SILENCIANDO A LOS INOCENTES

James Rhodes, pianista clásico británico

James Rhodes, pianista clásico británico

James Rhodes, nacido en Londres en 1975, es un connotado pianista clásico británico. Desde los 6 a los 10 años de edad fue violado sistemáticamente por un profesor de educación física, lo cual le dejó secuelas físicas y psicológicas, incluyendo daño a la columna vertebral y un trastorno por estrés postraumático.

El año pasado quiso publicar su autobiografía (Instrumental: A Memoir of Madness, Medication and Music), donde además de plasmar su amor por la música y su optimismo ante la vida, narraba con crudos detalles los abusos sexuales de los cuales fue víctima durante su infancia.

Sin embargo, la publicación fue bloqueada por una denuncia de su ex esposa, quien arguyó que exponer a la opinión pública los relatos de los abusos le causaría daño psicológico al hijo común de ambos, de 12 años de edad, diagnosticado con síndrome de Asperger.

Si bien en octubre de 2014 el músico obtuvo un fallo desfavorable, apeló, y en mayo de este año la Corte Suprema autorizó la publicación del libro, en base a la libertad de decir la verdad. Si Rhodes había sufrido lo que había sufrido, tenía el derecho de contarlo. Su historia revestía interés público y no había lugar en ella para el secreto.

Rhodes logró así romper ese círculo vicioso, donde se presiona y extorsiona a la víctima para que guarde silencio, a fin de supuestamente evitar daño a otras personas o no perjudicar su propia reputación o la de una institución.

Por ejemplo, hasta en la misma Iglesia católica algunos representantes le han echado la culpa del escándalo a las víctimas, cuando éstas han tenido la valentía de hablar.

(Columna publicada en Exitosa el 14 de octubre de 2015)

________________________________________

El abusador sexual de James Rhodes se llamaba Peter Lee y trabajaba a tiempo parcial como entrenador de boxeo en la escuela para niños St. John’s Wood en el norte de Londres. Cuando finalmente en una entrevista Rhodes habló por primera vez de los abusos de que había sido víctima, el ex director de la escuela —quien se había dado cuenta de que algo andaba mal con el niño pero no sabía qué—, se adelantó y presentó una denuncia ante la policía. Se levantaron cargos contra Lee, pero murió antes de poder ser llevado a juicio. Como ocurre en muchos casos, el abusador murió en la más absoluta impunidad.

Lo único que le quedaba a James Rhodes era poder contar su historia abiertamente y así exorcizar los fantasmas que lo acosaban en su infierno personal y que lo llevaron a pasar un tiempo en un hospital psiquiátrico. Nuca se imaginó que iba a tener que luchar durante 14 meses en los tribunales para poder ejercer ese derecho.

En el veredicto de la Corte Suprema del 20 de mayo de este año se lee lo siguiente:

«Una persona que ha sufrido de la manera en que el apelante ha sufrido y que ha luchado para sobrellevar las consecuencias de su sufrimiento de la manera en que ha luchado, tiene el derecho de contarle al mundo al respecto. Y hay en otros un correspondiente interés público capaz de escuchar su historia de vida en todo su hiriente detalle.»

Tamsin Allen, el abogado de Rhodes, añade:

«Al anular el requerimiento, la Corte Suprema ha reafirmado la importancia fundamental de la libertad de decir la verdad, incluso si la verdad es brutal o traumática.

Ha restringido las vías en que hechos verdaderos puedan ser sujetos a requerimiento en el futuro, y ha asegurado que un caso como éste nunca más vuelva a suceder al abolir elementos del agravio en los cuales se basa la demanda. Como ha reconocido la Corte Suprema, estas memorias constituyen una obra importante cuya publicación es sencillamente de interés público.

No hay lugar para el secreto en esta historia.»

El mismo James Rhodes ha declarado lo siguiente sobre su libro:

«Supongo profundamente que siempre sentí que [el libro] era para aquellos que no pudieron encontrar las palabras —o la oportunidad— para hablar fuertemente o ponerlas por escrito. Y desgraciadamente hay muchos de ellos.»

Pero también es «un libro sobre música. Es una historia de amor, es un libro para Hattie, mi esposa, que es la cosa más maravillosa que jamás haya habido. Es un libro sobre mi hijo, sobre compositores, sobre las vidas extraordinarias que tuvieron esos compositores y músicos, es sobre todas las cosas que son importantes para mí. Yo no quiero ser siempre “el tipo que sufrió abusos de niño” antes que “el tipo que es Piscis; el tipo que mide 5 pies y 11 pulgadas … 10½ … vivo en Queen’s Park; estoy casado con una mujer que merece nota 10, cuando yo en el mejor de los casos sólo merezco cinco y medio o seis en un día realmente bueno; toco el piano”.

Todas esas cosas juegan un rol en quién soy como persona. Todo tiene igual peso. Yo quiero que el abuso sexual tenga su lugar al lado de otros temas como la música y la creatividad, sin ese estremecimiento visceral de “Oh no, no podemos hablar de eso”.»

En el libro, Rhodes escribe sobre «el impacto que tiene una violación sobre la persona. Es como una mancha que siempre está presente».

He aquí algunos textos tomados del libro:

«Abuso. Qué palabra. Abuso es cuando le dices a un policía de tránsito que se vaya a la mierda. No es abuso cuando un hombre de 40 años fuerza su verga en el culo de un muchacho de seis años. Eso ni siquiera se acerca a lo que es un abuso. Eso es violación agresiva. Lleva a múltiples cirugías, cicatrices (dentro y fuera), tics, trastorno obsesivo-compulsivo, depresión, pensamientos de suicidio, auto-lesionamiento vigoroso, alcoholismo, adicción a las drogas, los más jodidos complejos sexuales, confusión de género (“pareces una niña, ¿estás seguro de que no eres una niña?”), confusión de sexualidad, paranoia, desconfianza, mentiras compulsivas, desórdenes alimenticios, síndrome de estrés postraumático, desorden de personalidad múltiple, etcétera etcétera etcétera.»

«Yo pasé, literalmente de la noche a la mañana, de ser un niño lleno de vida, bailarín, revoltoso y sonriente que estaba disfrutando de la seguridad y aventura de una nueva escuela a ser un autómata tieso, rígido y apagado. Fue inmediato y traumático, como ir alegremente en un camino soleado y que se abra de repente una trampa y que te arrojen a un lago gélido.»

«¿Quieres saber cómo arrancar al niño que hay en un niño? Fóllalo. Fóllalo repetidas veces. Pégale. Sujétalo y métele cosas adentro. Dile cosas de él mismo que sólo pueden ser verdad en las mentes más tiernas antes de que la lógica y la razón estén plenamente formadas y quedarán arraigadas en él y formarán parte integral e indiscutible de su ser.»

«Quizás algún día perdone al Sr. Lee. Que eso ocurra es más probable si encuentro la manera de perdonarme a mí mismo. Pero la verdad, para mí en todo caso, es que el abuso sexual de niños rara vez o nunca termina en perdón. Sólo lleva a auto-inculpación, a una visceral furia y vergüenza dirigidas contra uno mismo. Pero traer a la luz temas como éste es de inmensa importancia. Y recibir cientos de mensajes de apoyo y agradecimiento de personas que también han pasado por experiencias similares fue para mí un indicador de que se necesita hablar aun más al respecto.»

Refiriéndose a todo lo que tuvo que pasar ante los tribunales para poder contarle al mundo su verdad, Rhodes declaró:

«Ésta no es la manera de hacerlo. Me hizo sentir mal, pero mírame ahora: soy feliz, estoy casado, estoy funcionando… Recordamos a los perpetradores, recordamos a Savile [moderador de la BBC que abuso sexualmente de cientos de menores de edad], pero las víctimas son amontonadas todas en esta masa silenciosa. Yo pienso —¡joder!— que cada una de estas víctimas tendrá en su meñique mil veces la humanidad de mil Jimmy Saviles, y bravura, y fuerza y resistencia.»

Con su ejemplo, James Rhodes nos muestra que el foco de atención no debería estar dirigido hacia los Hannibal Lecters que silencian a los inocentes devorando la sustancia de sus vidas y quitándoles toda esperanza. Ha llegado la hora de las víctimas, de romper el muro del silencio y hablar con franqueza. Para que estos crímenes nunca más queden impunes. Ni las víctimas desatendidas y abandonadas.

________________________________________

FUENTES

The Law Society Gazette
Supreme Court overturns ban on James Rhodes autobiography (20 May 2015)
http://www.lawgazette.co.uk/law/supreme-court-overturns-ban-on-james-rhodes-autobiography/5048933.fullarticle

The Guardian
Pianist James Rhodes wins right to publish autobiography telling of abuse (20 May 2015)
http://www.theguardian.com/music/2015/may/20/concert-pianist-james-rhodes-wins-right-to-publish-autobiography
James Rhodes judgment: quotes from autobiography detail pianist’s ordeal (20 May 2015)
http://www.theguardian.com/music/2015/may/20/james-rhodes-judgment-quotes-autobiography-detail-pianist-ordeal
James Rhodes interview: ‘It’s important to say that bad things happen – and we don’t lie about it’ (23 May 2015)
http://www.theguardian.com/music/2015/may/23/james-rhodes-pianist-interview

60 pensamientos en “SILENCIANDO A LOS INOCENTES

  1. Valiente testimonio. Estremecedor en los daños causados y generados. Horripilantes. Tienes razón se debe enfocar todo en las víctimas y juzgar oportunamente a los criminales. Preparando el camino Martín… a una semana…

    Me gusta

  2. Martín citaron de pasada en Caretas el día de hoy: “No creo que el Sodalicio ni la Familia Sodálite tengan actualmente posiciones más moderadas. Lo que pueden haber moderado son sus tácticas para captar y reclutar jóvenes, pero parece que los siguen formando dentro de un patrón conservador y autoritario”, afirma Scheuch. “El que obedece no se equivoca”, solía decir Figari. Y sus exdiscípulos le responden que prefieren vivir equivocados.”
    Pero va preparándose el camino para el 22. Habrá un enlace vía internet con Alemania durante la presentación del libro?

    Me gusta

    • Quiero recordarte, Gustavo, que este post no tiene como tema al Sodalicio, por lo cual tus dos últimos comentarios pueden ser considerados como off-topics. Te daré el beneficio de la duda, asumiendo que es posible que no te hayas dado cuenta de este pequeño detalle. En todo caso, si vuelves a insitir en poner un off-topic, me veré obligado a bloquearte la función de comentarios.

      En todo caso, yo también tengo curiosidad de saber qué dice el libro.

      Me gusta

      • Jajaja que comico eso de que este Blog no es sobre el Sodalicio. Ahora entiendo porque me quitan comentarios y eso que no soy sodalite. A Lo incomodo le llaman off topics
        Ni modo. Ejemplo de tolerancia!!!!
        Lucho

        Me gusta

  3. Bue …, ya se verá si el libro de pedro salinas tiene que ver con tema del abuso sexual a menores. Sea como fuese, creo que es relevante remarcar que noto dos formas diferentes de secretismo : el secretismo en el que se incluye a la víctima, calculando de antemano que está no va a decir nada, por razones psicológicas en un contexto psicosocial (dañándose aún más a sí misma), el secretismo tabuisante en la sociedad en general, que prefiere no hablar de problemas cuya solución no va a poder administrar (porque…>) y el secretismo en la Iglesia, en donde el tipo de personas que entiende la prioridad del poder por encima de los vínculos sociales entre las personas, decide influenciar a la sociedad adrede para evitar que se expanda el tema, entre muchas otras características y temas de control.

    Creo que estas formas tienen una relación recíproca entre sí, que las imágenes de autoridad en la sociedad (padres, jueces, etc.) no se han sentido durante mucho tiempo capaces de enfrentar este tipo de problemas, a pesar de ser problemas muy viejos y que se han vuelto mucho peores, por la influencia en la sociedad de una cultura eclesiástica, donde el poder carece de control y donde nadie se ha atrevido durante siglos a poner en duda su autoridad.
    No hay que olvidarse que no todos profesan la religión católica en la sociedad. El estatuto social no se basa, de facto, en la religión. Y aún el que como católico se sienta bajo una autoridad eclesial, necesita de total libertad para decidirlo. Sin libertad no pasa nada, es una condición.

    Ahora nos encontramos en una situación en la que nos atrevemos a defendernos de esta lacra, y reconocemos que estos problemas se dan en muchas instituciones y situaciones, y no sólo en la Iglesia. Pero si en la Iglesia se encuentran con mayor ímpetu ciertos hábitos secretistas que, a través de la historia, han influnciado de forma general, y no solamente en el tema de la pedofilia, hoy más que nunca hay que separar activamente a Iglesia y estado para hacer controlables los males de esta situación, es decir : al menos las consecuencias.

    El silencio tiene que convertirse en bulla y gritos, y la prioridad sigue siendo defender al débil, y no al victimario.

    Me gusta

  4. En Rhodes se percibe fuertemente una disfuncionalidad, en las que las drámaticas circunstancias que tuvo que vivir deben haber jugado un importante rol. Las consecuencias de los abusos deben haber sido trágicas, pero no necesariamente provocaron todo el cuadro. Se sabe que Rhodes también padece el Sindrome de Asperger.

    Si fue su autismo o el drama vivido lo que motivo el silencio infantil, o el posterior consumo de alcohol y drogas, los intentos suicidas, la depresión o los episodios psicóticos, hoy es casi imposible de determinar. Pueden ser solo algunas o todas las causas juntas. Sin que ello le quite la gravedad a la tragedia, por la misma razón tampoco es fácil determinar cual de los factores fue decisivo en la narración de la propia historia, más aún si hay un componente autista que suele distorsionar la comprensión de los hechos.

    Estamos ante una esposa velando por la salud mental del hijo y un asperger adulto que prefiere contar su historia sin contemplar el daño al hijo. Rhodes dice que su esposa se inventó el Asperger en el hijo, y claro esta, que también se inventa el suyo. ¿A quien se le puede creer más? ¿Que razón habría en una madre para inventar un diagnóstico?

    El caso es que los jueces le han dado la razón a un derecho de libertad de expresión. Han prescindido de un derecho a la salud de un niño, la del hijo, para privilegiar la salud de un adulto, el padre. Un típico conflicto de derechos y quizás un claro error.

    No será la primera vez que el egocentrismo de un autista aboga por si mismo sin contemplar el daño que causa a su misma prole. Compleja y cruda realidad. Al final el inocente reclama su espacio para gritar, pero olvida que su grito puede arrebatar con la misma violencia la inocencia a los demás.

    Me gusta

  5. Denunciar sirve, sin embargo, para proteger a miles de niños en el futuro y eso no sería un acto egoísta, a pesar que es difícil hablar de ‘egoísmo’ en quien sufre de ese síndrome.
    No es fácil diagnosticar el Asperger, que es una versión ‘light’ del autismo. Marcante en esto es la memoria de elefante que tienen estas personas y las disfunciones en el área social.
    Tomando en cuenta el aspecto disociativo que se suele dar en los cuadros de violaciones, la pérdida de confianza (universal) en las personas e imágenes de autoridad, tanto como la pérdida de – precisamente – el módulo social, y todo esto en quien por razones más neurológicas que psicológicas carece de una función social, puedo entender que tome una decisión tan alejada de su entorno personal. Pero, claro, es un área de desición en un conflicto muy fuerte Mi hijo o la sociedad, qué difícil !

    Me gusta

    • Hace un tiempo me llevaron un caso al consultorio que por sus características yo califique de Asperger. Haré un relato suscinto para comprender como puede afectar a los niños un padre aspie, más aún si el hijo es aspie. Esto independientemente de la existencia de abusos, que pueden agravar la situación, pero como he explicado hay situaciones que no obedecen a un solo factor:

      Se trataba de un adulto de 51 años, casado con dos hijos. Esta persona tenía desde pequeño un comportamiento poco común. Aprendió a leer casi solo, a los 6 años compraba sus libros, de modo que siempre fue un gran lector, además de coleccionista de música. A los 10 años aprendió a tocar guitarra. Se involucraba tanto con sus cantos que se emocionaba hasta las lágrimas. Sus aficiones eran por temporadas, muy intensas, casi obsesivas. Era solitario y muy independiente. Su padre no tenía una influencia importante, su madre de carácter fuerte sí.

      Al llegar la pubertad encontró un grupo religioso y se volvió un fanático. La fase púber de ruptura con los padres encontró una causa a la cual adherirse y vio en sus padres una suerte de opositores a los que había que combatir. Las dificultades de comunicación propias del autismo ya hacían mella en ese periodo. Roto el lazo con los padres, ya que el aspie necesita una referencia, las nuevas eran los que lideraban el grupo.

      Llegada la mayoría de edad ingreso a vivir en el grupo religioso. Como todo grupo religioso había reglas, jefes, horarios y rituales. Entusiasmado en un primer momento con el tiempo llego el desencanto. Le era muy difícil manejar las reglas, seguir a los jefes, aceptar horarios. Siendo todavía el Sindrome de Asperger poco conocido, los integrantes del grupo lo trataban como alguien normal, con sus excentricidades, pero dentro de todo como uno más. Pero él no se percibía igual, sino muy vulnerable y sensible a los tratos en el grupo. Con el tiempo las dificultades se hicieron patentes, la persona aparentemente llegó hasta la depresión no diagnosticada. Finalmente tuvo que abandonar la casa. Pero aún no había diagnóstico de Asperger.

      El personaje volvió a la vida fuera del grupo, y siguió participando de las actividades que este promovía. Tuvo desde el principio dificultades para adaptarse a la nueva vida, los trabajos que adquiría eran inestables, así como las relaciones familiares y sociales.

      Con el tiempo se casó con una mujer muy comprensiva y tuvo dos hijos. Pero sus dificultades de trato no le permitían trabajos estables, ni bien remunerados. La explicación a la pérdida de trabajos siempre recaía en los empleadores, y rara vez el sujeto tenía alguna responsabilidad. Además sentía que el grupo religioso lo había segregado porque no lo convocaba a trabajar en sus operaciones. Al final no soportaba su propia situación y embarcó a Europa.

      A Europa llegó con el sueño de ser integrado a la sociedad, y en cierto sentido se integró. Pero tampoco adquirió un trabajo estable, y ocurrió lo mismo con los empleadores, que siempre resultaban culpables o moralmente inaceptables. Sus hijos crecieron en este ambiente de inestabilidad. Su esposa demoró en adaptarse pero finalmente pudo encontrar trabajos, que eran mejor remunerados que los de él.

      La carencia de un diagnóstico llevo a esta persona a buscar otras explicaciones, en su mayoría justificatorias, de ciertos fracasos, ya sea en el trabajo, en las relaciones familiares, en el trato con los hijos . A todo esto se sumaban permanentes penurias económicas. La explicación a todo eso la encontró en el trato que el grupo le había brindado, lo que se reforzó con el relato de una antigua amistad que le contó sobre otras personas que habían sufrido en el grupo.

      La mente aspie en algunos casos es brillante, pues se maneja con una lógica excepcional. Pero adolece del sentido común, de empatía y de comprensión de situaciones humanas y sus infinitas variables que la psicología estudia y profundiza cada vez más. En este caso esta persona convirtió la interpretación de sus experiencias en la única manera de leer la realidad. Toda comprensión distinta era absolutamente rechazada, equívoca, pues no calzaba con la lógica que había construido.

      Había encontrado una “causa de conciencia”: combatir al grupo religioso, donde él era una especie de salvador de las personas sufridas. Eso incluso por encima de su familia. A partir de ese momento su familia se volvió algo secundario. No entendía porque su esposa reclamaba más atención a las situaciones familiares y a ella misma. En vez de trabajar por una mejor relación con los hijos, quienes ya vivían una relación difícil con el padre, estos fueron distanciándose y perdiendo todo respeto. La esposa de naturaleza sociable, que no conocía aún el diagnóstico, se sentía afectada por las constantes pedanterías del esposo (algo muy frecuente en los aspies). El clima familiar estaba profundamente enrarecido. El matrimonio se estaba yendo a pique.

      En las personas adultas que sufren Sindrome de Asperger es común que no acepten el diagnóstico. Rara vez con esfuerzo pueden aceptarlo, lo cual implica un apoyo emocional fuerte, en lo que es vital la existencia de una familia. Tener una esposa, unos hijos, es un tesoro. No es algo que se debe menospreciar. La mayoría de los Asperger acaban solos, sin amigos, sin trabajo, sin esposa, sin familia, sin dinero que los sustenta.

      Rhodes es una víctima de abuso infantil, todo ello es lamentable, horrible, inaceptable… Al mismo tiempo no parece haber aceptado el diagnóstico, no parece tener en cuenta a su hijo, y tuvo un matrimonio que no pudo salvar. Para él hay que hablar de eso, pero ¿hubiera podido hacerlo sin su nueva esposa, sin el éxito profesional, sin el apoyo de sus amigos?

      En el caso que me consultaron todo parece indicar que sin su esposa, el cariño de sus hijos, su familia, y sus amigos, no podrá.

      Me gusta

  6. Una pregunta para los especialistas. ¿Cuál es el daño a la salud que le puede producir a un niño, Asperger o no, la información sobre lo que le sucedió al padre?.

    Me gusta

    • Hace un tiempo me llevaron un caso al consultorio que por sus características yo califique de Asperger. Haré un relato suscinto para comprender como puede afectar a los niños un padre aspie, más aún si el hijo es aspie. Esto independientemente de la existencia de abusos, que pueden agravar la situación, pero como he explicado hay situaciones que no obedecen a un solo factor:

      Se trataba de un adulto de 51 años, casado con dos hijos. Esta persona tenía desde pequeño un comportamiento poco común. Aprendió a leer casi solo, a los 6 años compraba sus libros, de modo que siempre fue un gran lector, además de coleccionista de música. A los 10 años aprendió a tocar guitarra. Se involucraba tanto con sus cantos que se emocionaba hasta las lágrimas. Sus aficiones eran por temporadas, muy intensas, casi obsesivas. Era solitario y muy independiente. Su padre no tenía una influencia importante, su madre de carácter fuerte sí.

      Al llegar la pubertad encontró un grupo religioso y se volvió un fanático. La fase púber de ruptura con los padres encontró una causa a la cual adherirse y vio en sus padres una suerte de opositores a los que había que combatir. Las dificultades de comunicación propias del autismo ya hacían mella en ese periodo. Roto el lazo con los padres, ya que el aspie necesita una referencia, las nuevas eran los que lideraban el grupo.

      Llegada la mayoría de edad ingreso a vivir en el grupo religioso. Como todo grupo religioso había reglas, jefes, horarios y rituales. Entusiasmado en un primer momento con el tiempo llego el desencanto. Le era muy difícil manejar las reglas, seguir a los jefes, aceptar horarios. Siendo todavía el Sindrome de Asperger poco conocido, los integrantes del grupo lo trataban como alguien normal, con sus excentricidades, pero dentro de todo como uno más. Pero él no se percibía igual, sino muy vulnerable y sensible a los tratos en el grupo. Con el tiempo las dificultades se hicieron patentes, la persona aparentemente llegó hasta la depresión no diagnosticada. Finalmente tuvo que abandonar la casa. Pero aún no había diagnóstico de Asperger.

      El personaje volvió a la vida fuera del grupo, y siguió participando de las actividades que este promovía. Tuvo desde el principio dificultades para adaptarse a la nueva vida, los trabajos que adquiría eran inestables, así como las relaciones familiares y sociales.

      Con el tiempo se casó con una mujer muy comprensiva y tuvo dos hijos. Pero sus dificultades de trato no le permitían trabajos estables, ni bien remunerados. La explicación a la pérdida de trabajos siempre recaía en los empleadores, y rara vez el sujeto tenía alguna responsabilidad. Además sentía que el grupo religioso lo había segregado porque no lo convocaba a trabajar en sus operaciones. Al final no soportaba su propia situación y embarcó a Europa.

      A Europa llegó con el sueño de ser integrado a la sociedad, y en cierto sentido se integró. Pero tampoco adquirió un trabajo estable, y ocurrió lo mismo con los empleadores, que siempre resultaban culpables o moralmente inaceptables. Sus hijos crecieron en este ambiente de inestabilidad. Su esposa demoró en adaptarse pero finalmente pudo encontrar trabajos, que eran mejor remunerados que los de él.

      La carencia de un diagnóstico llevo a esta persona a buscar otras explicaciones, en su mayoría justificatorias, de ciertos fracasos, ya sea en el trabajo, en las relaciones familiares, en el trato con los hijos . A todo esto se sumaban permanentes penurias económicas. La explicación a todo eso la encontró en el trato que el grupo le había brindado, lo que se reforzó con el relato de una antigua amistad que le contó sobre otras personas que habían sufrido en el grupo.

      La mente aspie en algunos casos es brillante, pues se maneja con una lógica excepcional. Pero adolece del sentido común, de empatía y de comprensión de situaciones humanas y sus infinitas variables que la psicología estudia y profundiza cada vez más. En este caso esta persona convirtió la interpretación de sus experiencias en la única manera de leer la realidad. Toda comprensión distinta era absolutamente rechazada, equívoca, pues no calzaba con la lógica que había construido.

      Había encontrado una “causa de conciencia”: combatir al grupo religioso, donde él era una especie de salvador de las personas sufridas. Eso incluso por encima de su familia. A partir de ese momento su familia se volvió algo secundario. No entendía porque su esposa reclamaba más atención a las situaciones familiares y a ella misma. En vez de trabajar por una mejor relación con los hijos, quienes ya vivían una relación difícil con el padre, estos fueron distanciándose y perdiendo todo respeto. La esposa de naturaleza sociable, que no conocía aún el diagnóstico, se sentía afectada por las constantes pedanterías del esposo (algo muy frecuente en los aspies). El clima familiar estaba profundamente enrarecido. El matrimonio se estaba yendo a pique.

      En las personas adultas que sufren Sindrome de Asperger es común que no acepten el diagnóstico. Rara vez con esfuerzo pueden aceptarlo, lo cual implica un apoyo emocional fuerte, en lo que es vital la existencia de una familia. Tener una esposa, unos hijos, es un tesoro. No es algo que se debe menospreciar. La mayoría de los Asperger acaban solos, sin amigos, sin trabajo, sin esposa, sin familia, sin dinero que los sustenta.

      Rhodes es una víctima de abuso infantil, todo ello es lamentable, horrible, inaceptable… Al mismo tiempo no parece haber aceptado el diagnóstico, no parece tener en cuenta a su hijo, y tuvo un matrimonio que no pudo salvar. Para él hay que hablar de eso, pero ¿hubiera podido hacerlo sin su nueva esposa, sin el éxito profesional, sin el apoyo de sus amigos?

      En el caso que me consultaron todo parece indicar que sin su esposa, el cariño de sus hijos, su familia, y sus amigos, no podrá.

      Me gusta

      • Hola, Roberto:

        Sólo quisiera saber cómo te llevaron el caso al “consultorio”, dado que tu dirección IP (201.230.184.181) es de Lima y supongo que allí tienes tu “consultorio”, mientras que la persona del caso que describes vive en Europa, según tú mismo cuentas. Además, no sabemos tu verdadero nombre y, por lo tanto, no podemos verificar si eres verdaderamente psicólogo o psiquiatra, mucho menos que seas un especialista en síndrome de Asperger. De tu dirección de e-mail (robertorajuela@gmail.com) no podemos deducir nada, pues el apellido Rajuela no existe en Lima, y entiendo que ni siquiera existe como tal en el idioma español, salvo en la serie animada Los Picapiedra.

        Lo que me parece sospechoso son las similitudes que hay entre tu relato pseudo-científico y mi propia historia personal. Guardando las distancias, por supuesto, pues el resumen peca de simplismo y superficialidad, y hay varios detalles que no son exactos, además de que se percibe como trasfondo una interpretación tendenciosa que parece querer justificar al grupo religioso a como dé lugar.

        Aparentemente, el diagnóstico de síndrome de Asperger es la conclusión a la que se quiere llegar de antemano, y se toman aspectos aislados de mi personalidad y mi biografía que podrían coincidir con algunos síntomas, y lo que no coincide es manipulado, arreglado y presentado de tal manera, a fin de que coincida. Sin contar las generalizaciones que omiten datos reales —o inventan otros— que las hacen inválidas desde un principio.

        Además, ¡qué desvergüenza de manipulación cuando se interpretan conductas normales en la pubertad y aquellas generadas y fomentadas por el grupo religioso como síntomas de Asperger!

        En el supuesto caso que ahora presentas, ¿me podrías informar qué tipo de tests le fueron aplicados al paciente o qué métodos se aplicaron durante las sesiones a fin de llegar a la conclusión de que el sujeto tiene síndrome de Asperger?

        Personalmente he pasado por varios tests psicológicos durante mi vida y nunca me fue diagnosticada ninguna anormalidad, aunque sí deficiencias en algunas áreas así como capacidades sobresalientes en otras, lo cual encaja dentro del espectro de lo que se puede considerar normal. Y por cierto, nunca he ido al “consultorio” de ningún Dr. Rajuela.

        En caso de que todo esto sólo tenga la finalidad de desacreditarme —lo cual es factible, dadas las numerosas coincidencias—, ¿me podrías decir que otros síndromes o desórdenes psicológicos se les pretenderá colgar a todos aquellos que critiquen públicamente al grupo religioso? Pues desde que tengo memoria ésta ha sido siempre la estrategia aplicada frente a los disidentes de tal grupo. Lo hicieron con José Enrique Escardó, con Pedro Salinas, con otros testigos importantes cuyo nombre no estoy autorizado a revelar por el momento, ahora lo intentan hacer conmigo.

        Te advierto que en este blog no se admitirá suplantación de personalidades —que no otra cosa es hacerse pasar por psiquiatra cuando los indicios apuntan a que no lo eres— ni mucho menos maltratar la reputación de una persona a quien nunca has podido tener de paciente, haciéndola pasar por un caso clínico con el fin de desacreditar sus testimonios.

        En caso de que reincidas en comentarios de esta calaña, me veré obligado a aplicar las normas correspondientes de este blog y bloquearte la función de comentarios.

        Me gusta

      • Si mi tocayo de blog fuera psiquiatra o psicólogo estaría cometiendo infidencia, pues si bien no dice el nombre, los detalles son significativos como para que cualquier allegado sepa de quién se trata. Por otro lado, el lenguaje utilizado es lo suficientemente coloquial y tendencioso como para dudar que esté escrito por un especialista.

        Me gusta

      • Buenas tardes Sr. Scheuch:

        Sí vivo en Lima y aquí tengo mi consultorio. Comprendo la incomodidad que le puedo haber causado, no ha sido mi intención herir sus sentimientos. Uso un seudónimo, porque el tenor de las conversaciones que vi me pareció mejor. Disculpe si eso no está permitido aquí.

        A mí me hicieron una consulta sobre un caso anónimo, en que hicimos una anamnesis remota, pues no se podía observar al paciente como es evidente. En los casos de autismo el método de observación remota es fundamental para avanzar en los siguientes pasos. Rara vez en los casos adultos, como era el referido, el paciente llega primero a consulta, sino que son sus allegados los que preocupados por las distorsiones que perciben acuden al médico. Por razones profesionales no puedo dar mayores señas.

        Lamento mucho si se ha sentido identificado o coincide con sus características. Supe del caso sobre Rhodes y solo he querido aportar a la reflexión sobre el fenómeno de los Asperger, que es poco conocido en nuestro medio, que se ha aplicado principalmente en el ámbito de los niños. Un extenso grupo etario carece de diagnóstico. Tal vez, si lo considera necesario al percibir alguna de los síntomas mencionados, podría hacerse un descarte en donde vive.

        Saludos, Roberto

        Me gusta

      • Qué manera de escribir tonterías, “Roberto” (no Roberto Rodriguez). Ningún terapeuta serio va a hablar de “pedantería”, el problema de los que sufren de ese síndrome conlleva un origen orgánico, la falta de una naturaleza social no es la misma motivación psíquica de la pedantería, entre varios otros errores crasos. Piensa p. ej. en la famosa inteligencia semiótica, que en el mundo del arte se le suele llamar el “sexto sentido”. Que podría que tener eso con un autista, la capacidad interpretativa y los signos de connotación ?

        Para uds. todos son manipulables, no ? Estudiaste en el sodalicio ?
        Tu intención es claramente dañina, y hasta tal punto que no me queda la menor duda que el único que revela una naturaleza asocial, en este caso antisocial eres tú.

        Lo único que demuestras es que quienes en tu grupo difaman a sus críticos carecen de interés social y han enfermado, y que sufren de una espantosa ignorancia. Sorry, pero para mí queda demostrado.

        Me gusta

  7. Después de leer el avance del libro de Pedro Salinas (el relato de la violación del púber Santiago por Figari) puedo entender el nerviosismo de los sodalites. El intento de desprestigiar a las víctimas, a quienes acogen las denuncias y a quienes nos indignamos, tiene nombre: “control de daños”.

    Me gusta

    • ¿Control de daños? Si los sodálites, todavía no definen qué hacer… esta es una bola de nieve, que no podrá ser controlada. No porque sea verdad o no. Sino porque la prensa ha juzgado y ejecutado un juicio y en este ha sido condenado Luis Fernando Figari.

      Me gusta

      • Lo ideal sería que sea juzgado por la justicia civil, eso pasa cuando el imputado busca evadirla. Ahí están las acusaciones. Si le interesa resguardar su nombre y el de las instituciones que lo defienden, tendría que dar cara.

        Me gusta

      • Esta es una de las tácticas del control de daños: Si la verosimilitud de la denuncia es tal, que ya no es posible desprestigiar a la víctima o al mensajero de la denuncia, entonces hay que reenfocar la atención, victimizando al acusado de la violación. Un ejemplo: “No hay que hacer leña del árbol caído”.

        Me gusta

      • Para nada… este caso no es un control de daños. es mi opinión y yo estoy a favor de que se investigue. Veo difícil que sea en el fuero civil, ojalá se pueda investigar por completo.

        Me gusta

      • Bien Gustavo, entonces solidaricémonos con las víctimas, dolámonos con su dolor, acojamos la denuncia, indignémonos por su sufrimiento, denunciemos a los encubridores y pidamos justicia contra el perpetrador. Justicia es debido proceso. Si el imputado evade el debido proceso, entonces no se merece el beneficio de la duda.

        Me gusta

      • Completamente de acuerdo debe denunciarse formalmente o iniciarse una investigación de mutuo propio, juzgarse y encontrarse la verdad en un debido proceso. Esperemos que ocurra.

        Me gusta

      • VIOLACIÓN DEL PÚBER SANTIAGO POR FIGARI ? V I O L A C I Ó N ?
        Parece que Figari va a tener muchísimo de lo cuál preocuparse. Voy entendiendo por qué los sodas están tan activos difamando a diestra y siniestra. Voy entendiendo…

        Me gusta

  8. El reconocimiento del SVC de hoy es más tibio que en el caso de Doig. ¿Cuán sincero puede ser el pedido de perdón, si no hay expulsión y tampoco ofrece investigación interna? Eso es complicidad y encubrimiento.

    Me gusta

      • En tu enlace, el que escribe expone pruebas y empieza con :

        “Con respecto al comunicado emitido por el Sodalicio de Vida Cristiana el día de hoy, yo xxxx xxxx, con DNI xxxxxxxxx, en plena conciencia y uso de mis facultades, declaro que parte de ese comunicado es FALSO y que se está engañando a la opinión pública y a todos los que participan de una u otra manera de la obra del Sodalicio de Vida Cristiana.”
        ———————

        Ayayay, se pone compleja la cosa. Y no sería más facil digo yo, que Figari admita su culpa en vivo y en directo y pida las disculpas del caso ? Hay un solo sodálite que haya hecho eso, ya que tantos violentaron a menores ? Y ahora cómo intentarán silenciar al muchacho que ha escrito ese mensaje ? Y cómo intentarán silenciar a Pedro Salinas ?

        Me gusta

  9. Pingback: SOBREVIVIENTE DEL SODALICIO | LAS LÍNEAS TORCIDAS

    • Sí, ahora le toca al fuero civil.

      No estamos hablando de alguien que quiera ser perdonado para ser caritativo con él – desde ese punto de vista. Estamos hablando de alguien que insiste en sus errores y taras sistémicas, en mentiras, manipulaciones y difamaciones.
      Ya que ellos mismos (Figari y la cúpula sodálite) presentan a la caridad como una disyuntiva obligada en un contexto, prefiero – y no me queda otra – ser caritativo con todas las futuras posibles víctimas de ese sistema, así como con lasvíctimas que hasta ahora han podido conocerse.

      NO NOS QUEDA SINO SANCIONAR.

      La justicia y el sistema jurídico peruano están en la mira, y vamos a concentrarnos en descubrir cada milímetro de sus movimientos, que nadie se preocupe por eso. De los casos de influencia y corrupción se harán otros casos bajo todo el peso de la ley. Mejor decirlo así, aún por razones puramente humanitarias, pero :

      Guerra avisada no mata gente.

      Me gusta

      • Eres demasiado optimista Gerundio.
        En el Perú la separación Iglesia-Estado existe solo en papel, aquí los prelados dictan politicas públicas.
        Muy difícil que la fiscalía abra proceso teniendo en cuenta que las denuncias se presentaron en el tribunal eclesiástico y el implicado está bien guarecido en Roma.

        La esperanza es que el Vaticano designe una comisión interventora externa e independente como hizo con Lumen Dei.
        El SCV no va a reformarse por sí mismo, la ‘vieja guardia’ sigue siendo fuerte y todos son incondicionales de LFF:

        Me gusta

      • Si es así se van a dar con sendas sorpresas … 😀

        Las violaciones y abusos sexuales y psicológicos a menores de edad le conciernen por igual al sistema jurídico peruano, Figari no es sacerdote. El problema es lo que ha prescribido, pero no todo ha prescribido. Ahora será Figari, ya llegarán otros nombres. Dale tiempo al tiempo. Ya verás la que se arma cuando les toquen la billetera …

        Me gusta

      • Ojalá pero es muy difícil.
        En Europa y EEUU (donde sí hay separación Iglesia-Estado) por décadas la Iglesia encubrió los casos de pedofilia y abusos hasta que la investigación del Boston Globe la puso al descubierto en EEUU y creó el efecto dominó que se extandió a otros continentes.

        Aquí no hay ningún político, juez o magistrado con las agallas suficientes para enjuiciar a miembros de una organización cuyo fundador y cúpula provienen de familias de la alta burguesía que controlan grandes grupos empresariales económicos.en minería, banca & finanzas, telecomunicaciones, etc.

        Pero bueno, los ‘milagros’ también existen…

        Me gusta

      • Tú lo has dicho Gerundio, porque las “sanciones” eclesiásticas son un insulto a la decencia.
        La Iglesia ya no tiene cárceles (las tuvo cuando la Inquisición perseguía, torturaba y mataba gente), solo “casas de penitencia y oración”
        para casos como este.

        Me gusta

  10. Ante la presión de los testimonios y la indignación expresada en redes y medios salió un segundo comunicado de SVC. Es un poco más asertivo, intenta desmarcarse de Figari, se habla de investigación interna, pero sin compromisos específicos de posibles sanciones. Tampoco hay promesas de revisión de procedimientos internos, dado que la repetición de las denuncias evidenciarían que no son hechos aislados, sino que forman parte del sistema, el cual fue justamente diseñado por Figari y Doig. Finalmente, queda evidenciado el fundamento de las denuncias hechas en este blog. Valiente Martín.
    El limk del comunicado: http://elcomercio.pe/visor/1850015/1226973-sodalicio-figari-falta-su-obligacion-moral-al-no-declarar-noticia .

    Me gusta

    • Y lo más complejo de todo :

      Serán capaces de escuchar a los “profesionales externos a su institución” si estos hacen un análisis de todo el apparatchik sodálite ? Y porqué recién ahora ? Cuántas víctimas habrían tenido que pasar ?

      Si no nos han escuchado a nosotros tanto tiempo, cómo será con ellos … Los van a difamar como a nosotros, por ejemplo, o qué harán ? O escogerán tan solo los que les conviene ?

      Serán capaces, con su escasa lectura, de entender lo que es un problema sistémico, … que en la ciencia es un viejo problema conocido ?

      ————-
      Celebro, sin embargo, sinceramente que Moroni haya sacado la cabeza del hoyo aunque sea para decir algo, después de taaaaantoooo tiempo. Pero ya que del dicho al hecho hay mucho trecho, y considerando todo el silencio que protagonizaron y al que concientemente obligaron, siento decir que MÁS SENTIDO TIENE NO CREERLES NADA. Pero ya veremos …

      Me gusta

  11. A tan escaso tiempo de la publicación del libro de Pedro Salinas, las denuncias no se reducen a Figari y su cúpula sino a todo el sodalicio :
    1. Las violaciones = sexuales y psicológicas
    2. La hipocresía homofóbica de Figari, que al parecer vive con su pareja
    3. El encubrimiento oficial de todo esto, por parte del sodalicio, para dejar que todo prescriba jurídicamente !

    Me gusta

  12. ABOGADO ÓSCAR SCHIAPPA-PIETRA TOMA CARTAS EN EL ASUNTO Y TEMA DEL DEPREDADOR “JEFFREY DANIELS” SALE A LA LUZ !

    El reconocido abogado y especialista en derechos humanos Óscar Schiappa-Pietra exhortó al Ministerio de Justicia (Minjus) tomar acciones en torno a las denuncias por abuso sexual, en muchos casos perpetrados contra menores de edad, dentro del movimiento católico Sodalicio de Vida Cristiana.

    El letrado pidió a la directora general de Justicia y Cultos del Minjus, María Cecilia Rodríguez Cuba, solicitar a la Fiscalía de la Nación la apertura de una investigación de oficio con fundamento en los gravísimos testimonios que se han hecho públicos a través del libro ‘Mitad monjes, mitad soldados’ del periodista Pedro Salinas.

    Consideró que los directivos de ese movimiento religioso serían cómplices de tales hechos delictivos y estarían contribuyendo a ocultar al fundador Luis Fernando Figari, para impedir la correspondiente acción judicial en una sede penal.

    Otro miembro acusado :
    Ayer se difundió el nombre de un tercer miembro del Sodalicio acusado de pedofilia. Se trata del sodálite Jeffrey Daniels, quien habría realizado tocamientos indebidos a un ex integrante de dicha comunidad, identificado como ‘Tito’. Según el testimonio de él, Jeffrey lo manoseaba constantemente y que acosó sexualmente a otros menores de edad.

    Fuente :
    http://larepublica.pe/impresa/sociedad/712037-solicitan-al-ministerio-de-justicia-actuar-frente-graves-denuncias-contra-sodalicio

    ————————–
    Otros empiezan a alzar la voz, que fue acallada en los inocentes. Esto no es una caza de brujas, esto es una labor necesaria de esclarecimiento.

    Me gusta

  13. MINISTERIO PÚBLICO YA INVESTIGA DENUNCIAS CONTRA EL SODALICIO :

    El Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, anunció que el Ministerio Público investiga las múltiples denuncias de abuso sexual contra los líderes del Sodalicio de Vida Cristiana, reveladas en los medios de comunicación luego de la publicación del libro “Mitad monjes, mitad soldados” de los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz.

    Sánchez hizo el anuncio ante la consulta de los periodistas que lo abordaron, luego de inaugurar el local de la Fiscalía Distrital de Miraflores, donde estuvo acompañado del alcalde Jorge Muñoz.

    Con esto, queda abierta la posibilidad de que la Fiscalía formule denuncia contra Luis Fernando Figari y otros líderes del Sodalicio que han sido sindicados como autores de diversos abusos sexuales; y que pueda pedirse su extradición desde Roma, para que responda en el Perú por sus delitos.

    ABUSOS SEXUALES NO HAN PRESCRITO

    El portal especializado en temas legales Laley.pe explicó que los delitos sexuales cometidos por los líderes del Sodalicio todavía no han prescrito, pues en el caso de que las víctimas hayan sido menores de 14 años, como ha ocurrido en varios casos, aún podría juzgarse y condenarse a Figari y otros integrantes del Sodalicio que sean hallados responsables.

    En su página web, apunta que estos delitos “se sancionan más gravemente cuando el autor del abuso sexual ostenta una posición o cargo que le dé autoridad sobre la víctima o le impulse a depositar en él su confianza, como es el caso de los clérigos o religiosos”.

    En cuanto al plazo de prescripción, explicó que este vence entre 2019 y 2020. ¿La razón? Según las leyes peruanas, la Fiscalía cuenta con un plazo de hasta 20 años para investigar estos delitos, considerados graves en el código penal.

    “Si se acredita que un menor de 14 años fue objeto de violación sexual entre 1999 o 2000, la acción penal recién prescribirá entre el 2019 y 2020, esto es, cuando hayan transcurrido 20 años de la comisión de estos delitos pese a que dicho delito tiene una pena máxima de 35 años”, precisa el portal.

    Además, se podría aplicar el “plazo extraordinario de prescripción”, al que le agrega la mitad del tiempo transcurrido. Por ello, el Ministerio Público tendría “hasta el 2029 o 2030 para llevar a juicio los casos y obtener una sentencia”.

    Para poder hacer estas investigaciones, “el Ministerio Público podrá pedir la extradición de los miembros del Sodalicio que se encuentren fuera del país si se encuentran vinculados con la comisión de alguno de estos delitos”.

    Además, los líderes religiosos no tienen un régimen judicial especial. El portal indica que en el concordato entre el Estado peruano y El Vaticano “ninguno de sus artículos reconoce alguna jurisdicción especial o excluyente para la realización de investigaciones o procesos internos por la comisión de delitos por parte de clérigos o religiosos”.

    Por ello, “los representantes de la Iglesia, una vez que tomaron conocimiento de estos hechos, tenían el deber de denunciar o comunicar de los hechos al Ministerio Público”.

    Con el anuncio de Pablo Sánchez, comenzará una larga investigación que, podría terminar con el enjuiciamiento y condena de los responsables, siempre y cuando no haya protección de la Iglesia. Esto tiene para rato.

    Fuente :
    https://redaccion.lamula.pe/2015/10/22/fiscal-pablo-sanchez-ministerio-publico-ya-investiga-denuncias-contra-el-sodalicio/victorliza/

    Me gusta

  14. Monsr. Bambarén ya había pedido el año 2011 que se investigue puntualmente al sodalicio, no sólo a Figari. Ahora resulta que hay DENUNCIA HASTA CONTRA CIPRIANI e incluye a otras autoridades de la Iglesia Católica :

    “El presidente del Instituto de Defensa de los Derechos del Menor (IDDEREM), Daniel Vega Farías, presentó una denuncia contra el cardenal Juan Luis Cipriani ante la 30° Fiscalía Provincial Penal de Lima por los delitos de encubrimiento real y personal, obstrucción de la justicia, complicidad y omisión de denuncia.”

    Ver aquí :
    http://www.gatoencerrado.net/store/noticias/94/94447/detalle.htm

    ————————–
    Si tan sólo le hubiesen hecho caso a las líneas torcidas mucho antes …

    Me gusta

  15. Y ahora Luis Gaspar, vicario y juez del Tribunal Eclesiástico quiere hacernos creer que una denuncia a través del fuero penal no procede, como que si las cosas tengan que seguir siendo “solucionadas” (tarde mal y nunca) por y exclusivamente en la Iglesia.
    Y como la mejor ‘defensa’ es el contraataque planea demandar a los que han decidido acusarles, a pesar de que Gaspar ha tenido que aceptar que desde hace años ellos conocen los acontecimientos y nunca canalizaron esta acusación desde/para la juridsicción civil. Este tipo de actitudes asociales van a derrumbar hasta la última piedra del sodalicio, en que pase lo que pase se quedará al final sin un rostro qué mostrar. Luego le tocará a los padres de familia defender a sus vástagos.

    Padres de familia, qué pasa con ustedes, qué están esperando ?

    Ni siquiera advirtieron a instituciones que cuidan de los menores de edad, que hay varias, para sugerir – al menos – una investigación. Simplemente no hicieron nada, a pesar de que Figari no es sacerdote sino un laico civil a los ojos de la jurisprudencia peruana y como lo es en la gran mayoría de otros países. A más encubrimiento, en el que insisten aún aquí y ahora, mayor la pena y las posibilidades de descubrir la longitud de los tentáculos de Figari … Sigan así no más.

    Como argumento para la demanda Gaspar asegura que sólo “quieren figurar”. :/ Ahá …
    https://redaccion.lamula.pe/2015/10/24/el-mundo-al-reves-cipriani-quiere-demandar-a-quienes-lo-denunciaron-por-el-caso-del-sodalicio/redaccionmulera/

    Me gusta

    • Sobre las causas de los pedos hay en verdad muchísimas discusiones. Una teoría bastante nueva sitúa al pedo agresor entre psicosis (tras la neurosis) y la psicopatía. Otro punto que no dice son los problemas de dopamina y hormonales – según estadística – que en las terapias se tratan a veces de forma paralela o con testosterona, o inhibidores y pre-dopamina. Puede ser que las dierencias sean de orígen étnico, aquí se habla de Chile. La cuestión reactiva la mencionamos aquí hace tiempo, pero en función a la homofobia.
      Lo de los que ‘comparten’ por la red son los psicopáticos, la peor lacra.

      Buena, sin embargo la diferenciación entre pedo y violador. Son dos casos aparte. Se trata de gente profundamente enferma..
      La diferenciacion pedo y homosexual es muy superficial, y muy a la freud, y eso del 97% de pedófilos abusados sexualmente en su niñez nunca lo he leído en mi vida, acá tenemos otras cifras, totalmente diferentes. Quedan los problemas invisibles (antes de los 2 años de edad), las ‘cicatrices’ no saltan siempre. Faltó la importantísima diferencia entre pedo y pederasta, son patologías aparte. Los datos estadísticos distancian al pederasta de los causales, son más bien una suerte de oportunistas que subliman pero tienen una estructura de hecho menos enferma, también los hay en la Iglesia.

      Lo que más me preocupa no son las enfermedades de Figari y cúpula, eso está relativamente claro. Pero qué pasa con la ceguera infantil del resto ? Los que hasta ahora no entienden a la cúpula de poder que tienen sobre ellos ? Eso no es normal.

      Allí hace falta un especialista, un perito en psclg. clínica y social que investigue. No sería la primera vez que se da un caso de una suerte de locura colectiva en una secta.

      Preocúpense : ESO NO ES NORMAL, eso tiene consecuencias !

      Me gusta

  16. Pingback: MI HERMANO SODÁLITE | LAS LÍNEAS TORCIDAS

  17. Pingback: MI HERMANO SODÁLITE | LAS LÍNEAS TORCIDAS

  18. Pingback: Instrumental o cómo la música clásica puede salvarte la vida - Haltermag.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s