EL SODALICIO CONTRA LA GUITARRA ROTA

broken_guitar

Este post es complementario de mi anterior escrito EL SODALICIO CONTRA LAS LÍNEAS TORCIDAS.

Los intentos del Sodalicio de acallar una voz crítica como la de LAS LÍNEAS TORCIDAS no son nuevos. Algo similar me ocurrió con mi primer blog, LA GUITARRA ROTA, donde incluí textos en que relataba —a partir de mi propia experiencia— algunos aspectos de la historia de Takillakkta, emblemático grupo musical folklórico de la Familia Sodálite, del cual yo fui uno de los fundadores y en cual yo ejecutaba la guitarra, además de contribuir a su repertorio con composiciones propias. La versión que yo contaba difería de la versión oficial (incluida en una página web de Takillakta que ya no existe; ver https://web.archive.org/web/20150615013203/http://takillakkta.org/), la cual resumía la historia del grupo escuetamente sin dar mucho detalle y de manera idealizada. Además, dispersos en mis textos había críticas a algunos elementos institucionales del Sodalicio, sin mencionarlo por su nombre.

Inicié ese blog en enero de 2009. Recién a fines de ese año un sodálite con un alto cargo se comunicó conmigo, llamándome la atención y exigiéndome que retirara varios contenidos de mi blog. Yo aún no había hecho público mi alejamiento del Sodalicio y este sodálite supuso que yo todavía me sentía miembro de la institución, por lo cual pensó que podía exigirme ciertas cosas apelando a la obediencia —dándome por supuesto las explicaciones del caso, que yo debía aceptar como verdad incuestionable—. Por supuesto que le comuniqué mis discrepancias, le hice quedar claro que yo ya no me sentía identificado con el Sodalicio y que, por lo tanto, no le debía obediencia a nadie en la institución y era yo el que tenía que decidir qué contenidos debía incluir en mi blog. El siguiente es el e-mail que le escribí el 30 de noviembre. Como de costumbre, he eliminado todos aquellos párrafos con contenidos puramente privados y personales, dejando sólo aquello que es de interés público.

Planteaste la presencia de mi blog en el ciberespacio como una falta contra el derecho a la buena reputación de ciertas personas, al hacer yo público lo que debe arreglarse en el ámbito privado entre las personas implicadas. Sobre si lo que yo cuento se ajusta a la verdad, no comentaste nada al respecto con suficiente claridad. Dicho en otras palabras, me diste a entender que el haber publicado mi blog era una falta ética, independientemente de que sea cierto o no lo que se dice allí.

He vuelto a revisar mi blog y no he encontrado nada que pueda considerarse como revelación de secretos íntimos de las personas. El blog busca presentar de alguna manera mi experiencia personal en cuanto autor y compositor de canciones y uno de los fundadores del grupo Takillakkta. La finalidad principal es buscar que las canciones que yo he compuesto no se pierdan —tanto aquellas que ha interpretado Takillakkta como aquellas que no—, hacer un ajuste de cuentas con mi propia obra —señalando aquello que considero valioso y aquello que no en mis propias composiciones— y hablar un poco sobre el trasfondo histórico y social que rodeó mi experiencia personal con Takillakkta. Evidentemente, no se puede hacer esto sin mencionar a otras personas implicadas y relatar los hechos que llevaron a que no se respetara la integridad de las letras de algunas canciones.

También se hace evidente una crítica a algunos aspectos del Sodalicio —sin mencionarlo por su nombre, para que lo entienda sólo quien sepa a qué me refiero—. Y en este punto tengo la impresión de que no has entendido bien mi posición, pues me hablaste de que si dejaba de lado el Sodalicio cometía una especie de “suicidio espiritual”. Francamente, no creo que esto pueda darse en quien tiene la intención —y siempre la ha tenido— de ser fiel a la Iglesia fundada por Cristo y busca caminos para vivir su compromiso de fe de manera auténtica. Dejar de lado un estilo, una espiritualidad —yo diría en este caso ideología religiosa—, una institución con la cual uno ya no se identifica, puede ser doloroso, pero si eso va unido a un deseo de seguir caminando junto con la Iglesia bajo la luz del Espíritu Santo, intentando testimoniar a Jesús en la propia vida, podemos hablar más bien de “resurrección espiritual”.

Has de saber que, una vez que dejé de vivir en comunidad, busqué contribuir con mis talentos en la misión para la cual Dios había llamado al Sodalicio. Sin embargo, encontré poco apoyo de parte de la institución, aunque sí de una cuantas personas concretas. Poco a poco sentí que se me iba marginando de varias iniciativas: del Instituto Nuestra Señora de la Reconciliación, de los círculos de estudios, de los proyectos musicales. E incluso supe de algunas habladurías que corrían sobre mí, sin fundamento. La decisión de irme con mi familia a Alemania se debió en parte a las pocas oportunidades de trabajo que encontraban, pero también en parte a cierta marginación de la cual había sido objeto en algunos ámbitos vinculados a la Familia Sodálite. Mi deseo era trabajar para la Iglesia en un lugar donde todavía nadie se hubiera formado prejuicios sobre mí. Incluso aquí en Alemania hemos estado atentos a oportunidades para poder colaborar con la Familia Sodálite en lo posible, organizando, por ejemplo, la estadía de los emevecistas que vinieron a la Jornada Mundial de la Juventud en Colonia [en el año 2005].

Tienes que comprender que uno puede seguir teniendo actitudes positivas hacia la institución en la cual ha encontrado la fe, pero llega el momento en que uno se cuestiona todo lo que ha vivido, al no ver una correspondencia, ni siquiera una preocupación hacia nosotros que hubiera podido expresarse con un simple «gracias».

El momento de quiebre llegó cuando supe que se había hecho saber de manera pública de la expulsión por falta grave reiterada de una persona a la que yo siempre he apreciado mucho [Germán McKenzie], más aún cuando nunca se especificó en qué consistía esa falta grave. Y las informaciones que me llegaron apuntaban a que esa “falta grave” no era tal, y que eran otros los motivos por los cuales esa persona había tomado la decisión de separarse de la institución. A eso se sumó el develamiento del [caso] del pobre Daniel [Murguía], cosa a la cual se le dio punto final con un simple «no sabíamos» y una expulsión ipso facto. Me pregunto si habrá habido una reflexión posterior sobre si lo que hizo este muchacho guardaba una relación con el estilo de vida que se da en las comunidades, que —por otros testimonios que he conocido— es capaz de lesionar psicológicamente a algunas personas.

Me has dicho que si persisto en mantener mi blog en el ciberespacio, me haré daño mí mismo y que ya hay varias personas que se han visto afectadas por lo que yo he puesto ahí. Sin un explicación más detallada de este punto por tu parte, no puedo llegar a entender en qué consiste ese daño. Si ustedes le cuentan un cuento a alguien, y ese alguien descubre que no todo es tan bonito como se lo pintan o hay detalles que no corresponden con la realidad, evidentemente se sentirá decepcionado ¿Es ése el daño? Porque mi perspectiva sigue siendo cristiana, católica y fiel a la Iglesia. Te agradecería que me aclares este punto.

Y respecto a que me hago daño, mencionaste que la gente habla mal de mí. Que haya gente que haga eso no es algo que se produce automáticamente a raíz de lo que yo escribo. Se requiere una acción deliberada por parte de algunos, ya sea prejuzgando sin preguntar, ya sea poniendo en marcha rumores, sin buscar averiguar lo que hay en el trasfondo. Y todo eso —lo sé— mina la honra que me es debida. Con el paso del tiempo me he ido acostumbrando a que ello ocurra, sobre todo en un ambiente como Lima donde se tiene esa mala costumbre de juzgar sin conocimiento de causa. Tú me dices que he ido contra la honra de otras personas, al sacar temas privados al ámbito público —lo cual pongo en duda—. Ahora, yo pregunto: ¿y que se ha hecho por restituir mi honra, salvo decirme que yo soy el único culpable de tener mala fama? ¿Tengo que pasarme la vida defendiendo una imagen, poniendo el pecho sobre la espina, cuando lo único que quiero es ser yo mismo auténticamente? ¿O no será que lo único que importa es la imagen del Sodalicio, y que todas las imágenes personales deben ser sacrificadas —si es necesario— para mantenerla, como se hizo con aquella persona a la que oficialmente se “expulsó”?

La crítica al Sodalicio que aparece como trasfondo de algunos de mis comentarios en el blog es válida —y se ajusta a lo que yo personalmente he vivido—. Si quieres podemos dialogar sobre estos aspectos, me puedes comentar cuáles textos no se ajustan en tu parecer a la verdad, y con mucho gusto modificaré algunas de las cosas que se dicen en el blog si tus argumentos son convincentes. Lo que no me parece correcto ni respetuoso es que me impongas qué cosas puedo dejar y qué debo sacar. He de suponer que a Manuel Rodríguez se le deja libertad para poner en su blog lo que quiera. Y algunos resbalones ha tenido, como se evidencia en algunos comentarios que le dejaron cuando todavía no había activado la función de moderación, que le permite ahora filtrar los comentarios que se publican. Que yo publique mi blog es una decisión mía. Ahora bien, podemos negociar algunos puntos. Por eso mismo, he sacado mi blog del área pública hasta que esos puntos no hayan sido resueltos.

Las críticas que yo hago a algunas de las interpretaciones de mis canciones, luego de varios frustrados intentos de que Javier Leturia [sodálite y director de Takillakkta] hiciera las correcciones del caso, aparecieron en la red por primera vez en el año 2000. A pedido de Germán McKenzie suavicé algunos de los comentarios, pero no los saqué de la red. Javier Leturia sabía de estas críticas, pero no hizo nada al respecto. Después de publicar América 500 años en el año 1992, Takillakkta ha sacado sólo tres producciones más, incluyendo sólo una canción mía que data del año 1984, la Plegaria del Año Santo, en el CD Señor de la Esperanza del año 2004. Me queda ahora claro que Takillakkta no iba a interpretar nuevas composiciones mías, y que en realidad no hubo nunca un verdadero interés en las más de 20 canciones nuevas que yo tenía para ofrecer a Takillakkta.

Ahora me dices que Javier no sabe si seguir interpretando canciones mías, lo cual no llego a entender, considerando que nunca he dicho que sea mi intención que Takillakkta dejara de interpretar mis canciones, e incluso he elogiado varias de esas interpretaciones. Como ese tipo de decisiones no son de las que se suelen dejar a la libre decisión de los consagrados del Sodalicio, sospecho más bien que a Javier se le ha dado la orden expresa de que Takillakkta no interprete ninguna de mis canciones. Como yo manifiesto una actitud crítica —y, en consecuencia, se me debe considerar como un disidente—, se ha comenzado con el proceso de borrar todas mis huellas de la historia del Sodalicio, como ya se ha hecho en casos anteriores con otras personas. Indicio de ello es que Takillakkta ofrezca en su página web 23 canciones de su repertorio para su descarga en MP3, ninguna de las cuales es de mi autoría. El problema parece crearles un quebradero de cabeza, pues canciones mías hay en 5 de las 7 producciones de Takillakkta, y mis canciones han hundido raíces en la memoria colectiva del Movimiento de Vida Cristiana. Lo más sensato sería que las sigan interpretando, pues estas canciones fueron creadas como un don a la Iglesia y no como monopolio del grupo.

Insisto en que no me opongo a que Takillakkta interprete mis canciones. No hay nada que sea obstáculo para ello, más aun cuando ICTYS [Instituto Cultural Teatral y Social] sigue siendo la titular de los derechos de las 23 canciones mías que ha grabado el grupo. Si Takillakkta deja de interpretarlas, debo ver en ello la voluntad de los superiores del Sodalicio y una confirmación de los comentarios críticos que yo mismo he expresado. Si esto es cierto, seré yo tal vez el único que pueda mantener viva la memoria de los orígenes de Takillakkta y de las canciones que yo —como fruto de un talento otorgado por Dios— he compuesto. Y para ello tendré que poner los medios necesarios.

Lo siento mucho, pero ya no me puedo identificar con una institución que, por lo general, pocas veces ha estado dispuesta al diálogo —con quien sea—, con un estilo autoritario y marcadamente verticalista, que en varios casos ha coaccionado la libertad de conciencia de las personas y que no muestra transparencia sobre lo que pasa en ella. A lo cual se suma una doctrina que ha evolucionado poco con el paso del tiempo y que, teniendo el potencial para ser una espiritualidad viva, ha devenido en una ideología rígida carente de matices. Lo último que he leído de Luis Fernando [Figari] me ha parecido decepcionante.

Si a esto le sumamos lo que refleja ACI Prensa, el cuadro no puede ser más decepcionante. En cuanto informativo eclesial deja mucho que desear. La gran mayoría de las noticias giran en torno a tres temas: el aborto, la homosexualidad y la eutanasia. El resto se lo reparten la moral sexual, el celibato, chismes simpáticos del Vaticano, cualquier frase que diga el Papa o un obispo afín a la ideología conservadora del informativo y anécdotas sensacionalistas sobre la vida eclesial (condenas de teólogos, proezas religiosas, asesinatos de curas o religiosos, siempre y cuando no sean liberacionistas). A ello se suma la manipulación de la noticia a través de sus titulares y la presentación sesgada de los hechos, sin la mayor pizca de análisis. Ejemplo de ellos es cuando informó sobre el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Desacreditar todo el documento de más de mil páginas sólo en base a lo en un par de ellas se decía sobre Mons. Cipriani —lo cual estaba además bien documentado— me parece poco serio. Los problemas de pederastia entre el clero son apenas mencionados. Se defendió al P. Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, cuando ya había suficientes indicios como para sospechar con fundamento de su conducta sexual —me refiero a las acusaciones de pederastia— y se ha tocado muy someramente el asunto cuando se destapó que había tenido por lo menos una hija carnal con una mujer, pero cuando se supo de Fernando Lugo, Presidente del Paraguay y obispo reducido al estado laical, que había tenido una hija siendo obispo, la cobertura de la noticia fue mucho mayor, incluso sacando a luz declaraciones de cosas que todavía no habían sido demostradas. Y lo que ya toca extremos fue la manipulación de una supuesta frase de Juan Pablo II dicha en el ámbito privado con el fin de hacer creer que el Papa había avalado la película The Passion of the Christ como si fuera una reproducción fidedigna de lo que realmente pasó durante la Pasión de Nuestro Señor.

ACI Prensa —o su versión en inglés, Catholic News Agency— es un portal público, siendo por tanto legítimas las opiniones públicas que se pueda emitir sobre sus contenidos y su manera de “informar”. No entiendo tu lógica cuando me dices que estas críticas sólo pueden ser canalizadas de manera privada a través de Alejandro Bermúdez, director de la agencia. Sería como pretender que las noticias que publica El Comercio con las cuales uno discrepa deban ser discutidas sólo en privado con su director. Si el Sodalicio avala a ACI Prensa y está de acuerdo con su política “informativa”, me da mucho que pensar.

Me podrías argumentar que tanto Takillakkta como ACI Prensa son iniciativas particulares de miembros consagrados del Sodalicio, y que las responsabilidades recaen únicamente sobre Javier Leturia y Alejandro Bermúdez. Conozco esa figura. Pero también sé que en la realidad no hay iniciativa particular en sentido propio en el Sodalicio, ni nunca la ha habido. Cuando Alfredo Garland escribió Como lobos rapaces, lo hizo por indicación de Luis Fernando Figari y lo que escribía era supervisado por él, Germán Doig y Virgilio Levaggi. Las “iniciativas particulares”, por más que públicamente se las presente como no teniendo ninguna vinculación con el Sodalicio, son dirigidas por personas que obedecen a sus superiores y cuya iniciativa personal es muy limitada. Y siempre ha sido un secreto a voces que estas “iniciativas particulares” son obras del Sodalicio. […]

Todo lo que te he dicho no afecta para nada la propuesta de buscar fondos para las obras sociales del Movimiento de Vida Cristiana. Como miembro de la Iglesia comprometido con la fe, siempre estaré dispuesto a colaborar con obras a favor de los más pobres y necesitados, en un espíritu de cooperación y libertad. […]

También te pido que me envíes una copia del documento que firmé, cediendo mis derechos de autor a ICTYS. Como nunca me fue entregada una copia —cosa que normalmente se hace cuando uno suscribe un documento—, desconozco su contenido exacto, pues o no me acuerdo de lo poco que leí o no se me dio tiempo para leer lo que estaba firmando, más aun cuando esta acción la hice en virtud de la obediencia —a la cual entonces estaba sujeto— y confiando en el buen criterio de mis superiores. Además, no creo que que el documento prohíba contar cómo surgieron mis canciones, qué cambios sufrieron ni qué opino sobre la manera en que son interpretadas.

A fines de enero de 2010 pude conversar en Lima por separado con el sodálite mencionado y con Javier Leturia. He aquí unos párrafos que resumen el resultado de ambas conversaciones, tomados de un e-mail que le escribí el 26 de julio de 2010 a mi amigo Manuel, adherente sodálite:

De resultas de la conversación con Javier decidí mantener mi blog LA GUITARRA ROTA cerrado al público, pues me dio información adicional que muestra que la historia de Takillakkta es más compleja de lo que yo imaginaba, y que Javier en muchos asuntos estuvo con las manos atadas —como lo están muchos miembros del Sodalicio que están sujetos a la obediencia—. Fue una conversación amena y abierta, un intercambio interesante y reconciliador. […]

[Respecto a la otra conversación], hice lo que tenía que hacer en conciencia, pues [un sacerdote de Schönstatt] me había dicho que no podía correr el riesgo de que en el cielo se me pidiera cuentas por no haberle dicho lo que sabía a [ese sodálite]. Yo se lo dije, y quedaba en él tomar la decisión de qué hacía con esa información, que -reconozco- es incompleta y parcial, pues son sólo piezas de un rompecabezas que todavía no termino de armar.

Las conclusiones a las que llego son desalentadoras:

  • que alguien con la autoridad de [ese sodálite] me hable de “cosas de las que no se había enterado” y de “cosas que prefiere no saber”, me habla de una actitud peligrosa para el futuro del Sodalicio, pues sólo se puede seguir sanamente hacia adelante si hay una actitud abierta hacia la realidad, por más que algunos de sus aspectos sean desagradables; una actitud [como la anterior] es la que ha permitido que ocurra lo que ocurrió en los Legionarios de Cristo;
  • que mis críticas basadas en mi experiencia hayan sido consideradas como “ataques” y no como oportunidad para iniciar un diálogo habla también de una cerrazón institucional que puede cobrar factura en tiempos venideros; todavía parece seguir estando vigente que la crítica interna es “desobediencia” y “rebeldía”, y la crítica externa es “ataque” cargado de mala intención; y yo soy difícil de ubicar, pues no estoy totalmente afuera ni totalmente adentro: sigo compartiendo algunos principios e ideales que me llevaron a unir mi vida durante años a la historia del Sodalicio, pero a la vez discrepo en muchos puntos y no me siento identificado con la institución.

Otro problema que encuentro es lo que yo llamo “socialización de los logros, privatización de los fallos” (parafraseando la famosa frase de “privatización de las ganancias, socialización de las pérdidas”). Me refiero a que los éxitos y cosas buenas de la institución y de cada uno de sus miembros se atribuyen al todo, al Sodalicio como organización, mientras que los fallos, pecados, errores se atribuyen a individuos particulares y se les considera a título personal. Así ocurrió en el caso de Daniel Murguía. Lo que él hizo se mira como fruto de su sola iniciativa personal. Pero nadie se ha preguntado qué circunstancias de la institución han podido originar un caso así. Como ocurre con un criminal, donde se analiza las circunstancias familiares y sociales que lo llevaron a cometer tal crimen, sin que ello signifique anular su responsabilidad personal. Falta, pues, esa capacidad de análisis institucional que permita corregir rumbos y establecer un vínculo entre las conductas personales y las condiciones en que se desarrolla colectivamente la vida de los miembros en la institución. Pues los tumores se insertan en un tejido, y no surgen y crecen aislados.

Esta deficiencia de análisis puede también acarrear consecuencias negativas. Y el Sodalicio tiene que andar con cuidado, pues no me extrañaría que más adelante haya algún arzobispo u obispo que considere que merece ser objeto de investigación canónica. En lo que va del papado de Benedicto XVI ya han sido intervenidos Lumen Christi, los Legionarios de Cristo y parece que se viene una intervención del Instituto del Verbo Encarnado (si no me equivoco, dos sacerdotes de esta última institución trabajan en la Universidad San Pablo). Estas instituciones se caracterizan por una aproximación diríamos “conservadora” a la doctrina y teología de la Iglesia, tienen estructuras sumamente verticales y parece que hay en todas una manera de hacer apostolado que recurre a métodos de manipulación de las conciencias. No hablo de escándalos sexuales, que por el momento parecen ser de exclusividad de los Legionarios de Cristo. El Vaticano no se ha metido ni con las grandes congregaciones, ni con instituciones con una teología más abierta y reflexiva, ni siquiera con la teología de la liberación en ese sentido. ¿Quién no te asegura que algún día el Sodalicio pueda ser intervenido? Se oyen pasos…

Mi blog LA GUITARRA ROTA estuvo inaccesible al público durante más de un año y medio. Pero debido a que no se generó el diálogo tan ansiado por mí —pues probablemente se creía que ya estaba cumplido el objetivo de silenciarme al retirar yo mis opiniones disidentes del ciberespacio— decidí en septiembre de 2011, meses después de que estallara el escándalo de Germán Doig, que no tenía sentido mantener cerrado ese espacio de expresión personal y lo volví a colocar en la red, sin que hubieran posteriores protestas.

Mis reflexiones previas sobre los problemas que presentaba el Sodalicio, aunque incompletas, parecían haber dado en el clavo, y con el caso de Germán Doig había estallado una imprevisible bomba latente que era sólo la consecuencia más escandalosa hasta el momento de la problemática que yo había vislumbrado a grandes rasgos.

Lamentablemente, no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír. Y mientras el Sodalicio no esté dispuesto a ver y oír, probablemente los escándalos sigan salpicando su azarosa historia.

________________________________________

Si alguien quiere saber a grosso modo lo que escribí sobre Takillakkta, le recomiendo que lea los siguientes posts en el orden indicado:

  1. ORÍGENES DE TAKILLAKKTA
  2. INFLUENCIAS SOBRE TAKILLAKKTA
  3. LA HISTORIA EXPROPIADA DE TAKILLAKKTA
  4. HOMENAJE
  5. TAKILLAKKTA: ¿MUSICA FOLKLÓRICA O FOLKLOROIDE?
  6. TAKILLAKKTA: ¿EVANGELIZACIÓN O ADOCTRINAMIENTO A TRAVES DE LA MÚSICA?
  7. TAKILLAKKTA: ¿ARTE MUSICAL O IDEOLOGÍA RELIGIOSA?
Anuncios

43 pensamientos en “EL SODALICIO CONTRA LA GUITARRA ROTA

  1. Cuando una institución como el sodalicio se vuelve sorda, muda y ciega pierde los medios para aproximarse a la realidad, lo que quiere decir que lo que la alimenta es el aire que está contenido en su burbuja, la burbuja con la que se ha aislado de la sociedad. A veces pienso que este blog pretende en parte ser los ojos, la lengua y los oídos faltantes.

    A una institución como esa todo el mundo le es ajeno, el mundo viene a ser una cosa por controlar, por manipular y por usar.
    La típica de quien habla mucho de cambiar el mundo sin distinguir que el mundo ya los cambió a ellos, sin darse cuenta, como suele pasar.

    Y son tan sordos, tan mudos y tan ciegos que ni aunque les pruebes científicamente que están en un error garrafal lo van a admitir. A ellos tan sólo les queda un camino : desacreditar y/o impedir a quienes los critiquen y a quienes sean capaces de describirlos para no perder el delicado equilibrio entre el miedo y el narcisismo. Las consecuencias son obviamente una sordera, una ceguera y una mudez mayores.
    Y quien no lo crea que vaya a una reunión sodálite y grite que el lee ‘las líneas torcidas’ y van a ver la que se arma, lo mandan al destierro siberiano, como en los malos viejos tiempos soviéticos, donde sólo los valientes ejercían su autenticidad. Luego lo invitarán a no aceptar una invitación de ellos nunca más y luego hablarán mal de él … Pruébenlo, ya verán que consta.

    Claro que ya todo el mundo se dió cuenta de todo esto (menos muchos de ellos), y es que la prohibición que han hecho los sodálites a sus miembros y allegados de leer este blog parece que no funciona. Muchos no escriben mucho o nada aquí, pero por la cantidad de clicks es evidente que todos lo leen. 🙂

    Me gusta

    • Las respuestas de Martín enfocadas en un aspecto personal dicen que no se comenta lo que el escribe, sino que se aborda aspectos personales que no son materia de discusión. Le respondo entonces:

      Vamos a LOS HECHOS:

      Un amigo, por entonces sodálite, que estuvo presente en esa conversación, en la que también estuvo tu esposa —a la que también podríamos preguntarle— refiere que NO ES CIERTO LO QUE DICES. Según su relato: “luego de compartir la mesa con los hijos, y una vez que se habían ido a jugar, nos sentamos junto con su esposa. Nos explicaron que estaban frecuentando a otro movimiento. El tiempo era corto, así que le preguntó a Martín las razones del nuevo blog, en el que se veía que estaba criticando a Javier Leturia, a Takillakta y al SCV, y le dijo que no entendía por qué antes de criticar públicamente a las personas, como ya había sucedido antes, no resolvía sus diferencias en privado, para evitar los conflictos”.

      “Le dijo que en una conversación anterior años atrás hablaron precisamente de la falta de tino de Martín en el trato con las personas, lo cual comprensiblemente había generado muchas heridas en su historia personal. Que este nuevo blog manifestaba la misma torpeza, lo cual iba en contra del deseo expreso de Martín de rehacer su vida en Alemania, pero que blogs como éste estaban repitiendo los errores que le habían traído la mala imagen anterior. La esposa, que desconocía el blog, mostró su fastidio porque a ella le afectaban esas situaciones en las que se peleaba con los amigos o con gente de la familia espiritual. Dijo que ya le había advertido que no haga eso, pero que no hacía caso. Martín no dijo nada, o casi nada. Era incapaz de contestar, como si tuviera una dificultad para hablar”.

      “Nunca se apeló a la obediencia. Las palabras fueron enérgicas, como de dos personas que se conocen de mucho tiempo, pero nunca se invocó la obediencia, ni nada parecido. Decir eso es mentir, yo estuve ahí”, prosigue el testimonio. “Le explicó que esta facilidad para pelearse con la gente le hacía daño a Martín mismo, a su familia, y a otras personas. Su esposa —que yo no conocía y me pareció muy amable— dijo que lo conversarían porque ella estaba mortificada con los constantes pleitos de Martín […] Me hizo recordar cuando en San Bartolo Martín se le prendía a algunos, a tal punto que se tuvo que prescindir de él como profesor, a pesar que el superior del centro era su amigo, pero el hostigamiento ya no daba para más”.

      “Eso del ‘suicidio espiritual’ claramente Martín lo reinterpreta a su manera, pues se refería a las canciones que había escrito —que son muy buenas— que expresaban una etapa de su vida (la vida comunitaria) que parecía que estaba como matando, como si todo hubiese sido malo. Él quería decirle a Martín que se estaba ‘divorciando’ con su pasado, rompiendo con una densidad espiritual manifiesta en sus canciones, que las había provocado justamente su experiencia en comunidad” concluyó este testigo, que no quiere ser identificado.

      Este testimonio DESMIENTE TU VERSIÓN que señala que había la intención de “exigirme ciertas cosas apelando a la obediencia” y que tú debías “aceptar como verdad incuestionable”. No parece que nadie te haya exigido nada. Si más bien que alguien que te conocía hace mucho tiempo te habló con claridad y no te gustó. Entre amigos se llaman la atención, eso es sano, sobre todo si alguno se desvía. Al parecer este amigo tenía razón, pues desconectaste por un buen tiempo tu blog.

      Tú publicas TU PARTE DE LA HISTORIA. En general es un defecto de tus escritos, pero se entiende al ser un blog testimonial. Sin embargo parece que se cumple tu premisa donde otro es “responsable de sus palabras, pero tú ENTENDISTE MAL lo que quisieron decirte”; además JUZGASTE LA INTENCIÓN del interlocutor —él “supuso, juzgo, te exigió” has dicho— sin más fundamento que tú percepción, que puede equivocarse; y PUSISTE PALABRAS EN SU BOCA que no se pronunciaron.

      Señalas por otro lado que nada malo ves en tu blog porque no revela secretos íntimos, pero desde la perspectiva ética-moral la intimidad no es el único bien a resguardar. Muchas veces puede ser más grave incluso la revelación injustificada de un defecto de otro, más aún si se hace de manera pública. Salvo que la caridad exija revelarlos, lo cual debe conservar la proporcionalidad. Por ello, si te dijeron lo que dices, bien puede entenderse desde una perspectiva más amplia que la limitada a la intimidad. De hecho revelas en tus escritos REVELAS DEFECTOS DE OTROS con frecuencia. Lamentablemente como respuesta has recibido la misma moneda, lo cual no es justificable.

      Aclaremos también algunos CUESTIONAMIENTOS PERSONALES que has hecho:

      NADIE HA DICHO QUE CREE CONOCERTE MEJOR que ti mismo, lo cual no significa que no se te pueda conocer por tus escritos, más aún si son testimoniales. Pero tú con frecuencia recurres a los argumentos personales para descalificar a tus críticos, como si los conocieras.

      TUS MOTIVOS LOS HAS EXPUESTO TÚ en tus escritos. Estos se han citado. Es a partir de los datos que brindas y además otros que uno puede poseer, que no necesariamente tus oyentes concluyen lo que tú.

      NO HAY JUICIO DE INTENCIONES, pero sí se te piden mayores explicaciones, pues las que tú mismo ofreces en algunos casos parecen contradecirse entre sí.

      Los DETALLES DE TU VIDA LOS HAS MOSTRADO TÚ. Estos evidentemente han sido seleccionados para refrendar tus posiciones. No hay intención de maltratarte al comentar sobre ellos, sino por el contrario de entenderte. Pero tienes todo el derecho a no seguir escribiendo si es tu deseo.

      Con todo esto puedes hacerte la pregunta ¿No hay algo en tu comprensión y en tu forma de proceder que puede mejorar? Así tendríamos mucho más que ganar.

      Me gusta

      • Por infracciones graves contra las normas vigentes en este blog, el usuario Apolo ha sido incluido en la lista negra y, por lo tanto, cualquier comentario que haga será bloqueado automáticamente. En su último comentario no sólo deja de lado la discusión de ideas, sino que atenta contra el honor que me es debido no basándose en hechos objetivos, sino en interpretaciones tendenciosas y tergiversaciones, que sólo buscan embarrar la reputación del autor de este blog y desprestigiarlo.

        Si bien el usuario Apolo dice ser alguien que alguna vez perteneció al núcleo del Sodalicio y después se separó de la institución, pero —agradecido por todo el bien recibido— permaneció como simple miembro de la Familia Sodálite, la información que maneja así como la estrategia de manipulación que aplica me hacen pensar más bien en algunos de los miembros más añejos y curtidos del Sodalicio de Vida Cristiana. Pues esa táctica de intentar socavar la autoestima ajena y, en caso de no lograrlo, desacreditar esa persona a través de bulos difamatorios me hace recordar al mismo Luis Fernando Figari, experto en esas lides, y a muchos que lo emularon de manera fidedigna. Según me han comentado algunos sodálites de buena voluntad y mejor calidad humana, ese tipo de tácticas ya no se seguirían aplicando. Por eso mismo, me extraña encontrarme ahora con un fósil de otros tiempos.

        No me reconozco en la descripción que se hace de mí en el comentario venenoso de Apolo como una persona pleitista, desatinada, insociable, que entiende mal todas las cosas, inventa hechos que no sucedieron, revela secretos personales de manera gratuita y arbitraria, y además no sabe comunicar bien sus ideas, a fin de evitar que otros interpreten mal lo que uno dice. Quienes me conocen saben que suelo ser más bien tranquilo, amigable, con cierta tendencia al comentario juguetón y burlón aunque no por eso despectivo, que creo en las personas pero desconfío de las instituciones y de los sistemas abstractos, que por eso mismo me guardo de revelar cualquier secreto personal que tenga un carácter exclusivamente privado, que en la medida de lo posible busco reconstruir los hechos del pasado con la mayor objetividad posible, y que por lo general siempre he sido catalogado como un expositor claro y buen comunicador de ideas, ya sea cuando dictaba clases como docente o cuando me he puesto a escribir. Ciertamente, como todo ser humano, estoy muy lejos de ser perfecto, pero eso no afecta para nada la validez de mis escritos ni le quita legitimidad a las intenciones que tengo al publicarlos.

        Sólo tengo algunas aclaraciones puntuales sobre el testimonio que ha publicado Apolo:

        – El blog LA GUITARRA ROTA no se inició con el fin de difamar a nadie, sino más bien de proteger la integridad de mis canciones, tal como las he escrito y compuesto. Mis críticas a algunos cambios desafortunados y no autorizados a algunas de mis canciones las venía haciendo en privado desde los años ’90, sin ningún resultado ni reacción por parte del responsable de Takillakkta ni de nadie del Sodalicio. Recién cuando publico mi blog me comienzan a insistir en que por qué no arreglo mis diferencias en privado. Precisamente porque en privado no se logró nada. Y porque las críticas hechas en privado siempre la han resbalado al Sodalicio. Son las críticas en público a las que les teme.

        – Si el tiempo era tan corto, ¿por qué ese sodálite conversó largo y tendido sobre otras cosas y recién tocó el tema unos diez minutos antes de irse? No es que yo dijera poco porque no tenía nada que decir o tuviera problemas de comunicación, sino porque simplemente no hubo tiempo.

        – Si bien es cierto que no se mencionó la palabra “obediencia”, no menos cierto es que cuando un sodálite con un cargo de responsabilidad le decía a otro sodálite de menor rango lo que tenía que hacer, no se esperaba sino que éste obedeciera. Y si no me falla la memoria, lo de retirar mi blog del ciberespacio no se me planteó como algo que quedara a mi libre albedrío.

        – Es cierto que yo dicté un curso de falacias lógicas en San Bartolo en los ’90. Un día el superior me dijo que ya tenían a alguien de comunidad para dictar el curso y que ya no era necesario que yo lo hiciera. Aún así, siempre quise saber si hubo otros motivos para que se prescindiera de mis servicios, e incluso lo pregunté, siendo así que recibí la misma respuesta que he señalado. Ahora, casi veinte años después, resulta que yo hostigaba a los alumnos. Esto tiene todos los visos de ser una explicación a posteriori con el fin de desacreditarme. Pues, por naturaleza personal, siempre he soltado algunos comentarios irónicos en mis clases, pero de ninguna manera en términos de agredir a nadie. Y aún así, creo que este tipo de comentarios no se comparan con las frases agresivas y humillantes por parte de los superiores y encargados que se acostumbraban en las casas de formación sodálite, donde incluso se llegaba hasta el sarcasmo más hiriente. De eso son testigos varias personas que han pasado por esas casas de formación.

        – La interpretación a posteriori que se hace sobre la expresión “suicidio espiritual” es antojadiza y poco creíble. No sé cómo será ahora, pero en ese entonces una deserción del Sodalicio se consideraba un “suicidio espiritual”, pues se creía que quien había sido llamado por Dios a una misión dentro de una institución religiosa, ponía en riego su salvación eterna y su felicidad en este mundo si abandonaba esa misión y, por ende, la institución.

        – Mis canciones fueron y siguen siendo producto de experiencias existenciales personales marcadas por una impronta religiosa, que yo he podido plasmar poética y musicalmente gracias a un talento que he recibido de Dios y no tanto debido a mérito propio. La experiencia en comunidad ayudó de alguna manera, en otros casos fue incluso un obstáculo, pero no constituye la explicación definitiva de por qué mis canciones son así. Otros han tenido experiencias similares en comunidad y han compuesto canciones mediocres.

        – Me dicen que con frecuencia he desacreditado con argumentos personales a algunos de los comentaristas de este blog. Lamentablemente, no veo qué argumentos personales pueda usar contra personas cuya verdadera identidad desconozco en la mayoría de los casos. Por lo general, mis respuestas se han basado únicamente en lo que las personas han escrito, limitándome a los contenidos.

        En conclusión, toda la explicación del tal Apolo parece basarse en un cuasi dogma implícito que aparentemente se mantiene hasta ahora: «El Sodalicio siempre está bien, es inocente y tiene la razón; los que se han ido están mal, son culpables y nunca tienen la razón». El diálogo con un sodálite sólo es posible si éste pone en duda ese axioma y se abre al diálogo para buscar la verdad junto con su interlocutor. Me consta que hay sodálites que han comenzado a proceder así. Pero, al contrario de lo que ha sucedido en la evolución de la tierra, en la institución todavía no se han extinguido los dinosaurios que siguen haciendo de las suyas y muestran su horrible cabeza cuando uno menos se lo imagina.

        Puesto que Apolo ha evidenciado que con él el diálogo no es posible, poniendo un último comentario plagado de golpes bajos y calumnias infames, me he visto en la necesidad de bloquearle el acceso a la función de comentarios. El comentario actual no será borrado, a fin de que quede evidencia del modo de proceder ante críticas legítimas por parte de algunas personas vinculadas de manera muy cercana al Sodalicio.

        Me gusta

      • Hola Martín, tanto tiempo sin verte.

        Me comentaron que se armó una gran discusión en este blog y vaya que sí se armó. Sin ánimo de hacer de referee, te alcanzo un análisis a la distancia.

        Concuerdo contigo que no debe abordarse los aspectos personales de las personas, pero los escritos están tan llenos de anécdotas y ejemplos que se vuelve casi imposible hacer un análisis meramente lógico sin que se resbale en afirmaciones personales. Cuando la premisa es un testimonio y la segunda premisa es otro testimonio que puede contravenir la primera, la conclusión se presta a equívoco. Estamos ante dos versiones de igual magnitud, dos situaciones en las que la más sensata resulta la más creíble.

        No creo tampoco que se pueda decir que está despersonalizado este debate, pues se llega a identificar quienes son los protagonistas. Yo incluso estuve en algunos de los episodios narrados y ya tengo una idea de quienes hablas.

        Puedo dar fe que enseñaste en San Bartolo, y que por decirlo de alguna manera equilibrada, no fuiste siempre el profesor más asertivo y sí dabas pie a que se interprete que tenías fijaciones con alguno de nosotros. Eso no me quita el más mínimo respeto, pues sé que no hay profesor perfecto, y considero que queda intacta tu gran capacidad para escribir, tus canciones y algunos gestos hablan mucho de ti.

        Solo déjame decirte que no veo cual es la falta en que incurre el expulsado. Me he revisado tu carta, los comentarios, los hechos, las premisas, los juicios que hay en ellos y tus conclusiones. Veo que no existe sino una diferencia en el relato de los hechos y en las conclusiones que de ellos se desprenden. Claro, tocan aspectos o descripciones personales, pero no me parece que justifiquen tu reacción, pues de otro modo también habría que cuestionar tus cartas y todo lo que de ellas concluyes.

        Al tratarse de personas, emocionales por tanto, es comprensible la diferencia de interpretaciones de la situación, sobre todo si existía un ambiente caldeado. Concluir que son interpretaciones tendenciosas y tergiversadas corre el riesgo de ser un juicio unilateral, pues se trata de dos testimonios que discrepan. Uno es tuyo, pero son atendibles ambos. Sobre todo porque no veo que el otro haya sido desmentido en los hechos.

        Me parece que no puedes concluir todo lo demás, pues nada de lo dicho anteriormente, considerando también que eres tú el principal redactor, puede llevar a las conclusiones a las que arribas. Más bien te muestra intolerante y regalando insinuaciones, o más aún haciendo afirmaciones graves. Con ello solo le das la razón a quienes te critican.

        Solo quería decirte eso, apreciado profesor, saludos por casa,

        Renzo

        Me gusta

      • Hola, Renzo:

        Gracias por tus palabras. A continuación, sólo unas cuantas aclaraciones.

        Cuando se trata de testimonios, dado que aquellos que no participaron de los hechos difícilmente pueden encontrar pruebas para verificar estos mismos hechos, entonces se busca examinar la veracidad del testigo. En mi caso, eso no resulta tan complicado, pues se conoce mi identidad y se
        puede reconocer en mis escritos el grado de credibilidad que amerito. Eso no ocurre con Apolo, cuya verdadera identidad desconocemos. En varios comentarios he evidenciado la forma poco rigurosa y salpicada de falacias con que desarrolla sus argumentos. Y sobre el testimonio que cita, no tenemos por el momento manera de verificar su autenticidad.

        Por otra parte, quienes participaron de los hechos saben muy bien en gran parte lo que sucedió, y por lo tanto la validez de su testimonio no depende de la credibilidad que puedan demostrar, sino de lo que efectivamente vieron. Los e-mails míos que reproduzco en este post fueron escritos poco tiempo después de los hechos, teniéndolos frescos en la memoria, y no recibí ninguna respuesta que me negara que las cosas sucedieron tal como las he contado. Las interpretaciones que pone Apolo en sus mensajes sobre lo que realmente ocurrió son a posteriori, mucho tiempo después de los acontecimientos y teniendo en consideración todo lo que he escrito en este blog. Es plausible suponer que, por eso mismo, se hayan acomodado los hechos a fin de presentarme como alguien con un fuerte desequilibrio emocional y psicológico.

        Lo que se desprende de sus comentarios —tanto en éste último como en otros que ha hecho— es el intento de desacreditarme como testigo, recurriendo continuamente a falacias ad hominem. En resumen, trata de sacar a luz supuestos problemas personales míos que estarían en la raíz de todos los problemas que tuve en el Sodalicio y de todas las críticas que he venido exponiendo en este blog. Se trata evidentemente de una posición muy cómoda, pues le ahorra el expediente de tener que responder a esas críticas. Y parte, por supuesto, de la presunción de que en el Sodalicio todo se hizo de manera correcta, pues la institución misma sería intachable, mientras que las personas concretas —sobre todo aquellas que abandonan el barco— serían siempre culpables. Y eso contrasta con lo que me han dicho algunos sodálites, a saber, que el Sodalicio se equivocó conmigo.

        Yo no puedo admitir como cierto aquello que contradice lo que yo mismo viví, y sobre lo cual he reflexionado durante años antes de ponerlo por escrito, buscando otras opiniones a fin de ver si mis conclusiones iban en la dirección correcta. Dudo que el tal Apolo haya hecho lo mismo, sobre todo comentar sus impresiones con alguien ajeno a la Familia Sodálite. En eso se mostraría un discípulo aventajado de Luis Fernando Figari, quien nos enseñaba a desconfiar de todo aquel que no fuera sodálite.

        La sanción de bloqueo que ha caído sobre tal usuario no se debe a que haya puesto una versión distinta de la mía, sino al continuo recurso a alusiones personales difamatorias de escasa relación con el tema que se toca, con efectos negativos sobre mi propia reputación. Ese tipo de trolls no son bienvenidos en este blog, como tampoco lo son en otros foros y blogs de Internet.

        Sobre lo que sucedió en San Bartolo pueden haber diversas interpretaciones, pero lo que queda fuera de duda es que yo nunca tuve la intención de hostigar a nadie, y tampoco nadie me comentó que hubiera ese supuesto problema. En fin, no es la primera vez que en la historia de este blog se intenta desacreditarme recurriendo a argumentos de baja estofa. Se me ha acusado de haber redactado textos pornográficos, de escribir motivado por un deseo de venganza producto de mi amargura y resentimiento, de estar en contra de la Iglesia, de favorecer el aborto, de apoyar a teólogos herejes, entre otras cosas que no hay por dónde agarrarlas.

        Por lo tanto, estimado Renzo, no puedo sino reafirmar que hay muchas tergiversaciones en lo que pone Apolo. En consecuencia, la sanción no es muestra de intolerancia sino más bien de justicia, pues en este blog —como en muchos otros— se puede comentar lo que se quiera, pero nunca será legítimo atentar gratuitamente mediante falsedades contra el honor de las personas.

        Me gusta

      • Ay, Apolo, realmente, cuando una persona se queda sin argumentos no tiene más iniciativa que atacar a la persona.
        Esto es tan, pero tan típico de los sodálites de índole cavernaria. Y lo más gracioso es que le hablan a la persona como si la conocieran perfecta y absolutamente o como si tuvieran la habilidad o los conocimientos necesarios para analizarla mencionando argumentos de los que no tienen pero ni la menor idea.
        Y todavía pretenden despertar credibilidad en no se qué ingenuos. Deberías hablar de las cosas que sí conoces y no de las que ignoras, porque con caridad, respeto o justicia, una actitud tan poco madura no puede tener nada que ver.
        Has constatado – creo – todas las críticas que se han hecho en este blog. O faltó alguna ?

        Pero estoy seguro que hay otros miembros de la familia sodálite que entienden mejor las relaciones humanas y que no la reducen a una caricatura donde las metas son más importantes que la relación misma, lo que es un principio conocidamente narcisista. Donde el respeto y cariño por el que piensa diferente a tí, y te desea igualmente lo mejor, sea posible.

        Podrá un narcisista guardar el primer mandamiento ? Si buscan un guía espiritual lean la Biblia y las notas y comentarios que usualmente están escritos en ella por parte de la Iglesia.

        Me gusta

  2. Gerundio:
    Lo que es evidente es lo que se ve. Y solo se ven tus fieles y devotos comentarios a los post de Martin, y su inacabable rollo de conjeturas, repetitivas hasta la saciedad. Nada nuevo nos dice. Lo que si nos consta es que ni él, ni tú, conocen lo que vivimos en la Familia Sodálite en la actualidad, que por cierto es algo muy lejano de lo que ustedes dicen, o dicen que dicen que otros dicen, haber vivido.

    Me gusta

    • Hola, Apolo:

      Los comentarios de Gerundio son sólo de responsabilidad suya, y su supuesta “fidelidad” y “devoción” no impiden que yo mismo esté en desacuerdo con algunos de ellos. Pero en este blog puede comentar quien quiera, siempre que se ajuste a las reglas estipuladas en el “Aviso legal”.

      No me extrañaría, como dice el mismo Gerundio, que hubiera una consigna en la Familia Sodálite de no dejar ningún comentario en mi blog. Consignas similares han habido en el pasado. En ese sentido se parece —como otros grupos fundamentalistas— al Estado Islámico, que no deja que sus combatientes respondan por propia iniciativa a comentarios de otros en la red, sino que busca canalizar toda información a través de voceros oficiales.

      Por otra parte, percibo en lo que dices una negación de lo que yo cuento sobre mi propia experiencia en base a lo que tú mismo has vivido. ¿Estás erigiendo tu propia experiencia —junto con las de otros— en criterio absoluto, de modo que porque tú tienes una percepción positiva de la Familia Sodálite deben considerarse como falsas las percepciones negativas? Fíjate que yo mismo no me atrevería a negar que hayan personas que tengan experiencias positivas en la Familia Sodálite ni que ésta presente valores que sean apropiados para cierto tipo de cristianos. Pero también he vivido en carne propia los problemas innegables que aquejan a la institución. Problemas que algún día —de eso no me queda duda— verás más cerca de lo que imaginas.

      Me gusta

      • Más bien Martin, es tu experiencia la que no tiene porque erigirse en criterio absoluto. Cuando se trata de excepciones hay que decirlo. De repente fuiste muy desafortunado. ¿Quién sabe?. Pero es evidente que eso quieres demostrar. Ojo, que no niego nada, te reafirmo en que tu experiencia fue negativa.

        Tienes el derecho a escribir tu autobiografía, y en eso todos somos iguales. Por lo mismo no nos quites el derecho a escribir la nuestra, la de muchos miles que tenemos una experiencia muy positiva en la Familia Sodálite y que nos encantaría tener el tiempo de contar.

        Pretender que existe semejante consigna sobre tu blog me parece sumamente presuntuoso. ¿Tan importante crees ser? Pero bueno… suponiendo que si lo fueras ¿de verdad crees que hoy alguien haría caso a una consigna así? De hecho parece que tu sí, porque como lo has dicho consideras que fuiste un sometido mental hasta entrados los cincuenta. Pero no es una experiencia que puedas generalizar. Yo lo considero algo muy improbable en la mayoría, pero como siempre habrá una excepción posible.

        Es que tu experiencia es tan inusual y poco convencional, que por tanto hay que tomarla como tal.

        Me gusta

      • Hola, Apolo:

        Nunca he pretendido que mi experiencia deba considerarse criterio absoluto para juzgar a la familia Sodálite. Y si me has leído bien, no veo de dónde concluyes que todo fue negativo. A fin de que puedas practicar tu comprensión de lectura, te sugiero leer mi post ELOGIO DEL SODALICIO. Asimismo, cosas positivas que no niego podrás encontrar dispersas en las entradas que le he dedicado al tema del Sodalicio.

        Tampoco le he negado a nadie el derecho a escribir su autobiografía. Por eso mismo, si has aprendido a escribir, te animo a escribir la tuya. Te aseguro que la leeré con el interés que se merece.

        Lo de la consigna no es presunción; es una suposición razonable sobre un modo de proceder habitual desde hace tiempo en los grupos afines al Sodalicio. Consigna que se suele transmitir oralmente en conversaciones y correcciones “fraternales”. Hay métodos muy persuasivos para que la gente siga una consigna así. Aunque reconozco que este tipo de prácticas puede haber cambiado.

        Por otra parte, nunca he sido un sometido mental. Que no es lo mismo que estar bajo la influencia de lo que Steven Hassan llama “control mental”. Si quieres informarte, lee mi post ESE DIÁLOGO CASI IMPOSIBLE. Si no lo entiendes, no te preocupes. Ya nos daremos cuenta en tu próximo comentario.

        Finalmente, mi experiencia es tan poco convencional como poco convencional es el Sodalicio. Eso no significa que constituya una excepción. Conozco mucha gente que ha pasado por experiencias similares. Más aún, son muchísimas más las personas que se han ido del Sodalicio que aquellas que han permanecido en él. Sería un poco forzado suponer que hayan pensado “qué buenas experiencias he tenido aquí, mejor me voy”.

        En todo caso, voy a darle el beneficio de la duda a la Familia Sodálite y me abstendré de creer que tu manera de razonar sea algo generalizado en sus asociaciones.

        Me gusta

      • Ay Martín tu como siempre tan literal.

        Mira que eres tú quien empezó con el absolutismos, léete arriba, donde verás también que dices que tu experiencia fue negativa. El TODO es un añadido tuyo cuando quieres desacreditar a quien no comulga contigo. Como también lo es decir que debo practicar mi comprensión de lectura, sugerir si he aprendido a escribir, o que no puedo entender un post,

        ¿De verdad crees que la gente puede concluir de tu ELOGIO DEL SODALICIO un reconocimiento de las cosas buenas? Puesto en la balanza de la sensatez se trata de un golpe intencional más. Si de verdad lo crees nos ayudaría a conocer esa psicología tan poco convencional que lo sustenta.

        Para que no conjetures, no existe ninguna consigna. Y en todos los años que pertenezco a la Familia Sodálite, que son muchos, no he escuchado nada semejante. Como si eso fuese posible.

        Más bien, vienes aplicando a tu experiencia una suerte de teoría de la conspiración, en la que los miembros de la Familia Sodálite o los sodálites te habrían aplicado un ostracismo a consecuencia de tus críticas. No conozco tampoco eso, a lo más conozco el cansancio que genera cierta gente con sus obsesivas ideas o actitudes. La inclinación general humana naturalmente es a rechazarlos ¿no será eso lo que paso? Antes que pensar que tantos tienen algo contra tí, podrías más bien pensar en que bien les ofreces tú.

        Puedes llamarlo control si prefieres, pero queda claro que dices que vivías una experiencia de sujección mental como tú mismo relatas: “En este aspecto, mi afectividad se había estancado en la adolescencia y no había madurado, debido a que desde muy joven me entregué al ideal sodálite. Gracias al control mental que allí se practicaba, muy pronto aprendí que debía controlar mi vida sentimental y guiarme únicamente por criterios racionales. Mi desarrollo afectivo quedó interrumpido en esa área concreta”. Lo que llama la atención es que lo hayas vivido hasta los cercanos 50, ya casado y con hijos.

        Y por supuesto Martín que muchos se han ido del Sodalicio, yo soy uno de ellos. Como tú tampoco hice una profesión perpetua, y me demoré mucho en tomar una decisión, pero estoy eternamente agradecido por lo que el Sodalicio hizo por mí y la hermosa experiencia que viví, entre otras cosas conocerte a tí y tus hermosas canciones.

        Pero no nos hemos ido de la Familia Sodálite, queremos hacer apostolado en ella, reflexionamos en ella, construimos en ella porque sentimos que es nuestra familia, con defectos y errores, pero cualidades y aciertos también. Tu experiencia es muy poco convencional con esta familia, resentido porque no te dio empleo o algunos te excluyeron de su círculo social. Nuevamente te digo que eres una excepción, y como tú son muy pocos los que encontraras, frente a los miles que conformamos esta familia espiritual.

        Ten por seguro que son mis opiniones, espero que las respetes, como yo respeto y debato con las tuyas.

        Me gusta

      • Estimado Apolo:

        Por el bien de la Familia Sodálite, seguiré dándole el beneficio de la duda y pensando que tu manera de razonar es sólo tuya y no una enfermedad generalizada.

        Pues en lo que dices encuentro muy poca referencia a los contenidos concretos que yo expongo, pero sí muchas alusiones personales que apuntan a descalificarme. Y que más que opiniones, son juicios apresurados sobre mi persona, que muestran lo poco que me conoces.

        Aunque no es costumbre de este bloguero aclarar ese tipo de referencias personales, te daré aquí algunas explicaciones. Mi proceso para librarme de los parámetros mentales que el Sodalicio le solía implantar a uno mediante un proceso continuo de adoctrinamiento y disciplina se inició en el año 1992 y me llevó unos 14 años, tiempo que —según los psicólogos que han estudiado el tema del control mental— puede considerarse normal. Todo ello ocurrió antes de que cumpliera los 50 años. (¿Qué pasó? ¿Falló la comprensión de lectura de mis textos?) Lo del ostracismo —que se dio incluso antes de que yo comenzara a hacer mis críticas al Sodalicio— dista mucho de ser un prejuicio, sino más bien es la conclusión de numerosos hechos, anécdotas y dichos de los cuales tuve conocimiento. Aún así, hay miembros de la Familia Sodálite que mantienen contacto conmigo. Y lo de calificarme de “resentido” no merece comentario. Es el típico adjetivo que se usa en la sociedad limeña para ningunear a aquel con quien se discrepa.

        Según veo, todavía no te han enseñado que la falacia ad hominem ni demuestra ni refuta nada. Tal vez sólo demuestre la calaña a la que pertenece quien frecuentemente recurre a ella.

        Sigues insistiendo en que lo mío es una excepción, y esta vez recurres a la falacia de número: los miles de miembros que tiene la Familia Sodálite no sólo no pueden estar equivocados, sino que sus “buenas experiencias” son criterio válido y absoluto que hacen que las “malas experiencias” no puedan ser consideradas reales o sean simplemente expresión de mentes prejuiciadas.

        También me hablas de “aciertos y errores” de la Familia Sodálite. Sin negar los aciertos, yo he criticado algunos errores. En vez de admitirlos, ha habido en mi blog reacciones airadas de algunos miembros de la Familia Sodálite. ¿Qué sucede? ¿Es que sólo pueden indicar sus propios errores los que están dentro de la institución? ¿Es eso posible: que haya crítica interna? Me parece un dilema sin solución: a los que están afuera se les niega el derecho y la capacidad para criticar, y los que están dentro por lo general no osan criticar, pues eso sería considerado negatividad y mala actitud (“hombre viejo”). Y se sigue admitiendo de la boca para afuera que hay “errores” en la Familia Sodálite, pero ninguno de sus miembros es capaz de detallar y describir esos errores.

        En fin —como ya te dije en mi comentario anterior—, nos íbamos a dar cuenta de cuánto has entendido a través de un nuevo comentario tuyo. Y efectivamente así ha sido.

        Me gusta

      • Te equivocas Martin:

        Leete primero, y verás que todo lo expuesto versa sobre materia escrita por tí. Estamos hablando del contenido de tu blog, donde estas muy poco acostumbrado a que alguien opine diverso a tí. Y cuando ello ocurre insultas ¿no era que este es un blog donde todos pueden opinar?

        Yo no descalifico nada. Si las opiniones sobre tu contenido te descalifican, no culpes a otros, sino cambia tu contenido, pues el único responsable eres tú. Tú eres el que desnuda su vida al detalle para ilustrar tus conclusiones. Tú opinas en base a los hechos que describes. ¿No es legítimo cuestionar algunos de los hechos? Miradas diversas puede haber. ¿O es que debemos quedarnos solo con las tuyas? Lo mismo ocurre con las opiniones, que finalmente es una apreciación apoyada en los hechos. En muchos casos legítimamente diferimos de las tuyas, más aún cuando entre los protagonistas de esos hechos no has estado tú.

        Te conozco Martín, conozco a tu familia, conozco a tus amigos y también a tus enemigos. Y coincidimos en muchas apreciaciones sobre quien eres y cómo te comportas. Pero no es ese el tema de este blog como bien señalas. Son tus opiniones y en lo que se basan lo que vengo señalando. Solo para aclararte no te he llamado “un resentido”, que coincido contigo es un término deleznable que usa la pituquería limeña que forma parte del universo del que te rodeabas. He dicho que estás resentido, es decir que resientes, que te afecta, que no es lo mismo.

        Nuevamente podemos ir a tus textos y enriquecer algunos de ellos: Entraste a una vivir en una comunidad en diciembre de 1981, y te fuiste en 1992, lo cual da un poco más de 10 años. Antes de eso no vivías en comunidad. Te fuiste a los 29 años. Te casaste y tuviste dos hijos antes de irte a Alemania, pero según tú te mantuviste ligado al Sodalicio, que en tu lógica te tenía bajo la sujección mental (porque siguiendo esa lógica, todo aquel vinculado al Sodalicio sufre esa sujección mental). Y el año 2008, cuando tenías 45 años, se destapo la olla, donde todo lo que pensabas explotó con el caso de tu amigo Murguía. Pero como has descrito aún sigues armando tu rompecabezas y ya has pasado los 50. TODO esto está extraído de tus escritos Martín, y sobre ello opinamos.

        Insisto en la verdad: eres una excepción. SIno tendríamos miles y miles de líneas torcidas que chocan entre sí. No por ello niego que tus relatos sean fruto de tus experiencias. Por lo mismo no niegues las experiencias de otros miles más. Eres tú el que absolutiza e insiste que tus experiencias son las legítimas y las de otros no. Nadie ha dicho que no puedan estar equivocadas, cualquiera puede equivocarse, pero como vivimos en democracia le ponemos la misma vara a las experiencias tuyas que a las nuestras ¿no te parece justo?

        Te hablo de aciertos y errores, y creo que es derecho de cada quien ver donde los dice. Tú prefieres hacerlo en foros públicos como nos lo muestras. La gente convencional, como nosotros, lo conversamos entre amigos, en familia, y por último si nos da la gana en público. ¿Cuál es el problema en ello? ¿por qué tendríamos que elegir tu camino? Yo no me siento censurado por nadie en la Familia Sodálite por dar mis opiniones. No sabes lo grato que es sentarse con un buen vino a conversar entre amigos, que es lo que suelo hacer. Si no hay opiniones en tu blog es porque la gente convencional elige otro camino, nadie los censura. Solo tu imaginación cree que es posible esa censura.

        Si hubo alguna airada reacción de alguna persona de la Familia Sodálite, es precisamente porque no hay censura Martín, pero bueno, eso ocurre, compréndelos, se más flexible y no concluyas a partir de casos muy particulares . Ten por seguro que no son en lo más mínimo representativos de lo que que se vive en la familia espiritual.

        Que tengas un buen domingo.

        Me gusta

      • Estimado Apolo:

        Quiero agradecerte por el último comentario que has evacuado, pues allí pones en evidencia el tipo de razonamiento al que pareces estár acostumbrado. Incluso me acusas gratuitamente de caer en el insulto, cuando en ningún momento te he colgado ningún adjetivo que pueda ser considerado como tal.

        ¿Dices que me equivoco? ¿Así, de manera general? Yo admito que estoy equivocado cuando se me demuestra que estoy en el error en aspectos concretos con argumentos fundamentados, pero no porque alguien me lo espete en la cara. Aunque se crea el representante de la verdad y hable con aires de sabelotodo. Menos aún, cuando no ha entendido bien varias cosas de las que he escrito. Pues yo soy responsable de lo que escribo, pero no de lo que tú entiendes.

        ¿A qué te refieres con cuestionar los hechos? ¿Quizás a que muchos hechos que yo describo son inventados o tergiversados? Para eso hay solución. Escribe tu versión de los hechos y luego la confrontamos con lo que yo cuento.

        Ciertamente, es legítimo que tengas una opinión distinta. Nadie te niega ese derecho. Como decía Clint Eastwood por boca de su personaje Harry el Sucio: «Las opiniones son como los culos. Todos tienen uno.»

        Por otra parte, intentar dialogar con alguien que cree conocerlo a uno mejor que uno mismo es casi imposible. En su mente blindada suele creer que tiene explicaciones para todo y cree que sabe por qué el otro opina lo que opina o actúa de esa manera. Pero se olvida de un detalle: lo misteriosa y vasta que es la libertad humana. Puedo dialogar con alguien que discrepa conmigo, pero que me respeta, me toma en serio y se interesa por averiguar mis verdaderas intenciones. Pero dialogar con alguien que pone en mi boca lo que no he dicho y me cuelga actitudes e intenciones que no tengo es una empresa abocada al fracaso. Peor aún cuando esa persona se siente avalada por lo que otros muchos conversan y han dicho en el ámbito privado. Tu continua alusión a lo que otros como tú dicen y tu uso de la primera personal del plural me hace suponer que no piensas por ti mismo y que no tienes ideas propias.

        Veamos algunas cosas que no has entendido.

        Insistes en que seguí estando sujeto al control mental ya entrado en los 50 años, cuando te he explicado con claridad que no es así. Cuando uno se cuestiona todo lo que anteriormente aceptó sin chistar, es señal de que las cadenas del control mental ya se han roto, aunque siga un período de crisis y confusión.

        Asimismo, resulta interesante y reveladora tu manera de redefinir “resentido”. La Real Academia Española define el término así:

        resentido, da.
        1. adj. Dicho de una persona: Que muestra o tiene algún resentimiento.
        2. adj. Dicho de una persona: Que se siente maltratada por la sociedad o por la vida en general.

        Como verás, uno no puede estar adivinando el significado que les vas a dar a las palabras. Aún así, te comprendo. Es difícil no estar redefiniendo las palabras cuando en la Familia Sodálite se usa un lenguaje propio y se redefinen varios términos del lenguaje común, dándoles un significado inaccesible al común de los mortales. Como ejemplo, la palabra “libertad”, que se entiende en la práctica como “sujeción absoluta de la propia voluntad dentro de la obediencia”. Y esa obediencia no es precisamente a la propia conciencia.

        Por otra parte, yo no estoy fastidiado de que el Sodalicio no me haya dado trabajo, sino todo lo contrario. Visto desde la perspectiva del tiempo pasado, estoy feliz de la vida de que haya ocurrido así. Agradezco a Dios por haberme ahorrado tal experiencia. Como me advertía un adherente sodálite de la vieja guardia: «Si quieres, haz apostolado para ellos, pero nunca trabajes para ellos.»

        Otra cosa que no has entendido es que las experiencias negativas no se oponen a las experiencias positivas en términos de exclusión. Tú pareces moverte dentro de un esquema maniqueo, donde no hay términos medios. ¿No has oído nunca hablar de lados luminosos y oscuros de una misma realidad? Las experiencias negativas y positivas pueden convivir en una misma historia, e incluso una sola persona puede haber pasado por ambas, como me ocurrió a mí. ¿De dónde sacas que yo le quiero quitar legitimidad a las buenas experiencias de otros? ¿Otra falla en la comprensión de lectura?

        Tu me hablas de personas “convencionales” y te cuentas entre ellas. No sé si pueda calificarse con ese adjetivo a los que son miembros de una institución tan peculiar como la Familia Sodálite. Además, lo “convencional” es algo que está para mí lejos de ser un valor o una virtud, pues siempre lo he asociado con conformismo, aburrimiento y falta de originalidad.

        Y sobre los intentos de censura que hubo de mis dos blogs, no estoy inventando nada. En la Familia Sodálite no se censura nada mientras todo se mantenga en el ámbito privado. Es decir, mientras sean pocos los que se enteren. Pero si la cosa llega al ámbito público, la maquinaria se pone en marcha para acallar las voces críticas. Anécdotas y ejemplos sobran.

        En fin, espero haberme explicado de manera lo suficientemente clara como para que esta vez sí entiendas.

        Me gusta

    • Te aclaro tus dudas Martín:

      INSULTAS y con frecuencia. No solo se insulta cuando se lanzan adjetivos, que también lo haces. Tan solo si nos remitinos a los comentarios de este post, porque los ejemplos abundan en todo tu blog, te señalo tus frases peyorativas: “A fin de que puedas practicar tu comprensión de lectura” ¿no te parece que quieres descalificar?, como lo haces también al decir “si has aprendido a escribir”, o “si no lo entiendes”, o “tu manera de razonar es […] una enfermedad generalizada”. En todos los casos eres tú quien gratuita y groseramente “evacua” unas palabras (para usar tus términos) que buscan descalificar a tu interlocutor, donde el que comprende todo, sabe escribir, y razona sanamente es solo tú. Vista esta lógica, si a alguien podemos atribuirle el SABELOTODO es a tí.

      Por lo que descrito antes no tiene sentido explicarse cuando no aceptas que tus ideas sean cuestionadas, sino solo que sean aplaudidas. Solo en este post hay muchos argumentos, bien fundamentados, pero no hay peor ciego que el que no quiere ver. Es interesante tu argumento de “yo soy responsable de lo que escribo, pero no de lo que tú entiendes”. En eso coincidimos. Lo que tendrías que hacer entonces cuando alguien entiende bien, pero discrepa y te pide explicarte mejor no es mostrarle la cara de tu amigo Harry. ¿No sirven para eso los comentarios, o son solo para cosechar adeptos a tu pensamiento?

      De los hechos Martín ¿se podría decir que son inventados o tergiversados? Si, y también se puede decir que son ciertos. Todo depende de quién los registra, pues no son los hechos los que cambian, pero si puede cambiar mucho la lectura de ellos y más aún la interpretación de ellos. Ya llegará la oportunidad de explayarme en ejemplos.

      Tu frase: “En su mente blindada suele creer que tiene explicaciones para todo y cree que sabe por qué el otro opina lo que opina o actúa de esa manera”, pues explica a la perfección lo que tus amigos vemos en ti. No puedes acusarme de un juicio de intenciones, pero si quieres señalar cuales te mueven serán bienvenidas. Cuando dices que “nos íbamos a dar cuenta de cuánto has entendido a través de un nuevo comentario tuyo” en tus respuestas, al estar escrito en plural podría suponer también que tú tampoco tienes ideas propias. Pero no lo hago, yo respeto a mi interlocutor y no pretendo descalificarlo como tú.

      En cuanto a la sujección mental, tienes razón Martín, fue a los 45 que explotó tu cabeza… un descuentito del IGV (y eso que aquí es de 18%) y estamos a mano. Igual es preocupante a los 45, muchos años después de casarte.

      Pero ya que insistes te explico mejor los significados lingüísticos que no has comprendido:
      .
      El DRAE dice: Resentirse = Tener sentimiento, pesar o enojo por algo. Se conjuga como el verbo sentir, y como puedo estar sentido, puedo también estar resentido. No creo necesario mayor explicación.

      Pero también podemos tomar la segunda acepción que nos ofreces: Resentido = Dicho de una persona: Que se siente maltratada por la sociedad o por la vida en general. Esto es lo que tú mismo describes: “Encontré poco apoyo de parte de la institución, aunque sí de una cuantas personas concretas. Poco a poco sentí que se me iba marginando de varias iniciativas: del Instituto Nuestra Señora de la Reconciliación, de los círculos de estudios, de los proyectos musicales. E incluso supe de algunas habladurías que corrían sobre mí, sin fundamento. La decisión de irme con mi familia a Alemania se debió […] también en parte a cierta marginación de la cual había sido objeto en algunos ámbitos vinculados a la Familia Sodálite.

      Por otro lado tu persistencia en absolutizar suena obsesiva. Yo nunca he sentido que tengo que hacer una sujeción absoluta a nadie, ni dentro del Sodalicio, y claro que mucho menos afuera en la Familia Sodálite. Pero supongamos que tu sí. Entonces te pregunto: ¿Tú te casaste porque obedecías a alguien? ¿La procreación de tus hijos fue por una absoluta obediencia? ¿Tú ida a Alemania fue por obediencia? Pareces haber sido libre, porque si no lo fuiste para elegir mujer, procrear, para viajar y definir el destino de tu familia todo eso estando en la Familia Sodálite es verdaderamente preocupante. Pero que quede claro, el problema estaría en tí. A nosotros no nos pasa eso.

      Yo no hago esas disquisiciones entre lo negativo y positivo en términos de exclusión. Por ejemplo, he compartido reuniones contigo y ha habido experiencias negativas y positivas, y las comprendo dentro de tu historia. No te juzgo, porque así somos los seres humanos. No seas TAN LITERAL, y entiende que lo que está en el argumento de fondo es en la balanza de la mayoría tus escritos son negativos, sin que ello permita reconocer que algunas cosas buenas dices, pero son tan pocas que la balanza se inclina a un lado.

      Si te complica la vida puedo usar otros términos y no “convencional”. Es tan solo una forma de decir que eres raro, no habitual. Si te apetece que eso sea un valor añadido no tengo ningún problema.

      Por último no veo nada de malo hablar en privado, pero esta claro que a tí te gusta desnudarte en público. Pero te insisto, censurar no es posible. Y queda claro que menos a ti.

      Me gusta

      • Estimado Apolo:

        ¿No estarás confundiendo insulto con ironía? Pues admito que suelo ser irónico. Forma parte de mi naturaleza, y en sí mismo no tiene nada de malo. Lamento que hayas confundido algunos de mis comentarios irónicos con agresiones personales, más aún cuando ni siquiera sé tu verdadero nombre.

        Para que veas que no hay nada personal contra ti, voy a limitarme a aquello que has escrito y analizar la lógica de tus argumentos. Pongo tus textos en cursivas, y a continuación mis comentarios.

        «Por lo que he descrito antes no tiene sentido explicarse cuando no aceptas que tus ideas sean cuestionadas, sino sólo que sean aplaudidas. […] Lo que tendrías que hacer entonces cuando alguien entiende bien, pero discrepa y te pide explicarte mejor no es mostrarle la cara de tu amigo Harry. ¿No sirven para eso los comentarios, o son sólo para cosechar adeptos a tu pensamiento?»

        Esto se llama desviación de la cuestión. La finalidad de los comentarios no es ganar adeptos ni cosechar aplausos, sino permitir que cualquier usuario ponga su opinión sobre el tema que estoy tocando. Si el comentario cuestiona lo que yo expongo, tengo el derecho de réplica y de defender mi posición. Es lo más natural del mundo. ¿O piensas que debo quedarme callado y mostrarme satisfecho de que alguien ponga en duda lo que yo expongo, más aún cuando los argumentos me parecen insuficientes? A no ser que lo que tú quieres sea poner comentarios discrepantes sin que nadie te responda. Si mi intención fuera no permitir este tipo de comentarios, simplemente los eliminaría (cosa que ha hecho con frecuencia ACI Prensa, por ejemplo). Este tipo de comentarios están permitidos en mi blog, y también está permitido darles la respuesta que ameritan, debatir y avanzar juntos en la búsqueda de la verdad.

        «Cuando dices que “nos íbamos a dar cuenta de cuánto has entendido a través de un nuevo comentario tuyo” en tus respuestas, al estar escrito en plural podría suponer también que tú tampoco tienes ideas propias. Pero no lo hago, yo respeto a mi interlocutor y no pretendo descalificarlo como tú.»

        Ocasionalmente uso la primera persona del plural con fines retóricos a fin de involucrar a otros lectores de este blog, pero por lo general hago uso de la primera personal del singular. Esto no se compara con tu “nosotros”, que se refiere a un grupo bien nutrido de la Familia Sodálite, donde probablemente todos se sientan contentos de pensar lo mismo y llegar a las mismas conclusiones. Por lo menos, en varias ocasiones te has apoyado en lo que opinan los integrantes de este grupo. No podrías descalificarme por el uso esporádico de la primera personal del plural aunque quisieras, pues probablemente debes darte cuenta de que se trata de un argumento muy débil. Sabes muy bien que yo no tengo un grupo que me dicte qué debo pensar ni qué debo opinar.

        «Igual es preocupante a los 45, muchos años después de casarte.»

        Otra desviación de la cuestión. ¿Qué edad debe tener uno para que el hecho de haberse librado del control mental no sea preocupante? ¿Importa la edad cuando se trata de un proceso de liberación que puede darse en cualquier persona que tenga uso de razón, sin importar en qué momento de su vida ocurra?

        «Pero también podemos tomar la segunda acepción que nos ofreces: Resentido = Dicho de una persona: Que se siente maltratada por la sociedad o por la vida en general. Esto es lo que tú mismo describes: “Encontré poco apoyo de parte de la institución, aunque sí de una cuantas personas concretas. Poco a poco sentí que se me iba marginando de varias iniciativas: del Instituto Nuestra Señora de la Reconciliación, de los círculos de estudios, de los proyectos musicales. E incluso supe de algunas habladurías que corrían sobre mí, sin fundamento. La decisión de irme con mi familia a Alemania se debió […] también en parte a cierta marginación de la cual había sido objeto en algunos ámbitos vinculados a la Familia Sodálite.”»

        Aunque desistes de tu propia definición de “resentido” —lo cual considero positivo—, recurres a la falacia de equívoco. Pues el concepto de “sociedad” que aparece en la definición del Diccionario de la Real Academia Española no se identifica con lo que se conoce como la Familia Sodálite, la cual —según tengo entendido— no constituye un mundo aparte y separado de la sociedad civil. Además, durante años me resistí a creer que había marginación en mi perjuicio, pero al final tuve que rendirme ante las evidencias, gracias a información obtenida de fuentes confiables y que, por razones confidenciales, no puedo publicar.

        «Por otro lado tu persistencia en absolutizar suena obsesiva. Yo nunca he sentido que tengo que hacer una sujeción absoluta a nadie, ni dentro del Sodalicio, y claro que mucho menos afuera en la Familia Sodálite. Pero supongamos que tu sí. Entonces te pregunto: ¿Tú te casaste porque obedecías a alguien? ¿La procreación de tus hijos fue por una absoluta obediencia? ¿Tú ida a Alemania fue por obediencia? Pareces haber sido libre, porque si no lo fuiste para elegir mujer, procrear, para viajar y definir el destino de tu familia todo eso estando en la Familia Sodálite es verdaderamente preocupante. Pero que quede claro, el problema estaría en ti. A nosotros no nos pasa eso.»

        Aquí aplicas la falacia del hombre de paja, es decir, caricaturizas mi posición convirtiéndola en un argumento débil y luego la refutas. Con lo que en realidad no has refutado nada, porque mi posición es otra. No es eso a lo que me refiero con “control mental”. Se trata de algo más sutil y complejo que ha sido descrito y analizado al detalle por psicólogos como Steven Hassan y Margaret Thaler Singer. El control mental no convierte a la persona en una especie de robot al mando de órdenes externas, sino que produce una especie de “formateo” de la mente que restringe la capacidad de conocimiento y decisión de la persona en ciertas áreas, generalmente sin que la persona se de cuenta de lo condicionada que está. Veo que es un tema que tendré que exponer más largo y tendido en subsiguientes escritos.

        «No seas TAN LITERAL, y entiende que lo que está en el argumento de fondo es en la balanza de la mayoría tus escritos son negativos, sin que ello permita reconocer que algunas cosas buenas dices, pero son tan pocas que la balanza se inclina a un lado.»

        No sé a qué te refieres exactamente con que no sea tan literal. En aras de la precisión, mis comentarios han de limitarse a lo que “literalmente” dices, pues suponer qué es lo quieres decir o a qué te refieres exactamente con tal frase es entrar en el terreno de la especulación y de la conjetura, en el cual uno puede perderse al imaginar cosas que no son en realidad tal como uno se las imagina.

        «Por último, no veo nada de malo hablar en privado, pero esta claro que a tí te gusta desnudarte en público. Pero te insisto, censurar no es posible. Y queda claro que menos a ti.»

        Otra desviación de la cuestión. Yo nunca he dicho que sea malo hablar en privado. Más bien, ¿por qué esa censura de las voces disidentes en público, o por qué tachar de striptease mi testimonio personal aunque sea de interés público? Lo de “desnudarse en público” es sólo una manera de intentar asociar algo que por sí mismo es neutro (contar experiencias personales en un medio de acceso público) con una práctica considerada reprobable. Se trata de una falacia de asociación semántica. Lo correcto sería reflexionar sobre los motivos que hacen válido dar testimonios de carácter privado en espacios públicos. Los apóstoles lo hicieron. Y fueron perseguidos.

        A modo de conclusión, podrás ver que tu recurso frecuente a falacias diversas descalifica tu manera de razonar. Pero tú debes saber muy bien que tú no eres tus pensamientos y, por lo tanto, tu valor como persona queda incólume.

        Y me despido de ti con esperanza, pues confío en que aprenderás de tus errores para poder razonar con sana lógica en el futuro.

        Me gusta

      • Estimado Martín:

        Poco queda decir cuando relativizas los insultos llamándolas ironías, algo muy característico personas con limitaciones de inteligencia social. No considero que se trate de un asunto personal, pues esa manera de actuar es evidente en tu blog con otras personas también, principalmente con aquellas que no coinciden contigo. Pero es bueno ver también que aún puedes cambiar.

        Respondo a tus comentarios brevemnte para no marear a la audiencia:

        “Esto se llama desviación de la cuestión”, que es exactamente lo que practicas al citar el culo de Harry o a ACI Prensa. Si no hicieras eso tendrías podrías argumentar con autoridad.

        “Sabes muy bien que yo no tengo un grupo que me dicte qué debo pensar ni qué debo opinar”: no es cierto, pues yo conozco gente que te ha hecho pensar distinto. Ahora, que tú te hayas pasado 30 años esperando que te digan que pensar u opinar no significa que otros se comporten igual. Lamentablemente trasladas tu experiencia personal a otros, lo cual habla de ti y solo de tí. No deberías hablar por otros ni etiquetar a otros.

        Como estabas tan inmerso en la discusión sobre la edad hasta la que fuiste controlado mentalmente, pensé que era importante. Eres tú el que cree en el control mental, y quieres leer tu historia a partir de esa doctrina. Tienes toda la libertad de hacerlo, pero no de juzgar sin fundamento a otros con tus creencias.

        Lee bien y verás que no he desistido de la definición de RESENTIDO. Pero me ofreciste otra también aplicable a ti, pues la sociedad que compone la Familia Sodálite te marginó, según tus propias palabras. Falaz y arbitrario es decir que no se aplica el término sociedad, pero es poco lo que podemos hacer si insistes. Eso sí, que conveniente resulta que cuando se trata de situaciones que afectan tu imagen no puedas citar tus fuentes confidenciales, pero dejan de serlo todas aquellas que sirven para injuriar a los demás.

        “El control mental no convierte a la persona en una especie de robot al mando de órdenes externas, sino que produce una especie de ‘formateo’ de la mente que restringe la capacidad de conocimiento y decisión de la persona en ciertas áreas, generalmente sin que la persona se dé cuenta de lo condicionada que está”: lo que importa aquí exige que te definas ¿hay libertad o no? ¿te casaste libre o no?

        No entiendes que significa ser TAN LITERAL porque eres rígido. Tú crees elogiar porque alguna vez has dicho algo positivo, pero parece faltarte sentido común para ver que luego de decir tantas cosas negativas es difícil pensar que tienes una intención positiva. Reclamas porque otros no reconocen alguna cosa positiva, pero no te das cuenta que nunca has escrito un post positivo, pues tu ELOGIO no lo es.

        Eres tú quien intenta censurar las voces disidentes contigo, como lo muestran las innumerables ocasiones en que en tus posts has basureado gente. Es por eso que ya nadie participa de los comentarios salvo tu feligresía fiel. Claro está que prefieres explicar que se trata de una censura, lo que en realidad es aburrimiento, pues en tu blog uno tiene que asistir a la prédica de detractores sin posibilidad de conversar.

        Tú has elegido el striptease y has elegido mostrar lo que más conviene a tus explicaciones. Se coherente con tus decisiones, corre el riesgo que te pellizquen el poto y si ocurre, no te quejes después. Pero la gente con sentido común y pudor tiene otras formas, muchas y muy diversas. Tu fórmula no es la única.

        Y por supuesto no es la que usaron los apóstoles ¡Que pretensión!.

        Me gusta

      • Estimado Apolo:

        Esto ya se pone humorístico. Te hago un resumen.

        – Haces una fea alusión personal, incluyéndome entre las “personas con limitaciones de inteligencia social”.
        – Asimismo, veo que tienes limitaciones para captar ironías.
        – Parece que te obsesiona el culo de Harry, pues no dejas de mencionarlo después de que yo citara la genial e irónica frase de Harry el Sucio.
        – Sugieres sin pruebas que son otros los que me han hecho pensar distinto.
        – No has entendido de qué se trata el “control mental” y lo rechazas sin entenderlo.
        – Insistes en llamarme “resentido”, dándole el significado que te dé la gana.
        – Para ti la Familia Sodálite equivale a sociedad. ¡Vaya, vaya! Que si a uno lo rechazan en el Club Alianza Lima eso no significa un rechazo de la sociedad, ni uno tiene por qué ser un resentido.
        – Me casé libremente. ¿Es ése tu único argumento para decir que no existe el “control mental”?
        – Dices que soy rígido. ¿Y qué de la rigidez de tus posiciones y de tu dureza para aprender de tus errores lógicos?
        – Mis posts no son positivos ni negativos. Lo son los temas que abordo. ¿O pretendes que toque el tema de los abusos psicológicos y sexuales con un toque de optimismo sonriente?
        – Tú alusión al pellizco en el poto parece ir en la línea de tu fijación en el culo de Harry. Así como tu comparación de mi testimonio personal con un acto de desnudismo erótico propio de una bailarina exótica. Sin comentarios.

        ¿Son estos los argumentos que te quedan? Lo siento, pero no son suficientes para continuar con un debate alturado. En caso de que insistas en lo mismo con argumentos de la misma calidad, me veré obligado a dejar tu comentario sin respuesta. No tiene sentido continuar un debate que no lleva a nada.

        Me gusta

      • Te respondo tu resumen:

        Siempre has tenido un sentido del humor extraño. Lo que a ti te causa gracia, a otros les causa heridas. Lo que tú crees que es una ironía, arte que no manejas, es una vulgaridad o un insulto. Por ello para ti citar “el culo de Harry” es una frase para construir una genial ironía, cuando para tus oyentes es una vulgaridad. Ante lo observado, mi opinión es que careces de suficiente inteligencia social ¡pero bueno es una opinión! No lo tomes a mal.

        Si tengo testimonios que prueban que otros han influenciado tu pensamiento, pero son confidenciales. No puedo citarlos. Por otro lado tú mismo dices que estuviste bajo el control mental “que produce una especie de ‘formateo’ de la mente que restringe la capacidad de conocimiento y decisión de la persona en ciertas áreas”. ¿Puedes decirnos cuales áreas de conocimiento y decisión se vieron afectadas en ti?

        Comprendo lo que propone el “control mental”, pero no comparto sus postulados, ni que se haya aplicado a ti. Pienso que otras razones fueron las que no te dejaron vivir en libertad, no un supuesto control mental. Solo puedo explicártelas cuando estés calmado.

        Tú mismo afirmas que te has sentido marginado, lo cual normalmente produce sentimientos, más aún cuando se trataba de tu familia. ¿Tú no te sentiste afectado o incomprendido? ¿O fue sentimiento cero? ¿Cuál fue tu actitud con la Familia Sodálite? ¿No fue una extensión de tus experiencias de soledad?

        Si revisas con calma, tus posts son marcadamente negativos, y revelan una aproximación negativa a la Familia Sodálite. Eso es lo que desde el principio está en discusión. Es tu postura, opinable y lícita si se sustenta en la realidad. Pero tu realidad no es la única que existe, y hay muchas cosas que desconoces. Como hemos venido debatiendo, no comparto, ni muchos otros tampoco, esa postura, lo cual no quiere decir que seamos ingenuos, controlados mentalmente, ni que tengas el derecho de etiquetarnos.

        Si tan solo dejases la puerta abierta a una sana lectura, recogiendo los testimonios de muchos otros, sería interesante leerte y conversar contigo. Pero pareces ser impermeable a una crítica lo cual hace el diálogo (que no tiene por qué ser debate) imposible.

        El pellizco fue simplemente una leve provocación para demostrarte que las ironías que no lo son despiertan molestias en el interlocutor. Qué bueno que lo hayas notado.

        Tengo muchos argumentos, pues estoy de acuerdo en algunos de tus postulados y en otros no, pero para ello es necesario que este sea un espacio donde se pueda escuchar y hablar con tranquilidad para conversar.

        Me gusta

      • Hola, Apolo:

        Hay un par de problemillas con este último comentario tuyo. No encuentro en él una discusión sobre contenidos objetivos, sino un análisis de mi persona hecho por alguien cuyo verdadero nombre desconozco y —suponiendo que sea una persona a la que he tratado— a quien no he visto personalmente por lo menos en 13 años. Por otra parte, tratas de encontrar la causa de los contenidos que yo expongo en mi problemática personal, prescindindiendo de si esos contenidos son verdaderos o no. Además, no me reconozco en esta descripción psicológica hecha desde una enorme distancia física y temporal. Se parece a tantos rumores que corrieron sobre mí cuando vivía en Lima. Como ya te he comentado, resulta imposible dialogar con alguien que cree conocerlo a uno mejor que uno mismo, que ya tiene la explicación de por qué uno escribe lo que escribe y que cree conocer las intenciones de uno con clarividencia casi sobrenatural. Mi vida es más compleja de lo que te imaginas, y no te voy a dar detalles a fin de que la maltrates de esa manera. Tú mismo socavas las bases sobre las cuales puede darse un diálogo respetuoso. No tiene sentido seguir respondiendo a comentarios de tal categoría.

        Me gusta

  3. El señor Apolo es una clara demostración del terrible miedo existente en la familia sodálite de reconocer las fallas. Tienden a polarizar y a tapar, con un temor enfermizo, las terribles taras que aún los abruman. Yo mismo tengo grandes amigos en la familia sodálite. Cuando digo grandes amigos, son grandes amigos. Ese gran aprecio por mis amigos no ciega las percepciones negativas, que a mi criterio, permanecen en esta familia espiritual. ¿Cuándo vamos a escuchar una autocrítica sincera y honesta de parte de ustedes, señores sodálites?? ¿cuándo?

    Me gusta

    • Dime JA, ¿a qué le tengo miedo? A las fallas por cierto no. Es más bien este foro el que teme e imagina amenazas que no existen y que burdamente compara al Estado Islámico con la Familia Sodálite. Un ataque propio de una actitud fundamentalista, que encima dicen no profesar.

      Si quieres una autocrítica sincera de los sodálites es cuestión de que hables con ellos ¿no son tus grandes amigos? Pues los que son mis amigos hace rato que los vengo escuchando. Pierde el temor y acércate un poco más, no muerden.

      Me gusta

  4. Respondiendo a la pregunta de J.A. creo personalmente que nunca… nunca llegara esa autocrítica… este tipo de grupos se basan en una palabra inefable y es muy difícil que el narcisismo les permita una autocrítica.

    Pero Apolo, comenta, a través de esta mascara o de otras, es cuando uds comentan que se pone mejor este Blog.

    Me gusta

  5. Yo voy a comentar. No hay ninguna prohibición, así que no conjetures. La mención al Estado Islámico y la Familia Sodálite es por decirlo menos poco feliz. Y claro que se pone interesante cuando se habla del Sodalicio y los miembros del MVC y SCV comentan, sino miremos los comentarios del resto de posts… tu fama Martín se va gestando a costa del Sodalicio… felicitaciones!!!! … Tranquilos la Familia Sodálite sigue su curso y su vida, con ingresos y salidas, con problemas y soluciones. Lo curioso es que Martín está en contra de lo que opina Gerundio, en algunas ocasiones, pero nunca critica o cuestiona lo escrito… Creo que es el precio de la fidelidad… mira Martín sin querer tienes a tu devoto seguidor y lo cuidas como tal… parece que te gusta mucho la devoción (personal)….

    Me gusta

    • Hola, Gustavo:

      La comparación con el Estado Islámico en un punto concreto puede ser irritante y fastidiosa, pero está lejos de ser desafortunada. Los miembros del Estado Islámico se consideran a sí mismos musulmanes militantes y descalifican a los musulmanes que no comparten su postura sunita radical y fundamentalista, catalogándolos de renegados. Asimismo, califican de “enemigos” a todos aquellos que no son musulmanes. ¿Alguna semejanza con quienes se creen “católicos militantes” y valoran negativamente a quienes ellos llaman “católicos no practicantes”? ¿Y la actitud hacia quienes llaman “enemigos de la Iglesia”? Ya sé que no es exactamente igual, pero las analogías son sugerentes. Investigando un poco, tal vez encontremos más. Por ejemplo, los yihadistas del Estado Islámico dicen asumir la sharia (conjunto de normas islámicas que se remontan a Mahoma) sin interpretación alguna. Conozco también a algunos católicos que dicen asumir el Evangelio y la doctrina cristiana sin interpretación. E ignoran de manera monumental que eso es prácticamente imposible. Su radicalismo es ya una interpretación, y no de las más afortunadas ni conformes con el espíritu del Evangelio.

      Ya sé que la Familia Sodálite sigue su curso a pesar mío. ¿Y sigue también manteniendo su ignorancia sobre los problemas que ha tenido en su historia y aquellos que pueden estallar en breve? Sería muy lamentable que sea así. En ese sentido, la indiferencia hacia las críticas fundamentadas no constituye precisamente una virtud, sino una manera de ponerse la soga al cuello.

      Finalmente, no es fama lo que busco —según dices tú, juzgando erróneamente mis intenciones—. Ni tampoco busco devotos, ni me interesa tenerlos. Prefiero los detractores, pues sus comentarios me permiten exponer con más detalle lo que pienso. Muchas gracias, Gustavo, por tus desafortunados comentarios. Te voy a estar eternamente agradecido si sigues haciéndolos.

      Me gusta

      • Hola Martín.
        Debes reconocer que tengo razón, las entradas sobre el Sodalicio son las que más comentarios generan, de largo deben ser las más leídas y son las que hacen interesante este blog. A la mayoría de visitas de tu blog les debe interesar muy poco el resto de tus entradas. Eso lo podríamos comparar con las estadísticas del blog, ¿las compartes?. Felicitaciones, el nombre a costa del Sodalicio está asegurado. Buen trabajo!!! Debes mantenerlo brindando información paulatinamente… Tus topos te van a empezar a cobrar ante el éxito obtenido.
        Sobre la comparación con el Estado Islámico. ¿Los Sodálites usan armas de fuego, tanques, violan mujeres, venden niños y mujeres, decapitan enemigos, explotan pozos petroleros, realizan actividades ilegales como tomar territorios? Tu comparación no tiene sustento en la realidad y claro que es desafortunada. Y los católicos que no practican su fe es una definición que no es propia del Sodalicio sino de la Iglesia Católica y también de encuestas públicas. Así que deberías reenfocar tu argumento. Las analogías no deben ser sugerentes solamente sobre todo deben ser razonadas y creo que aquí no razonaste. ¿El Sodalicio asesina a los enemigos de la Iglesia? Primero que nada: La Iglesia tiene enemigos?.
        Estás comparando la Sharia con el Evangelio y su interpretación? Es decir si los miembros de la Familia Sodálite tienen una interpretación particular, que a ti no te gusta, ¿los miembros de la Familia Sodálite deben ser considerados como fanáticos que ponen en riesgo a la sociedad peruana, por ejemplo? ¿deben ser considerados fanáticos capaces de tomar la parte de un Estado instaurar el Evangelio y someterlo por la fuerza?
        Esta frase muestra algo sumamente interesante: “Su radicalismo es ya una interpretación, y no de las más afortunadas ni conformes con el espíritu del Evangelio.” Martín eres quien puede guiar al Sodalicio y a la Familia Sodálite hacia una interpretación afortunada y conforme con el espíritu del Evangelio. Eres quien puede guiar a todos los comentaristas hacia esa interpretación. Guíanos Martín!!!…
        La Familia Sodálite sigue su curso reconociendo los errores, pero claro deben estar equivocados porque no te escuchan para poder aplicar el verdadero espíritu cristiano.
        Martín, porqué siempre te defiendes diciendo que conocemos tus intenciones? Yo lo que escribí es que has ganado un nombre gracias al Sodalicio, no he dicho que busques fama, por favor no pongas palabras que no he escrito. Gracias por aclarar que no buscas devotos ni te interesa tenerlos, ojo que tampoco he dicho que quieras tener un devoto o seguidor, escribí: “mira Martín sin querer tienes a tu devoto seguidor y lo cuidas como tal… parece que te gusta mucho la devoción (personal)….” Te gusta la devoción personal? Ojo que tampoco afirmé que te gustará la devoción personal; escribí que parece que te gusta.
        Algo me ha dejado preocupado, tu devoto seguidor será dejado de lado pues prefieres a los detractores? Vas a tener que dedicarle un poco de atención… de lo contrario seguirá escribiendo y escribiendo y no le comentarás nada.

        Me gusta

      • Hola, Gustavo:

        Toda comparación implica que también hay diferencias. La comparación debe limitarse a los aspectos que se señala y nunca implica una igualdad entre las realidades comparadas.

        Por otra parte, la diatriba que te has mandado en este comentario es otro de los puntos de comparación con miembros de grupos extremistas. Los fanáticos musulmanes no dialogan; mas bien imprecan de manera exaltada, con tono agresivo, buscando descalificar a quienes no comparten su ideología religiosa.

        Gracias por comentar. Si bien no has aportado argumentos válidos a la discusión, sí lo has aportado solamente por el hecho de comentar de esa manera tan exaltada y aguerrida. Como un soldado de Cristo.

        Me gusta

      • Martín… disculpa que en tu opinión no aporte nada… pero algo si puedo precisar… soldado de Cristo no soy, nunca lo fui… y no tengo la culpa que a ti te parezca que soy agresivo o que no quiero dialogar o convencerte de algo en mi forma de escribir… yo soy responsable de lo que escribo no de lo que tú interpretas… tampoco soy responsable de que te pongas susceptible (espero que esta palabra no despierte algo en tu subconsciente)…

        Y como verás en mi escrito realizo preguntas en su mayoría para que puedas aclarar tus puntos.

        Tu comparación carece de razonamiento pero claro no lo descubres… Te pido nuevamente, guíanos Martín! … pues has encontrado las interpretaciones del Evangelio y de la Doctrina Cristiana más afortunadas y conformes con el espíritu del Evangelio…

        Me gusta

      • No escribo con el fin de convertirme en un guía espiritual. Busco más bien dar algunas ideas que estimulen a mis lectores a pensar por cuenta propia, libres de toda tutela ideológica. Pero sí sientes la necesidad de un guía espiritual, ya sabes dónde buscarlo. Sólo te aconsejo que tengas mucho cuidado. No vaya a ser que al final resulte ser un abusador o un pederasta.

        Me gusta

      • Qué bueno Martín que no quieras ser un guía espiritual, aunque es una pena, podrías haber guiado a todo el mundo hacia la forma correcta de interpretar el evangelio según su verdadero espíritu. En donde hay actualmente abusadores y pederastas, ¿en el Sodalicio? ¿podrías aclarar tu insinuación? yo no se donde podrían haber… ¿podrías ser más claro?

        Me gusta

    • Hmmm… divide y vencerás, en la historia humana qué tipo de personas han intentado manipular con argumentos tan pobres ?
      Pero no te preocupes, que ante manipulaciones como estas tenemos un chaleco a prueba de balas … 🙂
      Claro que Martin ha realizado críticas a lo que yo he escrito, tienes que seguir leyendo …
      Dicho sea de paso, no sabía que te incomodaba de tal manera, que con Martin tengamos tantos puntos de vista afines.

      Ante las diferencias de opinión que tengo con Martin, tengo que informarte que si converso con él solemos tener al respecto buenos diálogos, muy muy constructivos y de los cuales me alegro que sea así. Igualmente me alegro de otras personas que piensen diferente a mí, ya que esa es la única manera de cambiar, de transformarse en algo distinto a lo que uno era antes, a no repetirse a uno mismo hasta el aburrimiento bajo el pretexto de “todos debieran pensar como yo” y demás carácterísticas que más bien pertenecen a quienes suelen argumentar con palabras comos las tuyas, en las que se transluce que han llegado a un punto en el que no pueden evolucionar más, ni crecer, porque no son capaces de admitir algo diferente a sí mismos.
      Y este problema es precisamente uno de los puntos que se han mencionado docenas de veces en este blog. Los no narcisistas crecen – pues – de esa manera. Los narcisistas, más bien, no crecen sino que esperan que todo el mundo constate sus argumentos. Para ellos la pluralidad es absurda, la riqueza y diferencias en las conversaciones no tienen sentido, y la obediencia es vertical, mencionando argumentos de autoridad, en las que se suele reemplazar a una Autoridad Divina por una propia e interesada interpretación. A esto llamamos una ideología, y por eso la criticamos – porque mata a la comunicación humana y hace perenne la ceguera de sus autores y seguidores.

      Creo que te encuentras en otro nivel de diálogo y por eso es difícil debatir contigo o aprender de tí a través de una conversación, porque no te has dado cuenta que tu cariño a lo diferente, tus ojos y oídos, son puertas cerradas, tus técnicas de comunicación no comparten o escuchan sino que intentan manipular. Para qué tanto esfuerzo ?.
      Qué fantástico sería poder tener con uds. conversaciones como las que tengo con Martin. Pero es una pena que no sea así, o que no pueda ser así.

      Me gusta

  6. @ Apolo,

    Gracias por tus comentarios y crítica. Claro que lo que es evidente es lo que se ve : los clicks mencionados son pues visibles, tanto como su lugar de procedencia (visibles a través de wordpress).

    Creo que no has leído con atención el trabajo que muchos nos dimos en fundamentar nuestras críticas y preocupaciones en lo que respecta al sodalicio. No somos solamente Martin o yo, somos muchos y cada vez más.
    Son muchos los temas que – yo, particularmente – he tratado de tocar. Me he dado el trabajo de fundamentar en breves análisis ciertos temas que considero centrales, sin que haya respuestas de uds. los sodálites. Básicamente, y tomando muchos citas bíblicas – que esas sí, las he citado hasta la saciedad – me he centrado en psicología social, crítica institucional, psicología individual y psicología del fascismo. He mencionado escuelas económicas conocidas sin reducir un análisis a un problema puramente económico, formulándolo de esa forma. He mencionado también aspectos filosóficos de la ciencia, tanto en mis críticas a las instituciones de orden fascista como a las tendencias ideológicas, incluyendo a la derecha y a la izquierda. También he hecho descripciones concretas de las patogenesis típicas de los miembros en grupos humanos con estos problemas, como la ciencia los conoce desde hace tiempo. Con toda esta pluralidad de argumentos, es decir con tantas novedades no puedo seguir tus palabras, que dicen que “Y solo se ven tus fieles y devotos comentarios a los post de Martin, y su inacabable rollo de conjeturas, repetitivas hasta la saciedad. Nada nuevo nos dice”. Completando : Martin y yo solemos escribir sobre áreas diferentes, ya que somos personas distintas y hemos tenidos áreas diferentes de experiencia. Debido a mi muy plural experiencia de los últimos 23 años me tocó escuchar y leer muchísima información, de como funciona este mundo. Sólo les digo : uds. no tienen la menor idea de la oscuridad de las almas de los más poderosos, ni de los oscuros rincones que en el mundo han dejado sus huellas. Y a mí sí me interesan los problemas del mundo, y no vivo en una burbuja.

    *** Cuando dije arriba, que los sodálites, o callan o esperan que todos les den la razón, me refería precisamente a actitudes como la que creo entrever en tu texto. Y tan seguro estoy, que creo que aún esta conversación no podrá ser fructífera porque vas a interrumpirla, vas a patear el tablero y te vas a ir, pero no vas a debatir ni creo que quieras hablar de una forma realmente abierta. Y si no es así y yo estoy equivocado, ya se verá en esta mismísima lista de comentarios. ***

    Tomo muy en serio tu punto de vista y te cuento un poco de mí. Decidí salirme de la “familia sodálite” al perder la confianza en la capacidad introspectiva de muchos de sus miembros, sobretodo en muchos dirigentes, específicamente Figari y Doig. Cuando recuerdo haber alertado a Virgilio Levaggi (80’s) de las posibilidades de que ese movimiento termine caminando en sendas fascistoides, no me encontré con un sordo sino con una persona pensante. Pero al entender que los problemas allí eran más sistémicos que otra cosa, y que por la misma razón no sería posible mantener un puente comunicativo con sus miembros para deconstruír ese sistema en algo más cercano a la Palabra Viva, decidí irme.
    Otra persona con quien conversé en este intento fué con Manuel (Rodriguez), si bien siempre estuve maravillado de su bondad e integridad – hasta el día de hoy – tuve que aceptar que un problema sistémico en un grupo humano > es capaz de destruír su substancia, que aún a los más bondadosos les ocasionaría una forma de ceguera que ellos mismos no podrían ser capaces de alumbrar.
    Con el dolor de mi corazón tuve que sacudir mis sandalias e irme.

    Las consecuencias de la problemática a la que me refiero empezaron a ser visibles muchos años después, cuando ya estaba en Europa. Problemáticas que nos informaban a todos, que lo visible no era sino consecuencia de lo que ya en los 80’s tenía que haber estado sucediendo, y que se probó que fue así. Nada nuevo, entonces. Pude constatar que mís dudas y críticas de ese entonces tenían un fundamento, y son los mismos fundamentos que he expuesto aquí, aportando con información científica.
    En realidad uds. deberían de ver en lo que escribo un intento por ayudarlos, y no por destruírlos. Lamentablemente, en el narcisismo, ceguera y una forma bastante conocida de paranoia van de la mano, como lo explica la psicología desde hace décadas. El narcisista tiene un comportamiento paranóico, en el que pretende creer que otros quieren destruírlo. Cualquiera puede constatar esto en cualquier texto promedial de psicología, o buscar en la red.

    Entiendo tu punto de vista, y que extrañes que no reconozcamos los valores de lo que compartes con otros sodálites. Pero estás equivocado, claro que lo valoramos, y justo eso es lo que nos invita a seguir extendiendo puentes de diálogo ! Pero si la ceguera se estudia y se aprende, como rayos le pides a sus más dedicados alumnos que vean lo que uno vió, y sin lugar a dudas, con la cabeza que Dios me regaló ? Te acuerdas de eso de los talentos en la biblia ? Pues tengo la obligacón de realizar una crítica y de pedirles que por favor tomen en serio lo que se escribe aquí. Nadie quiere destruírlos, sino deconstruír el cuarto oscuro en el que no pueden ver, que salgan al sol y lean el mensaje en la botella que su propia historia ha escrito en las conciencias de los observadores que los critican, para al menos considerarlas, por lo menos … Porque sabemos que entre uds. quedan amantes que tienen una gran capacidad para reformar y acercarse a lo más importante. Al primer mandamiento. Porque creo en uds. les tiraré 1000 mensajes en mil botellas, si es necesario, y más ! Tampoco pretendo ser un ejemplo para nadie, el que suscribe es un pecador promedial con un par de talentos, que a duras penas intenta ejercer.

    Qué es lo que yo quisiera ? Sería un sueño que se convirtiesen en un movimiento digno de la humanidad que Dios nos ha regalado, donde las conversaciones puedan ser posibles, donde no defiendan el status quo de una clase social, donde se solidaricen con el pobre y los temas de la sostenibilidad de una forma estructural y no limosnera, como se sugiere en la encíclica del Papa Francisco. Donde con tanta información y posibilidades que uno ha logrado con tanto trabajo y sacrificio (y enemigos) en los últimos 30 años, hasta sea posible que sus “críticos” trabajen y cooperen con uds. !

    No ha sido mi intención herirlos con mis comentarios, sino provocarlos, hacerles cosquillas e incomodarlos para pedirles que salgan del cómodo cascarón o de la concha del caracol, para recapacitar juntos en las terribles necesidades de la modernidad que como cristianos nos competen a todos.

    Pero el cariño preferencial por el pobre, estandarte antiguo de toda la Iglesia Católica desde hace siglos, mal que bien; el cariño y preocupación por el que apesta, por el hambriento, por el desesperado, por el que cree que tiene que prostituírse siendo un niño, por el zarrapastroso, por el sintecho, por el que – haga lo que haga – no podrá pagar sus medicamentos, por el que cree tener que elegir entre robar y sobrevivir o ver a su familia morir y criminalizarse, por tu pata, tu amigo, tu chochera, tu hermano descalzo, los problemas de estructura que reconoce la Iglesia como causas en su doctrina social, tu preocupación y acto por el pobre, a costas de perder lo que uno mismo tiene – y lo que pierdes lo perdiste – , es decir = una de las substancias de nuestra Iglesia desde sus orígenes : a uds. parece no importarles mucho.
    Uds. son limosneros y lo estructural no les interesa. Como no voy a ser crítico si es que veo una relación entre el narcisismo estructural en el movimiento sodálite y la falta de interés real en una de las substancias de la Iglesia ?

    Podríamos seguir conversando ?

    Me gusta

    • Gerundio,

      No he revisado a fondo todos tus comentarios para poder opinar sobre su contenido. Si he observado que muchas veces eres casi el único que comenta, cuando no el único.

      En primer lugar, te aclaro que no soy sodálite, pero si lo fui y mantengo fluida amistad con entrañables amigos que viven allí. Porque viví en comunidades y me mantengo cerca, puedo contar de primera mano como son éstas. Deduzco de tu presentación que estás lejos de ellas hace más de 25 años. Hay entonces una gran diferencia de perspectiva a tener en cuenta.

      Yo gustoso puedo seguir conversando, pero veo imprescindible despojarse de prejuicios, de los que están plagadas las respuestas en este blog a todo aquel que discrepa con Martín, tú, y los “muchos más” que dices existen. Quien no coincide es insultado o pateado. Y evidentemente eso no lleva a nada fructífero, pero no nos atribuyan esa responsabilidad.

      Los temas que dices abordar pueden ser muchos y de muy diversas perspectivas, pero ello no justifica tu frase con aires de gurú: “sólo les digo: uds. no tienen la menor idea de la oscuridad de las almas de los más poderosos, ni de los oscuros rincones que en el mundo han dejado sus huellas. Y a mí sí me interesan los problemas del mundo, y no vivo en una burbuja”. Esas críticas gratuitas, estimado Gerundio, es en buena parte lo criticable de este blog. ¿Nos conoces acaso? Bastante menos que Martín, que vive en Alemania hace más de una década y fuera del Sodalicio hace más de dos. Es muy pretenciosa la autoridad con que quieren opinar de lo que no conocen.

      Por otro lado, sus críticas no creo que sean consideradas por los miembros de la Familia Sodálite como un intento de destrucción, si apenas despiertan interés, precisamente por lo prejuiciadas que están. Pero si podemos identificar que tu frase “el narcisista tiene un comportamiento paranoico, en el que pretende creer que otros quieren destruírlo” describe con precisión lo que vengo explicando de los devotos concurrentes a este blog.

      Claro está que no tienes ni idea de lo que vive la Familia Sodálite. Te invito a conocer nuestras numerosas experiencias solidarias, donde podrías colaborar brindando un techo a un desposeído, bañar al pobre de la calle, darle de comer o curarlo. También podrías acompañarnos a la cárcel, visitar a los que delinquen para ofrecer esperanza; como también acoger al niño que su madre no quiso, o ayudar a la mujer que abortó. Todo eso se puede hacer en la Familia Sodálite, pero tú al no conocernos no lo sabías.

      Por ello resulta insultante decir que “a uds. parece no importarles mucho… Uds. son limosneros y lo estructural no les interesa”. Nosotros no especulamos, actuamos. Pero pierde cuidado, estamos llanos a olvidar los insultos y responder cariñosamente con unas cosquillas que ojalá te muevan de tu cómodo diván de psiquiatra mientras te sientas a contemplar los beneficios de la modernidad. Tienes las puertas abiertas si decides ensuciarte las manos con nosotros en recoger los despojos que la sociedad opulenta suele regar.

      Nuevamente, si estás dispuesto a mirar la realidad con honestidad, con mucho gusto podemos conversar.

      Me gusta

  7. Este articulo se debería llamar “Martin Scheuch contra el Sodalicio”. Es increíble como Martin, Gerundio y compañía trasladan todos sus defectos, traumas y errores a los “sodalites”. Cuando leeremos una autocritica de ellos?, por qué los sodalites deben escribir una autocritica en este blog que solo transmite agresividad contra ellos? Reconciliense hermanos!!
    Dios los bendiga
    Lucho

    Me gusta

  8. @ Apolo,
    Sorry por la demora en la respuesta, trabajo mucho por el momento y el día nunca tendrá más de 24 horas. Tengo entendido que te dió por los argumentos ad hominem, insultos y demás y me pregunto si eso fué una forma de patear el tablero > el empezar a insultar hasta que te tengan que obligar a dialogar de otra forma, o a dejar el debate. Dado que esto ya había sucedido con anterioridad con otros “defensores del sodalicio” creo que una persona con una inteligencia media sabía de antemano que esa iba a ser la consecuencia. Sin embargo te ha dado por acusar al resto, como si fuesen ellos los que te insultaban a tí (???)
    Tu respuesta es más o menos la que pensé que ibas a dar (más menos que más). Creo sin embargo que habrá suficientes sodálites – aún los que dicen que “ya no pertenecen a ese movimiento” – que querrán seguir conversando con la apertura del caso. Por eso y sin embargo te doy una respuesta :

    Hable con claridad de “ser limosnero” vs. “problema estructural” y veo que argumentas desde la ignorancia al utilizar como ejemplos a una colección de actos limosneros que no tienen – dentro del contenido descrito por tí mismo – mayor consecuencia estructural. Me equivoco o a uds. Figari no les aclaró lo que es un problema estructural ? Te ayudo con las palabras del Papa (discurso en el congreso de usa) :

    “Si queremos disfrutar de oportunidades debemos ofrecer oportunidades”. (…) “Debemos luchar contra el hambre y la pobreza de manera constante y desde muchos frentes, especialmente DESDE SUS CAUSAS”. (…)
    “No hace falta decir que parte de este gran esfuerzo tiene que ver con la creación, distribución y redistribución de la riqueza. El uso de los recursos naturales, la aplicación adecuada de las tecnologías y el espíritu de empresa son elementos fundamentales de una economía que busca ser moderna, incluyente y sustentable”.
    ———

    Recordemos sus palabras sobre :
    “la ambición desenfrenada de dinero que gobierna. Ése es el estiércol del diablo. El servicio para el bien común queda relegado” – para contextualizar.

    Si bien la limosna no es mala, sino buena, no es suficiente y conlleva – según mi opinión – un fuerte grado de hipocresía si es que un grupo religioso que se autodenomine “radical” o ” comprometido” no asume una responsabilidad para con la confrontación con los temas estructurales (o sistémicos) en las áreas sociales y económicas.

    *** Tomando en cuenta la millonada que le ha costado al sodalicio hacerse de terrenos, casas, colegios y hasta universidades en tantos países (incluyendo la remodelación, organización y administración), se ve con claridad de qué capital disponen, y que en quienes los financian hay harta disposición de medios económicos para poder llevar proyectos con metas claramente estructurales, es decir en lo que respecta a las causas del problema. Creo que a uds. les interesa el expansionismo e influenciar a la sociedad, uds. buscan poder y no el bien común. No es su prioridad. A eso me refiero con : “no les interesa”.

    La mención a los problemas estructurales socioeconómicos está presente en la doctrina social de la Iglesia desde hace tiempo, y los sodálites constantemente buscan deformarla y desinformar a los miembros de la Iglesia, feligreces y población en general como si no existiera. La ignorancia siempre fué atrevida, pero esto es el colmo. Aviso : ‘ignorante’ es un adjetivo y tiene un significado, no tiene necesariamente que ser interpretado como que quiero insultar a quienes dentro del sodalicio aún tienen esas ideas medievales sobre el “orden social”, que atenta contra la Iglesia. El status quo de un burgués. Me queda claro que muchos lo ven de otra forma.
    Entiendes mejor lo de “limosneros” ?
    A quién – en la Iglesia – le compete el “estilo” de ayudar a solucionar problemas estructurales socioeconómicos ? A los que no tienen disposición de capital o a los que sí la tienen ? Contéstate esa pregunta.***

    No es la primera vez que la Iglesia nos advierte sobre todo esto, ahora el Papa Francisco, etc., (y sin mencionar extendidamente sus elogios para con el activismo social, mencionado por él también de esa manera).
    ——————-

    Aparte :
    Dijiste : “…tu frase con aires de gurú…”
    Gurú no, pues. Yo no me apellido Figari, ni quiero que otros crean que puedo “traspasar a otros con mi mirada”, ni que me rindan culto, ni publico folletines ideológicos. Tampoco condeno a la homosexualidad a diestra y siniestra para ejercerla en secreto. Repito, no me llamo Figari.
    Más bien creo que si a mis oídos llegan noticias indudables de alguna calamidad que nos amenaza a todos, estoy en la obligación moral de advertir. Ya queda en la libertad de cada quien, si me cree o no, lo cual respeto. Pero informo igual (mira mis otros posts). Dado que la soberbia no es invencible rechazo tu intento de ridiculizar lo que no conoces, en especial los problemas que van a tener que afrontar muchos países en diversos continentes en los sgtes. 20 años. Tú qué sabes de esto ? Lamento que en tu lejanía del mundo no tengas las fuentes que yo tengo. Las cosas se van a poner muy duras, para ricos y para pobres…, quién sabe sea el momento de concentrarse en el arrepentimiento.

    Tendrías que leer mucho de lo que se ha escrito en este blog para poder intentar extenderte en una respuesta coherente. Al no haberlo hecho reduces el discurso de esta conversacion a una suerte de ineficacia comunicativa y desinformación. Porqué no intentas leerlo ? No entiendo entonces porque le das a tus opiniones un carácter absoluto al decir “nada nuevo”, para inmediatamente admitir que no habías leído nada ? De repente son síntomas posttraumáticos, desde que te saliste de los sodas ? (En serio, no es broma ni ironía !)

    Escribí aquí que creo que hay una prohibición en la familia sodálite, de escribir y leer en este blog : precisamente porque en los últimos artículos han cesado repentinamente los comentarios de los sodas, al parecer para que tu digas que : “Si he observado que muchas veces eres casi el único que comenta, cuando no el único”.
    Si sabes de esa prohibición estarías manipulando, y si no, lo que escribes no tiene lógica y no consideras esa prohibición como una posibilidad. Cómo lo puedes saber si no eres sodálite ? …hmmm. Porque la cantidad de clicks y su procedencia se puede ver.
    Como “ex-sodálite” que se siente – sin embargo – miembro de la familia sodálite, crees o sientes que tienes que salir “en defensa de ellos, si es que crees que hay un ‘ataque’ contra ellos'”.
    Ponerles un espejo frente a la nariz, o mostrarles perspectivas diferentes a los folletines de Figari no son un ‘ataque’, sino una invitación a recapacitar. Los cambios a veces son mejoras y uds. no son suficientes para sí mismos, salvo que sean asociales. La confrontación con la critica es un acto social, natural y sano. Vale para todos. Pero para variar, los narcisistas no soportan la confrontación porque les ‘mueve’ la errada imagen que tienen de sí mismos. Insoportable, un horror.

    A ver, veamos. Sin haber leído mis posts y sin conocerme ni saber lo que hago alucinas que en mi vida no hay trabajo social. Bueno, bueno.
    Comencé con “trabajo social” desde los 16 años leyendoles libros a los ciegos en un lugar del centro de Lima con lo que aprendí que aún los ciegos manejan perspectivas de vida que yo nunca había aprendido. Trabajé en recolección de bienes y dinero para los impedidos psíquicos de Lima en varias oportunidades. De los sodas recuerdo el trabajo en las barriadas, atrás, en Chorrillos, en donde la divisa era “no otorgar bienes materiales” sino “espirituales”. No se entregaron bienes materiales a pesar de mi pregunta explícita, de si es que eso no era importante (?). Me imagino que en el sodalicio eso debe haber cambiado (o no ?).
    De los sodas recuerdo a uno (Sánchez?) que decía que lo obligaban a vivir de una forma diferente al resto, por proceder de una clase social baja y para evitar alimentar un posible oportunismo para vivir una vida mejor en comunidad desde el punto de vista económico. Sistema de castas ? Habrá sido cierto ? No creo que haya mentido… Recuerdo también que eran repoquitísimos los que venían de las clases media-baja y realmente baja. Han cambiado estas cosas ? Hay “preferencia por los ricos” – dicho sea de paso en abierta contradicción a la “preferencia por los pobres”, que se lee hasta en el catecismo de la Iglesia- ? Hay un trabajo integrativo y estructural-social?

    *** La mejor forma de convertir a la reconciliación en servidumbre es no dejando de agredir, e insistiendo en una reconciliación. Quién dijo que la “reconciliación” no se puede instrumentalizar ? ***

    Hice labor social como profesor de artes, para sendos alumnos que no podían costear la instrucción, etc. Vine a Europa y tuve que hacer una pausa ya que el necesitado de pronto fuí yo mismo, ya que vine sin dinero y sin ayuda, pero surgí sólo y sin ayuda, ni apoyo estatal de ninguna especie. Tuve dos enfermedades serias y tuve que sobrevivir durante dos años a las patadas. Inmediatamente después colaboré con un sinfín de asociaciones de ayuda social, hasta el día de hoy. Trabajé con impedidos, personas con problemas psíquicos y alcohólicos, incl. a un par que habían salido de la cárcel (lo que sí era nuevo para mí). Por ahora tenemos encima el tema de los inmigrantes y el tema del (neo)nazismo, entre varias otras cosas. El jueves 17.9.15 llegaron más inmigrantes sirios acá y fuimos a recogerlos a la estación central de trenes. Tengo un proyecto social planificado al 100% esperando financiación para probar experimentalmente que en una empresa la economía le sirva a los trabajadores y no al revés, es 100% estructural. El proyecto lo describí muy levemente y en sus bases conceptuales en una conversación hace meses con otro “defensor de los sodas” en este blog, sin llegar necesariamente a un punto de conflicto, y no tiene nada que ver con el “trabajo social” que hacen uds., ya que tiene un énfasis estructural. Leí (2015) la encíclica del Papa Francisco y me alegré de que la base conceptual de ese proyecto le vaya al pelo a lo referido, a pesar que lo mío lo escribí un año antes. Esto es el resumen del resumen, podría escribir un libro, por favor no hables de lo que no conoces, sobretodo si tú mismo aceptas de antemano que no lo conoces.
    Mi vida es bastante humilde si de dinero se trata, y no tengo aspiraciones expansionistas. Mis mejores amistades en el Perú vienen de barrios medios y pobres, donde durante años pude conocer la realidad social y criminalización desde la calle, bastante triste. Más que en las limosnas creo en la posibilidad de generar una estructura productiva justa donde todos puedan ser autosuficientes. No critico las limosnas, pero son insuficientes y con gran frecuencia muy hipócritas al no considerar los aspectos estructurales expuestos en la doctrina social de la Iglesia y por el Papa de ahora, y varios Papas. Yo procedo de la clase alta de Lima y no soy el único que procede de allí y lleva una vida como ésta.
    De dónde sacas que mi intención no es honesta, puedes explicar eso (?), quizá por que no comparto la angostura de tu perspectiva, quizá porque no reduzco a toda la evangelización del mundo desde un punto de vista “sodálite” ? Reduccionismo sodálite ? La Iglesia es más grande que eso.

    Ah ! Y a mí no me financia nadie, ni un neocon, ni un capitalista como a casi prensa o a uds., ni mucho menos un partido político de izquierda. Nosotros, que somos un grupo que trabaja en áreas sociales desde hace muchos años, estamos a la busca de soluciones estructurales justas y no violentas, y yo personalmente me ando rompiendo la cabeza desde hace exactamente 11 años elaborando esquemas y conceptos que funcionen. Tengo varios.
    Pero en algo si tendrías razón : con el trabajo limosnero de uds. me ensuciaría las manos, pero no por las razones que tú quisieras creer, sino por otras, por el trabajo valioso que tendría que dejar de hacer.

    Apolo, considero realmente insultante tu estilo de diálogo, que se basa en la ignorancia y en no saber nada sobre el resto de personas que nos damos el trabajo de avanzar. Tu estilo es manipulativo y poco sincero, infórmate antes de hablar. Pero sí creo que eres un digno representante del ‘estilo sodálite’.

    Lo que va en contra de una intención cristiana puede desobedecerse. Queridos agrupados, sodálites, etc. : sigan leyendo este blog, reflexionen y compartan opiniones cordialmente.
    La verdad resuena en las cabezas de las personas cuando la información consta.
    ———————————————————————–

    Narcisismo :

    Santiago 1:22-26
    Reina-Valera 1960 (RVR1960)

    22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
    23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.
    24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.
    25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
    26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

    Saludos.

    Me gusta

  9. Gerundio:

    Parece oportunista que le respondas a Apolo recién 4 días después que lo han expulsado. Una clara desventaja.
    Es que en este blog quienes tienen una postura diversa les sacan tarjeta (siempre con el argumento que son sodas, ya parece chiste)
    Es una pena, nos hubiera gustado ver que te responde.

    Me gusta

  10. Más opportunista es tu respuesta, ya que lo que escribi fue :

    “Sorry por la demora en la respuesta, trabajo mucho por el momento y el día nunca tendrá más de 24 horas. Tengo entendido que te dió por los argumentos ad hominem, insultos y demás y me pregunto si eso fué una forma de patear el tablero > el empezar a insultar hasta que te tengan que obligar a dialogar de otra forma, o a dejar el debate. Dado que esto ya había sucedido con anterioridad con otros “defensores del sodalicio” creo que una persona con una inteligencia media sabía de antemano que esa iba a ser la consecuencia. Sin embargo te ha dado por acusar al resto, como si fuesen ellos los que te insultaban a tí (???)

    Tu respuesta es más o menos la que pensé que ibas a dar (más menos que más). CREO, SIN EMBARGO QUE HABRÁ SUFICIENTES SODALITES– aún los que dicen que “ya no pertenecen a ese movimiento” – que querrán seguir conversando CON LA APERTURA DEL CASO. POR ESO Y SIN EMBARGO TE DOY UNA RESPUESTA “

    Me gusta

  11. Y tres meses más tarde, el sodalicio aún no pronuncia una respuesta ?
    Parece que “ser limosnero” vs. “afrontar un problema estructural (doctrina social de la Iglesia Católica)” conlleva a malinterpretar esta confrontación de la misma forma en que figari propuso su “reconciliación segregante”. O no ? :/

    Me gusta

  12. Pingback: MI HERMANO SODÁLITE | LAS LÍNEAS TORCIDAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s