UNA DERROTA PARA LA HUMANIDAD

iglesia_catolica_abuso_sexual_graffiti_portugal_2011

El 23 de mayo, en la tradicionalmente católica Irlanda, se abrió la puerta a la legalización del matrimonio homosexual en un referéndum con 62,1% de votos a favor. Dos días después, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, calificaba este hecho de «derrota para la humanidad».

Si bien estoy de acuerdo en defender los derechos de los personas homosexuales —y entre ellos los derechos que se derivan de una convivencia responsable—, tengo mis dudas de que lo correcto sea equiparar está unión con el matrimonio, que incluye la procreación entre sus responsabilidades. Aún así, no comparto las palabras de Parolin. Sobre todo en lo que se refiere a Irlanda.

¿No es más bien derrota para la humanidad que el sacerdote norbertino Brendan Smyth (1927-1997) haya durante cuarenta años abusado de más de 143 niños en parroquias de Belfast, Dublín y EE.UU. y haya sido encubierto por obispos y religiosos, siendo varias víctimas obligadas a guardar silencio? ¿O que en pleno siglo XX más de 10,000 mujeres jóvenes hayan sido confinadas en las lavanderías católicas de las Magdalenas por considerárselas pecadoras, siendo obligadas a trabajo gratuito y siendo frecuentemente objeto de maltratos verbales y físicos, y en ocasiones de abusos sexuales? ¿O que entre los años 1914 y 2002 lleguen a varios cientos los niños víctimas de abusos sexuales en Irlanda por parte de sacerdotes y religiosos, sin que las autoridades religiosas hayan hecho nada para castigar a los culpables?

Por lo menos, el matrimonio homosexual no daña a nadie. Ni tampoco —como temen algunos— obliga a la Iglesia católica a cambiar su concepto de matrimonio y familia.

(Columna publicada en Exitosa Diario el 3 de junio de 2015)

________________________________________

«Las preocupaciones de la arquidiócesis de Dublin en el manejo de los casos de abuso sexual infantil, por lo menos hasta mediados de los ’90, se centraron en mantener del secreto, evitar el escándalo, proteger la reputación de la Iglesia y preservar sus bienes. Toda otra consideración, incluyendo el bienestar de los menores y la justicia debida a las víctimas, fue subordinada a esas prioridades. La arquidiócesis no implementó normas canónicas propias e hizo lo posible para evitar cualquier aplicación de las leyes del Estado.»

A esta conclusión llega el Informe Murphy, elaborado por una comisión investigadora a cargo de la juez Yvonne Murphy por encargo del gobierno irlandés y publicado el 26 de noviembre de 2009. Durante tres años la comisión analizó cientos de documentos y testimonios. El informe toma como marco de referencia el período 1975-2004 y, sobre una muestra representativa de 320 denuncias, llega a la certeza de que en ese período por lo menos 43 sacerdotes de la arquidiócesis abusaron sexualmente de menores de edad, y hay sospechas fundadas respecto a 2 sacerdotes más. Estos datos no excluyen abusos que se hayan cometido fuera de este período ni tampoco que hayan podido haber más casos de clérigos y religiosos pederastas.

Si consideramos que la situación no fue sustancialmente distinta en las otras diócesis irlandesas —como revelan informes periodísticos además de los informes gubernamentales sobre la diócesis de Ferns (octubre de 2005) y Cloyne (julio de 2011)—, nos hallamos ante un problema generalizado en la Iglesia católica irlandesa, del cual fueron víctimas cientos de menores de edad. A esto hay que añadir lo que dice el Informe Ryan (mayo de 2009), que da cuenta de los abusos y maltratos sufridos por jóvenes en los reformatorios y escuelas industriales, muchos de los cuales estaban a cargo de instituciones de la Iglesia católica.

La publicación del Informe Murphy tuvo como consecuencia inmediata que, debido a las inculpaciones probadas de no haber hecho lo necesario para evitar los abusos sexuales contra menores por parte de eclesiásticos, cuatro obispos irlandeses presentaran las correspondientes renuncias a sus cargos: Brendan Comiskey, obispo de Ferns; Donal Brendan Murray, obispo de Limerick; Eamonn Oliver Walsh y Raymond Field, ambos obispos auxiliares de Dublín. El Papa Benedicto XVI sólo aceptó las renuncias de los dos primeros, sin dar explicaciones de que por qué dejaba en sus cargos a los obispos dublineses.

Si bien a partir de entonces la Santa Sede comenzó a tomar medidas para evitar que vuelvan a ocurrir casos similares —entre ellas, el envío de visitadores apostólicos a las diócesis irlandesas y la implementación de normas más estrictas y severas contra los clérigos abusadores—, el daño ya estaba hecho y ha tenido consecuencias en la forma como las nuevas generaciones irlandesas miran a la Iglesia católica.

En fin, una derrota ocasionada por quienes han traicionado el camino que nos enseñó el Jesús de los Evangelios y han contribuido a destruir vidas en vez de salvarlas. Una lamentable y penosa derrota para la humanidad.

Anuncios

23 pensamientos en “UNA DERROTA PARA LA HUMANIDAD

  1. Yo descubro el amor de Dios cada día en la vida de pareja, me siento muy privilegiado. Mi relación no cuenta con la bendición de la iglesia porque no soy heterosexual. pero de que cuenta con la bendición de Dios no me cabe un ápice de duda.

    Me gusta

  2. Las desproporciones de valores en los segmentos tradicionalistas de la Iglesia realmente asustan. Los mismos que la pegan de jueces y verdugos contra los hermanos gays, encubren la pederastía, pasiva- o activamente. Allí si pasan piola.
    Y los mismos que han protagonizado la homofobia durante décadas viven en muchos casos como homosexuales activos.
    Nada en contra, yo diría : por fin se entendieron mejor a sí mismos.

    Pero la embarrada institucional que dejaron con las huellas de sus zapatos en las partes de la Iglesia donde pretendieron influír, lo que dejaron atrás. Eso no lo borran así nomás. Quién sabe las nuevas generaciones necesiten de un par de experiencias testimoniales, de ver con sus propios ojos como estas personas viven ahora.

    Lo del matrimonio gay en Irlanda es, dicho sea de paso, una cuestión civil. Pero en el paralelo moral con la pederastía, abusar de criaturas de esa forma en nombre de la Iglesia, un escándalo en todo el sentido de la palabra, una derrota moral y espiritual, una catástrofe para el futuro de esos niños y para la sociedad irlandesa. Encubrirlo es una segunda derrota moral.

    Y que se haya dado de una forma generalizada es un indicador de la presencia de un problema sistémico-institucional. No quiero ni pensar en lo que debe haber publicado casi prensa en este contexto, porque un paralelo así, de hecho no lo va a proponer nunca.

    Me gusta

  3. Los pecados de unos no hacen santos a otros, por si acaso. El hecho de que haya malos elementos en la Iglesia Católica no vuelven santos a los “progres” y de hecho, al ser la mayoría de niños abusados por sacerdotes de sexo masculino, evidencia que esos clérigos son, curiosamente, de tendencia homosexual. ¿Por qué así como critican su condición de sacerdotes no critican también la de gays?

    Por supuesto que este tipo de leyes sí afectará a la iglesia y a los cristianos que estén en desacuerdo. Ya son varias las noticias de, por ejemplo, pastelerías cuyos dueños no quieren hacer tortas con lemas homosexuales para no contravenir sus creencias que han sido multadas y cerradas por los guardianes de lo políticamente correcto. Y también los casos de religiosos que han sido señalados como “discriminadores” en el Viejo Mundo solo por manifestarse en contra de la homosexualidad.

    Así estamos, pero de eso no hablan los zurdos ¿no?

    Me gusta

    • “¿Por qué así como critican su condición de sacerdotes no critican también la de gays?”

      – Porque la personalidad de un ‘gay’ nada tiene que ver con la de un pederasta. Hay pederastas heterosexuales – p. ej. – que abusan de niños hombres. Ningún terapeuta serio va a igualar o condicionar a la personalidad homosexual con o desde las patólogías de un pedófilo, pues. Hay también pederastas que no son pedófilos. Trata de leer un poco sobre el tema, pues. Vamos, un poco de esfuerzo.

      Hablas de algo que evidentemente no conoces, y de la ignorancia también surgen los prejuicios.
      La inclinación que pueden tener algunos gays para con hombres significativamente más jóvenes que ellos, no es sino la misma que tienen la mayoría de heterosexuales con mújeres jóvenes. Ej: el fenómeno de los matrimonios destruídos porque “el hombre encontro por allí su chiquilla” es bastante conocido – lamentablemente.

      El pederasta, en líneas generales tiene un fuerte problema de autovaloración, y ausencia de actividad en el módulo empático en casi todos los casos. El homosexual no tiene que ver absolutamente nada con esos problemas.
      Que hay mezclas entre ambas condiciones, las hay. Un ejemplo sería un director espiritual sodálite y fundador que todos sabemos quién es, quien no tuvo reparos en buscar vínculos sexuales con menores de edad, de una forma abusiva. Si él hubiera entendido su homosexualidad de antemano, otra hubiera sido la historia.

      Y sobre “los casos de religiosos que han sido señalados como “discriminadores” en el Viejo Mundo solo por manifestarse en contra de la homosexualidad” claro que habla la izquierda. Todo el rato.

      Me gusta

  4. Estimado:

    Me sorprende que Ud. haga un argumento tan falaz como es cambiar de tema… Aquí cualquier colega le diría que es una “chicana”.

    El sodomonio –me resisto a llamar “matrimonio” a tal connubio- es una derrota para la humanidad. Y la pedofilia, y su encumbrimiento clerical, también es una derrota, incluso más devastadora que el sodomonio. Son “batallas” distintas que pueden tener resultados diferentes, más o menos semejantes, dependiendo del aspecto comparado.

    Aclaro que hay un tópico de apologética-boba católica que no comparto: los enemigos de la Iglesia inventan casos de pedofilia encubierta, o aumentan falsamente su número, para neutralizar el peso de la Iglesia en la opinión pública sobre estas cuestiones. Porque no me importa primariamente lo que hace el enemigo, sino la reacción eclesial ante al menos un caso real de pedofilia que luego es encubierto. Y porque a los pedófilos -curas y religiosos también, por el agravante de su condición de ventaja sobre la víctima- se les ha de aplicar la máxima pena temporal (que es la de muerte), previo período de prisión para que el reo pueda confesarse. Y a los encubridores, una pena proporcionada al delito principal, sino la de muerte. Esa es mi modesta opinión sobre la pedofilia y sus encubridores clericales, episcopales, etc.

    Dicho lo anterior, pienso que el sodomonio no es una derrota para la humanidad. Es una calamidad, un inmenso mal social, un tsunami de maldad extra que nos inunda, algo que clama al cielo por castigo divino. Que Dios se apiade de quienes pretenden normalizar por ley el pecado nefando.

    Saludos.

    P.S. Vivo en la Argentina. País pionero en el tema.

    Me gusta

    • Cualquiera que te lee diría que tienes harta experiencia con la ‘homosexualidad’. Tienes amigos o amigas gays – disculpa la pregunta – en tu vida privada ?

      En mi opinión el matrimonio civil homosexual es capaz de regular aspectos jurídicos de vida de pareja entre personas del mismo sexo, personas que por igual mantendrían su relación homosexual estable, muy al márgen de que una sociedad les ‘permita’ casarse o no.
      Sin el aspecto jurídico esas relaciones entrarían en desproporción (jurídica) con el resto de la sociedad, lo que a la larga sería un problema tanto para la pareja como para la sociedad misma y para todo el sistema administrativo. Acá, en Alemania, es esa la única razón por la que los partidos políticos conservadores (!) proponen el tema. Ahora bien, si en la mayoría de los casos se dan simultáneamente > pero moralismo y conservadurismo no son lo mismo. Si de ‘moral’ se trata, repito : es la ley del hombre, es civil, y está separada de la ley de Dios. Según mi opinión este no vendría a ser un debate sobre teología o derecho canónico, la situación es otra.

      O piensas, que porque alguien pone su fé en los hombres que interpretaron las escrituras en lo que tú has decidido creer, por lo tanto : hay que cambiar la ley del hombre, de y para todos los hombres ?
      Separas tu ambas naturalezas ? La Iglesia sí lo hace. Y los moralistas lo podrán hacer ?
      En lo que sí te daría la razón, a pesar de que es un argumento que no has mencionado, es en la presencia de la propaganda homosexual, lo que vendría a ser otro tema. No te olvides que hay quienes tienen un fuerte interés en reducir a la población. Esa propaganda puede confundir a muchos niños en sus edades más vulnerables. Mensionándolo con precisión : a los 9 años.

      Una pregunta directa y pragmática : de qué manera te afecta a tí, en tu vida, que una pareja homosexual, de quienes percibes que viven juntos desde hace años, de pronto se casen ? Cómo te afecta o te ‘daña’ a tí ?

      Me gusta

    • Estimadísimo:

      No pretendo justificar el matrimonio homosexual —y uso esté término neutro a fin de no caer en actitudes despectivas—, pues no tengo certeza de que la convivencia de dos personas homosexuales pueda designarse con este término, que tiene un significado bastante claro dentro de la doctrina católica.

      Sin embargo, mientras no se haya llegado a una comprensión clara del fenómeno homosexual, no puedo juzgar —mucho menos condenar— a las personas que poseen esta tendencia. Ni siquiera la Iglesia católica cuenta con una explicación convincente de por qué hay personas homosexuales, y su enseñanza moral oficial sobre el tema se basa en unos cuantos pasajes bíblicos que son esgrimidos sin que haya un análisis del contexto en que fueron pronunciados. En ámbitos católicos, el tema no ha sido estudiado en profundidad. El mismo Maxence van der Mersch, escritor católico cuya fidelidad a la Iglesia no se puede poner en duda, no se atrevió a publicar en vida su novela La máscara de carne, que aborda el tema con honesta crudeza y sinceridad.

      Por otra parte, compartiendo la conciencia que usted tiene sobre la gravedad de la pedofilia, no comparto sus opiniones sobre el manejo del problema. Aquí en Alemania, por ejemplo, no veo que la Iglesia tenga enemigos. Quien no está de acuerdo con ella, no la combate, simplemente la ignora. La Iglesia ha caído —y también hay mucho de culpa propia en ello— en la irrelevancia, siendo la institución que menos confianza suscita entre los pobladores de este país, incluso menos que la clase política. Con los problemas que tiene, la Iglesia no necesita enemigos; le basta con sus propios representantes, que han traicionado en numerosas ocasiones la enseñanza contenida en los Evangelios. No se necesita inventar casos de pedofilia; con los que hay basta y sobra.

      Tampoco estoy de acuerdo en que se deba aplicar la pena de muerte. El pedófilo debe vivir y sufrir el escarnio por sus actos y también encontrar un camino de redención. En general, me opongo a ese acto de violencia que es la pena de muerte, y considero que ni siquiera los peores criminales —los grandes capitalistas que, por mero afán de lucro, ocasionan directa e indirectamente la muerte de cientos de miles de personas en el mundo— merecen ese castigo. Y es una calamidad que haya tanto obispo y eclesiástico que haga buenas migas con esos criminales. Eso es mucho más grave que cualquier delito sexual que se pueda cometer.

      Me gusta

    • @ Ellinghan

      Aducir que estableces juicios en temas que escapan a tu experiencia no es un argumento ad hominem, ni mucho menos si se formula como pregunta > Lo que intento decirte es que si te acercaras un poco a las personas gay tendrías otra imagen de ellos, y no la pintura adornada con todos esos adjetivos agresivos que mencionaste, y que – pienso – son producto de no conocerlos en el ámbito personal, pero me puedo estar equivocando. La impresión que tengo es que te asustan, pero es sólo mi opinión.
      Lamento que no quieras argumentar, o que – tan subjetiva como es tu opinión – no tengas más argumentos para intentarlo (?), lo que es una pena, ya que te considero una persona inteligente.

      Como ad hominem podrían considerarse directa e indirectamente términos como falaz, ‘chicana’, connubio, boba, etc. Pero en fin, tampoco es importante, cada quién se expresa como puede.

      Lo que si te recomiendo en serio es leer un poco sobre la psicología homosexual y la de un pedófilo o un pederasta (que no es lo mismo) para que puedas entender tu error. Es un prejuicio relativamente común, confundir ambos temas que no tienen nada que ver el uno con el otro. En el catecismo no se fundamenta el esquema psicológico de la homosexualidad arraigada porque no se le puede fundamentar con patologías. Muy diferente es en la pedofilia.

      Y eso de la pena de muerte, sorry pero eso es atroz e indigno, según mi opinión. Lo que quedaría al final sería poner a gays y pedófilos en el mismo esquema, juzgar a ambos y hasta matar a los segundos.

      Me gusta

  5. Me encantan esos comentarios de ultraconservadores que defienden una comunidad decadente como el scv y hablan de falacias… vuelven muy entretenido este blog….

    Me gusta

  6. Pingback: DOS PELÍCULAS: “EL DESCUBRIMIENTO DEL CIELO” Y “LAS HERMANAS DE LA MAGDALENA” | LAS LÍNEAS TORCIDAS

  7. Martín, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?. Tu artículo se extravía en una vinculación falaz difícil de entender en alguien con la pretendida inteligencia que te adjudican algunos. Ambos son derrotas de la humanidad, sin embargo, no termino de entender tu posición al respecto. Este post podría haber sido escrito por alguien extraviado en su ego o por alguien que ignora mucho lo que pasa.

    Me gusta

    • Hola, Ricardo:

      No es mi costumbre responder a alusiones a mi persona, sobre todo si vienen de alguien que no me conoce personalmente y que confunde esas alusiones con argumentos, por lo cual no haré ninguna aclaración sobre mi inteligencia, mi ego o mi capacidad de entender lo que pasa. Además de constituir juicios temerarios, difamatorios y ofensivos, no aportan nada a la comprensión del tema que se toca en este artículo.

      Das por hecho que la legalización del matrimonio homosexual en Irlanda es una derrota para la humanidad, sin aportar razones. Ciertamente, es una derrota para el ala conservadora de la Iglesia católica en Irlanda y para todos aquellos que comparten su posición homófoba. Pero para los homosexuales es una vía por la cual acceden al reconocimiento de ciertos derechos que se derivan de una convivencia responsable, derechos que en muchos países les han sido sistemáticamente negados (como, por ejemplo, el seguro de salud para el compañero de vida, la participación en los bienes del otro, el derecho a la herencia, el reconocimiento como familiar del otro, etc.). Que la figura del matrimonio sea aplicable a una unión homosexual es algo que todavía me queda en duda. Pero aún así, este “triunfo” no perjudica en nada a la Iglesia católica, ni mucho menos afecta el concepto de matrimonio como unión amorosa entre un hombre y una mujer. La humanidad no se va a venir abajo porque en algunos países se reconozca el matrimonio homosexual, ni tampoco la sociedad se verá afectada por una ola de decadencia moral. Pues la homosexualidad no es una enfermedad contagiosa ni tiene carácter difusivo. Es una condición humana no culpable y minoritaria que aún no ha sido explicada satisfactoriamente y que no es obstáculo para el desarrollo psicológico sano de una persona. Aceptar su existencia sin actitudes discriminatorias es aceptar la realidad.

      El matrimonio homosexual en Irlanda se presenta como un reto para la Iglesia, en el sentido de que debe llevar a una reflexión y al planteamiento de nuevas formas de evangelizar, no a una condena y a una reclusión de la Iglesia dentro de los muros de su torre de marfil, con una moral perfecta que ni siquiera sus representantes cumplen. Acuérdate de que Jesús nunca condenó a nadie en nombre de la moral, como sí lo hacían los fariseos de su época. Jesús más bien frecuentaba a aquellos que eran marginados por los defensores de la moral y les abría caminos de redención. Es un detalle a tener en cuenta.

      Derrota para la humanidad es, sin lugar a dudas, la pederastia presente en tantos representantes de la Iglesia, a quienes se les confiaba a menores de edad y que tenían entre sus tareas ayudarlos a crecer psicológica y espiritualmente. Y lo que ha pasado es que los han dañado de por vida, a la vez que han perjudicado la imagen de la Iglesia. No sólo ellos, sin también quienes los han encubierto. ¿Qué consecuencias ha tenido esto? Que la enseñanza moral de la Iglesia se haya convertido en un tema irrelevante no sólo para no creyentes, sino también para muchos católicos, sobre todo los más jóvenes.

      Me gusta

      • Martín no ha sido mi intención insultarte ni mucho menos, es solo que me pareció forzada la lógica con la que unes un tema con otro.

        Insisto en que en ambos casos hemos perdido. Considero el tema de la pederastia como el peor de todos, sin embargo esa gravedad no le quita un punto ni una coma al error de considerar al matrimonio homosexual una opción sin graves consecuencias humanas y sociales, siendo la más grave de todas la concepción y crianza de los niños. Esta no es una consideración farisaica, ni una muestra de superioridad moral, tampoco una postura ultra conservadora de alguna ala oscura de la Iglesia.

        Las minorías (o mayorías) que proponen esta opción, la unión entre dos personas del mismo sexo, deben ser consideradas por las personas y las leyes en toda su dignidad sin atentar contra las de otras, en este caso los niños a ser adoptados o concebidos a través de las formas más diversas.

        La Iglesia Santa no le niega sus caminos de redención a nadie y tiene tanto derecho a expresar su preocupación y oposición activa a proyectos que considera atentan contra la humanidad como los tiene los colectivos o minorías mencionadas en tu post y no por eso es ultra, archi o mega . Los pecadores (todos nosotros) que tienen roles de dirección o liderazgo dentro de la Iglesia seguramente encontraran en la moral excusas para seguir pecando. Este no es una tema para tomar a la ligera, para decir “no pasa nada compadrito, relájate…”.

        Ricardo.

        Me gusta

      • No existe ninguna evidencia científica de que los niños criados por padres homosexuales sean psicológicamente anormales o sufran de problemas en mayor medida que los hijos criados en hogares de padres heterosexuales. Y la mayoría de los hijos adoptados en hogares homosexuales suelen ser heterosexuales. No atenta contra la dignidad de un niño ser criado por homosexuales. Más bien, aquellas cosas que atentan contra la dignidad de los menores se puden dar tanto en hogares heterosexuales como homosexuales y no guardan relación directa con la orientación sexual de los padres. Estanos ante uno de los mitos difundidos por sectores cristianos conservadores y homófobos, basándose únicamente en testimonios personales que no pueden ser generalizados de manera legítima. Así como el síndrome post-aborto, otro mito sin evidencia científica.

        Me gusta

  8. Hola Martín, por favor puedes indicarnos la fuente científica que respalda tu afirmación “Y la mayoría de los hijos adoptados en hogares homosexuales suelen ser heterosexuales.”. Gracias.

    Me gusta

  9. Hola Martín,
    Una breve reflexión sobre lo que es una evidencia científica lleva a cualquier científico a concluir que dichas evidencias son de las realidades más vulnerables de la ciencia, siempre necesaria pero siempre falible. Empezando por quién es el científico que las postula. Una y otra vez la ciencia cede el paso a un nuevo orden o conocimiento. No te fíes tanto.

    Lo que si ha probado una eficacia que trasciende los tiempos es el sentido común y la sabiduría práctica.

    Sobre el tema de la normalidad o anormalidad de los niños criados por padres homosexuales no puedo ser concluyente pero intuyo que tendrá consecuencias en la psiquis del niño. Esperemos a que la ciencia se pronuncie categóricamente y mientras tanto presenciemos el experimento de laboratorio.

    Si la mayoría de los niños criados por homosexuales son heterosexuales, según la evidencia científica que manejas, una hipótesis científica podría ser que rechazan ese modelo. Desde mi punto de vista si atenta contra su dignidad y la pone en peligro. ¿Están en peligro algunos niños criados en familias heterosexuales?. Si. ¿Eso justifica algún argumento a favor de la crianza de niños por parejas homosexuales?. No. En términos generales, ¿es mejor?. No. Quiero poner sobre la mesa el hecho de que la crianza de este tipo debe justificarse por si sola y no en comparación con lo que la naturaleza humana nos ha mostrado, es decir, complementariedad del hombre y la mujer.

    Que no exista “evidencia científica” que te satisfaga no hace que una posición sea un mito. Tal vez para ti si pero estás generalizando de manera no legítima, para utilizar tus mismos términos. Por ejemplo, conservador y homófobo… ¿es lo mismo?. Eso es un mito. No sé a que vino a colación la mención que haces sobre el síndrome post-aborto – aunque aclara mejor que tu posición va mas allá del tema de este post – el cuál si ha sido probado consistente y científicamente. Te alcanzo algunos estudios de universidades no confesionales.

    Saludos,
    Ricardo.

    Me gusta

    • La mayoria de los niños homosexuales fueron criados en familias heterosexuales. ¿Sigbnifica eso que eligieron rebelarse contra el modelo que presentaban sus padres? De ninguna manera. Porque la orientación sexual no se elige, como quien elige el estilo de vida que va a vivir. No sé a qué viene tu reflexión sobre que los hijos adoptivos heterosexuales de parejas homosexuales se rebelarían contra el modelo que se les presenta. Simplemente son heterosexuales, y dado que en las familias homosexuales suele haber un componente más alto de tolerancia, no suele presentarse un problema al respecto.

      Más bien, la intolerancia de ciertas parejas heterosexuales que han aplicado presión psicológica sobre un hijo homosexual, tratándolo como un enfermo y queriendo obligarlo a ser heterosexual, es lo que ha ocasionado más de un problema psicológico.

      Además, ¿qué riesgo o peligro corre un niño en una familia con padres homosexuales que no los tenga también en una familia con padres heterosexuales?

      Por último, la experiencia muestra que el hombre y la mujer son complementarios en muchas cosas, y en otras son incompatibles. No hay relación de pareja hombre-mujer donde no haya conflictos. El sentido común nos dice que dos piscologías distintas pueden ser compatibles, aunque pertenezcan a personas del mismo sexo.

      Con esto no quiero dar un juicio definitivo sobre la homosexualidad, pues considero que es un tema abierto que aún debe ser estudiado en profundidad. Sólo quiero resaltar la debilidad de ciertos argumentos de aquellos que mantienen una férrea oposición a los vínculos homosexuales.

      Me gusta

      • Martin, de acuerdo en que no debemos dar juicios definitivos, en un tema tan complejo del que científicamente falta mucho por investigar. Ante este estado del tema y por lo que indicas en tu comentario anterior, existen algunos criterios que es importante tener presentes:

        1° No podemos decir contundentemente que la orientación sexual no se elige, como si fuera genético. He conocido muchas personas homosexuales y las “causas” de su homosexualidad son variadas. Algunas consideran que lo fueron siempre, otras modificaron su orientación sexual a partir de un hecho traumático como por ejemplo haber sufrido un terrible bullyng escolar o por haber sido violados y conozco casos de heterosexuales que a raíz de su drogadicción experimentaron relaciones homosexuales (en algunos casos para ganar dinero y luego comprar droga), y al acostumbrarse a la práctica terminó “gustándoles” (confesión de los mismos drogadictos).

        2° Sobre los riesgos que un niño pueda correr en una familia de padres homosexuales: existen muchos documentos científicos, que debes haber leído, que explican la importancia de la figura paterna y materna en una edad temprana (evidentemente en una familia heterosexual sana). Si ello si está demostrado, porque negarle a un niño ser adoptado por un matrimonio heterosexual´??, y por que razón sería mejor dárselo a una pareja homosexual cuando no existen estudios que demuestren que le hacen un bien al menor??? porque someterlo a un experimento???. Como puedes apreciar, la pregunta correcta es que ambiente familiar le hace bien al menor y no cuales son los riesgos.

        3° Que el hombre y la mujer son complementarios es un dato antropológico verificado. Cosa distinta es que en algunos casos por su personalidad puedan entrar en conflicto y les resulte muy complejo comunicarse. El tema de fondo no es si existen parejas heterosexuales que se llevan a las patadas y existen parejas homosexuales que su relación es una maravilla. El tema de fondo es determinar científicamente si la homosexualidad es natural o es fruto de un problema traumático o de una opción (hace algunos años los colectivos gays defendían su “opción sexual”). De la conclusión científica a la que se llegue se debería definir todo lo demás (si es lícito la aprobación del matrimonio homosexual, si pueden adoptar etc). Mientras no exista esa evidencia científica, no deberíamos hacer experimentos. No crees???

        Me gusta

      • Estimado Pablo:

        Los datos que aportas sólo confirman que el tema de la homosexualidad es complejo y que no excluye casos de bisexualidad. Lo cierto es que no se trata de un asunto que se elija, como quien va a decidir qué traje ponerse. A esto hay añadir el caso de los asexuales, que son personas que no experimentan atracción por ningún sexo y se sienten satisfechas de vivir sin actividad sexual.

        Sobre las figuras paterna y materna —que son prototipos con frecuencia no aplicables con exactitud a los hombres y mujeres reales—, no sé que decirte. ¿Entonces a las familias monoparentales —madre soltera o viuda, por ejemplo— les falta un elemento necesario para la salud psicológica de los niños? ¿Qué pasa en aquellas familias donde una de las figuras —paterna o materna— es negativa? ¿No puede un hombre tener actitudes maternales o una mujer cumplir las supuestas funciones de un padre? Lo que sé es un matrimonio con padres heterosexuales no es garantía de un ambiente familiar sano, el cual depende más bien del amor y respeto que se manifiesten las personas.

        Para entregar en adopción a un hijo, se hace —al menos en los países desarrollados— un examen de la pareja que va a adoptar, a fin de que reúnan las condiciones para garantizar el sano desarrollo del niño. En temas de adopción no hay que hacer experimentos. Sin embargo, respecto a los hijos naturales, los experimentos están a la orden del día. Parejas heterosexuales que tienen hijos para ver cómo es la cosa y que terminan ocasionando daño a los menores, sin que nadie pueda decir ni pío porque, en fin, son hijos suyos. Por lo menos aquí en Alemania, cuando el daño es evidente, intervienen las instituciones estatales para separar al niño de un ambiente perjudicial y ponerlo en otro donde pueda desarrollarse dignamente, en un hogar sustituto con padres adoptivos.

        En ese sentido, no hay evidencia de que una familia con padres heterosexuales sea más beneficiosa para el niño que una familia homosexual, pues el buen ambiente familiar no depende de la orientación sexual de los padres. La orientación sexual que vaya a tener el niño tampoco depende de la orientación sexual de los padres. Hay que tener en cuenta que en algún momento los menores desarrollan sus propios valores y opciones morales. Y aquí no hay ejemplo de los padres que valga. Con frecuencia no siguen los buenos ejemplos, y también ocurre con frecuencia que rechacen los malos ejemplos. Por ejemplo, yo conocí a la hija de un alcohólico que era abstemia a más no poder. Y los hijos de padres ejemplares pueden resultar balas perdidas.

        Me gusta

  10. Si rebuscamos estudios científicos podemos encontrar conclusiones de todo tipo, los estudios no son infalibles ni definitivos. Tampoco se trata de hacer “experimentos” como refiere un comentarista, eso es rebajar el debate al nivel de los que tratan a los homosexuales como individuos de categoría inferior a los heterosexuales, concepto bien difundido en las organizaciones ultra conservadoras.Estamos hablando de derechos de personas que quieren alcanzar la igualdad de condiciones y tratamiento que todo ciudadano merece. Me gustaría que mencione también los tratados antropológicos sobre homosexualidad, basta buscar entre la gran cantidad de artículos en jstor y otras páginas donde se compila estudios desde las ciencias sociales,y basta con atreverse a salir del índex impuesto y ampliar un poco más los conocimientos. SI hablamos entonces de esa categorización seudocientífica que trata de categorizar a los seres humanos entre normales y anormales según la sexualidad, entonces también habrá que cuestionarnos la autoridad de individuos “anómalos” (según la categorización seudocientífica sexual) que cuestionan la igualdad de derechos para las parejas homosexuales, como por ejemplo sacerdotes (el celibato es natural?), “consagrados”, blogueros sodálites que llaman al celibato matrimonial (?) etc etc.

    Me gusta

  11. Un tema que no ha sido estudiado suficientemente no puede ser, pues, un problema moral, sino un problema científico. Si no, lo que quedaría es que juzgamos lo que desconocemos, y ésto sería absurdo.
    Ciencia y moral no están contrapuestos : ciencia y moralismo sí lo están. La evidencia es que el moralismo jamás fundamenta sino en términos de autoridad, y casi siempre en términos de autoridad autoproclamada pero sin ciencia, sin razones ni fundamento.

    El aspecto científico es aún insuficiente > así como en el argumento genético aún no se ha dicho la última palabra, todo indica que por allí va la cosa. Todos estos criterios son diferentes en su aplicabilidad > en lo que respecta a la pedofilia y/o pederastía. Allí hay fundamentos patológicos probables, probados y constatados. Tratar a ambos temas por igual es pura ignorancia e irresponsabilidad.

    Yo, la verdad, si naciese con el cuerpo de una mujer, sería ‘lesbiano’. Ni modo. 😀
    Y los hombres homoFOBicos, cómo serían en un caso similar ? Tendrían relaciones con hombres, aún considerando eso como un horror, solo porque los moralistas quisieran dictarlo así ? Si eso creen, ya pueden empezar ahora y ‘volverse’ homosexuales, no ?
    Porque lo que sí es facto es que los homosexuales y lesbianas se sienten atraídos exclusivamente por personas del mismo sexo, o no ?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s