EL SECUESTRO

el_secuestro

“Rodolfo” no es su verdadero nombre. Es el seudónimo que lleva para ocultar su identidad. Pues “Rodolfo”, hijo de un acaudalado comerciante chino, vive desde hace algún tiempo en comunidades sodálites. Y como muchos sodálites en la década de los ’80, también se distanció de sus padres.

Hasta que un día éstos lo invitaron a su casa ubicada en un exclusivo distrito residencial de Lima y aprovecharon la ocasión para secuestrarlo con ayuda de personal especializado, recluyéndolo luego bajo vigilancia en una casa de campo en Cieneguilla.

Poco tiempo después “Rodolfo” sería enviado a los Estados Unidos para alejarlo de lo que sus progenitores consideraban un grupo sectario. Pasaron meses y en un descuido “Rodolfo” logró comunicarse por teléfono con un cura sodálite conocido por sus contactos de alto nivel empresarial. Y de este modo, urdieron un plan. “Rodolfo” debía recuperar su pasaporte y agenciarse el dinero suficiente para viajar por tierra hasta Canadá. De allí un avión lo traería de vuelta a Lima, con un pasaje pagado por el Sodalicio, por supuesto. Y así ocurrió. Durante meses la comunidad sodálite del Callao albergó a un inquilino cuya verdadera identidad se mantuvo en secreto.

Con los años, “Rodolfo” no sólo se apartaría del Sodalicio, sino que recuperaría su verdadera personalidad y haría carrera en el mundo empresarial chino-peruano. Y nunca mencionaría en público que alguna vez perteneció al Sodalicio de Vida Cristiana. Como si se tratara de una mancha en su pasado que podría empañar su reputación actual.

Ésta es una de las tantas historias reales que oculta el Sodalicio. Tan real como el secuestro de personalidad que han sufrido muchos de sus miembros.

(Columna publicada en Exitosa el 11 de noviembre de 2015)

________________________________________

Yo vivía en una comunidad sodálite cuando sucedieron estos hechos. Si bien la historia es cierta, la memoria puede haberme traicionado en algunos detalles y no guardar con exactitud lo que me contaron. Por ejemplo, no recuerdo exactamente si “Rodolfo” cruzó la frontera o si se trasladó a otra ciudad dentro de los Estados Unidos a fin de tomar el vuelo que lo llevaría de regreso a Lima. Quienes deben saber la historia completa hasta en sus más mínimos detalles son el mismo protagonista —cuyo verdadero nombre prefiero no revelar—, así como varios miembros de la cúpula sodálite, entre ellos José Ambrozic, quien habría conducido el coche que llevó a “Rodolfo” a casa de sus padres, y el P. Jaime Baertl, quien solía mover contactos e influencias y ocuparse de asuntos como éstos. Pero es poco probable que hablen, pues cuando se está dentro del Sodalicio, uno está sujeto a una especie de omertà sobrentendida. Como en la mafia, una ley del silencio que prescribe no hablar con los de fuera sobre asuntos de la familia bajo riesgo de ser sancionado con medidas punitivas. Aun cuando estos asuntos sean de interés público o deban ser conocidos en virtud de las consecuencias que tienen sobre las familias y la sociedad.

12 pensamientos en “EL SECUESTRO

  1. Es un buen ejemplo para preguntarse sobre la naturaleza de la libertad, ya que se encuentran en conflicto el uso del libre albedrío de ‘Rodolfo’ y la libertad ganada después de abandonar el ‘sistema sodálite’.
    Esto sólo era posible si él ganaba distancia de ese sistema, que era lo que querían sus padres. Estos sistemas capturan a las personas y a su “libre” conciencia de tal forma que terminan dándose cuenta de la libertad real que está frente a sus narices luego de mucho tiempo, a veces muchos años, para poder ver el problema desde afuera y no desde adentro, desde donde sólo es posible reconocerlo con enormes dificultades.

    Siempre que una institución fascista empieza a caer > sus miembros aún no pueden reconocerse como parte de ese sistema ya que esto requiere de mucho más tiempo para ganar nuevas perspectivas y ganar libertad real. Eso es lo que nos dice la historia, siempre lo mismo. El camino cristiano ofrece toda esta libertad real e implica deconstruir a la palabra libertad con todos sus malentendidos.

    Libertad no es una forma de dependencia. Dependencia del dinero, del prestigio, del poder, del estatus, aún de la autoridad, del miedo, de la aceptación, de la seguridad, del temor al asilamiento, pero y qué dice el Papa Francisco ? :
    https://actualidad.rt.com/actualidad/191153-papa-francisco-iglesia-herida-hambrienta-sucia
    http://www.theguardian.com/world/video/2015/nov/11/pope-francis-prefers-church-bruised-hungry-dirty-video

    Me gusta

    • Tener en cuenta que un abogado del Estudio Rodrigo ha asumido la defensa de LFF. El Rodrigo es el estudio más fuerte del Perú en materia procesal. LFF tiene la investigación judicial penal prácticamente ganada. Además el hijo del fundador de ese estudio está en el Sodalicio. Ojalá aparezcan indicios de crímenes ocurridos después del 2004.

      Saludos

      Me gusta

      • Yo, la verdad, no podría alegrarme con que hayan más cosas de las cuáles entristecerse, es decir que aparezcan más abusos. Preferiría que no se haya dado ninguno, pero la realidad es la realidad.
        Hay un sinfín de razones técnico-jurídicas por las que figari puede “ganar” un juicio. El facto que queda es : lo hizo o no lo hizo ? Y eso ya está claro.
        No me lo podía imaginar de otra forma : “Además el hijo del fundador de ese estudio (de abogados de figari) está en el Sodalicio”. :/
        Allí está un gato encerrado.

        Me gusta

  2. Es una pregunta difícil : quién secuestró a quién ? Como define “libertad” un animal en cautiverio, y cómo la define uno que es capaz de decidir libremente ? Puede definir “libertad” el que no la tiene, y si lo hace : cómo la define ? Hmmm, nada fácil …

    Me gusta

    • El secuestro de la mente de un adolescente por parte de fanáticos religiosos respondido con el secuestro físico por parte de descuidados padres que permitieron el secuestro original.

      Me gusta

      • El control mental como técnica de captación que convierte a personas en edades vulnerables en humanos en cautiverio es difícil de formular jurídicamente. Hasta en Bélgica, la central de la Unión Europea, ha tenido fuertes dificultades para condenar la forma en que captan los de la ‘Iglesia’ Scientology. Se han demorado años para eso. Pero lo que la ley no puede lo crea la sociedad. De allí suelen salir muchas propuestas de leyes.

        Cómo menciona y describe la palabra “libertad” quién no se percata a tiempo de los barrotes que le han sembrado en el cerebro ? Siempre es el mismo problema con los grupos que trabajan así, y eso siempre tiene horrendas consecuencias.

        Me gusta

  3. — De la historia conocemos la forma en que un individuo es capaz de entender la noción de la libertad desde una ideología. Todas las ideologías han tenido su ‘propio’ concepto de libertad, todas la han reformulado de acuerdo a sus intereses. La libertad sin embargo es una, es interior y está totalmente vinculada a la propia conciencia y personalidad.

    —————————————————
    La wikipedia considera filosóficamente :

    “La libertad como desaparición de opresión significa no querer subyugar ni ser subyugado, e implica el fin de un estado de servidumbre. El logro de esta forma de la libertad depende de una combinación de la resistencia del individuo (o grupo) y su entorno.

    Las leyes artificiales limitan esta forma de libertad, por ejemplo, nadie es libre de no ser representado por políticos (aunque podamos o no ser libres para intentarlo).
    Las leyes naturales, como las leyes físicas, o la ley de la gravedad, son también un fundamento importante para la libertad de todos los seres vivos existentes en el universo.

    La ética filosófica señala que la libertad es inherente al humano, es un dato fundamental originario de la existencia humana, fundamentado en la AUTOCONCIENCIA y la RESPONSABILIDAD MORAL. Por tanto, el individuo humano no puede remitir su propia libertad/responsabilidad a ningún otro y, por eso mismo, la libertad, en su sentido antropológico, es algo que no es posible eliminar ni contradecir.

    Todos los actos humanos presuponen a la libertad para poder ser moralmente imputables (libre albedrío). La libertad se sitúa en la interioridad de la persona y siguiendo esa línea de pensamiento afirma Ricardo Yepes Stork (ensayista y filósofo, 1953 – 1996) : “Es una de las notas definitorias de la persona. PERMITE AL HOMBRE ALCANZAR SU MÁXIMA GRANDEZA PERO TAMBIÉN SU MAYOR DEGRADACIÓN. Es quizás su don más valioso porque empapa y define todo su actuar. El hombre es libre desde lo más profundo de su ser. Por eso los hombres modernos han identificado el ejercicio de la libertad con la realización de la persona: se trata de un derecho y de un ideal al que no podemos ni queremos renunciar. No se concibe que se pueda ser verdaderamente humano sin ser libre de verdad. (…)”
    —————————————————

    – – Al hablarse de responsabilidad moral se habla de un grupo humano. La moral siempre está vinculado a un grupo de personas. Si estas personas no tienen un rol en la extensión del criterio de libertad, solo les quedará someterse y dejar que esa noción sea definida por quien tiene una autoridad. Sin embargo, desde que sabemos que el poder corrompe, es imprescindible hacer uso de la conciencia para poner en cuestionamiento el contenido de esa noción premasticada. Libertad y responsabilidad son siempre propias, no ajenas, y por lo tanto críticas con ésto, con lo otro y con todo. La conciencia es siempre la propia y hay que ser capaz de reconocer toda influencia para poder cuestionarla. Aún cuando creemos que es demasiado tarde.

    Se ve entonces que la libertad está intrínsecamente relacionada con el desarrollo humano y personal > desvinculado de una ideología. Es decir que no soporta una reformulación del ‘criterio’ de libertad dentro de un sistema de pensamiento, al hallarse por encima de este. Que la forma de entender esa palabra no necesita vínculos obligados a otras expresiones lingüísticas para entenderse “mejor”. Que lo que sale de allí es un empobrecimiento de la persona y una sumisión y sujeción a un sistema, a pesar de creer que se es libre. > Es otro estado de conciencia.

    —————————————————
    Y recuerdo a la RAE (wiki) con :
    “Según la Real Academia de la Lengua Española, la libertad (Del lat. libertas, -atis) es, en su primera acepción, la “Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”. Es decir, la libertad es poder elegir entre múltiples opciones, a mayor número de opciones mayor es la libertad, por lo tanto, la mayor libertad sería poder elegir entre un infinito número de opciones, sin limitaciones.”
    Pero si a la libertad individual le añadimos el hecho de que no vivimos solos sino que compartimos la realidad con otros individuos que también tienen intereses entonces la libertad debe ser limitada en beneficio de todos. Según el artículo 4 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se define la libertad añadiéndole una excepción, la cual consiste en limitar la libertad cuando ésta cause perjuicio a otros: “La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no cause perjuicio al otro.”
    —————————————————-

    — Y yo me pregunto : Y qué pasa cuando la autoridad en su libertinaje define libertad acorde a sus intereses ? Y que sucede con un grupo humano donde ésta está definida por personas sin empatía ni responsabilidad moral ?
    Y dónde están las limitaciones, en la búsqueda de lo infinito o en un sistema de pensamiento que finalmente causó y causa perjuicios a otras personas ? La libertad está fuera de su propio contexto y es una pregunta eterna, está por encima de todo sistema.
    Puede uno siempre ver, si uno es libre ? Creo que no, solo queda una actitud amistosa pero crítica, muy crítica > tu conciencia es sagrada, aún cuando existen diferentes estados de conciencia, no hay otra salida.

    Me gusta

  4. Entonces es complejo calificar el acto sodálite de entonces como un secuestro, tomando en cuenta que ni los carceleros eran concientes de su propia cárcel, sino que se vuelve sumamente importante interpretar los hechos a la luz de los valores y sobretodo de la experiencia histórica con las agrupaciones fascistas, donde las cárceles se vuelven invisibles, donde las personas pierden el vínculo con su conciencia y con su libertad y se sienten invitadas a estilos atractivos donde los uniformes brillan, con la invitación paralela a recibir condecoraciones indirectas y los cascos imitan a la seguridad y a la invulnerabilidad grupal. Donde los caminos se convierten en ‘marchas’ y de la grandeza de la Casa se hacen ‘frentes de batalla’.

    Desde la libertad elegimos el camino cristiano tras una conversión, pero desde la libertad real y no desde una suerte de libertad condicionada que empieza por captar a jóvenes inexperimentados a un sistema cerrado de pensamiento. Eso ya se dió en la época del nacionalsocialismo, de las camisas negras, de Charles De Gaulle, de Francisco Franco, de Stalin, de Pinochet, de los ejércitos donde los soldados estaban (y aún están) dispuestos hasta a matar por razones que desconocen totalmente, donde no tienen un vínculo personal consigo mismos, donde se les despersonaliza. > Donde se les roba la conciencia, lo íntimo de uno mismo donde uno reflexiona desde el corazón, desde la última brújula concedida por Dios en tiempos turbios y confusos.

    Ante la confusión el individuo busca seguridad y siente miedo y tiende a reunificarse con su grupo con o sin la búsqueda de un contenido social diferente. En la Alemania de posguerra las personas andaban muy confundidas a la búsqueda de una identidad cultural, no de una ‘nueva’, pero sí de una.
    En este proceso sorprendieron los ’50 con el criticismo y la escuela de Frankfurt que intentó cuestionar desde la élite intelectual de ese entonces acerca de la identidad cultural, tanto de los alemanes como de todos los europeos. Una relexión de posguerra. Esa élite fue capaz de extender sus preguntas a nivel universitario ; pero el alemán de a pie, el trabajador, la masa no tenía contacto con eso. Al perder una postura crítica en tiempos confusos la sociedad alemana se convirtió en un barquito de papel en medio de un huracán.

    Las consecuencias fueron la vulnerabilidad alemana para dejarse someter a la comodidad burguesa de los ’50, a las atmósferas libertinas de los ’60, a la influencia industrial-cultural de los ’70 y a la resignación cultural y política de los ’80. Tras esa resignación empezaron a activarse grupos de influencia neonazi, y es que no estuvieron al alcance de interpretar a su propia cultura, es decir a entender lo que eran, a describirse, a aceptarse como una cultura que tenía como tal la terrible responsabilidad de haber colaborado directa e indirectamente con la barbarie de la segunda guerra. Todititos los alemanes decían : nosotros no fuímos, fueron ellos, los de la cúpula. Pero la mayoría había intentado enrolarse en el ejército para tener una vida ‘mejor’, oportunistamente. La gran mayoría era antijudía y racista, supremacista, nacionalista y agresiva. Son hechos probados. Los pocos que entendieron el problema y se rebelaron tuvieron que buscar subterfugio en el extranjero o eran asesinados automáticamente. Y esto no es una exageración. El miedo a una propia estigmatización les imposibilitó formularse las preguntas más importantes.

    Nació entonces por esa razón en la postura de los neonazis la “negación del holocausto”, de pretender creer que lo que había sido escrito, fotografiado, filmado, archivado e interpretado era falso y “no había sido así”. No pudieron aceptar las desviaciones de sus propias raíces culturales.
    Y saben porqué ? Porque ese diálogo no lo hicieron antes, muy pocos se preguntaron algo que tengo que subrayar : cómo así llegamos a eso, como éramos ANTES de la segunda guerra, porqué lo hicimos ? Los pocos que estudiaban esas preguntas no eran escuchados, y la sociedad Alemana de los ’90 se encontró dividida, dividida entre racistas que no eran capaces de realizarse preguntas fundamentales a sí mismos, y solucionólogos que habían dejado de describir el problema pero pretendían cambiarlo todo. Solo unos grupos pequeños, como los del movimiento antifascista, los alternativos y los independientes se fueron de ese diálogo intentando plantearse respuestas más consecuentes en nuevas formas de vida y convivencia que en la comodidad de la ignorancia, no sin un fuerte tono político, antisistema y muy crítico. En el mundo punk empezaba a hervir el movimiento aristasia, más realista que conformista, los punks llegaban al final de un trecho. Hoy se adaptan a la sociedad como muchos otros, pero han mantenido su postura anticonsumista.

    Porqué escribo todo esto ? Como cristianos que dicen que quieren tener que ver con el mundo, … bueno, esta es parte de su historia, léanla, compréndanla. El fascismo ha existido y existe, le compete a toda la Iglesia en muchos de sus aspectos institucionales, a muchos segmentos de la sociedad y muchos líderes han sucumbido a él y hasta el día de hoy sigue sucediendo que se prefiere a un **”principio ideal sobre (por encima de) los lazos humanos”**. Este síntoma es una de las sílabas más destacadas del fascismo en el vocabulario de un sistema de pensamiento cerrado. Amaos los unos a los otros no es contrólense los unos a los otros, ni obedéscanse los unos a los otros, ni convénsanse los unos a los otros. El camino cristiano – como lo interpreto – tiene en una de sus facetas el abandono de todo principio fascista, cerrado o enrolante, es lo opuesto a eso, es dejarlo todo, no por los hombres sino por tu salvación y por El único que puede posibilitarla.

    El amor es simple y está al fondo del corazón, al que llegas a través de tu propia conciencia. Que nadie extraño a tí toque ese camino porque es el copyright que Dios dejó en cada uno de nosotros. Pregúntense entonces, no como tienen que ser, sino porqué se juntaron a rezar, porque se unieron, que perseguían ? Sean sinceros. Los unió cristo o los unió figari o el sodalicio ? A quién quieren seguir ? Identifiquen una espiritualidad real, sin estilachos ni disfraces.
    Es difícil ser tan profundamente sincero que uno pueda determinar las causas reales de un camino equivocado, porque implica una sucesión de diferentes estados de conciencia, y cada estado es nuevo y desconocido. Pero ese es un camino para la libertad, y desde la libertad se toman desiciones reales y no ideológicas, ni despersonalizantes.

    Puede uno decidir sin libertad ?
    Claro, se puede decidir regresar a la cómoda cárcel, si uno prefiere la vulnerabilidad del barco de papel en tiempos huracanados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s