexionar personalmente con libertad, a ver los distintos aspectos de un problema de la manera más objetiva posible. Más bien, se le dice qué debe pensar, qué lenguaje debe utilizar y, sobre todo, se le exige resignar el raciocinio y acallar todo cuestionamiento para obedecer sin chistar y aceptar todo lo que venga de la institución como verdad absoluta. Si usted cree que gente con una “preparación” así es la más indicada para «asumir los desafíos de nuestros tiempos» y dar testimonio de Cristo, discrepo.

Además, debe usted tener en cuenta que el Sodalicio suele afirmar que asume las enseñanzas de la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia sin interpretación, cuando en realidad adopta una de las interpretaciones más peligrosas que puede haber: la del fundamentalismo, que se queda en la letra y pierde de vista el espíritu de las cosas. De ahí la rigidez y la intolerancia —incluso hacia otros grupos y miembros legítimos del Pueblo de Dios— que han estado presentes en el Sodalicio desde su época fundacional.

Por otra parte, basta con entrar en contacto real con la cultura de nuestro tiempo para darse cuenta de que, por su temática y su alcance, la formación impartida en el Sodalicio es mediocre y estrecha de miras, al igual que lo es el “pensamiento” de Luis Fernando Figari. De tal palo, tal astilla.

Finalmente, estimado Mons Tomasi, me preocupa que haya usted tachado de meros «chismes y prejuicios» las revelaciones escandalosas sobre el Sodalicio, quitándole gravedad al asunto. Más aún, cita las siguientes palabras de Chesterton para buscar darle ánimo a los atribulados miembros de la Familia Sodálite —los cuales, en su mayoría, no tienen ni arte ni parte en lo que ha pasado—: «Quien no ama a la Iglesia ve los defectos de sus hijos e hijas. Quien la ama todavía los ve mejor: pero no ve solamente esos defectos, ve también sus virtudes, que todavía hoy, a pesar de tantas crisis, las hay en abundancia».

Estoy totalmente de acuerdo con estas palabras. Pero tenga en cuenta que Chesterton se refería a la Iglesia y no a un grupo particular dentro de ella. Estas palabras no son aplicables al Sodalicio por las siguientes razones:

  • porque el Sodalicio no es lo mismo que la Iglesia —aunque forme parte de ella—;
  • porque quienes lo critican, entre los cuales hay creyentes y no creyentes, no descalifican por eso a toda la Iglesia; incluso hay varios que aman a la Iglesia y quisieran que ésta tome cartas en el asunto y haga justicia;
  • porque no se está señalando tanto los defectos de los sodálites como denunciando hechos graves lesivos de la dignidad humana de las víctimas y atentatorios contra sus derechos humanos, perpetrados de manera sistemática en la institución.

Disculpe que se lo diga con estas palabras, Mons. Tomasi, pero en un caso como éste, la ingenuidad constituye un error que puede tener consecuencias catastróficas, sobre todo al pedirle a la gente que se dedique a la oración y obras de misericordia sin hacer caso de lo que usted llama «avalancha de críticas y acusaciones», dejando que «que quien tiene la debida autoridad y responsabilidad, asuma la delicada tarea de soportar las críticas y acusaciones y de asesorarse debidamente para tomar las medidas oportunas y responder a la justicia». Es todo lo contrario de la actitud del buen samaritano, que se preocupó del hombre herido, mientras que el sacerdote y el levita pasaron de largo. Quién sabe, tal vez le hubieran echado a la víctima la culpa de sus desdichas, o probablemente tenían responsabilidades más importantes que atender, como, por ejemplo, instruir a jóvenes discípulos en las artes de la experiencia espiritual.

A los miembros de la Familia Sodálite que tengan la conciencia limpia y deseos de seguir sirviendo al Pueblo de Dios que es la Iglesia, les sugiero que no se contenten con medidas paliativas y frases de consuelo que no resuelven nada, sino que sigan buscando sinceramente la forma de caminar tras las huellas del Jesús auténtico, aquél que nos muestran los Evangelios. Y actúen con la libertad de los hijos de Dios, sabiendo que las personas son más importantes que las instituciones, y la verdad, más urgente y necesaria que las apariencias y las buenas formas. «Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres» (Evangelio de Juan 8, 31-32).

________________________________________

La homilia completa de Mons. Adriano Tomasi el día 8 de diciembre en la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación (Camacho, Lima) se puede leer aquí:
http://sodalicio.org/noticias/vayan-entregandose-mas-a-la-oracion-a-la-caridad-y-a-la-misericordia/

Anuncios

30 pensamientos en “EL CUENTO DE HADAS DEL SODALICIO SEGÚN MONS. TOMASI

  1. Lamento que Adriano Tomasi, a quien conocí y estime en mejores tiempos, haya optado por cerrar filas con esta vision que trata de guardar apariencias, y mas aun, que miente sin inmutarse acerca de hechos conocidos.

    Por cierto, el informe de hoy sobre el complejo de intereses económicos en torno del SVC publicado en La Republica (firmado por Laura Grados) aporta una linea de analisis importante respecto a las reales posibilidades de cambio o ‘refundacion’ del SVC. Recomiendo su lectura. Tratare de conseguir el link.

    Me gusta

  2. Cuál es la necesidad de mentir en una homilía para ‘quedar bien’ con un grupo de personas que ya se han acostumbrado a ser alegremente engañadas, y que parece que prefieren la comodidad de la mentira.

    Y eso de “chismes y prejuicios” es un insulto a todas las personas que han sido abusadas. Pero qué le pasa a ese sujeto, se supone que eso es un monseñor ? Esa persona es inmoral. Y los sodálites y Moroni no le dicen nada ? No que reconocen una verosimilidad ?

    Al parecer nadie debería de confiar más en Moroni, es un error confiar en él.

    El Papa Francisco dijo con claridad que prefería una Iglesia “magullada, hambrienta y sucia más que obsesionada con el poder y el dinero”.
    Y qué Iglesia prefiere Xto ? No se engañen. Pero los sodálites prefieren seguir debilitando moral y espiritualmente a la Iglesia haciendo exactamente lo opuesto. Sigan nomás, el tiempo se acorta …

    Me gusta

    • Sí. Visibilizar la dimensión económica-empresarial me hace preguntarme qué es lo que pesa más en el Sodalicio, si el movimiento espiritual o el complejo empresarial en torno del mismo – con un sustancial patrimonio. Esto afecta cualquier discusión sobre re-fundación. Y de hecho, si las cosas se hacen bien de parte del Estado, tendrá que ser materia de la pesquisa de la Fiscalía. Frente a intereses tan complejos, será importante que la Fiscalía vea que hay ojos atentos desde varios sectores, para que sepa que tiene que hacer un trabajo transparente y auditable.

      Me gusta

      • A estas alturas una refundación ya suena inverosímil. Más bien cada vez se me hace más lógico fundar una asociación de ex-sodálites, donde sus miembros puedan encontrar paz, hacer un poco de catarsis, apoyarse mutuamente en nuevos proyectos de vida, y posiblemente recomendarse nuevos destinos donde depositar su vocación cristiana: congregaciones e instituciones que hayan demostrado en siglos o décadas su verdadero interés en seguir las enseñanzas de Cristo.

        Me gusta

      • El problema es que si no hay refundación, si solo se realizan cambios cosméticos pero se mantiene la estructura vertical basada en el pensamiento único incuestionable, el sometimiento mental-emocional y la obediencia absoluta, seguirán produciéndose casos de abusos y maltratos.

        Me gusta

  3. No sé si ya mandé el mismo comentario antes. A lo que dice Martín hay que agregar que tanto la Conferencia Episcopal como el mismísimo cardenal Cipriani ya han hecho eco de las gravísimas acusaciones contra Figari. Entiendo que Mons. Tomasi quiere dar aliento a todas las personas que de buena fe participan en la familia sodálite. Ciertamente hay una enorme desilusión y tristeza por lo ocurrido. Pero la mejor forma de dar aliento no es, como bien dice Martín, plantear una visión idílica e ingenua. Ella es nefasta, más aún en las actuales circunstancias donde es más urgente que nunca afrontar los problemas con verdad, transparencia y justicia.
    Yo soy una persona de fe y mi presencia en la familia sodálite es aún expectante. Estoy muy agradecido por lo que recibí y quisiera ayudar a una refundación. Pero no estoy dispuesto a ser un encubridor ni a tener una visión complaciente.
    Pero la actitud de los obispos (no solo en le caso de SCV, que es muy pequeño desde una perspectiva eclesial) me genera un gran desaliento, decepción y me lleva a cuestionar muchos fundamentos que antes creía sólidos. Más que la maldad de los abusadores me genera indignación y duda la ingenuidad infantil ( o el encubrimiento explícito en algunos casos) de la jerarquía eclesiástica. Por ejemplo, me desconcertó la indulgencia plenaria que el papa Francisco impartió a los legionarios. Confusión, tristeza, desilusión. Eso es lo que vivo hoy. Estoy devastado.

    Me gusta

  4. 1- Tiene el sodalicio, jurídicamente, el derecho de mantener en sus archivos sendos documentos con contenido personal de ex-integrantes, escritos de su puño y letra ? Lo dudo…
    2- Son esos documentos de propiedad del sodalicio, de los ex-integrantes o de figari ?
    3- Dónde se encuentran ahora estos documentos, y cuál ley (de qué país) entra a tallar ?
    4- Amerita esto solicitar una orden de registro ? O una denuncia (bajo qué cargo) ?

    Algún abogado ?

    Me gusta

    • Aunque no soy abogado, entiendo que son preguntas muy apropiadas. Lamentablemente es un tema super-legal, y más de derecho penal que civil. El liderazgo del SVC tiene muy buen apoyo legal, y el Estado participa desde la Fiscalía en la etapa indagatoria y, si hay bases, en la acusación penal. Los grandes estudios están acostumbrados a todo tipo de negociaciones con la fiscalía en la etapa indagatoria, por lo cual es indispensable que la parte afectada tenga tambien buenos abogados.

      Dado que el SVC constituyó la CEJR con la participación de un juez supremo (lo que se presta a todo tipo de interpretaciones), sin que éste haya hecho una declaración de los límites de su participación a la luz de su vinculación con el poder judicial, ni el resto del poder judicial o el ministerio público (fiscalía) se hayan pronunciado, existe riesgo de procedimientos oficiosos de cesión de responsabilidad a la CEJR por parte de la fiscalía para la pesquisa indagatoria, al menos parcialmente, por lo cual los afectados deberían demandar claridad. En este caso deberían recurrir a la Defensoría del Pueblo (tal vez a la adjuntía para la administración estatal), pues la Defensoría protege a los ciudadanos de posibles malos procedimientos por parte de actores estatales – deberían pedir a la Defensoría que garantice que este proceso respete fielmente la ley y evite confundir los planos; incluso, que pida al Dr. Sánchez Palacios que deslinde responsabilidades.

      También deberían consultar con organismos que suelten ver la defensa legal de ciudadanos en casos complejos que afectan al Estado y poderes establecidos – un ejemplo es el Instituto de Defensa Legal. Hay otros vinculados a la Facultad de Derecho de la PUCP tambien, y seguramente otros más.

      Finalmente, sobre el punto de la refundación (planteado por NCPM), la complicación es que el SVC no es solo un movimiento espiritual – es también un conglomerado empresarial. Si se centran en lo espiritual, lo más sencillo sería crear una organización que aluda al SVC pero que tenga un nombre distinguible del mismo.

      Me gusta

    • Estimado Gerundio:
      paso a responder a tus preguntas muy puntualmente:
      1.- Dependiendo de que contenga esos archivos personales, si contienen generales de ley, dirección, grupo sanguíneo y cosas por el estilo, es totalmente legal. si contienen información confidencial que solo compete solo a sus titulares, o contienen infidencias que puedan mancillar el honor y dignidad de los mismos o simplemente quieran mantener en reserva (ejem. opción sexual, enfermedad crónica, etc), esta claro que esos archivos están fuera de la ley, ahora, probar que existen o que los hayan destruido es un tema mas complicado.
      2.- si tales documentos existieran, definitivamente serian parte del archivo general de la institución, aunque como repito, estas alturas, o deben estar muy muy ocultos o seguramente los han destruido.
      3.- la ley que entra a tallar obviamente es la peruana dentro de sus fronteras, si hay una sede en otro país donde existan estos archivos similares, la ley bajo la cual se debe actuar es la ley de ese país.
      4.- el ministerio publico o un juez pueden solicitar se entreguen estos archivos si se consideran necesarios, aunque de seguro los implicados negaran la existencia de los mismos.

      Me gusta

      • Aha, comprendo … Gracias CarlosFC y Cisco !

        – Probar que existen es lo de menos tomando en cuenta la fuerte cantidad de testigos disgregados en todas partes del mundo, que escribieron con su puño y letra lo que fue entregado a los sodálites y sin la condición de perder derechos personales y jurídicos a futuro.
        – El contenido es realmente personal, muy personal – como todos sabemos – y poco tiene que ver con generalidades, etc.
        – Hay testigos que aseguran y han constatado que estos “archivos” han estado siempre a disposición del sodalicio, que han existido y siguen existiendo, y que se encontraban todo el rato bajo el poder personal de figari.
        – Hay testigos que afirman que estos “archivos” fueron tomados por figari, quien se los llevó a su “retiro”. El móbil para esto es obvio. Y sí hay dolo.
        – Los implicados no pueden negar la existencia de estos documentos ni afirmar su destrucción, existen y siguen existiendo. Les sería sumamente complejo fundamentar una razón para la repentina destrucción de estos. Arriesgan otra denuncia penal.
        – Figari sigue sin pronunciarse ni siquiera en este tema. Simplemente no dice nada. Sólo este acto, de mantener y llevarse estos documentos al extranjero es ILEGAL, y merece otra denuncia por separado que NO HA PRESCRITO. Estamos hablando de EX-miembros.
        Implica – aparte – que ha tratado de preparar una plataforma manipulante para su ‘defensa’, lo que implica conciencia de culpa y peor aún > en una época en la que no había reventado el chupo. Qué otro rol pueden tener en esto los EX-integrantes ?

        Entonces un camino posible a recorrer sería abogado > Defensoría del Pueblo > ministerio público > cancillería > Vaticano > Enrique Elías Dupuy > Figari ? O me equivoco ?

        Otra idea interesante (tras solicitar en la Defensoría del Pueblo) sería enviarle sendas cartas al Dr. Manuel Sánchez-Palacios Paiva solicitando la devolución (y repatriación) de los documentos mencionados. No creo que este sr. quiera verse involucrado en un encubrimiento explícito, él sabe muy bien el contenido de la palabra “reputación”.
        Con un poco de decencia, él lee estas líneas y asume una iniciativa como conocedor de la ley. Si no la asume, esto sería ya un grave síntoma de que hay ya la intención de encubrir y que el contexto del cual goza es el de ser un conocedor de la ley, lo que lo compromete de sobremanera y esto puede ser peligroso para él. Y no le creo que no esté leyendo esto.

        Sr. Dr. Manuel Sánchez-Palacios Paiva ? Si quiere evitarle a figari otro problema, en el que la ley no ha prescrito, Ud. sabe lo que tiene que hacer.

        Me gusta

  5. El Papa Francisco debe tomar cartas en todo este asunto, los estatutos del sodalicio son internos y segun ellos no se dan a conocer al publico porque muchas personas estarian en desacuerdo muy al contrario de otras ordenes que han publicado sus estatutos internos por internet porque el que no la debe no la teme pero segun he visto y he leido ellos tendran mucho que temer ya que en ellos esta la formacion que se debe dar a cada miembro escrita y redactada por FIGARI su delfin DOIG (es decir la version original sin maquillaje) y algunos mas que aportaron detalles, estos estatutos segun ellos son el eco de la voz de espiritu santo pero solo es producto de su soberbia y pretension que son los unicos que podian salvar al mundo. ruego a Dios que se desemascare a toda esta organizacion y se la vea tal como realmente es porque le hace mucho daño a la iglesia catolica.

    Me gusta

    • No tiene nada de interesante. El autor, Fernando Barrantes Rodríguez-Larraín, se presenta a sí mismo como un amigo íntimo de Germán Doig, pero lo que cuenta carece de consistencia y está lleno de errores fácticos. Si revisamos otros escritos suyos, se percibe falta de rigurosidad y ansias de protagonismo. La información que se puede encontrar en Google sobre este autor no viene de terceros, sino que es generalmente autobombo colocado por él mismo. Su testimonio sobre Germán Doig y Luis Fernando Figari carece de seriedad.

      Me gusta

  6. Por qué mezclan papas con camotes? parece que el autor de esta nota y sus amigotes estuvieron siempre interesados en la parte económica que en lo espiritual. Hace rato que se ha hecho evidente las verdaderas intenciones de los oportunistas defensores de la justicia que ahora abundan. Y las denuncias penales? siguen brillando por su ausencia. Oiga señor Martin, su blog parece periódico amarillista. Que falta de seriedad, si su denuncia es verdadera debería proceder a nivel judicial. Por qué no lo hace? Uhmmm, deja mucho que pensar.

    Me gusta

      • Estimado Sr. Javier: Debería leer los titulares de periódicos. El caso se archivará por falta de denuncias. Se habla mucho y poco se hace por esclarecer la verdad. Sin denuncia, no procede la parte penal. En este blog no encuentro nada enrriquecedor desde el punto de vista espiritual, simplemente datos sueltos, testimonios anónimos, etc, etc. La sed de venganza nunca es buena.

        Me gusta

  7. Oooootra vez clarita defendiendo lo indefendible. Ya se te contestó masivamente esa pregunta ‘n’ veces e insistes en ignorar las respuestas. Parece que tu estrategia es ignorar las docenas de respuestas que te escriben para volver a formular la misma ‘pregunta’, eres el típico sodálite. Es mentira que no haya denuncias, y para lo demás lee todas las respuestas que se te han dado de forma abundante.
    Creo que eres un hombre y no una mujer. No serás uno de los implicados ? Uhmmm, deja mucho que pensar…
    —————-

    Aparte : ya le esribieron las peticiones al Dr. Manuel Sánchez-Palacios Paiva ? 🙂

    Me gusta

    • Estimado Sr. Gerundio: para hablar con sinceridad soy miembro de una logia y tengo amigos en la República, el comercio, peru 21, etc, etc, voy a misa a cuando me da la gana, me he hecho un Cristo a mi medida, he creado mi propia doctrina y nunca pasé a Juan Pablo II porque estaba en contra del aborto y otras depravaciones, pero eso sí, estoy en la frecuencia católica. Es decir me parezco mucho a usted y a todos sus trolls… tanta contradicción da mucho que pensar no? Por último, sí dicen ser tan tolerantes porque hacen un blog abierto y no son capaces de escuchar con respecto opiniones distintas? Caer en ataques personales fuera de la realidad sólo denota mentes débiles cuyo estilo de vida eterno es el de la cobardía y la tibieza. Eso sí dice mucho de todos ustedes. Finalmente, si una persona ha sido testigo de un acto delincuencial tiene la obligación moral de denunciar legalmente para evitar un daño mayor. Eso es lo que estamos esperando hace rato, y estamos cansados del bla bla bla amarillista.

      Me gusta

  8. De acuerdo.

    Solo una aclaración sobre el Dr. Sánchez-Palacios. El cesó por límite de edad en la Corte Suprema. Ello no invalida el pedido previo pero lo modifica. En realidad antes habría estado impedido de formar parte de una comisión así. Ahora sí puede hacerlo, pero incluso el riesgo es mayor, pues se puede asumir que va a proceder como juez y que ‘se puede confiar en una comisión presidida por él’, a pesar de que el proceder de la comisión está sujeto a reglas totalmente distintas a las del código penal y los procedimientos de la justicia. Entonces probablemente él debería manifestar cuál será su conducta cuando hay un conflicto entre su conocimiento de la ley, de un lado, y de otro lo que el reglamento de la comisión indica, o lo que la mayoría decide.

    Asimismo, juristas independientes deberían analizar si existen o no riesgos de coerción de la voluntad o de otro tipo en relación con el acceso a la justicia, en el funcionamiento de dicha comisión, que operaría como una instancia mediadora entre los afectados en una institución cerrada y vertical y la justicia civil… con el añadido de que dicha comisión fue nombrada por los líderes de la institución en cuestión, probablemente con opinión de los presuntos responsables. En otras palabras, habría un evidente conflicto de interés como hipótesis de partida, cuyos alcances deben ser analizados de forma independiente.

    Me gusta

    • Yastá. Es decir que esa “comisión” intenta reemplazar a un procedimiento jurídico convencional, lo que no es similar ya que la ‘ley es la ley’ y se basta a sí misma, salvo que ,,,
      … que alguna víctima firme algo que en el futuro lo ponga en una posición de desventaja, ya que una firma es jurídicamente vinculante. El rol de Sánchez-Palacios no es otro – en realidad – que el rol de un abogado de figari que “está buscando arreglos rápidos” que desvinculen la responsabilidad jurídica de figari y que lo dejen mejor parado dado que este último no quiere renunciar a la prescripción. No renunciar a ella equivale a una confesión declarada tácitamente. Esto es como firmar un papel en blanco con el diablo y una forma indirecta de comprar el silencio de los afectados. Eso es lo que me dice mi tablero de ajedrez.

      Si yo, necesariamente, – como víctima – quisiera firmar algo, no lo haría sin que figari firme primero un papelito aceptando su culpabilidad y responsabilidad. O no se basaría el sodalicio en un hecho tal ? De dar a figari por culpable ? Si no porqué pagaría ?

      Esto es una situación de chantaje : figari no renuncia a que todas las barbaridades prescriban y obliga con esto a que – en una situación en la que el sodalicio le otorgaría credibilidad oficial a ciertas víctimas -estas firmen guardar silencio para siempre por dinero.
      Si no va a ser chantaje ! Con la inocencia de figari no tendría que ver en absolutamente ningún caso. Por razones puramente morales lo que debiese haber hecho el sodalicio es presionar a figari a renunciar a la prescripción y no crear una “comisioncita” que lo ayude a mejorar su posición jurídica con compras. Porque las posiciones morales de figari y de moroni se han vuelto un asco. Como chantaje esto ya es una forma de coercionar a la voluntad, creo que es la base del conflicto del cual escribes.

      Y a esto se presta la tal “comisión” ?

      Figari, como siempre, logrando que otros trabajen para él. Porque hasta los que le donan dinero al sodalicio le han pagado y le pagan hoy en día el desayuno a quien nunca en su vida ha trabajado, sin nombrar las pornos-gay que se compraba y le mostraba a menores, ni la vaselina, ni todo su estilo de vida (estilo sodálite, le pusieron). O no es figari el padre del estilacho ? Disculpen lo burdo.

      Me gusta

      • pienso que estas personas (la comision) estan concientes de que, hagan lo que hagan, no pueden hacer ningun tipo de arreglos juridicamente posibles para callar a las victimas tal figura no esta contemplada en nuestra llegislacion y de hecho, intentar hacer algo asi, podria considerarse un delito (se que te violaron, pero toma este billetito por compensacion de tal cosa y estas totalmente resarcido y no tienes mas derecho de exigir legalmente nada… ) si me parece que quieren comprar el silencio so pretexto de lealtad a la fe (se que te violaron, pero el sodalicio es una obra de Dios y si los denuncias, eres un pecador desleal para con tu iglesia que tanto te ama…. mas bien toma este billete y shhhh…. entre nos queda todo) solo esperemos que no sea un escandaloso “no paso nada” con estas denuncias.

        Me gusta

  9. Cuanta ignorancia jurídica de este tema mezclando lo jurídico civil con lo jurídico canónico . Cada materia tienen su propio ámbito y procedimiento, de ningún modo son excluyentes. Si hay delitos y pruebas que se denuncie al fuero civil, si no las hay solo queda el canónico y finalmente el que la Iglesia, por la autoridad competente determine para los casos especiales en los que el derecho canónico sea insuficiente. Lo demás son meras habladurías y especulaciones alambicadas para forzar la ideología que hay detrás y delante de estas propuestas justicieras.

    Me gusta

    • Bajo este artículo estamos escribiendo todo el tiempo sobre valores y sobre derecho jurídico, no sobre derecho canónico.

      No has entendido nada y especulas con una diferenciación fuera de contexto. Parece que o eres “Clara” con otro nick o en todo caso vienes del sodalicio, es decir de su parte no dialogable, que tal si nos ilustras con lo que tú llamas ‘ideología’. La ideología que – eso sí – tan tristemente conocimos alguna vez muchos aquí es la ideología sodálite. Negarla no significa sucumbir a otra. Más bien significa liberarse de ellas, lo que una fuerte porción de uds. no logra realizar por horror a tener una conciencia propia.
      Vuelve a leerlo todo, con un poco de suerte y mucho empeño lo entiendes

      Me gusta

  10. De paso, desde que se creó la comisión, hasta hoy que sale una nota en La República – justamente para que no se pierda el tema- hubo un silencio medio sospechoso….que sigan las investigaciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s